Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Hace tres lustros, un grupo de intelectuales contrarios al nacionalismo catalán fundaron Ciutadans de Catalunya, una plataforma cívica en la que estaban Francesc de Carreras, Rosa Giménez Barbat o Arcadi Espada. También un joven llamado Albert Rivera, que acabó como presidente casi por casualidad: por una cuestión de orden alfabético. Aquella plataforma dio lugar a un partido político que saltó al ámbito nacional rebautizado como Ciudadanos en 2006, el año del referéndum sobre el Estatut de Cataluña, un texto que posteriormente recortó el Tribunal Constitucional y que es para muchos el origen del proceso independentista. Rivera supo aprovechar la ventana de oportunidad que abrió el 15M para colarse en el Congreso. El ‘procés’ llevó a la formación a sus mayores éxitos en las urnas: ganaron unas elecciones en Cataluña, estuvieron a punto de sorpasar al PP... Aquellos eran los días de vino y rosas, pero el descalabro en las elecciones generales de noviembre de 2019 marcó un punto de inflexión. Rivera presentó su dimisión y el partido comenzó a desangrarse también en los territorios. El que fuera su primer líder ni siquiera estará en el cumpleaños del partido que acunó desde su nacimiento. Un cumpleaños que coincidirá con la convención nacional que debe servir a la formación como refundación y sobre la que planea una sombra: que Albert Rivera fiche por el Partido Popular coincidiendo con esa fecha.

Informa Adriana Jordán.

En el 2011 el 80% de la población creía que el movimiento 15M tenía razón en lo que proponía y por lo que protestaba, según las encuestas de Metroscopia. 

Los efectos del movimiento se produjeron con cierto retardo. El año 2014 fue clave en España por el nacimiento de Podemos, la abdicación del rey Juan Carlos, la sucesión en el Partido Socialista y la primera consulta sobre la independencia en Cataluña. Lo cuenta Paco Camas en esta sección del 24 horas.

La revolución de las plazas del 15M celebra su décimo aniversario con una concentración en el Madrid pandémico, en la Puerta del Sol, donde se han organizado distintas asambleas y actuaciones artísticas que se unirán a toda una batería de iniciativas, muchas de ellas virtuales, para conmemorar el terremoto que cambió la política española. Diez años han pasado desde que una tarde de San Isidro, día grande de la capital, se convocara una manifestación al margen de partidos políticos y sindicatos. La frustración de toda una generación, víctima de la crisis financiera, llegaba al corazón de la ciudad. La plataforma ciudadana Democracia Real Ya (DRY), que aglutinaba a más de un centenar de plataformas y asociaciones ciudadanas reunidas al calor de las redes sociales, convocaba a "todos los ciudadanos descontentos con el sistema" a manifestarse ese domingo 15 de mayo de hace diez años de Cibeles a Sol. Lo hacían bajo el lema No somos mercancía en manos de políticos y banqueros. La revolución de las plazas se extendería hasta el mes de agosto.

Foto: Los "indignados" del 15M vuelven a concentrarse en la Puerta del Sol, en Madrid, en su décimo aniversario (EFE/Rodrigo Jiménez)

El 15M sirvió de altavoz a unos jóvenes cansados de ese titulo de "generación perdida", que quisieron agitar conciencias desde la calle. Hoy la situación para este sector de la población apenas ha mejorado. Según Eurostat el paro en esta franja de edad hace 10 años se situaba en el 50%. Ahora se ha reducido al 38% pero sigue siendo la tasa más elevada de la Unión Europea. La precariedad laboral también es mayor que hace una década, los salarios son un 20% más bajos que el año del 15M. La temporalidad también ha ido a peor ya que los contratos indefinidos se han reducido un 7% desde 2011. La inestabilidad laboral hace que los jóvenes no pudieran ni puedan acceder a la vivienda. Hace 10 años debían destinar al menos la mitad de sus salarios al alquiler, ahora, un 85%, lo que retrasa la edad de emancipación hasta los 30 años de media. Informa Javier Carrión.

Todo empezó en Sol, en la capital de España, en el kilómetro 0. Hace diez años un estallido social sin precedentes llevó a miles de personas a ocupar las plazas de todo el país, un mayo del 68 en el Madrid de 2011. Tras la crisis económica, la falta de oportunidades, el paro y la desigualdad dibujaban un futuro negro para toda una generación que sentía que las instituciones les habían fallado. Aunque el movimiento empezó como una protesta juvenil, a él se fueron sumando personas de todas las edades e ideologías. Después de casi un mes de protestas, los campamentos que se habían forjado en círculos y asambleas se fueron diluyendo, pero ese malestar, esas ganas de cambio se institucionalizaron. Podemos se convierte en el partido "heredero" del 15M cuya principal promesa es dar voz a los que hasta el momento no la tenían y, sobre todo, acabar con el bipartidismo. La noche del 4 de Mayo del 2021 quedará marcada a fuego en la historia de la formación. Tras las elecciones autonómicas madrileñas, Iglesias, el último de los fundadores que permanecía en el partido, dice adiós cerrando así una etapa de casi siete años. Recordamos qué y cómo pasó hace una década en este reportaje de Javier Monterde y Julio Leyte.

Hace justo diez años, una manifestación de miles de indignados en 50 ciudades de España desembocó en un movimiento social que acabó influyendo en la política de este país. La mayor muestra de esa indignación se dio en la Puerta del Sol de Madrid.

FOTO: Una asamblea popular en Sol durante las movilizaciones de hace una década. Juan Carlos Hidalgo / EFE

Hoy se cumplen 10 años del 15M en un momento en el que hay más desempleo entre los ciudadanos de 20 a 35 años, más precariedad en los que tienen un trabajo, riesgo de pobreza, y menos acceso a la vivienda y a un proyecto de vida con miras al futuro. Un movimiento que dejó su huella por todo el país, también en Andalucía, con manifestaciones en todas las provincias. Informa Antonio Rial.

Hace 10 años, los indignados ocuparon las plazas españolas. El activismo cobró un gran protagonismo y las voces de colectivos sociales desataron una marea de indignación. Ejemplo de ello es la activista Liliana Pineda, cuyo movimiento proponía alternativas que reivindicaban en masa con mensajes sencillos. También el de Carlos Paredes, portavoz de 'Democrcia Real Ya', que entre sus logros están la Ley de Transparencia o el auge del feminismo. Hoy estos movimientos sobreviven, pero con dificultad, cuenta a TVE. 

Foto: EFE

El fundador de Podemos y profesor de Ciencias Políticas en la universidad Complutense de Madrid, Juan Carlos Monedero, ha defendido este viernes el legado del 15M y ha asegurado que "ha cambiado cosas espectaculares que no nos damos cuenta". En una entrevista en 'Las Cosas Claras', Monedero ha hecho balance de los logros del movimiento ciudadano con motivo de su décimo aniversario y ha puesto como ejemplos el voto rogado, la ley de la eutanasia, el Ingreso Mínimo Vital o el salario mínimo interprofesional. "Un país que puede meter en la cárcel al ministro Rato, a Díaz Ferrán o mandar fuera de España al rey, es una España que ha cambiado, es mucho más sensible ante determinadas cuestiones", ha señalado al tiempo que ha reivindicado que "los cambios están ahí, se ha traducido en una renovación generacional prácticamente en todos los ámbitos salvo en los medios de comunicación". En cuanto al cambio de imagen de Pablo Iglesias, Monedero ha criticado que si si los medios de comunicadión están más preocupados por el corte de pelo de un político cuando Israel está asesinando a los palestinos en Gaza, "igual el 15M que está pendiente es el los medios de comunicación", ha concluido.

Lara Hernández, Stéphane Grueso, Jessica Costilla y Carlos Paredes son algunos de las decenas de miles de personas que hace diez años tomaron una plaza y se pusieron a discutir, en asambleas, cómo mejorar la sociedad y el sistema democrático en el que vivimos.

Los cuatro despertaron a la vez, coincidieron en el tiempo y en el espacio, se movilizaron y acamparon en la Puerta del Sol. Ahora vuelven a reunirse, una década más tarde, para hacer balance de las oportunidades ganadas y de las que quizá se perdieron por el camino; para rescatar la memoria de aquel tiempo de protesta en el que todo parecía posible.

Todo empezó en Sol, en la capital de España, en el kilómetro 0. Hace diez años un estallido social sin precedentes llevó a miles de personas a ocupar las plazas de todo el país, un mayo del 68 en el Madrid de 2011. Tras la crisis económica, la falta de oportunidades, el paro y la desigualdad dibujaban un futuro negro para toda una generación que sentía que las instituciones les habían fallado. Aunque el movimiento empezó como una protesta juvenil, a él se fueron sumando personas de todas las edades e ideologías. Después de casi un mes de protestas, los campamentos que se habían forjado en círculos y asambleas se fueron diluyendo, pero ese malestar, esas ganas de cambio se institucionalizaron. Podemos se convierte en el partido "heredero" del 15M cuya principal promesa es dar voz a los que hasta el momento no la tenían y, sobre todo, acabar con el bipartidismo. La noche del 4 de Mayo del 2021 quedará marcada a fuego en la historia de la formación. Tras las elecciones autonómicas madrileñas, Iglesias, el último de los fundadores que permanecía en el partido, dice adiós cerrando así una etapa de casi siete años. Recordamos qué y cómo pasó hace una década en este reportaje de Javier Monterde y Julio Leyte.

Hace 10 años, miles de jóvenes acudían a las concentraciones convocadas por Democracia Real Ya en la Puerta del Sol y daba sus primeros pasos el movimiento del 15M que ayudó a cambiar el sistema de partidos políticos e introdujo en la agenda algunos asuntos de los que antes no se hablaba en este país. En Las mañanas de RNE hablamos con dos exportavoces de esta plataforma, Carlos Paredes, presidente de la Asociación Ecopolítica, y Pablo Gallego, profesor del Instituto Superior para el Desarollo de Internet.

Según el primero, un movimiento parecido ahora "no sería posible por el momento de crispacion que vivimos. Sería muy difícil que se diera un movimiento de protesta como ese de manera pacífica, y si no es pacífico, no es 15M". Ambos coinciden en que hay cosas que aún quedan de aquellas protestas, como el sistema de primarias de los partidos o la llamada Ley Mordaza, que afirma Paredes que se creó porque "fuimos tan legales que tuvieron que inventarse una Ley Mordaza para contenernos". Pero que quedan problemas sin resolver como la participación ciudadana en la política. "La gente está cansada", señala Gallego, mientras Paredes critica que "la democracia representativa cada vez parece que representa menos". Muchos movimientos internacionales, en cambio, bebieron de este acontecimiento, destaca Carlos Paredes, que llevaron por ejemplo a políticas más progresistas en EEUU por Movimiento Occupy Wall Street.

Los jóvenes fueron una parte importante de este movimiento social. Protestaban contra problemas que aún perduran como la precariedad laboral o el elevado paro juvenil. Lo critica Martina Di Paula, activista de Fridays For Future y Elena Ruiz Cebrián, presidenta del Consejo de la Juventud de España. Durante la pandemia además, señalan los cuatro invitados, la juventud ha sido objeto de críticas. Según Di Paula, el 15M ha dejado un poso en los jóvenes porque ha invitado a "recuperar la esperanza en las manifestaciones y la fuerza de la unión", a pesar de que el formato ha cambiado ahora con las Redes Sociales. Muchos movimientos actuales beben de la misma esencia, afirma, como es el caso de Juventud por el Clima, al que pertenece.

Los siete años de trayectoria política de Pablo Iglesias ejemplifican el frenético ritmo de la vida política en España en el siglo XXI. Fraguado en el 15M, Iglesias fundó Podemos en 2014 y consiguió cinco escaños en las elecciones europeas. Meses después, en Vistalegre 1, pronunció una de sus frases más famosas: “El cielo no se toma por consenso, el cielo se toma por asalto”, dijo Iglesias citando a Marx. En 2016 se convirtió en la tercera fuerza a nivel nacional tras conseguir 71 escaños, pero las diferencias con Íñigo Errejón empezaron a agrietar el partido. En 2019, alcanzó la vicepresidencia del Gobierno tras aparcar sus diferencias con Pedro Sánchez. Su último acto político ha sido el de salir del Gobierno para garantizar que Unidas Podemos no desaparecía de la Asamblea de Madrid.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a dos años y cuatro meses de cárcel y a suspensión de cargo público al inspector de los Mossos d'Esquadra, Jordi Arasa, por las cargas policiales en la acampada de indignados en la plaza de Catalunya de Barcelona, el 27 de mayo de 2011. El tribunal ha concluido que no estaban "justificados en ningún caso" los golpes de porra a los "indignados"

Informa Mónica Montes 

En 2010, después de varios años de crisis económica y mileurismo, se populariza la etiqueta "generación ni-ni" (ni trabajan, ni estudian) para referirse a los jóvenes de veintipocos años que se enfrentaban a un futuro muy incierto. Hemos querido saber qué fue de aquellos "ni-nis" y cómo han capeado el temporal. Sus vicisitudes ilustran una de las caracteristicas de la década que ahora termina: la precarización laboral, el empobrecimiento de la población, el aumento de la desigualdad.

El germen de lo que años después fue el 15M, así describe Carmen Pascual, el movimiento y las manifestaciones del 'No a la guerra'.

En febrero de 2003 una gran manifestación en Madrid fue el arranque de las movilizaciones que vinieron después, en favor de las paz y en contra de la participación de España -gobernada por el PP de José María Aznar-  en la Guerra de Irak.

El movimiento contó con un apoyo masivo de los estudiantes y del llamado mundo de la cultura con actores y actrices como el clan Bardem a la cabeza. 

Con su  llegada a la Moncloa en Marzo de 2004, el nuevo presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero dio la orden de retirar las tropas españolas de Irak.

El 15 de mayo de 2011 una manifestación convocada en Madrid, en contra del sistema político actual, derivó en un movimiento social transversal. 

Sus miembros, los llamados indignados: jóvenes sobradamente preparados y en paro o cobrando sueldos muy bajos; también los que decían sentirse asfixiados por los bancos y el sistema capitalista, los jubilados y su lucha por una pensión digna...etc.

Una marea de colectivos que acamparon en la Puerta del Sol de Madrid, y durante meses la ocuparon creando un sistema asambleario de toma de decisiones y de vida en común. Ese movimiento se extendió por muchas ciudades españolas y desafió la jornada de reflexión de las elecciones autonómicas y municipales del 22 de Mayo de 2011.

Sus lemas y sus cánticos ya son historia de las movilizaciones. El 2 de agosto de 2011,  la Policía desalojaba ese gran campamento.

  • Construido por José Rodríguez Losada, lo inauguró Isabel II por su cumpleaños
  • En 1938, durante la guerra, recibió el impacto de un obús que no explotó
  • Junto con la plaza, se ha convertido en icono del movimiento 15M
  • Es el gran protagonista de las Campanadas de Nochevieja
  • Está presente en la literatura, música y cine del país
  • La Comunidad de Madrid ha preparado distintos actos de celebración

VERÓNICA MÚÑOZ.- El movimiento 15M nació en la Puerta del Sol por la indignación de los ciudadanos contra los recortes, el paro, la desigualdad, los abusos de los sistemas financieros... en plena campaña de las municipales y autonómicas de 2011. Las manifestaciones y acampadas expontáneas se produjeron en toda España centralizándose en la Puerta del Sol. Fue una protesta que cuestionó el modelo de sociedad y la forma de entender la política, y tras el cual surgieron partidos nuevos.