Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Valen un céntimo y medio menos, según el boletín petrolero de la Unión Europea. El litro de gasolina cuenta ahora menos de un 1,11 euros mientras que el de gasóleo cae hasta 1,02 euros. Cuatro de cada 10 estaciones de servicio venden el diesel por debajo del euro. Son cifras que no se veían desde 2016. En lo que llevamos de año, los carburantes se han abaratado entre un 15 y un 20 por ciento, en cambio, el petróleo se ha dejado dos tercios de su valor. La diferencia se debe a que los precios son de un crudo que se entregará más adelante y todavía tardará semanas en llegar a los vehículos. Informa David Vidueiro.

El nuevo precio de la bombona de butano que entra en vigor este martes es de 13,17 euros, impuestos incluidos, lo que supone un descenso de 0,69 euros por bombona frente al precio del bimestre anterior de 13,86 euros, un 4,98% menos.
Según el Ministerio para la Transición Ecológica, este nuevo precio estará vigente durante dos meses, hasta el tercer martes de julio, cuando se revisará de nuevo según las cotizaciones internacionales. Con este descenso, la bombona encadena tres bimestres a la baja.

 

La bajada del precio del barril de crudo perjudica a los países productores como Rusia o Venezuela pero beneficia a otros como España, que importa 1,2 millones de barriles diarios. Esto ha supuesto un ahorro hasta el mes de agosto superior a los 700 millones de euros, se'gun ha cuantificado el Ministerio de Economía.

Industria y las empresas petroleras que operan en España han mantenido un primer contacto sobre la situación marcada por los altos precios de los carburantes. El ministro, José Manuel Soria, se reunía con responsables de Repsol, Cepsa y BP para trasladarles su preocupación por esta circunstancia y las petroleras insistían en que el margen de beneficio no sobrepasa los dos céntimos por litro.

Álvaro Mazarrasa, director general de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos.

Rechaza por completo la queja que realizan los consumidores en el sentido de que la velocidad de traslación de los precios no es igual en las bajadas y en las subidas. Afirma que solo hay que mirar los datos que figuran en su página web para comprobar que esto no es así.

" Tenemos muy poco margen, entre uno euro y un euro y medio por litro es el beneficio bruto que tienen las operadoras", con lo cual la capacidad de influir en el precio final es muy pequeña,. Lo que de verdad incide, explica, es el coste de la materia prima que se negocia a nivel mundial cuyas oscilaciones dependen del crudo y de la coyuntura de los mercados.

"Para todos los europeos el coste de la gasolina y el gasóleo son muy similares". Hay que tener en cuenta eso sí otros componentes como son los impuestos, que no los fijan las petroleras, la distribución y determinados costes como los de existencias, comeciales y financieros, entre otros (13/09/12).

El Gobierno ha pedido a la Comisión Nacional de la Competencia que investigue el precio de los carburantes. El ministro de Industria, José Manuel Soria considera inasumible el incremento registrado en un momento de recesión económica como el que vivimos.

Si se restan los impuestos, el coste de la gasolina y el gasóleo para los españoles es de los más altos de Europa. Por ese motivo nos preguntamos quién y cómo fija estos precios.

Preguntas que trasladamos a José María Marín Quemada, catedrático de Economía Aplicada de la UNED.

El quién, dice, es fácil de explicar, son las compañías distribuidoras en cada uno de los países. En el nuestro, Repsol, Cepsa, Campsa, BP, etc. En contra de lo que la mayoría cree, añade, los precios en Europa se fijan no tanto en la evolución del crudo Brent sino en "el precio que se establece en los mercados de referencia, Génova y Rotterdam". Mercados, que cotizan día a día con precios muy volátiles.

A estos costes, señala, hay que aplicar los impuestos locales, como el IVA, el coste de los transportes y el céntimo sanitario con los cuales se fija el precio final de venta al público. También señala que "el español es un mercado con pocas compañías distribuidoras y con muchos consumidores y por lo tanto se establece un oligopolio" en el que el destinatario final se encuentra en una situación de indefensión (04/09/12).

La falta de competencia está detrás de que seamos uno de los países europeos con la gasolina más cara antes de impuestos. Y eso se debe a que los márgenes comerciales son de los más elevados de la Unión. La Comisión Nacional de la Competencia asegura que las provincias con mayor número de gasolineras o marcas tienen precios más bajos. Los que menos pagan por llenar el depósito: los de Huesca y Lleida. El informe de Competencia afirma que en nuestro país los precios de la gasolina antes de impuestos son los terceros más caros de la Unión Europea. Sólo pagan más en Dinamarca e Italia. En cuanto al gasóleo estamos en el sexto lugar, por detrás de de Grecia, Finlandia, Portugal, Italia y Dinamarca. Además -dice el informe- las subidas del petróleo se aplican rápido y las bajadas, despacio.

La Unión Europea ha prolongado las ayudas al carbón hasta el 2018 a condición de que toda mina deficitaria esté cerrada para entonces. La mayoría de las organizaciones ecologistas lamenta esta decisión porque alarga la vida de uso de este combustible fósil tan contamínate. Pero en comarcas como el Alto Bierzo, en León, la nueva fecha de caducidad significa un respiro, aunque no consigue reducir la angustia ante la amenaza del paro. Contra lo que cabría esperar, las cuantiosas ayudas recibidas para la reconversión de las cuencas no han servido para generar una alternativa de empleo.

Primera jornada de huelga en las minas de carbón de toda España contra el recorte de las ayudas al sector. Con el apoyo de alcaldes y vecinos de las cuencas mineras y de los propios empresarios, los sindicatos aseguran que el seguimiento es total. Muchos de los 20.000 trabajadores del sector en España temen quedarse en la calle por el recorte de más del 60% de las subvenciones.