Enlaces accesibilidad

El rinoceronte blanco a punto de extinguirse en la República Democrática del Congo

  • En 2006 se contabilizaron cuatro ejemplares que no han vuelto a verse
  • Sufren el acoso de los cazadores furtivos en el Parque Nacional de Garamba
  • El pequeño rinoceronte negro también está en peligro de extinción

Por
Un ejemplar adulto de rinoceronte blanco con su cuidador REUTERS REUTERS

El número de rinocerontes en África alcanza cifras récord pero una de sus sub-especies, que sobrevive en una zona remota, se encuentra al borde de la extinción, según ha informado un grupo conservacionista. Se trata del rinoceronte blanco del norte, localizado en el Parque Nacional de Garamba, al noreste de la República Democrática del Congo, que ha sido diezmado por los cazadores furtivos.

La organización ecologista suiza Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha afirmado que sólo quedaban 30 ejemplares en abril de 2003, y sólo hay confirmados cuatro ejemplares en 2006. "Es preocupante, pero los últimos trabajos de campo no han sido capaces de localizar ninguna presencia de esos cuatro animales restantes", según explica Martin Brooks, director del grupo de especialistas del rinoceronte africano.

Mientras que los animales no sean localizados por los estudios que supervisa la Fundación de los Parques Africanos, se considerará que la especie se ha extinguido.

Los rinocerontes blancos son objetivo de los cazadores furtivos por sus cuernos, que alcanzan altos precios en Yemen, donde son utilizados como empuñaduras, o en el Lejano Oriente, donde son codiciados por sus supuestas propiedades medicinales.

Milicias armadas y furtivos

Pero la protección de la vida salvaje es casi imposible en la parte oriental de la República Democrática del Congo, debido a la violencia de las milicias que todavía atormentan la región, cinco años después después de que una guerra causara cuatro millones de muertos, la mayoría de hambre y enfermedades.

Las autoridades han arrestado a un guardabosques, sospechoso de la matanza de algunos ejemplares de gorilas de las montañas en el Parque Nacional de Virunga, el más antiguo del país.

Pero el mes pasado, un grupo de conservación denunció que unos soldados rebeldes y gentes del lugar asesinaron 14 elefantes para atender a las demandas chinas de tráfico de marfil. En los espesos bosques de Garamba, más al norte, las bandas de furtivos incluyen a guerrilleros del ejército de resistencia de Uganda.

En el resto del continente negro las noticias son mucho más esperanzadoras para los rinocerontes. La población en 2007 era de 17.480, mientras que en 2005 se situaba en 14.540 ejemplares. La cifra de pequeños rinocerontes negros, el tipo más agresivo, aumentó de 3.730 a 4.180 aunque todavía está considerada una especie en peligro de extinción.
 

Noticias

anterior siguiente