Enlaces accesibilidad

Multitudinario adiós a los cinco niños de Monterrubio de la Serena muertos en el accidente

  • El polideportivo municipal se ha quedado pequeño para todos los asistentes
  • El rey telefonea a Monago para transmitirle el pésame de la Familia Real
  • El alcalde agradece el apoyo y dice que los vecinos están destrozados

Por
Centenares de personas despiden a los cinco niños fallecidos en Badajoz

El funeral por los cinco chicos fallecidos en el accidente de un microbús cerca de Castuera, Badajoz, se ha celebrado este sábado en el polideportivo municipal de Monterrubio de la Serena, que se ha quedado pequeño para acoger a las miles de personas que han asistido al sepelio. 

Unos 2.000 vecinos ha presenciado la misa desde el pabellón, mientras otros han tenido que seguirla desde fuera. Lo han hecho entre el dolor de familiares y amigos, y con la conmoción de toda la comarca.

Al funeral, que ha sido oficiado por el arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, y en cuyo comienzo se ha leído un telegrama del papa de condolencia y apoyo a las familias, han asistido, entre otros, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el presidente extremeño, José Antonio Monago.

"Luto en toda España"

"Hay que aprender de estas tragedias para que el sacrificio de estos cinco muchachos sirva para que algunos menos padezcan las consecuencias de la carretera", ha dicho a los medios el ministro de Interior poco después de concluir el funeral, al tiempo que ha añadido que "hoy es un día de luto en toda España".

Don Juan Carlos ha telefoneado al presidente extremeño para expresarle las condolencias de la Familia Real por la tragedia, según han informado a Efe fuentes de la Casa del Rey. Por su parte, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha trasladado sus condolencias, "solidaridad y cariño" a todas las víctimas y sus familias a través del titular de Interior.

También han estado presentes el presidente del Parlamento extremeño, Fernando Manzano, el de la Diputación Provincial de Badajoz, Valentín Cortés, y el de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, entre otros.

Pasillo de sus compañeros futbolistas

La asistencia de Villar se ha debido al hecho de que los niños fallecidos eran miembros del equipo de fútbol sala CD Monterrubio, que el jueves, antes de que sucediera el accidente en el que se vio implicada también una retroexcavadora, ganó al conjunto del Herrera del Duque (Badajoz).

Precisamente los jugadores de este último club han hecho un pasillo a la salida del polideportivo, hacia las 13:00 horas, de los féretros que iban camino del cementerio, cuatro de ellos al de Monterrubio y el quinto al de La Nava, una pedanía de la localidad pacense de Benquerencia de la Serena.

La salida de los ataúdes y su posterior traslado al camposanto ha sido llevada a cabo a hombros de familiares y amigos, y entre el aplauso de miles de personas.

Un pueblo "destrozado"

El alcalde de Monterrubio de la Serena, Antonio Blázquez, afirmaba momentos antes de comenzar el funeral que los vecinos están "destrozados" y ha advertido de que "ahora empieza lo peor".

El primer edil ha destacado el carácter masivo de la asistencia al sepelio y ha señalado que, tras dos días de duelo, de poco dormir y de mucho dolor, tanto las familias de las víctimas como en general la población están "reventados".

No en vano, los numerosos efectivos desplegados por la Cruz Roja, que montó un hospital de campaña dotado con personal como psicólogos y trabajadores sociales, han tenido que atender a personas afectadas por lipotimias, ataques de ansiedad y debilidad ya que, según uno de sus responsables, "se olvidan hasta de comer".

Guadalupe Paredes, tía paterna de uno de los fallecidos (Javier Paredes, de 15 años), dijo en la capilla ardiente tras la llegada de los féretros que la situación es "horrible e insoportable".

Asimismo, varios de los vecinos han manifestado a Efe su pena y congoja por lo sucedido, y han resaltado el buen carácter y bondad de los niños, que eran muy conocidos en una localidad que tiene de unos 2.000 habitantes.

Multitudinaria capilla ardiente

El viernes fue constante el peregrinar de personas hacia el polideportivo y el duelo se notó en las calles, que estaban desiertas y los establecimientos cerrados.

Otras señales de duelos fueron el ondear a media asta de las banderas, la colocación de banderas nacionales y camisetas del CD Monterrubio en los balcones con crespones negros y la declaración por el Pleno del Ayuntamiento de tres días de luto oficial y la suspensión de las fiestas patronales, las de San Isidro.

En la noche del jueves el autobús volcó en una cuneta cuando su chófer trató de esquivar a una excavadora que se incorporó a la vía que une ambas localidades y cuyo conductor está ya en prisión tras haber dado positivo en los análisis de consumo de drogas.

Noticias

anterior siguiente