Enlaces accesibilidad

Los detalles de la reforma laboral (V): la evolución de las agencias de colocación en España

  • Surgieron en la Ley de Empleo aprobada en 2003 por el Ejecutivo de Aznar
  • La colaboración público-privada comenzó a regularse en la reforma de 2010
  • Una directiva europea permite a las ETT trabajar en cualquier sector

Ver también: especial de la reforma laboral 2012

Enlaces relacionados

Por

En España, antes de la reforma laboral de 2012, ya existían decenas de agencias de colocación, la mayor parte de ellas sin ánimo de lucro. La figura apareció en la Ley de Empleo de 2003, que las define como una empresa destinada a la intermediación laboral, cuyo fin es "proporcionar a los trabajadores un empleo adecuado a sus caraacterísticas y facilitar a los empleadores los trabajadores más apropiados a sus necesidades".

La figura se siguió definiendo en la reforma laboral de 2010, aprobada por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, en la que se estimaba "necesario iniciar una apertura a la colaboración público-privada" entre esas agencias de colocación y los Servicios Públicos de Empleo. Pero no la definía.

La ley abrió la puerta a que las ETT se convirtieran en agencias de colocación privadas. Antes, las empresas de trabajo temporal solo podían tener una función: poner a disposición de una tercera, y con carácter temporal, trabajadores contratados por ella previamente.

La misma reforma laboral de 2010 preservaba "en cualquier caso la centralidad y el fortalecimiento de los servicios públicos de empleo estatales y autonómicos para que no se produzca la sustitución de la iniciativa pública por la iniciativa privada en el ámbito de la intermediación y de la colocación".

Las primeras agencias de colocación

No fue hasta mayo de 2011 cuando se autorizaron las tres primeras agencias de colocación: una con ánimo de lucro, otra sin ánimo de lucro y una empresa de recolocación. Desde entonces, y hasta la reforma laboral de 2012, se han ido aprobando más hasta componer una red de unas 163 agencias de este tipo que, sin embargo, no han mantenido colaboración alguna con el antiguo INEM.

Ahora en España hay unas 310 empresas de trabajo temporal. Gracias a la última reforma laboral, para convertirse en agencia de colocación no necesitan autorización previa: solo hará falta una declaración responsable de que reúnen los requisitos exigidos en la citada ya Ley de Empleo de 2003.

Sin embargo, la reforma laboral de 2012 no acaba de completar y aclarar el escenario. Para ello hay que desarrollar las dos últimas reformas laborales (2010 y 2012), señalan desde la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT) a RTVE.es.

Lo que pasa en Europa

El portavoz de AGETT, Lorenzo Rivarés, ha señalado que "ahora España está al nivel del resto de la Unión Europea. De los 27, solo Luxemburgo y Grecia no contemplan estas figuras", asevera.

En el resto de países existe la colaboración público-privada: Francia, los Países Bajos, Alemania... Según un estudio difundido el pasado mes de octubre de 2011 por una ETT (Randstad), las agencias de trabajo crearon en Europa en los dos años anteriores unos 900.000 empleos.

"Funcionamos porque somos expertos en el sector de la búsqueda del empleo. Y a más ETT y más agencias de colocación hay menos temporalidad", defiende Rivarés, que señala las cifras de otros países de la UE y las de España. "Aquí, el 30% de los empleados de una ETT pasan a ser fijos de la empresa a la que prestan sus servicios", asegura.

Lo que echan de menos es que no puedan trabajar en algunos sectores, como la Administración Pública o la construcción, por poner dos ejemplos. "Y la directiva europea 2008/104 establece que así sea", sentencia Rivarés.

Noticias

anterior siguiente