Enlaces accesibilidad

Sarkozy y Merkel dan un ultimátum a Grecia: "Sin reformas no habrá ayudas"

  • Señalan a Papadimos que debe "seguir el ejemplo de Italia"
  • Vinculan el segundo programa de ayuda a que Atenas cumpla su compromiso
  • La canciller alemana demuestra su apoyo a Sarkozy de cara a las elecciones

Por
Merkel y Sarkozy advierten a Grecia de que bloquearán las ayudas si no concreta las reformas

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han advertido a Grecia que pueden quedar bloqueados los nuevos fondos si las autoridades de ese país no ponen en marcha las reformas comprometidas.

"La situación de Grecia tiene que arreglarse de una vez por todas", ha afirmado Sarkozy al término del consejo de ministros franco-alemán que ha tenido lugar esta mañana en París.

"No habrá un nuevo programa para Grecia si no llega a un acuerdo con la troika (formada por la Comisión, el Ban co Central Europeo y el FMI). Todos los responsables griegos deben saber que mantendremos esta posición", ha señalado Merkel."El tiempo se acaba".

En su 14º cumbre bilateral, ambos líderes han subrayado que los líderes griegos "no tienen otra elección que cumplir sus compromisos" al igual que ha hecho el primer ministro italiano, Mario Monti, al que Sarkozy ha puesto como ejemplo de gobierno en momentos difíciles.

La paciencia de los acreedores se agota

El segundo plan de rescate griego, de al menos 130.000 millones de euros, depende de la aplicación de las medidas que exigen los acreedores internacionales -cada vez más impacientes- y que han puesto contra la espada y al pared al primer ministro griego.

Lukas Papadimos tiene previsto reunirse de nuevo con los líderes de los partidos que apoyan el Gobierno de unidad nacional para tratar de que acepten las exigencias de la troika, en particular un recorte del salario mínimo en el sector  privado, que tiene en pie de guerra a sindicatos y empresarios.

El crédito resulta esencial para que Grecia no entre en bancarrota en los próximos 10 meses, cuando deberá desembolsar unos 50.000 millones de euros en vencimientos de deuda (de ellos 14.400 el próximo 20 de marzo).

Paralelamente, el gobierno griego ha negociado con la banca privada una quita de 100.000 millones de su deuda (que se eleva a unos 360.000 millones) en un acuerdo que fuentes gubernamentales dan por "prácticamente cerrado". Sin embargo, la troika ha bloqueado también este acuerdo hasta que Grecia acepte las nuevas medidas de austeridad.

"No abandonaremos al pueblo sirio"

En el plano internacional, el presidente francés y la canciller alemana han criticado duramente el bloqueo de una resolución de condena al régimen de Damasco por parte de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Sarkozy ha afirmdo que los ministros de Exteriores francés y alemán llamarán al primer ministro ruso, Vladimir Putin, para advertirle de que no se mantendrán al margen de las negociaciones y para dejar claro que "no abandonaremos al pueblo sirio".

Preguntada acerca del malestar en el Partido Socialista francés por su apoyo explícito a la candidatura de Sarkozy a la reelección, la canciller ha afirmado que ambos gobiernos están colaborando "de forma muy estrecha" en Europa y que, en las pasadas elecciones alemanas Sarkozy acudió a apoyarla igual que Hollande hizo lo propio con el SPD (Partido Socialdemócrata) alemán.

En su respuesta, Merkel ha dado por hecho que el presidente francés concurrirá a las próximas elecciones presidenciales, aunque éste todavía no se ha postulado oficialmente, lo que ha motivado que Sarkozy haya tenido que matizar "en caso de presentarme".

Los analistas consideran que la estrategia del líder francés pasa por presentar su candidatura en el último momento y erigirse como el aliado de Merkel en la luchar contra la crisis económica.

"Es muy positivo para Europa que Francia y Alemania trabajen de forma conjunta", ha señalado Sarkozy durante la rueda de prensa para, de nuevo, apelar a la alianza 'Merkozy' como motor de su Gobierno.

'Merkozy' o el caos

Poco antes de la reunión, el ministro de Finanzas de Francia, François Baroin, sostenía que  la visita de Merkel tiene el objetivo de garantizar que la UE camina por el mismo sendero. "Como somos los dos principales contribuyentes (de la eurozona), si no hay acuerdos entre Francia y Alemania, puedes estar seguro que, ya no solo significaría la reducción de la competitividad internacional de Europa, sino el caos", apostillaba.

Según una encuesta encargada por la Embajada alemana en París y publicada este lunes por el diario Le Figaro, el 82% de los franceses apoyan la amistad franco-alemana.

Ambos mandatarios darán una entrevista conjunta en horario de máxima audiencia, que será difundida esta noche por las dos cadenas de televisión públicas, France 2 y ZDF.

"Queremos mostrar en qué punto se encuentran Francia y Alemania en un momento muy complicado para Europa", ha explicado Merkel, recordando que el francés Jacques Chirac y el alemán Gerhard Schröder ya protagonizaron una comparencia similar con motivo del Tratado de Maastricht. "Veinte años después el euro está en crisis y es un buen momento para hacerlo", ha añadido.

"Estoy feliz y orgulloso de que la canciller alemana y el presidente francés puedan ir a la televisión a decir que somos aliados, que estamos construyendo un futuro de prosperidad, y que cada vez nos entendemos mejor", ha añadido Sarkozy, que se ha deshecho en elogios a la gestión de Merkel.

En referencia a si la victoria de Hollande en las elecciones franceses puede poner en peligro la ratificación del nuevo tratado fiscal acordado en la cumbre europeo del pasado 30 de enero, tanto Merkel como Sarkozy han defendido que los acuerdos intergubernamentales son "compromisos de Estado" y no representan "tendencias políticas".

Noticias

anterior siguiente