Enlaces accesibilidad

Especial 'Refugiados' (I)

Hassan: "Cuando comprendí que la guerra en Siria duraría mucho traté de venir a España"

  • Hassan, dentista, huyó a Líbano hasta que acabara la guerra
  • Tampoco allí pudo encontrar la manera de sobrevivir como refugiado
  • El conflicto ha generado 3,8 millones de desplazados en el mundo

Por
Hassan, refugiado sirio en España, recibe a RTVE.es. FOTO: GONZALO CARETTI noticias

“En mi país era dentista”, recuerda amablemente Hassan con una sonrisa que esconde el drama que ha tenido que vivir. No es su verdadero nombre, pero prefiere no darlo por seguridad. Es fácil de entender, creció en la dictadura de Siria y terminó huyendo de su país porque la guerra civil amenazaba su vida.

Hassan nació en la ciudad de Idlib, pero él y sus hermanos se instalaron en Damasco para trabajar y labrase su vida. Estudió odontología, una carrera con proyección. Pero al estallar la guerra, sus conocimientos y su formación se convirtieron en un bien preciado para el régimen.

“El ejército sirio me reclamó porque necesitaban médicos, gente con titulaciones superiores médicas para ir al frente. Y yo no quería colaborar con la guerra, con matar a la gente”, recuerda en una entrevista con RTVE.es. “Pero además, es que la vida allí es muy, muy difícil. No hay trabajo, no hay luz, no hay gas... Y lo que hay, es todo muy caro”, explica.

Huir de una guerra civil

La guerra civil de Siria se ha convertido en el conflicto más sangriento y dramático de la última década. Desde que comenzara en 2011, el país árabe ha creado más de 3,8 millones de refugiados forzados. Otros 7,6 millones se han convertido en desplazados internos. Turquía, Jordania o Líbano son los destinos de los que, como Hassan, huyen del horror de la guerra.

“Me marché el 14 de abril de 2013 y al principio fui a Líbano”, señala Hassan a RTVE.es. “Decidí ir a Beirut, en coche, porque estaba cerca de Siria. Pensaba estar allí durante un año y después volver a Siria cuando terminara la guerra”, explica.

Hassan estuvo más de un año en Líbano ayudado por varios amigos de su país. “Cuando comprendí que la guerra se hacía más intensa y que duraría mucho tiempo decidí venir a España. Pensé ...quiero viajar a otro país para vivir vida nueva, porque no tenía otra manera. No podía conseguir trabajo tampoco en Líbano”.

“Solicité el visado de la embajada española en Líbano, y me lo concedieron”, recuerda. “Vine a España en avión, llegué a Barcelona. Visité a varios compañeros, en otras ciudades, incluso en Italia, pero al final volví a Madrid”.

Los refugiados aumentan, los recursos escasean

Casi 60 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de conflictos, y mientras las necesidades humanitarias se incrementan cada vez más, los recursos escasean, según ha denunciado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Tras Siria, el país que más refugiados ha creado es Afganistán (2,59 millones) y después Somalia (1,1 millones).

El informe, titulado "Mundo en guerra", denuncia que los desplazamientos forzados no cejan de crecer, dado que en 2014 se registraron 59,5 millones de personas forzadas a abandonar sus hogares, casi 8 millones más que en 2013 y 22 millones más que hace una década. Algunos son víctimas de las mafias que los lanzan a una travesía imposible en mal llamadas embarcaciones a través del Mediterráneo.

Hassan ha tenido un poco más de suerte que otros. Al llegar a España, Cruz Roja le ofreció asistencia y asesoramiento. Gracias a ello, ha podido obtener en permiso de residencia de cinco años, tras vivir seis meses en un centro de refugiados.

Por el camino se ha encontrado con todo tipo de situaciones. “Hay familias con hijos que no encuentran trabajo y a las que se les acaba la ayuda, y tienen que marchar a otros países otra vez como refugiados. Otras consiguen trabajo y pueden prosperar”, señala. “Cada caso es distinto”.

Ahora, Hassan no puede ejercer en España el trabajo para el que estudió. “No tengo la homologación de la carrera del título de dentista, necesito hacer tres exámenes” apunta. “Ya he hecho dos y los he aprobado, me queda otro en septiembre. Estoy estudiando para hacerlo”, precisa con esperanza.

Noticias

anterior siguiente