Enlaces accesibilidad

Pujol sostiene ante el juez que la herencia de su padre consta en unas cartas, que no aporta

  • Pujol siempre ha defendido que la fortuna que ocultó era una herencia familiar
  • Su mujer, Marta Ferrusola, se ha acogido a su derecho a no declarar
  • Los hijos dicen que su abuelo ocultó el dinero por "temor" en el franquismo

Por
Pujol sostiene ante el juez que la herencia de su padre consta en unas cartas, que no aporta

El expresidente catalán Jordi Pujol ha sostenido ante la juez que la fortuna que ocultó en el extranjero procedía de un herencia de 140 millones de las antiguas pesetas de su padre, procedente de sus actividades clandestinas, y se ha remitido a unas cartas que demostrarían esa herencia, sin aportar ni las misivas ni los documentos de los movimientos bancarios que multiplicaron los fondos., según fuentes judiciales citadas por Efe.

Pujol ha declarado este martes como imputado durante dos horas ante la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, que investiga el origen de la fortuna oculta de la familia.

El exdirigente de CiU está imputado por presuntos delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo junto a su mujer, Marta Ferrusola, que se ha negado a declarar, y a tres de sus hijos -Marta, Mireia y Pere- también citados este martes.

Según han informado fuentes judiciales, el presidente catalán ha contestado a las preguntas de la juez, del fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón y del abogado de la Agencia Tributaria, aunque se ha negado a responder a la acusación popular ejercida por el sindicato ultraderechista Manos Limpias.

En un exhaustivo interrogatorio, Pujol ha explicado a la juez que, como ya defendió en su carta de confesión y en su comparecencia en el Parlamentel dinero oculto en Andorra que sus hijos y su esposa regularizaron el pasado año procede de un legado de su padre, que falleció en 1980, del que él se desentendió desde el primer momento por "miedo" a que perjudicara su imagen política.

Dinero procedente de actividades ilegales durante el franquismo

Según su versión, ese dinero permaneció oculto en el testamento de su padre Florenci, dado que procedía de actividades ilegales de su progenitor, que se había dedicado al intercambio clandestino de divisas durante el franquismo, negocio que era -ha precisado- tolerado por los gobiernos andorrano y español.

El expresidente de la Generalitat se ha remitido a unas cartas de Florenci Pujol a su esposa Marta Ferrusola, que en su opinión demostrarían que el dinero oculto en Andorra procede de una herencia, pero no las ha entregado a la juez, que desde agosto pasado le reclama que acredite documentalmente la licitud de los fondos.

Pujol ha afirmado ante la juez que ocultó durante años la fortuna que les legó su padre porque tenía "miedo" de la repercusión mediática negativa que ello acarrearía, y ha argumentado que confesó en julio pasado por un "propósito ético".

Ha asegurado que conocía el origen de esta fortuna desde los años 60, pese a que su padre llevó el asunto con un "gran secretismo", y que desde un primer momento se desentendió totalmente de los fondos, hasta el punto de que ignoraba en qué país y en qué banco estaban ingresados.

En las cartas, según Pujol, Florenci confesaba a Ferrusola su preocupación por que las actividades políticas de su hijo Jordi, presidente de la Generalitat entre 1980 y 2003, arrastraran a la familia a la ruina económica, y apuntaba instrucciones sobre sus últimas voluntades.

El expresidente catalán, que ha recordado a la juez que su actividad política antifranquista le llevó a la cárcel, ha explicado que los fondos ocultos en Andorra se multiplicaron hasta los 500 millones de las antiguas pesetas, gracias a que fueron invertidos en productos financieros que les administraba un gestor bancario.

La juez ha preguntado a los Pujol el motivo por el que no han aportado el extracto de esos movimientos bancarios que avalarían su versión, pero los imputados han dicho que no se le había ocurrido hacerlo.

Sin que nadie se lo preguntara, el expresidente de la Generalitat ha recalcado que, en ningún caso, el dinero oculto procede del cobro de comisiones ilegales por adjudicaciones, como sospechan las acusaciones populares, ni del "erario público".

Ante la juez, el expresidente catalán ha insistido en que él personalmente no tiene ninguna cuenta en el extranjero y que el legado de su padre siempre ha permanecido en bancos andorranos y no de otros paraísos fiscales.

Los hijos dicen que su abuelo escondió el dinero por "temor"

Los tres hijos de Pujol imputados, que han declarado también ante la juez, han explicado que cuando recibieron la herencia -a razón de 62 millones de pesetas por cabeza- les explicaron que era un legado recibido de su abuelo Florenci, que estaba obsesionado ante el temor de que sus nietos quedaran desamparados económicamente por la vocación política de su padre.

Jordi Pujol y Marta Ferrusola han abandonado la Ciutat de la Justicia entre abucheos, silbidos y gritos de "¡Ladrones", como ha ocurrido también a su llegada. El matrimonio, custodiado por un amplio dispositivo de seguridad, no ha querido atender a los numerosos periodistas que han tratado de preguntarles por el interrogatorio. "Las declaraciones las he hecho ante quien tenía que hacerlas", se ha limitado a señalar el expresidente de la Generalitat.

Por su parte, la esposa del expresident Marta Ferrusola se ha acogido a su derecho a no declarar ante la magistrada, han informado las mismas fuentes.

"Nula acreditación de las operaciones realizadas"

La juez ve "sospechoso" que los fondos investigados provengan de una herencia sobre la que la familia no ha aportado ninguna documentación. Hace unos días, la magistrada rechazó el intento de la defensa del político de archivar su imputación; entre otras razones, por las "escasas explicaciones ofrecidas sobre esos fondos y la nula acreditación de las operaciones realizadas con ellos durante más de 30 años".

"No cabe presumir, a falta de más información y dados los principios básicos del Derecho Penal, que el origen de los fondos depositados en el extranjero sea ilícito, pero eso no significa que haya que aceptar a ciegas, sin realizar ninguna comprobación, la explicación ofrecida por el señor Pujol", argumentó la juez en un auto recogido por Europa Press.

Marta Ferrusola y sus hijos Mireia, Marta y Pere -los cuatro ahora imputados junto a Jordi Pujol- regularizaron en julio del año pasado fondos procedentes de Andorra "en cantidades superiores a los 120.000 euros", recordó la jueza.

"Estos hechos por sí mismos resultan sospechosos de infracción penal por cuanto la ocultación de un patrimonio en el extranjero, aun sin conocer el importe, titularidad, origen o gestión del mismo, lleva a pensar en la comisión de un delito contra la Hacienda Pública", razona.

Por eso añade que ahora debe comprobarse si esta regularización se hizo correctamente e investigar incluso si podría tratarse de un delito de blanqueo de capitales "si no puede esclarecer el origen de dichos fondos".

Noticias

anterior siguiente