Enlaces accesibilidad

LaLiga | FC Barcelona 2-0 Atlético de Madrid

Un Barça pragmático y solvente gana 2-0 al Atlético y sentencia la Liga

Por
Luis Suárez celebra el primer gol del partido
Luis Suárez celebra el primer gol del partido REUTERS

Ficha técnica:

2 - FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Semedo, min. 84), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Arthur (Malcom, min. 63); Messi, Coutinho (Aleñá, min. 80) y Suárez.

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Arias (Correa, min. 34), Godín, Giménez, Filipe Luis (Morata, min. 58); Sául, Rodrigo (Juanfran, min. 88), Thomas, Koke; Griezmann y Diego Costa.

Gol: 1-0, min. 85: Luis Suárez. 2-0, min. 86: Messi.

Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Mostró cartulina amarilla a Thomas (min. 27), Jiménez (min. 28), Godín (min. 28), Saúl (min. 71), Piqué (min.74), Lenglet (min. 78) y a Luis Suárez (min. 86). Expulsó con roja directa a Diego Costa (min.28).

Incidencias: 92.453 espectadores asistieron al encuentro en el Camp Nou. Partido de la trigésimo primera jornada de LaLiga.

El FC Barcelona deja la Liga sentenciada frente al Atlético de Madrid gracias a los goles de Luis Suárez y Leo Messi (2-0). Con este resultado, el Barça deja a su inmediato y único perseguidor a once puntos con 21 por disputar, tras dejar escapar tan solo 22 de los 93 posibles. [Datos y estadísticas del FC Barcelona 0-0 Atlético de Madrid]

La expulsión de Diego Costa hizo que el Barça contemporizara y comenzara a mirar más a Manchester. Cuando el partido agonizaba dos rápidos ganchos de Suárez y Messi noquearon a los rojiblancos, que no lo vieron venir.

En la primera jugada del partido ya se vieron las intenciones de ambos equipos, con Jordi Alba llegando a línea de fondo y las dos líneas de cuatro del esquema del Atlético metidas en su área para despejar.

Primera parte con poca historia, a parte de polémicas

El Barça también utilizaba el repliegue intenso, ante la sabida dificultad de los del Cholo para atacar defensas cerradas y el Atlético no era capaz de circular. El Barça superaba a esos ocho jugadores defendiendo con las llegadas por sorpresa de los laterales, aunque sin generar peligro.

Hasta que lo generó, la más típica de las jugadas del Barça. Messi, en un pase de los que parece imposible que el receptor, el de siempre, Jordi Alba, no estuviera en fuera de juego por la ventaja con la que recibe el balón con respecto al defensor más próximo. Pero cuando el balón sale del pie del genio culé, el lateral está en posición correcta, su definición de delantero clásico se topó con el poste.

Respondió el Atlético con otra ocasión de un lateral. Arias recibió solo en el área pero tardó demasiado en cargar la pierna para el disparo y le encimaron. Se estiraba el Atlético mientras el Barça de Valverde, como una leona agazapada en la sabana, esperaba su momento.

Llegado el ecuador de la primera parte, Griezmann tuvo un tiro manso a las manos de Ter Stegen. Después Messi falló lo que para él es casi un penalti, una falta en su zona favorita que mandó por encima del largero. Y apareció Oblak, el 'Zamora' de los últimos tres años, demostró que está entre los mejores del mundo, sino el mejor. Paradón ante un gran disparo raso y cruzado de Coutinho solo en el punto de penalti. Una pena máxima en movimiento al que el esloveno respondió con una mano providencial.

Diego Costa, que ya se había jugado la expulsión en los primeros compases llegando tarde y con el codo ante un despeje de Lenglet, acabó viendo la roja tras encararse con el árbitro. Algo muy grave le debió decir el atacante de Lagarto.

Diego Costa se marchó expulsado

Diego Costa se marchó expulsado REUTERS

Luis Suárez desperdició el segundo regalo de la noche del Atlético, un balón que le entregó la zaga colchonera para que el uruguayo se quedara solo contra Oblak. Pero el nueve hizo de diez probando un taconazo innecesario que no le salió bien. Messi tuvo otro disparo desde la frontal pero salió centrado y fácil como el que cerró la primera parte, una llegada de Coutinho al segundo palo para rematar de cabeza a las manos del portero visitante.

El Barça golpeó cuando mejor estaba el Atlético

En la segunda parte Simeone tuvo que ir a por todas con uno menos. Le honra haberlo intentado con todo a pesar de estar en inferioridad numérica. En el debe del Barça, no haber conseguido generar muchas ocasiones en tantos minutos con un jugador más.

Morata (que había entrado por Filipe Luis después del cambio de Correa por Arias) intentó marcar el gol de su vida con un escorpión y respondieron Suárez y Messi, que se encontraron de nuevo con Oblak. La del nueve especialmente complicada para el arquero ya que fue un mano a mano; la de Messi un disparo desde la frontal.

El portero esloveno tuvo una actuación espectacular que explica porqué el Atlético llegó creyendo al final, con sus opciones a balón parado. Estuvo brillante durante todo el partido a pesar de acabara sucumbiendo a la calidad de los maravillosos delanteros culés.

Suárez con un golpeo exquisito, de otra manera era imposible superar al meta rival, puso la ventaja en el marcador a cinco minutos del final. De rosca desde la frontal del área pegada al palo y botando justo antes de entrar, se juntó todo lo peor que le puede pasar a un portero. 

En la siguiente jugada Messi intentó contradecir al Papa en Salvados, que afirmó que es sacrilegio llamarlo Dios. El argentino paró el tiempo, con una pausa inhumana esperó el momento en el que Godín y Oblak se vencieran para ponerla junto al palo. Sencillamente Messi y sencillo pareció para él.

Deportes

anterior siguiente