Anterior Albert Rivera: "Han dimitido por imputaciones en corrupción más políticos en 15 días que en 20 años" Siguiente Tsipras mantiene el referéndum del domingo y pide el 'no' para lograr un mejor acuerdo Arriba
Imágen de combatientes del Estados Islámico para Irak y Levante de un vídeo de propaganda

El Estado Islámico, la amenaza yihadista que atemoriza a Siria e Irak

  • Sus orígenes se están en la Al Qaeda del Irak post Sadam Huseín

  • Están formados por yihadistas de varios países árabes

  • Son extremadamente violentos, disciplinados y están bien armados

  • La CIA estima que tienen entre 10.000 y 30.000 milicianos

|

Su presencia, tanto en Irak como en Siria ha despertado gran inquietud. Sus orígenes se encuentran en Al Qaeda, aunque se rebelaron contra las órdenes de la comandancia general y ahora son su mayor competencia.Tras sus últimas conquistas, han 'decretado' la constitución de un 'califato' con su líder, Abu Bakr al Bagdadi, como máxima autoridad o 'califa'. Milicianos suníes procedentes de varios países, extremadamente radicales, disciplinados y fuertemente armados, el autodenominado Estado Islámico (EI) forma el grupo yihadista más radical de cuantos operan en la región.

El Estado Islámico (conocido hasta hace poco como Estado Islámico para Irak y Levante, EIIL o ISIS en sus siglas en inglés) ha pasado por numerosas etapas y ha tenido distintos nombres. Su crecimiento le ha hecho pasar de un grupo terrorista a poder establecer una estrategia guerrillera, llegando a conquistar y controlar varias localidades y territorios. Tras las conquistas en Irak, han pasado a llamarse, sencillamente, Estado Islámico (EI) eliminando de su nombre la referencia regional.

Se desconoce el número real de milicianos aunque los analistas estiman que cuenta con entre 20.000 y 30.000 combatientes (La CIA los sitúa entre 20.000 y 31.000 militantes y algunas, las más alarmistas, coma las estimaciones kurdas, en unos 200.000 militantes entre Siria es Irak), muchos de ellos procedentes de diversos países musulmanes.

Armados y disciplinados

Actualmente, el grupo aglutina a una amplia variedad de organizaciones yihadistas suníes ligados a Al Qaeda. Sus orígenes se encuentran en Irak, pero con el estallido de la guerra siria ampliaron su campo de actuación y su presencia a este país árabe.

Fuentes de Inteligencia de Estados Unidos sostienen que la mayoría de los combatientes cuentan con gran experiencia guerrillera por haber tomado parte en otras guerras, especialmente, la de Irak. Han combatido contra el ejército de EE.UU. en Irak y contra el de Bachar Al Asad en Siria.

Milicianos rebeldes sirios los han descrito como fieros combatientes, que no rehúyen la batalla y son extremadamente religiosos. En Siria, en muchas ocasiones comienzan sus ofensivas con un atentado suicida al que sigue un ataque guerrillero.

Tiene especial presencia en las provincias de la mitad noreste de Irak, donde controla zonas de Ramadi, capital de la provincia de Anbar, y amplias zonas de Faluya, el llamado 'triángilo suní' donde históricamente han tenido más fuerza. Tras la última ofensiva, también controlan Mosul.

En Siria han conseguido controlar localidades del norte, en ciudades como Raqqa, Azzaz y en otras Homs, Deir al Zur o Alepo, donde los grupos rebeldes tenían presencia. Su extrema violencia y la preocupación de la comunidad internacional hizo que el resto de grupos rebeldes emprendieran en 2014 una lucha contra ellos.

El objetivo del grupo es establecer un califato tanto en Irak como en Siria. De hecho, en las zonas que controlan imponen la sharía o ley islámica, como ha ocurrido en Irak (Faluya) o en las localidades sirias bajo su dominio (Raqqa). Consideran a las comunidades chiíes como heréticas y desde el principio han dirigido parte de sus ataques, especialmente en Irak, contra ellos.

Al Zarqawi y la guerra de Irak

Los orígenes se encuentran en el Irak post-Sadám Huseín, cuando el yihadista Abu Musab Al Zarqawi fundó la organización yihadista Jama'at al-Tawhid wal Jihad. Zarqawi, de origen jordano, creó una red de contactos yihadistas con el objetivo de derrocar al rey de Jordania, pero la Guerra de Irak le llevó a cambiar su objetivo.

Gracias esta formación consiguió establecer una red de contactos, afiliados en varios países, donde reclutó a un gran número de combatientes extranjeros. Su organización emprendió batalla contra las fuerzas de EE.UU. y las comunidades chiíes, con el objetivos de establecer un califato en Irak.

En octubre de 2004 el grupo se unió oficialmente a Al Qaeda, sometiéndose al liderazgo de Osama Bin Laden. La organización, que cambió de nombre y pasó a llamarse Tanzim Qaidat al Jihad fi Bilad al Rafidayn, creció y congregó a miles de combatientes. Llevó a cabo decenas de sangrientos atentados, entre ellos, un ataque al Parlamento.

En junio de 2006, un ataque estadounidense acabó con Abu Musab Al Zarqawi, que fue reemplazado por otro líder regional de Al Qaeda, Abu Ayub Al Masri.

Creación del Estado Islámico de Irak

Desde entonces, la estructura de la formación cambió. Al Masri, que pasó a liderar Al Qaeda en Irak, renombró a la organización existente como Estado Islámico de Irak, que pasó a ser un subgrupo con cierta dependencia indirecta. Al frente puso Abu Abdullah al Rashid Al Bagdadí, en un intento darle una imagen más local a la organización.

En 2010 la organización recibió un duro golpe cuando un ataque de EE.UU. mató tanto al jefe de Al Qaeda en Irak, Ayub Al Masri, como al del Estado Islámico de Irak (EII), al Rashid al Bagdadi.

Los exmilitares del ejército de Sadam Husein

El diario alemán Der Spiegel asegura que es en esta época dónde empieza a formarse la idea del ‘califato’, y lo hizo especialmente en la mente de algunos exmilitares de inteligencia del ejercito de Saddam Husein, que se habían unido a la resistencia suní y en concreto, a Al Qaeda en Irak, tras el desmantelamiento del Ejército iraquí y el régimen durante la ocupación de EE.UU.

Según el diario alemán, entre los hombres que formaban la cúpula militar del EII se encontraban varios miembros de inteligencia de la fuerza de defensa aérea de Hussein. Uno de ellos era el excoronel Samir Abd Muhammad al Khlifawi, alias Haji Bakr. Tras la muerte de los anteriores líderes, estos hombres fueron los que auparon a Abu Bakr Al Bagdadí, con quien habían coincidido de en las carceles de Camp Bucca.

Con el estallido de la guerra de Siria, la estrategia del grupo cambió. El plan, según el diario alemán, fue concebido por Haji Bakr, que se había convertido en uno de los hombres importentes de Abu Bakr Al Bagdadí y máximo comandante de los servicios de seguridad de la cúpula militar del Estado Islámico de Irak. La idea era, según unos documentos pertenecientes a Haji Bakr a los que tuvo acceso Der Spiegel, establecerse en el norte de Siria para lanzar una ofensiva posterior sobre Irak.

La guerra de Siria

El estallido de la guerra civil de Siria suspuso el escenario perfecto para ejecutar el plan que tenían ideado Abu Bakr Al Bagdadí y su lugarteniente Haji Bakr.  El EII amplió su campo de actuación y entró en 2013 en la guerra, pasando a llamarse Estado Islámico para Irak y Levante (En árabe, Sham, zona que incluye a Siria, Líbano, en conceptos coránicos). Actualmente, mantienen una fuerte presencia en el norte de Siria, donde ha instituido la sharia estricta en varios pueblos.

Hasta 2013, los combatientes del EIIL en Siria formaban parte del Frente Al Nusra, la rama oficial de Al Qaeda en Siria. Constituían la llamada brigada ‘Muhayirin’ (extranjeros, en árabe), que estaba formada por combatientes yihadistas que no eran sirios, sino iraquíes, libios, chechenos, egipcios, afganos o de otras nacionalidades. Haji Bakr fue enviado por Al Bagdadí al vecino país árabe como Emir para Siria, donde permaneció hasta su muerte.

Al EI en Siria e Irak se le considera independiente de las directrices marcadas por la comandancia central de Al Qaeda, llegando incluso a cuestionar al liderazgo central de la red. De hecho, la escisión del Frente Al Nusra, rama de Al Qaeda en Siria, también provocó tensiones con ellos. A principios de noviembre de 2013 del líder de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri, pidió mediante un comunicado al EIIL que diera ‘un paso atrás’ y apoyase al Frente Al Nusra como único representante de Al Qaeda en el país árabe. La organización ha hecho caso omiso de la orden.

En los últimos meses, también han ampliado su presencia en Líbano, reclamando los ataques de enero de 2014 en Beirut contra bastiones de la milicia chií Hizbulá.

Ofensiva sobre Irak y proclamación del 'Califato'

En junio de 2014, el entonces EIIL lanzó una sorprendente ofensiva en el norte de Irak en alianza con milicianos suníes leales los líderes tribales y antiguos militares del régimen de Saddam Husein, ahora en la clandestinidad. En esa ofensiva, el EIIL conquistó Samarra el 5 de junio, tomó el control de una de las ciudades más importantes de Irak, Mosul, el 9 de junio, y de otras simbólicas como Tikrit el 11 de junio. A finales del mes, el Estado de Irak había perdido el control de toda su frontera occidental con Jordania y Siria.

Conocidos por su extrema violencia, envalentonados con sus victorias, el líder de la organización declaró a finales de junio de 2014 la consitución un "califato islámico" en las zonas que controlan y se ha autoproclamado "califa de todos los musulmanes".

La autoridad del autoproclamado 'califa' no es unitaria en el mundo yihadista. Importantes teóricos del yihadismo, como Abu Mohamed Al Maqdesi, mentor de Al Zarqawi y considerado el teorico yihadista más influyente, o el clérigo Abu Qutada, consideran a Abu Bakr al Bagdadí un "desviado". Por el momento, el 'califa' no ha dictado fatwas u ordenes islámicas, algo que sí hizo en su momento Bin Laden.

Actualmente, el originariamente EIIL, que se ha rebautizado sencillamente como "Estado Islámico" o EI, ha amenazado con proseguir con sus conquistas. Sus conquistas sobre el terreno y la relevancia que han tomado en los medios han hecho que varios grupos locales les juren lealtad. "Con el permiso de Alá, no cesaremos esta serie de benditas conquistas hasta que Dios cumpla sus promesas o nosotros muramos", amenazan en un comunicado difundido en foros islamistas.

Estructura de mando en el Estado Islámico

Existe mucho secretismo en torno a la organización, pero según los expertos el Estado Islámico se organiza en una estructura clásica de las organizaciones yihadistas, basada en distintos niveles de autoridad. Según la cadena BBC, los escalafones de la estructura piramidal de mando son fundamentalmente tres:

- Lider supremo: El ‘califa’, Abu Bakr al Bagdadí

- Liderazgo estratégico: El ‘califa’ tiene autoridad sobre cuatro Consejos: El consejo de la Sharía (legislativo), el Consejo de la Sura (consultivo) el Consejo Militar y el Consejo de Seguridad (interna de la organización). El califa manda sobre ellos, pero ninguno de ellos manda a los otros consejos.

- Liderazgo regional: Esta estructura se repite en cada una de las nueve provincias en Siria (Al Baraka, Al Jeir, Al Raqqa, Al Badiya, Halab/Alepo, Idlib, Hama, Damasco, Al Sahil) y de siete en Irak. En ellas se repite la estructura, con un wali o líder acompañado de cuatro consejos. A su vez, las provincias se dividen en sectores (quitahaat) con sus líderes, aunque sin consejos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente