Enlaces accesibilidad

Yanukóvich y la oposición firman un acuerdo para adelantar las elecciones y frenar la violencia

  • El Parlamento ha aprobado ya restituir la Constitución de 2004
  • Asciende a 75 el número de muertes por enfrentamientos en los últimos días

Por
Yanukóvich y la oposición firman un acuerdo para adelantar las elecciones y frenar la violencia

El presidente de Ucrania, Viktor Yanukóvich y los representantes de los principales grupos parlamentarios han firmado este viernes un acuerdo para frenar la violencia y que implica el adelanto electoral para este año, la formación de un gobierno de transición y una reforma de la Constitución para recortar los poderes presidenciales, según han confirmado. Poco después, el Parlamento aprobaba la restitución de la Constitución de 2004, que restringe los poderes presidenciales. El acuerdo trata de poner fin a una guerra urbana que se apoderó de Kiev este jueves y provocara los choques más violentos desde la caída de la Unión Soviética.

El acuerdo lo han firmado el presidente Yanukóvich y los tres principales dirigentes de la oposición ucraniana, Vitali Klitschko, Oleg Tiagnibok Arseniy Yatsenyuk, mientras que los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia han ejercido de testigos. Según el Ministerio de Exteriores alemán, es un primer paso para lograr una solución política dialogada. Es "un buen compromiso para Ucrania" y "una oportunidad para la paz", ha asegurado también en su cuenta de Twitter el ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, según Efe.

El Parlamento restituye la Constitución de 2004

Los primeros pasos del acuerdo ya han comenzado a aplicarse. Poco después de firmarse el documento, la Rada Suprema (Parlamento) aprobaba en una votación la restitución de la Carta Magna de 2004, que implica una limitación notablemente las facultades del Presidente en favor del Legislativo. En un plazo de cinco días, el presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, se verá privado de algunos de sus principales poderes.

Además, la Rada Suprema también ha tramitado de urgencia y sin debate previo un proyecto de impugnación contra Yanukóvich presentado por el diputado independiente Nikolái Rudkovski, que abandonó las filas del gobernante Partido de las Regiones (PR) en noviembre tras el estallido de los primeros disturbios, según informa Efe.

El Parlamento también ha aprobado una amnistía incondicional para aquellos manifestantes que hanyan sido detenidos o sobre los que pese órden de arresto durante las jornadas de protesta, así como la destitución del ministro de Interior, Vitaly Zakharchenko, por el uso de la violencia, informa Reuters.

Por último, los diputados han aprobado una ley de reforma del código penal que permitirá poner en libertad a la encarcelada ex primera ministra y líder opositora, Yulia Timoshenko. De esta forma, Timoshenko, que cumple siete años de cárcel por abuso de poder, podría abandonar en breve la clínica de la ciudad oriental de Járkov donde se encuentra ingresada desde mayo de 2012 debido a la hernia discal que padece.

Anuncio del acuerdo y consulta a Maidán

El acuerdo se ha logrado durante una noche de duras negociaciones y tras los choques armados de los últimos días, que han dejado al menos 75 muertos. Por la mañana, el presidente ucraniano anunciaba el acuerdo logrado que ha contado con la supervisión de los ministros de Exteriores de Francia, Polonia y Alemania. 

"En estos trágicos días, cuando Ucrania ha sufrido graves pérdidas, cuando ha muerto gente a ambos lados de las barricadas, considero mi deber, en memoria de los fallecidos, declarar que no hay nada más importante que la vida humana", afirmaba el presidente. "No hay pasos que no podamos dar juntos para restablecer la paz en Ucrania".

Por la mañana, poco después de que se alcanzase el conseso y antes de firma el documento, el Parlamento ucraniano confirmaba  las resoluciones alcanzadas que también incluyen suspender la operación antiterrorista aprobada por el Gobierno y prohíben a la policía el uso de munición letal para reprimir a los manifestantes. Las medidas se aprobaron con el apoyo del Partido de las Regiones, lo que ha dejado en evidencia las fisuras en la formación del presidente Yanukóvich.

De hecho, la tensión en la Rada Suprema ha acabado en una pelea entre varios diputados, que se han enfrentado a golpes cuando el presidente de la Cámara, Volodymyr Rybak, aliado de Yanukóvich, ha retrasado el debate sobre la reforma constitucional. Los enfrentamientos han durado varios minutos, hasta que Rybak ha abandonado la sala y el debate ha continuado.

Los diputados se enfrentan a golpes en el Parlamento ucraniano

Pese a las reticencias iniciales, tras consultar con una representación de los manifestantes en la plaza de la Independencia de Kiev, la oposición parlamentaria ha decidido aceptar el acuerdo, según ha declarado uno de los líderes opositores, Oleg Tiagnibok. Poco después lo confirmaba el Ministerio de Exteriores de Alemania en su cuenta de Twitter. "El Consejo ha decidido conceder a los líderes de la oposición el mandato para firmar el acuerdo", anunció.

Rechazo de los radicales

Sin embargo, los sectores más radicales de la plaza no parecen dispuestos a respetar el acuerdo. La organización de ultranacionalista Sector de Derecha ha dado un ultimátum a Yanukóvich para que abandone antes de las 10.00 del próximo sábado. Si no, aseguran, tomarán medidas.

"¡Ningún acuerdo, solo la renuncia!", corean desde primera hora de la mañana. "La revolución nacional continúa", afirmaba el líder de Sector de Derecha, Dmitri Yarosh, quien aseguraba que sus partidarios no se fían de Yanukóvich.

Según informa el enviado especial de TVE, Carlos Franganillo, al margen de choques esporádicos, ha reinado la calma en el centro de la capital ucraniana durante la jornada del viernes. Al comiezno de la noche, la plaza de la Independencia se ha llenado de manifestantes, que mantienen una actitud pacífica, para escuchar a los líderes de la oposición política, que han acudido para celebrar el acuerdo.

Durante el día, los manifestantes han reconstruido las barricadas y fabricado nuevos cócteles molotov. A primera hora de la mañana, la Policía ha asegurado que un grupo de desconocidos ha disparado contra sus agentes situados entre la plaza y el Parlamento, aunque no hay ninguna confirmación independiente de este suceso.

Los opositores permanecen en el centro de Kiev tras una jornada que dejó más de 40 muertos

A los concentrados se ha unido además un grupo de unos 50 policías provenientes de la ciudad de Leónpolis (Lviv en ucraniano), situada en el oeste del país y bastión nacionalista. Las cifras de muertos en la jornada del jueves aún es disputada. Según los datos oficiales, murieron al menos 47 personas, pero la oposición eleva la cifra a 60. De acuerdo con el Ministerio del Interior, 16 de los fallecidos el jueves eran policías.

La cifra total de víctimas mortales en la última semana sería de 77, según el último recuento del Ministerio de Sanidad; los manifestantes, de nuevo, elevan la cifra y aseguran que los fallecidos en ese periodo llegan al centenar. En las protestas del viernes pudo verse a opositores con armas de fuego, mientras que tanto estos como perodistas de medios internacionales denunciaron la presencia de francotiradores.

Reacciones de la comunidad internacional

Rusia ha restado importancia al hecho de que no figurara la firma de su mediador en el acuerdo. "El hecho de que Vladímir Lukín no firmara en calidad de testigo del acuerdo (...) no significa que Rusia no esté interesada en la búsqueda de compromisos que permitan frenar de inmediato el derramamiento de sangre y devolver la situación al marco legal", ha informado la Cancillería rusa en un comunicado.

Muchos líderes han aplaudido el acuerdo aunque han pedido que se aplique lo antes posible. "Apoyamos los esfuerzos de todos los que negociaron el acuerdo", así como a los "valientes líderes opositores que reconocieron la necesidad de un compromiso", ha indicado la Presidencia de EE.UU. al ofrecer el "respaldo" a su aplicación.

El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha pedido "coraje" a todas las partes para que las palabras de paz se traduzcan en hechos. "Es ahora responsabilidad de todas las partes tener coraje y convertir las palabras en hechos por el bien del futuro de Ucrania", ha afiramdo Van Rompuy en un comunicado, en el que mostró su satisfacción por el pacto alcanzado.

El presidente de Francia, François Hollande, ha celebrado el acuerdo alcanzado, y también ha pedido que entre en vigor "lo antes posible". "Los dirigentes ucranianos deben ahora asumir plenamente sus responsabilidades y respetar los compromisos que han tomado", ha indicado. El la misma línea se ha expresado el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien ha hablado con el presidente de Ucrania para pedirle una aplicación rápida y completa del acuerdo alcanzado.

Por su parte, el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, ha calificado el acuerdo como un "punto de inflexión” y ha destacado el papel mediador de los ministros de Exteriores de Polonia, Alemania y Francia, cuyo objetivo era "sobre todo lograr el cese de la violencia y el derramamiento de sangre".

El acuerdo se produce después de que este jueves la UE acordase aplicar sanciones contra los responsables de la violencia y participar en las negociaciones para intentar calmar la situación en el país. Por su parte,  el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden también le trasladó este jueves a Yanukóvich en una llamada teléfonica la intención de Washington de emitir sanciones si no cesaba la violencia. 

La crisis política estalló en Ucrania a finales de noviembre del año pasado, en el marco de la negociación de un acuerdo de asociación con la Unión Europea, que finalmente Yanúkovich no firmó. En su lugar, el presidente recibió un préstamo de Rusia.

Noticias

anterior siguiente