Enlaces accesibilidad

La crisis y la subida de tarifas dejan plazas libres en las escuelas infantiles públicas de Madrid

  • La FAPA estima que este curso hay más de 1.500 plazas libres en la región
  • Afirma que un 35% de las familias ha renunciado al no poder pagar la cuota
  • También padres y maestros denuncian que hay más ayudas para las privadas
  • La Consejería niega plazas libres aunque reconoce una ocupación del 90%

Por
Escuela infantil pública de Fuenlabrada (Madrid) con plazas vacantes
Escuela infantil pública de Fuenlabrada (Madrid) con plazas vacantes. M.CARMEN CRUZ

Precios antes y después de la subida

El precio de las escuelas infantiles públicas varía en función del nivel de renta de las familias:

Familias con rentas de hasta 5.485 euros per cápita pasaron de pagar 50,99 euros al mes en el curso 2011/2012 a 80 euros al mes desde 2012/2013.

Familias con rentas de entre 5.485 y 7.440 euros per cápita: la cuota subió de 101,97 euros al mes a 130 euros.

Se establecen dos tramos para familias con rentas superiores a 7.400 euros per cápita. Hasta 2011/2012 pagaban 152,96 euros. A partir de 2012/2013, las familias con rentas de hasta 25.000 euros per cápita, empezaron a pagar 180 euros al mes y las de renta superior a 25.000 euros, 260 euros al mes.

Además, se añade una nueva tasa de 60 euros al mes a sumar a la cuota mensual para niños menores de un año.

Por prolongación de la jornada en tramos de media hora, se pasa de 13,39 euros a 15 euros al mes. Y el precio del comedor pasa de ser de 94,20 euros al mes a 96 euros.

Rubén llevará a sus mellizos de un mes a una escuela infantil privada cuando la madre acabe su baja de maternidad: “Nos sale bastante más barato llevarlos a la privada. Al ser dos bebés, nos hacen un descuento importante, que sumado al cheque guardería de la Comunidad de Madrid (una beca que se concede a las familias que matriculan a sus hijos en el primer ciclo de Educación Infantil en un centro privado autorizado por el Gobierno regional) hace que la pública nos cueste casi el doble, por lo que la hemos descartado”, explica a RTVE.es.

También Marina González, madre de un bebé de 15 meses, ha optado por una escuela privada por la misma razón: “Solicité plaza en la pública porque me gustaba más, pero entre la cuota, las horas extras que tendría que quedarse y el comedor tendría que pagar 300 y pico euros, mientras que en la privada pago 240 porque me concedieron el cheque guardería que son 100 euros”, asegura.

Como ellos, muchos padres se deciden últimamente por las escuelas infantiles privadas frente a las públicas en la Comunidad de Madrid, lo que está provocando que estas últimas tengan plazas y haya casi desaparecido la lista de espera que las caracterizaba hace unos años. De hecho, muchas escuelas públicas cuelgan en su puerta el cartel de “plazas vacantes”.

Las plazas vacantes

Asociaciones de padres y de escuelas infantiles señalan que las causas son la crisis económica que ha dejado a muchos padres en paro, la subida de tarifas en las escuelas públicas hace un par de cursos y el que haya más ayudas para las familias que optan por la educación privada.

La asociación Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles y Casas de Niños de la Red Pública de la Comunidad de Madrid estima que este curso se han quedado vacantes entre 1.500 y 1.700 plazas en la región, cuando hace cuatro o cinco años había lista de espera de entre 15.000 y 20.000 niños.

Aunque fuentes de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid consultadas por RTVE.es niegan que haya plazas libres en la Red Pública, sí que reconocen que "las escuelas infantiles públicas de la región mantienen un nivel de ocupación del 90%, cifra que llega al 95% en los casos de grandes poblaciones como Madrid, el mismo nivel que ha habido en los últimos 10 años". Sin embargo, subrayan que "mantienen las mismas listas de espera que en los últimos años".

Vanessa González, madre de dos niñas de dos y cuatro años y también presidenta de la Asociación de Padres de la escuela infantil pública Los Compañeros en el barrio madrileño de Vallecas, asegura a RTVE.es que en los últimos cuatro años la situación ha cambiado notablemente en la escuela infantil de sus hijas.

“Hace cuatro años cuando fui a apuntar a mi hija mayor se quedó en lista de espera porque no había plazas. En cambio, con la pequeña, no tuve ese problema. De hecho, ahora hay vacantes. Incluso desde la dirección del centro nos piden que informemos a la gente para que lleven a sus hijos”, relata.

También Inma Muñoz, con un bebé de dos años, afirma que puede llevar a su hijo a la pública pese a no tener puntos por sus ingresos familiares porque ha bajado la demanda: "No me planteé nunca la privada y eso, que creía que estaba difícil entrar. Echamos la solicitud en cuatro escuelas públicas. De primeras en ninguna tuvimos plaza y nos quedamos en lista de espera, pero cuando llegó septiembre, nos llamaron de las cuatro. Eso te da visión de como está la situación".

La subida de tasas

La crisis económica es uno de los primeros motivos que apuntan las escuelas infantiles, la FAPA y la Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles y Casas de Niños de la Red Pública de la Comunidad de Madrid como razón de que haya más plazas ahora que hace unos años, ya que hay muchas familias con miembros en el paro que prefieren cuidar ellos mismos a los niños y ahorrarse el pago de la enseñanza en este tramo que no es obligatorio. Pero no es la única razón que comentan.

“Siempre habíamos tenido mucha lista de espera en nuestra escuela, pero ahora tenemos incluso plazas disponibles en algunos tramos. No solo la crisis y el descenso de la natalidad en los últimos años han influido. El cambio más significativo se produjo con la subida de las tasas que aplicó el Ejecutivo madrileño en el curso 2012/2013”, explican en la escuela infantil pública Tarabilla en el barrio madrileño de San Blas.

En el curso 2012/2013 la Comunidad de Madrid subió las tasas de las escuelas infantiles públicas

Tanto en el presente curso 2013/2014 como para el próximo, el Gobierno regional ha congelado los precios de las escuelas infantiles públicas y del comedor. Sin embargo, en el curso 2012/2013 se incrementaron las tasas en todos los tramos. María López, secretaria de la Junta de Portavoces, añade que en el caso de bebés menores de un año “se castiga a las familias imponiéndoles una tasa adicional de 60 euros que antes no existía".

Así, una familia con un hijo menor de un año y con unos ingresos al año de 16.455 euros, pasó de pagar 143,99 euros mensuales por escolaridad y comedor en el curso 2011-2012, a abonar una mensualidad de 234,20 en los cursos siguientes. Según la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA ) Gíner de los Ríos, en algunos casos -por ejemplo, con niños menores de un año- se incrementaron hasta un 175%.

“Ya lo denunciamos en su momento y lo seguimos denunciando: la subida de cuotas ha tenido unas consecuencias y es que ha expulsado a muchos niños de las escuelas infantiles públicas. El 35% de las familias a las que se les adjudicó una plaza este curso tuvieron que renunciar por no poder asumir el pago”, afirma rotunda Laura Vargas, miembro de la Junta Directiva de la FAPA.

El cheque guardería

Tanto la FAPA Gíner de los Ríos como la Junta de Portavoces denuncian que hay más ayudas de la Comunidad de Madrid para las familias que matriculan a sus hijos en las escuelas privadas que los que asisten a las públicas. “Los alumnos de las escuelas infantiles privadas tienen a su disposición el cheque guardería, mientras que en la pública no hay nada, por lo que para muchos padres sale más a cuenta llevar a los niños a las privadas”, destacan en la escuela infantil pública La Linterna Mágica, en Fuenlabrada. “Para conseguir algún tipo de ayuda en la escuela infantil pública las familias tienen que tener una renta más que baja y estar fatal”, agregan en el centro público Tarabilla, en el barrio madrileño de San Blas.

Según han informado a RTVE.es fuentes de la Consejería de Educación, para las familias cuyos hijos asisten a las escuelas públicas no existen becas para las cuotas porque la mensualidad se establece en función de los ingresos. Además, afirman que la única ayuda disponible en la red pública son las becas de comedor y solo para determinados casos. Para familias que perciben la Renta Mínima de Inserción el precio del comedor es de 24 euros al mes en lugar de los 96 euros que se pagan habitualmente, mientras que para otras cuya renta per cápita es inferior a 3.500 euros al mes, alumnos en acogimiento familiar y familias víctimas del terrorismo, el precio del comedor se fija en 68 euros mensuales.

En cambio, los padres que matriculan a los niños en el primer ciclo de Educación Infantil en centros privados autorizados por la Comunidad de Madrid cuentan con el llamado cheque guardería, una ayuda de entre 100 y 160 euros, que se otorga siempre que ambos progenitores trabajen, independientemente del nivel de renta familiar y de si obtienen o no plaza en la enseñanza pública. El Ejecutivo madrileño ha anunciado que invertirá el próximo curso 34 millones de euros para financiar 31.000 cheques guardería.

El próximo curso la Comunidad de Madrid destinará 34 millones al cheque-guardería

En este sentido, la FAPA Gíner de los Ríos se muestra contundente: “Pedimos que el cheque guardería repercuta en la escuela pública, bien porque también se lo concedan a los que optan por lo público o bien porque abaraten las cuotas”.

Flexibilidad de horarios y contraofertas

Otra razón que lleva a los padres a matricular a sus bebés en las escuelas infantiles privadas es la flexibilidad de horarios y las ofertas que les llegan a hacer, contra lo que no pueden luchar las escuelas públicas.

“Me habría gustado llevar a mi hija a la pública pero le veíamos una pega: el horario de apertura”, explica Susana Jiménez, con un bebé de 11 meses. El mismo argumento expone Raquel Menchén, con un hijo de 18 meses: “En las privadas son más flexibles”. Y es que en las escuelas infantiles públicas el horario de apertura suele ser de 7.30 a 17.30 horas, un horario con el que muchas familias no pueden hacer conciliar su vida laboral y familiar.

También a menudo las escuelas infantiles privadas hacen contraofertas. “Las escuelas públicas tenemos los precios fijados por la Comunidad de Madrid. Tenemos casos de familias en listas de espera y que estaban llevando a la privada a sus hijos. Al llamarles para anunciarles que había plaza, su escuela les hizo una contraoferta para que no se marcharan”, aseguran en el centro Tarabilla.

Las escuelas infantiles privadas están haciendo contraofertas para que los padres no se marchen a las públicas

Asimismo la FAPA denuncia que la desigualdad en los precios del comedor: “La Comunidad de Madrid ha desregularizado este tema y las escuelas privadas pueden establecer el precio que quieran por el servicio de comedor, que puede ir desde los 55 euros, mientras que en las públicas el precio es fijo de 96 euros, que solo se reduce en 28 euros en caso de familias con rentas muy bajas”, explica Vargas.

Para la Asociación de Centros de Educación Infantil de la Comunidad de Madrid (ACEIM), asociación formada por centros privados, hay también otra explicación al hecho de que haya plazas libres en la red pública y es que en los últimos años el Ejecutivo madrieleño ha abierto muchos centros públicos por lo que hay un “exceso de oferta”.

Según fuentes de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, en este curso 2013/14 la red pública de escuelas infantiles está formada por 465 centros, tres más que el curso anterior, lo que supone 46.000 plazas públicas, unas 20.000 más que en 2007.

Noticias

anterior siguiente