Anterior Sagan abandona la Vuelta tras ser arrollado el sábado por una moto Siguiente Rajoy sobre el 27S: "No vamos a dejar que nadie convierta a los españoles en extranjeros en su propio país" Arriba

Interior destruyó actas de neonazis que asesinaron a diez personas según el Parlamento alemán

  • El servicio de espionaje tenía actas sobre el grupo neonazi desde hacía años

  • Asesinaron a 9 inmigrantes y a un policía por toda Alemania

|

Los servicios secretos de Interior destruyeron de forma “intencionada” datos sobre un grupo neonazi que mató a 9 inmigrantes y a un policía por toda Alemania.

El grupo célula Clandestinidada Nacionalsocialista (NSU) asesinó a 10 personas, ocho comerciantes turcos, un griego y un policía alemán por todo el país con la misma pistola. A pesar de ello, las autoridades no dieron orden de investigar esta arma.

Además, el grupo realizó atentados con bombas y atracos a bancos, sin ser denunciados por el departamento de Protección de la Constitución.

El Bundestag -el Parlamento alemán- ha afirmado que los servicios de seguridad ocultaron los datos de siete grupos de extrema derecha tras los asesinatos de nueve inmigrantes a manos de la en el estado federado de Turingia, al este de Alemania.

También se sospecha que se financiaba a estos grupos a través del pago a supuestos confidentes del servicio secreto. Esta acusación provocó numerosas críticas sobre el jefe de espionaje, Heinz Fromm, quien dimitió cuando se conoció la destrucción de las actas.

Además, se eliminó informes meses más tarde en otras dos ocasiones, cuando la comisión solicitó todos los datos posibles sobre neonazis de Turingia. Por lo menos una de estas operaciones se hizo por orden directa de Interior.

El Ministerio investiga también a tres de sus funcionarios, uno de ellos el jefe de departamento local, para aclarar las responsabilidad

Grupo neonazi NSU

La existencia de esta célula se conoció por el suicidio de dos de sus miembros en noviembre del año anterior, que se sentían acosados por la policía tras un atraco.

Tras esto, otra miembro del grupo puso una bomba en la casa donde vivían los tres en Zwickau, al este de Alemania y ella misma se entregó a las autoridades.

Este grupo delinquía desde 1998 de forma impune, a pesar de que el servicio de espionaje tenía información de escuchas, seguimiento directo y confidentes del espionaje.

Está claro que se trató de una acción para ocultar datos

Las actas que se destruyeron contenían los datos de neonazis en Turingia, de donde proceden estos tres miembros y donde supuestamente tenían cómplices.

“Está claro que se trató de una acción para ocultar datos” ha afirmado el presidente de la comisión, el socialdemócrata Sebastian Edathy. Por otra parte, el nuevo jefe de espionaje Hans-Georg Mäßen se ha comprometido a reformar el departamento por completo.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente