Enlaces accesibilidad

El 'Brexit' que nadie supo prever

  • Ni los expertos, los fondos de inversión, las casas de apuestas o los sondeos
  • El Brexit hace perder a las Bolsas europeas casi un billón de euros de capitalización
  • Especial: Toda la información sobre el Brexit

Por
Un 'trader' en Nueva York sigue las noticias de que el Reino Unido ha decidido abandonar la Unión Europea.
Un 'trader' en Nueva York sigue las noticias de que el Reino Unido ha decidido abandonar la Unión Europea. Spencer Platt/Getty Images/AFP

Casi todo el mundo, desde las casas de apuestas de Londres hasta los gestores de fondos de inversión en Estados Unidos, se equivocaron. El resultado del referéndum del Brexit ha sorprendido a expertos, inversores y políticos por igual, lo que subraya la dificultad para prever votaciones de este tipo. 

En PredictIt, un sitio de apuestas online operado por la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda, y con socios en EE.UU., sólo un 16% de apostantes se habían decantado por la opción de salir de la UE. Al cabo de cuatro horas de recuento de votos, se disparó al 90%".

El cambio dramático atrapó a muchos inversores desprevenidos y dejó en evidencia los problemas de cubrirse contra tales choques, pese a contar con herramientas de fondos negociados en Bolsa y algoritmos informáticos diseñados para traducir las pulsiones del electorado.

Predecir el resultado del referéndum del jueves era más difícil que en unas elecciones nacionales porque prácticamente no había datos históricos a los que recurrir, explica David Rothschild, economista en Microsoft Research. También apunta a que los encuestadores no prestan la suficiente atención a la clase trabajadora y a los votantes menos educados. 

Sorpresa y preocupación

La ciudad de Sunderland, por ejemplo, el hogar de la mayor fábrica de automóviles de Reino Unido y considerado un barómetro del sentimiento de la clase trabajadora, sorprendió por su fortísimo apoyo al Brexit. Su resultado en el referéndum se conoció a primera hora de la noche y desató a las primeras convulsiones en los mercados. 

Rothschild, que pronosticó que Reino Unido votaría a favor de permanecer en el bloque, no fue el único en equivocarse. 

Una fuente cercana a las agencias de inteligencia de EE.UU. dedicadas a monitorizar la campaña reconoció que todos estaban confundidos con el resultado. "Todos estamos rascándonos la cabeza", señala. 

A mediados de la semana, un aumento de la demanda de las opciones de venta en Standard & Poors indicaba que cada vez eran más quienes querían cubrirse las espaldas ante una caída de los mercados,  explica David Jilek, jefe de estrategia en Gateway Investment Advisers. 

Sin embargo, aunque las encuestas de opinión preveían una votación muy cerrada, las casas de apuestas favorecían a la campaña del Bremain. Y puesto que los apostadores obtuvieron mejores resultados que los sondeos en la predicción de los resultados de las últimas elecciones generales y el referéndum de independencia de Escocia, la victoria del Brexit por un 52% fue un shock. 

Las Bolsas europeas pierden cerca de un billón de euros de capitalización tras el 'Brexit'

La gran noche de las casas de apuestas

La onda de choque del referéndum hundió la libra y los mercados de valores. 

La firma de apuestas Ladbrokes asegura que el vuelco de la permanencia a la salida fue espectacular a lo largo de la madrugada del viernes. "Nunca antes en nuestros 130 años de historia habíamos conocido una noche como esta en la que las apuestas se dispararan de una forma tan salvaje", señala el portavoz de la empresa, David Williams.

En Betfair, otro sitio de apuestas, llegaron a intercambiarse entre 5.000 y 10.000 libras por segundo. "Es gigantesco", señala su portavoz, Naomi Totten.

Una teoría es que los apostadores más ricos eran firmes partidarios de la permanencia y apostaron por esta opción. Dado de que los partidarios de la UE invirtieron más dinero en esta opción, de alguna forma adulteraron las probabilidades y la percepción del público sobre el resultado, explcian algunos analistas a la agencia Reuters. 

Los gestores de fondos, por su parte, también se culpan de no haber implementado estrategias de cobertura simples. Charles Reinhard,
jefe de estrategia de inversiones en MainStay, afirma que la compra de acciones más estables, el reparto de dividendos o la inyección de dinero en efectivo podría haber detenido la onda de choque. 

 

Noticias

anterior siguiente