Enlaces accesibilidad

José Montilla, el "increíble hombre normal" que no pudo con Artur Mas

  • Llega a Cataluña con 16 años y comienza a hacer política en la clandestinidad
  • Fue alcalde de Cornellá 19 años y ministro de Industria entre 2004 y 2006
  • En 2006 fue investido presidente de Cataluña gracias a la reedición del tripartito

Ver también:  Especial elecciones catalanas 2010

Por
MONTILLA LLAMA A RESISTIR LA CRISIS Y ALERTA QUE NADA PARARÁ EL AUTOGOBIERNO
El presidente de la Generalitat, José Montilla, durante el discurso que ofreció con motivo de la Diada Nacional de Cataluña de 2009, en el que llamó a los catalanes, a resistir ante la crisis, con sacrificio y solidaridad, admitiendo incluso que "hay riesgo de que el clima social se resienta". EFE nip

El "increíble hombre normal", como le definieron las juventudes del PSC en precampaña, no ha podido con Artur Mas. José Montilla, presidente catalán número 128 -el primero de la Generalitat recuperada que nace fuera de Cataluña- no ha podido con Artur Mas, que ha ganado las elecciones de 2010.

Tras cosechar los peores resultados de toda la historia del PSC en unas autonómicas con tan sólo 28 diputados, frente a los 37 que consiguió en 2006, Montilla ha anunciado que no se presentará a la reelección como secretario general del partido en el próximo congreso.

"Me siento catalán y en cuanto catalán, me siento español y europeo, las tres cosas a la vez" se define así en el libro biográfico Descubriendo a Montilla, del periodista Gabriel Pernau.

"¡Sí, soy un catalán de Iznájar!", reivindicó en el pregón de las fiestas de este pueblo de Córdoba -que le vio nacer el 15 de enero de 1955- poco antes de dejar de ser ministro para presentarse a las elecciones catalanas de 2006 como número uno del Partit dels Socialistes del Catalunya (PSC).

Montilla explicó a sus antiguos vecinos que tiene sus "raíces" en Andalucía pero sus "ramas y frutos han brotado en Cataluña", a donde emigró con su familia en 1971, con tan sólo 16 años, en concreto a Sant Joan Despí, en Barcelona. Se definió como "andaluz de origen y catalán por elección".

Soy andaluz de origen y catalán por elección

Aquel joven, al que sus compañeros de clandestinidad política apodaban Guerri, de Guerrillero, por lo mucho que se arriesgaba cuando iban a hacer pintadas o lanzar octavillas contra el franquismo, llegó a ser alcalde de Cornellá (Barcelona) durante 19 años (1985-2004), ministro de Industria (2004-2006) en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y presidente de la Generalitat en 2006.

Montilla prometió que no reeditará el tripartito con ERC y ICV-EUiA aunque sume ante de que empezara la campaña. Durante ella dijo que de ganar no se presentaría para un tercer mandado. Y tras conocer el resultado de las novenas elecciones catalanas ha anunciado que no se presentará en el próximo congreso del PSC a ser de nuevo secretario general.

Cuando llega a Cataluña compagina el trabajo con los estudios de Bachillerato a la vez que comienza su militancia política, primero en el Partido Comunista de España Internacional (1972) y después en el PSUC (1974).

Sus viajes de juventud por países de Europa del Este le hicieron evolucionar desde el comunismo hacia el socialismo hasta que acaba ingresando en el PSC en 1978.

Las raíces municipales de José Montilla

Durante 25 años, la vida política de Montilla estuvo ligada a los municipios del Baix Llobregat, primero en San Joan Despí (1979) y luego en Cornellá (1983). Compagina la política con una plaza de funcionario en el ayuntamiento de San Andreu de la Barca, que finalmente abandonará.

También abandona la universidad tras estudiar dos años de Económicas y tres de Derecho por una "cuestión de prioridades", explica Montilla a Pernau.

En estos años va también escalando posiciones en el partido. En 1994 es elegido secretario de Organización y en el año 2000 se convierte en el secretario general del PSC.

Se separa de su primera mujer, con la que tiene dos hijos, y se casa con su actual esposa, Anna Hernández, en 1997. Tres años después, en 2000, se convierte en padre de trillizos al mismo tiempo que le operan de un cáncer de colon.

En 2004 deja la política municipal y da el salto a Madrid. Tras ser elegido diputado del Congreso en las elecciones del 14 de marzo de 2004, Zapatero le llama para ser ministro de Industria.

De ministro a president

Dos años después, en 2006, volverá a la política catalana como cabeza de lista del PSC en las elecciones autonómicas de 2006 para sustituir a Pasqual Maragall, que gobierna Cataluña desde 2003 gracias al primer tripartito que nación del Pacto del Tinell, del que Montilla fue uno de los artífices.

En noviembre de 2006, asume la presidencia "como el más humilde de los servidores del pueblo de Cataluña". Montilla considera "una gran suerte" hacer política, su "pasión" por el impacto que tiene en la vida de la gente.

Es una gran suerte hacer política, es una pasión

Sin embargo, para ser político habla poco. Es tímido aunque muy trabajador (sólo duerme cuatro o cinco horas al día), aseguran quienes le conocen. El propio Montilla reconoce que es "poco hábil en el tema de la comunicación".

Clases para mejorar el catalán

Explica que aprendió el catalán hablándolo y es consciente de que tampoco lo habla bien ahora, algo que es objeto de críticas en Cataluña por parte de quienes no aceptan tener un presidente charnego.

Pernau recoge en su libro Descubriendo a Montilla, lo que dijo el lingüista Joan Solá, recientemente fallecido, en una entrevista en El País: "quien diga que Montilla habla mal el catalán es un desgraciado".

Estudia dos horas de catalán a la semana, siempre que puede, para escribirlo con corrección y mejorar su pronunciación.

Las juventudes del PSC presentaron a Montilla en precampaña como "el increíble hombre normal" en un campaña de estética cómic, en la que aparece como Supermán. Pero no ha podido con la kryptonita de Artur Mas, que se convertirá ahora en el presidente 129 de la Generalitat.

Noticias

anterior siguiente