Enlaces accesibilidad
Entrevista a Jenny Beavan

Abrimos los armarios de Cruella, una malvada divina y muy punki

  • Jenny Beavan desvela todos los secretos del vestuario de Cruella, protagonizada por Emma Stone
  • La diseñadora de vestuario británica ganó el Oscar en 2016 y se lo arrebató el español Paco Delgado

Por
Emma Stone, la nueva y elegante Cruella de Vil. Disney

No es fácil vestir a Cruella de Vil, y más en estos tiempos. Por eso para Jenny Beavan ha sido todo un reto renovar el armario de esta antipática señora, a la que machacarían, y con razón, los animalistas y antipieles. Para colmo, hablamos de un personaje muy conocido, con una estética muy recordada, tanto en la versión animada como en las películas que hizo Glenn Close. Ahora el papel lo asume Emma Stone, en un sorprendente giro de su carrera. "Emma se involucra mucho durante el proceso de creación de diseños, y nos lo hemos pasado muy bien juntas encontrando sus colores, gamas como el marrón y los dorados con los que está maravillosa. Y tiene una figura estupenda para dar vida a todas las prendas”.

Emma Stone es Cruella de Vil en la nueva película protagonizada por la villana de '101 dálmatas'

Y más retos, y ahora por exigencias del guion. Cruella tiene 47 cambios de vestuario en la película y, una diva -odiada, sí, pero diva- no suele repetir vestido ni abrigo. Jenny Beaven se desmarca de las tendencias, lo suyo es contar historias, aunque la moda sí está presenten en la cinta porque el personaje de la Baronesa von Hellman, interpretada por Emma Thompson, es diseñadora. "Para ser sinceros, la moda nunca ha sido lo mío, yo cuento historias, hablo de personajes. La clave para hacer un vestuario acertado es recordar que siempre hay una historia y una razón de actuar tras cada personaje, el vestuario de cine no trata sobre moda sino las personalidades que hay tras ellos.

La película está ambientada en el Londres de los años 70, con la efervescencia del punk. Y hay mucho de aquella cultura rebelde y revolucionaria que tanto marcó la moda de aquellos años tintados en rojo y negro, materializados en cuero y metal. Y de todo ello hay mucho en el armario de la nueva Cruella. 

Emma Stone con uno de los diseños de Jenny Beavan. Disney

U438537

Emma Thompson es la Baronesa en 'Cruella'. Gtres

 

Si Cruella tiene 47 cambios, la Baronesa tiene 33. Destacan algunas piezas muy cuidadas, adaptaciones de piezas de museo, que están inspiradas en patrones y tela del 'armario' de María Antonieta. "Disfruto muchísimo el proceso de comprar y elegir los tejidos. Una vez tengo las telas, me encierro en el estudio y comienzo a probar, a ver qué es lo que sucede y qué me comunican los colores”.

La londinense Jenny Beavan es una institución en el sector y cuenta con el respeto de sus compañeros de profesión, como el español Paco DelgadoLos dos competían por el Oscar en 2016 (él por La chica danesa) pero se lo llevó ella por Mad Max, Furia en el Camino. "Jenny marcó un antes y un después en los años 80, con una nueva forma de hacer vestuario, con un gran trabajo de investigación y reconstrucción para hacer un vestuario muy real”, dijo Delgado, nominado al Oscar también por Los Miserables. 

U302231

Jenny Beavan con su Oscar por su trabajo en 'Mad Max: Furia en la carretera' en 2016. Gtres

El Oscar está muy bien, no cabe duda, pero lo relevante está su currículo. Ha trabajado con James Ivory en peliculones como Una habitación con vistas, Maurice y Lo que queda del día; con Ang Lee en la laureada Sentido y sensibilidad; con Robert Altman en la maravillosa Gosford Park... ¿Impresiona? Pues sigue leyendo. Hizo la Jane Eyre de Franco Zeffirelli, el Alejandro de Oliver Stone, la Dalia negra de Brian de Palma, Life de Daniel Espinosa, El discurso del rey de Tom Hooper...

Ha tenido 10 nominaciones a los premios Oscar y lo ha conseguido en dos ocasiones, aunque la primera, por Una habitación con vistas, lo compartió con su compañero John Bright.

Emma Stone da vida a la nueva 'Cruella'.

 

Ha 'rodado' a ambos lados del Atlántico y ahora, con cinco décadas de trabajos en la mochila, regresa a Londres, la ciudad en la que empezó, primero en el teatro y luego en el cine. “Es curioso porque al hacerte mayor suprimes recuerdos, pero llegar a Londres y recordar sitios determinantes en los que viviste o trabajaste es muy especial”.

El diseño de vestuario es una de las profesiones más complejas y difíciles pero también, dice, de las más gratificantes. "A todo el que quiera iniciarse en este mundo le recomendaría apuntarse a una escuela en la que pueda adquirir conocimientos técnicos como patronaje, técnicas de color, historia del vestuario, o impresión en técnica 3D, que son la base de la profesión”. Y da un buen consejo a los jóvenes. "Si quieres hacer tus propios diseños, sé diseñador de moda y no de vestuario, porque esta profesión consiste en crear junto a un gran equipo. ¡Para ser extraordinario hay que rodearse de gente extraordinaria!”.