Enlaces accesibilidad

Cameron convocará un referendum sobre la pertencia a la UE si gana las elecciones en 2015

  • Renegociará la relación con Bruselas y someterá el acuerdo a referendum
  • "Será una opción muy simple: dentro o fuera", ha anunciado
  • Reconoce que la desilusión de los británicos con la UE es "más alta que nunca"
  • Los socios de coalición rechazan el plan por su "incertidumbre" para la economía

Enlaces relacionados

Por
Cameron someterá a referéndum la permanencia de Reino Unido en la UE si gana las elecciones

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, se ha comprometido este miércoles a que el Reino Unido celebre después de las elecciones de 2015 un referéndum sobre su pertenencia a la Unión Europea (UE). El anuncio ha generado importantes críticas en las grandes potencias europeas y ha sido mal visto por su socio en el gobierno del país.

Cameron ha señalado que, si es reelegido en esos comicios, convocará "un referéndum sobre quedarse o salir" de la Unión Europea, a la que el Reino Unido pertenece desde hace 40 años. Dicha consulta tendría lugar a mitad de la legislatura, es decir, sobre 2017. "Será un billete de ida, no de ida y vuelta", ha advertido. 

Su partido, el Conservador, hará campaña para las elecciones de 2015 con una promesa de renegociar las condiciones de pertencia a la Unión. "Cuando hayamos negociado ese nuevo acuerdo - ha explicado- convocaremos a los británicos a un referendum con una opción muy simple, dentro o fuera; para permanecer dentro de la Unión Europea con estas nuevas condiciones o abandonarla del todo. Será un referendum para quedarse o salirse".

Renegociar la relación con Bruselas

"No quiero solo un mejor acuerdo para Reino Unido - ha aclarado Cameron - Quiero un mejor acuerdo también para Europa. Así que hablo como un primer ministro británico con una visión positiva del futuro de la Unión Europea. Un futuro en el que el Gran Bretaña quiere, y debiera querer, jugar un papel comprometido y activo".

Entre los temas a negociar, Cameron ha citado la recuperación de competencias y "completar" el mercado único.

El primer ministro ha declarado que el Reino Unido no quiere aislarse del mundo pero que la desilusión del público con la UE "es más alta que nunca", y ha citado varias causas.

"Primero, los problemas en la eurozona están provocando cambios fundamentales en Europa. En segundo lugar, hay una crisis de la competitividad europea, mientras que otras naciones del mundo ascienden. Y tercero, hay un división entre la UE y sus ciudadanos que ha aumentado dramáticamente en los últimos años. Y que representa una falta de responsabilidad democrática y consenso que es sentida de manera particularmente aguda en el Reino Unido".

"Es el momento de que los británicos den su opinión. Es el momento para que zanjemos esta cuestión sobre el Reino Unido y Europa", ha dicho el primer ministro. 

Esperado discurso

Cameron iba a pronunciar su discurso sobre Europa el pasado viernes en Holanda, pero debió cancelarlo a último momento por el atentado terrorista contra una planta de gas en Argelia, en el que tres británicos murieron y otros tres están desaparecidos.

El primer ministro lleva seis meses preparando este discurso, muy esperado por el ala euroescéptica de su formación. Según las últimas encuestas, un 42% de los británicos están a favor de salir de la Unión. 

La apuesta de Cameron choca con la visión europeísta de los liberaldemócratas, sus socios en la coalición de Gobierno formada desde las elecciones generales de mayo de 2010. El ministro británico de Empresa, el liberaldemócrata Vince Cable, ya ha advertido de las consecuencias que puede tener para el Reino Unido si decide renegociar la relación con la Unión Europea.

Según Cable, la visión de Cameron es una "apuesta peligrosa" que terminará por alejar la inversión extranjera en momentos en que el Reino Unido atraviesa por una crisis económica.

El discurso de Cameron coincide con los 40 años del ingreso del Reino Unido en la Comunidad Económica Europea (CEE) durante el mandato del primer ministro conservador Edward Heath, cumplido el pasado 1 de enero. 

Los socios liberales se desmarcan

La reacción interna más esperada al discurso era la del viceprimer ministro británico y líder de los liberaldemócratas, Nick Clegg. El número dos del Gobierno ha advertido de que renegociar la relación con UE no es bueno para el Reino Unido, creará "incertidumbre" y perjudicará "el crecimiento y el empleo".

En una clara señal de las posiciones opuestas sobre Europa en el Ejecutivo de coalición, Clegg ha considerado que esta propuesta de renegociación creará "años de incertidumbre para los negocios" y perjudicará el crecimiento económico.

No obstante, el viceprimer ministro ha dicho que se trata de una cuestión que compete exclusivamente al Partido Conservador de cara a su próximo programa electoral, por lo que no afectará a la actual coalición, que se formó en mayo de 2010 después de que la formación de Cameron no obtuviera en las urnas la mayoría necesaria para gobernar en solitario.

Noticias

anterior siguiente