Anterior El Barça domina aún sin Messi pero no le da la puntilla a la Juventus Siguiente Puigdemont renuncia a la pensión de expresidente al no considerarse cesado pero seguirá cobrando como diputado Arriba Ir arriba
Una veintena de heridos en una carga de la policía contra los indignados en el centro de Madrid

Una veintena de heridos en una carga de la policía contra los indignados en el centro de Madrid

  • Los manifestantes protestaban frente al Ministerio del Interior por el cierre de Sol

  • El 15-M dice que hay tres detenidos, entre ellos un periodista; según su medio

|

Veinte personas han resultado heridas leves en una carga policial esta noche contra una manifestación espontánea del Movimiento15-M frente a la sede del Ministerio del Interior, en el centro de Madrid, en protesta por el cierre de la Puerta del Sol, según han informado los servicios de emergencia.

Entre los heridos hay siete agentes. Varias personas tenían heridas en la cabeza, entre ellas dos jóvenes y un varón de 77 años, según ha comprobado in situ el periodista de RTVE.es César Peña.

Según varios testigos, algunos heridos no participaban en la manifestación. En Twitter, Aurora Ferrer, que se autocalifica como "indignada" pero que decía no estar manifestándose sino informando como periodista, ha narrado cómo ha sido agredida por la policía y ha publicado una foto de una extremidad con una marca "de un porrazo".

Otro periodista, Gorka Ramos, de Lainformacion.com, ha sido detenido, según ha informado en Twitter el director del portal, Carlos Salas. El propio César Peña también fue retenido unos minutos cuando la policía le pidió la documentación mientras realizaba su trabajo.

Según han informado después en una asamblea los indignados, la comisión jurídica (Legal) tiene constancia de tres detenciones (aunque en principio dijeron 12).

Fuentes de la comisión de comunicación del movimiento han asegurado a Efe que la carga policial ha sido "violenta e injustificada", ya que no ha habido ningún tipo de provocación por parte de los manifestantes, que según la agencia eran casi un millar en esos momentos.

Entonces, poco antes de las 23.00 hora local de este jueves, numerosas furgonetas de la Unidad de Intervención Policial han aparecido cuando los congregados se han acercado a la sede del Ministerio del Interior, al comienzo del Paseo de la Castellana, para colocar un cartel que hacía alusión al ejemplo de la revuelta popular de Islandia.

Nueva convocatoria para este viernes

Tras estos incidentes, cientos de indignados se han desplazado hacia la plaza madrileña de Jacinto Benavente, donde han realizado una asamblea para valorar lo sucedido. Tras más de una hora de deliberación, en la reunión se ha convocado una nueva manifestación para este viernes que se iniciará en Atocha a las 20.00 horas y pretende desplazarse de nuevo a la sede del Ministerio de Interior y después a Sol.

Estos hechos se han producido después de que durante todo el jueves cientos de personas hayan intentado acceder a la Puerta del Sol, que por tercer día consecutivo ha sido cerrada por un amplio dispositivo policial.

La plaza ha sido incluso desalojada de viandantes dos veces, no solo desde la tarde, como el martes y el miércoles, sino también a mediodía. El objetivo de las fuerzas del orden es impedir que el movimiento vuelva a instalar el puesto de información que mantenía en la céntrica plaza y que la policía desmontó el pasado martes.

Cansancio policial

Tras tres días de movilizaciones, los sindicatos policiales SUP y UFP han denunciado este jueves el ritmo de trabajo "extenuante y sin descanso" que durante esta semana han tenido que sufrir los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP), más conocidos como antidisturbios, debido a los desalojos, concentraciones y protestas de los indignados del 15-M, informa Europa Press.

En un comunicado, el Sindicato Unificado de la Policía ha pedido a los responsables políticos del Ministerio del Interior y los mandos policiales de la Dirección General de la Policía que hagan "un uso racional de los recursos humanos" y con la visita del papa en el horizonte.

"El Gobierno no debe iniciar una disputa con el movimiento 15-M convirtiendo en un símbolo la Puerta del Sol. Hay un término medio que sería dejar libre acceso y no permitir que se instalen tiendas de campaña", ha indicado el SUP.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente