Anterior Baja el tráfico en Madrid centro un 5% por el protocolo contra la contaminación Siguiente Mladic, condenado a cadena perpetua por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad Arriba Ir arriba
 Acto en el ayuntamiento de París durante la entregade las medallas bermejas (medaille vermeil) a los sobrevivientes de La Nueve. De izquierda a derecha, Rafael Gómez, Luis Royo y Manuel Fernández.
Acto en el ayuntamiento de París durante la entregade las medallas bermejas (medaille vermeil) a los sobrevivientes de La Nueve. De izquierda a derecha, Rafael Gómez, Luis Royo y Manuel Fernández. Luis Miguel Úbeda/ RNE

Francia rinde homenaje a los tres últimos supervivientes españoles de La Nueve

  • Han recibido la medalla bermeja del ayuntamiento de París

  • La Nueve fue la unidad de las fuerzas francesas que combatió con De Gaulle

|

París ha condecorado con la medalla bermeja del ayuntamiento a los tres últimos supervivientes de La Nueve. Una unidad de las fuerzas francesas libres, casi enteramente española, que combatió con De Gaulle.

A La Nueve (así, en español, y no la neuvième, como se diría en francés) pertenecieron Rafael Gómez, Manuel Fernández y Luis Royo. Todos, en sus noventa años. La unidad pertenecía a la Segunda División blindada del general Leclerc y fue la primera en entrar en París el 24 de agosto de 1944 antes que los norteamericanos.

De Gaulle y el Consejo Nacional de la Resistencia desfilaron por los Campos Elíseos con escolta española: los semiorugas de La Nueve, bautizados con los nombres de 'Madrid', 'Don Quichote', 'Guadalajara', 'Brunete' o 'Ebro'.

La historia que comenzó a ser contada entonces no admitía más participación en la Liberación que la francesa.

"El discurso que da De Gaulle en el Hotel De Ville al día siguiente de que los españoles llegaran a París excluye toda participación extranjera en la liberación de Francia", afirma Alberto Marquardt, director del documental 'La Nueve, los olvidados de la victoria'.

"París. París ultrajada. París rota. París martirizada. Pero París liberada", decía De Gaulle en su discurso. "Liberada por ella misma. Por su pueblo, con el concurso de los ejércitos de Francia, con el apoyo de toda Francia, es decir, de la Francia que lucha, de la única, de la auténtica Francia, de la Francia eterna".

Marquadt considera que, para De Gaulle, el problema principal es la unificación de Francia, "donde el ejército ha sido colaborador con los alemanes, donde ellos, De Gaullle, particularmente, son una minoría y necesita restablecer una historia que es una ficción".

Memoria histórica tardía

El barcelonés Luis Royo vive hoy en Cachán, en la periferia sur de París. En aquella jornada conducía el blindado 'Madrid', con el que se acercó al ayuntamiento, donde se encontró con Hemingway, al que había conocido en Barcelona durante la guerra civil.

"Yo estaba en el Hotel De Ville. Y allí vino Heminway. Yo me acordaba de él, pero él de mí no. Y estuvimos hablando un rato, en español, desde luego. Parecía que era él solo el que había liberado París, y yo digo: 'Hombre, no. París se ha liberado casi solo por los efefís que había dentro, y después se liberó por los españoles", recuerda el barcelonés. 

Luis Royo se había enrolado a los 17 años en el Ejército Popular y le dio tiempo de participar en la batalla del Ebro. En 1939 fue un refugiado más en el sur de Francia. Poco más tarde, cuando la invasión alemana, se apuntó a la Legión extranjera francesa. Al poco tiempo de llegar a Francia, le convocó el cónsul de España para que volviera a hacer el servicio militar.

"El cónsul me dijo que estaba citado para hacer el servicio militar en Marruecos y yo le dije que no iba a Marruecos porque no me daba la gana. He hecho la guerra de España como enemigo y ahora, ¿me mandan allí? ¿para que me den tres patadas en el culo? Ni hablar. Yo a España no vuelvo mientras esté Franco", rememora Royo.

A la periodista española Evelyn Mesquida se le deben los mejores testimonios de supervivientes de La Nueve. Consiguió nueve, que reunió en un libro. Hoy, la mayoría de aquellos veteranos ha muerto.

"Creo que este es un problema de la memoria histórica que llega demasiado tarde, cuando casi todos han muerto. La suerte está en encontrar aún a algunos todavía con su memoria, sus recuerdos, los documentos que puedan mostrar lo que realmente fue ese trozo de historia de nuestros dos países, de Francia y España", afirma Mesquida.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente