Enlaces accesibilidad
Lazos de sangre

Tamara e Íñigo Onieva.... ¡La revolución del Marquesado!

Noticia Lazos de sangre 

Por
Tamara Falcó e Íñigo Onieva
Tamara Falcó e Íñigo Onieva RTVE.es

Tamara Falcó está viviendo uno de los mejores momentos de su vida, se ha graduado como chef en la prestigiosa escuela francesa de alta cocina Le Cordon Bleu y desde el pasado 2 de diciembre 2020 se ha convertido en la marquesa de Griñón. Por si eso fuera poco, la aristócrata y diseñadora de moda está muy feliz en lo personal desde que en septiembre de 2020 conociera a Íñigo Onieva, juntos empezaron una relación y un año después todo parece ir viento en popa. 

Suenan campanas de boda

Recientemente ha declarado lo enamorada que está de él en MasterChef Celebrity y cómo les gusta disfrutar de su tiempo juntos: "Es un tío estupendo. Y cocinar no cocina tanto, pero comer, le encanta. Todas las semanas probamos restaurantes nuevos". Está claro que hacen una pareja maravillosa y que parecen estar muy felices e ilusionados, tanto que incluso podría sonar campanas de boda, o eso ha dado a entender en el documental de Lazos de sangre: "A mi me produce un poco de tristeza saber que si me caso no vaya a estar ahí mi padre para llevarme al altar. Eso sí que me da mucha pena". 

¿Es posible que la boda esté más cerca de lo que pensamos? Tamara no se queda ahí, habla incluso de sus futuros hijos y dice que si los tuviera le encantaría mostrarles quién era su abuelo. "Me encantaría hablarles sobre lo señorazo que era, enseñarles ese amor por el campo que me transmitió a mí".También tiene claro que uno de sus futuros hijos heredaría el título que poseía su padre y que ahora ha heredado ella. "Heredaría el título de su abuelo y me encantaría ver esos mismo valores reflejados en él". 

Carlos Falcó estaría muy contento si pudiese ver ahora mismo a Tamara con Íñigo, y todo su entorno lo tiene claro, también los periodistas que suelen seguir a la pareja como Beatriz Cortázar: "Si Carlos Falcó la viera, se pondría muy contento, no porque Íñigo Onieva sea alguien especial, sino simplemente porque es la persona que hace feliz a Tamara". Y estamos seguros de que así sería, porque la propia Tamara ha confesado que su padre se ponía muy contento cuando veía un pretendiente que encajaba en lo que a él le podía gustar.

¡Así se enteró de su nuevo título!

Sobre el título que ha heredado solo tiene palabras bonitas, sobre todo de agradecimiento para Carlos Falcó: "Fue un regalazo, él sabía que a mí me hacía mucha ilusión". Tamara confiesa que aún no se lo puede creer y que incluso le costó entenderlo en la lectura del testamento, "pensaba que no había escuchado bien", dice muy sorprendida. 

Todavía tiene mucho que asimilar, sobre todo porque para ella Griñón siempre es y será su padre. Comenzaron a llamarle así a los 16 años y para ella es muy complicado escuchar ese nombre y no pensar que hace referencia a él. Por suerte tiene tiempo para adaptarse al título, va a ser suyo hasta que decida dárselo a alguno de sus futuros hijos. Mientras tanto sabe que tiene que cuidarlo, su padre se encargó de inculcarle ese respeto y ese cariño por el título: «Él lo describía así: "El título era como una encina milenaria que no te pertenecía pero que tenías que cuidar de ello". No es mío como tal, el título es del rey y lo concede, entonces no es mío, pero sí que ahora mismo tengo que cuidar yo de él».