Enlaces accesibilidad

La comisión de la ONU sobre Siria cree que han usado armas químicas en el conflicto

  • Dice tener "fundamentos razonables" pero no señala a los responsables
  • El informe está basado en testimonios y no en pruebas sobre el terreno
  • "Se han alcanzado nuevos niveles de brutalidad", afirma 

Por
Un miembro del Ejército Libre Sirio dispara en Alepo, el 3 de junio
Un miembro del Ejército Libre Sirio dispara en Alepo, el 3 de junio. REUTERS REUTERS/Muzaffar Salman

La comisión independiente auspiciada por la ONU para investigar el conflicto en Siria cree que existen "fundamentos razonables para creer que han sido usados agentes químicos como armas", pero no señala a ninguno de los bandos.

"Los agentes precisos, los sistemas de distribución o los autores no han podido ser identificados", precisa el último informe de la comisión, publicado este martes.

Dicho esto, el informe añade que a pesar de que ha habido "alegaciones" del uso de armas químicas por las dos partes en conflicto, "la mayoría" de ellas señalan como autores a las fuerzas gubernamentales, y "no hay evidencia" de que los grupos rebeldes dispongan de ellas y las hayan utilizado.

"Es posible que grupos armados antigubernamentales puedan tener acceso y usen armas químicas. Esto incluye agentes nerviosos, no obstante, no hay evidencia contundente de que esos grupos posean este tipo de armas o los imprescindibles sistemas de distribución", dice el texto.

Las conclusiones de la comisión se basan en testimonios pero no en análisis sobre el terreno o en muestras de las víctimas, como reconoce el propio informe. Por ello la comisión ha pedido al gobierno de Bachar al Asad que permita la entrada al país de un panel de expertos designados por la ONU.

Los miembros del panel -el brasileño Paulo Sergio Pinheiro (presidente), la estadounidense Karen Koning Abuzayd, la helvética Carla del Ponte y el tailandés Vtit Muntarbhorn- consideran que conforme el conflicto se exacerba, la posibilidad de que se incremente el uso de armas químicas es mayor.

Específicamente, los expertos señalan el "peligro" que representa no sólo el hecho de que el Gobierno use las que posee, sino que otros grupos "afines" las utilicen.

"Nuevos niveles de brutalidad"

Los expertos destacan que el conflicto ha alcanzado "nuevos niveles de brutalidad" y que por primera vez se hayan sitiado ciudades y que se haya forzado a miles de ciudadanos a desplazarse.

"Las fuerzas gubernamentales y las milicias afiliadas - dicen el informe - han sitiado sistemáticamente ciudades en todo el país, atrapando civiles en sus casas al controlar la distribución de comida, agua, medicinas y electricidad".

La comisión reitera en el informe que ambos adversarios han cometido crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad por no evitar que los civiles sean víctimas inocentes de ataques deliberados, y por haber asesinado, violado y torturado.

No obstante, los expertos clarifican que "las violaciones y abusos cometidos por los grupos armados no gubernamentales no alcanzan la intensidad y la escala de los cometidos por el Gobierno y sus milicias afines".

Finalmente, la comisión afirma que "la creciente disponibilidad de armas tiene un coste humano" y recuerda que "las transferencias de armas intensifican el riesgo de violaciones, lo que se traduce en más civiles muertos y heridos".

HRW documenta hallazgo de 147 cadáveres en el río de Alepo

El hallazgo de al menos 147 cadáveres que fueron lanzados al río de la ciudad siria de Alepo entre enero y marzo de este año apunta a una posible implicación del régimen en esos actos, ha indicado la organización Human Rights Watch (HRW).

El grupo de derechos humanos ha señalado en un comunicado que ha visitado el lugar donde los cuerpos fueron encontrados, entrevistó a los residentes y activistas que los hallaron, y revisó más de 350 fotografías y vídeos de las víctimas.

Los documentos gráficos demuestran, según HRW, que muchos de los fallecidos tenían signos de haber sido detenidos y luego ejecutados, ya que aparecieron con las manos atadas a la espalda, heridas de disparos en las cabezas y las bocas tapadas.

"Es difícil pensar cómo 147 personas pudieron ser ejecutadas y sus cuerpos tirados al río en una zona controlada por el gobierno, como indican las pruebas, sin el conocimiento de las fuerzas gubernamentales que operan en la zona", ha matizado el investigador de HRW Ole Solvang.

Actualmente, un tercio de la población siria, 6,8 millones de personas, necesitan ayuda para sobrevivir, de ellas 1,6 residen como refugiados en las naciones vecinas, y 4,2 sobreviven como desplazados internos en el interior del país.

Según el recuento de la ONU, el conflicto sirio ha causado en 26 meses la muerte de más de 80.000 personas.

Noticias

anterior siguiente