Enlaces accesibilidad

La OCDE cree que España crecerá más, hasta un 1% en 2014, pero pide reformas para crear empleo

  • Prevé que el PIB español crecerá un 1,5% en 2015
  • Estima que el paro bajará al 25,4% este año y al 24,4% el que viene

Por
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría. AFP AFP PHOTO ERIC PIERMONT

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado al alza sus expectativas para España y prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca un 1% en 2014 y un 1,5% en 2015, lo que permitirá reducir la tasa de paro al 25,4% y el 24,4%,  respectivamente. Unas previsiones más conservadoras que las del Ejecutivo español y las de la Comisión Europea.

En concreto, las nuevas previsiones de la OCDE suponen una mejora de medio punto respecto a sus pronósticos de PIB del pasado mes de noviembre, cuando calculaba que el paro cerraría 2014 en el 26,3% y en el 25,6% en 2015.

"Se prevé que la moderada recuperación de España se fortalezca gradualmente en 2014-15", apunta la organización en su último informe Perspectivas económicas, donde señala que este crecimiento vendrá liderado principalmente por las exportaciones, aunque el consumo privado también se fortalecerá como consecuencia de la mejoría del mercado laboral y de la confianza.

Así, la OCDE confía en que esta mayor actividad se traduzca en una evolución positiva del empleo, mientras que la inflación se mantendrá baja lo que "permitirá ganancias adicionales de competitividad", aunque existe riesgo de deflación, lo que complicaría la reducción de la deuda pública, que escalará este año hasta el 98,3% del PIB y al 101,4% en 2015.

Déficit del 5,5% este año

En cuanto al déficit, la organización augura que España cerrará 2014 con un desequilibrio negativo del 5,5% del PIB, que el próximo año se reducirá hasta el 4,5%. En el cierre de este año coincide con las previsiones del Gobierno de Mariano Rajoy, pero no es tan optimista para 2015.

A pesar de que la OCDE contempla una mejoría en el mercado laboral, pero considera que el nivel de paro aún es muy alto e incluyen una elevada proporción de paro de larga duración por lo que apuesta por la introducción de más medidas.

"Para acelerar la reducción del desempleo es crucial que el Gobierno continúe introduciendo reformas para mejorar el crecimiento y la creación de empleo", subraya la institución con sede en París.

A este respecto, el informe de la OCDE apunta la necesidad de dotar de una alta prioridad a políticas de empleo dirigidas a los jóvenes y los parados de larga duración con sustanciales necesidades formativas.

La eurozona crecerá el 1,2%

La OCDE ha corregido al alza sus estimaciones para la eurozona hasta el 1,2% este ejercicio (frente al 1% avanzado hace seis meses) y al 1,7% el próximo (comparado con el 1,6%), cifras que coinciden exactamente con las publicadas este lunes por la Comisión Europea.

En Estados Unidos, la modificación es a la baja este año y al alza el próximo, pero con valores que en cualquier caso siguen siendo notablemente más elevados: 2,6% en lugar del 2,9% avanzado en noviembre para 2014 y 3,5% en lugar del 3,4% para 2015.

Por lo que se refiere a Japón, se espera un incremento de su PIB del 1,2% tanto este año (había anticipado un 1,5% hace seis meses) como el próximo (había previsto un 1% en 2015).

El único país de la organización que va a seguir con un PIB en retroceso es Grecia, -0,3%, y son también europeos los que no van a superar un avance del 1%: Finlandia (0,2%), Eslovaquia (0,3%), Italia (0,5%), Francia (0,9%), España (1%) y Holanda (1%).

En el otro extremo, por con una progresión de al menos el 3% estarán Polonia (3%), Reino Unido (3,2%), México (3,4%), Chile (3,6%) y Corea del Sur (4%).

Riesgos por los emergentes, la deflación y Ucrania

El economista jefe de la OCDE, Rintaro Tamaki, constata que "tras años de debilidad, la inversión y el comercio están empezando a recuperarse", pero también que "el paro sigue inaceptablemente alto" aunque la situación haya dejado de deteriorarse: pasará del 7,9% de la población activa en 2013 al 7,4% en 2014 y al 7,3% en 2015.

Tamaki alerta de que las tensiones financieras en los mercados emergentes podrían dar al traste con la recuperación, y el bajo nivel de inflación en la eurozona podría derivar en deflación, por no hablar de las amenazas geopolíticas, que son mayores desde comienzos de año.

Fuera de la organización, los autores del informe indicaron que la principal economía del mundo, China, tendrá un aumento de su PIB del 7,4% en 2014 (habían augurado un 8,2% hace seis meses) y un 7,3% en 2015 (frente al 7,5%).

El economista jefe considera que ese ritmo es "indudablemente más sostenible tanto desde el punto de vista económico como medioambiental que el crecimiento de dos dígitos que tenía hace algunos años". Pero a continuación advierte que gestionar allí la ralentización del crédito y los riesgos creados durante la fase de condiciones monetarias fáciles a escala global es "un gran reto".

Noticias

anterior siguiente