Enlaces accesibilidad

Investigadores del CSIC sueltan 240 ejemplares de tortuga boba en Almería

  • El proyecto estudia reintroducir esta especie en costas españolas
  • Se trata de la tercera campaña de esta iniciativa iniciada en 2006
  • Las tortugas liberadas proceden de 400 huevos traídos desde Cabo Verde en 2008
  • Cabo Verde es el único lugar donde anida la tortuga boba en todo el Atlántico oriental
  • Dentro de 15 años las tortugas volverán para depositar sus propios huevos

Por
Investigadores del CSIC sueltan 240 ejemplares de tortuga boba en Almería
Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con la Junta de Andalucía, liberarán a lo largo del verano 240 ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) en playas del Parque Natural de Cabo de Gata (Almería).

Con esta campaña se cumplen tres años de este proyecto de investigación que estudia la viabilidad de reintroducir esta especie amenazada, en costas españolas, donde anidaba tradicionalmente.

Los ejemplares liberados proceden de los 400 huevos que los investigadores del CSIC trasladaron desde Cabo Verde en septiembre de 2008, cuando enterraron la mayor parte en las mismas playas en las que ahora se desarrolla la suelta.

"La razón de rescatar a las tortugas cuando los huevos eclosionaron, en lugar de permitir que se introdujeran en el mar, es garantizar su supervivencia", ha explicado el director del proyecto, Adolfo Marco, de la Estación Biológica de Doñana, en Sevilla.

Además, el equipo ha reforzado este proyecto de conservación con el traslado de 500 huevos desde la isla de Boavista, en Cabo Verde, de los cuales, 350 serán enterrados de nuevo en cinco nidos ubicados en playas de Cabo de Gata y el resto se incubará de forma controlada en las instalaciones experimentales de la Estación Biológica de Doñana.

Proyecto prometedor a largo plazo

Los huevos son trasladados a las costas españolas desde Cabo Verde ya que este enclave es el único lugar donde anida la tortuga boba en todo el Atlántico oriental. Con el proyecto se pretende ampliar el área de anidación de esta especie ya que "la caza sistemática de hembras y la alta mortalidad de los nidos por fallos de incubación o depredación ponen en peligro la supervivencia de este único modelo reproductor", ha asegurado el director del proyecto.

Según las estimaciones del CSIC, las tortugas tardarán entre 15 y 20 años en volver a las playas andaluzas donde nacieron para depositar sus propios huevos, es entonces cuando se valorará la iniciativa.

El CSIC también participa en la coordinacion de esfuerzos para investigar, proteger y conservar a la tortuga boba en Cabo Verde. Este equipo de investigadores de la Estación Biológica de Doñana lleva trabajando más de diez años en la protección de las zonas de anidación.

En peligro por el calentamiento global

El calentamiento global tambien es una amenaza para la anidación de esta especie ya que la elevación del nivel del mar puede reducir de forma "sustancial" las playas disponibles.

Además, Adolfo Marco y su equipo han recalcado otra consecuencia negativa: la reducción de machos debido a que precisan temperaturas más frías de incubación. "En este contexto, las playas andaluzas representan una buena opción para que aumente el nivel de ejemplares macho, dada su variedad climatológica" ha afirmado el director del proyecto.

La elección de las playas del Cabo de Gata ha sido el resultado de la evaluación científica de 100 localizaciones diferentes en todo el litoral andaluz. En el futuro la presencia de esta tortuga puede constituir un nuevo valor ecológico del Parque Natural de Cabo de Gata.

Noticias

anterior siguiente