Enlaces accesibilidad

Activistas españoles de La Flotilla de la Libertad ocupan la Embajada de España en Atenas

  • El Gobierno español prefiere que Grecia envíe la ayuda humanitaria
  • La flotilla califica de "secuestro de hecho" el bloqueo de los barcos

Por
Activistas españoles de La Flotilla ocupan la Embajada de España en Atenas

Hartos de estar una semana intentando superar los obstáculos colocados a conciencia por las autoridades griegas, un grupo de activistas españoles miembros del movimiento Rumbo a Gaza ha ocupado este martes la sede de la Embajada de España en Atenas para protestar contra la prohibición griega de que su barco -como todos los demás- parta hacia la Franja de Gaza con ayuda humanitaria.

"Era la única vía de salida que teníamos después de este bloqueo constante por parte de las autoridades griegas", explica a RTVE.es Antón Gómez, uno de los que ha ocupado la Embajada. "Esto era un callejón sin salida y, encima, fuera de la legalidad internacional, así que hemos venido a la Embajada para pedir amparo y para que nos dejen partir rumbo a Gaza", ha añadido.

Gómez confía en que el Gobierno español haga todo lo posible para liberarlos "del secuestro de hecho" al que se hallan sometidos, ya que están "convencidos" de que lo que exigen es "algo absolutamente legal y moral".

Otro de los activistas que se encuentra en la Embajada, Santiago Alba, ha precisado en el programa Asuntos Propios (Radio Nacional) que son 4 personas las que están en el interior de la Embajada, teniendo frecuentes conversaciones con el embajador; unos 20 en el vestíbulo y otro grupo fuera, a las puertas del edificio, explicando a los medios lo que sucede dentro.

"Permaneceremos aquí esta noche", ha asegurado en antena a Toni Garrido. "Esto es una violación de la presunción de inocencia. Es una recomendacion de no viajar a un lugar peligroso convertida en prohibición", ha explicado.

El Gobierno español apoya la solución planteada por Grecia

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, en cambio, ha optado por apoyar la propuesta de Grecia de ocuparse del traslado a Gaza de la ayuda humanitaria. Atenas prefiere hacerlo así para que no aumente la tensión en la zona ni se ponga en peligro la integridad de los activistas.

Así lo señala el Ministerio en un comunicado, en el que también informa de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibirá al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, el próximo 18 de julio.

Exteriores, además, explica que el Gobierno griego ha informado al embajador español en ese país de su oferta para llevar la ayuda "por sus propios medios, a través de los canales autorizados" y recuerda que dicho ofrecimiento ha recibido incluso el apoyo del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Desde la llegada de la flotilla a Grecia, el departamento que dirige Trinidad Jiménez afirma haber estado en contacto con el embajador español en ese país y haber seguido los acontecimientos relacionados con la flotilla. También asegura haber mantenido en contacto con los activistas, a través del director general para el Mediterráneo, Magreb y Oriente Próximo.

40 españoles, a bordo del Guernika

Unos 40 españoles se hallan desde hace días a bordo del barco Gernika en el puerto de Kolimpari, en la isla de Creta, a la espera de poder zarpar hacia Gaza para entregar ayuda humanitaria a los palestinos.

Sin embargo, las autoridades portuarias griegas han bloqueado su salida, al igual que al resto de la decena de embarcaciones en otros puertos helenos con el argumento de que este periplo "puede ocasionar tensión en las relaciones exteriores".

Los activistas han afirmado que la orden griega emitida el pasado viernes "vulnera el Derecho Comunitario, la legislación internacional y las propias leyes helenas".

"Sin justificación jurídica"

Rumbo a Gaza ha recordado en un comunicado que, pese a haber presentado toda la documentación requerida para zarpar en Kolumpari y pese a "cumplir todos los requisitos burocráticos, se ha impedido la partida al barco sin ninguna justificación jurídica".

También ha reiterado "la posición inmoral y cobarde del Ministerio español de Asuntos Exteriores, con su titular, Trinidad Jiménez, al frente", que hasta el comunicado de este martes "se ha mantenido en silencio a pesar de la evidente anomalía que supone que personas de ciudadanía española vean vulnerada su libertad de movimiento y de que permanezcan constantemente vigiladas por dos patrulleras griegas".

La segunda Flotilla de la Libertad, compuesta por una decena de embarcaciones con unos 500 activistas a bordo de unos 45 países, lleva unas 5.000 toneladas de ayuda humanitaria y tenía previsto encontrarse "en aguas internacionales" para navegar estos días hacia Gaza, antes de emitirse la orden griega de bloqueo.

Noticias

anterior siguiente