Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El buque que busca a Anna, y a su padre, en Tenerife sigue rastreando el mar. Este miércoles tenía previsto regresar, pero los trabajos se prolongarán todavía durante unos días más. La familia pide que no pare la búsqueda hasta encontrar a la pequeña y la Guardia Civil busca alternativas para poder seguir con el rastreo una vez se marche el buque.

Foto:EFE

Han sido dos días de búsqueda perdidos pero esperan que pronto el Ángeles Alvariño pueda echarse de nuevo a la mar para encontrar a Anna. La intención es volver a sondear en el mismo punto donde encontraron a Olivia. Con el levantamiento del secreto sumarial, según recoge el auto, el padre de las niñas trataba de manera vejatoria y denigrante a Beatriz por haber rehecho su vida. Con la muerte de las niñas y su desaparición quería provocarle un dolor inhumano. Pero su teléfono dejó pistas suficientes para localizarlo. Realizó varias llamadas a algunos amigos y a su expareja a quien le dijo que no podía permitir que sus hijas crecieran sin él. Ahora, una de las incógnitas es dónde está Tomás. Lo buscan en el fondo del mar pero también se mantiene la hipótesis de que esté vivo. Se le acusa de dos delitos de homocidio agravado y otro contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.

Foto: El buque oceanográfico Ángeles Alvariño en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife (EFE/Ramón de la Rocha)

Tomás Gimeno asesinó, presuntamente, a sus hijas Anna y Olivia en su casa siguiendo un plan premeditado con el objetivo de causar el mayor dolor posible a la madre de las niñas. Así se desprende del auto judicial que se ha conocido esta tarde.

FOTO: La Guardia Civil registra la casa de Tomás Giménez, donde presuntamente mató a sus hijas. Ramón de la Rocha / EFE.

En Tenerife, el buque oceanográfico Ángeles Alvariño ha tenido que interrumpir la búsqueda de la pequeña Anna y de su padre, Tomás Gimeno. Vuelve a puerto para reparar una avería, después de 13 días de trabajo continuado que permitió encontrar a la otra niña, Olivia, a mil metros de profundidad. La autopsia ha confirmado que la menor murió por un edema pulmonar agudo.

FOTO: Un cartel en memoria de las niñas asesinadas en Tenerife. Borja Suárez / REUTERS.

El buque oceanográfico 'Angeles Alvariño' vuelve a puerto de Tenerife para reparar una avería en el equipamiento y repostar agua. El barco busca a la pequeña Anna tras encontrar el jueves el cuerpo de su hermana Olivia. Junto a la bolsa donde se halló el cadáver, a 1.000 metros de profundidad, había otra vacía. La autopsia de Olivia puede aportar información importante sobre la causa de su muerte.

FOTO: El buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' regresa al Puerto de Santa Cruz de Tenerife por cuestiones técnicas. Ramón de la Rocha / EFE.

Sigue la conmoción en toda España por Olivia, la niña hallada muerta en Tenerife mientras buscan, también en el mar, a su hermana pequeña Anna. Los investigadores han trabajado siempre con la hipótesis de que el padre secuestró a sus dos hijas cuando despareció con ellas hace 40 días. Y ammenazó a la madre con que no volvería a verlas.

FOTO: El buque oceanográfico Ángeles Alvariño continúa la búsqueda de la pequeña Anna y de su padre a escasos kilómetros de la costa de Santa Cruz de Tenerife. Miguel Barreto / EFE.

El buque oceanográfico dotado con un sonar de barrido lateral y con un robot submarino ha comenzado a trabajar la tarde de este domingo para sumarse a la búsqueda de Anna y Olivia, las niñas de 1 y 6 años desaparecidas, igual que su padre, el 27 de abril en Tenerife.

En la imagen, el buque en Tenerife. EFE / Miguel Barreto.