Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Han pasado 75 años desde que cayera la segunda bomba atómica y en Nagasaki en una emotiva ceremonia, con tan solo 500 personas por el coronavirus se ha recordado ese triste momento de la historia reciente. 70 mil muertos ocasionó ese bombardeo de Estados Unidos y el alcalde de la ciudad, Tomihisa Taue ha vuelto a pedir el fin de las más de 13 mil armas nucleares que quedan en el mundo, la mayoría en Norteamérica y Rusia. Aprovechó la presencia del primer ministro japonés Shinzo Abe para instarle a que su Gobierno ratifique el Tratado de Pehibición de Armas Nucleares aprobado por 122 Estados miembros de la ONU. Información de Carlos Toral

Esta semana se cumplen 75 años del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, ataques que provocaron la rendición de Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, tres cuartos de siglo después, las que siguen sin cerrar son las heridas de los crímenes de guerra de Japón en Corea, como las de las cerca de 200.000 esclavas sexuales que los militares japoneses utilizaron durante décadas.

Hablamos en nuestro programa de hoy de la decisión del presidente turco Recep Tayip Erdogan de reconvertir en mezquita la antigua basílica bizantina de Santa Sofia en Estambul. También analizamos la propuesta del presidente del Consejo Europeo Charles Michel para intentar acordar el fondo de recuperación y el presupuesto de la Unión Europea y la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Polonia. Recordamos la matanza de Srebenica, de la que se cumplen mañana 25 años, con una entrevista a José Angel López, profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad Pontificia de Comillas. Entrevistamos además a María Jesús Vega, portavoz de ACNUR, sobre los miles de refugiados congoleños que debido a la violencia están tratando de llegar a la vecina Uganda.

El 11 julio de 1995, poco antes del final de la guerra de Bosnia (1992-1995), más de 8.000 bosnios musulmanes fueron asesinados en la ciudad de Srebrenica por el ejército serbobosnio bajo el mando del general Ratko Mladić y el grupo paramilitar serbio conocido como "Los Escorpiones". La peor masacre en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial y un caso de limpieza étnica que escandalizó al mundo entero y precipitó el fin de la guerra en Bosnia, obligando a serbios, croatas y musulmanes a firmar la paz en noviembre de 1995 en Dayton (Ohio, EE.UU.).

En julio de 1995, poco antes del final de la guerra de Bosnia, más de 8.000 bosnios musulmanes fueron asesinados en la ciudad de Srebrenica por el ejército serbobosnio. Una masacre, un caso de limpieza étnica que marcó un antes y un después en la contienda, y se convirtió en una de las mayores vergüenzas de Europa. La zona estaba protegida por las Naciones Unidas y era considerada zona segura por su mayoría musulmana. Se instaló una base de cascos azules holandeses que ese verano, estaban en cuadro por las vacaciones. El ejército, comandado por Ratko Mladić, aprovechó ese momento para masacrar a la población y llenar unas 20 fosas comunes. Todavía hoy no ha sido posible dar nombre a todas las víctimas. Años después, las mujeres que perdieron a sus familiares, crearon una organización para pedir justicia: las madres de Srebrenica.

Holanda y Naciones Unidas tuvo que explicar la inacción de los cascos azules en la ciudad, llegando hasta la dimisión de todo el ejecutivo holandés. Esta matanza llegó al tribunal penal de crímenes para la antigua Yugoslavia. Durante años, los responsables huyeron pero finalmente Ratko Mladić y Radovan Karadžić fueron condenados a cadena perpetua.

Un reportaje de Aurora Mínguez.

El presidente Donald Trump ha autorizado sanciones en forma de congelación de fondos en EE.UU. como la entrada al país contra miembros de la Corte Penal Internacional relacionados con investigaciones sobre crímenes de guerra cometidos por soldados norteamericanos en Afganistán. Fuentes de la Administración aseguran que se ha producido un avance en esas investigaciones. EE.UU. nunca ha aceptado la jurisprudencia de ese tribunal, creado en 2002, pese a estar vinculado a la ONU.

Eduardo Suárez partió de Canarias rumbo a Senegal en 1949. Tenía 14 años y huía junto a su familia de la pobreza y de la dictadura. Sus memorias las ha contado en el libro De Las Palmas a Dakar: historia de un exiliadoCasa África ha colaborado en su edición al español.

Las niñas y las mujeres son las víctimas más vulnerables de las guerras. "Violencias contra las mujeres en conflictos internacionales" es la exposición del fotoperiodista Gervasio Sánchez, premio Nacional de Fotografía 2009, en el Centro de Historias Zaragoza que reúne cuarenta historias de mujeres y niñas que sufren esa desigualdad en circunstancias bélicas.

Viajamos a través del tiempo en la sección "En algún lugar del mundo" con nuestra compañera del área de Internacional de Radio Nacional de España, Aurora Moreno.

Latinoamérica sufrió un siglo XX de violencia política,de profunda agitación desde los años 60 hasta finales de la década de los 70. Transformaciones, golpes de Estado, con medios propios de una guerra para ocupar el poder civil. Hoy, de nuevo exisiten graves crisis sociales y políticas que revuelven Bolivia, Ecuador, Chile u Honduras y que están poniendo a prueba el papel de las fuerzas armadas, en teoría, ahora más consolidados.
 

El Tribunal Supremo holandés ha fallado que sus cascos azules destinados en Srebrenica, en Bosnia, en 1995 solo podían garantizar en un 10 por ciento la supervivencia a 350 bosnios musulmanes refugiados en su base. Cuando les evacuaron les mataron las tropas serbobosnias. Los familiares solo podrán reclamar al Estado holandés un 10 por ciento de indemnización.

Se han intensificado los bombardeos en Yemen, una guerra que continúa a pesar de las reiteradas peticiones de alto el fuego de Naciones Unidas. Los combates se recrudecen en el puerto por donde entra el 80% de la comida a un país en hambruna. Han muerto casi 150 personas en 24 horas: más de cien eran rebeldes hutíes. Al menos siete eran civiles.

Todas las potencias están de acuerdo en que hace falta detener la guerra", ha dicho hoy Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas. Pero Riad no cede, ni siquiera a las recientes presiones de Estados Unidos. Las conversaciones de paz, previstas inicialmente para este mes, ya se han aplazado hasta finales de diciembre.

"Estoy seguro de que lo publicado hasta ahora en los medios no es ni la millonésima parte de lo que realmente ocurrió en la prisión de Abu Ghraib". Quien así habla es Ali Alqaisi, uno de los iraquíes que fueron torturados por las tropas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib, y al que ha entrevistado el programa En Portada. Recuerda las sesiones de interrogatorios que sufría, de más de 15 horas. "Te prohibían beber agua y te encadenaban al suelo". "Nos tiraban heces y se orinaban encima del detenido". "He visto cómo violaban a hijas delante de sus padres, a mujeres ante sus maridos, a niños delante de su madre y su padre", explica aún conmocionado quince años después. 'Prisionero 151/716' se estrena este lunes 5 de noviembre a las 23:30 horas, en La 2 de TVE. 

"Estoy seguro de que lo publicado hasta ahora en los medios no es ni la millonésima parte de lo que realmente ocurrió en la prisión de Abu Ghraib". Quien así habla es Ali Alqaisi, uno de los iraquíes que fueron torturados por las tropas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib, y al que ha entrevistado el programa En Portada. Recuerda las sesiones de interrogatorios que sufría, de más de 15 horas. "Te prohibían beber agua y te encadenaban al suelo". "Nos tiraban heces y se orinaban encima del detenido". "He visto cómo violaban a hijas delante de sus padres, a mujeres ante sus maridos, a niños delante de su madre y su padre", explica aún conmocionado quince años después. 'Prisionero 151/716' se estrena este lunes 5 de noviembre a las 23:30 horas, en La 2 de TVE. 

Al menos 40 personas, la mayoría mujeres y niños, han muerto por asfixia en un ataque químico contra la ciudad de Duma, el último bastión rebelde a las afueras de Damasco, ha informado este sábado la ONG Cascos Blancos, dedicada al rescate de víctimas en zonas bajo el control de la oposición. Rusia y Asad niegan el uso de armas químicas.