Anterior Competencia autoriza la toma de control de la inmobiliaria Metrovacesa por parte de la socimi Merlin Siguiente Ciudadanos ve "imposible" en las próximas horas un acuerdo de investidura con el PP Arriba Ir arriba
Mayoría absoluta del PP en ocho comunidades autónomas

El PP borra del mapa a un PSOE en las peores municipales y autonómicas de su historia

  • Los socialistas pierden siete puntos en cuatro años y rompen su suelo electoral

  • El PP avanza ligeramente desde 2007 pero multiplica su poder territorial

  • Las minorías se llevan los votos del PSOE en pleno movimiento 'indignado'

  • La irrupción de Bildu en el País Vasco provoca un terremoto electoral

  • Resultado elecciones

|

El Partido Popular ha borrado al PSOE del mapa municipal y autonómico en las elecciones del 22 de mayo al hundirse los socialistas hasta su peor registro debido al precio político de la grave crisis económica y la huida de sus votantes a los partidos minoritarios, que han aumentado su peso en ayuntamientos y comunidades autónomas.

La victoria de los 'populares' en cuanto a porcentaje ronda los diez puntos -un 37% frente a un 27%- mientras que en número de votos se sitúa en torno a los dos millones de sufragios, un hueco que hasta ahora no había conseguido en este tipo de comicios.

El descalabro socialista este 22 de mayo de 2011 se resume con un dato: de las 52 capitales de provincia españolas los socialistas solo son los más votados en cinco de ellas mientras que de las 17 comunidades solo ha tenido apoyo mayoritario en Asturias.

El precedente de 1995

El precedente directo de este resultado es el de los comicios municipales de 1995, cuando el PP logró el mayor vuelco municipal de la democracia y se hizo con el control de todas las grandes ciudades del país un año antes de llegar a la Moncloa de la mano de José María Aznar.

Un repaso de los resultados en las principales ciudades y regiones del país arroja dos conclusiones claras.

Por un lado, que el electorado ha castigado a los regidores y presidentes socialistas por la dura situación económica, tal y como ha reconocido la portavoz socialista Elena Valenciano al cerrar los colegios.

Por otro, que pese a la enorme diferencia lograda por los 'populares', el grueso del voto socialista ha ido a los partidos minoritarios como Izquierda Unida y Unión Progreso y Democracia y a nacionalistas como CiU, PNV y la coalición independentista Bildu, un dato que tras la última semana de manifestaciones de 'los indignados' que pedían no votar a los dos grandes partidos no puede pasar indiferente.

Así, los socialistas han bajado siete puntos mientras que el PP ha ganado apenas un punto en cuatro años. Más aún, el PP consigue medio millón de votos más que hace cuatro años, en torno a ocho millones y medio de sufragios, pero son los socialistas los más afectados: pasan de rozar los ocho millones a poco más de seis.

El PP se hace con el control de las grandes ciudades

Detrás de estas grandes cifras se encuentran datos concretos que no dejan lugar a la duda. El PP refuerza sus mayorías en Madrid y Valencia, arrebata al PSOE Sevilla, donde consigue una holgada mayoría absoluta y es el más votado en Zaragoza, hasta ahora en manos de los socialistas.

Más aún, el PSOE ha dejado de ser el más votado en Barcelona, donde CiU podría gobernar con el PP, en San Sebastián, en la que Bildu es la que tiene más sufragios y en A Coruña, donde el PP está al filo de la mayoría absoluta.

Estas tres ciudades han sido gobernadas de forma casi ininterrumpida por gestores socialistas desde que en 1979 se celebraron los primeros comicios locales.

En el otro lado, los primeros recuentos reflejan que los socialistas no solo han perdido ayuntamientos clave, sino también el respaldo de las regiones que han supuesto su principal granero de votos históricamente.

...Y se hace con Extremadura y Castilla La-Mancha

En Andalucía, donde no se celebran elecciones autonómicas, el PP ha logrado una ventaja de ocho puntos y 300.000 votos, algo inédito.

Mientras, en Extremadura y Castilla-La Mancha, los dos fortines socialistas más deseados por los 'populares', sus candidatos han vencido, aunque el socialista Fernández-Vara podría gobernar pactando con Izquierda Unida.

María Dolores de Cospedal, emocionada, agradece a los ciudadanos su victoria

Las otras comunidades gobernadas por el PSOE a través de pactos no se salvan: en Aragón la candidata del PP, Luisa Fernanda Rudí ha ganado con claridad y podría gobernar con los regionalistas del PAR; en Asturias la suma del partido de Álvarez Cascos y el PP tiene una amplia mayoría mientras que en Cantabria el PP obtendría la mayoría absoluta, al igual que en Baleares.

Por descontada queda la victoria 'popular' en sus regiones, donde amplían sus apoyos tanto Esperanza Aguirre en Madrid como Francisco Camps en Valencia, los dos 'barones' del partido más destacados.

Esperanza Aguirre garantiza que gobernará "para todos"

También arrasan Ramón Luis Valcárcel en Murcia, Pedro Sanz en La Rioja y Juan Vicente Herrera en Castilla y León.

Bildu, el otro gran protagonista

El Partido Popular no ha sido el único beneficiado de la debacle socialista. En Cataluña, Convergencia i Unió ha ganado a nivel regional frente al PSC, que tradicionalmente ha ganado con holgura en estos comicios.

Los socialistas han perdido Barcelona, pero no solo: en Girona, gobernada por el PSC desde 1979 también ha ganado CiU mientras que los socialistas han perdido también en Badalona a manos del polémico candidato del PP Xavier García Albiol.

En Euskadi, la presencia de Bildu tras ser validadas sus listas por el Tribunal Constitucional ha supuesto un auténtico tsunami, hasta el punto de que ha sido la principal fuerza en concejales y la segunda en votos tras el PNV.

Bildu, primera fuerza vasca en concejales y segunda en votos en el País Vasco

Eso se ha traducido en que es la fuerza mayoritaria en las Juntas Generales de Guipúzcoa, gana en el ayuntamiento de San Sebastián y obtiene representación en los consistorios de Bilbao y Vitoria.

La derrota, en cifras

La victoria en San Sebastián rompe 20 años de Alcaldía de Odón Elorza. La derrota de José María Barreda acaba con 30 años de Gobierno socialista en Castilla-La Mancha. La defenestración de Hereu pone punto y final a 32 años de color socialista en la segunda ciudad del país.

Y, más allá de estas tres muestras, las matemáticas: de las 17 comunidades autónomas, el PSOE gobierna solo en dos (Andalucía, que podría perder el año que viene y Euskadi, con un pacto con el PP) y puede hacerlo en una tercera (Extremadura, con el apoyo de Izquierda Unida).

De las quince ciudades más pobladas, los socialistas solo son los más votados en la número quince, Gijón. Que, por otro lado, podría perder si pacta el partido de Cascos con el Partido Popular.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente