Enlaces accesibilidad

Contador gana en Alpe D'Huez pero no consigue el liderato

Por
Contador gana en Alpe D'Huez

Clasificación etapa

1. Alberto Contador (Spain / Astana) 4hrs 31mins 1secs

2. Janez Brajkovic (Slovenia / RadioShack) ST

3. Sylwester Szmyd (Poland / Liquigas) +17"

4. Jerome Coppel (France / Saur - Sojasun) +24"

5. Jurgen Van den Broeck (Belgium/Omega Pharma - Lotto) +40"

6. Christophe Moreau (France / Caisse d'Epargne) +1:17"

7. Christophe Riblon (France / AG2R) +1:18"

8. Samuel Sanchez (Spain / Euskaltel)

9. Nicolas Vogondy (France / Bbox - Bouygues)

10. Chris Horner (U.S. / RadioShack) +1:26"

Clasificación general

1. Janez Brajkovic (Slovenia/RadioShack) 24hrs 26mins 05secs

2. Alberto Contador (Spain / Astana) +1:41"

3. Tejay Van Garderen (U.S. / HTC - Columbia) +2:41"

4. Jurgen Van den Broeck (Belgium/Omega Pharma-Lotto) +3:46"

5. Nicolas Vogondy (France / Bbox - Bouygues) +4:01"

Tras pasar la meta y recuperarse del esfuerzo, Contador se acercó a saludar a Brajkovic. Le tendió la mano y el esloveno, sonriente, le devolvió el gesto con un abrazo. Los dos estaban contentos tras una preciosa y dura pelea en uno de los picos más míticos del ciclismo.

Al Alpe D'Huez se le conoce dentro del mundo del ciclismo como el puerto de los holandeses por la cantidad de ciclistas de este país que han ganado aquí.

Pero la tradición no se mantiene, y en este caso, fue más bien el puerto de los españoles. Primero porque el último ganador aquí en una gran Vuelta había sido Carlos Sastre en el Tour, y después porque en esta jornada Óscar Puyol empezó el puerto como cabeza de carrera, serpenteando, luchando contra las duras rapas de este escenario, y luego, y de forma principal, porque Alberto Contador  fue el primero en cruzar la meta que le esperaba en la cima .

A 8 kilómetros de meta, la carrera parecía que se convertía en un mano a mano. Contador lanzó su primer ataque pero Brajkovic respondió bien y consiguió cazar la rueda del de Pinto. Así fue en los tres primeros cambios de ritmo. Contador se levantaba de la bici y pegaba el acelerón. El esloveno, si explosión alguna, subía el ritmo, y poco a poco volvía a recuperar el hueco, mientras Contador le miraba llegar de reojo. Un duelo de ataques cortos, en el que estaba en juego el maillot amarillo.

A lucha se sumó en los últimos kilómetros el polaco de Liquigas Sylvester Szmyd pero no terminó de meterse totalmente en la pelea por la etapa y de nuevo se quedaban Contador contra Brajkovic.

El viento pegaba de cara y eso hacía más difícil atacar y favorecía al esloveno que marchaba agazapado tras Contador que hacía de pantalla ante tan molesto invitado.

Terminaba la subida, y los dos llegaban a la pancarta de último kilómetro juntos. Tan pegados que después de una subida tan dura, la etapa se decidía al sprint. Los dos apretando los dientes, y casi sin tiempo para que Contador celebrara su victoria con su habitual disparo al aire.

Etapa pero sin amarillo

La victoria de etapa fue para el español pero el esloveno consigue mantener el maillot de líder. Contador, que ahora es segundo en la general, siempre insiste en que le gusta ganar en los grandes escenarios, y en este caso, se enfrentaba a una de las plazas más suculentas y atractivas en las que podía torear. Por eso, se mostraba contento y satisfecho antes de subir al podio.

Era la etapa reina de esta edición del Criterium Daupiné Liberé, con cuatro puertos, uno de tercera, otro de segunda y dos de categoría Especial, uno de ello, con la meta en alto, el famoso Alpe d'Huez. Un puerto mítico, un nombre propio dentro del mundo del ciclismo, que se ha subido 26 ocasiones en el Tour pero que es la primera vez que se cuela en el recorrido de este Criterium.

"Ganar en Alpe D¿Huez es un sueño cumplido" declaró Alberto Contador tras ganar en Alpe D¿Huez la primera vez que lo subía.  "Estoy contentísimo de haber ganado aquí y de haber podido completar el gran trabajo de mi equipo. Ganar en Alpe D'Huez es un sueño cumplido", dijo.

Contador dijo que había buscado sobre todo la etapa, más que la general. "Ganar siempre le gusta a todo el mundo, pero hoy mi condición física no me permitía otra cosa. Ataqué pensando en ganar la etapa, no la general, además había mucho aire de cara y Brajkovic ha estado también fortísimo".

Buena nota para el equipo de Contador

Tan importante como ver la reacción de Alberto Contador, era comprobar si en una etapa exigente de verdad, el nuevo Astana estaba a la altura. No queda nada para el Tour, apenas un par de semanas, y a priori, parece indiscutible que el ciclista más fuerte del pelotón es Contador. El gran debate entonces es el de si su equipo será lo suficientemente bueno para arroparle o tendrá que luchar él sólo contra los potentes Radioshack de Armstrong y el también potente SaxoBank de los Schleck.

Es pronto para sacar grandes conclusiones porque el equipo de Astana en Dauphiné es mucho más compacto que el de RadioShack, pero las sensaciones que dejó el trabajo equipo kazajo fue más que satisfactoria. Lideraron la etapa, se encargaron de marcar el ritmo tanto en la subida como en el descenso en un día muy explosivo y nervioso.

Funcionaron bien como bloque y ofrecieron una sensación de solidez que es lo que parece cuestionado dado que no son nombres de estrellas sino más bien de trabajadores los que figuran en el cuadernillo de la plantilla del equipo. Lo bueno es que, comparado con el año pasado, sí que da la sensación de bloque y no la de un puzzle. Ahora todos sus ciclistas lo tienen claro y así lo repiten en todas sus declaraciones. Su misión es una y sólo una: Ayudar a Contador a ganar, nada más y nada menos, que el Tour de Francia 2010.

Con este triunfo el conjunto kazako suma ya catorce triunfos en lo que va de temporada, de los cuales ocho los ha conseguido Contador. Mañana se disputará la séptima y última etapa entre las localidades de Allevard les Bains y Sallanches, de 150 kilómetros.

Deportes

anterior siguiente