Enlaces accesibilidad

Paula Farias, autora de la historia de 'Un día perfecto': "Europa no puede permitir que el fondo del mar tape sus vergüenzas"

  • La médico escribe Dejarse llover, obra en la que se basa Un día perfecto
  • Ya está trabajando en un nuevo libro, Fantasmas azules
  • Dejarse llover se reedita este jueves con prólogo de Fernando León

Por
 Paula Farias y la portada de su novela 'Dejarse llover'
Paula Farias y la portada de su novela 'Dejarse llover' EFE/ELLAS COMUNICACIÓN

Hace 10 años que publicó su libro Dejarse llover, y ahora esta historia llega a las pantallas protagonizada por Benicio del Toro, Tim Robbins y Olga Kurylenko gracias a la película de Fernando León de Aranoa, Un día perfectoPaula Farias, expresidenta de Médicos Sin Fronteras, ha dedicado su vida a la ayuda humanitaria, algo que no le ha impedido invertir una parte de su tiempo a contar historias.

Dejarse llover narra las desventuras de un grupo de cooperantes que intenta sacar un cadáver de un pozo antes de que contamine las aguas. "Me ha gustado mucho, aunque es una sensación bastante inquietante” afirma Paula Farias a RTVE.es al ser preguntada por las sensaciones que le ha dejado la película. La escritora nunca había participado en la elaboración de un guion hasta ahora, trabajando mano a mano con Fernando León para dar vida a los personajes: "Es como que de pronto el personaje se ha apropiado de tus palabras. Ya no son tus palabras, si no las que dice él".

La escritora advierte del distanciamiento entre su obra y la película, algo que considera fundamental para que el largometraje tenga dinamismo, y no se convierta en un elemento melancólico: “La película y la novela son dos cosas distintas, dos lenguajes, dos formas de comunicarse completamente distintas. La novela habla más desde las tripas, la melancolía, las sensaciones; y la película es más acción, como tiene que ser el cine”.

“El humor es la herramienta que te ayuda a lidiar con la tragedia”

A pesar de que el libro no da pistas sobre el país en el que transcurre la historia, el hecho de que Kosovo fuera la primera guerra que vivió Paula Farias provoca que se sitúe en este territorio balcánico. Ella, en cambio, defiende la posibilidad de trasladar los hechos que cuenta a cualquier conflicto : “Hay un afán de extraer la esencia de la guerra y no trasladarla a un hecho concreto”. Cuestionada sobre si el traslado de la acción por parte de Fernando León a Bosnia cambia la esencia de la novela, afirma que “no cambia en absoluto que sea en Bosnia o Kosovo. Las guerras de los Balcanes fueron todas muy similares, el contexto es el mismo, cambian los nombres de los actores pero es muy parecido”.

"Intentamos huir de la intensidad y del dramatismo para poder ser operativos

Tanto Fernando León de Aranoa, como los actores del reparto, se han acercado a la vida de los cooperantes para saber más sobre ella, y afirman que el humor es fundamental para poder sobrellevar esas situaciones. Farias suscribe sus palabras, definiendo el humor como “la herramienta que te ayuda a lidiar con la tragedia; no me he reído nunca tanto como en algunas de las guerras, igual que nunca he llorado tanto como en alguna de ellas”. “Parece que los cooperantes somos gente tremendamente intensa y dramática y no es así, al revés, intentamos huir de la intensidad y del dramatismo para poder ser operativos y estar funcionando en esos contextos sin que la pesadumbre te machaque”, afirma la presidenta de Médicos Sin Fronteras de 2006 a 2011.

Precisamente, durante su época de presidenta de la ONG fue la primera vez que conoció a Fernando León. Ocurrió durante el rodaje del documental Invisiblesganador del Goya a Mejor Documental en 2008 y recogido en el atril por la propia Paula Farias. “Nos conocimos haciendo Invisibles y conectamos en muchas formas de entender la vida. Somos buenos amigos y además tenemos las mismas gafas de mirar el mundo”, comenta sobre su relación con el director de Los lunes al sol (2002).

En cuanto a la percepción del cooperante en el cine, reconoce que “nunca ha quedado bien reflejado, ni el cine, ni en general”. “El cooperante es una persona que tiene mucha energía, que está dejándose el pellejo en cosas que cree, pero que lo hace también desde un optimismo y un vitalismo que muchas veces ese enfoque dramático e intenso que nos aboca no nos gusta”, confiesa la escritora, y añade: “Yo nunca diría <qué labor más dura>, sino <qué trabajo más chulo tengo>”.

“Europa no puede seguir mirando para otro lado"

La voz de Paula Farias coge un punto más de seriedad cuando le toca hablar de la situación que se está viviendo en el Mediterráneo, donde desde abril es la coordinadora de la ayuda humanitaria de MSF. “Es un drama humanitario, son millones de familias huyendo de situaciones de conflicto, entre ellos Siria, Yemen, Eritrea, países en guerra. Gente que tiene derecho a asilo y refugio en Europa, y que sin embargo no se ponen unas vías legales para que lleguen y les obligan a jugarse la vida en el Mediterráneo”, afirma. “Estamos todos los días rescatando gente que intenta cruzar el Mediterráneo porque tiene derecho a ese asilo”.

En cuanto a las medidas a poner en marcha para paliar esta situación, Farias lo tiene claro: “Lo que tiene que hacer Europa en primer lugar es poner más recursos para la búsqueda y rescate de las personas. No enfocar las operaciones a un control de fronteras, sino enfocarlas realmente a rescatar a la gente y a salvar vidas. Porque eso es lo que está ocurriendo ahora mismo en el Mediterráneo, que se están perdiendo muchísimas vidas”

"Estamos todos los días rescatando gente que intenta cruzar el Mediterráneo

La escritora denuncia la situación que se está produciendo en el Mediterráneo, ya que, según afirma, “muchas de esas personas están pagando por cruzar en barcos que se colapsan cuatro o cinco veces más que un billete de avión. ¿Por qué no pueden coger un avión?, ¿por qué no les dejamos y les obligamos a venir de esa manera?”. “Europa no puede seguir mirando para otro lado, no puede permitir que el Mediterráneo siga siendo una frontera invisible y que el fondo del mar siga tapando las vergüenzas de Europa”, añade.

Fantasmas azules, su próximo proyecto literario

La tradición de escribir le viene de familia, ya que su padre Juan Farias dedicó su vida a la narrativa, convirtiéndose en uno de los escritores más prolíficos de literatura infantil y juvenil. “Para quien se ha criado con un padre todo el día escribiendo en el salón de casa, con el sonido de la Olivetti de fondo, escribir es una forma de estar en el mundo”, reconoce Farias. “Somos varios hermanos y todos escribimos, es una cosa natural”.

La médico, cuya primera novela Dejarse llover se acaba de reeditar este jueves con prólogo del director Fernando León de Aranoa, reconoce estar trabajando en una nueva novela que espera salga a la luz el próximo febrero: “Es una historia que transcurre en Afganistán, uno de esos lugares que me han dejado bastante marcada. Es una novela que estoy prácticamente terminando, y que se titulará Fantasmas azules”.

Noticias

anterior siguiente