Anterior Inglaterra se consuela con el bronce en el Mundial de Canadá Siguiente Nibali y Quintana se dejan casi minuto y medio con Froome y Contador; Greipel gana Arriba
Claudio Ranieri y Dejan Stankovic, en rueda de prensa AFP
Claudio Ranieri y Dejan Stankovic, del Inter de Milán, en rueda de prensa
Champions League | Inter de Milán - Olympique de Marsella

Inter y Olympique de Marsella se aferran a Europa como tabla de salvación

|

El Inter de Milán y el Olympique de Marsella, dos equipos a la deriva en sus respectivos campeonatos, pugnan por un puesto en los cuartos de final de la Champions League, su tabla de salvación de la temporada, con ligera ventaja de los franceses que ganaron en la ida 1-0.

El tanto de Ayew en el descuento del encuentro disputado en el Velódromo marsellés desequilibró la balanza del lado de los galos, que podrán saltar al césped del Giuseppe Meazza con un resultado favorable.

Pero desde aquella noche el conjunto de Didier Deschamps cuenta sus encuentros por derrotas, lo que le ha alejado de los puestos que dan acceso a la máxima competición continental.

Mejor le ha pintado al Inter, que viene de vencer al Chievo Verona, lo que rompió una racha de nueve partidos sin ganar, siete de ellos con derrota, y hace germinar la esperanza en los de Claudio Ranieri de lograr clasificarse para los cuartos por tercer año consecutivo.

Los medios italianos lo saben bien y por eso han denominado el choque "el partido de la vida" para el Inter y quizá también será determinante para el futuro de su entrenador, a quien ya se le busca sustituto.

Situado a 17 puntos de la cabeza y a 8 del tercer puesto que permitiría disputar la próxima edición de la Liga de Campeones, se juega la temporada contra el Marsella.

"En el encuentro de ida disputamos un óptimo partido y no merecíamos perder. Estoy convencido que con la ayuda de nuestro público podremos ganar. La Liga de Campeones es un campeonato diferente y pasando este turno estaremos entre los ocho mejores equipos, por tanto el partido del martes será importantísimo", afirmó el argentino Diego Milito, autor de uno de los tantos en Verona.

El delantero argentino será uno de los once de Ranieri, mientras que el técnico tendrá que decidir entre el uruguayo Diego Forlán y el italiano Gianpaolo Pazzini, aunque este último tiene más posibilidades de jugar contra los franceses.

Ranieri ha decidido no convocar al argentino Ricardo Álvarez, quien no parece haberse recuperado de sus molestias, mientras que el técnico citó al brasileño Maicon, que salió tocado del último encuentro liguero, como a Andrea Ranocchia, quien también era duda.

Respecto al partido de ida, el técnico interista podrá contar con el argentino Esteban Cambiasso, uno de los mejores contra el Chievo.

Deschamps cuenta con su equipo de gala y el entrenador sabe que la principal batalla de San Siro será psicológica. Debe convencer a sus hombres de que, pese a la mala racha, los cuartos de final son un premio prestigioso que deben buscar ante el Inter.

Valbuena, el atacante más implicado del grupo, anima a sus compañeros a "tener ambición" y recuerda que los goles marcados en el descuento, como el que logró Ayew, "son los que marcan a los campeones". Otro guiño del destino para los franceses, Deschamps, que jugó en la Juventus de Turín, nunca perdió en el Guiuseppe Meazza.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente