Enlaces accesibilidad
Lo llaman 'spa médico'

Ernesto de Hannover ingresa en una clínica de desintoxicación, pero de lujo máximo

  • El príncipe fue condenado a no beber alcohol en marzo de 2021 por los altercados que provocó el año anterior estando ebrio
  • Ernesto de Hannover ha ingresado en el centro que ofreció tratamiento a los Rolling Stones, Kate Moss o Elizabeth Hurley
  • Estos son todos los famosos que han tenido trifulcas con la prensa: Ernesto de Hannover, Najwa Nimri, Joaquín Sabina...

Por
 Ernesto de Hannover ingresa en una clínica de lujo para desintoxicarse
Ernesto de Hannover ingresa en una clínica de lujo para desintoxicarse RTVE

Ernesto de Hannover ya está en una clínica de desintoxicación cumpliendo con su condena por unos altercados producidos en 2020 cuando, bajo la influencia del alcohol y de medicamentos, el príncipe agredió a varios empleados y llegó incluso a enfrentarse a la policía con un bate de béisbol. Así reza la sentencia del juez, que lo encontraba culpable de resistencia a la policía, lesiones graves, amenazas, intimidación y daños criminales en un juicio en el que se declaró como "no culpable". Y, aunque se libró de los tres años de cárcel que pedía la Corte Regional de Wels en Austria, no ha podido evitar el dictamen que le obliga a dejar su residencia en el país y a someterse a un tratamiento para dejar la bebida.

Apenas tres meses después de emitirse el veredicto, se ha podido comprobar que el todavía marido de Carolina de Mónaco se está poniendo las pilas: está colaborando con una condena que, como se advirtió en el momento de la sentencia, podría verse agravada en función de su comportamiento. El príncipe alemán el juzgado lo condenó a 10 meses de prisión condicional y le prohibió beber alcohol durante todo ese tiempo, razón por la cual ha ingresado en un lujoso centro para celebrities con problemas de adicción: la clínica de desintoxicación Vivamayr, en Austria, la favorita de las modelos y las estrellas del rock. 

La clínica de los Rolling Stones, Kate Moss o Elizabeth Hurley

Ernesto de Hannover ya se encuentra en Vivamayr, un centro clínico al que prefieren referirse como 'hotel de salud' y en el que tratan las adicciones de los miembros de la jet set. Por 5000 euros a la semana, el príncipe alemán espera ganar peso y decirle adiós al alcohol para siempre en el mismo centro donde buscaron tratamiento los Rolling Stone, Kate Moss, Suki Waterhouse, Karlie Kloss, Rebel Wilson o Elizabeth Hurley: en un lugar donde es posible tratar sus adicciones sin renunciar a sus lujosas vidas. 

Hannover ya ha recibido la visitas de amigos y familiares, como es el caso de su hijo pequeño Christian, que viajó desde Madrid para asegurarse de que su padre se encuentra mejor, tal y como apuntan desde la revista alemana Bunte. Según sus informaciones, el príncipe esperaría recuperar su vida y rehacer las paces con su hijo mientras se somete a los tratamientos de este centro tan chic ubicado en Altaussee (Austria). 

Tras la muerte de su segundo marido, Stefano Casiraghi, Carolina de Mónaco vuelve a casarse el 23 de enero de 1999, el día de su 42 cumpleaños, junto a un amigo de toda la vida, el príncipe Ernesto Augusto de Hannover, duque de Brunswick y Luneburg. El enlace se celebró a puerta cerrada en la más estricta intimidad y la unión se confirmó con un escueto comunicado de prensa. Ese mismo año nació su hijo Alejandra.

"Es maravilloso, aquí conoces a gente agradable"

Ernesto de Hannover está cumpliendo con las marcas pautadas por el centro, que dictan que a las 06.30 hay que despertarse y empezar los tratamientos para buscar un equilibro físico y mental en los pacientes. Además, el alcohol está terminantemente prohibido en las instalaciones y en su lugar se pueden tomar infusiones de vitaminas y antiedad. La rutina de este 'hotel de salud' es tan estricta como lujosa.

Por su parte, el príncipe ya ha confirmado que se encuentra en perfectas condiciones y que le están tratando muy bien: "Es maravilloso, aquí conoces a gente agradable, empleados y muy buen personal médico", asegura. Ha hablado con una periodista alemana, que casualmente se encontraba en calidad de huésped en el centro, y tras comenzar una bonita amistad, le ha confesado como se sentía: "La mayoría de la gente está aquí para adelgazar, yo estoy aquí para lo contrario. Estoy más delgado que nadie, pero tengo que construir músculo", le ha dicho a la periodista tras haber cogido dos kilos. Además, le ha confesado que no está obligado a permanecer en la clínica y que se ha internado por necesidad pese a que los primeros días intento escaparse para beberse unas cervezas y comer un trozo de tarta.

Ernesto de Hannover denuncia a su hijo por ingrato y le pide 'sus' castillos

Ernesto, príncipe de Hannover, tiene 66 años

Pero este problema con la justicia no es el único dolor de cabeza que el príncipe ha arrastrado durante estos meses. Ernesto de Hannover denunció a su propio hijo por 'ingrato' y le pidió que de devolviera todos sus castillos. Además,es conocido por sus diversas trifulcas con la prensa y en todos quedará siempre el recuerdo de aquella vez que Ernesto de Hannover golpeó a un fotógrafo con un paraguas en 1998 o cuando pateó a otro periodista en el Festival de Salzburgo. Una vida de polémicas que espera dejar atrás cuando termine su internamiento.