Enlaces accesibilidad

Somos Cine

Películas gratis y online: el mejor cine español

Por
Somos Cine - El fotógrafo de Mauthausen

Los días se hacen más largos y parece que el reloj no avanza. Seguimos buscando vías de escape y entretenimiento en la desescalada del confinamiento por COVID-19 y la entrada al verano. El cine, nuestro cine, es una buena opción porque nos abre la puerta a otros mundos y a otras historias. En esta lista están algunas de las películas españolas más interesantes. Incluidas cintas que presentaron candidaturas a los Goya, que recibieron notificaciones y que ganaron el deseado cabezón. Una selección con géneros para toda la familia y para todos los gustos. ¡Déjate envolver por la magia del cine! 

El fotógrafo de Mauthausen

Con la ayuda de un grupo de prisioneros españoles que lideran la organización clandestina del campo de concentración de Mauthausen, Francesc Boix, un preso que trabaja en el laboratorio fotográfico, arriesga su vida al planear la evasión de unos negativos que demostrarán al mundo las atrocidades cometidas por los nazis. Miles de imágenes que muestran desde dentro toda la crueldad de un sistema perverso. Las fotografías que Boix y sus compañeros lograron salvar fueron determinantes para condenar a altos cargos nazis en los juicios de Núremberg en 1946. Boix fue el único español que asistió como testigo.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - El fotógrafo de Mauthausen - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

(Música dramática)

En Mauthausen todo está preparado para impresionarte.

Puro teatro.

(Voces en alemán)

Los kapos. Actores que se creen su propio personaje.

Dale una porra a un preso común y será el carcelero.

Los triángulos verdes fueron los primeros en llegar:

delincuentes, violadores, asesinos...

Los niños mimados de los fritz.

(Ladridos)

Para el jefe del Servicio de Identificación,

lo más importante es la escenografía de la obra.

Paul Ricken, los ojos de Mauthausen.

Achtung!

Nunca se separa de su Leica.

Franz Ziereis, el director de la función.

El jefe supremo de Mauthausen.

(Puerta auto)

(Toses)

(SIGUE HABLANDO EN ALEMÁN)

(Órdenes en alemán)

El Erkennungsdienst: el Servicio de Identificación.

Dos cámaras oscuras y 210 metros dedicados a documentar

y fotografiar todo lo que sucede en el campo.

Lo vi claro enseguida.

Allí necesitaban fotógrafos y yo, casualmente, lo era.

Yo no quería dar golpes ni ser golpeado.

Mi única opción era quedarme fuera del encuadre.

Por cierto, no soy este novato que tengo enfrente.

Yo ya soy parte de la escenografía.

(Silba)

Que no es tan terrible, ¿eh?

A mí no me va mal.

¿Sabes?

Eso... solo te pasa si intentas huir.

Aquí somos prisioneros de guerra. No nos pueden hacer nada.

Se han llevado a mi padre.

¿En un furgón negro?

Tienes que ir con cuidado, chaval.

A ver...

Si no te tratas bien, los otros tampoco lo harán.

Mira, aquí hay gente de todas partes.

Hay polacos, rusos, delincuentes, políticos alemanes,

austríacos... y judíos.

Los españoles fuimos de los primeros en llegar.

Mira. Somos triángulos azules.

Sabes qué significa, ¿no?

Que para los fritz no tenemos patria.

¿Y dónde se lo han llevado?

Tú estate tranquilo. Se lo han llevado a Gusen.

A cinco km de aquí. Tu padre estará bien.

De hecho, estará mejor que aquí.

Gusen es como una enfermería y sabes qué hay en las enfermerías.

¿Qué? ¿Cómo que qué?

Enfermeras.

Que tu padre ha tenido mucha suerte, chaval.

Ya me gustaría a mí que me cuidara Greta,

Elsa...

No, no, Gertrud. Sí, Gertrud tiene unas tetas...

Así queda mejor.

Me llamo Francesc Boix.

Anselmo... Anselmo Galván.

Galván...

Anselmo.

¿Sabes?

Eres de mis primeras fotografías aquí dentro.

A ver...

Ahí arriba.

A ver, aparta.

¿Por qué le has dicho eso?

Nadie regresa con vida de Gusen.

Sin un poco de esperanza, no dura ni cinco minutos aquí.

Qué sabrás tú, si llevas solo dos meses.

"Nacht un Nebel".

¿Noche y...?

Niebla... Noche y niebla.

¿Era fotógrafo?

No está mal para hijo de sastre.

Esto es arte.

Me gusta tener referentes de artistas.

Yo prefiero fotografiar la realidad.

La realidad no existe, Franz.

No olvides.

(Llaman a la puerta)

Eh, ¿y Hans?

Ahí lo tienes.

(CARRASPEA)

¿Tienes lo mío?

Sigue.

¿Cuánto?

Diez.

A saber de quién eran. Importa de quién serán.

Seis. Ocho mínimo.

Ocho no.

Vale, vale.

(TARAREA)

Te he conseguido lo tuyo.

No sabía que fueras tan presumido, Valbuena.

¿Qué?

En unos días nos visitará un jefazo.

¿Kaltenbrunner? Apunta más alto.

¿Himmler?

(Truenos)

(Ronquidos)

(Toses)

(Música dramática)

(Graznidos de cuervo)

Esto no ha sido un intento de fuga.

Les han disparado de frente.

(SUSPIRA)

Boix...

No coinciden.

El número de identificación del cojo

no coincide con la fotografía y son el mismo.

Lleva ya las copias a la Oficina Política.

Fíjate. Es lo que tienes que hacer.

Vamos.

(Canción alemana)

(Puerta)

Las copias de los fugados de Gusen.

¿Me explicas esto?

Fíjate en los números.

Cambiaría la camisa con alguien.

También han cambiado el registro.

Un despiste.

Ya lo arreglaré.

Son demasiados despistes.

¿Me vas a denunciar?

Tú actitud nos perjudica. Tú eres comunista, joder.

Aquí soy un preso más.

Sí, y también comunista. Por mi boca te habla el partido.

Al partido le sobra paranoia

y debería limpiarse los dientes de vez en cuando.

Como si tú no trabajaras para ellos.

Ven.

Cambiamos números.

Los muertos ya no los usarán

y los Noche y Niebla necesitan otro nombre.

Salvamos vidas.

Hay 35 maneras de morir en Mauthausen.

Cámara de gas, inyección letal,

despedazado por los perros, duchas heladas en invierno...

La peor era morir por agotamiento en la escalera de la muerte.

La construimos con nuestras propias manos.

Bajo cada escalón, se esconde la sangre de un español.

Cristóbal Rosales, 29 años, madrileño,

bailarín profesional y comunista. Un Noche y Niebla.

Un Nacht und Nebel.

Alguien que los nazis quieren ver desaparecer.

Y este es José Pino,

de 33 años, catalán, electricista y tuberculoso.

Los dos están condenados a morir.

A uno lo podemos salvar, al otro no.

Me llamo José Pino Carballo.

Tengo 33 años y nací en Barcelona.

Soy electricista, tenía dos hijos...

¡Tienes dos hijos!

Cuando salgamos de aquí, los visitas y les das el pésame,

pero ahora seremos prácticos.

¿Solo con los del partido?

Con los de confianza. Con todos no podemos.

¿Puedes hacer un cambio con un preso de Gusen?

¿Le conseguirías trabajo a un Noche y Niebla?

Una foto está hecha de luz,

pero necesitamos oscuridad para que funcione.

Mira,

los golpes son para que las burbujas no se peguen en la película.

(RESOPLA)

Ponemos el papel fotográfico

aquí, en el líquido revelador.

A ver...

Se lava con agua y la cuelgas, para que se seque.

¿Qué hacéis aquí? Ya nos íbamos.

Ricken nos prohíbe entrar. Le enseñaba la cocina.

Vete, vete.

¿Cómo se dice?

Españoles, ¿verdad? ¿Tienen un cigarrillo?

(Música triste)

No hay corriente.

¡Vamos!

Vamos, vamos.

(Cámara)

A los primeros solo les toca agua sucia,

a los últimos, unas raciones pésimas, pero aquí,

en el medio, te pueden tocar carne y patatas.

Me dijeron que Gusen es una cantera terrible.

Lo dicen para que no os hagáis los enfermos.

(SILBA)

Te manda recuerdos.

¿Le has visto?

¿En la enfermería?

(Música tensión)

(Canción alemana)

(Canción patriótica alemana)

(Cámara )

(Cámara)

(Aviso por altavoces en alemán)

(Sirena)

(Música)

¡Eres un cabrón!

¿Qué es?

¿Qué pasa?

El sacrificio del VI Ejército no fue en vano.

Generales, oficiales, suboficiales

y equipos lucharon hombro a hombro hasta el último cartucho.

Han muerto para que Alemania viva.

¿Entonces?

¡Los nazis han perdido Stalingrado!

Buenas noticias.

¿Y ahora qué va a pasar?

Vamos, todos a vuestros sitios.

Y borrad esas sonrisas, joder.

¿Por qué te pones así?

Hasta ahora los nazis creían que ganarían la guerra.

Imagínate qué pasará si ven que la pueden perder.

(CHISTA)

Te toca.

Hoy nos ordenaron destruir las copias que nos enviáis.

Ahora ya sabemos por qué.

Acompáñame.

(Música tensión)

¿Qué haces?

¿Se puede saber...?

No quemaremos las pruebas de lo que han hecho.

Si Ricken se entera... Si se entera, sabré que fuiste tú.

¿Sabes qué les hacen los del partido a los chivatos como tú?

Les cortan los huevos y esperan a que se vacíen enteros.

Suéltame por Dios. Suéltame.

Mejor usar negativo virgen.

Si no, al quemarlos notarán la diferencia.

(Música dramática)

Hoy ha sido un día duro.

Vamos, Franz.

¿O prefieres aliviarte solo?

Disfruta, Franz. Te lo has ganado.

(Música tensión)

¿Eres española?

(Música tranquila)

Puta, alcohólica, anarquista...

Lo que prefieras. Pues a mí me...

¿Entiendes?

Nosotros salvamos vidas, no fotografías.

Debemos esconderlos en distintos lugares.

Separados no tienen tanta importancia.

¿Y cómo lo piensas hacer? Si los encuentran, nos fusilan.

Vale, como quieras.

No eres mi única opción. El Partido no eres solo tú.

Necesitarás a gente de confianza.

Del Lejías puedes fiarte. No te preocupes.

Antes trabajábamos juntos.

No son fotografías, son negativos.

Pasa rápido.

Los negativos son fáciles de esconder.

No pienso arriesgar mi vida por unas fotos.

Perdiste un hermano aquí, ¿verdad?

Todos hemos perdido a alguien aquí.

Sí.

¿Y no merecen justicia?

Tenemos las imágenes de nuestros compañeros asesinados,

de Himmler y la cúpula de las SS visitando el campo.

Tenemos pruebas para incriminarlos.

¿Queréis que se olvide lo que está pasando?

Nadie lo creerá si no lo ven.

Nadie.

(Pasos)

(CARRASPEA)

Me llevaron a Ravensbrüch.

Me dijeron que si aquí me hacía puta, en seis meses estaría libre.

Llevo ya casi un año.

¿Te gustaría hacer algo contra los fritz?

(Portazo)

(Música militar)

Mira, mira, mira.

(Ladridos)

(Risas y silbidos)

(Puerta)

Kapo de mierda.

¿Qué es? ¿Un drama, una comedia?

¿Perdón? La obra que preparas.

Revista.

El kapo quería hablar con Ziereis. Pero eso lo haré yo.

Los jóvenes afortunados se van con él.

Fuera se trabaja y se vive mejor que aquí.

¿Le has preguntado eso? Sí, sí.

El chaval se presentó voluntariamente No quiso ir con los Poschacher.

Se lo han llevado a Gusen a primera hora.

Enfermero.

(Música de armónica)

¿Te gusta?

Eso no es tuyo.

Ahora, sí. En Gusen no lo necesitará.

Toma.

¿En serio, quieres comprarme con tabaco?

La música ayuda a levantar ánimo.

¿Qué quieres?

Me debes una.

Es un triángulo verde. Nos denunciará.

No lo hará.

Seguro que querrá algo a cambio.

No podemos fiarnos de él.

Me fío más de los interesados que de los cobardes.

¿Dónde están escondidos?

Tranquilo, están a salvo. Cuanto menos sepas mejor.

(Música tensión)

Debemos sacar el negativo en las cajas de granito para Berlín.

Dudo que a Hitler le interesen los negativos.

Con un documento con tu sello

podríamos desviar una de las cajas.

¿Y quién los recogerá? Alguien puede viajar con ellos.

¿Dentro de la caja? No me jodas.

Yo me apunto. Es una locura.

No tanto. Contaré todo lo que está pasando.

Y además, con pruebas.

Yo solo me llevaré una pequeña parte.

Pero abriré un túnel, una puerta de salida.

Y cuando estés a salvo, te enviamos el resto.

Necesitaré documentos oficiales, algo de ropa, comida...

Han entrado en nuestro barracón. ¡Mierda!

(Música dramática)

(GIME)

Los negativos deben salir de Mauthausen. Inmediatamente.

Tenemos un plan.

Tenemos un héroe cojonudo.

Y una buena cortina de humo.

Si los fritz quieren entretenimiento del bueno, lo tendrán.

(CANTA) Que después de morir, no habló nada más.

La caja finalmente va a Polonia, justo en la frontera con la URSS.

Toma, esto te ayudará a estar más presentable.

Pasar de preso a mendigo es un ascenso, supongo.

Me vais a echar de menos, ¿eh?

Oye, dale las gracias a Bonarewitz por las pelucas.

Mucha mierda chicos. ¡Eso, tú!

Mucha mierda.

Vamos. Venga chicos, empezamos ya.

(Murmullo)

Después de una gira internacional por Francia y España,

llega al Konzentrationslager de Mauthausen...

la fabulosa...

y cojonuda compañía...

¡La Española!

De chico yo era baturro

y ahora soy medio alemán.

Espero llegar a ruso

o también americano,

pero eso no está en mi mano.

Que carrera más

triunfal.

(Vítores y silbidos)

¡Pepe!

¡Pepe, cántate algo para el Sr. Kapo!

¡Eh!

¡Eh, Herr!

Eh, mira.

A un concurso de ganado

ni se te ocurra ir a verlo,

porque pueden equivocarse

y darte el primer premio.

Tengo salchichas, manzanas...

Joder, has montado un apartamento. Un poco pequeño.

Así no oigo roncar al Lejías.

Me han dicho que a la hija de Don Paco le ha dado por el tabaco.

Con el tabaco rubio tiene guasa que lleve la ración siempre a casa

y cuando solo pasa media hora

resulta se han fumado tus pitillos la niña y la señora.

La escalera de la muerte. No es un mal nombre.

La niña y la señora en un descuido se fuman los cigarros del marido

y como la mujer no da en cartilla,

usted por no pegar un estallido, se fuma las colillas. ¡Olé!

¡Olé, olé!

¿Qué? ¿Tienes miedo?

¿Tú qué crees?

Quiero ver a mi hijo.

Ahora tendrá unos cinco años.

Casi, casi lo mismo que llevo yo metido aquí.

Está en Polonia, en un orfanato, quiero verlo.

Hans...

Lo siento, pero no te dejaré entrar en esta caja.

(TOSE)

(TOSE)

¿Qué haces?

Será por las buenas o por las malas.

Baja, nos van a matar. Yo ya estoy muerto.

Vale, está bien.

(Música tensión)

(Puerta)

Dámelos. Me los llevo.

No.

Tranquilo. Odio a los nazis más que vosotros.

Cuando esté en lugar seguro, les enseñaré.

Vale, pero no de inmediato.

Una vez a salvo, publica una esquela

en el Der Angriff a nombre de Fritz von Stroheim.

Fritz von Stroheim.

Sabremos que estás bien y enviaremos el resto.

Y además, el traje me va bien.

Sí.

Lo que no te irá bien es esto.

Hace tiempo que lo preparo.

Confía en mí.

(Aplausos y vítores)

¿Señorita?

No nos falles. Recuerda, Fritz von Stroheim.

Me debes un paquete de Lucky.

(Aplausos y vítores)

(Sirena de alarma)

¿Cuántos?

(Ladridos)

¿Cómo es posible?

(SILBA)

(Puerta)

¿Qué? Nada.

Me he leído las esquelas de los últimos días y nada.

Nos la ha jugado. Te dije que no podíamos fiarnos.

Von Stroheim morirá, confía en mí.

En quien no confío es en Bonarewitz.

Ten fe.

Y acuérdate de...

¿Los otros no daban la talla?

Mínimamente interesante.

Lo diferente, siempre es más interesante que lo habitual.

Depende del punto de vista.

Venga, como un animal de feria.

No es para tanto.

¿Hablas español? Y también alemán.

Perdona, yo... Pensaba que eras ruso.

Soy judío austríaco y profesor de lenguas.

Perdóname. No te preocupes.

Ser diferente tiene sus ventajas.

El otro día, incluso me llevaron al prostíbulo.

(Música tensión)

Por favor.

(Música clásica)

Déjame en paz. Disimula.

Te he conseguido un boleto para salir del campo.

Llevo unos negativos con las pruebas de lo que nos hacen.

Necesito que los escondas. Ayúdame.

(Sonata de Beethoven)

Eh, chaval.

¡Chaval!

(Para la música)

Yo me voy.

Ten cuidado.

La música alemana a veces puede resultar demasiado...

intensa.

¿Entiendes?

Bien.

Hazlo por tu padre.

Por favor.

(Palmadas)

Pamplinas.

Español, ¿eh?

Bienvenido. Ven.

¿Ella es de fiar?

Sí, sí, sí. Es de los nuestros.

Puedes pedirle lo que quieras.

Siéntate.

Los fritz se han quedado con ganas de teatro.

(Música alegre)

(La música para)

(Canción patriótica alemana)

(Música dramática)

Me gusta mucho.

Tiene un aire a Pieter Brueghel.

Hijo de puta.

¡Eres un hijo de puta!

Eres peor que ellos.

¿Qué?

Le gusta ver cómo los otros asesinan, ¿verdad?

Cómo los otros se emocionan, lloran, sufren...

Cómo...cómo follan.

Eres un puto mirón que espía el mundo tras un agujero

porque no tiene cojones de hacer nada.

¡Cállate!

¿O qué?

¡Vamos, dispare!

¿Solo sabe disparar con su maldita cámara de fotos?

Apriete el gatillo.

Inmortalice el momento. ¡Venga, Ricken!

Venga.

Venga...

(GIME)

(GRITA)

No.

(SE QUEJA)

¿Sabes lo que es el hambre?

¿Sabes lo que es ver pasar día tras día

con el estómago vacío?

Sin nadie con quien hablar.

Suerte de los gusanos.

Yo les hablo

y luego me los como, para que no se lo cuenten a nadie.

Francesc,

Paco,

Franz...

Creías que era un traidor. ¿Valbuena?

Tú y tus amiguitos creíais que era un traidor.

Soy un héroe.

Soy un héroe porque no les he contado nada.

No sabías nada. ¿Qué les ibas a contar?

Tu amigo también lo hizo.

Al otro lado del agujero.

Hans, el de la caja.

Acabó comiendo gusanos.

Y tú también lo harás. No te preocupes que lo harás.

¿O ya lo has hecho, eh?

Has comido gusanos.

¿Sabes qué?

No solo comía gusanos tu amigo. Cállate.

No, cállate tú de una puta vez y escúchame.

Tu amigo Hans no solo comía gusanos.

También comió negativos.

Sí, tiras de negativos.

Pero claro, los negativos no tienen proteína.

Así que más bien se los comió por detrás.

Por eso no los encontraron en la caja, los tenía dentro.

¿Dónde están?

Ah, no sé, busca. Busca, busca.

Busca, busca, busca.

Frío, frío, frío, frío.

Frío...

Templadito. Caliente... Ay, que te quemas, Francesc.

Te has quemado.

¿Dónde están?

Era yo.

Era yo o los gusanos.

Y uno no se puede fiar de los gusanos porque...

Porque por muchos que comas...

luego te comen ellos a ti.

(SISEA)

Los quieres, ¿verdad?

Pues ¿soy un héroe o no soy un héroe?

Eres un héroe, Valbuena.

Un auténtico héroe.

(Voces en alemán)

(Pasos)

(Puertas)

(Aria de Bach)

Diles lo que quieren.

(GIME)

(Aviones)

(Bombardeos)

No sé si es americana o rusa,

pero esta música al otro lado del Danubio suena celestial.

(Bombardeos)

(Disparos)

(Puerta)

No, no, no.

¡Larguémonos!

(GRITA)

(Música trágica)

Valbuena.

Gas.

¡Gas! !Gas!

¡Valbuena, gas!

(Bomba)

(Bomba)

¡Vamos!

Los kapos tienen las armas que los nazis abandonaron.

Toma, hay que defenderse.

(Música dramática)

¿Franz?

Soy inocente.

De eso precisamente le van a acusar.

Dime...

Dime que mi obra está a salvo.

Hola.

(Gritos)

(Música triunfal)

LOS ESPAÑOLES ANTIFASCISTAS SALUDAN A LAS FUERZAS LIBERADORAS

(EN INGLÉS) ¡Hola! ¡Gracias!

Sácanos guapos, Boix.

(Canción Corrandes D'Exili)

EL FOTÓGRAFO DE MAUTHAUSEN

Somos Cine - El fotógrafo de Mauthausen - Ver ahora

El médico alemán (Wakolda)

1960. Un médico alemán conoce a una familia argentina en la Patagonia y les acompaña en la ruta del desierto. Esta familia revive en él todas las obsesiones relacionadas con la pureza y la perfección; en especial Lilith, la hija adolescente. Decide alojarse en la hostería de la familia.

Para todos los públicos Somos cine - El médico alemán (Wakolda) - ver ahora
Transcripción completa

(Risas infantiles)

(TODAS) Salto hasta el cielo, salto hasta el cielo,

doy media vuelta y salgo para afuera.

¡Ya, ya!

Soy una tijereta que se abre y se cierra,

se abre y se cierra.

Salto hasta el cielo, salto hasta el cielo,

doy media vuelta... -¡Lilith!

-...y salto para afuera.

Yo soy... soy una tijereta que se abre y se cierra,

se abre y se cierra.

Salto hasta el cielo, salto hasta el cielo,

doy media vuelta y salgo para afuera.

Yo soy... soy una tijereta que se abre y se cierra.

"La primera vez que me vio,

pensó que yo habría sido un espécimen perfecto,

de no ser por mi altura".

"En su libreta, escribió:

'Misteriosa armonía en la imperfección de sus medidas'".

Ahí va el corazón.

¿Me la devuelve?

(ACENTO ALEMÁN) Por supuesto. Es tuya.

¿Cómo se llama?

Wakolda. Wakolda.

Igual ya estás grande para andar con muñecas, ¿no?

¿Cuántos años diría que tengo?

¿9?

¿10?

Tengo 12. 12.

Perdón. No importa.

Ya me acostumbré.

¿A qué?

A ser más grande de lo que la gente cree.

(Puerta abriéndose)

Lilith, ayudame con esto. Vení acá.

(ASIENTE)

¿Van al sur? Sí. Dame.

¿Vamos en caravana?

La ruta del desierto es... Sí, 300 km de nada.

Pregunte a mi papá. Está bien.

Me pregunta si puede venir con nosotros en caravana.

Si no es molestia.

Sí, no hay problema.

Todos los extranjeros temen esta ruta.

Lo importante es no agarrarla de noche.

Si salimos ya, llegamos al atardecer.

Vamos, vamos, vamos.

El señor nos va a seguir en su auto.

Helmut Gregor. Encantado.

(HABLA EN ALEMÁN)

(Motor arrancando)

(Banda sonora original)

¿Sabías que la "Grammostola mollicoma" puede vivir 30 años?

"Son arañas longevas y las hembras mudan de piel una vez por año".

¿Qué es "mudar de piel"?

¿Qué es "mudar de piel"? -No sé, Poldo.

(SUSURRA) ¿Qué es "mudar de piel"?

Poldo, dejame dormir. Papá...

(Trueno)

(Trueno)

(Trueno)

Vamos a tener que parar en alguna parte.

(Trueno)

(Ladridos)

(Disparo)

(Ladridos)

Quédense.

Disculpe que hayamos entrado sin pedir permiso.

Bien termine la tormenta, seguimos.

No tengo mucho para ofrecerles, pero pasen si quieren.

(Trueno)

Rápido, vamos, abajo.

¡Oh! Me parece que se murió...

del susto. No.

¿De qué se va a asustar si no pasa nada?

Dile que no tenga miedo. Aquí, la piel.

(TARAREA)

Agarrá, es carne seca.

No está muerta. ¿Ves?

Se mueve.

Está cambiando de piel, por eso está tan quieta, pero está bien.

Hay muchos insectos acá adentro. ¿Acá?

Tomá, es un regalo.

"Danke". "Danke".

Andá a buscarlo.

-¿Por qué salieron en la ruta con esta lluvia?

No estaba anunciado.

No hace falta para saber que venía la tormenta.

(Trueno)

Lo entienden.

(Trueno)

No hablo ni entiendo.

(Trueno)

(Trueno)

Sostenela acá.

No debería estar hablando con usted.

Lo tengo prohibido,

hablar con extraños.

Entonces, nos despedimos.

(ASIENTE)

Mi mamá dice que basta que algo esté prohibido para que lo haga.

¿Y es verdad?

Casi.

Hay cosas que da igual que no estén prohibidas.

¿Hablarías conmigo?

Creo que sí.

Crees, pero no estás segura.

Sí, estoy segura.

Lilith, vení.

Andá a tu cama.

(Banda sonora original)

Nosotros nos quedamos acá.

Bariloche queda a 30 km más adelante.

¿Ud. a qué dirección va?

Acá.

Ah, sí, es en el pueblo.

Siga derecho.

Que le vaya bien. Gracias por todo, Enzo.

¡Oh, oh, muy bien! Todo bien.

(HOMBRE) Hola. Vamos. Pasemos dentro.

-Vení, pará. -¿Qué querés?

¿Vamos al lago, papá? Espera, campeón.

Dale, ahora, vamos ahora.

(Avioneta)

¿Siguieron llegando?

Cada vez, más.

Llegan y se van en ese avión.

No salen nunca de la casa del vecino.

Vení.

Pintá la otra ceja vos.

¿Seguro? Sí, tomá.

Tomá este pincel. Agarrá.

Los dedos bien cerca de las cerdas

y apoyá el meñique en la muñeca para tener pulso firme.

¿Así? Exactamente, bien.

Ahí.

Miren.

20 empleados llegaron a tener mis papás.

¿Cómo vamos a hacer para sostener esto?

¿Cuándo la vamos a abrir?

Cuando podamos.

¿Sabés cuál soy?

¿Vos?

Esta.

¿Cuántos años tenías ahí?

¿Tú qué dices? Ven.

Mira cómo era tu mamá.

Tengo una foto que te quiero mostrar.

¿Esta era tu escuela?

Sí.

Esta va a ser tu maestra.

¿Iremos a tu misma escuela? (ASIENTE)

Pero si no hablo alemán.

Pero vas a aprender rápido.

(TODOS) # "... Recht und Freiheit

# Für das deutsche Vaterland!".

# "Danach lasst uns alle streben".

# "Brüderlich mit Herz und Hand!".

# "Einigkeit und Recht und Freiheit

# sind des Glückes Unterpfand".

# "Blüh im Glanze dieses Glückes,

# Blühe, deutsches Vaterland".

# "Blüh im Glanze dieses Glückes,

# Blühe, deutsches Vaterland". #

(Risas y voces indistintas)

"Es tut". Eva.

Soy Klaus Bayer.

¡Klaus!

Hola. ¿Cómo te llamas? Lilith.

Este es el grupo que está aprendiendo alemán. Sentate allá.

(Banda sonora original)

(CHICA) Ahí está.

Todos los días, las enfermeras le sacan.

¿Por qué está allá? Porque le operaron.

-¿El dueño de la casa es médico? -Cirujano.

-¿Y él? -Un paciente.

(GIME)

(Vehículo acercándose)

No, no, no.

Hola.

¿Te lastimaste?

No es nada.

¿Está tu papá?

Andá a buscarlo.

Me comentó su señora que van a reabrir la hostería.

En dos semanas.

Me gustaría quedarme.

No.

¿Ud. no tenía donde quedarse?

No se compara con esto.

Para mí, sería un honor ser su primer huésped.

Ayer mismo, se lo comentaba a mi esposa por teléfono.

La idea es que vengan y yo me instale en algún lugar.

Los cuartos no están listos todavía.

Puedo pagar por adelantado.

Seis meses.

¿Me cortas la carne, mamá?

¿Y su especialidad cuál es?

El ganado.

Mejorar la cría con hormonas.

¿Vaca por vaca?

Solo las embarazadas y los terneros.

Estimulamos la producción de una proteína

que el cuerpo genera naturalmente en menor dosis.

¿Qué tipo de hormona?

De crecimiento.

Pero, si es médico, ¿por qué trabaja en animales?

Lo nuevo se prueba en animales para asegurarnos de que funciona.

¿Y si no funciona?

Siempre funciona.

La genética es una ciencia compleja,

pero tiene explicaciones sencillas.

Se debe buscar lo que los genetistas llaman

"el efecto fundador".

Si uno encuentra un patrón hereditario,

puede trabajar para mejorar la raza.

"Esa noche, en su libreta, escribió:

'Sietemesina. Neumonía hasta los tres,

asma leve hasta el presente'.

'Gripes, anginas, infecciones y sinusitis crónica'".

"De mis hermanos, anotó:

'"Homo europaeus", embarazos normales'".

(Ruido)

¿Qué hacés acá?

(Puerta cerrándose)

¿Va a trabajar acá?

(ASIENTE)

¿Con animales?

Entre otras cosas.

¿Qué es esto? Sangre.

Mirá.

No hay nada más misterioso que la sangre.

¿Querés ver la tuya?

¿Me va a doler? Nada.

Cuidado.

¿Qué tienen que ver la sangre y el honor?

La mezcla impurifica la sangre y destroza la memoria.

¿Qué hay que recordar?

Quiénes éramos.

¿Quiénes éramos?

¿Alguna vez te hicieron una radiografía?

¿Para qué?

Para ver cuánto más puedes crecer.

Es una foto del hueso.

Vamos a hacer una de tu rodilla y otra de tu mano.

Ahora no respires, no te muevas.

¿Yo podría crecer más?

Con un poco de ayuda.

¿Buscás algo?

Un diccionario.

Gracias.

No lo vas a encontrar ahí.

¿"Sonnenmenschen"?

Vení.

Son estos.

¿Son superhombres?

Algo así.

(HABLA EN ALEMÁN)

Es un juego.

Les ponen puntos a los cuerpos de las mujeres.

Te acaban de poner un cero.

Dale, tu turno.

Vamos juntos.

("Lady Sunshine Und Mister Moon")

¿Después adónde vas? -A Ushuaia.

¿Viajas sola?

Siempre.

¿Me vas a decir que nadie te espera?

Nadie me espera.

Perdoná.

(RÍE) ¡No! (TOMÁS) ¡Vamos!

(Risas)

(GRITA Y RÍE) ¡Mirá!

¡No, no!

Está bien. ¿Lo ves?

Ailín.

No, quedate ahí, ahí, quieto.

Dale, Lilith, dale.

(RÍE) ¡No, para, no!

"Ja".

"Danke".

(Vehículo acercándose)

¡Ahí va!

Está creciendo 1 o 2 cm por año,

en lugar de 8, que es lo que debería.

Tiene los cartílagos abiertos.

¿Con qué permiso hizo el estudio? Quiere ayudar.

No necesitamos su ayuda,

ni Lilith ni nosotros.

Decíselo.

No experimentará con ella. No es un experimento.

Vení a jugar. Ya voy.

Es la hormona de los animales. ¿Y las pruebas con otros chicos?

Es el momento para hacerlo. Después será tarde.

Me dijo que no tiene riesgos.

Siempre los hay, aunque no te lo digan.

Es nuestro huésped, nada más, no el médico de la familia.

¿Vos creés que existen las ciudades subterráneas...

donde esperan los "Sonnenmenschen"?

¿Quién te mete esas ideas en la cabeza?

¿Tus papás?

¿Tus amigos?

¿Lo terminaste?

Ponelo en esa caja.

¿Te vas a pasar todos los recreos acá?

¿Tan mal te tratan ahí afuera? Un poco.

Entonces, ayudame.

Sentate ahí.

Yo también era la primera de la fila a tu edad.

Escribí. Número 7.

Fotos de los orígenes de la escuela.

(HABLA EN ALEMÁN)

Son esas tres.

"Bitte". -Está lo que querían eliminar.

Cállate, idiota.

-Nos vemos a la noche.

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

"Papá se empeñó en hacer una muñeca con un corazón mecánico".

"Le gustaba que fueran todas distintas".

"A mí también".

"Por eso elegí a Wakolda".

"Era la más rara de todas".

"Igual que yo".

Papá. (ASIENTE)

Quiero hacer el tratamiento.

Lo hablé con mamá y no me da miedo.

Vos no necesitás ningún tratamiento.

Soy la más bajita...

siempre.

Siempre va a haber el más alto, el más gordo,

una más rubia.

No todos somos iguales.

Eso es lo que nos hace únicos.

Dame una de estas, dale.

¿Puedo pasar?

¿Nunca pensó en producirlas en masa?

Podría hacer realidad sus diseños.

Hacer eso sería carísimo.

No si encuentra un inversionista.

¿Quién va a querer?

Yo.

Le estoy proponiendo un buen negocio. Piénselo.

Helmut.

Si le va a hacer un estudio a mi hija,

primero me pide permiso. ¿Estamos?

Pensé que habías faltado.

Me cambiaron al grupo de alemán.

No ha hablado en todo el día.

Vas a sentir como una picadura.

¿Dolió?

Aguantá eso.

¿No?

Vamos a tomar unas medidas.

Agarrate vos.

¿Y si no crezco nada?

Vas a crecer.

"Ja".

(Latidos)

(Latidos)

"Ese día, confirmaron que no era uno. Eran dos".

"Mamá confiaba en él".

"Hacía semanas que se sentía mejor gracias a sus vitaminas".

"Por fin podía probar los avances de sus hormonas de crecimiento".

"Ya las había probado en el ganado,

pero ahora tenía a mis hermanos".

(Música de miedo)

(Grito en la película)

¿Y Poldo? Con Tomás.

Eva, Eva.

Sonrían.

Ahí va.

-¿Voy...? ¿Voy abajo?

-Tomás, más a la derecha.

Ahí llegan. Muchas gracias. Enzo, muy bien.

(Puertas cerrándose)

(Motor arrancando)

(Puerta cerrándose)

Hola. Lo que me pidió.

¿Van al centro? ¿Me llevan?

Quedate en el auto.

(Voces lejanas en alemán)

(Llaman a la puerta)

(KLAUS) Nora. -Voy.

¿Qué pasa?

No me vas a hacer quedar mal, ¿no?

¿Con quién?

Con mis amigos.

Les dije que sos confiable.

¿Sos confiable?

(Gritos de júbilo)

(CHICA) ¡Bravo!

Feliz cumpleaños, tesoro.

(Canción en alemán)

(Canción en alemán)

Es un prototipo de sus diseños.

¿Vos le diste los planos? Era una sorpresa.

¿Dónde lo hicieron? En una fábrica en Trelew.

Lo único que debemos confirmar es con cuántas empezamos.

¿200?

(CHICO) Por fin solos.

(Risas)

Mira la cara.

¡Ay!

¿Qué tenés?

Nada.

¿Te duele? No, no.

¿Cuánto?

Casi dos centímetros.

¿Y esos dibujos?

Mi familia.

Los poetas escriben lo que ven.

Los pintores lo pintan.

Yo mido y peso lo que me interesa.

¿Nosotros le interesamos?

Vos.

"Ese día, le dije que me dolía el cuerpo,

las piernas, los brazos...".

"Dijo que era buena señal y aumentó la dosis al doble".

"En su libreta, anotó:

'Brote puberal'".

"Dijo que mi cuerpo era un campo de batalla,

que el dolor era bueno".

Acostalo a Poldo.

Dale, Otto, vamos.

Tengo frío. Te quiero mostrar algo.

Lo encontré ayer.

(Voces en alemán)

¿Estás bien?

¡Otto! ¡Otto!

Podés irte a tu casa. Otto dijo que no tenés nada que ver.

"Papá puso en práctica todos sus inventos".

"Cambió los ojos pintados a mano por ojos de vidrio móviles,

las peluquitas de lino por pelo humano".

"Hasta hizo manos y dedos articulables".

"Él lo convenció de que fueran muñecas perfectas, en serie".

(Banda sonora original)

Por un negocio que pueda seguir en su familia...

aun cuando yo ya no esté más con ustedes.

Salud.

¿Te sentís bien?

Hay varios compradores interesados.

Pagarán lo que pidamos.

¿Por qué?

Porque son únicas.

Le pregunto por qué invierte su plata y su tiempo en muñecas.

El gusto por la belleza.

(HOMBRE) Mañana estarán listas.

¿Las llevamos desarmadas? Como prefieran.

Faltan algunos detalles.

Labios, lengua, cejas.

¿Quiere alguna marca personal?

¿Algún lunar o marca de nacimiento? Nada.

Las quiero limpias.

Y esta...

es la muñeca que late.

¿Podría terminar de armar una? Desde luego, adelante.

Permiso.

(Latidos)

(BALBUCEA)

(GIME) Estás ardiendo de fiebre.

(GIME)

¿Dónde estamos?

En una hostería. ¿Recuerdas que salimos de viaje?

Tápate.

No, no, no. Hace mucho frío. Te hará bien.

¿Te pica?

Es bueno.

¿Qué es bueno? Él me lo dijo.

¿Qué te dijo quién? Pica.

¿Cómo?

A ver, dejame ver.

No. Es bueno.

Hija, dejame ver qué te pica. No.

Dejame ver. Es bueno.

Necesito ver qué te pica. Es buena señal.

¿De qué es buena señal?

(GIME)

¿Qué le hiciste a mi hija?

¿Qué le hiciste a mi hija?

¿Qué le estás haciendo a mi hija?

Nada que su mujer y su hija no me autorizaran.

(Pasos acercándose corriendo)

Creció 3 cm.

¡Me importa una mierda!

¡No le volvés a poner una mano encima!

¡Ni una sola!

Volvemos y te vas.

(Banda sonora original)

¿Qué pasó? Nacieron. No sabía cómo avisarte.

No respiran bien.

¿Cuándo nacieron? Hace dos horas.

Isa fue por el médico.

Con la nevada que hay, no van a llegar.

Hay que levantar la temperatura.

Necesitan oxígeno.

(Llanto de bebés)

Tengo que revisarlos.

Vayan a casa del vecino.

Tienen todo lo que necesito.

Dele esto a quien le reciba.

(Llanto de bebé)

Vos vení conmigo.

Quedate con mamá. No la dejes sola con él.

(Puerta cerrándose)

Subí al auto.

¿Qué es este lugar?

No sé.

Voy a buscar a un médico. (MUJER) No encontrará uno.

Con la tormenta, están todos los caminos cerrados.

El tubo ese.

(Llanto de bebé)

¿Dónde está Lilith? En su cuarto.

Voy a llevarlos al hospital.

¿Ahora?

Es una locura sacarlos de acá.

En ningún lugar, van a estar mejor que acá,

con él.

No me importa quién es.

A mí sí me importa quién es.

"Quería ser tan alta como la chica que me mostró en el dibujo".

"Dijo que nadie se imagina lo violento que es

empujar a un cuerpo a crecer cuando no es su naturaleza".

"Él sí lo sabía. Lo había visto en otros especímenes".

"En su cuaderno, escribió que solo sacaría adelante al más débil".

(Voces en alemán)

(CARRASPEA)

(CARRASPEA)

Le vamos a dar 10 cm, pero ahora cada 3 horas.

Al doctor le gustaría revisarlos.

El doctor tiene prohibida la entrada aquí.

Hoy se va.

Permiso.

(Puerta abriéndose y cerrándose)

Me gustaría tener una foto con los dos.

¿Podés llamar a la fotógrafa?

(TV) "Entró en la Argentina en 1952

y se evaporó en las calles de la capital".

"Viajaba con un documento de Cruz Roja

obtenido por el servicio del Dpto. de Ayuda del Vaticano".

No puede ser que nadie supiera.

Llamamos a la capital. Nadie sabía nada, excepto El Al.

(TV) "...que trajo a algunos en memoria de la Revolución de Mayo".

"Solo para conseguir una Alemania de raza aria,

había mandado a 6 000 000 de judíos a las cámaras de gas".

"Sobre la justicia argentina y el secuestro de Eichmann,

el primer ministro de Israel anunció hoy

que la cacería recién empieza".

Podés ir preparando la cámara.

(Campanadas)

(Campanadas)

(Campanadas)

(Banda sonora original)

¿Quién es?

Siempre lo hizo,

usar un bebé de control y experimentar con el otro.

(Banda sonora original)

(Frenazo)

(Música de los 60)

Va a venir gente a buscarme.

Traelos hasta acá. Deciles que se las traje de regalo.

¿Por qué?

Porque te lo pido.

¿Y?

Y vos harías cualquier cosa que te pida, ¿no?

No.

¿No?

Ya te vas a olvidar de mí.

(Llanto de bebé)

(Avioneta)

(Banda sonora original)

Somos cine - El médico alemán (Wakolda) - ver ahora

Lobos sucios

Galicia, 1944. En la esquina más alejada de Europa los nazis explotan una mina de wolframio, un mineral imprecindible para la construcción de su armamento. En esas minas trabaja duro Manuela para poder curar a su hija enferma, ajena a los chismorreos que la consideran una meiga. Su vida cambiará para siempre con la llegada de unos espías aliados con la misión de ejecutar un gran robo de wolframio. Los aliados prometen curar a su hija a cambio de su ayuda.Sin ser muy conscientes de ello, Manuela y su alocada hermana pequeña Candela, que inocentemente ayuda a judíos a escapar por la frontera, se verán envueltas de lleno en la Segunda Guerra Mundial.Inspirada libremente en hechos, historias y personajes reales Lobos Sucios cuenta una historia de supervivencia, espionaje y amor en medio de una atmósfera mágica.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Lobos Sucios - Ver ahora
Transcripción completa

(B.S.O de Sergio Moure)

"Era un día negro como boca de lobo".

"La 'moura' fue al teixadal

a buscar el agua de las tres fuentes".

"Llovía y corrió a refugiarse

debajo de un tejo que tenía más de 500 años".

"Se acurrucó entre sus raíces

y se quedó profundamente dormida".

(Aullidos lejanos)

(Toses)

Entonces oyó una voz

que salía de la cueva donde vivían los lobos.

¿Quieres saber lo que le dijo?

(Música instrumental suave)

Vamos.

(Toses)

¡Andando!

¡Venga, que es para hoy!

¡Vamos!

¿Tú qué "carallo" miras?

-No le digas nada a ver si nos echa mal de ojo.

No te preocupes, ya bastante maldición tiene con lo suyo.

-Sí, una hija bastarda que además tiene el aire.

Andando.

¡Venga, vamos!

Virgen, Espíritu Santo, amén.

Venga, pasando.

Venga.

Vamos.

Venga.

Pasa.

Pasa.

Tú, venga.

-Quietos ahí.

Los zapatos.

¡Ah!

¡Ah! -¿Qué miras?

-¡Vamos!

-¡Ah!

-¡Vamos!

-¡Ah!

-Andando. -¡Ah!

¡Ah!

-¡Aquí no queremos ladrones!

(Sonido distorsionado)

(Vehículo acercándose)

(Toses)

(Toses)

Vamos.

Vamos.

Rápido.

(Ladridos)

Una fila aquí, vamos.

Vamos.

Aquí.

Tú, ahí.

-Muévete.

-Sube tú ahí, sube tú.

-(ACENTO ALEMÁN) ¡Con cuidado!

¡Con cuidado!

-Perdone, señor Helmut.

"Sit".

(Música de piano)

A ver qué tenemos por aquí.

Bienvenidos al fin del mundo.

Estamos en las montañas más altas de Galicia

y, como acaban de comprobar,

la única carretera que llega muere aquí.

Estáis aquí

gracias al sistema de redención de penas por trabajo.

Es vuestra única oportunidad

para conseguir la libertad condicional,

así que no la jodáis.

El edificio del fondo es vuestro barracón.

El poblado de los mineros libres queda al sur.

Está prohibido salir del recinto,

relacionarse con los trabajadores libres

o tocarme los huevos.

(Silbido)

(ACENTO INGLÉS) ¿Solo me traes esto?

(SOFOCADA) Hay más de 15 kilos.

Es del bueno, señor Bryan.

Como mucho,

2000 pesetas.

Es poco comparado con lo que nos cuesta.

¿Así que es verdad lo que cuentan, que lo tiran a la ría de Vigo?

No es asunto tuyo.

Si fuera a buscar lo que tiraron, ¿me lo volvería a comprar?

Lo importante es que los alemanes no se queden con él

porque con este wolframio

que extraen donde trabaja tu hermana

fabrican tanques y bombas.

Son nuestros amigos.

¿Y los ingleses sois los buenos?

¿Y los españoles qué somos?

Mil...

y quinientas más.

Para vosotros, el wolframio es un negocio,

pero puede decidir quién ganará la guerra

y la vida de muchas personas.

Andáis como los lobos,

de noche, a escondidas.

(Toses)

No quiero que vuelvas al monte.

¿Me oíste?

Con las ocho pesetas que tú ganas, no nos llega para todo.

Tenemos que comprar medicinas para Alba.

Tu hermana tiene razón.

El otro día, Miguel Anxo, el hijo del molinero,

dicen que lo encontraron partido en siete cachos.

Fueron los lobos.

Los lobos no,

la Guardia Civil o los ladrones.

Puedes pedir trabajo en la mina. No voy a sacar wolframio de la mina

cuando pagan 10 veces más en el monte por el estraperlo.

(Ronquido)

¿Por qué no te rascas los cojones?

(TOSE)

Músico,

¿a ti te molesta?

(TOSE)

Tú eres Miguel Peña, el músico, ¿a que sí?

Pensaba que después de lo de Andújar te habían fusilado.

Veinte años te han caído, ¿no?

(Toses)

Tú tranquilo, ¿eh?

Tú tranquilo que a Franco le queda muy poquito, ya verás.

(Toses)

¡Oye, músico, músico!

Tú, si no puedes dormir, haz lo mismo que yo,

cuenta cosas, lo que sea,

los kilos de wolframio, las mujeres de tu vida, los presos,

tú cuéntalo todo y a ver si un día me cantas algo.

(Toses)

Venga, buenas noches, músico.

Y bienvenido, músico, bienvenido.

(Toses)

(Música de piano)

(Música instrumental suave)

(Música de piano)

(HABLA EN FRANCÉS)

¡Bryan!

(RÍE)

¡Venga, bonita!

Mira que eres rabuda.

¡Venga!

(Ruido)

¿Quién anda ahí?

¿Quieres que te mate, cabrón? Candela.

Candela.

Baja eso.

Tenemos que hablar contigo y con tu hermana.

Esto es lo que está pasando no muy lejos de aquí.

Cientos, miles de muertos por culpa de los nazis.

Y no se trata de soldados, sino de mujeres, niños,

gente inocente.

Eso no es asunto nuestro.

(EDGAR) Con el wolframio que sacan de Galicia,

serán mucho más poderosos, casi invencibles.

También es asunto vuestro.

(BRYAN) Os necesitamos.

¿A nosotras?

Sí.

Sabemos que pronto va a haber un gran envío desde aquí

a la fábrica de Nordhausen.

Si las toneladas de wolframio

que se acumulan en el almacén de la mina

llegan a la Mittelwerk, podríamos perder la guerra.

Nosotros, con la ayuda de la guerrilla,

queremos robarles todo el wolframio.

Necesitamos presos de la mina para que nos ayuden.

Tú puedes contactar con ellos.

No me interesa todo eso.

¿No os importa para qué se utiliza lo que sacáis de la mina?

No.

Hacen bombas y tanques.

Me lo dijo él.

Nuestra guerra ya terminó.

Esa mina es lo mejor

que le ha pasado a este pueblo nunca.

Los alemanes nos está dando de comer a mí y a mi hija,

a mucha gente que hace un par de años

no tenía nada que meterse en la boca.

Eh, toma.

¿Qué es eso que le das a tu hija?

Bayas de tejo.

Tejo, ¿eh?

Mmm.

Es venenoso.

¿Qué sabrás tú?

(BRYAN) Edgar es médico.

No sé cómo has conseguido que sigua viva,

pero sin penicilina, la niña se va a morir.

No sé qué es eso.

Es una medicina nueva.

En España, es muy difícil de encontrar,

pero si nos ayudas, te conseguiré las inyecciones.

Solo tienes que darle esto a un preso.

No creo que sea mucho pedir a cambio de curar a tu hija.

¿Quién es ese preso?

Miguel Peña, lo conocimos en Jaén, es de confianza.

(EDGAR) ¿Quieres salvar a tu hija o no?

Vale, vale, vale.

Perdón, perdón.

¿Sabes dónde está Miguel Peña?

Sí.

En el segundo barracón.

Por ahí.

¿Por aquí?

(Música de tensión)

¡Mmm!

(TOSE)

¡Ah!

(TOSE)

¡Ah!

¿Eres Miguel Peña?

Hay un par de extranjeros en el pueblo.

Tienen tratos con la guerrilla, quieren que les ayudes.

Van a robar el wolframio para que no llegue. Toma.

Toma.

Tienes que cogerlos.

Hay vidas en juego.

¡Me dijeron que eras un valiente!

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

Es bolo del bueno.

Mañana me acerco al molino a encargar sacos de harina blanca.

Este mes no va a faltar pan en la casa.

No vamos a poder con todo.

Bueno, haremos dos viajes, yo no estoy cansada.

¡Vosotros! ¿Qué hacéis aquí?

¡Ladrones!

¡Fuera! ¡Marchaos!

(RÍE) ¡Nos ha salido brava!

¡Nosotros llegamos antes!

Esta veta es nuestra.

¿Eso dónde lo pone?

Aquí mi amiga lo dice.

Yo a ti te conozco.

-Y más que me vas a conocer como no te vayas.

Esteban, déjalos, tienen dinamita. -¡Alto a la Guardia Civil!

¡Alto todo el mundo!

¡Dejad lo que habéis robado!

-¡Corred! ¡Corred!

-¡Ah!

¡Uxía!

¡Uxía!

(Toses)

Ya verás como mañana estás mejor, ¿eh?

¿A que sí?

Le di el agua de las tres fuentes.

Esta niña llegó mal al mundo y mal se te va a ir de él.

Y eso no hay agua ni fuente que lo arregle.

¡Manuela! ¡Manuela!

-¡Ah! ¡Manuela!

¡Manuela!

¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!

¡Manuela!

¡Madre, traiga paños y desinfectante, rápido!

¡Rápido!

Vaya con la niña.

¡Ah!

-Tranquila.

Hay que taponar.

Aguanta, aguanta.

¡Ah!

No tengas miedo.

¿Traigo más paños?

(Música melancólica)

(Llanto)

(Música instrumental suave)

Venga, más rápido.

(Risas)

¡Menos risas!

Estos hijos de puta, cuando acaban su turno,

se pueden ir a buscar mujeres,

pero nosotros qué, ¿eh?

(Toses)

¿Qué esperáis, que llegue la primavera?

¡Venga, coño!

¡Vamos!

¡Mira, mira, mira! -Rapidito, venga, venga.

¡Que sí, hombre!

(TOSE)

(ULULA)

¡Salid! ¡Eh!

¡Van a morir! ¡Vuelve!

¡Salid! Cógela.

¡Párate, coño! ¡No!

¡Quieta!

¡Salid!

¡Quieta!

(Explosión)

¡Cuidado! -¡Cuidado!

(Gritos)

-¡Por favor!

(Gritos)

-¡Aquí!

-¡Por favor, aquí!

-¡Por aquí!

-¡Vamos, ayudadme aquí!

(Gritos)

¡Eh! ¿Estáis todos bien?

¡Ah!

¡Hay varios muertos!

(Gritos)

-¡Aquí hay otro! ¡Hay otro!

-¡Venga!

(Gritos)

¡Tú! El señor ingeniero quiere verte. ¡Venga!

¡Venga! ¿Qué miras? ¡Espabila!

-¡Socorro!

¿Cómo sabías que iba a haber un derrumbamiento?

He oído hablar de ti.

Te llamas Manuela, ¿verdad?

Por favor, siéntate.

No tengas miedo.

Cógela.

Para la mayoría de la gente,

esta piedra... es materia sin vida ni voluntad,

no pueden ver el inmenso poder que posee

ni entiende cómo ha podido formarse el wolframio

separándose por sí mismo del cuarzo.

Algunos dirían que se trata de magia o de poderes ocultos

o incluso...

de brujería,

pero son solo ignorantes

incapaces de comprender

que toda materia posee su propia alma.

¿Lo reconoces?

Parece el teixadal.

Mucha gente no se atreve a adentrarse en ese bosque.

Les asustan los lobos.

Pero a ti no, ¿verdad, Manuela?

Vi a muchos lobos muertos por el hombre,

pero nunca vi a un hombre atacado por los lobos.

Los tejos son unos árboles viejos y solitarios.

Nunca forman bosques,

pero aquí,

en esta tierra remota,

donde acaba Europa, se han juntado.

"¿Por qué?".

(Mugido)

¡Eh!

¡Eh!

¡Fuera!

¡Fuera!

¡Fuera!

(Mugido)

Espera.

Tú no eres de por aquí, ¿verdad?

(ACENTO ALEMÁN) Pereira.

¿El taxista?

Pereira.

Lleva meses muerto.

Pereira ha muerto.

Muerto, no está.

Muerto.

¿Portugal?

¿Portugal?

América.

América.

(Golpean la puerta)

¿Qué quieres, Canela?

Dije por la puerta de atrás.

No le traigo wolframio, necesito el coche.

Se llama Isaac, tiene que ir a Portugal.

¿Estás loca, Candela?

¿Cómo puedes pasearte con judío huido a plena luz del día?

¿Qué judío?

¿Lo ves?

Se ha escapado.

Viene huyendo de los alemanes.

¿Por qué? ¿Qué hizo?

¡Nada!

¡No hizo nada!

¿No sabes que los alemanes odian a los judíos?

Lo único que sé de los judíos es que mataron a Jesucristo.

Lo dice el cura, no sé de qué te ríes, listo.

Yo solo quería llevarlo hasta la frontera con el coche.

Me da igual lo que hicieran los alemanes.

(EDGAR) Nuestro deber es ayudarle.

(BRYAN) No.

No podemos llamar la atención

y poner en peligro lo que estamos haciendo.

¿Y qué propones, que lo echemos a la calle como a un perro?

¿No lucháis contra los alemanes?

¿No os importa tanto la vida de la gente?

Dejadme el coche, vosotros no hace falta que hagáis nada.

¿Tú sabes conducir?

Sé llevar un carro con mulo que es mucho más difícil.

De acuerdo, pero esperaremos a que oscurezca.

¡Ah! ¿Estás "tolo"?

Ven, vamos a preguntarle a ese a ver si sabe algo.

Diles que lo haré.

Cuando tengas que ponerte en contacto conmigo,

lleva algo de color en la ropa

y a la hora de comer, nos vemos en la boca de la mina cerrada,

detrás de los retretes. La boca Lola.

Sí. ¿Estás seguro?

No dudes nunca de mi palabra.

No me has dicho tu nombre. Manuela.

¡Shhh!

Se está cociendo una cosa gorda

entre dos extranjeros y la guerrilla.

Necesito hombres de confianza.

¿Y qué pasa conmigo?

Yo tengo ganas de darle por culo a esos cabrones.

Contigo contaba, hay trabajo para dos más.

"Carallo!".

Por eso el otro día te andaba buscando la viudita.

¡Shhh!

Yo pensaba que era de las que se mueve

según sople el viento.

(Toses)

Ya casi estamos en el puente.

¡La Guardia Civil!

Estate callada.

(Golpean la ventana)

-Buenas noches.

Buenas noches.

De pesca. -Sí.

Salga del coche.

Un poco tarde, ¿no?

A estas horas, los peces deben estar durmiendo

y ustedes deberían de estar en la cama, cada uno en la suya.

Con estas cañas, no creo yo que vayan a pescar mucho.

¿De dónde es usted?

¿Es francés?

"Oui".

¿Y qué se le ha perdido aquí a un joven extranjero como usted?

En este país, hemos tenido mucho jaleo.

¿No estará buscando líos?

No.

Estoy solo conociendo el paisaje

de un país neutral y en paz, ¿no?

Me ha invitado el embajador, es amigo de mi padre.

A él tampoco le gustan los líos.

Entra

y más te vale que no te vuelva a ver por aquí.

Tenemos que buscar otro paso.

(Música instrumental suave)

"Danke schön".

Que tenga suerte.

"Danke".

"Vielen dank".

¿Y cómo es que hablas español?

Nací aquí.

Sí, se nota que eres gallego.

(RÍE LEVEMENTE)

No, mi familia era propietaria de la mina.

¿Eres de los de D'Hoore?

Sí.

Pues dicen que... ¿Qué?

Que tu padre se ahorcó.

Pero bueno, solo son historias.

A mi padre lo asesinaron los Servicios Secretos alemanes

para robarle la mina.

Hicieron creer que fue un suicidio y el que diga lo contrario miente.

¿Está claro?

Espero que nos encontremos a la Guardia Civil otra vez.

Como vuelvas a besarme, te capo.

Vamos, madre.

Venga.

Madre. (EBRIA) Déjalo.

No me haga enfadar, ¿eh?

Vamos.

Déjalo. Vaya horas de venir.

Ayúdame.

Vamos. Te traje unos papeles.

Ahora no. Ayúdame.

¿Qué?

¡Madre, ya!

Venga, suba.

Son para Miguel.

¿Está lloviendo?

No.

Tienes el bajo de la falda mojado.

(SUSPIRA)

¿Edgar no te dijo nada de las medicinas?

Anoche no durmió ni una hora seguida

y vuelve a tener fiebre otra vez.

Te las traerá.

No me fío de esos extranjeros.

Pues ya va siendo hora de que te fíes de alguien.

Di algo, me estás poniendo nerviosa.

Empezaremos por las noches, cavaremos un túnel en el bosque

que nos llevará a la galería abandonada.

Tú y tus hombres, Navas, os encargaréis del túnel

mientras en la mina, Miguel y los suyos entrarán a la galería

por una boca abandonada

y harán un agujero que los conducirá

a la pared posterior del almacén de wolframio.

Cuando los dos túneles estén acabados,

tendremos una vía directa

desde el exterior...

hasta los sacos de wolframio.

Nos lo llevaremos todo

para que cuando los nazis lleguen para cargar sus camiones,

se lleven la sorpresa de su vida.

Esta mañana murieron dos presos más.

(HELMUT) ¿Tosiendo negro?

Sí, señor Helmut.

¿Enfermos?

Unos 15 más o menos.

Más o menos, más o menos, aquí todo es más o menos.

El wolframio no puede esperar.

Márquez,

envía una carta al patronato

para que nos manden más prisioneros.

¿Qué pasa?

Me gustaría conseguir más prisioneros,

pero no puedo hacer nada.

Pues que venga gente del pueblo.

Se dedican al estraperlo, sacan más dinero.

La Guardia Civil tendría que tener más mano dura con los ladrones.

La gente de aquí es pobre

y el wolframio se paga demasiado bien.

España...

está en deuda con nosotros.

Alguien tendría que hacérselo entender a su gente.

Sí, señor Franz.

Haré todo lo que esté en mi mano.

(Puerta cerrándose)

(Música de tensión)

Mira esa pendanga.

Muy viudita, pero ya cambió de color el pañuelo.

¡Rápido, venga!

¿A qué esperáis?

¡Vamos, venga!

¡Ole!

¡Eh!

¡Ole!

¡Ole!

Seguro.

Ahora todas hacen lo mismo.

Espera.

¿Qué pasa?

Los planos de la mina.

¿No te han dicho nada más?

¿Cuánto tiempo tenemos?

Nosotros estamos preparado, somos cuatros,

pero para hacer el agujero nos sobramos.

Se lo diré a los extranjeros.

¿Les has contado lo que estuve a punto de hacer?

Mejor.

Pero ¿no piensas en tu mujer y en tus hijos?

¿Y tú?

Yo nunca me casé.

¿Y el luto por quién es?

Por un sinvergüenza que ojalá esté pudriéndose en algún cementerio.

Tenemos que marchar, no quiero que me echen en falta.

(NIÑA) Ah... Ya, ya. Shhh.

Ah...

¿Se curará?

Tardará un tiempo,

pero con unas cuantas inyecciones más, creo que sí.

Es una niña muy fuerte.

No deberías tocar a la niña con esas manos.

Es que es tan pegajoso.

Es arsénico.

Veneno.

¿Le diste los planos a Miguel?

Tiene a tres hombres dispuestos para cavar.

¿Por qué le escogisteis a él?

Porque le sobra valor.

Participó en el asedio al santuario de Andújar.

Le conmutaron la pena de muerte por trabajos forzados de por vida.

No tiene nada que perder.

¿Y su familia?

Nadie lo espera.

Pobre hombre.

(Música instrumental suave)

¡Venga, rápido!

¡Vamos, seguid!

¡Venga, atendiendo a lo que estáis!

¡Andando!

¡Vamos!

Candela,

¿para qué es el agua?

Es para que se lave.

¿Y tú quién eres?

No te entiende.

Se llama Ruth y viene de lejos, de la guerra.

Es judía, los alemanes los persiguen.

¿A nosotros qué coño nos importa?

¿Mmm? ¿No tenemos ya suficientes problemas?

Necesitaba pasar a Portugal,

el río estaba crecido y temía que se ahogara.

¿Tú estás tola?

Es el señor ingeniero.

¿Qué hace aquí?

Siéntala.

¡A la mesa, ya!

(Llaman a la puerta)

Pela patatas.

¡Pela!

¡Que pele patatas! Sí.

(Golpean la puerta)

Tranquilas. ¡Shhh!

Pela.

Candela.

(Puerta abriéndose)

Buenos días.

Mi hermana Candela y mi prima Isabel.

Lo siento si os he interrumpido.

Patatas.

En Alemania, no comía otra cosa

y aquí lo mismo.

No sabía que vivíais con vuestra prima.

Isabel está de visita, vive en Oteiro.

Si me necesita para algo.

Sí, disculpa.

Si no estás demasiado ocupada, ¿podrías acompañarme al teixadal?

Por supuesto.

No quisiera que se perdiera en ese bosque lleno de lobos.

Espero que volvamos a vernos pronto.

(Puerta cerrándose)

¿Qué se dice del teixadal?

Son solo historias para asustar a los niños.

Pues cuéntame esas historias.

En este bosque, hay una cueva oculta,

"a Cova Dos Mouros",

donde se dice que hace miles de años

vivían unos hombres fuertes y poderosos.

¿Y esa cueva dónde está?

Decían que mi abuela era la única que sabía el camino.

¿Estás segura?

Son solo historias, ya se lo dije.

¿Un hombre leído como usted no creerá en esas cosas?

Este lugar es especial.

Sé que tú también puedes percibirlo.

Yo no pararé hasta que descubra lo que esconde.

¡No!

Escúpalas, son venenosas.

Lo sé.

Sabía que podía fiarme de ti.

(Trueno)

Se acerca una tormenta.

21, 22, 23, 24,

25, 26, 27,

28, 29, 30,

31, 32...

"¿Contaste los metros que hay desde el lavadero?".

Sí, unos 30 metros.

Pues esto no cuadra por ningún sitio.

¿Seguro? La galería abandonada tiene que estar aquí.

Esos planos son de la época de María Castaña por lo menos.

Ha cambiado todo, no valen para nada.

Son una mierda.

(TOSE)

(TOSE)

La madre que los reparió a todos.

(TOSE) -¿Y ahora qué?

(Toses)

Hay que quitarle los planos al nazi.

A Manuela la han visto por la casa, quizá ella podría cogerlos.

Tabaco.

Lo tenía en un cajón.

Se iba a echar a perder.

Gracias.

Los planos que me diste no sirven pa' na'.

No sabemos dónde empezar a cavar.

¿Y qué vais a hacer?

El ingeniero tiene que guardar los planos en su casa,

en el despacho o en alguna habitación.

¿Por qué me cuentas todo esto?

Porque eres la única que puede conseguirlo.

Yo ya hice bastante.

No sería la primera vez que estás en su casa.

Eso no es asunto tuyo.

Haz lo que tengas que hacer.

No vuelvas a faltarme al respeto, ¿me oíste?

¡Nunca!

No lo entiendes.

Nosotros no somos importantes.

(NIÑA) Ah...

Ah...

Manuela, hija,

mira lo que compró Candela.

¿Qué hace aquí? ¿Qué te pasa?

Me dijiste que te la llevarías.

Cenará con nosotras.

¿Qué quieres, que nos descubran?

A la gente le costaría poco contárselo al ingeniero.

Nadie la vio.

Y tú gastándote el dinero a lo loco.

Nos merecemos algo bueno y ella también.

¡Cállate, Candela, cállate!

¡Largo!

¡Largo!

(Quejidos de niña)

¿Tú no tienes corazón?

Tengo una hija

y no puedo permitir que me pase nada.

Si tú quieres jugar a hacerte la valiente, hazlo,

pero fuera de esta casa.

(Quejidos de niña)

"Siete, ocho,"

nueve, diez, once,

doce, trece,

catorce, quince,

dieciséis, diecisiete,

dieciocho, diecinueve,

(Toses)

veinte, veintiuno, veintidós.

Veintidós en la C.

¡Y ahora, a dormir todo el mundo que mañana no es fiesta!

(Ventisca)

Cógelo, por favor.

Por favor.

¿Dónde está tu hijo?

Tu niño.

Tu hijo.

¿Dónde está?

(Puerta abriéndose)

Tenemos que marchar.

Traeré algo para que se seque.

Tened cuidado.

Vamos.

(Música instrumental suave)

(Música de piano)

(RÍE) ¡Más rápido!

¡Uh!

¡No, no, no, no! ¡No tan deprisa!

Por favor, frena.

Frena. ¡Frena! (RÍE)

Con suavidad, Candela, por favor.

¿Cuánto cuesta un coche como este?

¿Eh?

"Tu es très belle".

¿Qué?

"J'ai dit que tu es très belle".

Si te besara ahora mismo, ¿qué podría pasarme?

(Música instrumental)

(Pasos acercándose)

Los planos de la mina, espero que funciones.

Se los has quitado.

Es lo que querías, ¿no?

Si hubiera podido hacerlo, no habría permitido...

¿Permitirme?

¿Quién eres tú para permitirme o no?

No lo hice por ti.

Manuela.

No, tenías razón,

tú y yo no somos importantes.

¡Mmm!

(Música de suspense)

(Toses)

(Música instrumental suave)

(Gemidos de perro)

(Aullidos)

(Aullidos)

(Aullidos)

(Aullidos)

¿Y Alba?

Fue a buscar la vaca con nuestra madre.

¿Y esto?

Lo trajo la Sagrario, la hija de la modista, para ti.

Es la firma de Franz.

Y el número ocho.

(Toses)

¡Eh!

¿Me toca? Mmm.

Estabas en la gloria, ¿eh?

¿Cuándo empezaste con esa tos?

-(TOSE)

Cuando terminó la guerra.

Ya está.

Eso que tienes no es ninguna broma, Virutas.

Es silicosis.

Esta noche, tú descansas.

No. Sí.

No. Sí, hoy vigilas el barracón

y nosotros continuamos.

¿Y qué vais a hacer sin estos brazos míos?

(TOSE)

Cuando el wolframio esté fuera, nos fugaremos por el túnel.

(TOSE)

Lo primero que haremos será llevarte al médico para curarte.

Y yo, cuando esté mejor,

os voy a llevar a casa de mi hermana, a mi pueblo

y os voy a hacer un cocido que os vais a chupar los dedos.

Os gusta el cocido a todos, ¿no?

(Silbido)

-¡Vaya con la viudita!

(VIRUTAS TOSE)

(VIRUTAS TOSE)

Ya te puedes ir.

Te queda precioso.

No estoy acostumbrada a estos lujos.

Pues deberías.

Una mujer como tú...

merece lo mejor.

¿Estamos celebrando algo?

La suerte de haberte conocido.

(Música de suspense)

Estuve en el teixadal.

Intenté encontrar la cueva de la que me hablaste.

Lo que yo busco...

es la prueba de que el alma reside en todas las cosas

y podría estar en esa cueva.

Sé que tú me entiendes.

Podríamos convertir este bosque en un lugar de peregrinación.

¿Me ayudarás a encontrar esa cueva?

Yo no sé dónde está y se lo dije.

Ni siquiera creo que exista.

En unos días,

vamos a hacer un gran envío de wolframio

para el ejército alemán.

Juntos podemos hacer grandes cosas, Manuela.

El almacén. Ahora solo falta que la guerrilla cave su túnel.

¡Señoritas!

Ya pueden soñar con la Pasionaria

y en tres horas, en pie para trabajar.

-¡Cuéntenlos!

¡Veinticinco en la C, primer barracón!

¿Qué pasa? -Veinte en la B, primer barracón.

Recuento. -¡En fila!

¿Y estos?

(VIRUTAS TOSE) -¡Son 20!

¡Moveos!

(TOSE)

¿Qué pasa, Virutas?

Estoy esperando a mi novia.

A su novia dice.

(RÍE)

¿Qué, Virutas,

acabaste ya de hacer el payaso

o tienes más repertorio?

Márquez,

¿a ti nunca te dijeron que bajo la luz de la luna

aún eres más feo?

(TOSE)

Mira, Virutas,

métete dentro o te reviento a hostias.

Métete dentro.

¡Métete dentro!

¡Suéltame, joder!

¡Quieto, Virutas!

¡Quieto!

¡Alto o disparo!

¡Viva la República! ¡Cabrones!

(Disparo)

(Disparo)

-¡Detenedle! -¡Quietos!

¡Quietos! ¡Que no se mueva nadie!

¡Quietos ahí!

¡Quietos, joder!

¡Quietos!

¡Quietos!

(Música melancólica)

Paso.

Déjalo ahí.

Que lo lleve a la enfermería.

-¡Ah! ¡Ah!

(Puerta abriéndose)

Diles que ya hemos alcanzado el almacén.

Los de la guerrilla llegarán esta noche a la galería.

Mmm.

Deberías dejar que ellos se encargaran del wolframio.

No vamos a quedarnos de brazos cruzados.

Pero ¿por qué eres tan terco?

¿Es que te da igual morir?

Como si te importara.

Anda, vete ya, por favor.

Vete.

Vete.

Mmm.

(LLORA)

(LLORA)

He dicho que te vayas.

(Música instrumental suave)

Esto te va a proteger.

Está hablando con Londres.

¿Y qué les dice?

Los americanos por fin están preparando algo importante.

¡Ah!

Parece que las cosas van a cambiar para los nazis.

Si conseguimos sabotear ese cargamento ahora...

¡Eh, eh!

Claro que lo conseguiremos.

Tenemos que celebrarlo, "okey?".

Pero, Bryan, no traigas té, ¿eh?

(BRYAN) Té.

(EDGAR) Pronto podría ser el fin de la guerra.

¿Y dejarán de perseguir a los judíos?

Será el fin de todo.

Podremos volver a casa en paz.

Tienes que estar contenta.

Lo que has hecho es muy importante, Candela.

Algún día, cuando todo termine,

el mundo sabrá que ayudaste a todas esas personas.

Últimamente, te lavas mucho.

No tiene nada de malo digo yo.

Te brillan los ojos de una manera...

Sobre todo, cuando vas a casa del inglés.

Candela, ¿qué tienes?

¿Pasó algo con ese Edgar?

¿Te besó?

Edgar besa mucho y habla mucho.

¿Y qué dice?

Me tengo que ir.

Espera, Candela.

Candela, espera, coge...

Candela.

Candela.

Candela, espera.

Espera, mujer.

¡Eh!

¿Qué pasa con Edgar?

Cuando acabe la guerra, marchará.

¿Eso te dijo?

Edgar puede tener a cualquier mujer.

Será un médico importante.

¿Por qué iba a querer a alguien como yo?

No sé ni escribir mi nombre.

¿Qué?

¿Mmm?

No quiero hacerme ilusiones.

No quiero que me pase como a ti.

Candela,

escúchame.

Eres la mejor persona que conozco.

Te mereces todo lo mejor de este mundo.

Incluido ese Edgar con sus besos.

(HABLA EN ALEMÁN)

"Heil Hitler!". "Heil Hitler!".

(Música de misterio)

¡Ah!

¡Shhh!

¡Miguel! ¡Navas!

Navas, ¿eres tú?

¡Miguel!

¡Un túnel!

(Golpean la puerta)

Edgar ha ido a ver a los de la guerrilla.

No tardará.

Es tarde, tenemos que aprovechar que el río está bajo.

Hay que esperar hasta que roben el wolframio.

Tranquila, pasad dentro,

os calentaré un poco de té y mientras esperáis.

¿Té?

Este hombre necesita algo más fuerte.

Tienes razón.

Ahí.

(Motor de vehículo)

"Dummy!".

"Merde!".

(Música de tensión)

(Ladrido)

¡Vamos!

¡Corre!

(Ladrido)

(Gente acercándose)

(Ladridos)

(HABLA EN ALEMÁN)

(Ladridos)

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

(Música de tensión)

¿Sabes quién era ese hombre al que has ayudado?

Un asesino.

Un enemigo de Alemania.

A mí no me contó nada.

¿A cuántos has ayudado?

¿Tu hermana lo sabía?

Ella no hizo nada.

Candela,

no creo que seas consciente de lo que has hecho,

pero si quieres que te ayude, debes contarme la verdad.

Lo encontré en el monte.

Estaba perdido y lo acompañé.

¿Tú sola?

Sí.

Tú sola.

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¿Vas a decirme la verdad?

¡Ah!

¡No!

¡Venga, que ya estamos acabando!

-¡Aquí están!

-¡Alto! ¡Alto todo el mundo!

¡Corre, corre, corre, vámonos!

-¡Abran fuego!

¡Quietos! ¡Alto!

(Disparos)

¿Y los otros? -No lo sé.

¡Tenemos que irnos, venga!

¿Qué hace? ¡Sujetadlo!

¡Quieto, cabrón!

¡Quieto!

¿Qué noticias traes?

Dicen que Candela confesó,

que contó todo lo que hacía Miguel en la mina.

Mataron a uno de la guerrilla.

¿Lo mataron?

Sí.

No lo entiendo.

Candela no hablaría.

¿Y sabes cuándo la van a soltar?

¿Y por qué la iban a soltar?

¿Qué sabe, madre?

¿Con quién habló?

El señor ingeniero me dijo que...

Fue tan amable...

Se lo conté todo y me dijo que soltarían a Candela.

Madre,

no sabe lo que hizo.

(LLORA)

(Disparos)

(Música melancólica)

No me habría ido sin ella.

¿Crees que lo sabía?

¿Crees que se imaginaba cómo la quiero?

Si no lo sabía entonces, lo sabrá ahora.

Por eso mismo no podemos abandonar.

Candela se la jugó por gente que ni siquiera conocía.

Se lo debemos.

Yo se lo debo.

Somos pocos y no tenemos suficientes armas.

La guerra no durará para siempre.

Los alemanes se están debilitando.

¿Cuándo terminará?

¿Mmm?

¿Quién lo sabe?

Para entonces, estarán todos muertos.

Saquemos a Casamayor y a Miguel. No.

Hay que sacarlos a todos.

Ya hablaremos mañana.

No será buena idea, Manuela, la guerra...

¡Que no es la guerra!

Es que no es la guerra.

Es la vida de unos hombres que se la han jugado por vosotros.

Se lo debemos.

"El ministerio decreta"

el embargo completo e inmediato

de las minas y de todo el wolframio almacenado.

Esperando su pronta resolución

y entrega de las instalaciones.

Esperad.

Antes tenemos que ocuparnos de los presos.

Son los culpables de nuestro fracaso.

Si hubiéramos conseguido el wolframio necesario...

Pero esta gente son como animales.

No entienden nada.

Los presos y la mina pertenecen a España

y no puedo permitir... ¿Ahora los defiendes?

Me limito a cumplir las órdenes.

Hasta que no nos marchemos las órdenes aquí las doy yo.

¡Alto!

¡Buenas!

¿Qué traéis, ataúdes?

A ver.

-Continúen.

¡Salid, vamos, vamos!

¿Vas a dar un concierto?

Mi mujer era la que sabía tocar de verdad.

Un pelo largo y fuerte hasta la cintura.

A veces no me acuerdo bien de su cara.

¡Venga, señoritas,

alegren esas caritas feas que hoy es fiesta mayor!

El señor Franz está muy contento con vuestro trabajo

así que venga, todos al barracón.

¡Venga!

¡Al barracón!

Músico,

para ti también hay vino.

¡Venga!

¡Venga, al barracón!

-¡Vamos!

(Música de suspense)

¡Es para hoy!

-¡Vamos!

¡Adentro!

¡Más rápido, venga!

-¡Vamos!

(EDGAR) ¿Qué están haciendo?

Vamos por atrás.

(Griterío)

¡Tenemos vino!

Voy a ver qué pasa.

Tengo que ir a orinar.

No puede salir nadie.

¿Quieres que lo haga aquí?

Mira por esa ventana. Voy.

¡Dinamita!

¡Nos quieren matar!

¡Esto va a explotar, hay que salir!

¡Vamos, hay que reventar la puerta!

¡Vámonos! ¡Vámonos!

¡Vamos, dale, dale!

¡Dale!

¡Vamos, hay que reventar la puerta! ¡Vamos!

¡Vamos!

¡Atrás! ¡A cubierto!

¡A cubierto!

¡Cuidado!

¡Fuego!

¡Atrás!

¡Vamos, atrás!

¡Atrás!

(Disparo)

-¡Disparad!

(Gritos)

(Disparos)

¡Que no salga ninguno!

¡Así, seguid!

¡No paréis!

(Disparos)

¡Seguido, así!

¡Disparad!

-¡Nos están disparando!

-¡A cubierto!

-¡A este lado!

(Disparos)

-¡Cuidado, son los de la guerrilla!

(Disparos)

(Disparos)

-¡Atrás! ¡Atrás!

¡Vamos, abajo!

-¡Cuidado, cúbrete!

(Disparos)

-¡Atrás!

-¡Corre!

-¡Venga, vamos, marchaos!

¡Casamayor, todos pa' fuera!

¡Vamos, rápido, rápido!

¡Vamos, salid!

¡Salid!

¡Pa' abajo! ¡Pa' abajo!

¡Vamos, vamos! ¡Rápido, coño! ¡Salid!

¡Venga!

¡Tira, tira, pa' abajo, va!

¡Vamos! ¡Manuela!

¡Miguel! ¡Manuela!

¡Miguel!

¿Estás bien? Sí.

Ese loco ha puesto dinamita, tengo que sacar a los presos.

No, no, voy contigo. No, sal y espérame en el bosque.

¡No, por favor! Hazme caso.

Por favor, vete, vete. ¡Miguel!

¡Vete!

¡Casamayor! ¿Queda alguien dentro?

¡No queda nadie, hay que largarse! ¡Todos pa' fuera!

¡Mmm!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

(GRITA EN ALEMÁN)

¡Miguel!

(Música de tensión)

¿Por qué?

¿Por qué?

¿No te das cuenta de que yo soy el único que te entiende?

¿Por qué me has traicionado?

¿Por qué?

Sé dónde está lo que quieres.

No debes morir mintiendo.

Y usted no debería marcharse sin lo que vino a buscar.

(Música de misterio)

Es aquí.

Tú primero.

Continúa.

Para.

Para.

Aparta.

No me asustan los lobos.

(Gruñidos de lobos)

A mí tampoco.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

(Sergio Moure de Oteyza "Manuela")

Somos Cine - Lobos Sucios - Ver ahora

Francisco, el padre Jorge

Ana viaja a Buenos Aires para escribir una biografía de José María Bergoglio, el padre Jorge, jesuita recién elegido Papa con el nombre de Francisco, al que conoció cuando seguía como periodista el cónclave de 2005 en Roma, y aquél participaba en la elección de un nuevo Papa, Benedicto XVI.

Para todos los públicos Somos Cine - Francisco, el padre Jorge - Ver ahora
Transcripción completa

(Música de Federico Jusid)

Eva, venga, que llegamos tarde.

Me prometiste que iríamos al zoo.

No, dije que primero era el trabajo, luego, la diversión.

Debería ser al revés, primero el zoo.

Ya.

Nos vamos sin ustedes. Los últimos serán los primeros.

Hacía tiempo que no teníamos españolas en el tour. Adelante.

Gracias.

Bienvenidos al tour del papa.

El papa Francisco es el más porteño de todos los porteños.

Se le nota en cada gesto, en cada frase.

En Roma ya se habla de "bergoglismos". Vamos a verlo.

"No balconeen la vida.

Métanse en ella, como hizo Jesús.

Jesús no se quedó en el balcón.

Se metió.

Métanse en la vida".

El papa Francisco es hijo de inmigrantes italianos.

Es el mayor de cinco hermanos.

Nació hace 76 años

en el seno de una familia trabajadora.

Por eso, él le da tanta importancia a las raíces.

En esta basílica, que es hermosa, el joven Bergoglio

vivió momentos muy importantes.

Por ejemplo, cerca de este San José,

uno de sus santos preferidos.

En este confesionario

él descubrió su vocación religiosa.

(Cláxones)

Él fue arzobispo de Buenos Aires durante casi 15 años.

¿Hay alguien de ustedes que sepa cómo le gustaba que lo llamaran?

Sí, mi amor.

Padre Jorge.

Muy bien. ¿Y cómo sabés vos?

Mi madre es periodista, ella me lo dijo.

(GUÍA) En esta catedral,

el papa Francisco pronunció homilías muy valientes,

muy fuertes,

pero cada vez que se le pregunta

a Su Santidad cómo quiere ser recordado,

él siempre dice:

"Quiero ser recordado como un buen tipo,

un tipo que hizo lo que pudo".

¿Cuándo vamos a ver a los hipopótamos?

Mañana, amor, hoy tengo que terminar el capítulo, ¿vale?

¿Quién me acompaña al partido hoy? Nosotros.

Hoy ganamos por escándalo.

No sé, tenemos un arquero que es de madera.

¿Puede ser que todos los domingos hablemos de San Lorenzo?

Podemos hablar de lo que vos quieras.

Entonces podemos hablar de cosas importantes.

Por ejemplo, ¿qué vas a estudiar?

Medicina. Ay, ay...

Qué lindo. No sabes la alegría que me da.

Tu mamá quiere que seas médico,

así nos curás a todos y vivimos 100 años.

No. Poné la radio. No es por eso, es porque salvará vidas.

¿Hay algo más importante que eso?

Hoy vamos a escuchar una ópera que se llama "El elixir del amor".

Hay un aria que me encanta,

que se llama "Una furtiva lágrima".

Resulta que a la joven se le ve

una lagrimita.

Entonces, el hombre que está enamorado de ella

dice: "Ah, una lagrimita.

Me quiere un poquito".

Con eso me alcanza, un poquito nada más.

¿Qué más le puedo pedir al cielo?

Escucha, escucha, escucha.

(Aria "Una furtiva lágrima")

(Continúa aria)

Hola, abuelo.

Eh.

Nadie hace la panna cotta como vos, abuela.

Nadie.

Tu "mamma" le pone mucha gelatina, por eso tiene ese gusto.

Te quiero regalar este libro.

Mío.

Este es de tus preferidos, abuela.

Sí, pero quiero que lo tengas vos. ¿Eh?

Esta es la vida de un gran santo,

San Francisco de Asís.

Todos deberíamos aprender de él.

Él puso al Evangelio en su sitio,

el sitio de la lucha contra la pobreza.

Espero que te guste.

"Allora",

¿"è vero" lo que me ha contado un pajarito?

Que usted está de novio.

Estoy saliendo.

¡Ah!

Así que le picó el bichito, ¿eh?

Sí. (RÍE)

(RÍE, CANTURREA) Le picó, le picó.

¿Alguna vez cruzarás bien una calle?

Sos el rey de los cagones.

(Campana de tranvía)

¿Para qué trajiste un libro?

¿Qué tiene de malo?

No es muy normal llevar un libro a un pícnic.

¿Por qué?

Porque se supone que vamos a comer, a charlar,

a hacer juegos.

El de la botellita, por ejemplo.

¿O no te gustaría darme un beso delante de todos?

"Los novios", el título me gusta.

¿Habla de nosotros el libro? Creo que no.

Lo tiro. No.

(GUÍA, GRABACIÓN) "Cerca de este San José,

uno de sus santos preferidos, en este confesionario,

el joven Bergoglio descubrió su vocación religiosa".

¿Cómo te llamás? Jorge.

¿Cuándo te has confesado por última vez?

El sábado.

¿Qué pasó en tres días para que precises confesión?

No sé, de golpe me dieron ganas de venir a la iglesia.

Como si alguien me empujara.

Dios no empuja a nadie.

Nos llama, en todo caso. Nos llama, ¿para qué?

Es algo que te vas a tener que contestar tú mismo.

Como diría un místico: hacé la plancha.

La experiencia de Dios nos llega

sin que intervenga nuestra propia voluntad.

Hay que estar abierto.

Más tarde o más temprano,

Dios te va a decir qué es lo que quiere de vos.

(GRABACIÓN) "Esa confesión me agarró con la guardia baja.

Fue como encontrarse con alguien que te está esperando.

Uno lo busca,

pero Dios te encuentra primero.

Dios me primerió".

Ah.

Hoy no es mi día de suerte, no, no, no.

Teología, latín, más teología.

¿No me dijiste que ibas a estudiar Medicina?

Estudiaré medicina del alma.

No entiendo.

Quiero ser cura.

¿Vos me estuviste engañando a mí?

Él no se animaba a decírtelo; a mí me lo dijo.

No te veo como cura.

Deberías... trabajar.

Debería estudiar.

¿Qué tiene de malo que sea cura?

¿Qué tiene de bueno que sea cura?

Que a Jorge le gusta, ¿te parece poco?

(LLORA)

Por favor, mamá, no llores.

¿Es tan difícil aceptar que Dios me llamó?

Te estás escapando de la vida.

¿Qué vida? Esta vida, Jorge.

La de tu papá.

La mía.

No vas a conocer el amor, hijo.

El amor de una mujer.

No voy a tener nietos.

No vas a tener hijos.

Te vas a quedar solo.

Solo.

Mamá, a un cura le dicen "padre".

Mis hijos van a ser los más pobres.

Tu abuela te metió todo en la cabeza.

No, mamá, la abuela... Déjame sola.

Déjame sola.

(GRABACIÓN) "No estábamos peleados.

Yo iba a verla.

Ella nunca vino al seminario.

Pero al final, cuando me ordené,

se arrodilló y me pidió la bendición".

Te toca a vos, Jorge.

Hoy perderás hasta la camiseta, vas a ver.

Qué tiro horrible, Jorge.

Chicos, quiero decirles algo.

Quiero que lo sepan por mí.

Voy a entrar al seminario.

¿Qué seminario? Que quiero ser cura.

Es una broma, chicos, tranquilos. ¿Vos sabés lo que es significa?

Si sos cura, chao minas, flaco. Sí, ya sé.

Para mí, la mujer es lo más lindo que hizo Dios.

Se me hizo difícil aceptar que debo renunciar a eso.

Flaco, de tanto leer

se te terminaron quemando las neuronas.

-Yo te felicito, Jorge. Este tipo sabe lo que quiere.

Eso no tiene precio, queridos.

¿Ya se lo contaste a Virginia? No, todavía no.

Pierdes las mejores tetas del barrio, las mejores.

(Risas)

Hay algo que, siendo cura, no voy a perder.

¿Qué? A ustedes, a mis amigos.

Bien.

Casi me hacés llorar, Jorge.

"Ya era seminarista y...

en el casamiento de un tío conocí a una chica que me deslumbró".

Chicas, entren, va a tirar el ramo.

No es muy normal llevar un libro a una boda.

¿No te gustan las bodas?

Me gustan los libros.

A mí también.

¿Y qué lees?

"La voz a ti debida".

No lo conozco.

Son poemas, poemas de amor.

¿Y el tuyo de qué es?

Son unos cuentos de Borges.

Ya. Buena suerte, chicas.

Sos la única que no se quiere casar.

Casarse es lo de menos.

¿Y qué sería lo de más?

Encontrar un alma gemela.

# Acaricia mi ensueño

# el suave murmullo de tu suspirar. #

¿Te gusta el tango?

Cuando lo canta Gardel, sí me gusta.

Es como si fuera otra cosa.

Bueno, si te gusta mucho Gardel, te puedo invitar a bailar.

Bueno.

# Ella aquieta mi herida.

# Todo, todo se olvida.

# El día que me quieras,

# la rosa que engalana

# se vestirá de fiesta... #

Parece que lo de ser cura no está tan firme.

Mire qué linda pareja hacen.

Cierto.

"Bella, molto bella".

# Y locas las fontanas

# se contarán tu amor. #

"Me sorprendió su belleza,

su luz intelectual.

Me daba vueltas la cabeza, no podía rezar.

Se me aparecía la chica.

Yo era seminarista, podía volverme a casa y chao".

Me gustaría que leas estos poemas.

Escribí mi teléfono en la primera página.

Gracias. Tomá.

Sé que Borges te va a encantar.

Cuando termine de leerlo, te llamo y te lo devuelvo.

El libro no me importa.

El teléfono te lo escribí por si te dan ganas

de que nos volvamos a ver.

(Claxon)

"Jesús recibía la vida como venía, no con envase de lujo.

Como en el fútbol, los penales hay que atajarlos

al rincón al que te los tiran.

La vida hay que recibirla como viene".

¿Ya?

Sí.

¿La abuela nos está mirando?

No sé, cariño.

¿Vamos al zoo?

Claro, una promesa es una promesa.

Y mañana ya nos vamos a Madrid. ¿Por qué tan pronto?

Porque tengo que trabajar.

Y luego tengo el viaje a Brasil con el papa.

¿Hace mucho que conoces al papa?

Ocho años, tú todavía ni habías nacido.

¿No debería estar en el Vaticano? -Me voy a París a escribir.

Así que ya sabes, si quieres hacerme una visita...

# La donna è mobile

# qual piuma al vento.

# Muta d'accento

# e di pensiero. #

¿Soy una mujer que cambia de opinión?

El aria está dedicada a nuestra jefa.

Me prometió una licencia y me la acaba de negar.

A propósito, quiere verte.

¿Para? Si trata de colgarse medallas,

no la creas; fui yo quien te recomendó.

Mañana te quiero en Roma. ¿Mañana?

Cubrirás la elección del nuevo papa.

Que yo sepa, el vaticanista del periódico se llama Alfredo.

Acaba de renunciar.

Dice que quiere escribir la novela que nunca escribió.

Carmen, del tema de la Iglesia católica sé más bien poco.

Estás en política, hablas italiano.

El Vaticano es un estado donde la política está

a la orden del día.

Habla con Alfredo, que te dé sus contactos.

No sé qué decirte.

Pues podrías darme las gracias, por ejemplo,

o regalarme un perfume importado.

No me habías avisado de que venías.

He venido para saber qué has decidido.

Te dije que necesitaba pensarlo.

No se trata de pensar, se trata de hacer.

Pero no es una decisión sencilla.

¿Sabes cómo se llama lo que has hecho?

Un acto fallido.

Y un acto fallido es fruto de un deseo inconsciente.

¿Estás hablando conmigo o estás en una de tus consultas?

¿Sabes cómo se llama lo que he hecho yo?

Un error,

porque confié en ti y me equivoqué.

Te pido que hagas uso de la memoria,

que recuerdes cada vez que estuvimos

en esa habitación de hotel.

Solo te pido eso.

(RADIO, LOCUTOR) "Las 05:00 en Buenos Aires.

Comenzamos nuestra selección de música clásica

con la sinfonía 'Júpiter', segundo movimiento".

(Sinfonía "Júpiter")

Buenos días, padre Jorge. ¿Qué hacés tan temprano?

¿Te caíste de la cama? Por suerte vine temprano.

Tiene un llamado arriba. ¿Ahora?

Ahora.

Hola, Pepe. ¿Algún problema?

"No, todo lo contrario".

Escuche, escuche.

(VARIOS) # Te dijeron, Jorge, que a papa vas a llegar.

# Y para la villa es toda una emoción.

# Sé, Jorge, que vas a llegar.

# Pídele no más, te dará la bendición.

# Es el papa de la villa,

# de la chapa y el cartón.

# Todo el barrio de Barracas y Portillo está con vos. #

Listo, silencio, silencio.

¿Y qué le pareció?

Tomo muy lindo, pero es un disparate

que les hayas dado cuerda con esa fantasía.

No, yo no hice nada, ellos me vinieron a buscar.

Deciles que muchas gracias y que en cuanto vuelva,

voy para allá a dar misa. Ah, y pediles que recen por mí.

(Campanada)

(Campanada)

(MEGAFONÍA) "...anuncia la partida de su vuelo

con destino al aeropuerto de Orly, París".

Discúlpeme, padre, ¿tiene hora?

08:45.

Lo felicito por el reloj barato que tiene.

Ayer dos chicos en moto me robaron el mío que tenía,

de oro.

La culpa de los robos es de las villas,

que cada vez hay más y son más grandes.

¿Qué haremos con las villas?

¿A qué se refiere?

Digo, tirarlas abajo, ¿no? Que los peruanos y bolivianos

se vayan a su país.

Están llenas de delincuentes, de drogadictos.

Lo que más hay en las villas son pobres.

Ay, padre, nosotros tenemos que defender lo nuestro.

Usted es una abanderada de la teoría del volquete.

No la conozco.

La de tirar a los pobres a la basura.

No, no dije eso, ¿eh?

Así le hago la boca y el boli es el otro.

¿Con qué le haces la boca? Con rojo.

¿Sí? Perdón, padre.

Yo soy el copiloto. Soy un gran admirador suyo.

Bueno, un error lo puede cometer cualquiera.

En la clase ejecutiva tenemos un asiento libre.

¿No quiere que lo pasemos? No, gracias.

Estoy aquí, jugando con mi amiga Leticia.

La mamá no se sentía bien y le dije que descansara.

Muy bien ese ojo quedó. Ahora hay que hacer la boca.

Yo soy judío. Quiero que sepa que me encantan esos programas

que hace con el rabino Skorka.

Abraham es un religioso admirable.

Es bueno eso de dialogar

con alguien que tiene otra religión.

Sí, el intercambio religioso es fundamental.

Además, no se puede ser católico, si primero no se es judío.

¿Por qué será que a los políticos les cuesta tanto dialogar?

La política debería ser una forma elevada de la caridad,

pero a algunos les gusta más levantar muros que tender puentes.

Bueno, se me está yendo la mano, ¿no, Leticia? ¿Sí?

Perdone.

¿Usted es Bergoglio, el arzobispo de Buenos Aires?

Sí.

¿Cómo me reconociste?

Soy periodista.

Voy a cubrir el cónclave.

Ah, sos una periodista bien informada.

No se crea, bueno, con usted lo tenía más fácil.

Mi madre es argentina.

Eminencia. No, no.

No me digas "eminencia", no. Soy el padre Jorge nada más.

¿Y tu madre se fue de la Argentina por la dictadura?

No, ella cantaba tangos en un bar de San Telmo.

Un día mi padre, que era español, la escuchó cantar y...

Bueno, eso. Qué linda historia de amor.

Mi madre lo ve como futuro papa.

Ah, no, pero eso no va a ocurrir, por suerte no.

Para usted, ¿quiénes son los candidatos?

Eso tendrías que preguntárselo al Espíritu Santo.

No sé si me atenderá. Es cuestión de rezar.

Mi madre sí que es muy creyente,

pero yo no; soy agnóstica.

¿Sabes quién era Borges?

Sí. Él era agnóstico,

como vos, pero todas las noches

rezaba el padrenuestro.

Algunos dicen que era para complacer a la mamá,

pero yo creo que no.

De vez en cuando a todos nos viene bien mirar un poco al cielo.

(Megafonía en italiano)

¿Quiere que compartamos el taxi? Ah, no, muchas gracias.

No, prefiero el transporte público.

Me gusta callejear,

como Jesús y la Virgen, que también era muy callejera.

Bueno, nos despedimos acá.

Mucho gusto y mucha suerte. Encantada.

Dulce de leche. ¡Ah!

Ay, ah...

¿Qué te pasa?

Mi cadera y mi espalda se quejan por el viaje.

La Argentina está muy lejos. Ven, siéntate.

Si te contara todos los achaques que tengo...

¿Sabes cómo los combato? No.

Cada vez que salgo de la habitación dejo al viejo.

El que ves aquí es el jovenzuelo.

Ah...

El mes pasado leí unas reflexiones tuyas sobre el pecado

y la corrupción que me gustaron mucho.

Huy, lo escribí hace siglos,

pero la corrupción sigue estando en todas partes.

Una vez intentaron sobornarme.

Los tipos aterrizaron sin pedir pista.

Se ve que ya lo habían intentado con otro religioso

y que habían tenido éxito.

¿Qué te pasa? ¿Te duele la espalda?

Es increíble.

¿No conocías la Capilla Sixtina?

No.

Si no quieres que te elijan,

no te sientes bajo el fresco de Jesús

entregando las llaves a San Pedro.

Bergoglio.

Ratzinger.

Bergoglio.

¿Qué te ocurre?

Esto no me gusta, Carlos. Me usan para bloquear a Ratzinger.

Hay dos maneras de abrir una nuez; la una, con un martillo,

la otra, meterla en agua hasta que se ablanda.

De esto último los jesuitas sabéis mucho.

¿Quién te dice que al final termines siendo el nuevo papa?

Eso es una fantasía tuya. Lo peor que nos puede pasar

es una Iglesia dividida.

(REPORTERO EN ITALIANO)

(MEGAFONÍA, HOMBRE) "Habemus papam".

"Dominum Iosephum".

"Sanct Roman Ecclesi Cardinalem Ratzinger".

(LOCUTOTA EN ITALIANO)

(HABLA EN ITALIANO)

(Móvil, vibrador)

Hola. "¿Dónde estás?".

En Roma.

¿Lo has hecho? "No".

No logro decidirme.

Ese no decidirte tuyo es toda una decisión, ¿no te parece?

Ya, ya lo sé.

A ti te importa una mierda lo que yo quiera, ¿verdad?

Lo que yo quiera también cuenta, ¿no?

"Mira, con esta decisión tuya estás..."

ejerciendo una inaceptable violencia moral, ¿sabes?

¿Violencia moral?

Raúl, ¿qué me estás diciendo de violencia moral?

Mira, Raúl, por favor, déjame que vuelva de Roma,

espérame, vamos a reunirnos y hablamos bien, tranquilos.

"No hay nada que hablar".

Esta es la última vez que tú y yo hablamos,

al menos en esta vida.

Ay.

Lo siento. No, no, no, no.

Llorá todo lo que tengas que llorar.

Sentate, que vas a estar mejor.

No, se lo mancharé de rímel. No importa, tomá.

Gracias.

Qué vergüenza me da todo esto.

¿Por qué?

Mi... pareja

quiere que haga algo que no quiero hacer.

Y eso que no queréis hacer, ¿es importante para vos?

Mucho.

Deberías preguntarte si...

alguien que te pide lo que te pide él

te ama de verdad.

A ver.

Esta es la Virgen Desatanudos.

La conocí en un viaje que hice a Alemania.

Es la Virgen María embarazada.

Y el Arcángel le da una cinta con nudos

que ella desata.

Es muy milagrosa.

Desata todos los nudos que nos aparecen en la vida.

Aunque no seas creyente, te ayudará igual, ¿eh?

Es preciosa. Sí.

Bueno, al final casi lo eligen papa.

Bueno, los cónclaves son secretos.

Si la periodista vino a hablar de eso,

no te voy a decir ni una palabra. No, no he venido a hablar de eso.

Como comprenderá, tampoco he venido a...

echarme a llorar.

No hubiera estado mal que vinieras a llorar.

Ya. No, venía para decirle que...

en los... correos de muchos cardenales

se ha hecho circular un archivo sobre usted.

Va sobre los jesuitas que secuestraron en la dictadura.

Debe de tener enemigos muy poderosos.

Los tengo y rezo por ellos

todos los días, te aseguro.

Siento devolvérselo así.

Mira, hagamos una cosa. Si algún día vas a Buenos Aires,

me venís a visitar y me lo devolvés limpio y planchado.

¿Eh? Vale.

Gracias.

Odio al hombre que mató a mi hijo.

Odio a los policías que no lo pudieron agarrar.

Estoy muy enojada con Dios,

porque permitió que pase esto.

Es tremendo lo que te pasó,

pero el odio no te va a curar la herida.

¿Conocés a las Madres del Dolor? No.

Son madres a las que les pasó lo mismo que a vos

y que luchan para que no le vuelva a pasar a nadie.

La Virgen está con esas madres

y está con vos.

La Virgen sabe lo que es que le maten a un hijo.

Rece por mí, padre.

Rece mucho.

Buenos días. ¿La periodista?

Sí. La secretaria del padre Jorge.

Encantada. Él no está.

Se fue temprano a la catedral.

Después daba misa frente a un taller que se incendió.

¿Por qué estamos acá?

Porque en este galpón han muerto nuestros jóvenes.

En el colegio nos enseñan que la esclavitud se abolió,

pero es un cuento chino.

En esta ciudad no se abolió la esclavitud.

En esta ciudad se explota a los trabajadores clandestinos,

se explota a las mujeres para la prostitución,

se explota a los chicos para la mendicidad.

Esta ciudad vanidosa y pecadora,

esta ciudad... sufriente,

necesita llorar.

Buenos Aires es una ciudad... coimera

que adormece conciencias.

En esta ciudad se trata mejor a un perro que a los esclavos.

Esta ciudad necesita llorar

por la esclavitud de sus hijos.

Gracias por venir y no aflojen, ¿eh?

No aflojen, que yo los voy a acompañar siempre, ¿eh?

Gracias.

Pero qué sorpresa.

¿Qué estás haciendo...?

¡Eh!

Felicitaciones.

¿De cuánto estás? De cinco meses.

Este era el nudo que no podías desatar.

Sí. Al final la Virgen te ayudó.

Me ayudó mucho la pregunta que usted me dijo que me hiciera.

Un hijo es un regalo,

una bendición.

Una hija, es niña.

Gracias.

No tendría que comer esto, pero hay que festejar tu embarazo.

Esto es suyo.

Mi pañuelo, gracias.

He convencido al periódico para hacer una nota.

Tiene que ver con los dos secuestrados,

los jesuitas secuestrados por los militares.

Yorio y Jalics.

Sé que es un tema delicado para usted, pero...

si se puede en algún momento,

me gustaría hacerle una entrevista.

Preferiría que no.

(Bocina de barco)

Se dice que usted tuvo que ver

con el documento en contra de Bergoglio

que le ha llegado a algunos cardenales.

Se dicen muchas pavadas.

Yo no hago operaciones políticas; investigo hechos.

¿Cuáles son esos hechos, según usted?

Después de que los militares dieran el golpe,

Bergoglio quitó la protección de la compañía a Yorio y Jalics

y, claro, los militares salieron corriendo a buscarlos.

Sin embargo, en las declaraciones que hicieron

no mencionaban lo que usted dice.

Lo involucraban sin nombrarlo.

Eso era evidente para cualquier lector inteligente.

Gracias.

No hay de qué.

Que los jesuitas aparecieran vivos,

¿no da la razón a los que dicen

que fue Bergoglio quien consiguió que los soltaran?

¿Qué pruebas tenés de las gestiones que dijo haber hecho?

Que nadie me haya dicho que no las hizo es un hecho.

Supongamos que las hizo, ¿quién les quita a los jesuitas

la tortura por haberlos dejado colgados de la nada?

Dijeron que salieron del país gracias a él.

La culpa mueve montañas. No, eso no es un hecho.

Eso es una suposición.

Vas a llegar muy lejos como periodista

que se dedica a chupar las medias de los obispos.

Lo de chupar las medias a los poderosos

lo dice por experiencia.

Esta ciudad la fundó un español,

un español sifilítico.

Los curas que venían con él dijeron que los indios no tenían alma.

Así, los conquistadores sintieron que tenían luz verde

para robar, matar, violar, total... los indios eran como los monos.

¿Todo esto a qué viene? Vos venís de esos conquistadores.

Igual sos de los que nos llaman "sudacas".

No estás en condiciones de entender lo que pasó o pasa en este país.

No entiendo a la gente que pone a parir

a los que no les damos la razón, eso es lo que no entiendo.

He recogido versiones muy contradictorias.

Necesito que la nota sea lo más objetiva posible.

¿Puedo hacerle unas preguntas?

Las mujeres preguntan mejor que los hombres.

(Música clásica)

Lamento tener que usar a Mozart para esto, pero...

¿Para qué?

Algunos se divierten tratando de escuchar las cosas que digo.

Ahora sí.

Dale no más.

¿Qué gestiones hizo para liberar a los jesuitas?

¿Un té? No, gracias.

A los tibios los vomita Dios.

Ser tibio en materia terrorista es una forma de complicidad.

Ellos no estaban metidos en nada raro.

¿Usted sabe dónde están?

No sé.

Quizá pasaron a la clandestinidad.

Lo dudo. Sí...

Ustedes, los jesuitas, dudan demasiado.

Se los llevaron en un operativo militar.

Bueno, si sé de algo, se lo comunicaré a sus superiores.

Es que...

esos jesuitas están bajo mi responsabilidad.

Usted...

¿en qué nube vive?

¿Está enterado de que estamos en una guerra,

en una guerra impúdica,

que luchamos contra nihilistas,

que se disfrazan de redentores sociales?

Ellos luchan contra la pobreza,

por eso estaban en la villa cuando los secuestraron.

La palabra "secuestro" no figura en mi vocabulario.

Usted no es capaz de pensar en las necesidades de la patria.

Yo sí, yo pienso en la patria.

Yo pienso en la Historia, con mayúscula.

Yo pienso en la vida de mis jesuitas.

Usted es un curita

que no tiene idea de quién tiene la sartén por el mango.

Mire, lo que quiero es que aparezcan,

y que aparezcan vivos.

Vivos.

Tomo nota.

Le diré a mi gente que lo acompañe, así no se pierde,

como sus jesuitas.

El universo se expande.

Lo hace a una velocidad constante.

Más rápido o más lento sería una catástrofe.

¿De dónde sale esa velocidad exacta?

No lo sabemos.

Los científicos somos respetuosos de la fe,

porque hay misterios que no podemos entender.

Como dice Borges en "El verso":

"¿Qué dios detrás de Dios la trama teje?".

Voy a empezar a grabar, ¿vale? Bueno.

Okey.

Durante la dictadura militar

hubo algunos religiosos que miraron para el otro lado.

Bergoglio no. Hay muchos testimonios

de que ayudó a algunas personas a salir del país.

¿Conoce a alguien a quien el padre Jorge haya ayudado?

Sí, ayudó a un tío mío al que los milicos andaban buscando.

Alto. Parate. Vamos.

Saúl, no hagas ruido que hay un control.

¿Qué hice? -Callate.

(MUJER) Por favor.

Pase.

Bueno, dale, dale. -Por favor, no hice nada.

(SUSURRA) Dale, dale.

¿Dónde estamos? En el Colegio Máximo. Dale, entrá.

Como sé que no vas a poder dormir, para que escuches música.

Mirá, este es uno de mis autores preferidos.

Sacate el anillo de casamiento,

porque si preguntan en el aeropuerto,

diremos que estuviste de retiro espiritual con nosotros.

¿No sería mejor que me quede acá?

No, Saúl, no podemos tener gente mucho tiempo,

le pueden ir con el chisme a los milicos.

Lo mejor es que te vayas.

(MEGAFONÍA) "Salida del vuelo con destino a Montevideo,

puerta tres".

Documento.

¿Qué vino a hacer a Buenos Aires?

Le acabo de hacer una pregunta.

Perdón, señor, eh...

Saúl tiene asma.

No sabe los sustos que nos pegó en el retiro.

¿Qué retiro?

Soy jesuita.

Saúl estuvo una semana con nosotros

haciendo un retiro espiritual

sobre las meditaciones de san Ignacio de Loyola,

que antes de ser santo, fue militar.

Fíjese, lo hirieron en una batalla,

él se escondió en una cueva

y allí Dios lo iluminó.

Es una historia muy linda.

Pero este señor tiene apellido judío.

Sí, pero eso no tiene nada que ver.

Saúl es un gran católico.

Te dije que tomaras el jarabe,

y le estás haciendo perder el tiempo al señor.

Dale, andá, andá.

Y tomá el jarabe, por el amor de Dios.

Es increíble cómo le cuesta cuidarse a la gente.

Si lo sabré yo... Seis medialunas por día...

¿Con el colesterol por las nubes? Sí, padre.

Igual que yo.

Cuídese usted también, y perdón por las molestias. Gracias.

"Yo cometí muchos pecados..."

y me arrepiento de ellos.

Me arrepiento de haber pecado de personalista,

de tomar decisiones muy rápidas, de no haber sido más flexible...

Ay.

No tendrías que haber traído estas tentaciones.

¿Qué nombre le vas a poner?

Mi madre quiere que le ponga Eva.

¿Por Eva Perón o por la primera mujer?

Eso no me lo ha dicho.

Es un nombre precioso.

¿La vas a bautizar?

Con todo lo que pasa en el mundo,

no me puedo imaginar un Dios detrás.

Pero no se trata de imaginar.

Ana, a Dios no se lo razona.

Si queremos que nos llegue la fe, tenemos que abrirle el corazón.

Bueno, pues se ve que mi corazón, en materia de fe,

es una caja fuerte.

Muchos de los hombres más importantes de la historia

no creían en Dios.

Se puede ser espiritual sin ser religioso.

Aunque quisiera bautizarla, no lo iba a tener fácil.

Voy a ser madre soltera.

Si decidís bautizarla y no encontrás un cura que quiera,

yo voy a estar muy feliz de hacerlo.

Tenemos un niño que está muy entusiasmado.

Tiene una enfermedad en la piel de feo aspecto.

Y es contagiosa. -Ah.

¿Qué hacemos, lo sacamos de la lista?

No, doctor, de ninguna manera.

Sería un insulto para el padre Jorge.

Levantá el otro pie.

Padre, ¿qué pasa cuando uno se muere?

¿A vos te gusta el fútbol?

Sí, me encanta.

Estar enfermo es como estar en un partido de fútbol,

y cada día es como si fuera la pelota.

El que tiene la pelota, gana.

¿Sí o no? Sí.

Hay que pelear para tener la pelota.

Y ganar. Y también ganar, muy bien.

Mirá.

Esta es la Virgen de Luján.

Te la doy porque sé que va a jugar para vos.

Cuando estés cansado, mirá la estampita

y pedile a la Virgen que tire la pelota fuera,

hasta que vos tengas fuerza para volver al partido.

Gracias.

A ver, ¿quién quiere que la Virgen de Luján

juegue para su equipo? Yo.

Me pone muy triste volver a Buenos Aires.

Acá pasé los mejores días de mi vida con tu padre.

Es una virgen preciosa.

Acá me bautizaron a mí.

Gracias por haberme elegido.

Hablé con dos curas en Madrid, pero se negaron.

Dos fariseos, dos hipócritas.

No sabe lo que me costó insistir a mi hija para bautizar a mi nieta.

Vamos bajando. Te voy a pedir que me ayudes

porque hoy no tengo muy buen día con mi cadera.

Ay, gracias.

Oh, al fin llegó. Perdón, perdón, perdón.

Lo que se dice un padrino muy impuntual.

Bueno, qué mejor padrino que un exjesuita, ¿no?

José, por favor, vamos a empezar, ¿eh?

Eva, yo te bautizo en el nombre del Padre

y del Hijo y del Espíritu Santo.

(LAS DOS) Amén.

Ya está, ¿verdad? Un beso al padre Jorge.

Muy bien, Eva.

Buena hora para empezar una entrevista.

Las 15:00, la hora en que Jesús murió en la cruz.

Esto me lo dieron los jesuitas cuando entré en el seminario.

Estas son las meditaciones de San Ignacio

y las reglas de la modestia y, si mal no recuerdo,

hay una regla que dice que no hay que mirar fijamente a los ojos,

cosa que a mí me encanta.

Yo fui discípulo del padre Jorge en el Colegio Máximo.

Seis años estuve.

¿Y por qué se fue?

Me gustan demasiado las mujeres.

Bueno, las lindas, ¿no?, claro.

¿Rezás? ¿Estás rezando? Sí, padre, pero no hay caso.

Ver esa pareja besándose así me llenó de ganas.

José, lo que no se admite es...

la doble vida. No podés vivir de una manera fraudulenta.

Los curas deberían poder casarse, ¿no?

¿Para qué, para tener una suegra?

Tenés que hacer lo que sentís.

Se dice que una de las cosas que Dios no sabe

es qué es lo que pasa por la cabeza de un jesuita.

Y Bergoglio es un jesuita 1000 por 1000.

Para entenderlo mejor, te convendría leer

lo que dice san Ignacio sobre el discernimiento.

¿Qué cosas recuerda del padre Jorge?

Bueno, comenzó su apostolado en el Colegio Máximo...

Imaginate lo que es vivir con un padre y una madre

borrachos todo el santo día.

Llevale la leche.

Vayan comiendo esto.

Traeles ropa y zapatillas para que se cambien. Vení.

Lo más importante: te vas y no volvés

hasta que consigas una familia para estos chicos.

Eh, eh, eh. Muy bien, muy bien.

Les llevamos cine a los chicos de los barrios obreros,

"La Guerra de las Galaxias", lo recuerdo;

asistencia médica también.

Qué patadura sos. Si la tiró aquí.

Muchos chicos conocieron el mar gracias al padre Jorge.

Podrás imaginar lo que significó eso para esos chicos, ¿no?

¿Se acuerdan? Pinocho tenía el corazón duro.

Entonces lo llevaron al circo

para que el mago se lo cambiara.

Pero no pudo.

¿Quién puede cambiar nuestro corazón?

(TODOS) Jesús.

No escucho bien.

(TODOS, VOZ ALTA) Jesús.

Jesús.

# Escucha, hermano,

# la canción de la alegría,

# el canto alegre

# del que espera un nuevo día.

# Ven, canta, sueña cantando,

# vive soñando el nuevo sol,

# en que los hombres

# volverán a ser hermanos. #

(Guarridos, canto del gallo)

Va, coman, coman. Puaj.

Padre, con todo el respeto,

yo no vine a cuidar chanchos acá.

Te dije que a Dios se lo encuentra sirviendo de muchas maneras,

no solo cuidando chanchos, también gallinas,

así que de acá te vas a limpiar el gallinero.

Tráeme el pimentón.

¿No le parece que le puso demasiado, igual?

Yo tengo una abuela española y, cuando cocina, apenas le pone.

¿Podés hacer voto de silencio hasta que yo termine de cocinar?

Yo le digo. ¿Eh?

Yo le digo.

¡Padre Jorge!

La paella le salió...

espectacular.

No seas chupamedias. Tenía demasiado pimentón.

Ya que estamos reunidos, ¿por qué no dice algo para cerrar este día?

Muy bien, ya que me lo pedís...

La enseñanza del día de hoy es para vos.

Lavá bien los platos.

Un poco idílico lo que me cuenta. No te creas.

Tuvimos fracasos muy a menudo,

como el de los dos chicos, hijos de padres alcohólicos.

Les robaron todo a la familia que les conseguimos.

Les conseguimos otra.

Hicieron exactamente lo mismo.

Lo grande era que después de esas cagadas,

siempre volvían con nosotros.

Ellos sabían que Bergoglio no los iba a dejar en banda, no.

Gracias, Camila.

Un día esa época idílica, como vos la llamaste, se fue al carajo,

y el padre Jorge se tuvo que ir de cura confesor a Córdoba,

pero por suerte, como vas a saber,

tal vez por la mecánica cuántica,

lo conoció el nuncio Calabresi y se lo presentó a Quarracino.

Los decían que Bergoglio tenía como una inteligencia práctica,

que era como un santito.

¿Nunca nadie te contó la anécdota de cuando lo nombraron arzobispo?

No.

El auto lo vamos a vender, es un gasto innecesario.

¿Va a dejar al chofer sin trabajo? Por supuesto que no.

Le vamos a dar otra tarea.

Y no quiero custodia... Ah, y tampoco viviré en la residencia.

La vamos a usar para retiros espirituales.

Me voy quedar acá. ¿Acá? ¿Acá dónde?

En cualquier habitación que pueda servir de dormitorio.

La factura de las vestiduras de arzobispo.

Esto es una locura.

No, no, voy a usar las de Quarracino.

Pero le quedarán enormes, padre. Sí, ya lo sé.

Buscás a alguien que sepa coser y le pedís que me las arregle.

Y no me mires así, no te pedí nada imposible.

Bergoglio tiene un montón de frentes abiertos,

y uno de ellos es

el de los obispos más conservadores,

que le reprochan que diga que hay pastores príncipes

o que esté diciendo que hay muchos curas obsesionados con la moral,

pero de cintura para abajo,

o que esté hablando de la omisión de la Iglesia

por el abuso a menores.

Otro frente es el de los intereses económicos

a los que afectan sus luchas, obviamente.

Y el otro frente...

es el de la gente que tiene mucho poder

y a la que nunca le gusta que le digan lo que anda mal.

El padre Jorge es un hombre muy solo.

Es muy solo.

Por eso le compré esto.

Se lo voy a regalar cuando se jubile.

¿Vos sabías que Bergoglio y Borges se conocieron?

Es un secreto de mi abuela.

Se le pone un poco de limón dentro.

Esto es pollo a la "cardenalatto". Ya, ya, ya.

Yo como cocinera soy un desastre. Ah, ¿sí?

Sí. Bueno, hay una película,

"La fiesta de Babette", ¿no la viste?

Ay, te la recomiendo.

La comida como una forma de arte, como...

como elevación espiritual.

Disculpen, a la madre de la señora le duele la cabeza.

Dale dos aspirinas de las que tomo yo

y un protector espiritual...

Este... estomacal. Ah, bien.

(Ambiente calle)

(Ladridos)

(Ladridos)

(Ladridos, llanto de bebé)

(Ladridos)

(Llanto de bebé)

Eh, curita. No te des vuelta.

Si seguís rompiendo las pelotas con el tema de la droga,

vas a terminar flotando en el riachuelo, ¿entendiste?

(Ladridos)

Hay que dejar un espacio para la duda.

Si alguien cree tener las respuestas a todas las preguntas,

esa es la prueba de que Dios no está con él.

Qué lindo lo que acaba de decir, padre.

Lo lindo sería que usted ahora nos cante un tango.

Es que... yo no canto desde que murió mi marido.

Y eso fue hace mucho.

(Teléfono)

Perdón.

(Teléfono)

Hola.

Habla despacio, Pepe, que no te entiendo nada.

No puede ser.

El tipo hablaba muy en serio.

No quiero que te pase nada.

Te venís ya mismo a vivir a la curia.

Si me saca de la villa,

yo dejo los hábitos y me vuelvo a vivir acá.

Voy a denunciar a la Policía.

No, no, no, esperá, esperá.

Esperá, quedate tranquilo.

Mañana te llamo.

Dejame pensar.

Hoy quiero hablarles

de los poderosos mercaderes de las tinieblas.

Quiero hablarles de los que hacen plata

vendiéndole droga a nuestra gente.

Ayer uno de nuestros sacerdotes fue amenazado.

Y esas amenazas no son para desatender.

Esas amenazas no sabemos dónde pueden terminar.

Y este no es un problema de los sacerdotes.

Es un problema de todos

y de cada uno.

Hola, padre. ¿Cómo estás?

Muy buena la misa. Gracias. ¿Y tu hermano?

Bien. Mandale saludos.

Bueno, gracias, padre.

¿No es peligroso que el padre Jorge entre solo en la villa?

No le va a pasar nada, acá hay demasiada gente que lo ama.

¿Los papis cómo están? Bien.

¿Sí, seguro?

Bueno, chau, Andrea, y dejá de crecer que estás muy grande.

Bueno yo quería contar que...

los muchachos cuando supieron que vendría al grupo

me rompieron la rodilla para que no venga más.

Los traficantes los amenazan

porque no quieren dejar de ganar plata.

Tienen que encontrar algo que les guste mucho.

¿Qué quiere decir, padre?

Que hay que tener una pasión en la vida,

si no, es mucho más fácil caer en las drogas,

en cualquier tipo de drogas.

¿Eh?

San Ignacio decía: "No hay que tener límite para la grandeza,

pero hay que concentrarse en lo pequeño".

Usted sabe que yo soy medio lento,

pero la pesqué esa, la de pequeño, digo.

Ah, bueno, me alegro.

Padre, ¿quiere un mate? Sí, claro, cómo no.

Nunca me pierdo un mate yo. Está caliente, ¿eh?

A la maloca, muy caliente.

Perdón.

No afloje, padre Jorge. Gracias.

No se prende una luz para meterla dentro de un cajón,

se la prende para que ilumine a todos, Ana, ¿eh?

Yo me guío por cuatro coordenadas.

El tiempo es superior al espacio.

¿Y eso qué significa?

El espacio es lo que no se mueve.

La gente quiere conservar los espacios de poder.

Y el tiempo significa procesos.

Hay que poner en marcha procesos.

¿Y las otras coordenadas?

La unidad es superior al conflicto,

o sea, es más lo que une a las personas

que lo que las separa.

Y fin de la perorata, que tengo que comer la torta.

Sírvase. Gracias, eminencia.

Riquísimo el té.

Tuve mucho tiempo para prepararlo. Disculpe, perdón.

Siento muchísimo haber llegado tarde.

Sé que usted es la persona más puntual del planeta.

Eh... Antes que nada quiero que sepa que soy católica,

de confesión y de comunión todos los domingos.

La corrupción es una lacra.

Es decir, ¿quién puede dudarlo?

Pero estar hablando de eso todo el tiempo...

es malo para el país

porque perjudica a los negocios de exportación,

negocios que tributan impuestos,

impuestos con los que se pagan...

las jubilaciones, por ejemplo, ¿no?

Por favor,

no vaya a pensar que yo estoy acá para pedirle que haga silencio.

Yo vengo a sugerirle

que afloje un poco...

con el tema de la corrupción, nada más que eso.

Es un...

El corrupto está en el Evangelio,

jugando con la verdad, poniéndole trampas a Jesús...

La corrupción social es consecuencia

de un corazón corrupto.

Por ese motivo es que no se puede perdonar.

Eminencia Bergoglio, usted sabrá que hay mucha gente

que está tratando que lo manden a la curia romana

a un puesto burocrático.

¿Se imagina lo que sería,

encerrado todo el día en una oficina...

de dos por dos?

Sin poder callejear...

Por supuesto que esas maniobras pueden frenarse.

Es decir, yo...

yo tengo los contactos para hacerlo.

¿Usted cree que me voy a callar por miedo?

¿De verdad lo cree?

En resumen, ¿todo va a seguir igual?

Espero que no.

Espero que usted hable con sus contactos

para que se dediquen a combatir la corrupción como corresponde.

Espero verlo pronto, eminencia.

¿Acá o en Roma?

Eminencia Bergoglio.

(Puerta cerrándose)

¿Adónde vas a esta hora? ¿De qué joda venís vos?

No sos mi confesor, no te tengo que decir nada.

No hace falta confesarte. Ya me imagino de dónde vendrás.

¿Adónde vas? A San Pantaleón,

antes que llegue el primero para confesarlo.

Te llevo con el auto. No.

Andá a dormir, que buena falta te hace.

Mira quién habla, vos que te levantás a las 04:30.

Va. Dejá que te lleve.

No, me voy en el colectivo, que ya viene.

¿Cómo andan tus cosas? Como la letra de un tango,

en la lucha, que es cruel y es mucha.

En la vida siempre hay algún nudo que desatar, Ana.

Lo sé.

¿Estás en pareja?

Yo soy como usted. Ah, ¿sí?

¿Hiciste voto de castidad?

Mi vida es el trabajo, y mi hija, por supuesto.

No habrás venido a hacer otro reportaje polémico.

Mi madre murió.

Los dolores de cabeza que tenía eran por una aneurisma.

Ay, cuánto lo siento, hija.

Ay, lo siento mucho, de verdad.

Gracias. Lo siento, lo siento.

He venido a echar aquí sus cenizas,

en el mismo lugar donde se besó con mi padre por primera vez.

A ella le hubiera gustado que usted le diera un responso.

Claro.

Que el alma de Patricia

y la de todos los fieles difuntos por la misericordia de Dios

descansen en paz.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

(Bocina de barco)

Gracias.

Me gustaría creer que...

que mi madre no termina aquí.

Hace muchos años pasé un tiempo en Alemania.

¿Sabés cómo me entretenía?

Iba a un cementerio...

¿A qué?

Porque el cementerio estaba cerca del aeropuerto,

entonces yo saludaba a los aviones que salían para Buenos Aires.

Y estoy muy apegado a esta ciudad.

Esa es mi neurosis.

Aquí todo el mundo va al psicólogo para curarse de sus neurosis.

Yo me la curo tomando mate.

Por suerte ya no creo que vuelva a viajar a Europa.

¿Por qué?

El límite de los obispos son los 75 años,

así que voy a pedir la jubilación.

No. Sí.

Usted no se va a jubilar.

Es hora de que me tome vacaciones.

¿Sabés cuándo fueron las últimas? Hace 35 años.

(Ladridos)

Hola, Damián. Hola.

¿Cómo estás? Bien. ¿Visitando el barrio?

Como siempre. Suerte.

Gracias, gracias.

A este lo bauticé yo, pero no hace mucho.

Ya era grande. Hola, padre.

Hola, Esther.

¿Cómo están los pibes? Bien.

¿Bien? Bueno, cuidamelos. Bueno. Gracias, padre.

Vení.

Padre Jorge, ¿me puede bendecir el altar?

Sí, Etelvina, cómo no.

Gracias, padre. Prepará unos mates, que volvemos.

Lo espero. Vení.

Papa Jorge.

Nico. ¿Cómo andas?

Bien. ¿Bien?

¿Me puedes hacer una foto con el papa Jorge?

Si me seguís diciendo "papa",

no te traeré una camiseta firmada por los jugadores.

Padre, no haga eso. Sonreí. Dale.

Cuando te la traiga, quiero que me digas

cómo se llama el papa actual.

Empieza con erre. Te lo juro que lo aprenderé.

Bueno, trato hecho entonces. Vale.

Le mostramos a Jesús nuestros pecados,

nuestras heridas.

Le pedimos que nos mire, que nos toque,

que nos cure y nos perdone.

Cuanto más privaciones se sufren,

más fácil es encontrar a Dios.

Los pobres son como el Cristo crucificado,

como el Cristo sufriente.

Mi pueblo es pobre,

y yo soy uno de ustedes.

Padre Jorge.

Queremos que coma algo con nosotros.

Para mi hija sería un regalo.

¿Así que me invitás a comer, che?

Bueno. Bueno, vamos, vamos. Gracias, padre.

Son mucho más ricos que los míos, Renata.

Ustedes comparten la comida que tienen con nosotros.

Eso quiere decir que también comparten su corazón con nosotros.

Hace dos semanas llora todas las noches, padre.

Permiso.

Contame.

Hice algo.

Me lo saqué, padre.

Me lo saqué.

Un aborto es algo terrible.

Pero estoy tan arrepentida...

Tan arrepentida...

Dios es misericorde.

Él sabe que estás arrepentida, que estás arrepentida de corazón.

Seguro que en este momento Él ya te está perdonando.

(REPORTERA) "Los rumores de la abdicación son muchos,

desde la falta de fuerzas hasta la imposibilidad

de controlar los escándalos del Banco del Vaticano...".

Un papa no debería renunciar nunca.

Lo que hizo el papa es algo pensado delante de Dios.

Es un gesto de grandeza, de generosidad.

Un gesto revolucionario como no se vio en 600 años.

(TV) "Benedicto XVI se convierte

en el primero en renunciar a su pontificado".

(Cláxones, tráfico intenso)

Buenos días a todos. ¿Cómo están? Buenos días.

Buenos días. ¿Qué...?

Oh, Cándido, ¿cómo estás?

¿Más o menos? Siempre quejándote. Se queja siempre.

Se te ve muy bien, Cándido, de verdad.

Aquí no tanto, porque ya te comieron dos caballos y la torre.

¿Y ya sabe cuándo vendría a instalarse con nosotros?

Cuando nombren al nuevo arzobispo.

Antes tiene que haber un nuevo papa.

Y sí, claro, así es.

Bueno, mientras tanto,

a lo mejor se libera alguna con vista al patio.

No, esta está bien para mí, ¿eh?

Esta es la habitación número 13.

No le molesta, ¿no?

No, querida, no.

De todos modos estaré mucho tiempo fuera, ¿sabés?,

porque voy a seguir confesando y dando misas

y yendo a las villas.

Entonces, el alemán saca su pistola y tira.

Pero la bala no sale.

Y se escucha la voz de Dios:

"Ese soldado polaco

no puede morir".

Se sorprende un poco el alemán y dice:

"Pero ¿por qué, Señor?".

"Ese soldado polaco no puede morir

porque va a ser papa".

El alemán piensa un rato y dice:

"Muy bien, de acuerdo.

Pero después de él, el papa soy yo".

No es muy gracioso.

Dejate, Eduardo, que lo conté muchas veces

y todo el mundo se mata de risa.

Se ríen porque lo cuenta un cardenal.

Tomá.

Para el viaje.

Soy devoto de S. José y me regalás a S. Pedro.

¿Es una indirecta de algo?

Claro que sí. Va a ser muy emocionante

cuando escuches en latín el resultado de la votación.

"Bergoglio Eminencia, septuaginta septem votes".

Dejate de embromar con eso, gordo, que no me van a elegir.

Por suerte, que allí a veces es más fácil

perder la fe que encontrarla.

(Campanadas)

¿Y cómo supiste que ya estaba acá?

Porque ahora tengo buenos contactos en Roma.

Ajá.

Hay gente que sigue sin querer que usted sea candidato.

¿Sabe que han hecho circular el rumor

de que le falta un pulmón?

Oh, qué exagerados.

Me falta el lóbulo superior, nada más, que no es lo mismo.

Pero el Vaticano a veces es un nido de serpientes.

Me han hablado muy bien de una charla

que dio a los cardenales.

Ah, ¿sí? Sí.

¿No se le ha pasado por la cabeza, aunque solo un segundo,

pero que... que usted puede ser elegido el nuevo papa?

No.

Pues si sale elegido, voy a escribir un libro sobre usted.

No van a elegir a alguien que pidió la jubilación.

Ya, pero ¿no me dijo que quien elegía era el Espíritu Santo?

(Lluvia y truenos)

¿De dónde sale eso de que puede ganar Bergoglio?

"De mi trabajo".

Ya no soy la inexperta

que enviaste hace ocho años. "Aquí, alguien quiere saludarte".

# Libiamo, libiamo ne’lieti... #

Alfredo, qué alegría. ¿Cómo va la novela?

Muy bien, acaba de salir.

He traído dos ejemplares y uno es para ti.

"Gracias".

"Princesa, con todo el respeto..."

te digo que el cardenal canadiense puede ser el elegido.

-"¿Has oído?". Ajá.

La nota llevará mi firma, así que si me equivoco,

el problema es mío. "Tú eres medio porteña, ¿no?".

¿Sabes cómo se suicida un argentino?

No.

Saltando desde su ego.

Así que haces una nota con dos candidatos y punto.

(Truenos)

Scherer.

Scola.

Bergoglio.

Bergoglio.

Jorge, ¿sabías que algunos cardenales extrañan sus celulares?

Dicen que estar en las redes sociales

es una manera de evangelizar.

Mi único celular son las suelas de mis zapatos.

Te quemaste. No, no.

Es que tengo anginas y me duele al tragar, ¿viste?

¿Estás tomando algo? Sí, esto.

Ah, sí. ¿Y cuánto estás tomando? Cada ocho horas.

Tomalo cada seis y agregale un gramo de vitamina C.

Por fin vamos a tener un papa que sabe de medicina.

Esta vez te toca, ¿eh? Tenés que prepararte, querido.

Bergoglio.

Bergoglio.

Bergoglio.

Bergoglio.

Bergoglio.

(Música emotiva)

(Gritos, algarabía)

(Campanada)

"Annuntio vobis gaudium magnum:

habemus Papam.

Eminentissimum ac reverendissimum Dominum,

Georgium Marium Sanct Roman Ecclesi Cardinalem Bergoglio...".

(Gritos, aplausos, algarabía)

"...qui sibi nomen imposuit Franciscum".

(Gritos, aplausos, algarabía)

¿Has hablado con el papa? No, amor.

Él ahora está muy ocupado.

(Móvil, vibración)

Espera, espera que me están llamando.

(Móvil, vibración)

Sí.

Hola, Ana. ¿Cómo estás?

Bien. Bien, yo estoy bien.

¿Cómo está usted?

Aquí, llamando a algunos amigos.

¿Me deja que le haga dos preguntas?

La primera es gratis.

En la Capilla Sixtina, ¿estaba sentado bajo el fresco

de... de Jesús y sus discípulos?

No, esta vez no se cumplió la leyenda, no.

Estaba sentado justo del otro lado.

"¿Y la otra?".

La otra, eh...

Que no sé ahora cómo debo llamarlo.

"¿Su Santidad? ¿Francisco?

¿Santo Padre?".

Como siempre.

¿Padre Jorge?

Sí, Ana, yo sigo siendo el padre Jorge.

(Aplausos y vítores)

(Aplausos y vítores)

# Gloria a Dios... -En las alturas.

# Y en la Tierra... -Paz a los hombres.

# Paz a los hombres. -Paz a los hombres

# que ama el Señor. -Gloria a Dios...

# -En las alturas. -Y en la Tierra...

# -Paz a los hombres. -Paz a los hombres...

# -Paz a los hombres que ama el Señor.

# Te alabamos. -Te bendecimos.

# -Te adoramos. -Glorificamos.

# Te alabamos. -Te bendecimos.

# -Te adoramos. -Glorificamos.

# -Damos gracias. -Te damos gracias.

# -Te damos gracias... -Por tu inmensa gloria.

# -Gloria a Dios... -En las alturas.

# -Y en la Tierra... -Paz a los hombres.

# -Paz a los hombres. -Paz a los hombres

# que ama el Señor.

# -Gloria a Dios... -En las alturas.

# -Y en la Tierra... -Paz a los hombres.

# -Paz a los hombres. -Paz a los hombres

# que ama el Señor.

# Te alabamos. -Te bendecimos.

# -Te adoramos. -Glorificamos.

# -Te alabamos. -Te bendecimos.

# -Te adoramos. -Glorificamos.

# -Te damos gracias. -Te damos gracias.

# -Te damos gracias. -Por tu inmensa gloria.

# Señor, Dios, Rey Celestial. #

Somos Cine - Francisco, el padre Jorge - Ver ahora

Neruda

Es 1948 y la Guerra Fría llega a Chile. En el Congreso, el Senador Pablo Neruda acusa al gobierno de traicionar al Partido Comunista y es desaforado por el Presidente González Videla. Se le ordena al prefecto de la Policía de Investigaciones Óscar Peluchonneau que aprese al poeta. Neruda intenta huir del país con su esposa, la pintora Delia del Carril, pero se ven forzados a pasar a la clandestinidad. Inspirado en los dramáticos eventos de su nueva vida como fugitivo, Neruda escribe su épico Canto General. Mientras tanto, en Europa la leyenda del poeta perseguido por el policía crece y los artistas, liderados por Pablo Picasso, claman por su libertad. Sin embargo, Neruda ve la lucha con su enemigo Peluchonneau como una oportunidad para reinventarse. En esta historia del poeta perseguido y su implacable adversario, Neruda ve la posibilidad de convertirse en un símbolo de libertad y una leyenda literaria.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Neruda - Ver ahora
Transcripción completa

(Conversaciones cruzadas)

Sí, sí.

Muy buenas.

Ave, emperador Calígula. (TODOS) ¡Ave!

-Me gustaría dar la bienvenida al mayor defensor

de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Pero ¿quién es este señor Neruda?

Se llena la boca hablando de paz.

Y al mismo tiempo apoya a los huelguistas que nos agraden.

¿Con qué derecho reparte injurias contra nuestro presidente

a periódicos extranjeros?

Le hablo a usted, señor. -¿De qué habla, hombre?

Lo estoy escuchando. ¿Porque usted es Neruda?

Efectivamente.

No sé, como hace dos meses se llamaba Ricardo Reyes.

(Risas)

¿Por qué se cambió de nombre? ¿Acaso se robó algo?

-Oiga, por favor. -¡A ver!

-¡Silencio!

-¿Cómo se le ocurre? -Era una pregunta.

-¡Más respeto al emperador! -Silencio, chombo inconsciente.

Tiene la palabra el honorable senador Neruda.

Muchas gracias, señor presidente de este senado de mierda.

En primer lugar, quisiera agradecer al pueblo ruso

por derrotar el fascismo y conquistar la paz mundial.

(Risas)

Y también agradezco al Partido Comunista, mi partido,

que defienda los derechos de los trabajadores y del pueblo.

-Muchas gracias.

Derechos que son vulnerados en este momento, querido senador.

Se está encarcelando a dirigentes sindicales,

a miembros del Partido Comunista, y eso lo hace su presidente,

el traidor González Videla,

que se vendió al imperio del norte.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Ustedes lo eligieron, ¿no? Lo elegimos, senador,

lamentablemente, todos lo elegimos.

¡Todos los idiotas aquí presentes lo elegimos!

Permiso.

Vamos, vamos.

(Música, mambo)

(NARRA) "Han pasado solo tres años desde el fin

de la Segunda Guerra Mundial

y aquí, en esta casa alegre

está a punto de empezar una persecución fabulosa".

(Música animada)

"Siempre he pensado que así le gusta celebrar a la élite

de la izquierda chilena cuando no se queja por algo".

"En el fondo son felices, están enamorados,

y les encanta empaparse del sufrimiento

y del sudor ajeno".

(Algarabía)

"En esta cueva, se reúnen los intelectuales, artistas,

los que viajaron por el mundo y volvieron felices".

"Los consejeros, los abogados...".

"Todo criminal ha de rodearse de personas que usen corbata

y hayan ido a la universidad a aprender el arte

del engaño burocrático".

"Don Pablo todavía no está listo para salir

porque prometió disfrazarse

de Lawrence de Arabia, el guerrillero del desierto".

"Y su esposa. No lo entiendo".

"Es una aristócrata argentina formada en París,

pero terminó educando a este hijo de obrero ferroviario".

¿Qué tal, cómo me veo?

Irreconocible.

(Cesa la música, vítores)

Atención, silencio, por favor.

Silencio,

gracias.

Vamos a seguir nuestro programa

con una sorpresa del dueño de la casa.

Con ustedes, el poeta Pablo Neruda.

(Aplausos)

"Todos los ojos, sobre él".

"Todos los labios".

Puedo escribir los versos más tristes esta noche...

"Muchos quieren besarlo".

Escribir, por ejemplo: "Tomarlo de la mano".

"La noche está estrellada, "Quieren dormir en su cama".

y tiritan, azules, los astros a lo lejos".

"Dicen que huele a alga marina".

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

"La vergüenza de repetir este poema de escuela rural".

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

"Escrito hace más de 20 años".

Yo la quise y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta, la tuve...

"Muchas mujeres deben imaginarse

que hace el amor con una rosa entre los dientes".

La besé tantas veces...

"Y que, después de besarlas,

corre a escribir nuevos poemas de amor inspirados por ellas".

"Es el rey del amor".

Yo también la quería...

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo...

"No saben lo que es dormir en el suelo,

pero son todos rojos".

(HOMBRE) Oír la noche inmensa.

(AMBOS) Más inmensa sin ella...

"Si tuviéramos revolución bolchevique,

estos serían los primeros en arrancar".

(TODOS) ...como al pasto el rocío.

(Aplausos y vítores)

"Dicen que Neruda es el comunista más importante del mundo".

"Debe creer firmemente en la unidad de los obreros,

de los campesinos

y en la dignidad y lucidez histórica

del Partido Bolchevique Chileno".

Nosotros vamos a tomar agua.

-Los señores están trabajando. Sí, por favor.

Eh... Se lo puede llevar.

Gracias.

Eh... Acabamos de salir de una reunión de emergencia

de la comisión política del partido.

(Ladridos)

¡Ya!

Bueno, eh... Nos pidieron que le avisáramos

de que... el Gobierno está relegando

a nuestros dirigentes sindicales.

Y nos pidieron que le informáramos que...

(Ladridos)

...que... vamos a pasar a la clandestinidad.

(Ladridos)

¿Yo también?

Sí, usted también.

No, ¿no? No. No.

No.

No.

"Tengo la certeza absoluta"

de que tarde o temprano, más bien temprano que tarde...

(Jaleo)

¡Silencio, señores senadores!

...este proceso será juzgado como se merece

y sus inspiradores y perpetradores recibirán

el nombre que les corresponde.

Muchas gracias.

-¡Fuera! -¡Silencio!

-¡Fuera, fuera! -¡Silencio en la sala, por favor!

Silencio.

En Chile no hay libertad de palabra.

No se vive libre de temor.

En este 6 de enero de 1948

soy perseguido por continuar fiel a las altas aspiraciones humanas

y he debido sentarme, por primera vez, ante un tribunal

por haber denunciado la violación indigna de esas libertades

en el último sitio del mundo

donde yo hubiese querido que eso ocurriera:

aquí, en Chile.

Muchas gracias. "¿Por qué lo hacen?".

"Bueno, los comunistas detestan trabajar".

"Prefieren quemar iglesias".

"Dicen que eso los hace sentirse más vivos".

"A la aristocracia chilena le gusta mostrar su riqueza".

"Pero el poeta no debería impresionarse,

ha estado en los salones de París

y esta imitación provinciana le da risa, pero le gusta".

"Alessandri ha sido dos veces presidente de la República".

"Ahora, presidente del Senado".

"En el cajón de su escritorio tiene una llave que dice 'Chile'".

"Todos los chilenos somos sus siervos".

Buenas tardes.

Estuve con el presidente de la República, está muy triste.

¿Sí? ¿Por qué?

Porque dice que usted lo descubrió

con cosas falses y tendenciosas.

Puede ser porque mi intención siempre ha sido

causarle el mayor daño posible al presidente.

Cuando salga de la cárcel,

debería escribir un libro llamado "Poemas carcelarios" o algo así.

Como título, es pésimo. Y no hable de lo que no sabe.

"En la política,

la insolencia es una forma de expresar admiración".

Cierre el campo de concentración y libere a mis camaradas.

¿Para qué me pide algo que no quiero hacer?

Pensaba que usted no recibía órdenes,

pero veo que es usted un lacayo del traidor González Videla.

Ay, ese lenguaje.

Eso lo tiene en este problema. No.

Lo que me tiene en este problema es ser comunista.

Sí, también eso,

pero además, por incitar a la sublevación...

sindicalista.

De eso no me arrepiento.

¿Y se arrepiente de convertirse en burgués?

De haberle hecho la campaña al traidor.

Ah, de veras, usted le escribió un poema.

(RÍE) Sí, ahora es divertido.

Pero durante la campaña...

Bueno, estos traidores tienen su encanto también.

Yo no estoy de acuerdo con eso.

Pero usted y sus camaradas comunistas tenían

tanta sed de poder

que se dejaron engañar por un populista de puerto.

¿Qué hay de malo en querer ambicionar el poder?

Nos toca a nosotros.

Tenemos todo el derecho a querer llegar a La Moneda.

¿Cómo van a gobernar?

Con una democracia de soviets, de soldados,

de obreros, de campesinos.

Uf, Dios nos libre.

Van a dejar La Moneda

llena de cáscaras de maní y botellas de vino.

Harán las leyes con faltas de ortografía.

Puede ser.

Pero el cementerio no se llenará de ejecutados políticos.

Senador, por favor.

Siempre piensan que la manera

de derrotar al comunismo es exiliarnos,

meternos en la cárcel.

Le haré una recomendación:

la solución es que nos mate a todos.

Con eso se soluciona su problema.

No lo repita porque más de alguien querría.

¿Lo hará usted?

Lo voy a pensar.

Pablo, la Corte Suprema confirmará tu desafuero.

Tienes que salir del país ahora.

A ver, por favor, escúchenme.

Si sale del país sin un poder constitucional,

su situación legal va a empeorar.

Me van a desaforar de todas maneras.

Esta es la posición del partido.

-Yo creo que debe dejarse detener.

No, en absoluto, no. Un momento.

¿Cómo soy más peligro, preso o fugitivo?

Preso. ¿Qué estás diciendo?

¡Fugitivo!

¿En serio pensás eso? Claro.

Tenemos que salir arrancando.

Además no puedes pensar en Pablo solo como un líder político,

es un escritor, su obligación es escribir.

Y preso o muerto no puede hacerlo.

Pero ¿quién me va a matar?

¿Quieres pasar a la historia?

Quiere pasar a la historia.

A ver, vamos, mirando al pajarito.

Miren. Uno, dos...

Tres.

Perfecto. -Estamos.

¿Qué dices? -Pablo, entrégate.

Si te van a agarrar igual. No, desaparece.

Puede ser, pero yo no me voy a esconder debajo de la cama.

Esto tiene que ser una cacería salvaje.

(Gritos, alboroto)

(Tecleo en máquina de escribir)

(Música de acción)

(Continúa tecleo)

"Aquí entro yo".

"Tengo que entrar".

"Vengo de la página en blanco".

"Vengo a buscar mi tinta negra".

"Aquí entra el policía, lleno de vida,

con el pecho lleno de aire".

Por acá, por favor. "Mi presidente tiene un jefe,

el presidente de los EE. UU.".

"Cuando él dice que hay que matar a nuestros comunistas criollos,

este simio de organillero tiene que obedecer".

Muy buenas tardes, señor presidente.

-Buenas tardes.

¿Este es prefecto jefe? -Sí, señor.

Mucho gusto.

El gusto es mío, señor presidente.

El señor director general, aquí presente,

se enojó conmigo porque quería hablar personalmente con usted.

No creo que se enojara. Se enojó.

¿Se enojó o no? ¿Qué cree usted? Sí.

Sí, señor, creo que... se enojó un poco.

¿Conoce usted a Neruda? Sí, señor.

¿Lee usted poesía?

Poco.

Usted sabe que este país está lleno

de comunistas inteligentes.

Hablan francés y construyen puentes.

-Hablamos de un hombre obeso

que tuvo sus primeros zapatos a los 12 años, imagínese.

-Para mi campaña, se sacaba un papelito y 10 000 proletarios

se callaban para escucharlo recitar con esa voz que tiene.

Pero el pueblo de Chile

no perdona a sus delincuentes cuando caen presos.

Sí, señor.

¿Puedo estar tranquilo?

Absolutamente, señor.

Atrápelo y humíllelo.

Después hacemos la fiesta.

"Ahora el presidente irá a bailar vals o a tocar el piano".

Permiso.

"Y llorará de rabia".

Gracias, señor presidente.

Soy un gran policía,

pero también puedo ser un gran artista.

Usted me dice.

Permiso.

(Música triste)

¿Ese soy yo?

No.

Debería ser yo.

No eres un caballo.

¿Por qué no compramos un par de caballos y nos escapamos?

Dale, ¿sabes cabalgar? Sí.

Acuérdate que soy del sur. Y yo también.

Vámonos.

¿Te atreves?

Juntos.

Claro.

Partimos juntos.

Y después vos seguís solo.

Como siempre.

Vámonos.

Vámonos.

"Se dice que Chile es una isla y la cordillera, un segundo mar,

una especie de ola gigante que nunca revienta".

"Al otro lado hay una tierra extrañamente plana

que se llama Argentina".

"Es un país verde, un país de verdad,

con agricultura y con guerra".

Buenas tardes. Buenas tardes.

Pasaportes, por favor. Sí.

Aquí tiene.

Aquí dice que su nombre es Ricardo Reyes Basoalto.

En mi pasaporte dice Pablo Neruda.

Pero aquí dice Reyes.

Porque Neruda es el nombre artístico.

Es mi nombre de guerra. (RÍE)

Si tiene dos nombres, lo siento,

pero no lo puedo dejar salir del país.

Oiga... Me esperan al otro lado.

Puedo pasar caminando.

Lo siento. Así es la ley, señor.

Dese la vuelta, buenas tardes.

"La primera casa es la primera cárcel".

"Neruda es hombre de montaña y águilas".

"No de colchón en el suelo ni de limpiar baños".

Adelante.

¡Perfecto!

Maravilloso.

Gracias por mentir.

Lo bueno es que uno debe comer acostado como Nerón.

Exacto.

Bueno, aquí ponemos el piano de cola,

debajo de esa ventana, la mesa de billar,

aquí, el salón de baile.

¿Sabes cuál es el único problema de este lugar?

¿Qué pasa?

Aquí no me van a encontrar nunca.

¿Quieres que te encuentren? No.

Pero me gustaría sentirlos más cerca.

(Sirena policial)

Nadie toca nada.

(Ladridos)

"El sagaz comisario maneja el operativo

como si fuera la conquista de Egipto".

"Esta casa está llena de objetos preciosos

y eso es lo único que Neruda realmente ama".

No hay nadie.

"Pero no hay nadie".

"Naturalmente, la orden llegó tarde".

"Supongo que el poeta ya está cortando las cebollas

para cocinar su repugnante caldillo de congrio".

(OFF) "Sube a nacer conmigo, hermano policía".

"Nada especial".

"Todo esto lo he visto antes

en los prostíbulos del puerto del Callao".

Es linda la casa.

"Es horrible".

Es linda.

"Una mujer va al zoológico y nunca regresa,

hombres de gris investigan".

"Hombres sucios como yo".

"¿Por qué las leo?".

"Estos escritores nunca han sido policías con corazón de cobre".

"No saben lo que es patear un cuerpo legalmente".

"No se imaginan lo inmensa y maravillosa que es

la imaginación criminal".

"Pero eso no importa".

"Yo estoy aquí y Neruda, allá".

"Debe estar escribiendo palabras en secuencias insólitas,

esa poesía de puerto".

"Debe de estar entre cuatro paredes y un techo,

como yo".

(Tecleo en máquina de escribir)

Pablo. Quiero tomar aire, Víctor.

No podemos estar aquí. ¡Pablo!

Ordenaron tu detención. ¿En serio?

Mejor ahora no.

Lee. No, Pablo.

¡Que lea, esta es la mejor parte! Es verdad.

(LEE) "Se busca a Neruda por todo el país".

"El ministro sumariante ordenó la detención de Pablo Neruda

y afirmó que el poeta huyó de su domicilio".

Es cierto. Es verdad.

"El prefecto de investigación dispuso de 300 policías

para atrapar al poeta,

quien se expone a, por lo menos, ¡541 días de cárcel!".

¿300 policías?

"Se están allanando los domicilios de los amigos cercanos".

"Es inminente...". 300 policías.

Es una buena cantidad, ¿sí o no?

Es mucho, Pablo.

¿Y por qué no veo ningún paco mierda persiguiéndonos?

Cálmate. No seas vulgar. No grites.

Dice que han ido a casa de los amigos y tú eres mi amigo.

¿O no? Te tomaste media botella.

Quiero saber, escúchame.

Si hubieran ido a casa de los amigos a buscarme,

entonces vendrían para acá.

Tranquilo. Eres mi amigo...

Nadie sabe que vivo aquí.

¡Ah, entonces no van a llegar!

Nadie sabe dónde vive y no van a venir por mí.

No me encuentran o tú no eres mi amigo, una de dos.

Tranquilo. Pórtate bien y no grites.

"Olivier, el fundador de la Policía,

el carcelero en jefe,

el mejor de los mejores,

mi padre".

"No quiso reconocerme,

pero yo convencí a la burocracia de que era su hijo".

"Ahora también soy Peluchonneau".

"Olivier,

Olivier Peluchonneau".

"Gracias, papá".

(Música de intriga)

(Decrescendo musical)

¿Qué pasó, no llegó la servidumbre?

El jabón para la vajilla me parte las manos.

Mira cómo las tengo. Delia.

La higiene es un valor burgués.

Si nosotros no limpiamos es por razones políticas.

Senador.

¿Esto es lo que andan pegando?

Sí, pero lo estamos sacando.

Pero no, esto hay que guardarlo.

Puede tener un valor histórico, ¿no?

Lo que usted diga.

Jara,

¿quién es usted?

"Es el nuevo protector".

Se llama Álvaro. "Álvaro Jara".

"Un niño triste, como yo".

¿Es el encargado de mi seguridad?

Sí, señor. Y representa al partido.

"Otra juventud perdida".

Le voy a hacer un encargo, Jara.

Necesito que vaya a la Biblioteca Nacional

y consiga un diccionario quechua

y una fauna de América. Por supuesto.

Es para el libro clandestino. ¿Ya tienen un manuscrito?

Un avance.

¿Querés verlo?

No es mucho, pero aquí está.

"El canto general".

30 copias de 30 poemas.

En 30 sobres. Ajá.

¿Han estado trabajando?

"No, solo escribiendo".

¡Ah, mira, gracias!

La editorial Séptimo Círculo.

A Neruda la gusta el sexo, el crimen y la violencia.

Pero las novelas policiales

me ayudan a olvidar que la Policía me persigue.

"Eso no se puede olvidar". Me voy.

Espera.

(Música intrigante)

Para Picasso.

"El pintor ciego".

Muy bien, adiós.

(Crescendo musical)

"Ahora los 30 poemas ya están volando".

"Si intercepto 1 y lo quemo,

los otros 29 llegarán a las manos de 29 rojos".

"No se puede hacer nada

contra la histórica astucia del estafador".

Buenos días. -¿En qué los puedo ayudar?

Tiene cita con el presidente.

¿Detuvieron a Neruda?

No.

¿Y qué hacen acá?

¿Y lo buscaron en su casa?

Claro.

¿Y estaba?

¡No!

¿Dónde estará?

No sabemos. -Tiene que estar en alguna parte.

Tiene razón.

Busquen a su primera esposa.

"Siempre tiene que haber un plan maravilloso".

Mire, lo... lo vamos a hacer.

Pero dígale al presidente que buscamos incansablemente...

No, no.

¿Por qué no? Porque no soy tu empleado.

Soy tu superior civil

y te exijo que encuentres a ese comunista, concha su madre.

¿Y si lo agarro?

¿Perdón? ¿Qué pasa si lo agarro?

Permiso.

"Un superior civil".

"El civil nunca es superior a mí".

¿Por qué no te vistes? ¿Con qué?

No sé, ahí hay ropa.

En la silla tienes otro vestido.

Soy una dama, Pablo.

No tengo ropa interior limpia, no me puedo levantar.

Yo tampoco tengo ropa limpia.

Bueno, sácatela.

Vení.

Haceme un hijo.

"El poeta hace un esfuerzo por decir algo romántico".

Delia, por favor. ¿Qué?

No.

¿Qué te pasa? Nada, quiero salir, tomar aire.

Estoy encerrado acá.

Bueno, salí,

pero te van a matar.

(Ladridos)

"Se muere el duque de Braganza,

que se caiga del caballo el emperador...".

(EN FRANCÉS)

¡Max Hagenaar, gracias!

¡Me están persiguiendo!

Una hija china con el pelo mojado.

No sé.

Hay un lugar donde se fuma el opio y tú te acuestas de lado.

Conchita, conchita.

Escondido, calentito, calentito aquí.

¡Me están persiguiendo!

(Pitido del tren)

"El apuesto comisario trabaja en una operación secreta".

"El presidente de la República tiene

un maravilloso plan para humillar a Neruda".

"Por eso debe recoger

a una mujer holandesa en la estación".

(HABLA EN HOLANDÉS)

¿Qué? Usted es la esposa de Neruda.

Sí.

Venga.

"Todo buen policía sabe cómo y cuándo sacrificarse".

"Además esta rubia tiene los dientes calientes".

"Yo no la habría dejado nunca".

¿Habla español? -Un poco.

-¿Y cómo la han tratado? -Más o menos.

-Nos ayudaría que diera un par de entrevistas

y contara su experiencia de abandono.

Don Pablo la abandonó junto a su pequeña hija enferma, ¿no?

Yo quiero que Pablo me "paga" un millón de pesos.

Tiene mucho dinero porque escribe poemas muy largos.

Claro, eso es lo justo.

Por eso es muy importante que, cuando hable con los periodistas,

ocupe la palabra correcta.

Bígamo.

"Bigamo".

Bígamo.

(EN HOLANDÉS)

Sí, sí, "bigamo", Pablo gusta mucho las mujeres.

"Esta mujer va a destruir a Neruda".

No me desilusione.

"A muchas mujeres les gustan los policías".

"Sueñan con limpiarles la casa

y cambiarles la venda de la herida de bala".

"El beso del lobo carroñero".

"Después de comer el león, comen los perros".

"Y no me importa si aún tiene el olor rancio del poeta".

"Estoy acostumbrado a ese sudor de calamar".

(Teléfono)

"Te quiero".

"No te imaginas cuánto te quiero".

"Incluso te tengo un camioncito

y un zoológico en medio del desierto".

"Los que escapan de allí se convierten en estatuas de sal".

"Pero nadie escapa

porque el capitán de la prisión es un zorro de ojos azules".

"Se llama Augusto Pinochet".

¿Vienes?

No.

Necesito tiempo para pensar por qué te ayudo.

Adiós.

Estamos en Radio Minería con la señora Maria Hagenaar,

esposa de Pablo Neruda, quien quiere contar su versión.

"Señora, ¿es verdad que Pablo Neruda es bígamo?".

Tenemos afiches

"donde se ve claramente la opinión del pueblo que dicen:

'Neruda traidor', 'Neruda comunista'...".

En fin...

Traidor ¿a quién?

Señora...

Eso es mentira.

(MARIA, RADIO) "Es un hombre muy grande".

"Me debe mucha plata, pero es muy lindo".

"A mí me gusta mucho"

cómo duerme Neruda.

No es traidor.

Es muy lindo Neruda. No es traidor.

Es un hombre muy gran...

"Así se cae la estrategia de los genios de la intriga".

-"Bueno, la señora Maria ha salido repentinamente corriendo".

Así es que, sin...

Hola. Hola, Chile.

"El poeta es un peligro público".

"Y un amante inolvidable".

"Cualquier información acerca de su paradero

será recompensada".

Soy Oscar Peluchonneau, de la Policía General

de Investigación de Chile.

"Vamos a una pausa musical. Radio Minería, ya volvemos".

(EN FRANCÉS)

(Música de piano)

# Niña, cuando yo muera,

# no llores sobre mi tumba.

# Cántame un lindo son.

# Cántame la sandunga.

# No me llores, no.

# No me llores, no.

# Porque si lloras, me muero. #

¿Cómo estás?

# En cambio,

# si tú me cantas... # Yo, bien.

# Yo siempre vivo

# y nunca muero.

# En cambio, si tú me cantas,

# yo siempre vivo

# y nunca muero. #

Hola.

(Risas)

(Risas)

Guárdame el sitio.

(Gritos)

(Discusión a gritos)

(MUJER) ¡Paren el hueveo! ¡Ya!

¡Elegancia!

-¡Cortad para que yo cante!

-¡Anda a cantar! -¡Estoy cantando para el senador!

-¡Sigue cantando!

-Es mi arte. -Ya pues, ¡alegría!

(Risas)

# En cambio... #

(AMBOS) # ...si tú me cantas... #

# ...yo siempre vivo... #

(AMBOS) # ...y nunca muero. #

-¡Salud por el poeta! -(VARIOS) ¡Salud!

¡Salud por don Pablo Neruda! Muchas gracias.

Disculpe todo lo que pasó. No.

Diga un poema. El lindo ese.

"Puedo decir los versos...". Dígalo, dígalo ya.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo.

Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma...

¡Un aplauso!

(Aplausos)

"Me mandaste otra de tus novelas policiales, poeta".

"¿Por qué?".

(Música en interior)

¡Buenas noches! Policía.

Buenas noches.

(Silencio)

"¿Cómo sabes que este es mi patio y mi escuela?".

"Mi madre trabajó en una casa como esta por más de 30 años".

¿Dónde está ese comunista de mierda?

¿Desea tenderse?

¿Quisiera alguna de las chiquillas, don Óscar?

"Cada una de estas mujeres es mi madre".

"Soy un hijo de cortesana, un hijo de infección venérea".

(CANTANTE) ¡Y...!

(Música alegre)

(Palmas al ritmo de la música)

¡Date vuelta, vamos!

"Mi madre nunca supo el nombre de mi verdadero padre".

"Cuando estaba ebria, decía Muñoz, Martínez...,

pero también cerraba los ojos

y sospechaba del legionario Peluchonneau,

un señor silencioso, el jefe de todos los policías".

¿Y le pagó algo?

No.

Él no.

¿Sabe quién es?

No.

Es un político. Ah.

Un comunista.

No sabía que era comunista.

¿Cuánto rato más me van a tener preso acá?

Tengo cosas que hacer.

Mire, caballero, le voy a decir una pura cosa.

Uno no siempre tiene la posibilidad de que un poeta de esa categoría

venga a la casa de uno, que comparta,

para mí fue un milagro, fíjese, un milagro.

Y él estuvo ahí, conmigo.

Y yo estuve con él.

Él me dijo que éramos lo mismo, los dos.

Me hizo cantar y me preguntó qué sentía cuando yo cantaba.

Compartí cosas con él que no comparto con nadie.

Le dije que me gustaba el jazz y la música clásica

y le canté un...

un minué que me gusta mucho de Johann Sebastian Bach.

Le canté y...

y él se emocionó y me dijo que yo era un obrero del arte,

que era un artista como él.

De tú a tú.

Y de repente, él me...

me dijo una poesía tan linda,

larga...

Me puso la manita en la rodilla, estaba como calentito él.

Y me lo dijo acá.

Despacito.

De artista a artista, ¿me entiende?

De hombre a hombre.

Con respeto humano.

Pero eso vos, perro "culeao", no lo vais a entender nunca.

¿Dónde está Víctor? No lo sé.

¿Cómo que no lo sé? Don Pablo.

¿Qué?

¿Usted anoche salió a caminar?

No. ¿Salió a caminar?

No.

¿Le falta whisky?

¿Qué te has creído, huevón?

Entonces no salga, quédese acá, no salga.

Si sale, lo van a pillar y le sacarán la ropa.

Le sacarán fotos por delante y detrás,

las van a mandar a Francia y repartir en volantines

y le van a hacer mierda.

"Buenas ideas".

"Todas".

"Estos rojos conocen bien el lenguaje de la violencia".

¡A mí no me pilla nadie, aprende!

¡Todo Chile me busca y nadie me va a pillar!

¡Aprende a comportarte como hombre, niñito!

¡Vístete como hombre!

¡Déjate bigote, cómprate pistola!

¡Aprende a tenerme respeto!

¿Qué se ha creído este huevón?

Tranquilo, bebé.

Ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba...

"Aquí encontraron...

un pueblo...".

...por deber y amor reunido,

y la delgada niña cayó con su bandera

y el joven sonriente cayó a su lado herido.

Por esos muertos, nuestros muertos,

pido castigo al final de cada frase.

"Pido castigo...".

(VARIAS VOCES) Por esos muertos, nuestros muertos...

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para los que de sangre salpicaron la patria...

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para el verdugo que mandó esta muerte, pido castigo.

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para el traidor que ascendió sobre el crimen,

pido castigo. (MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para el que dio la orden de agonía, pido castigo.

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

Para los que defendieron este crimen, pido castigo.

No quiero que me den la mano salpicada de nuestra sangre.

Pido castigo.

No los quiero embajadores, tampoco en su casa tranquilos,

los quiero ver aquí, juzgados en esta plaza, en este sitio.

Quiero castigo.

Gracias, gracias.

Toma. Gracias, camarada.

No hay por qué darlas. Con permiso.

-Perdón, no le quiero molestar... Perdón.

¿Cómo se llama usted? Silvia.

Si me permite un beso...

Sí, cómo no, Silvia.

Señora.

Perdón.

No cuente a nadie que el poeta le firmó en esta fiesta.

Nosotros no estamos acá.

Yo soy una persona de confianza, ¿sí?

Soy militante desde los 14 años.

En todo caso, el senador no tiene que preocuparse tanto.

¿No? ¿Por qué?

Permiso.

Si está en esta fiesta y recita así que bla, bla, bla,

la tierra, bla, bla, el amor, bla, bla,

los castigos, bla, bla,

yo digo que eso significa

que el Gobierno no lo quiere tomar preso.

Porque si lo toma preso, se meterá en un problema internacional.

-Es suficiente -Pero porque es político.

Al Gobierno le conviene perseguirlo, pero no agarrarlo.

Nunca.

-El senador es comunista como usted, como yo.

Sí, pero él tiene protección especial.

Y yo voy a hacer un salud por eso,

porque todos necesitamos que el senador poeta

siga escribiendo acerca del sufrimiento del pueblo.

Señora, tiene protección de dirigente.

¿Saben qué quiero saber aquí?

Escúchenme. Quiero saber si, cuando llegue el comunismo,

todos van a ser iguales a él o van a ser iguales a mí.

A mí,

que le he limpiado la mierda a los burgueses

desde que tengo 11 años.

¿Eh? Van a ser todos iguales a mí.

Vamos a comer en la cama y fornicar en la cocina.

Para eso luchamos, camarada.

"En Bogotá se unieron Moriñigo, Trujillo,

González Videla, Somoza, Dutra, y aplaudieron".

Tú, joven americano, no los conoces, son...

A ver qué...

¿Qué pasa si lo lees con la otra voz?

¿Qué voz?

La de poeta, Pablo.

Tú, joven americano, no los conoces.

Son los vampiros sombríos de nuestro cielo.

Amargas las sombras de sus alas:

prisiones, martirio, muerte, odio.

(Puerta abriéndose)

¿Terminaste?

Sí, sí. Sí.

Sí, ¿no?

¿Adónde vamos? Valparaíso.

Gracias.

Lo que pasa que el senador debe abordar un marino mercante

de bandera china.

Y...

Delia, no se admiten mujeres a bordo.

Mi amor.

Tranquilo, bebé.

Permiso.

(Música suave de cuerda)

Bueno, hablamos.

Buen viaje.

Gracias, Víctor.

Amor mío...

No se llora.

Chao.

(Crescendo musical)

"Un buen policía lo perseguiría escondido

hasta que llegara a la casa del fugitivo".

"Pero yo soy un policía malo".

"Me gusta cuando los sospechosos confiesan a susurros o a gritos".

"Sube a nacer conmigo, hermano".

"Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado".

"No volverás del fondo de las rocas".

"No volverás del tiempo subterráneo".

"No volverá tu voz enfurecida".

"No volverán tus ojos taladrados".

Aquí fui castigado.

"Porque la joya no brilló o la tierra no entregó a tiempo

la piedra o el grano".

"Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta".

"Como un río de tigres enterrados".

"Y dejadme llorar horas,

días, años,

edades ciegas, siglos estelares".

Extrañamente...,

le creo.

Le creo.

Me alegro mucho.

Yo fui el primero en pedirle que se entregara:

"Si vas a juicio, lo ganas". Entonces busquémoslo juntos.

Sí, pero no sé dónde. A mí nadie me dice nada.

¿Por qué? No sé.

Deben desconfiar de mí porque no soy chileno.

Claro.

Sigamos en contacto, quizá averigüe algo.

Sí. Espere.

Nos acabamos de enterar que Neruda salió de Chile.

Ah, ¿sí? Sí, se fue.

Qué increíble.

¿Por qué?

Porque ustedes vigilan las fronteras.

¿Usted cree que todavía está en Chile?

No, no, creo que debe estar en el extranjero.

Ya.

Voy a Valparaíso.

No, no, no. ¿Por qué?

Para ver si alguien lo vio salir.

Yo creo que todavía debe estar en Chile.

Pero acaba de decirme que salió al extranjero.

No, no, usted dijo que salió en barco.

"Este es un buen ejemplo de una confesión a susurros".

"La lucidez del policía domina la estupidez del español".

(Campanadas y ambiente calle)

¿Qué miras tanto por la ventana, Pablo?

La gente.

Esto es seda, ¿no? Sí.

(MUJER) No. Entonces...

Un marino cambió la tela por 12 botellas de vino.

Ah.

Buen negocio.

"El poeta siempre aplaude

una transacción comercial injusta".

Entonces ¿tengo que hacer de marino?

No, de excéntrico centroamericano con plata.

Que se va en barco a Ecuador, a México...

¿Y tiene que ser chileno? ¿Con ese traje? No creo.

(MUJER) ¿Me aguanta la patita?

Suéltemela. ¿Cómo?

Suelte el aire.

No cuente mi secreto a nadie. No se preocupe.

A nadie le interesa.

"Él bailaba en Viña del Mar, rodeado de alhajas y copas".

Pero los negros ojos miran a través de la noche negra.

Pero la mano que te acaricia se detiene junto al desierto,

al borde de la costa marítima, en un mundo azotado por la muerte.

Cada pueblo con sus dolores...

Don Pablo.

Don Pablo.

(MUJER) Caballero.

Caballero.

Perdona, pero no tengo nada.

(Sirena policial)

"El experto policía sigue un olor asiático".

"Está cerca".

¿Dónde estaba?

Nos encontraron, vamos.

"Todavía no. Estamos perdidos".

"¿Dónde estamos?".

Le dije que era mala idea.

Pero fue interesante.

Para escribir bien, hay que saber borrar, señor Jara.

(Música instrumental)

"A esa persecución le falta terror".

(Crescendo musical)

(Fin de música)

"¿Por qué las leo?".

"Quiero saber...

de qué se trata tu novela".

"El poeta tiene la fiebre de los espíritus artísticos,

que a veces piensan que el mundo es algo que se imaginaron".

(Voces de protesta)

"Las moscas, nuevamente la nube de moscas".

"¿Qué es eso?".

"¿La última columna del Ejército Rojo?".

(HOMBRE) ¡Arriba, arriba, arriba!

(Bullicio, sirena policial)

¿Adónde nos llevan? ¿Adónde nos llevan?

-Comunista y la reconcha de tu madre...

-¡Ya! ¡Al camión! -Ya, ya.

-Camina, huevón. -¿Qué hace? Voy caminando.

(Gritos y bullicio)

(HOMBRE) ¡Apúrese, hombre, apúrese!

Ahí está.

Petizo ordinario.

"Casi todas las noches,

el presidente duerme como un niño. Sin embargo..."

(Claxon)

"...cada vez que come caracoles antes de acostarse,

debe soñar con Neruda".

(Claxon)

Senador, senador.

Jara, ¿por qué no das la vuelta?

(Música de intriga)

(Claxon)

¡Senador, senador! Ya, carajo.

Y aquí estamos, Gabriel González de mierda.

Pablo. Jorge, qué tal.

Hola.

Tenemos un plan para sacarte de Chile.

¿El partido lo sabe? -Claro.

El secretario general está conforme.

Me voy.

Pero ¿cómo? No, no, no, tómate algo.

No, gracias. ¿No quieres comer algo?

Nos vemos mañana.

No creo.

¿Cómo?

Pido al partido que me releve.

No seas huevón, pues, carajo. ¡Ay, por favor!

Eso de salir por el sur tiene detalles que desconoce.

Usted no es hombre de campo. El partido tomó una resolución.

Ya, pero depende de usted aceptar y rechazar.

Y yo la acepté. Pero ¿por qué no escuchás

lo que está diciendo?

Señora, yo sé lo que hacer con mi vida, ¿sí?

Están todos presos menos yo.

¿Qué creen que soy, un rey? ¿Qué esperan?

Quédese. No puedo.

No me puedo quedar, tengo que salir de aquí.

Usted quiere un escape grandioso.

¿Sí?

No le seguiré el juego a esos fascistas.

Me convertiré en su peor pesadilla.

Y para eso, tengo que ser un gigante popular.

Usted no puede hacer eso. Ya lo hice.

No, no puede hacer eso.

O la gente dirá que esta persecución es la excusa

para convertirse en un santo,

que nunca nos reprimieron tanto,

que nosotros nos hacemos las víctimas, que nos gusta sufrir.

Pero nos están matando de verdad.

Mire, solo le pido que sea un poco más humilde.

Mucha suerte en su viaje.

(Fuera, disparo)

(Disparo)

¿Qué te pasa? ¿Qué me pasa de qué?

¿Cómo que sabés lo que querés hacer con tu vida?

Ay, Delia, por favor.

La gente se dará cuenta. ¿De qué?

De que el artista soy yo. ¡No, señora, soy yo!

¡El artista aquí soy yo! Vos no sos nada, Pablo.

¿Qué es eso de ser muy grande?

Simplemente hago lo que me toca hacer.

¿Cómo no te das cuenta? Por favor, Pablo...

Si no te gusta, sal por esa puerta caminando,

porque nadie te persigue a ti.

¿Qué te pasa a ti?

Estás todo el día a mi lado,

respirándome a un centímetro, y... mira cómo estoy.

Yo antes era un príncipe, mira cómo me tienes.

Claro que me voy.

Por supuesto que me voy.

Y cuando me metan presa,

les diré que quieres ser presidente.

Entonces te vendrán a matar, ahí vas a estar contento.

Yo, después de eso, me voy a tirar al río.

Mátate. Mátate si quieres.

Así puedo escribir 20 años más sobre ti.

(SUSPIRA)

Antonio Luis Lagorreta. Ornitólogo.

Hormiga, yo pensé que iba a morir contigo.

Tú me has dado todo.

Sin ti, yo no sería yo;

ni siquiera comunista.

¿Qué?

Que si sale todo bien, si sobrevivo,

tú y yo nos vamos a empezar a separar.

No me preocupa quedarme sola,

pero pienso en vos...

Escribir te da pena.

Yo te veo que te tomas la cabeza con las dos manos, y es...

es lindo estar contigo.

Es como vivir en un barrio con árboles.

Hormiga...

(Ladrido fuera)

"La hormiguita no sabe qué hacer".

"Piensa en la fuerza de sus brazos y en la claridad de su cerebro

y se da cuenta de que vivirá por lo menos 40 años más".

"Por un minuto, solo ve caballo rojo".

Permiso.

Adelante. Gracias.

¿Paseando?

No. ¿Qué es eso?

Esto es una orden de detención oficial

de la Policía General de Investigaciones de Chile.

No, no, pero... No, no, no.

No. No.

No, yo soy de las que se mueren, pero que jamás van presas.

¿Dónde está?

Aquí no. ¿Dónde?

Usted no entiende, ¿no?

No entendés nada.

¿Qué?

En esta ficción, todos giramos alrededor del protagonista.

¿Qué? Los libros, por ejemplo.

Este,

que usted ha estado leyendo.

Tiene un perseguidor,

un fugitivo,

un principal y un secundario.

No. No, pero yo...

Yo no soy ningún personaje secundario.

¿Por qué crees que no te mató entonces?

Eh... ¿Porque no me puede matar?

Podría haberlo hecho, practica tiro todos los días.

No, no puede.

¿No?

No, claro, porque quiere que lo siga hasta el sur. ¿Vas a ir?

¿Está usted bien?

¿Le hizo algo? ¿Le pegó?

No, me pidió que te dijera este mensaje.

Si usted quiere, yo lo puedo matar.

No podrías hacerlo.

Sí puedo.

No. ¡Sí!

No. Claro.

Él tiene escrito esto desde antes.

¿Alguna vez viste un preso aburrido?

En su cabeza, él escribe una novela fascinante.

Te escribió a ti, el policía trágico,

me escribió a mí, la mujer absurda,

y se escribió a él,

el fugitivo vicioso.

Lo que usted... está diciendo

es una basura moderna.

Es un cordero dorado.

¿No te gusta cómo escribe?

Sí.

¿Vos crees que él solo piensa en tierra y amor?

No, él piensa en mujeres desnudas,

en detectives que lo persiguen...

"Él te escribió a ti... pensando en él".

"A ti en tu casa, leyendo sus poemas".

"A ti frente al espejo".

"Te escribió a ti vigilando nuestras fiestas".

"Ahogado con la música".

"Atrapado en una máquina".

"Con la mirada vacía,

un perro durante la noche".

"Un pájaro durante el día".

"Te escribió espiando, esperando".

"Te escribió atrapado",

un espía furioso.

"Escuchando cosas que nunca vas a lograr entender".

...deseo sometido, será juzgado como se merece...

"Despreciando las ideas y las palabras

a 100 metros de la vida".

"Impotente".

"Frágil".

"Te escribió como guardia de una frontera imaginaria".

"Él te piensa a ti pensando en él".

"Todos los detectives están enamorados".

"Y en todas las novelas policiales hay camas".

Bueno.

Él escribe bien.

Él me escribió a mí. Ajá.

Pero yo...

yo lo tengo abrazado.

Y abrazado lo voy a llevar a la cárcel.

Y lo voy a hacer dormir y lo voy a ver soñar.

Y voy a terminar sentado en su pecho.

Entonces perseguilo.

Perseguilo y atrapalo.

O no pasarás a la historia de los hombres.

¿Soy yo una ficción?

Sí.

¿Y usted es una ficción? No.

Yo soy real

y soy eterna.

Permiso.

"¿Personaje secundario? ¿Yo?".

"No. No, señor,

porque te voy a agarrar".

Ojalá tengas razón.

(Música de piano)

(Continúa música de piano)

(Crescendo musical)

¡Ahí viene el patrón!

Gracias, Manuel.

¿Lo conoces? Sí.

Es mi jefe.

Vamos a tener que seguir a pie. -¿Lo sabe todo?

El patrón es capaz de llamar a los milicos.

¿Cuándo empieza la parte de los caballos?

Todavía no.

Me comería un chancho.

(Motor ahogándose)

(Mugidos de lejos)

Buenas tardes, don Ricardo. Buenas tardes, señora.

Le presento a don Antonio. Cómo le va, señor.

Hola.

Buenas tardes.

(SE SALUDAN EN TEHUELCHE)

Dígame, caballero.

Quiero saber si me puede recibir en su casa.

Sin que sepa el patrón, claro. ¿Mataste a alguien?

No.

Y, bueno, escribiendo,

siempre estoy escribiendo.

"Hace muchos años, Neruda comió ese mismo pan quemado".

"Le debe de gustar esa cama".

(Truenos)

"Dormiría feliz ahí, abrazando a su hija".

"En este momento, lo único que quiero es que me abraces".

Caballero. Buenas tardes.

¿Anda perdido? No.

No, se me... se me acabó la...

¿Usted sabe dónde puedo...?

Mire.

Le vendo la moto.

Es un vehículo de última generación.

Alemania.

Llévela a la casa.

El patrón le puede vender bencina.

No, pero yo no necesito bencina.

Yo necesito un caballo. Dos caballos.

(Truenos)

(SUSURRA) Estoy persiguiendo un criminal peligrosísimo.

Si la moto se queda, yo la vendo. Claro.

Claro.

Pero si los dos vienen conmigo.

Esto puede ser muy emocionante.

"Aló. ¿Presidente?".

"Señor presidente".

"Sí, Peluchonneau, sí".

"Atrapamos al senador Neruda".

(RICARDO) Vamos, viene el patrón.

"Domínguez, un señor feudal

que inventó el capitalismo en su tierra".

"Tiene un paso secreto para cruzar contrabando desde Argentina".

Hola, caballero.

Este es el señor Monsalve, cacique mapuche.

Le tenemos miedo a esa gente nosotros.

¿Está cansado, señor ruin?

Porque yo le voy a decir señor ruin.

Yo soy Pedro Domínguez, dueño de esta mierda no más.

Y en nombre del presidente de la República,

lo tomo preso por traición a la patria.

Lo voy a custodiar.

¿Usted me va a custodiar? Sí.

Me va a llevar preso. No, lo voy a custodiar.

Lo ayudaré a cruzar la cordillera. La gente se muere allá arriba.

Lo voy a ayudar.

"No quiere pagar impuesto".

Me aburre regalarle al maricón de presidente que usted eligió.

"Cree que el estado es el enemigo de la libertad".

¿Y por eso me ayudará? ¿Solo por eso?

Sí. Es más entretenido ayudar a un "comunacho"

que llamar a los pacos.

Es más entretenido.

Sí, más entretenido.

"Sobre sus hombros y su alma

se construirá el futuro de la república".

"El millonario siempre es más inteligente

que la ley de la nación".

Patrón, anda un policía detrás del caballero, del senador.

Quiere que le muestre el paso. -¿Cómo es?

Medio bruto, medio huevón.

"La Araucanía".

"Una tierra sin templo".

"Solo árboles y frío".

"Dicen que los conquistadores lloraban

cuando se acercaba la patrulla mapuche".

"Le tenían más miedo al indio que al moro".

"Ahora es una tierra de paz".

"Una tierra de barro y trabajo".

"El poeta escribe de esto".

"El sufrimiento del pobre lo inspira".

(AÚLLA)

(AÚLLA)

(AÚLLA)

(AÚLLA)

¡Pablo!

(LEJOS) ¡Pablo!

(SUSURRA) Eh, eh, eh. Escóndanse. Escóndanse.

"Pablo,

te veo".

"Te escucho jadear".

El del medio,

el gordo.

Yo voy agazapado por el lazo izquierdo

y ustedes entrarán por el derecho.

Dispararé al animal en la cabeza para que muera de inmediato.

Y ustedes lo van a agarrar.

Esto va a ser muy impresionante.

¿Y cree que ellos no nos van a disparar?

No.

Porque los animales van a salir corriendo asustados.

Será una reacción en cadena.

Y mientras, yo dispararé hacia delante.

Es lindo ser policía, ¿no?

Listo, vamos.

Disculpe, caballero.

"La mierda del traidor González Videla soy yo

y llegué hasta aquí".

"Yo, el seco, el huesudo".

(Lejos, disparo)

(Disparo)

"Desde este lecho blanco,

levanto mi copa para celebrar estos meses".

"Tengo una sola bala, jabalí enamorado".

"Pero no te preocupes,

con el frío, no la sentirás".

¡Pablo!

(LEJOS) ¡Pablo!

¡Ah!

"¿Por qué corre hacia mí?".

"¿No tiene miedo?".

¡Pablo!

Pablo, ¿adónde vas?

"Pero es curioso".

Pablo, sigamos. -Pablo.

"Quiere verme".

Pablo.

"¿Cómo no va a ver el final de su historia?".

¡Pablo!

¿Adónde vas, hombre?

"Me abrazó".

"Me habló".

"Y bailó conmigo".

"Perseguí el águila, pero no sé volar".

"Y estoy lejos".

"Ahora solo puedo volver al fondo de la tierra".

"Viví creyendo que yo era un Peluchonneau,

un hijo del uniforme policial".

"Sin embargo, ahora...

ahora pienso que tal vez fui un Neruda".

"Un hijo del pueblo".

"Quizá mi padre vivió de rodillas con la cara sucia".

"Quizá juntó cuatro monedas en su puño

y pagó por sudar sobre la espalda de mi madre".

"Quizá soy hijo del trigo".

"Otra cabeza negra en la historia de millones de cabezas negras".

"Pero me muero blanco".

"Porque nadie más persiguió al poeta".

"Nadie más lo aterrorizó en la nieve".

"Nadie más lo hizo jadear arrepentido".

"Nadie más lo acompañó en su viaje".

"No me importa que me haya escrito,

que me haya hecho secundario".

"Yo también me escribí".

"Y lo hice pésimo".

"Me inventé sin vida,

solo, sin amor".

"En cambio, el poeta me inventó furioso, lleno de viento".

"Incluso me escribió una muerte fabulosa".

"Una muerte policial".

"Lenta, fría,

con detalles rojos,

con música,

con animales,

con árboles,

con poesía".

(Crescendo musical)

(Continúa música)

¿Lo conoces?

No.

Sí.

Sí lo conozco.

Es mi inspector.

Mi perseguidor.

Mi fantasma de uniforme.

(PABLO Y ÓSCAR) "Sueño con él y él conmigo".

"Me mira, me conoce la espalda".

"Mira lo que escribiste, policía".

"Escribiste la nieve y los caballos".

"Me escribiste a mí".

"Ya no sientes ni el frío".

Hay que llevárselo.

Que se lo lleven los arrieros.

"Siento el latido del corazón de este caballo".

"Siento mi propio latido también".

"Porque no me mataron".

"No me mataron con un golpe en la cabeza".

¿Respira? -No.

(MUJER, EN FRANCÉS)

(PICASSO, EN FRANCÉS)

(MUJER, EN FRANCÉS)

"Nadie sabrá que existí".

"Di mi nombre, dilo".

"Di mi nombre".

"Di mi nombre".

"Lo dijiste".

"Dijiste mi nombre".

"No soy personaje secundario".

"¿Por qué hizo todo esto?".

"Por su pueblo".

"El poeta les dio las palabras

para que ellos pudieran contar su vida, su vida dura".

"Y esas palabras le dieron sentido a sus sueños terribles".

"Por eso lo hizo, para que pudieran hablar".

"Ahora lo pueden citar cada vez que los pise la historia".

"No se acuerdan de los poemas de amor,

se acuerdan de los poemas de furia".

"Poemas irreconocibles, poemas de un futuro imaginario".

(HABLAN EN FRANCÉS)

"Neruda me hizo eterno".

"Su arte me dio vida".

"Yo era de papel".

"Y ahora soy de sangre".

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche".

(Música instrumental)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

Somos cine - Neruda - Ver ahora

15 años y un día

“15 años y un día” narra la relación entre un adolescente conflictivo y su abuelo Max, un militar retirado que vive en un pueblo de la Costa de la Luz. Cuando Jon es expulsado del colegio, Margo, su madre, decide enviarlo lejos para que Max lo meta en cintura. No le será fácil. A Jon le gusta bordear el peligro, y el ex militar es un hombre de costumbres que se ha asentado en un punto muy cómodo de la vida. Los dos se enfrentarán a sus limitaciones y a sus miedos. Protagonizada por Aron Piper y Maribel Verdú, está disponible A la carta en España hasta el 8 de agosto de 2020.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - 15 años y un día - Ver ahora
Transcripción completa

(Música suave)

La cerveza.

No lo hagas, Jon.

-¡Ahora!

(Música)

(Claxon)

¡Me cago en tu puta madre, chaval!

Hola, me llamo Margo Aguirre

y estoy muy contenta por esta oportunidad.

Tengo la sensación de que encajo perfectamente

en el papel de M Fernanda.

He hecho teatro. Teatro un poco de todo.

Más comercial, menos... Comedia, drama.

Cine también, algo sí, pero menos.

Os he dejado todo en mi currículum. Ahí está todo.

Y televisión, pues nunca antes un culebrón.

¿Cómo un culebrón?

¿Te parece M Fernanda un culebrón?

Yo diría que sí, pero igual me equivoco.

¿Tú no eres la de los dientes?

¿Cómo? La del anuncio de pasta de dientes.

O eres tú o eres clavadita.

(Móvil)

Cógelo, mujer, cógelo. Joder, disculpad.

Que pase la siguiente, por favor.

¿Sí?

¿Dónde has estado?

Por ahí. ¿Ya ni disimulas las pellas?

Han llamado del colegio.

Qué pesados. No, los pesados somos nosotros.

Es la 6 vez que nos cita Ormaechea este año.

Es gilipollas. Mañana le pides perdón.

No sé lo que has hecho, pero me da lo mismo.

¿Me oyes, Jon?

Has pisado una mierda.

No me lo puedo creer. Otra vez no. ¡Joder!

Buenas tardes.

Señor Garmendia,

¿cómo es posible que se haya colado de nuevo en nuestro jardín?

No ha sucedido,

aunque yo mismo me colaría para arrancar esos aspersores.

Última vez que le aviso.

Dirija esos chorritos hacia su jardín, no al mío.

La próxima vez tendré que denunciarles.

(SARCÁSTICO) Huy, qué miedo.

Que tengan una buena tarde.

-Retrasos, malas contestaciones...

Puedo entender que a cierta edad los asuntos escolares resultan tediosos.

¿Verdad, Jon?

Llamar gorda a una cocinera con un problema de metabolismo

me parece más grave. Llamaste gorda a una cocinera.

No, la llamé vaca burra.

Y era en broma.

Come mucho, tiene los nervios de punta, lo dice ella.

Ella es adulta y usted no.

Pero ese incidente no es el peor. ¿Ah, no?

El profesor de Latín no se atreve a abrir una puerta

si asegurarse de que las bisagras están en su sitio.

Si solo tiene un coscorrón.

¿A quién se le ocurre quitar las bisagras de la puerta del aula?

Era una broma. Fue un éxito, le felicito.

Un momento, a ver si me entero.

Desencajas una puerta,

y la pones como trampa para que un profesor se pegue un morrazo.

En efecto. Tú estás mal de la cabeza.

Hasta ahora hemos tenido mucha paciencia con Jon.

Quedarse huérfano de padre a los 10 años no es poco.

No entiendo a qué viene eso. ¿Me lo explica?

La ausencia de padre a temprana edad justifica un comportamiento anómalo.

Una cosa, mi hijo es un irresponsable.

Si su padre estuviera vivo, seguiría llamando gorda a la cocinera.

Vaca burra.

Y seguiría quitando las bisagras.

La única diferencia es que nos tomaría el pelo a los dos.

En los test psicológicos Jon dice que nunca le habla de su padre.

¿Qué clase de preguntas hacen es esos test?

Le hablo de lo que me da la gana. Hace muy bien,

pero entienda que nuestra paciencia tiene un límite.

Por eso le expulsamos el resto del curso, que perderá,

a no ser que en septiembre apruebe las suficientes asignaturas.

Será una broma.

Las bromas se las dejamos a su hijo, lamento la confusión.

3 meses enteros de expulsión.

Te lo dije, es idiota. Tú eres idiota.

¿Quieres acabar en un colegio para delincuentes?

¿Trabajar desde mañana?

¿Qué mierda de trabajo encontrarás si no pegas ni golpe?

¿De actor?

"¿Qué pasa, hija? Me has despertado". Ya, lo siento, no es tan tarde.

"No lo será para ti que te acuestas a las tantas".

¿Puedes escaparte de la librería a la hora de comer?

"¿Cuándo?"

Mañana, pasado, al otro...

Para siempre casi. "Santo Dios, ¿qué pasa?"

Jon.

Necesito que le eches un ojo.

"Le han expulsado, como si lo viera".

¿Eres adivina o qué?

"Pues sí, tengo poderes".

Qué suerte.

Esta vez me ha pillado por sorpresa.

"Es porque casi siempre estás en la inopia".

Gracias, mamá.

Eres un sol. "Buenas noches".

El vecino obliga al perro a cagar en nuestro jardín.

No veo dónde está el problema.

Si fuese el perro el que obliga al vecino...

¿Por qué teníais a Shani? No te gustan los animales.

Por tu abuelo.

La casa era suya.

Yo limpiaba los pelos del sofá. Un día y otro...

Qué asco, ¿no? Dicen que los perros viven 12 años.

Mentira. Viven 200.

Así que te separaste del abuelo por los pelos del sofá.

No te quepa le menor duda.

(Timbre)

Lo sé todo. Azuza al perro para que haga sus necesidades en mi jardín.

Tengo testigos. ¿No es un poco tarde para molestar?

¿Por qué lo hace? No me cabe en la cabeza, necesito entenderlo.

Los de la farándula tenéis otros horarios.

Hacéis fiestas, dormís hasta tarde. La vida padre.

Yo llevo un existencia ordenada

y es grosero que vengas con tus fantasías a estas horas.

Buenas noches.

(SUSURRA) Cabrón, hijo de puta.

No entiendo nada.

¿Qué coño le hemos hecho a ese hombre?

El verano pasado diste un fiestón.

Se quejó tres veces.

Igual nos odia desde ese día. Todo sale mal.

Todo es una mierda. No te ralles.

El vecino, el capullo de Ormaechea. Ese sí. Ese sí que es un capullo.

Pero tiene razón, nunca me hablas del aita.

Lo que me faltaba.

Da igual.

¿Por qué sales ahora con eso? Que da igual.

Me voy a dar una vuelta. ¿Ahora? ¿Con quién?

Con Nerea. Que me acabo de llevar un disgusto.

Podías quedarte y ser un poco cariñoso.

No sé qué quieres que diga.

Pues algo que me consuele. No empieces.

Llama a una amiga y te desahogas.

(Música suave)

Y va el imbécil y me dice: "O sea que te parece que es un culebrón".

Hay que joderse. Qué metepatas.

¿Cómo lo llamas culebrón? Es que lo es.

Y luego me suelta lo de la pasta de dientes.

No lo entiendo, mamá. ¿El qué?

Para qué te presentas a tantos castin.

Para que me elijan, hijo.

Si no te cogen nunca. Lleva razón.

Haces el payaso y sufres inútilmente. No hago el payaso.

Es mi profesión. No lo es, gracias a Dios.

Si tuviéramos que vivir de eso, apañados estábamos.

Menos mal que tu padre lo dejó todo amarrado.

Vale ya. Siempre me apoyó. Ya lo sé, hija.

Solo que os dejó la vida resuelta. Y menos mal.

No recuerdo tu último papel.

En Tecnical Cruise el año pasado. ¿Qué es eso?

La serie, mamá.

Lo sabes perfectamente. Qué mala era, por cierto.

La serie digo.

(Timbre)

Sois inaguantables, de verdad.

Señor Garmendia, qué sorpresa.

Asesina.

Lo has envenenado, ¿verdad?

Le has puesto matarratas en el plato. ¿Qué dice?

Voy a acabar contigo. Eres una hija de puta y una asesina.

Hija de puta.

Dime que no has matado al perro del vecino.

¿Cómo va a matar al perro del vecino? Estoy hablando con él, mamá.

Dime, por favor, que no te has cargado al perro.

Contesta, Jon.

Sí, ¿qué pasa?

Te sacaba de quicio.

¿Tú estás loco?

¿Sabes lo que has hecho?

Déjale explicarse. ¿Explicarse?

¿Qué coño va a explicar? Que ha matado el perro, joder.

No es para tanto, te está puteando todo el día.

Jon, por Dios.

Ni que hubieses matado al vecino, era un puto perro, joder.

Voy a ir a la comisaría a denunciar. No digas tonterías.

Es lo mínimo. ¿Quieres que se le lleven detenido?

Que lo hubiera pensado antes.

El vecino no tiene ninguna prueba contra el chico.

¿Tú qué sabes? Jon es listo.

Seguro que lo ha hecho con admirable limpieza.

¿Los posos del café a la basura o al fregadero?

No me creo lo que estoy oyendo. ¿Qué pasa?

Que solo te falta reírle las gracias.

Que se ha cargado un perro a sangre fría, joder.

Que tenemos una bestia en casa. Es la edad, ya se le pasará.

¿Y si Garmendia se venga?

¿Y si le da una paliza?

Deberíamos mandar al niño con Max una temporada.

¿Con ese hombre que está loco? No está loco.

Es estricto y serio.

Sabría perfectamente qué hacer con el niño.

Los trapos sucios se lavan en familia.

Y Max hace tiempo que no es de esta familia.

Es mi padre.

¿Qué haces fumando, mamá?

Olvídate de Max, no le necesitamos.

(Música suave)

¿Qué tal el vuelo?

Bien.

Pero no me han dado ni una mísera Coca-cola, qué cutres.

¿Cómo se pone el aire acondicionado? No lo pongo nunca.

Reseca las amígdalas.

Hace un calor... Pues baja la ventanilla.

¿Ponemos música? La radio está rota.

¿Y Shani?

La perra.

¿Qué pasa? ¿También te la quieres cargar?

Pues has llegado tarde, murió.

Esto lo recordaba más grande. Eres tú el que ha crecido.

Pero mejor que te parezca pequeña.

Una de tus tareas diarias

es mantener limpio el jardín, el cobertizo y la piscina.

La habitación está arriba, ¿te acuerdas?

¿Y la tele? No hay tele.

Antes había.

Se estropeó hace un par de años y la tiré.

Joder.

¿Y qué hacemos sin tele? Muchas cosas, ya verás.

Tampoco hay aire acondicionado. Tampoco.

Pero no te preocupes, por la noche refresca.

Sube.

¿Por qué mataste al perro del vecino?

¿Tenemos que hablar de eso? Sí, tenemos.

Porque era un capullo.

Y hacía sufrir a mi madre.

¿Te crees que es un motivo? Sí, para mí sí.

No sé si sabes que lo más probable es que te denuncie.

¿Te da igual? No, no me da igual.

No puedo hacer nada. Si me quiere denunciar, que me denuncie.

Está en su derecho, ¿no?

Tu madre me dijo que dejaste el equipo.

Jugabas bien.

A ratos.

La mayoría del tiempo me aburría de cojones.

¿Y ahora qué deporte haces?

¿Me puedo pedir una birra? No.

Gracias.

(Música suave)

Pero, ¿qué cojones...?

Joder.

Han entrado como si les hubieras abierto tú. Y tu móvil apagado.

¡Me lo han robado todo! ¿Qué es todo?

El Mac, la PSP, la Game, la pasta, el móvil... Todo.

A ver si le convences de que ponga una alarma.

Inspectora Aledo, la conociste.

¿No podría conseguirnos una tele? Jon, por favor.

Seguro que tiene montones almacenadas.

Joder.

¿y qué hago ahora sin nada que hacer?

Sin tele y sin móvil...

Apunta lo que os falte y mañana ponéis la denuncia.

Mejor me pego un tiro.

Cómo ha crecido.

No os parecéis nada.

¿Eso es bueno o malo?

Tú sabrás.

Acuéstate.

Ha sido un día muy largo.

¿Largo?

Ha sido eterno.

Y no tengo sueño, pero seguro que me duermo de aburrimiento.

Oye, Jon.

De esto ni media palabra a tu madre.

No se lo pensaba contar, no soy imbécil.

Que descanses.

Oye, amigo, llevo más de media hora esperando.

-Me vas a meter prisa todavía.

-Me esperan para comer y tengo que comprar filetes.

Me pones la multa, pago el doble y me mando a mi casa.

-Habértelo pensado antes de mear en un parque público.

-No he meado, se lo he dicho 100 veces.

Era la estatua de un viejo a la entrada del parque.

-Pues ese viejo es de por aquí.

-¿Y por eso no se mea en su estatua? -Y porque es un escritor famoso.

-Así que me meé en la estatua de un ídolo local.

Pues igual me aguanté las ganas de cagarle encima.

¿Tú qué miras? ¿Y tú?

Max, vamos.

Toma, que no diga tu madre que andas sin teléfono.

No tiene internet. No, pero para hablar basta.

Seguro que Aledo me consigue algo mejor.

Te la acabo de colar y me he quedado tan ancho.

Las cosas robadas.

No tengo ni un Iphone, ni un Dvd portátil, ni una cámara digital.

Me lo he inventado.

Baja. ¿Para qué?

Vas a entrar y decirle a Aledo lo que me has contado.

¿A ella qué le importa? Así el seguro nos paga más.

Es de tontos no hacerlo.

Baja.

(Música suave)

No sé muy bien qué hacer con él.

Mándale a casa de una patada en el culo.

Joder, no es para tanto, que tiene 14 años. ¿Qué quieres?

Que se porte como Dios manda. Quieres un monje que es distinto.

Quiero que deje de tocarme los cojones.

Que deje de armarla cada vez que le digo lo que tiene que hacer.

No funciona, ¿has hecho algo? Solo he encendido la webcam.

Antes iba bien.

¿Seguro que no te has descargado algún archivo raro?

No, tienes cara de bueno.

-Que se ponga en ese otro, hija.

-¿Con quién vas a hablar?

-Elsa, no se les pregunta a los clientes con quién van a hablar.

¿No se te mete en la cabeza?

Jon.

Este en Toni, tu nuevo profesor. Será broma, ¿no?

No sé qué te ha contado, pero no me vas a dar clases.

¿Ah, no?

Primero, soy mayor que tú. Mentira, tenemos 14.

¿De qué mes eres? De noviembre.

Yo de mayo, listo.

Os dejo la silla en el cuarto.

A mí no me has preguntado.

Me le pones de profesor y no me has preguntado si quería o no.

Ah, que no te he preguntado.

Mueve el culo inmediatamente.

¿Por qué empezamos?

¿Lengua, Mates, Sociales?

Eres un pringado.

El abuelo me ha comprado un móvil que no tiene internet.

Me gusta comprobar tu aspecto.

Ya, pero no pienso venir todos los días para que me veas.

¿Qué tal tu nuevo profesor? Tiene mi edad y le saco una cabeza.

Más te vale hincar los codos, no quiero ni un suspenso más.

Un poco veterana para ser tu novia, ¿no?

¿Me dejas hablar con mi madre? Qué bonito...

Hablando con su mamita.

Hola, mamita. ¿Ese quién es?

¿Me has llamado veterana? No, te ha llamado vieja.

Me llaman el sor Antonio Gascón García.

¿Ese es tu amigo?

Tiene un aspecto horrible. Señora, no me llaman guapo.

Usted, en cambio, está para chuparse los dedos.

Cállate, gilipollas.

Oye, Jon. Tranquila, ahora te llamo.

Tú eres el de la comisaría.

Tú el de la meada. ¡Nelson!

No la vas a liar aquí también, ¿verdad?

-¿Qué hacías allí? Ya ves.

¿Sabes? Yo también hablo con mi mamá a veces.

Yo también meo en las estatuas, a veces.

Pero con mi madre no te pases que te meto.

Todo bien, "pelao".

¿Está tu papá? -Ha salido.

-Mejor.

Quedamos a y media. -Siempre llegas tarde.

(LA IMITA) -"Siempre llegas tarde".

-Te veo luego.

Hola.

¿Qué te debo de...? ¿Del 9? 1,75.

¿De qué les conoces? ¿A quiénes?

A esos con los que estabas. De ahora mismo.

Preferiría que no te acercaras a ellos.

¿Por qué? Son una panda de delincuentes.

¿Tú qué sabes?

A ver si obedeces por una vez sin más.

Para variar.

Por el amor de Dios, que tienes 14 años, chico.

Odio correr, no sé para qué coño sirve.

Hay que estar en forma.

En Mostar corríamos todos los días 15 km.

Pero es que yo no voy a ir a la guerra.

15, ni uno más ni uno menos, 50 vueltas al campamento.

Qué aburrimiento. No salíamos a la zona protegida.

Entrenábamos así. 1 vuelta, 2 vueltas, 3 vueltas...

Hasta 50. Como una peonza.

Podíamos correr por la playa. No.

Estoy acostumbrado a este camino.

De casa al tercer cruce y vuelta, 6 km exactos.

¿Y en la playa no se pueden hacer 6 km exactos?

No es lo mismo.

Claro que no, la playa es chula. Esta carretera es una mierda.

Veo que no entiendes lo que es tener una costumbre.

Lo que no entiendo es por qué coño dejaste el Ejército.

Si te lo pasabas guay que te cagas. Venga dar vueltas.

El último que llegue al cruce, friega los cacharros.

Joder.

(Mensaje de móvil)

Un segundito, por favor.

Espérame fuera que claro este pelo y me toca el bocadillo.

Yo es que hice un trato con mi padre. Yo no quería estudiar.

Me dijo que vale, pero que le ayudara en el locutorio por las tardes

y encontrar algo por las mañanas.

A mí me han echado del colegio. ¿En serio?

Pues aquí estamos.

Los desastres tomando un bocadillo. ¿Quieres?

Está bueno.

¿No te gustaba el colegio? Pues no.

A mí me flipaba.

Me lo pasaba bien con la gente y me gustaban los profes.

La escalera del vestíbulo era preciosa, de caracol.

y los baños superlimpios.

Con un secador de manos de lo más moderno.

Me encantaba.

Pero no tengo memoria, no sirvo para estudiar.

Leo una frase y no se me queda. Soy como un pez.

Por lo menos sabes lavar cabezas, eso ya es algo.

Sí, pero mira, sujeta el bocadillo. Come si quieres.

Mira mis manos.

¿Qué? Tócalas.

Están asquerosas. Por el champú.

A ver cómo encuentro un hombre que me quiera con estas manos.

Bueno, estás con Nelson. ¿Nelson?

Solo se fija en mi culo y en mis tetas.

Las manos le dan igual.

¿A ti te gustan las manos de las chicas?

Me encantan las manos. Lo que más me gusta de las chicas.

Lo sabía.

Tienes la cara del típico chico al que le gustan las manos.

¿Cómo conseguiste mi número? Le vendí el móvil a tu abuelo.

Y se lo puse a funcionar.

Es muy torpe el pobrecito.

Le apunté tu número en un papel.

Le pasa como a mí, que no tiene memoria.

-¿Vas a quedarte ahí tumbado?

He corregido tus ejercicios. Están todos mal.

No has aprendido nada.

¿Me vas a castigar mirando a la pared?

¿Por qué no os iréis todos a tomar por culo?

Venga ya, tío, ¿qué te pasa?

O sea que el Toni marica eres tú. Por lo visto sí.

¿Lo eres o no? ¿A ti qué te importa?

A mí me da igual, pero está claro que sí.

Hay más pintadas como esta. Eres famoso, tío.

¿Me ayudas a limpiarla? Los cojones te voy a ayudar.

Me ayudas y le digo a tu abuelo que hemos terminado.

¿Qué más te da? Si está el pueblo lleno de pintadas.

(Ladridos)

Joder, la hemos cagado.

¿Y eso?

Lo siento, Max, estaba aquí cuando he llegado.

A mí no me mires. Hace 2 horas no estaba.

¿Y he tenido que ser yo? No ha sido él.

Me defiendo solito, si no te importa.

En el cobertizo hay pintura, limpio en media hora.

¿Lo tengo que limpiar yo? Hazlo y punto.

Yo lo haré. Lo repartís como queráis.

Vamos, moviendo el culo. Es injusto.

¿Quién te ha dicho que la vida es justa?

Lo siento. Vete a tomar por culo.

¡Jon!

La cena. ¡No bajo!

Hay pollo asado con patatas y pimientos, como te gusta.

No tengo hambre, todo para ti.

Me encanta venir al mercadillo. Hay de todo.

¿A ti te gustan?

No te gustan. No sé para qué pregunto.

A los chicos no os gusta ir de compras.

Depende lo que compres. Aquí solo hay baratijas.

¿Y qué tienen de malo?

Además, con mi sueldo es lo único que me puedo permitir.

-"One" collar, 15 euros. "Two" collares, 25.

-No, no, "to expensive". -No "expensive", baratito, baratito.

"Two" 25.

(HABLA EN INGLÉS)

Bruja.

Un collar de esos no vale ni 3 euros.

Me dejo algo para mí, la merca no es mía.

Yo hago la venta y me saco una guita.

¿Qué tal, reina? ¿Has dormido bien? -Muy bien.

-Arréglate que esta tarde salimos.

¡Ni la toques porque te parto la cabeza de una hostia!

Esto es de mi abuelo, se lo robaron el día que llegué.

Igual le hace ilusión.

Habla. Te la dejo en 45 E y de regalito esta navaja.

Me la llevo, y porque no veo mi PSP, que sino también.

¿Dónde vas? No te la puedo dar, piden cuentas.

Es tu problema, gilipollas.

Si no la vendo hoy, te la doy. ¿Y si la vendes?

Nos repartimos el dinero y le compras algo especial.

¿No ves que tiene valor sentimental?

Eso no lo va a entender.

-Valor sentimental. Qué mariconazo, voy a llorar.

Maricón tu padre. Bueno, bueno.

Barájate de aquí que me vas a cabrear.

¡Joder, chaval!

Parece que tienes unos huevos tan grandes como los míos.

¡Max!

Ni en mil años adivinarías lo que tengo aquí dentro.

Dame una pista. El ejército.

¿Y eso?

Ah, nada. ¿Quieres saber lo que te he traído?

Claro, y también saber con quién te has dado.

¡Tachan!

¿Y te has peleado para conseguir eso?

Joder, es tu condecoración, no la regalan.

Anda, pasa. Hay que curar ese golpe.

Me la dieron por salvar la vida de varias familias de bosnios.

¿Dónde? Cerca de Mostar.

Nos mandaron como fuerza de paz donde se mataban unos a otros.

Y teníamos prohibido intervenir.

¿Para qué fuisteis? Para ayudar,

pero no era nuestra guerra.

Una madrugada, a menos de 220 m, comenzó el ataque armado croata

a unas familias musulmanas.

Y di la orden de intervenir. Si no podías.

No, pero lo hice.

Pusimos a salvo a niños, mujeres y a hombres hechos y derechos.

Cinco familias con los minutos contados.

Por eso me la concedieron.

Pero antes hubo otras matanzas.

Allí.

Delante de mis narices.

Las vi y no hice nada por evitarlas.

Por eso esa medalla me da risa.

¿Te arrepientes de haber sido militar?

Bueno, esto ya está.

Gracias.

(Música suave)

Joder...

(Continúa la música)

(Moto)

(EBRIO) Buenas noches, abuelo.

Eh...

Max.

Siempre se me olvida que no quieres que te llame abuelo.

No suena tan bien Max, ¿eh?

¿Qué?

¿No me dices nada?

¿No me vas a echar la bulla?

Me voy a la cama.

Entérate que lo normal es que la arme de vez en cuando.

Lo normal es que proteste.

Y lo normal es que prefiera salir a quedarse en casa.

Como le obligas a correr, normal que prefiera la playa a tu carretera.

Que la vas a desgastar, hijo.

El raro eres tú y no lo ves.

(Música)

Dicen que juegas muy bien. Jugaba mejor antes de la hernia.

¿Qué es eso? ¿Una hernia?

Una huevada que te sale cuando cargas peso.

¿Trabajabas haciendo mudanzas?

¿Me ves cara de trabajar en mudanza? No tengo cara de ingeniero.

Gilipollas.

Ayudé a mi papá con los muebles de mi tía.

Era pobre, pero tenía un taquillón que pesaba como 100 muertos.

¡Su puta madre! Me jodí entero. Una hernia en la ingle, loco.

Así que me reservo.

No me la juego para ganar a esos "pelaos" de la playa.

Eso sí, juré que no iba a ir al entierro de mi tía ni atado.

¿Y no fuiste? Se murió a los 3 días, tiene cojones.

Mi papá quería que cargara el ataúd, le dije que una poya.

Me voy a morir yo por culpa de esa tía. Muérete tú, si quieres.

Se enfadó. Estuvo meses sin hablarme.

Yo iba para estrella.

Antes del taquillón jugaba en los juveniles del Guayaquil.

El Maradona ecuatoriano, me llamaban. ¿Guayaquil?

Es un equipo muy famoso, "pelao".

Pero me dio la hernia, luego me vine con mis papás.

Mi viejo se carga pisos enteros a la espalda,

no sé qué más le da estar aquí que allí.

Seguro que aquí gana más. Un mísero centavo, te lo digo yo.

Solo hace huevadas de mierda y uno de estos días revienta.

¿Tú qué quieres ser de mayor? ¿Yo?

Nada. ¿Tú?

Nada.

La semana que viene hay un maratón de fútbol 7 en Orihuela.

Si te animas, ya sabes. ¿Fútbol 7?

No tengo botas. Te puedo robar unas.

Ni de coña, eres un puto chorizo. Y tú eres un mierda.

Esas no.

Esas tampoco.

Esas menos.

Las blancas parecen de golfista.

¿Cuánto es?

Estoy flipando, me has llamado. Te has hecho algo en el pelo, ¿no?

No. Te veo distinta.

Hace mucho que no me ves y ya te has olvidado de mí.

¿Qué tal todos? Te echamos de menos.

Nadie propone nada divertido.

¿Cuándo vuelves? No lo sé, todavía queda.

¿Te has liado con alguna? Qué dices, aquí no hay tías.

Hay en todas partes y nunca me llamas.

Tienes razón. Soy un puto desastre.

¿Te enseño un teta? No, no, no. Da igual.

Vale, pero te pasa algo. Pues sí.

Que mi abuelo es militar y se cree que está en un puto campamento.

Te dejo que me ladra. Bueno..

Pero, ¿vas a pensar en mí? Sí.

Pero de todos modos, te has hecho algo en el pelo.

Que no, será que me ha crecido.

Anda, llámame. Vale, agur.

¿Cuánto es? 2,50.

Es guapa.

Tu novia.

Es guapa. No es mi novia.

Yo creo que sí.

Me cobras, por favor, que tengo prisa.

No te hagas el chulo conmigo que ya tengo a Nelson.

Que, por cierto, es tu novio. ¿Y te importa eso?

¿Vas a parar de una vez?

No.

Pues me voy y le cuentas a tu abuelo por qué no hay clase.

Toma, anda.

Te la regalo, así practicas.

¿Contento? No.

Tengo piano a las 9 y vamos fatal. ¿Vas a ver a tu profe?

¿Está buena? ¿Seguimos o no seguimos?

Nadie va a piano un viernes por la noche.

Me pilla cerca y no solo voy los viernes, listo.

Un chaval de 14 años que prefiere el piano al fútbol, es un puto friki.

Se acabó.

¿Qué haces? ¿Te vas?

Venga ya, tío.

Eres un puto friki que te den.

¿Qué ocurre? Paso de las clases.

¿Cómo que pasas? Me marcho.

Si no es la hora. ¿Me dejas pasar, por favor?

¿Lo has echado por las buenas?

¿Quién coño te crees que eres?

Se ha ido porque le ha salido del culo.

Te parece que siempre te vas a salir con la tuya, ¿verdad?

¡Max! ¿Qué haces?

¡Dame las botas! No le he echado. ¡Dame las botas!

¡Que me des las botas, Max!

Te has quedado sin botas.

Y sin torneo.

La abuela tiene razón, eres un cerdo.

Flipáis con esto.

Mi padre tiene una entrevista de trabajo en Jaén.

-¿No lleva en paro 2 años? -Casi 3.

(RÍE)

Eso ya es ser un puto vago.

-Llámale vago a mi padre. ¡Llámaselo y te coso la boca, payaso!

-No te rayes. -¿Para qué trabajo le han llamado?

-Rellenador de aceitunas.

(Carcajadas)

Ya estamos. ¿A que te doy una hostia?

Te lo digo en serio, J. -Deja la huevada, Moi.

-No te rayes, coño, que era en broma.

Buscaros a otro para el torneo. ¡No jodas! ¿Y eso por qué?

Por el gilipollas de Toni. Por su puta culpa me han jodido.

Me quedo sin fútbol por un gilipollas que toca el piano.

¡Oh! Mira cómo toco el piano. -¿Y dónde está ahora?

En la puta clase de piano. Te estoy preguntando que dónde es.

No sé, cerca de su casa, al final de paseo.

Pues andando.

Tú quédate aquí. -¿Qué vas a hacer?

Nelson, por favor.

¿A ti qué te pasa? El marica ese te jode y te quedas ahí como un cojudo.

Paso de líos.

¿Quién habla de líos? Solo vamos a reírnos un rato.

Venga, dale, gallina.

¿Vienes o no?

-No vayas, hazme caso.

(CONTESTADOR) "Buzón Movistar.

El teléfono 6 7 9

6 4 0 4 3 1 no contesta. Por favor, deje su mensaje".

(Música suave)

"Buzón Movistar. El teléfono 6 7...".

(Móvil)

Jon, te he llamado 100 veces.

"Buenas noches, ¿es familiar de Jon Aguirre?"

Señorita, por favor, están operando a mi nieto,

tiene un golpe en la cabeza, pero nadie me informa.

¿Quién es su nieto? ¿El de la pelea? ¿Ha habido un pelea?

Tiene que esperar al médico. Señorita, por favor.

Me han dicho que está grave.

No le puedo informar, tiene que ser el médico.

Salga de aquí inmediatamente.

(Música trágica)

Buenos días, soy el doctor Requena.

Hasta que no salga del coma, no sabremos los daños cerebrales.

La intervención ha drenado en parte el derrame intracraneal

y confiamos en que el resto se reabsorba por sí solo.

¿Quién le ha hecho esto a mi hijo?

La Policía le ha tomado huellas dactilares

y que les avisemos en cuanto despierte.

¿Por qué?

Pura rutina.

Les mantendré informados en todo momento.

Piensan que ha matado al otro chico. Solo quieren hablar con él.

Es normal que les cuente lo que pasó.

Pero, ¿qué les va a contar? Si casi lo matan a él.

(Música triste)

No le creo capaz de algo así.

¿Tú qué sabes?

No le conoces.

Claro que no le conozco.

3 años sin dejarle verme.

La última vez era un niño. Ya estamos.

¿Crees que tienes derecho a hacer reproches?

Sigue siendo un niño.

Perdón, estas son las cosas que traía su hijo.

Gracias.

¿Qué es esto?

Es un símbolo.

Una de esas gilipolleces de chavales.

Si quieres ser mi amigo,

te lo tatúas en el culo y demuestras que tienes pelotas.

¿Sabes algo de esta navaja? No la he visto en mi vida.

Tiene las huellas de Jon.

Y también de otra persona.

Ni del muerto ni de los dos amigos con los que se juntaba.

¿Los has interrogado?

Dicen que anoche no estuvieron en la playa.

¿Tienen coartada? Claro que tienen.

Todo el mundo tiene coartada.

Estaban en su casa haciéndose un paja.

¿Quién demuestra que no fue así? Sus padres.

Tienen más miedo que ellos. No quieren hablar.

Pero supongo que mienten. Que sí estuvieron en la playa.

Sabemos por las pisadas que había cinco personas.

¿Quién es el quinto?

Aún no lo sé.

¿Nadie vio la pelea? No puede ser, no era tan tarde.

Esperemos que salga del coma y nos cuente lo que pasó.

¿Por qué no te lo cuentan los otros, ya que piensas que mienten?

Joder, Aledo. Hay métodos.

¿Qué quieres que hagamos? ¿Coserles a hostias?

Ocúpate de tu familia. Eso es lo que tienes que hacer.

No sabes la suerte que tienes.

¿Suerte?

Sí, Max.

Es una suerte tener a tu familia cerca.

¿Se va a poner bien? ¿Quién eres?

¿De qué conoces a mi hijo? Se tiene que poner bien.

Que un día me gustaría lavarle el pelo.

Tu habitación está arriba.

Si quieres, te voy subiendo el equipaje.

¿Esta es la casa donde no podías imaginarme?

Pues no lo entiendo. Tampoco tiene nada de particular.

Por favor, colabora un poco.

¿Ese se el sofá donde tampoco podías imaginarme?

¿Y esa la cocina donde era inconcebible que me preparase un té?

Trae. No me toques.

Cati, por favor.

¿No entiendes que, a lo mejor, no me puedo quedar aquí?

Eso ya lo hemos hablado. ¿Quieres ir a un hotel?

Quiero entender por qué compraste esta casa para los dos

y, de repente, querías vivir solo. Que yo no cabía.

No vamos a hablar de eso ahora, ¿verdad?

No, claro.

Sé que te lo tendría que haber preguntado hace 3 años, pero...

Me quedé sin habla. Paralizada.

Incapaz de entender por qué me tratabas así

después de 40 años de casados.

Así que...

A lo mejor no es mucho pedir que me des una explicación.

Tú no quieres una explicación. Claro que la quiero.

No.

Lo que quieres es otra pelea.

Y que parezca que lo más grave

no es que tu nieto esté en coma ni que tu hija esté destrozada.

Por una vez en tu vida deja de mirarte el ombligo.

Te abandonó un hombre hace 3 años. Punto.

Dame.

(Música suave)

Gracias.

Cómo te pareces a tu padre.

Soy la inspectora Aledo.

¿No vendrá a interrogarme a estas horas?

No, soy amiga de Max.

Dudo que mi padre haya tenido un amigo en toda su vida.

No le interesa la gente.

Y nunca me ha hablado de ti.

Solo quiero saber cómo está Jon.

Igual, en coma.

¿Algo más?

Porque no hay mucho más que pueda decir.

¿Te han dejado pasar a verle?

Media hora por la mañana y media por la tarde.

Cuando le visites mañana, háblale.

Nadie puede asegurar que no escuche.

Hay que creer en estas cosas para salir adelante.

¿Tienes hijos?

Sí, un chico.

Es de la edad de Jon.

Una época difícil.

¿Cómo es tu hijo?

¿Por qué te interesa saberlo?

Solo tengo el retrato de Max.

Pero quien de verdad sabe cómo es un niño es su madre.

Es un niño especial.

Muy tierno, muy cariñoso.

Pero, a la vez, muy independiente y muy celoso de su espacio.

Odia las tonterías de la gente.

Odia las injusticias.

Odia la tristeza y el aburrimiento.

Él está lleno de vida.

Tiene mal genio, a veces.

Y a veces se desespera conmigo, pero supongo que eso es normal.

Le gustan mucho las chicas.

Le gusta montar en bicicleta.

No es un delincuente.

Y no es un asesino.

¿Cómo es el tuyo? No lo sé.

No sé cómo es mi hijo.

Deberías irte a casa a descansar.

No te quedes aquí.

¿Cómo es mi padre?

Antes te he mentido, sí que me ha hablado de ti alguna vez.

¿Cómo es?

Cualquiera sabe.

Primero habría que quitarle las 40 capas que lo envuelven.

Tu padre es un tío honesto en una mierda de mundo.

Fiel a sus ideas como nadie.

Incapaz de hablar de sus sentimientos.

Pero lo que él no sabe es que los lleva en la mirada.

Se le nota todo porque es transparente.

Y porque tú sabes verlo.

Cualquiera lo puede ver.

Cualquiera no.

Yo no puedo.

Ya se lo he dicho, hace días que no vienen por aquí.

Gracias.

Max.

Busque en el mercadillo.

Si le suben es porque está mejor, ¿verdad?

Lo siento, no le puedo informar. Luego pasará el médico a verle.

¿Qué precio tienen esos prismáticos? 70 euros.

No está mal.

¿De dónde los habéis sacado? Se los puedo dejar en 65.

¿Trabaja aquí ese chico que apuñalaron en la playa?

Si los quieres, te los dejo en 50 euros, regalados.

¿Trabajaba aquí o no?

¡Si no vas a comprar nada, déjame tranquilo!

¿Quién mató al ecuatoriano?

Dime quién fue o te parto el brazo. ¡Suéltame o te arranco los huevos!

Sé que estabais en la playa, ¿quién más?

¡Suéltame, capullo, ya he hablado con la Policía!

¡Contesta! ¿Quién más estaba con vosotros?

¡Te regalo los prismáticos, pero suéltame!

Había otra persona. ¡Erais cinco en total!

¡Que me sueltes!

¡No me pongas la mano encima otra vez!

¡Puto viejo!

Tienes razón, es verdad.

Nunca te hablo de tu padre.

Debería contarte cosas de su vida,

de su trabajo.

De cómo se escapaba de las reuniones

para llegar a tiempo de darte el baño.

Y de las historias que te contaba.

Qué malo era contándolas, por Dios.

No tenía ni pies ni cabeza,

pero a ti te encantaban

porque ponía voces y las llevaba por sitios rarísimos.

Yo me reía de él.

Me salía mi vena de actriz y le decía que sus historias

no tenían ningún sentido de la dramaturgia.

Y él se descojonaba de mí, claro.

Dramaturgia en un cuento para niños.

Hay que joderse qué tonta era yo también.

Nicolás era un buen tipo.

Nos quería.

Le encantaban los coches.

Era de esos hombres que se pasa el domingo entero

limpiándolo por fuera y por dentro, por dentro y por fuera,

y vuelta a empezar.

Una locura.

Nunca se me olvidará el día que estrenó el Mercedes.

La cagaste, hijo, vomitaste encima de la tapicería.

Tú ya no te acordarás porque apenas tenías 5 años.

Paró el coche en el arcén

y empezó a sacar botes de un estuche.

Nunca imaginaba que podían existir tantos productos para limpiar.

Se pasó más de media hora frotando, cepillando.

Pasando un pincel por el cerco de tu vomitona.

Y cuando terminó y volvimos a meternos en el coche, ¡zas!

Volviste a vomitar.

Yo creo que aquel día se arrepintió de haber sido padre.

No, es broma.

Es broma.

Lo que intento decirte...

es...

es que tu padre cambió.

Al principio eran solo manías sin importancia.

Que el coche estuviera limpio,

que las puertas de casa estuvieran siempre cerradas,

que nadie moviera ni un mm lo que tenía encima de su mesa de trabajo.

No sé porqué, pero un día sus manías no le dejaron vivir.

Tampoco me dejaron vivir a mí.

Mejoraba de pronto y luego...

Vuelta a empezar.

Llegó a pasarse más de tres noches seguidas,

sin dormir un solo segundo quieto,

encima de la cama.

Mirando fijamente la puerta de la habitación

como si estuviera esperando ver entrar un fantasma.

No sé hablarte de la vida de tu padre,

si no te hablo también de su muerte.

Porque yo me he quedado atrapada en el día que se murió, ¿sabes?

No consigo salir de ese día.

No hay más días.

Está su muerte y antes.

Nada.

No se murió de un ataque al corazón.

Te mentí, hijo.

Siempre te he mentido.

Pensé que era lo mejor

o quizás es que no me atrevía a decirte la verdad.

Me dejó una nota.

Y nunca se me olvidará lo que decía.

Jamás me dijo nada, pero yo sé que lo sabía.

Sabía que yo llevaba meses viendo a otro hombre.

Ni siquiera me gustaba mucho, pero no sé...

Con tu padre me asfixiaba.

No supe cómo ayudarle.

No le ayudé, miré para otro lado.

Y, de repente, un día se había ido para siempre.

Y yo también me quise morir.

De pena, de miedo...

Y también de culpa.

Pero seguí viviendo por ti.

Y sigo viviendo por ti.

Así que te tienes que salvar, hijo mío.

Si no, me quedo sin excusas.

No te mueras, hijo.

No te mueras, por favor.

(Claxon)

Hola, Toni, ¿cómo estás? Bien.

Jon está en el hospital.

Hubo una pelea, murió un chico ecuatoriano.

¿Se pondrá bien? No lo sé.

Quiero hablar contigo, te llevo a casa.

Tengo clase de piano. ¿Dónde es?

Al final del paseo marítimo. Sube, te llevo.

La noche de la pelea discutiste con Jon, ¿te acuerdas?

Saliste diciendo que dejabas las clases.

¿Qué pasó, Toni?

Nada.

¿Le pasó algo a Jon? ¿Estaba preocupado por algo?

No lo sé.

Él no quería que le diera clases.

¿Te habló de los chicos ecuatorianos?

¿Estás bien, Toni?

Yo estaba en clase de piano con Irina.

No sé nada.

Me tengo que ir.

Solo quería saber si tú podías ayudarme.

(Móvil)

Margo, hija.

Sigue mi dedo.

Levanta el brazo derecho.

Ahora el izquierdo.

Muy bien.

¿Sientes esto?

¿Sabes dónde estás?

No.

¿Cómo te llamas?

Jon. Muy bien, ¿y cómo se llama tu madre?

Mi madre se llama Margarita,

pero todos la llaman Margo.

Mi abuelo se llama Max.

No le gusta que le llamen abuelo.

Hola, abuelo.

¿Te acuerdas de mí?

Soy la poli que le dice a tu abuelo que ponga alarmas en casa.

Cuéntame qué pasó en la playa.

En la playa...

No sé.

¿Quién te golpeó en la cabeza para acabar así?

Había un partido de futbol.

Me di un baño.

El agua estaba buena. De noche. La pelea. La navaja.

No era de noche.

No recuerdo ninguna pelea. Haz memoria, Jon.

Mamá...

Estoy aquí.

¿Qué pasa, hijo?

No recuerdo nada más. Tranquilo.

Voy a avisar.

Y usted, deje al chico descansar y vuelva en otro momento.

¿Qué me pasa, mamá? Todo va a salir bien.

Te vas a poner bueno. Vamos, Jon, haz memoria.

¿Cuál es tu último recuerdo?

Bueno, ya está bien. ¿No ves que no lo sabe?

Cuídate, Jon.

La colada.

Mi abuelo tendiendo la ropa.

Es lo último que recuerdo.

(Puerta)

No recuerda nada de la pelea, ¿qué te parece?

¿Cómo que no recuerda nada? Amnesia. Parcial.

Amnesia. Lo que nos faltaba.

Infórmame de cualquier cambio en su estado, por favor.

Aledo, espera.

No ha sido él y quiero ayudarte a demostrarlo.

Si de verdad quieres ayudarme, habla con tu nieto.

Igual así, recupera la memoria.

¿Dudas de lo que dice?

Dudo de todo. Es una norma de este trabajo.

También debería ser una norma de tu trabajo

respetar la presunción de inocencia.

No me calientes, he dormido tres horas.

Separar tu vida personal y profesional, debería ser otra.

Eso es un golpe bajo.

Se te ha metido en la cabeza que ha sido él

porque están sus huellas en la navaja.

Que he decidido vengarme del mundo y empezar por tu nieto.

No quería decir eso. Tranquilo, ya tengo mi castigo.

Lo siento, Aledo.

Te puedes meter tus puyas por el culo.

Buenas tardes.

Disculpe, quería preguntarle algo.

Fue ahí mismo, al lado de la escalera,

pero si quiere saber de la pelea, ha venido a mal sitio.

Nosotros ya habíamos cerrado.

Busco a una mujer, no sé cómo es físicamente.

Se llama Irina. Toca el piano, es profesora.

La de la ventana.

¿La conoce?

¿Usted busca una pianista, no? Pues yo le doy una.

Aquí llega música de piano por la noche

y sale de una de las ventanas de ese edificio.

(Piano)

Me llamo Max y necesito hablar con usted.

¿Hablar de qué? De la pelea en la playa.

Su alumno estaba allí.

Yo tengo muchos alumnos. Toni Castro.

¿Usted vio lo que pasó? Esa noche estuve dando clases a Toni.

Toca muy bien, ¿sabe?

Toni me ha dicho que estuvo en la pelea.

No me lo creo.

Me lo ha dicho y sé que usted me está mintiendo.

Váyase. Voy a llegar hasta el final.

Si usted no me dice la verdad,

iré a la Policía a contar todo lo que sé.

Le doy la oportunidad de contármelo a mí,

sino lo hará en comisaría. Ya he hablado con la Policía,

les he contado lo que vi desde la ventana.

La pelea fue después de la clase de piano.

Entonces, subió aquí otra vez

temblando de nervios, llorando como un chiquillo.

Le prometí que no diría nada y le acompañé a su casa.

Mire bien al chico de la foto.

Dígame si fue él quien clavó la navaja.

Solo le pido eso.

No voy a contestarle.

¿Quién soy yo para estropear la vida a nadie?

Por favor.

Es mi nieto.

Necesito saberlo.

(Música)

Sí, fue él.

(Truenos)

(Tono teléfono)

"Otra vez tú". Sí, no cuelgues, por favor.

"Ya te he dicho que no quiero hablar contigo,

que no me llames más, joder.

-¿Quién es? -Nada, es otra vez ella".

No cuelgues. "Adiós".

(Música triste)

¿Pero, y de dónde sales tú ahora?

Ha sido Jon.

Anda, sécate, que te vas a poner malo.

¿Me estás oyendo?

Ha sido él.

Tengo un testigo que lo ha visto todo,

una profesora de piano.

También sé quién es el quinto chico de la pelea, Toni Castro.

Y esa mujer, acusa a tu nieto.

Hazme un favor, Max, vete a casa.

¿Por qué no me haces caso?

¿Por qué quieres joder la vida a tu nieto?

¿Un castigo por no haber sabido meterle en cintura

o castigarle por haberse metido en un follón?

Solo quiero que se sepa la verdad.

Ah, que es una cuestión de honor... ¿Y qué pasa si lo es?

¿Tienes algún problema con el honor? Sí, que yo lo odio.

Al menos, tu sentido del honor.

Lo odias... Sí, lo odio, Max.

Manda a la mierda al honor de una vez y vive la vida.

Invítame una noche a cenar, si sé que lo estás deseando.

Ah, claro, que no... No te encaja salir con una 20 años más joven

y que encima, no quiso quedarse con su hijo cuando se separó.

Pero te gusto.

Te jodes y vienes a por mí.

Pero no... Tú no eres capaz. Aledo, ¿pero qué coño te pasa?

¿Te crees que me resulta falta

decirte que mi nieto ha matado a ese chaval?

¿Tú sabes lo que sería normal

si te enteras de que ha sido tu nieto?

Que te calles, cojones, que le defiendas a muerte,

como haría todo el mundo. No soy así.

Nunca miento.

Tú eres un muerto en vida.

Y te vas a quedar solo.

No te conozco, Aledo.

No quiero volver a verte.

(Música)

¿Notas algo distinto en la habitación?

¿A parte de esta horterada? Me hacía ilusión, no me riñas.

Joder, la tele.

¿Te gusta?

Se ha quedado sin palabras, fíjate si le gusta.

Está pensando en que os tiene agarrados por el pescuezo,

¿a que sí, Jon? Tú pide, que te consentirán todo.

Pues sí que tengo uno.

¿El qué, hijo?

Quiero volver a las clases particulares.

¿Te acuerdas de las clases?

Sí, recuerdo que me gustaban.

¿Cómo se llamaba ese chico? Toni.

Pues Toni. Quiero ver a Toni.

Tenemos combo, tenemos club,

tenemos un tesoro al que llamamos rap.

Y no nos van a callar, y no nos van a callar...

Han venido a verte.

Hola.

Os dejo solos. Cierra la puerta.

¿Están muy preocupados?

Piensan que se te ha vuelto la cabeza del revés por pedir clases.

No veo tus libros. ¿Por qué me has llamado?

Porque estoy hasta los cojones de mi madre y de mis abuelos.

Me tratan como si fuese de porcelana.

Necesito hablar con alguien que sea normal.

Yo te puedo llevar a dar un paseo

y si quieres, te tiro por las escaleras.

Genial.

¿Te suena de algo esta playa?

(Mar)

¿Seguro que es aquí? No estoy seguro.

¿Qué pasa? ¿Que te vas a hacer ahora el gallina?

(Piano)

¡Shhh! ¿Escucharon?

Está tocando.

¿Es él? Yo qué sé si es él.

Es él, estoy oyendo a un marica tocar el piano.

(RÍEN) -¡Shhh!

Ha parado.

Hombre... Por fin apareces.

¿Y tu clase de piano?

¿Estás sordo? ¿Que qué tal tu clase de piano?

-Bien. Suéltame, me haces daño.

-¿Qué has tocado? A ver, sorpréndeme.

-Una sonatina de Chopin.

-Una sonatina... (RÍE) ¿Lo escucharon?

Hace falta ser marica para tocar una sonatina.

¿Y cómo va?

¿Eres gilipollas además de maricón? ¡Contesta!

¿No contestas? No...

Pues ahora nos vas a cantar la puta sonatina en la playa.

-Déjame en paz, por favor... -Eres un puto chivato y Jon es amigo.

Tú te lo has buscado así que ahora no llores.

(Música)

(Golpes)

¿Cantas o no cantas la puta sonatina?

¿O prefieres que te demos por el culo?

Decide, lo uno o lo otro.

¿No decides? ¿No? Pues las dos cosas, maricón.

¡Que cantes! ¡Que cantes! ¡Que cantes!

¡Que cantes! ¡Que cantes! Déjale.

Lárgate, Nelson. ¿Que me largue?

Déjale.

No te jode... Pero tú, ¿de qué lado estás?

¿O es que también eres marica? -Un cobarde, hijo de puta.

Vete, Toni.

No te metas.

Déjale.

¿Que me dejes? ¿Pero a ti qué te pasa?

Te gusta mi novia y me lo trago.

Me meto en esto por ti y ahora te cagas como un cabrón.

(Música)

Mira lo que has hecho. ¡Mira! Mi amigo está así por tu culpa.

Ahora sí que la has jodido, maricón.

¿Te gusto?

¿Te gusto? -Déjalo ya, tío. Vámonos.

-Calla, hijo de puta, o el siguiente serás tú.

¿Te gusto?

¿Te gusto?

¡Ah!

-Tío... -Joder, tío, sangra.

-Vamos.

-Sangra mucho. -Vamos, vamos. Vamos.

-Ah...

Yo le soplé a Nelson dónde ibas a estar.

Eres un cabrón.

Tú te has callado como un putas, no estás para darme lecciones.

Me da miedo. No, ya lo veo,

que se coma otro el marrón.

Al menos, no finjo que tengo amnesia. Peor aún,

te acuerdas de todo, pero no dices ni pío.

Bueno, pues estamos empatados, los dos somos unos capullos.

Eso, dos capullos.

Uno de ellos, marica. Eso, sobra.

Pues lo retiro.

Si te callas, van a ir a por ti, la navaja es tuya.

Sí, pero también tienen tus huellas.

Si ninguno de los dos habla, estamos a salvo.

¿Por qué me proteges?

No lo sé, creo que a mi padre le gustaría que lo hiciera.

¿A tu padre? Se murió hace cinco años.

Era un tío guay, pero se suicidó.

Mi madre cree que no lo sé, pero hace la tira que lo sé.

Mi madre se murió de cáncer hace tres años.

¿Y no haces las cosas pensando en lo que ella diría?

No... Pues yo sí las hago.

Igual los maricas funcionáis de otra manera.

(Música)

Hola, Toni. Te estaba esperando

y menos mal que has aparecido, no te iba a dar ni un día más.

Siéntate.

Lo sabe todo, ¿verdad?

Bueno, todo, todo, ni Dios lo sabe todo, todo,

pero tengo una navaja con huellas dactilares

y catorce partituras de música para piano.

Aparecieron en el paseo marítimo

y he hablado con Irina, ¿tocas tan bien como ella dice?

Exagera.

Acusó a Jon de usar la navaja.

Fui yo, lo sabe de sobra.

Tu profesora te ha protegido hasta el final, como una jabata.

Está claro que te quiere mucho.

¿Qué le ha contado? La verdad, Toni.

Lo mismo que me vas a contar ahora.

Prefiero que declares delante de un abogado.

Vas a necesitar uno, lo sabes, ¿no?

Has matado a una persona

y eso tiene siempre consecuencias graves.

Pero es que yo... no tengo abogado.

Llama a tu padre, anda, que tienes 14 años.

Joder, que eres un mico.

(Teclas móvil)

Papá,

soy Toni.

(Campanas)

Era un chulo,

pero de ahí a que haya muerto... tan joven... No sé.

Mi padre dice que los chulos viven 80 años,

pero con este se ha equivocado.

Tu padre es una especie de filósofo, ¿no?

Bueno... Es mi padre.

Gracias por acompañarme,

no es el mejor plan para tu cumpleaños.

Estaba loco,

pero me caía bien.

¿Te vas mañana? Sí.

Me dejáis sola los dos. Sois unos cabrones.

Podemos hablar por la "webcam". Están todas estropeadas.

Pues no hablamos,

pero nos quedará un recuerdo chulo. A mí, no. Yo no tengo memoria.

Tengo que vivir lo de ahora, porque todo se me olvida.

Todo el mundo tiene memoria.

Quiero darte mi regalo de cumpleaños.

¿A que no sabes qué es?

(Música)

La verdad, pensé en echarte un polvo de despedida,

pero esto me gusta más, ¿soy muy rara?

No. Esto mola más,

pero te vas a destrozar las manos. Ya, pero no me importa.

Ningún hombre se fija en las manos de una chica.

Creo que ya está todo.

¿Te cojo un jersey para el avión? No.

¿Has guardado el cargador del móvil? Estaba por ahí encima.

Cargador del móvil... listo.

(Claxon)

El abuelo está en el coche y odia esperar, te lo advierto.

La impaciente es tu abuela,

que no soporta quedarse a solas con él.

Pues vámonos.

Alcánzame las muletas.

Jon, hijo,

cuando estabas en el hospital, yo te hablaba.

¿Cuándo estaba en coma? ¿Te enterabas de algo?

¿Hablabas como una friki? Pues sí.

Espero que no te haya visto nadie.

Te contaba cosas de tu padre. Pero si estaba en coma, mamá.

Ya lo sé.

¿Oías algo? No,

pero me lo puedes volver a contar, ahora sí oigo.

(Claxon)

Cuéntamelo. Te lo voy a contar, pero en casa

y con una condición.

¿Cuál?

Que no te hagas mayor tan deprisa.

¿15 años es mucho para ti?

Muchísimo.

Ay, mamá, qué loca estás.

Es que yo quiero que me necesites.

Y te necesito

para que me abras la puerta.

¿Te he cuidado bien? Muy bien.

Ahora que tenemos tele, espero que vengas a visitarme.

Claro. Solo de vez en cuando.

Jon,

tenemos que embarcar.

Adiós, papá.

Te llamaremos.

Gracias.

(Música)

¿Ya se han marchado?

Bueno... Pues ya te has quedado solo que es lo que a ti te gusta.

¿Qué haces aquí?

Te echo de menos.

¿Cenamos esta noche?

Mira que si ahora te digo que no...

¿A las nueve? En punto. Te paso a recoger.

¿Ya te vas? Quédate un rato.

Odio la playa.

Bueno, no se está mal, ¿no? Corre la brisa, ¿no?

También odio la brisa.

A las nueve,

¿o también odias las nueve? No.

Las nueve es perfecto. Pues no se hable más.

(Música)

Abandonado, pagando mi condena, condena, que merecía condena.

Que parecía no se acabaría. Chulo de turno intento ser.

Abandonado, a mi suerte. Al parecer, todo salió mal.

Poco sentimiento llevo dentro.

El último se lo llevó mi padre al perder su aliento.

Chico duro, chico tierno, callaba, mentía.

De noche, siempre borracho. Se soltaba con el líquido.

Mal de amores. Rompecorazones.

Ese instinto protector de defender a su mamá, querer.

15 años, mucha vida te queda, chico, por aprender.

Y piensa en lo que tienes. Tienes más que muchos.

Tú juegas con tu consola,

otros muchos niños juegan con cartuchos.

Mal de pocos, consuelo de muchos.

No son todo vicios, esa es la esencia.

Quizá no tengamos la experiencia,

pero tenemos el estilo y la elegancia.

Tenemos combo, tenemos club,

tenemos un tesoro al que llamamos rap.

Y no nos van a callar.

No vayas conmigo de policía, cuenta con los dedos de tus manos.

15 años y un día, no pido tanto.

No vivo de utopías. Me caigo y me levanto.

15 años y un día. Elige tu sendero.

Vida o muerte y, con suerte, comisaría.

15 años y un día.

Si has perdido cama y duermes en el suelo,

dime, hermano, ¿por qué voy a fregarte el suelo?

Lo que no puedo me lo invento.

Cada palabra que suelto, se la lleva el viento.

Son unos años ya, hablando realidad.

Nadando entre la mierda.

Prende una vela antes de maldecir la oscuridad.

Me siento una víctima afortunada

de este mierda mundo en el que nada se regala.

Elige tu sendero, vida o muerte y, con suerte, comisaría.

15 años y un día.

Busco una meta,

el estudio es mi templo, la Biblia mi libreta.

15 años y un día.

Entre vida o muerte,

entre libertad o condena se encuentra esa cornisa.

Asómalo al vacio. Me salva una sonrisa.

No supe decir "no", tan solo era un crío.

Y hoy no me fío.

Hoy me confieso al mundo, ¿sabes tío?

Nadando mis batallas y defendiendo lo mío.

Que hoy, por mí, fluye en este río de lágrimas

avivado por un pasado recordado en páginas.

15 años y un día.

Elige tu sendero, vida o muerte y, con suerte, comisaría.

15 años y un día.

Busca una meta,

el estudio es mi templo, la Biblia mi libreta.

15 años y un día.

Bomba de relojería, dame tiempo, que estoy en racha.

15 años y un día.

Con tu ayuda y sin tu ayuda he llegado hasta aquí.

15 años... 15 años y un día.

Qué lotería.

Dar en el blanco, tener la puntería.

Solo tengo... ¡15 años y un día!

Somos Cine - 15 años y un día - Ver ahora

El aviso

Jon es un joven superdotado para las matemáticas y está obsesionado con la lógica numérica. Es un genio que por culpa de su esquizofrenia ha dejado escapar una prometedora carrera científica, teniendo que conformarse con trabajar en una tienda de fotocopias. Una noche, al salir del trabajo, Jon y su mejor amigo, David, se dirigen a una gasolinera para comprar bebidas. David entra en la tienda mientras Jon le espera en el coche. En ese momento se produce un atraco y David recibe un disparo que le deja en coma irreversible. Desde entonces Jon deja de tomar la medicación y, superado por la culpa, comienza a buscar un significado en el asesinato de su amigo. Disponible en Somos Cine en España hasta el 9 de agosto de 2020.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - El aviso - Ver ahora
Transcripción completa

(Alarma reloj de pulsera)

(Móvil)

Hola, Andrea.

(MÓVIL) "Hola, Jon.

¿Estás con David? No me coge el teléfono."

Le estoy esperando aquí fuera. Creo que estaba en una reunión.

"Ya, menudo jeta.

Si no sale en 5 minutos, entras ahí y le sacas de los pelos."

Vale.

"Otra cosa, ¿te puedes pasar por el 24 a por hielo?

Tu amigo no perdona un gin-tonic."

Lo que tú digas, jefa.

"Venga, anda, no tardéis. Un beso."

Hasta ahora, un beso.

Ya está, Jon. Vamos.

22 minutos tarde.

Lo siento, ahora te cuento. Dale.

Hay que pasar por el 24 a por hielo.

Y a por champán.

(Claxon)

¡No jodas! ¿Se lo vas a pedir?

¿Esta noche?

Sí, claro, contigo delante. (RÍE)

No, coño. Esta noche le voy a decir que nos vamos de "finde" a París.

¡Qué bueno! París...

Sí, le voy a pedir que se case conmigo en París.

Le va a encantar. Me alegro mucho por ti. Bueno, por los dos.

Lo sé.

Oye, sabes quién va a ser mi padrino, ¿no?

Si te dice que sí.

No jodas, tío. ¿Te imaginas?

De rodillas bajo la torre Eiffel en plan: "¿Oye, te casas conmigo?".

"Oye, que no, que no. ¡Vete tomar por culo, hombre!"

¡No jodas!

Ya voy yo.

¿Quieres algo?

El hielo, no te olvides. Gracias.

(Disparos)

¡David!

David...

(SOLLOZANDO) ¡David, no! ¡No!

¡David!

¡Llama a una ambulancia!

¡Llama a una ambulancia!

(Móvil)

Ahí dentro mataron a un tío hace diez años.

Había sangre y trozos de cerebro por el suelo.

-Yo he oído que fue un tiroteo, que murieron dos tíos.

-¡Bang!

-Mírale, se va a mear encima.

-Ahora entras en esa tienda y nos traes una revista porno.

¡Venga, tira!

¡Venga, tira! -¡Vamos!

(Claxon)

Nico, ¿se puede saber qué haces aquí?

Llevo media hora esperándote en el colegio.

¿Estás bien?

Perdona, mamá.

Venga, entra.

¿Y tu mochila?

En el cole, no tengo deberes.

Oye, que sea la última vez que te vas sin avisar, ¿eh?

Venga, ponte el cinturón.

Jon.

¿Cómo está?

Está en coma.

Le harán unas pruebas para comprobar su actividad cerebral

y, bueno, mañana nos darán los resultados.

Mi hermano no se va a ir sin presentar batalla.

¿Puedo verlo?

Dame un segundo.

¿Viste al que lo hizo?

Vi salir a alguien. No le vi la cara, todo fue rápido.

¿Se fue corriendo?

No, se montó en un coche.

¿Viste algo más que pueda servir?

Había otro hombre dentro.

Era... No sé, parecía... del Este o ruso.

Tenía aquí un tatuaje y... estaba herido.

Me apuntó con una pistola y se fue.

Vamos a coger al cabrón que ha hecho esto.

Vamos.

Sí.

Amor, mi vida.

Tienes que luchar, por favor.

(SOLLOZA)

Regresa, por favor, por favor.

Por favor, por favor, aguanta.

Aguanta.

No se puede morir.

No se va a morir.

(Timbre salida del colegio)

¡Nos debes una revista, capullo!

-¡Eh, eh, eh!

-¡No lo olvides, gilipollas! -¡Vamos, vamos, corre!

Mamá...

Mamá, vamos. Vámonos.

Tienes que aprender a defenderte.

Son mayores que yo.

Si te insultan o te pegan, se lo tienes que contar a la profesora.

No soy un chivato, mamá. Y, por favor, no hables con el cole.

Si no te defiendes, van a seguir metiéndose contigo.

Y te van a volver a quitar la mochila.

Tengo que echar gasolina. Vete y cógeme un Shake, que ahora voy.

¿Qué haces?

¿No te parece que eres un poco joven para andar robando revistas porno?

¿Cuántos años tienes?

Cumplo diez la semana que viene.

Por favor, no le digas nada a mi madre.

No te preocupes.

Gracias.

Nico, ¿has cogido ya el Shake?

Aún no.

¿Y a qué esperas?

¿Cuánto es? El 7.

Son... treinta euros de la gasolina y la revista.

Gracias.

A usted.

¿Vienes mucho a esta tienda?

No.

Parecía que el dueño te conocía. ¿De qué hablabais?

¿Sabías que aquí dentro mataron a un tío hace diez años?

Le volaron los sesos.

¿Quién te ha contado eso?

Unos del cole. ¿Es verdad?

¿Los mismos que se estaban metiendo contigo?

Seguro que se lo han inventado para asustarte.

La reacción, positiva.

Nosotros somos optimistas.

Perdonad.

El médico dice que tiene una vena obstruida junto al lóbulo temporal.

Creen que eso hace que su cerebro no reaccione.

¿Pueden salvarle?

Sí. Es una operación complicada, pero han dicho que sí,

que hay posibilidades y que podría salir del coma.

Pero es una noticia buenísima. ¿Y cuándo le operan?

No sé, porque... todavía está muy débil.

Le han hecho transfusiones de sangre y tienen que ver cómo evoluciona.

(Móvil)

Perdona un segundo.

Marta.

Oye, ¿recibiste mi mensaje?

No, todavía está débil.

Oye, no le digas nada a papá y a mamá de momento, ¿vale?

No, no, tranquila. Yo te voy contando.

Vale. Venga. Sí. Un beso. Chao, chao.

(SUSPIRA)

Jon.

Jon.

Hace 32 años hubo un atentado en el mismo sitio.

¿En el 24?

Vete a casa y descansa. Tienes que estar agotado.

No, estoy bien, estoy bien.

¿Quieres que... vayamos a cenar o...?

No, es que quiero estar un rato con la madre de David.

Tú tranquilo. Yo, cualquier cosa, te digo.

Vale. Venga.

Ay... Gracias. Chao.

Chao. Chao, chao.

(PENSANDO) "10... 10...

32... 10-32... 10-32...

32... 10-32...

10-32... 32..."

Nico, la merienda.

Tómatela y luego sigues con los deberes, ¿vale?

Nico, hijo, la merienda.

¿Qué te pasa, Nico?

¿Estás bien?

Cabrones.

Tranquilo. (BESO)

Tranquilo, no pasa nada. Sólo es una broma pesada.

Venga, levántate, que te has puesto perdido.

Perdóname, mamá.

No me he dado cuenta.

Es igual, no pasa nada. Venga, vete al baño.

Estaba en su mochila, dentro de ese sobre.

Le hacen la vida imposible.

Se meten con él, le quitan sus cosas, le pegan y nadie hace nada.

El otro día yo misma lo vi. Y ahora esto.

Te aseguro que hacemos lo posible para evitar estas situaciones.

Voy averiguar quiénes son y hablaré con ellos seriamente.

No es cuestión de hablar, ¿eh? No voy a permitir que le hagan esto.

Quiero que se les castigue, que se le expulse.

Te entiendo, pero estamos en un colegio público

y no se pueden tomar medidas sin estar completamente seguros.

Lo primero, tendría que hablar yo con Nico.

No te va a contar nada, se lo guarda todo.

Y lo está pasando fatal, ¿eh?

Le están metiendo miedo con lo del hombre que murió en la gasolinera.

¿Y ahora esta carta? Lo están acosando.

Bueno, eso son palabras mayores, ¿eh?

¿Palabras mayores?

(LEE) "Pase lo que pase, no vayas al 24 el día de tu cumpleaños,

el 12 de abril de 2018.

Si lo haces, morirás."

Ayer, cuando Nico leyó esta carta, se meó encima.

Y nunca le había pasado, ¿eh?

Mira, vamos hacer una cosa. Deja que me quede con la nota, por favor.

Si vuelven a molestar a Nico, tiene que decirlo en ese momento.

A la tutora, al jefe de estudios o a mí.

Si no, no le podemos ayudar, Lucía.

Fíjate bien.

Ahí.

La bala salió de la pistola de ese hijo de puta.

¿Habéis sabido algo más? No,

pero lo vamos a coger. Es una cuestión de tiempo.

¿Y cómo están los otros? El de la tienda y el niño.

El dueño de la tienda está bien. Se llevó un buen susto, pero...

El que me preocupa es el niño, tiene sólo diez años.

¿Diez?

Sí, ¿por?

¿Sabías que en el 76 hubo un atentado en ese mismo sitio?

Y en mitad del tiroteo también había un niño, de diez años.

Es raro, ¿no?

Pura casualidad.

¡Putos bichos!

(CHISTA)

(Timbre de fin de clase)

¿Qué te pasa?

Mi madre, que ayer fue a hablar con la directora

y seguro que me va a meter en un lío con Luis y sus amigos.

Mira.

Vamos.

PROFESORA: ¿Y de quién fue la idea?

CHICO: Nosotros no hemos hecho nada.

-Ya, la nota se escribió sola

y se metió en la mochila por arte de magia.

-Pues igual.

PROFESORA: Muy bien, pues vamos hacer una prueba caligráfica.

Como la letra de esta nota coincida con la de alguno de vosotros,

os abro un protocolo de acoso.

Y como yo me entere de que le ponéis una mano encima a Nico,

os expulso a los tres. ¿Queda claro?

-¿Qué dice la nota?

Dice que si voy el día de mi "cumple" al 24, moriré.

¿Jon?

Jon Zárate.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Lisandro. Pasa.

Sí.

Le he hecho unas fotocopias.

Gracias.

¿Ve? En 1976 no había tienda,

sólo los surtidores y una oficina.

El coche oficial estaba aquí, repostando.

El general estaba sentado detrás leyendo el periódico.

Yo estaba con el escolta del general limpiando el parabrisas del coche,

un Dodge negro precioso.

Entonces escuché el sonido de una moto acercándose.

En la moto iban dos hombres.

Y, de repente, uno de ellos, el de detrás, sacó una metralleta.

Fue todo muy rápido.

El escolta se echó sobre mí y me cubrió con su cuerpo.

Mientras, el terrorista disparaba contra el coche.

Cuando vació el cargador,

gritó "Gora ETA", se subió a la moto y... se fueron.

Yo intenté moverme, pero no podía.

Tenía el cuerpo del escolta encima aplastándome.

Estaba muerto.

El general también recibió varios disparos, pero tuvo más suerte y...

sobrevivió.

Fui al funeral.

Nunca se me olvidará.

La madre del escolta se acercó...

y me hizo prometer que aprovecharía bien mi vida

para que la muerte de su hijo no fuera en vano.

A ver, yo no soy un genio ni un científico ni nada de eso, pero...

el dinero que saco con este negocio me permite

financiar varios comedores sociales

y algunos campamentos de verano para chicos sin recursos.

Creo que cumplí mi promesa.

¿Por qué quiere saber todo esto?

La persona a la que dispararon en el tiroteo es mi mejor amigo.

Lo siento.

¿No le parece un poco raro?

¿El qué?

Que haya habido dos tiroteos en un mismo sitio.

En los dos, cinco personas presentes.

En los dos, un niño de diez años.

Ya lo creo que es raro.

Porque en 1955

ya hubo allí un asesinato.

Y también ocurrió un 12 de abril.

(Timbre)

¿Sara?

Creías que habías ligado, ¿eh?

Te has inventado la mierda de la carta para jodernos.

Yo no me he inventado nada. La has escrito tú.

¡Yo no he hecho nada! ¡Por ti igual me expulsan!

-Desnúdate.

-¡Quítate la ropa o te rompo la puta cara, payaso!

-¡Que te desnudes!

-Sonríe.

-Escúchame.

Si vuelves a jodernos, colgaremos esta foto en Internet.

¿Entendido?

(Sale agua del grifo)

¿Queréis ver la foto?

Nico, ¿qué pasa?

-Tengo una foto, chicos. CHICA: A ver la foto.

(Música rock)

(Teléfono)

CONTESTADOR: "Hola, soy Jon Zárate. Deja tu mensaje. Gracias.

HOMBRE: "Señor Zárate, le llamo de Servicios Sociales.

La renovación de su baja temporal está pendiente de revisión.

Necesitamos realizar un chequeo completo

para volver a autorizarla."

(Timbre)

¿Sí?

Sí, bajo.

(Claxon)

¿Qué te pasa? Nada.

Oye, ¿qué edad crees que tendrá el ruso? El del 24.

Pues 40... 42.

¿40 o 42?

No sé, 42.

42...

¿Cuántas horas llevan ya?

David iba a llevarme este fin de semana a París.

Se dejó el ordenador encendido y vi los billetes.

Él, lo de guardar secretos, no... no es lo suyo.

Ya.

Te lo contó todo, ¿no?

Al poco de salir yo del hospital.

Jon,

fueron seis meses muy difíciles.

Esas cosas pasan.

Yo llevaba tiempo interno, vosotros pasabais mucho tiempo juntos.

Han acabado. ¿Y?

El cirujano dice que ha ido muy bien,

que hay que esperar a ver cómo evoluciona. Vamos a tomar algo.

Sí.

Hemos cogido al que lo hizo.

¿No os alegráis? Sí, por supuesto.

Claro, pero eso si no es menor y consigue escaparse de esta.

No, no es menor de edad. Eso seguro. Tendrá unos veinte o por ahí.

21, tiene 21 años.

Lo que os voy a contar a lo mejor os parece raro, pero escuchadme.

He estado... mirando unas cosas y...

Mirad, la noche en que dispararon a David en el 24 había cinco personas:

el dueño, que tiene 53 años; un niño de 10 años,

David, que tiene 32; el ruso, 42;

y como todavía no sabemos la edad del asaltante,

ponemos un signo de interrogación, ¿vale?

Bien, el 12 de abril del 76 en este mismo sitio hubo un atentado.

También había 5 personas presentes:

un general de 53 años, su escolta de 21,

un niño de 10, un terrorista de 42

y el otro terrorista, que tenía 32 años. ¿Veis la secuencia?

Es fuerte.

Pues si eso te parece fuerte, mira esto.

En 1955, en el mismo sitio, hubo otro tiroteo.

Y también un 12 de abril. ¿En la gasolinera?

Pero en el 55 era una venta. Fue un crimen pasional.

La dueña de la venta tenía un amante y, cuando quiso romper la relación,

el hombre se volvió loco y se presentó con una escopeta.

En ese momento el hombre tenía 53 años,

la mujer, 42; un sobrino que trabajaba con ella en la venta, 21.

Un cliente que estaba tomando un vino, 32. ¿Quién más estaba?

El hijo de la mujer, que tenía diez años.

Por eso digo que el asesino de David tiene que tener 21 años.

Es una secuencia numérica perfecta, ¿no es alucinante?

Jon, la gente no... se muere por una cuestión matemática.

Esto no tiene ningún sentido.

Aquí está la demostración, los números no mienten.

Ha pasado tres veces y en cada una ha muerto una persona.

¡David no está muerto, coño!

Perdona, perdóname.

Es verdad.

Será una tontería mía.

Jon, a David le dispararon el día 2 de abril, no el 12.

Es verdad.

¿De dónde has sacado esa fecha? ¿Quieres decir que me lo invento?

No, yo no quiero decir nada. Dímelo tú.

El 12 de abril es tu cumpleaños.

¿Y?

¿Has dejado de tomar la medicación? Ya no puedo, me nubla la cabeza.

Ya, pero es que no puedes dejar de tomarte las pastillas.

¿Tú médico sabe algo de esto?

¿Eh? Ahora vengo, voy al baño.

(Sonido estridente interno)

21,50, por favor. ¡Tu familia me importa 3 cojones!

¡No vas a ir al cumpleaños! -Sabes que me hace mucha ilusión.

-Te quedas en casa. -¿Qué tiene de malo?

-¡Tú te vas a tu casa a cuidar a tus hijos, cojones!

MUJER: Por favor, aquí no. Por favor.

-No vas a ningún sitio. Y con tu prima menos, es una puta.

CAJERO: Tranquila, ya voy yo.

Señor, tiene que salir de la tienda.

MARIDO: ¡A mí no me toques, gordo!

Siéntate.

No, gracias.

Bueno, hemos hablado con los tres chavales

que creemos que pueden ser los autores de la nota.

Y nada, lo niegan todo.

Bueno, ¿qué van a decir?

A ver, los hemos sometido a una prueba caligráfica

y la letra de la nota no corresponde con la de ninguna de ellos, Lucía.

Mira, compruébalo por ti misma.

Alguien ha tenido que escribirlo, ¿no?

Según esta prueba, la letra pertenece a un adulto.

Lucía, yo no me quiero meter en tu vida,

pero creo que es mi obligación decírtelo.

A lo mejor todo este asunto tiene que ver con tu situación familiar.

No te entiendo.

En el colegio sabemos que tu ex tiene una orden de alejamiento

y cabe la posibilidad, no sería la primera vez,

de que el padre de Nico tenga que ver con todo esto.

Esto es el colmo.

Lucía, escúchame, por favor. La nota habla de su cumpleaños,

igual lo que quiere el padre es estar con él.

Os voy a poner una denuncia en comisaría.

Lucía, por favor.

Te pido disculpas si te he ofendido. No descartamos esa posibilidad.

Lo único que te importa es tu historial y el de este colegio.

A mí me importan mis alumnos. ¡Pues impide que se metan con él!

Te aseguro que no van a volver a tocar a tu hijo. Te lo aseguro.

Eso me dijiste la última vez y nada ha cambiado.

Ahí tiene. Y aquí tiene su vuelta.

-Gracias. -Adiós.

Buenos días. Buenos días.

Mire, el otro día estuve aquí con mi hijo. Compramos una revista.

Alguien le metió un sobre, una nota con una amenaza,

que si viene por aquí el 12 de abril, morirá.

Quizás no sea una amenaza.

Quizás sea un aviso.

Esto es ridículo. ¿Le metió usted el sobre?

Mire usted, señora, aquí hubo un tiroteo hace años el 12 de abril.

No deje que su hijo venga por aquí ese día

y fin de la historia.

(Música rock a todo volumen)

CONTESTADOR: "Hola, soy Jon Zárate. Deja tu mensaje.

Gracias."

HOMBRE: "Señor Zárate,

la doctora Ortiz insiste en que se ponga en contacto con nosotros.

La terapia es importantísima para controlar los avances.

Por favor, llámenos."

-No parpadee, por favor.

El izquierdo.

Muy bien.

¿Se encuentra bien?

Sí, es que no he dormido mucho últimamente.

Se le nota la vista cansada, voy a recetarle unas gotas.

En realidad no he venido aquí por el tema de la vista.

¿Y a qué ha venido entonces?

Quería saber si usted es el hijo de Mercedes Vizcay,

la mujer que murió en la venta Los Molinos.

Lo siento, pero tengo a pacientes esperando.

Tenía usted 10 años cuando pasó, ¿no?

¿Es usted periodista?

No, no soy periodista.

En ese mismo sitio hace unos días dispararon a un amigo mío.

Lo leí en los periódicos. Lo siento de verás.

Muchas gracias.

También en ese sitio hubo un atentado en el 76.

Y hubo otro crimen en 1913, no sé si lo sabía.

¿Qué quiere de mí?

Lo que sea, cualquier información.

No he podido encontrar mucho sobre lo que pasó en 1913.

Ese lugar está maldito.

Fue una masacre.

¿Sabe lo que pasó?

Hágame caso, déjelo.

Olvide ese lugar.

Lo necesito saber. Por favor, lo necesito.

Pregunte por Verónica,

quizás ella pueda darle más detalles.

(Tono de marcado móvil)

-"Hola, soy Verónica. No puedo atenderte.

Deja tu mensaje y luego te llamo."

"Hola, soy Verónica. Ahora no puedo..."

(Frenazo)

-¡Eh! ¡Imbécil!

(Ruido de aire acondicionado)

-¿Te puedo ayudar?

Perdone, ¿busca algo?

Yo a ti te conozco.

Tú estuviste aquí el día del tiroteo.

¿Qué sabes de este sitio antes de que fuera tuyo?

Era una gasolinera, se lo compré a un hombre.

Eso es mentira.

Oye, mira, si no vas a comprar nada, mejor te largas, ¿eh?

No quiero problemas. Vete o aviso a la policía.

-"Otras especies evitan todas estas complicaciones

desarrollando un comportamiento totalmente distinto..."

(ELLA CHISTA)

Déjame en paz.

¿Qué te pasa?

Lo sabes muy bien.

Yo no tuve nada que ver. ¿Cómo puedes ni siquiera pensarlo?

Tú no eres el único que ha recibido el aviso.

-"...situada a más de medio metro de profundidad.

Ahora la prioridad de la pareja es almacenar cantidad de comida

y para ello no tienen que salir al exterior..."

-Martín Vallet también lo recibió.

¿Cómo lo sabes?

Su madre se lo ha contado a la mía.

¿Recibió una nota?

No, el día que Martín nació

un hombre apareció en el hospital y les avisó.

¿Y qué les dijo?

Que si iba a ese 24 el día que cumpliera diez años,

moriría.

Por eso no van a dejar que Martín salga de casa ese día.

No va a pasar nada. ¿Cómo lo sabes?

Será un día maravilloso. No lo puedes saber seguro.

Cariño, es el día de tu cumpleaños. Vamos a ir al cine y al burger.

No quiero ir al 24.

Nico, vamos a ir juntos ahí y te voy a comprar un regalo, ¿vale?

¿Estás loca? Yo no pienso ir y menos el día de mi "cumple".

No puedes vivir con miedo. Es lo peor, no te deja vivir.

¡Yo no pienso ir a ese sitio! Claro que vas a ir.

No me puedes obligar. ¡No, voy a ir contigo!

Mi padre no me haría algo así.

Cualquier padre haría lo que yo. Mentira.

Otro niño en el cole también recibió el aviso.

Y sus padres no le van a dejar salir de casa ese día.

(Claxon)

"Jon, David está empeorando.

Los médicos están muy pesimistas, no reacciona a la medicación y...

Llámame, por favor."

Está sorda del oído derecho.

A veces se queda perdida, y mezcla lugares y personas.

Pero, por lo demás, está muy bien.

Es ahí mismo.

Buenas tardes. Gracias por atenderme.

¿Nos conocemos?

No, vengo de parte de su nieta Verónica.

Me ha hablado muy bien de usted, me ha dicho que es una mujer increíble.

Y que tiene muy buena memoria.

Es que ella es historiadora, le encantan las cosas viejas como yo.

Pero, ¿por qué le ha mandado

a este apeadero de momias?

Bueno, me ha dicho que... usted me podría contar bien

lo que pasó en la sucursal del Banco de Crédito Agrícola.

Hace mucho tiempo de eso.

Yo apenas tenía dos años.

¿Pero escuchó hablar de lo que hizo su padre, Ezequiel González?

¿Qué pasó? ¿Cómo era su padre?

Mi padre era un hombre desesperado.

Había pasado muchos años en la guerra de África.

Allí sufrió todo tipo de enfermedades.

Cuando regresó,

me contagió uno de esos... virus africanos.

Yo me estaba muriendo

y mi padre no tenía dinero para el tratamiento,

así que fue a ese banco

y le suplicó al director

que le diera un préstamo.

Pero, como éramos pobres

y no teníamos propiedades,

el director se negó.

Mi padre estaba tan desesperado viendo que su hija se moría...

que decidió atracar ese banco.

Pero algo salió mal.

Todo... salió mal.

El director del banco tenía una pistola

y trató de evitar el atraco.

Los demás se pusieron a gritar...

y él, como si estuviera en la guerra.

Se volvió loco y empezó a disparar.

(GRITAN)

-Mató a cuatro personas...

y luego se suicidó.

¿Se suicidó?

¿Quién podía vivir con la muerte de 4 inocentes

sobre su conciencia?

Ya no le molesto más.

Muchas gracias por todo.

¿Seguro que... no nos conocemos?

No.

Gracias.

(PARA SÍ) 12 de abril de 1913.

12 de abril del 55.

12 de abril del 76.

Siempre el 12 de abril.

No, no siempre.

No siempre.

(JADEA)

No, pero él todavía está vivo.

Físicamente está vivo,

pero las últimas pruebas indican que se encuentra en una fase 4...

avanzada. No hay esperanza de recuperación.

Lo siento mucho.

¿Pero no hay nada que se pueda hacer?

Por desgracia, no. En mi opinión, lo más humano sería

apagar el soporte vital y dejar que se vaya en paz.

Pero, a ver,

hay personas que han despertado. Ha habido casos.

Las probabilidades son 1 entre 1 millón.

Bueno, eso quiere decir que hay esperanza.

David podría ser ese uno entre un millón.

Vámonos.

Se acabó.

No, no podemos dejar que se muera, por favor.

CONTESTADOR: "Hola, soy Jon Zárate. Deja tu mensaje.

Gracias."

Jon, quieren desconectarlo.

Necesito... que me ayudes. Ven o...

contéstame o algo.

¡Vamos! -Bien, bien, bien.

Mira el del silbato.

-Un poco "manta" es el árbitro este.

Disculpa. Hola.

¿El padre de Martín Vallet? Sí.

Lucía, la madre de Nicolás, un compañero de clase.

Ah, hola. Encantado. ¿Qué ha pasado? ¿Se han peleado?

No, no, no es eso. Verás...

¿Martín va a faltar a clase el martes?

Sí, ¿por?

Mi hijo ha recibido una nota, una especie de aviso o amenaza...

¿Y cree que ha sido Martín? No. No, no, pero me dijo que...

que también la recibisteis hace años en el hospital,

cuando tu mujer estaba dando a luz. No sé de qué me estás hablando.

Martín no va a clase el martes porque tiene médico.

Claro.

Perdona. Nada.

Gracias. De nada.

¿Qué te ha dicho? ¿A que no va a ir a clase?

No va a ir el martes porque tiene médico.

Sí, ya, no se lo cree ni él. ¡Basta ya! ¿Vale?

No quiero oír ni una palabra más de todo esto. ¿Entendido?

Átate.

(Timbre)

Te he estado llamando. Perdí el móvil.

Perdona, está todo hecho un desastre. ¿Cómo está David?

Lo van a desconectar mañana. Pablo y su madre lo han decidido.

Jon, necesito que hables con ellos. Diles que David todavía sigue vivo.

¿Lo desconectan mañana?

Mañana es día 12.

Ahora tiene sentido.

¿El qué?

Todo es el 12, ¿entiendes?

El 12 de abril Ezequiel mató a cuatro personas y luego se suicidó.

Exactamente 42 años después muere una mujer de 42 años.

21 años después muere un hombre de 21 años.

Y 32 años después morirá un hombre de 32 años.

¿Ves? El patrón se ha repetido cuatro veces.

Cada vez que muere uno, nace el siguiente.

Sólo falta que se repita una vez más para que el círculo se cierre.

Así que dentro de diez años morirá un niño de diez años.

¿Tú escuchas lo que estás diciendo?

¿A qué te refieres? No sé,

me estás diciendo que todas esas personas son la misma,

que cada vez que muere uno, nace el siguiente;

que Ezequiel, o como se llame, se ha ido reencarnando una y otra vez.

Te hablo de una secuencia numérica.

Estás diciendo que David y ese asesino son el mismo.

Andrea, ¿me estás escuchando o no me estás escuchando?

David... va a morir. Y cuando David muera, nacerá un niño.

Y dentro de 10 años ese niño recibirá un disparo.

Ahora que tú y yo lo sabemos, podemos pararlo.

Vale, sé que te sientes culpable por lo que ha pasado.

No, David y yo teníamos que estar allí aquella noche.

No, vosotros fuisteis allí porque yo os lo pedí.

David tenía que entrar en el 24.

¡No, eras tú el que tenía que haber entrado en el puto 24!

¡Fue a ti a quien pedí que comprase hielo!

¿No te das cuenta de que eres tú el que se tendría que estar muriendo?

Puede ser, pero yo soy el que está aquí hablando contigo.

# Cumpleaños feliz,

# cumpleaños feliz.

# Te deseamos, Nico,

# cumpleaños feliz. #

Pide un deseo.

¡Bien!

Felicidades, mi amor.

Muchas gracias, mamá.

De nada, cariño.

Venga, va. Vete a cambiar, que vas a llegar tarde.

(Ruido de revoloteo)

CONTESTADOR: "John, lo van a desconectar esta tarde.

y me gustaría que estuvieras conmigo.

Feliz "cumple". Un beso."

(LLORA)

-¿Tu madre te va a obligar a ir?

David te iba a pedir que te casaras con él en París.

Lo guardé porque pensaba que se iba a recuperar.

Gracias.

Que sí quiero.

(BESO)

(SOLLOZA)

No he podido salvarte en esta vida,

pero lo haré en la siguiente.

(Pitido de desconexión)

Perdón, ¿la maternidad? Detrás de la puerta.

-La madre está feliz.

-Aquí no puede estar. Tengo que hablar con vosotros.

Debe hacerme caso. Es muy importante o su hijo morirá. Pase lo que pase,

no deje que su hijo vaya al 24 horas de la calle Fontana

el 12 de abril de 2018. ¿De qué cojones me habla?

Tienda 24 horas, 12 de abril.

¡Suélteme! Calle Fontana, tienda 24 horas.

¡Aparte! ¡Sólo quiero ayudar! Soltadme...

o su hijo morirá. ¡Soltadme!

¡Yo sólo quería ayudar! ¡Por favor!

¡Sólo quería ayu...!

¡Soltadme!

¡Tenéis que hacedme caso!

MUJER: ¿Qué tal, mi amor?

Ahora voy al coche.

-En el colegio no está.

Hemos buscado por todas partes.

Imposible que haya salido y nadie lo haya visto.

¿Y no se habrá ido a casa por su cuenta?

No, es su "cumple".

Sabía que venía a buscarlo, le dije que me esperara.

Bueno, tranquila, porque lo vamos a encontrar.

Vamos a registrar el colegio, a llamar a su amigos

y a quien haga falta.

Gracias. Disculpa un segundo.

Hola, buenas tardes.

Vamos a ver, ha desaparecido un niño...

PSIQUIATRA: Cuéntame, ¿qué te pasa?

Si no me dices qué te pasa, no puedo ayudarte.

(Zumbido de insecto)

¿Has tomado algún tipo de droga, medicación?

Necesito mis pastillas.

Bien, ¿qué pastillas tomas?

Están en mi bolsillo.

Sólo quería avisarlos, ese niño está en peligro.

Son pastillas para la esquizofrenia.

Tiene que creerme. 2018, 12 de abril.

Va a repetirse otra vez.

Voy a ponerte una inyección.

(Claxon)

(Derrape)

(RESPIRA HONDO)

Disculpe, ¿se encuentra bien?

Sí, sí. Sí.

Menudo susto que llevaba la pobre. -Seguro que Nico está bien.

-Bueno, vamos, que llegas tarde a Música.

(QUEJIDO)

Pero, ¿cómo se te ha ocurrido, Sara?

¿Sabes el susto que me has dado, la vergüenza que me haces pasar?

Lo siento.

La culpa es mía, yo le di la idea.

-Lo siento mucho.

Vamos.

¿Sigue vivo?

Sí.

Él no se quiere ir.

(Móvil)

Mamá, por favor...

Javi, que tengo que ir a mear. -Venga, vale, pero date prisa.

Sal del coche. No voy a entrar.

¡Nico, sal del coche ahora mismo! ¡Ya estoy harta de tanta tontería!

Escúchame, hijo, yo antes era como tú.

Pensaba que si miraba a otro lado, todo se iba a pasar.

Pero no se pasa, nunca se pasa.

Cada vez fue a peor.

Y el miedo ya no me dejaba nunca, ni siquiera cuando estaba sola.

Hasta que un día decidí ponerle fin a todo eso

y enfrentarme a la situación. Y entonces todo se acabó.

¿Me entiendes? ¿Entiendes por qué tienes que entrar ahí ahora?

Mira, mira. Toma.

Cómprate el Shake y el nuevo número de la revista que tanto te gusta.

Cuando salgas, te prometo que nunca más volveremos a hablar de esto.

¿Vale, cariño?

Venga.

(Móvil)

Andrea, ahora no puedo hablar. "Espera un momento."

David es uno entre un millón.

¿Cómo?

"Que está vivo. Que está muy débil,"

pero está vivo. Es como si hubiera resucitado, es un milagro.

¿Me oyes? Tienes que venir.

Entonces tenías razón.

"¿Qué?"

Yo era el que tenía que morir.

"No, no. No... Nadie va a morir."

Tengo que dejarte, Andrea. "No, espera un momento.

Espera un momento, por favor." Te quiero mucho.

Creo que ese tío va a intentar atracar la tienda.

Te dije que no quería volver a verte.

Hazme caso, va a volver a pasar. Que te largues.

¿Eso qué es?

Es para un niño, dentro de 10 años. Tienes que avisarle.

Vete de aquí o llamo a la policía. ¡Escúchame, cojones!

Va a ser un 12 de abril, dentro de diez años.

Y mírame bien, porque el niño te recordará a mí.

¡Que te largues de una puta vez!

Va a pasar ahora.

¿Dónde está el señor mayor?

Hoy se ha cogido el día libre.

Va a ser ahora.

¡No, no, no dispares! -Tranquilo, tío. Tranquilo.

Saca el arma. Yo no tengo ningún arma.

¡Fuera, todos fuera!

¡Fuera! ¡Fuera!

¡Fuera!

¡Fuera!

¡Fuera! ¡Al suelo, de rodillas!

¿Hay alguien más dentro?

No.

¿Seguro? ¿En el baño? No, no hay nadie más.

Esto no encaja.

Aquí está la policía,

deja la pistola antes de que pase una desgracia.

(Sirena de la policía)

POLICÍA: ¡Suelta el arma!

¡Suelta el arma!

¡Sal de aquí!

¡Suelta el arma!

¡Corre!

¡Corre!

Saca el puto dinero. -¡Y una mierda!

-¡Por última vez, suelta el arma!

¡Sal, corre!

¡Corre!

¡Nico!

¡Corre!

¿Estás bien? ¿Estás bien? ¿Estás bien? ¿Estás bien?

(LLORA)

Mamá, no he tenido miedo.

Te lo juro.

No he tenido miedo.

¡Jon!

¿David está bien? ¿Está todo bien?

Jon.

¡Jon! ¡Jon!

¡No, no! ¡Jon, no! ¡No, no, no!

Hola, Nicolás.

Hola.

Somos Cine - El aviso - Ver ahora

Miamor Perdido

Mario y Olivia se enamoran locamente. Una tarde, planteándose que toda relación se acaba, terminan rompiendo. Durante la gran bronca, Miamor, el gato callejero adoptado por ambos y que sólo atiende si le hablan en valenciano, se escapa y desaparece, como el amor que los unía.

Para todos los públicos Somos cine - Miamor perdido - ver ahora
Transcripción completa

Chicos, me lo he pasado de puta madre.

Esto hay que repetirlo. Adiós.

-Nos vemos, guapa. Que vaya muy bien.

-Gracias. -Adiós.

-Hasta luego. -Que os vaya genial.

Joder, no me puedo creer que Raúl y Sara se casen.

Los presentamos tú y yo.

¿Estás bien? Sí.

¿Sí? Sí.

Ah, vale, te he notado un poco rarilla.

Creo que tenemos la confianza suficiente

como para que me puedas decir que te pasa algo.

Sí, ya.

Sea lo que sea, de verdad, tranquila.

Vale.

Mira, están subiendo un piano a estas horas.

Cariño, no sé cómo decirte esto. ¿Qué pasa?

¿Alguna vez te ha pasado que estás con alguien

al que quieres más como amigo que como pareja?

Sí, supongo que sí.

¿Alguien al que le tienes mucho cariño

y, aunque sabes desde el primer minuto

que no tenéis futuro juntos, el miedo a hacerle daño

hace que pospongas la ruptura

y eso solo hace que las cosas sean más complicadas?

Pues no, no me ha pasado. Lo siento, esto se acabó.

Llevamos mucho tiempo juntos ya, Olivia.

Depende de cuándo empieces a contar,

si desde cuando nos dijimos "te quiero"...

¡Ah!

¿Antonio?

Nos vamos a Nueva York, nos vamos a Nueva York.

¿No te hace ilusión? Sí, joder, Nueva York.

Es la primera vez que hago algo así,

comprar un vuelo con alguien para dentro de seis meses.

(RÍE)

Si lo compramos ahora,

quiere decir que seguiremos juntos otros seis meses, ¿no?

Claro.

Aunque solo sea por no desperdiciar los vuelos.

(RÍE)

(RÍE)

Si me vas a dejar, mejor ahora que dentro de un mes.

Le voy a dar, ¿eh? Le voy a dar.

Tienes razón. ¿Qué?

Es mucho compromiso.

A saber dónde vamos a estar dentro de seis meses,

así que creo que es mejor que lo dejemos.

¿Por qué no contesta? Lo hemos sedado.

Se le ha caído un piano encima. Tiene una pierna rota,

habrá que examinarlo de arriba a abajo.

(RESOPLA) Espero que recuerde

que habíamos roto justo antes del accidente.

Joder, imagine que no llego a decírselo,

se le cae el piano encima y se queda paralítico,

no podía haberlo dejado nunca.

Joder.

No me creo la suerte que he tenido.

Ya, ya sé que suena horrible. Es que no puedo evitar pensarlo.

¿Tiene un tranquilizante? Es que son muchas emociones juntas

y romper con alguien es horrible, horrible.

(Sirena)

¡Anda por ahí! No hace falta ponerse así.

¡Lo veo en el hospital! ¡Avísalo cuando despierte!

Oye, ¿haces oferta por seis? Sí.

¿Cinco euros? Sí.

Capullo.

Tía, que tampoco hace falta que te pongas así, ¿no?

(CANTURREA)

(Pitido)

(SUSPIRA)

Trae, trae.

Coño.

(Música dance)

(Gritos)

# Malagueña

# salerosa.

# Besar tus

# labios quisiera.

# Besar tus labios quisiera... #

¿Vosotros creéis en el amor a primera vista?

(TODOS) Sí.

Yo sí creo, sobre todo si la otra persona está muy buena.

(Risas)

Yo hace poco me enamoré a primera vista de Olivia.

Vio a unos chicos haciendo una fiesta.

¿Y qué hizo?

Lo que cualquier persona habría hecho,

cantarles una ranchera.

(Risas)

Y yo no sé si fue por la canción

o por lo bonita que estaba Olivia a la luz de una farola

mientras un borracho vomitaba justo al lado

o porque yo iba muy pedo,

pero me enamoré.

(TODOS) Oh.

Sí, y me enamoré tan fuerte

que me sobró bicicleta y me faltaron frenos.

# Malagueña salerosa... #

Ah, ah. ¿Estás bien?

¿Te apetecería ir a cenar un día? ¿Qué?

Si acabamos siendo novios,

tendremos una historia cojonuda sobre cómo nos conocimos,

un "Notting Hill" a lo bestia.

Buah.

¿Estaba bueno? (ASIENTE)

Pues la oferta del desayuno era hasta las 13:00.

Te lo voy a tener que cobrar aparte.

Coño, cabrón, tío, que son las... Hostia, las 16:30.

¿Has quedado hoy con la chica que atropellaste?

(ASIENTE) Estoy atacado, ¿eh? Pero espero que salga bien.

¿Por qué no va a salir bien? Si todas tus relaciones salen bien.

Como con Violeta, la chica a la que dejaste

porque escuchaba todo el rato a Estopa.

Melendi. Melendi.

O como Alicia, que la dejaste por su hermana.

Pero va a salir bien, tengo un pálpito.

Sí, claro.

Toma, anda, no me des las gracias.

Aquí falta dinero.

Pues por eso no tienes por qué darme las gracias.

¿Así que haces monólogos?

El concepto correcto es "stand-up comedy".

Por cierto, me lo estoy comiendo todo.

¿No quieres? No, gracias, soy alérgica.

Si me como uno, se me pone la cara como un "muppet".

Llevo siempre una inyección de adrenalina, por si acaso.

Cómo mola, como en "Pulp fiction". No es broma, podría asfixiarme.

De hecho, si no te importa. ¿Qué decías de los monólogos?

"Stand-up comedy". Ya.

Que por qué las chicas van juntas al baño

y las servilletas absorben tan poco.

Es que no soy muy de monólogos. Si no te gusta el "stand-up"

es que no has visto comedia de verdad.

Un tío subido en un escenario

que se desnuda delante de su público.

Es esa sensación de que más de 200 personas se rían

cuando tú quieres que se rían. Ya.

¿No os ha pasado nunca

que veis un monólogo y no os hace ni puta gracia?

A mí me ha pasado. A ver, lumbreras, ilumíname.

¿A qué te dedicas tú? Hago teatro, escribo y actúo.

¿En qué bar trabajas? En uno de la Latina.

Ahora me interesa especialmente el teatro de vanguardia,

las corrientes autobiográficas, el teatro de la crueldad...

Perdona, que estaba a punto de dormirme de tedio.

¿El teatro de la crueldad? ¿Qué es eso?

Ah.

El teatro de la crueldad busca impactar al espectador

con una experiencia radical para obligarlo a prestar atención

y poder llegar a emocionarlo. Joder.

También te digo que si voy al teatro

a que alguien me cuente que la vida es una mierda,

prefiero reírme.

Es que la vida es drama, angustia, soledad.

La vida no es graciosa. Aquí tenéis.

Deja, deja.

Ah, claro, como eres el hombre, pagas tú, ¿no?

Ni hablar, pagamos a medias. Vale, me parece genial,

porque has bebido un montón, para ser una tía.

Otro micromachismo.

Perdona, has bebido montón para ser un mamífero.

Además, que no estoy de acuerdo con que la vida es solo drama.

¿Quieres que te lo demuestre? ¿Qué?

¡Eh!

¡Eh, la cuenta!

¡Eh!

Sí, ¿qué pasa? Que os habéis ido sin pagar.

¿Sin pagar? Señorita, está muy equivocada, no es verdad.

¿Eres gilipollas? Que estoy trabajando.

No tiene ni puta gracia.

Perdona, es que es cómico. Se cree muy gracioso.

Te ha hecho mucha gracia. No, ninguna. (RÍE)

(RÍEN)

¿Has visto "Annie Hall"? Sí, pero es una comedia.

¿Recuerdas cuando tras la primera cita

él le dice a ella que mejor besarse cuanto antes

para evitar el momento incómodo del primer beso?

Sí, claro que me acuerdo.

Pues podríamos verla algún día. Sí, quedamos.

Guay, muy bien. Otro día, así quedamos.

Guay. Bueno, pues yo vivo por ahí. Yo no, yo vivo por ahí.

Vale, adiós.

Y volvimos a "Annie Hall". Y a "Balas sobre Broadway",

y a "Misterioso asesinato en Manhattan".

Vimos tantas pelis de Woody Allen

que una mañana me levanté con la fimosis ya hecha.

(Risas)

Pues, aun así, todavía no nos hemos dado ni un puto beso.

A ver, empieza tú.

Ah.

¿Agua o vodka?

Agua. ¡Vodka! Te toca.

Vodka. Sí.

(RÍEN)

Te toca.

En mi pueblo hay un juego que se usa también para beber.

¿Sabes cómo se llama? Beber. Calla y bebe.

(RÍEN)

¿Vodka? (RÍEN)

Me parece que eran todos de vodka.

Yo creo que aquí alguien ha querido emborrachar a alguien.

(RÍEN)

Bueno, tiene que ser ya muy tarde, ¿no?

(ASIENTE)

¿Qué te iba a decir? Que ya nos vemos otro día.

Vale. Bueno.

Bueno, si nos quedan todavía dos pelis de Woody Allen para ver.

Sí, nos faltan dos todavía.

¿Te acuerdas de dónde está la puerta?

Sí, por donde he entrado. ¿No es la misma?

Sí.

Ay, el móvil.

Bueno, titi. Bueno.

Chao. (RÍE)

Espera, espera.

Venga, va. Ahora.

Chao.

Llámame. Enhorabuena.

Ay, Oli, eres idiota.

Cinco citas, una botella de vodka y ni un beso.

Eres más tonto que el culo.

A ver, piensa.

(Móvil)

¿Hola?

Olivia, me parece que me he dejado el móvil en tu casa.

Qué putada.

Sí, porque lo voy a necesitar para cosas.

Pues yo por aquí no lo veo.

¿Y qué hago?

¿Quieres venir a ver tú?

Vale, vale, estoy ahí en un minuto.

Vale.

(SUSPIRA)

(BOSTEZA)

Joder, macho.

¿Qué pasa?

No te lo vas a creer, pero en un ratillo

tengo que pillar un "blabacar", que tengo un bolo.

No me apetece una mierda.

Me quedaba aquí a vivir como 17 años más.

Yo también.

¿Dónde actúas? Buah, qué pereza, tío, en Valencia.

Yo soy de Valencia. Me encanta Valencia.

(RÍE) No hay ciudad como Valencia.

Me flipa, de verdad. (RÍE)

Lo mismo esto te parece una chorrada,

¿pero por qué no te vienes?

Pues hace meses que no veo a mis padres

y nunca he ido en un "blabacar". ¿No? Eso es acojonante.

Y la gente es muy maja.

Llego en un rato, me están llevando en coche.

No, yo no me pongo el cinturón, eso es de niñas,

es un poco pobre, ¿no?

Dios, qué ganas tengo de llegar y de tomarme un mojito.

Tienes que conocer a Luana, mi nueva criada filipina.

(SUSURRA) "Normalmente los 'blabacar' son más divertidos."

Hace unos mojitos... Claro, como son filipinos.

¿Cómo que son cubanos?

Bueno, pues a lo mejor ella es cubana.

Yo qué sé. Da un poco lo mismo, ¿no?

(Graznidos)

El mojito no lleva ginebra, que lleva ron.

¡Pero qué turra! No, hombre, no digas eso.

Nena, yo voy tarde. Me tiro directamente para el bolo.

Vale, yo voy corriendo a saludar a mis padres y voy.

Vale. Chao.

Aunque no creo que me ría, no eres muy gracioso.

Ay, qué bien, me viene muy bien ese comentario.

Por cierto, no vayas a venir con tus padres.

Tranquilo, ellos son más de Ibsen y Chéjov que de monologuitos.

"Stand-up comedy".

(Barullo)

Venga, que ya ha comenzado.

Eh, si no os gusta, disimulad,

que Mario es muy susceptible con sus monólogos.

Que sí nos gustan los monólogos. -Se dice "stand-up comedy".

Venga, venga.

¿Sabéis que existe una edad mínima legal

para tener relaciones sexuales con consentimiento?

Con, con... No es porque tartamudee.

No con sentimiento, cada uno folla con las ganas...

(Risas)

A mí esto me plantea la diatriba de decir,

entonces, ¿es que existe una edad legal mínima

para tener relaciones sexuales sin consentimiento? Cuidado.

Cuidado porque ahí estamos pisando terrenos pantanosos, ciénagas...

Cuidado.

Que ya veo a los colegas diciendo: "¿Sabes que han rebajado

la edad mínima para tener relaciones sin consentimiento?

-¿Qué me cuentas? -Sí, la han bajado de 90 a 87.

-Hostia, pues voy a follarme a mi abuelo".

(Risas)

Cuidado con el "aigua" de Valencia que es muy traidora.

-"Aigua", el mismo nombre lo dice, eso es zumo con vitaminas.

La verdad que entra solo.

Por cierto, perdón por si antes, encima del escenario

he dicho algo un poco fuera de lugar,

pero es que no sabía que Olivia me iba a presentar a sus padres.

Mario, los anteriores novios de Olivia fueron un DJ,

un experto en "tuning" y alguien llamado Culebra.

Cobra, que se llamaba Cobra.

Mira, tú puedes hacer lo que quieras ahí arriba,

puedes matar a un oso panda en el escenario

y te juro que seguirás siendo

el mejor novio que ha tenido Olivia.

Me alegra saber que tengo todo ese margen.

Oye, ¿te enseño mi cuarto de cuando era niña?

¿Eh? Vamos a cortar un poco este momento, ¿no?

Este es un momento tan bueno como cualquier otro.

No, no, no. Sí. (RÍE)

(RÍE)

Eh, no, no. Que quiero seguir siendo tu mejor novio.

¡Tranquilo, tenías que haber conocido al Culebra!

¡Todavía tienes mucho margen!

¿Quién es el Culebra? Cobra, Cobra.

(RÍE)

Oye, Oli, quiero contarte una cosa. ¿Qué?

(Maullido)

Ahora que estoy un poco raro,

que no es el agua de Valencia... ¿Has oído eso?

No. Que llevo como unos días...

(Maullido)

(CHISTA)

(Maullidos)

Ay, un gatito. Anda.

(HABLA EN VALENCIANO)

¿Y por qué le hablas así?

Hombre, porque es un gato valenciano,

está claro que es "valenciano-maullante".

¿A que sí? La verdad es

que nunca está justificado que se abandone un animal.

Por muy feo que sea. No le digas eso al gato.

No se lo estoy diciendo a él.

Además, el castellano no lo entiende, ¿no?

¿Qué pasa, pequeñín? Pues a lo mejor lo adopto.

No, no, yo lo adopto. ¿Y por qué no lo adoptamos los dos?

Entonces tendríamos que vivir juntos,

porque yo no quiero que crezca en una familia desestructurada.

(VOMITA)

¿Mejor? Bueno.

Se llamará de Schrödinger. ¿Cómo?

El gato de Schrödinger.

Schröndinger ideó un experimento para explicar la física cuántica

en el que hay un gato dentro de una caja

con una ampolla con veneno y la ampolla puede romperse o no.

Entonces, antes de que abras la caja,

el gato está tanto vivo como muerto.

A eso le llamó el experimento del gato de Schröndinger.

Ah, vale. ¿Y hace cuánto que fue el experimento ese?

Yo qué sé. ¿80 años?

Ya te digo yo que el gato está muerto.

(HABLA EN VALENCIANO)

En serio, no le pongas un nombre friqui al gato,

que luego en el cole le pegan

y le quitan el Bollycao en el recreo.

¿Se te ocurre alguno mejor? Pues yo había pensado en...

(VOMITA)

No, ese es un nombre horrible.

(HABLA EN VALENCIANO)

Ya tengo título para mi obra. A ver.

"Sábado de julio en el asiento de atrás de un Volvo azul

o cómo perdí la virginidad con mi primo

y lo que aprendí aquella noche".

¿Y de qué va?

Qué gracioso eres, deberías ser cómico.

Ya. Mira, he escrito un chiste. A ver qué te parece.

A ver.

Ha llegado el primer Wonderbra a África.

¿Sabes cómo le han llamado? "Teta con tongo".

Muy divertido y un ejemplo perfecto de micromachismo.

Vale.

(Maullido)

Alguien va a tirar tu taza favorita al suelo.

No, no, no, de Schrödinger... De Schrödinger.

¿Cómo se dice "no" en valenciano? Miamor.

Qué tío, responde cuando lo llamas Miamor.

¿No es para comérselo?

(HABLA EN VALENCIANO)

¿Qué le has dicho al gato? (CHISTA)

Ay.

Gracias, Miamor, tampoco me gustaba tanto esta taza.

Me voy a la ducha.

Oli, ¿tú has visto mi pantalón? ¡Está encima de tu maleta?

Ah, vale.

(SUSPIRA)

Entonces, voy a tener que aprender valenciano.

Tú no te preocupes si escuchas "grits",

piensa que es una mascletá.

Tres,

dos...

Mario.

(RÍE)

Que me he encontrado esto en el suelo.

¿Tú no sabrás nada de esto?

Pues no sé, como no sea cosa de Miamor.

¿De verdad creías

que me iba a asustar con una arañita de plástico?

Las mujeres nos asustamos de las arañas, ¿no?

La verdad es que me has dado la lección de mi vida.

Lo que aprendo yo contigo. Oye, que me piro.

Tengo la prueba del programa. ¿Qué tal? ¿Cómo estoy?

Guapísimo. Olé.

(RÍE)

¡Ah! ¡Hijo de puta!

Hay un montón de arañas.

Espero que lo valores, porque me ha costado una pasta.

Deséame suerte, anda. ¡Buena suerte!

¡Trabajar en la tele es venderse! ¡No lo olvides!

¡Eres un cabrón! ¡Te quiero! ¡Yo también te quiero!

¡Oligofrénica! ¡Ah!

(SILBA)

# Malagueña salerosa.

# Besar tus labios quisiera.

# Besar tus labios quisiera.

# Malagueña saler... #

(RÍE)

Usamos a nuestros amores como si fueran

las últimas versiones de los móviles.

Te sustituyo por la nueva versión de Android.

Y ni siquiera puedes enfadarte

porque los dos sabíamos que pasaría.

Es la obsolescencia programada del amor.

¿Y acaso hay otra opción?

No buscamos una pareja, buscamos un trofeo que lucir,

físico, económico, intelectual...

Queremos ser una canción de Bob Dylan

y escribimos poesía de tercero de EGB,

queremos viajar al Taj Mahal con nuestro sueldo de mileuristas.

Todas las historias de amor son historias de fantasmas.

(Aplausos)

Entonces, no te ha gustado nada, ¿no?

Hombre, el ratito que he conseguido tener los dos ojos abiertos, sí.

Los dos protagonistas están en bolas.

No sé cómo pueden hacer de algo así algo tan sumamente aburrido.

Que no es nada sexual.

Van desnudos para que solo veas la persona.

Sí. Ella sí, ella ha estado muy bien.

Lo ha hecho muy bien.

¡Oli! ¡Eva!

Gracias por venir. Me ha encantado.

¿De verdad? Sí.

Es un poco arriesgada. Una maravilla, de verdad.

Gracias. Él es Mario, mi novio.

Hola, encantada. Hola, encantado.

No te reconocía así, con tanta ropa.

Y el hecho de que estéis desnudos los dos

para nada se ve con una connotación sexual.

Me parece una apuesta narrativa supervaliente

y el póster está muy guay.

Si cuando acabéis os sobra alguno...

Párame antes de que diga más tonterías.

No te preocupes, si sobra uno, te aviso.

Guay, ¿no? Ay, hola, Matt.

Hola, Olivia, gracias por venir. (RÍE)

Ha sido precioso. Gracias.

De verdad. (CARRASPEA)

Él es Mario, mi novio. Hola, ¿qué tal?

Hola, un placer. Encantado.

Me ha gustado mucho la pieza, la obra de teatro, muy guay.

Lo he disfrutado.

(RÍEN)

Es muy gracioso.

Toda historia de amor es una historia de fantasmas.

Me quedo con esa reflexión, Matt.

Se me ocurrió en la India, contemplando el Taj Mahal.

Me encantaría verlo. No hace falta ir.

Ahora hay un montón de vídeos y documentales en Internet.

"El Taj Mahal y el amor", "Los fantasmas del Taj Mahal",

que, por cierto, tiene que haber un montón.

Está todo a golpe de clic.

Pues deberíais ir, cambia tu perspectiva de las cosas.

Es que a Mario no le gusta mucho viajar,

le gusta más ver la tele.

Pero yo no entiendo

por qué hay que admirar los grandes edificios.

El Taj Mahal, pues no sé dónde está la cosa romántica ahí.

Sí, el emperador lo mandó a construir

para una de sus esposas

y cuando acabaron le arranca los ojos a los arquitectos

para que no vuelva a hacer una cosa tan bonita.

Superromántico, tío. Se me caen las bragas a chorrón.

No tenía ni idea. Es que es de uno de sus monólogos.

Iba a casarme con una amiga para conseguir los papeles.

Como viaje de novios queríamos ayudar a un hospital

para niños con lepra en la India.

Mi amiga murió, pero yo decidí seguir con el viaje

y allí escribí esta obra como homenaje a mi amiga.

Joder, eso se dice antes.

(RÍEN)

No.

(RÍE NERVIOSO)

Joder con el humor negro.

Bueno. Vamos hablando.

Vale.

Ay.

Bueno, encantada. Me ha gustado mucho.

Muchas gracias.

Nos veremos un día. Vale, sí, vale.

Adiós. Eh, Matt.

Un placer. Igualmente. Chao.

Adiós, chao. Adiós.

Entonces, si yo tuviera una aventura,

¿tú querrías que te lo contara? Sí, claro.

Vale, pero te lo digo desde ya, si la aventura la tienes tú,

yo no quiero que me lo cuentes. Entendido.

¿Lo has entendido? Sí, tranquilo, no te lo diré.

No, Olivia, mal. ¿Pero si es lo que querías?

No, es lo que he dicho, no es lo que querría.

Si sé que no me vas a decir nada, ¿cómo voy a estar tranquilo?

Podrías tener un amante y yo no darme cuenta.

Lo que yo quería era

que tú me dijeras que sí me lo contarías,

pero que entendieras que no debes contármelo,

porque es la única manera de que yo crea

que si no me cuentas nada es porque no ha pasado nada,

pero que, si hubiera pasado algo, no me lo contarías

y yo pensaría que no ha pasado nada.

¿Te das cuenta de lo retorcido que suena eso?

Sí, un poco sí, pero es una lógica aplastante.

Retorcida la montaña rusa esa.

Te digo ya desde ahora que no me monto ni harto de vino.

(RÍE)

No, no, no. ¡Mario!

(Gritos)

(GRITAN)

(GRITAN)

¡Quiero que lo dejemos! ¡Quiero dejarlo!

(GRITAN)

(RÍE)

¡Quiero que rompamos! (RÍE)

Quiero que lo dejemos. ¿Qué?

Que quiero que rompamos.

Es que creo que no valgo para las relaciones largas.

Lo siento, lo he intentado, pero no lo consigo.

Siento que tengo la necesidad de conocer a otras tías,

pero no puedo porque tú me lo impides.

Y... Solo pensar que vamos a pasar el resto de nuestras vidas juntos

no me deja respirar.

Y me pregunto si esto es todo, si ya hemos tocado techo.

Te juro de verdad que los primeros meses

verte era como una puta droga.

Y esto es terrible, pero siento

que si quiero volver a sentir lo que sentía contigo al principio

tengo que buscarlo en otras personas.

No estoy preparado para esto.

¿Has picado?

¡Bum!

Señores y señoras, "and the Oscar goes to..."

Muchísimas gracias de verdad por apostar siempre por mí,

siempre habéis estado ahí, ha sido un placer.

¿Esto te hace gracia, cabronazo? Muchísima,

pero no te acerques mucho, que me he meado antes de...

¿Podemos dar otra vuelta, por favor?

(Sirena)

¿Qué tal estoy?

Pero bueno, chica, estás espectacular.

¿Has quedado? ¿No te lo había dicho?

Hoy sustituyo a Eva en la obra de Matt.

Ah,

no, no me habías dicho.

Pero, bueno, guay, ¿no?

Genial.

Subirte ahí al escenario dos horas, desnuda.

No sé para qué te has arreglado tanto,

total, lo único que tienes que hacer es quitártelo todo.

¿Por qué no vienes a verme? Me da miedo hacerlo fatal.

No, no, no. Vas a triunfar.

Sobre todo entre los tíos y las lesbianas.

Además, no puedo, tengo bolo esta noche.

Pero empiezas más tarde, puedes ver el primer acto.

Claro, y verte ahí desnuda en el escenario,

con el tío más atractivo de todos los tiempos

delante de cientos de personas. No digas tonterías.

Como mucho, decenas de personas.

Qué graciosa eres, ¿no? ¿Te has tragado un payasito?

(RESOPLA) Joder, estoy supernerviosa.

Tranquila,

piensa que estarás desnuda

y ellos vestidos.

Es que eso es lo que pasa.

Sí, quería decir al revés. Ven, anda.

Chicos, había diez reservas y solo hay un espectador.

¿Suspendemos o qué?

¿Solo hay uno?

Déjame verlo.

No está. Claro, se ha ido también.

Suspendemos.

(Risas)

Yo he tenido rupturas de todos los colores.

Me acuerdo cuando salía con Rocío. Lo tuvimos que dejar

porque me llamó por mi nombre cuando estábamos haciendo el amor.

Ahí empezó a decirme:

"Perdona, que te he llamado Mario. Lo siento".

Pero si es que me llamo Mario.

Dice: "Pero es que me estaba refiriendo a otro Mario".

(Risas)

Pero ahora estoy enamorado y es maravilloso,

pero también es una mierda,

porque al final siempre sale todo mal.

Las parejas están abocadas a romper.

Si no, por ejemplo, vosotros dos, ¿sois pareja?

Sí, ¿verdad? Pues que sepáis que vais a romper.

¿Queréis hacerlo en directo y nos echamos unas risas?

Perdonad si parezco un poco pesimista, pero es así.

La única manera que yo creo que una pareja puede acabar bien

es si uno de los dos muere a tiempo.

(Risas)

Echad memoria.

"Romeo y Julieta", "Titanic"... Los dos cabían en esa puta tabla.

Leonardo DiCaprio lo quería dejar todo en alto,

pero no quería que dentro de 20 años

ella lo regañara porque no bajaba la tapa del váter.

(Puerta)

¿Qué haces ahí?

Estaba pensando

que ya que nos llevamos tan bien y estamos en un momento tan bueno,

si no molaría dejarlo todo donde está

y llevarnos este recuerdo tan bonito.

¿Pero qué dices?

(Maullido)

Estuve viendo tu monólogo, pero me marché.

No me gustó eso de que las parejas rompen siempre.

Pero que eso lo decía porque me venía muy bien

para tirar el chiste. Parecía que lo pensabas de verdad.

A lo mejor tienes razón.

A mí ahora me pareces un tío de puta madre,

pero vete a saber lo que pienso de ti en seis meses,

o tú de mí.

Y quien dice seis, dice dos meses,

que seguro que empezarás a encontrarme

defectos que antes no veías.

(SUSPIRA)

¿No sería mejor evitarnos todo ese sufrimiento?

No, no sería mejor.

Yo prefiero pasar por ese sufrimiento.

¡Picaste! Tu puta madre.

Hostia, tía. ¿Por qué no te buscas tus propias bromas?

Joder, no sé qué haría si tú me dejaras.

No sé, me iría a la India a ayudar a niños leprosos,

me convertiría en un cliché.

Que no voy a dejarte y tú a mí no puedes dejarme,

así que no hay problema.

¿Y yo a ti por qué no podría dejarte?

Muy sencillo, porque tú no podrías vivir sin Miamor.

Podría vivir con los dos, unos meses contigo y otros conmigo.

No, Miamor se quedaría conmigo.

Dejemos de hablar de con quién se quedaría,

a ver si con la tontería rompemos. A ver, yo lo encontré,

pero podrías venir a verlo cuando quisieras.

Sabes que hay abogados

especializados en custodias de mascotas.

Sí, sí, pero no llamarías a ninguno, sería muy ridículo.

No, no, a no ser que tú me obligaras a hacerlo.

Pero que no vamos a romper. No, no, qué va, no vamos a romper,

pero si rompiéramos... Que no vamos a romper.

Pero se quedaría conmigo.

Mi cliente, pensando en el bienestar del gato,

sugiere que pase una estación

con cada uno de sus tutores legales.

¿En serio estás haciendo esto?

Mi cliente solicita la custodia durante el verano,

puesto que usted tiene

la manía de ir desnuda por casa cuando hace calor

y el tatuaje que tiene en la nalga izquierda

asusta al gato.

(CARRASPEA)

Lo he dejado con mi chica

y está siendo muy complicado porque tenemos un gato en común.

Tenemos custodia compartida, pero ya no es lo mismo.

Ahora me saca las uñas, me bufa, no me come nada.

Por otra parte, es normal, es mi ex.

Con respecto al gato, lo llevamos muy bien,

pero ella siempre tuvo la costumbre de hablarle en valenciano

y yo no tengo ni idea de valenciano.

Cuando los veo a los dos hablando

yo le pregunto al gato: "¿De qué habláis?"

Y me mira así como diciendo: "Esto son cosas nuestras".

(HABLA EN VALENCIANO)

(Puerta)

Mario, no. Solo venía a por Miamor.

No puedes entrar sin llamar. Tienes que darme las llaves.

Parece que alguien no consigue olvidar a alguien.

Quiero que me devuelvas las llaves.

Vale, no te pongas así, no es para tanto.

Vengo a por Miamor. Esta ya no es tu casa.

Vale, entendido. ¿Dónde está el gato?

Miamor. Miamor.

(HABLA EN VALENCIANO)

¿Qué pasa? ¡Miamor!

¡Miamor!

(GRITAN EN VALENCIANO)

(Campanadas)

Es ridículo, Olivia. "Miamor perdido".

¿No lo podíamos haber puesto de otra manera?

Sabes que solo responde a Miamor.

Bueno, pero se puede poner en el cartel

"Se busca gato", "Gato perdido", pero es que visto así

parece el chiste del perro Mistetas,

contado por Pablo Alborán.

"Señor policía, ¿ha visto usted a Miamor?"

¿Hablas de nuestra ruptura en tu monólogo?

Sí, un poco.

Sale mucho por la tele.

Ya sabes que el "stand-up" consiste en contar cada uno lo suyo

y sí, cuento cosas de nuestra historia.

Pero supongo que cada uno tendremos

nuestra propia versión de la historia.

Supongo que sí.

"Miamor perdido", está bien. Echo mucho de menos a Miamor.

¿A tu novia o a tu gato? Sí.

(Móvil)

Sí, dígame.

(CHICA) "Llamaba por el cartel del gato perdido."

Sí, es un gato real, se llama Miamor.

No es una campaña publicitaria.

No, lo hemos encontrado.

Estamos convencidas de que es el de la foto.

¿En serio? ¿Estáis seguras? "Sí."

Vale, voy para allá. Lo tienen.

¡Vamos!

"Hola, soy Olivia. Ahora mismo no puedo contestar.

No me dejes un mensaje que no los escucho nunca. Adiós."

(Maullido)

Hola, Miamor.

¿Pero dónde estabas, sinvergüenza?

Que ya has gastado seis vidas, no arriesgues.

Oye, muchas gracias por llamar. De verdad.

¿Vosotras cómo os llamáis?

Mabel. -Marian.

-Mabel y Marian. Yo me llamo Mario.

(RÍEN TÍMIDAMENTE)

Es que es una monada.

-Casi estábamos deseando que no contestaras.

Ah, ya.

Estaba pensando también... ¿Tenéis alguna especie de anillo?

Que sea original, pero que no parezca como un anillo.

¿Para tu chica?

Siri, ¿cómo se dice "gato cabrón" en valenciano?

(SIRI) "Gat cabrón." Pues eso, eres un "gat cabrón".

(Puerta)

¿Hola?

¿Por qué coño sigues entrando sin llamar?

Olivia, te he estado llamando, pero no me lo coges.

Ahora no es un buen momento. Ya hablaremos.

De verdad, es importante.

Hay que comprar champú.

Hola, ¿qué tal, Mario? ¿Qué pasa, Matt?

¿Y qué haces tú por aquí?

¿No se lo has dicho todavía?

Siento que te tengas que enterar así,

pero Olivia y yo vamos a casarnos.

¿Qué dice este?

Que vamos a casarnos por papeles.

¿Y por qué entrecomillas papeles? Quería entrecomillar casarnos.

Ah. ¿Y no se te ha ocurrido comentarme algo?

Es una de estas cosas que nunca sabes cuándo contarla.

Claro, es verdad. A mí me pasa.

Yo hace siete años era una mujer, y muy alta.

Nunca encontré el momento de decíroslo.

Es mejor que os deje solos.

Mario, ¿sabes la cantidad de preguntas que te hacen

para asegurarse de que no es un matrimonio por conveniencia?

¿Me estás queriendo decir

que en inmigración os obligan a follar y estáis ensayando?

Matt y yo ahora vivimos juntos.

Puede que hayamos tenido algún encuentro, pero como amigos.

El típico "follamigo" marido, ¿verdad?

No sé por qué estamos hablando de esto.

¿Tú qué haces aquí? Vete.

No sé por qué este tío necesita papeles.

Soy argentino. No me jodas.

¿Desde cuándo los argentinos son...?

¿Ahora eres racista también? Venga, vete, por favor.

Venía a hablarte del gato. ¿Te acuerdas que teníamos un gato?

¡Pero si tú no tienes acento!

(CON ACENTO ARGENTINO) "Si quieres te lo pongo."

¿Qué pasa con Miamor? Que lo han encontrado.

¿Por qué no me lo has dicho antes? Porque esto me ha despistado.

¡Mario, ¿dónde está Miamor?!

Muerto, muerto, ¿vale? El gato está muerto.

Lo siento. Será mejor que me vaya.

Ven.

(LLORA)

(Maullidos)

¿Qué cojones he hecho?

(HABLA EN VALENCIANO)

Bien, ya veo.

¿Cuál es su nacionalidad? Española.

¿Y la de su pareja? Argentina.

¿A qué signo del zodíaco pertenece su pareja?

¿En serio? Sí.

Piscis.

Tauro, imagine qué carácter.

¿Me puede decir el nombre de los padres de su futuro cónyuge?

Yo los llamo papá y mamá.

Guillermo y Marina.

¿En qué lado de la cama duerme su pareja?

¿De verdad eso es una pregunta? Por favor, responda.

En el izquierdo, aunque el otro día se quedó dormido encima.

(Barullo)

(Risas)

Cuando dejas una relación y, sobre todo,

cuando eres un tío que se viste por los pies,

tú quieres que a tu pareja le vaya bien,

que le vaya guay, pero que no le vaya de puta madre.

(Risas)

¿Quieres que encuentre el amor? Claro que sí.

Quieres que se enamore, pero de un señor de Cuenca,

vendedor de seguros, con tripa y la rayita al lado,

que se llame Toñín

y como mucho que sea aficionado a los sellos.

(Risas)

Todos queremos un Toñín para nuestras ex,

pero esto no siempre sucede.

(Risas)

A mi ex de repente se le ocurrió la idea de echarse de novio

a un ingeniero, negro y argentino.

(Risas)

Os estáis preguntando lo mismo que yo, ¿verdad?

¿Un negro argentino? Yo no sabía que había.

Tenéis que verlo, un tío de 1,90, con una piel preciosa,

y encima trabaja en una ONG. El tío lo mismo te canta un tango,

que te hace un mate que te ayuda a niños leprosos.

Es que yo me lo quiero follar también.

Eh.

¿Te importaría usar auriculares, Ernesto?

Llevo auriculares, lista.

Funcionan mejor si los conectas, listo.

Aquí tenemos con nosotros a Mario Laguna.

Mario, estás arrasando con tu película

en la que interpretas a un chico

que pierde la memoria el día antes de su boda.

¿Es correcto?

Básicamente, se da un golpe en la cabeza

y, en mi caso, por más que lo he intentado

y por más golpes que me he dado,

hay una persona que no consigo olvidar.

Seguimos con la agenda. Estreno teatral.

"Para ser mujer eres bastante graciosa"

es el título de un monólogo.

Esta noche en los Teatros Luchana, 22:15.

Supongo que no imaginabas que la primera vez sería así.

No, la verdad, pero he aprendido algo.

¿Y qué has aprendido?

Que los asientos de los Volvo son muy incómodos.

Pues yo también he aprendido otra cosa:

que cuanto más prima más se arrima.

(Risas)

(SUSURRA) "Eso no está en la obra."

Mira, por fin se han reído.

¿Has visto qué bonita está Olivia?

¿Pero qué haces? Has dado a "me gusta".

No sé cómo haces para hacer estas cosas, hijo puta,

porque eres un hijo puta.

¿Se dice así o me compro el diccionario?

(Mensaje)

Es muy incómodo leer la obra así.

Quiero observar tus reacciones mientras lees.

Si no, podrías decirme que te ha gustado,

aunque te haya parecido una mierda.

Ah, vale, menos mal que ya he acabado.

¿Y? Me gusta.

Sí, los dos personajes son idiotas, en el buen sentido.

Idiotas como podríamos ser cualquiera de nosotros.

Son simpáticos y completamente infantiles,

pero no puedes enfadarte con ellos, aunque los odies.

Podría llamarse "Historia de dos idiotas".

Recuerdas que te dije que es autobiográfica, ¿verdad?

Ah, ¿sí?

Me da pena que no vuelvan a estar juntos y lo de la muerte del gato.

Así es la vida. Pero ya hablaremos del final.

Lo importante es que la obra es estupenda,

tengo muchas ganas de dirigirla y los actores van a lucirse.

Estos personajes son los que te hacen ganar un Óscar,

como Tom Hanks, por "Forrest Gump".

Deberías ser más amable con alguien que puede escupir en tu cerveza.

¿No harías algo así?

Vais a esparcir las cenizas de Miamor

que os acaban de entregar en el crematorio de mascotas,

estáis en medio de la naturaleza,

es un momento romántico y triste a la vez.

Eso se tiene que respirar. Un momento.

Bueno.

¿Te parece este un buen sitio para que arrojemos al viento

las cenizas de Miamor?

¿Qué hace una colilla en las cenizas de Miamor?

Lo mismo fumaba a escondidas.

Un momentito, Raúl.

Raúl es como una patada en el estómago.

Quizás podría hacer de gato.

Hay que encontrar a otra persona.

Vale, una cosa, eh...

Voy a fumar.

¿Vale? Raúl, ve calentando.

Está bien.

Lo mismo fumaba a escondidas.

Es por la colilla, ¿no?

Vale, vale, vale.

La madre del pollo.

(LEE) "Doble placer con pescado del océano

en una salsa con espinacas."

Joder, macho, tu gato come mejor que yo.

No es mi gato y sí, efectivamente, come mejor que yo.

Un día probé una de estas latas y empecé a ronronear.

Te la cambio por un cigarrillo. No, este es gratis.

Me llamo Dani, encantado. Soy representante de actores.

Ernesto. He empezado a dirigir una obra de teatro.

¿Para quién son las latitas de caviar?

Mario Laguna. Vive aquí cerca. ¿Mario Laguna vive cerca?

¿Podrías darle la obra

y convencerlo para que la protagonice?

Es que es perfecto, es famoso, carismático, sabe vocalizar.

Uy, qué rico.

Nos han pasado un guión. Anda.

Me reí bastante.

No es la típica historia de cambio de mentes.

Tu personaje tiene un hámster, se llama Calcetines.

Calcetines. Sí, y tú estás agobiado

por tu trabajo y tu novia, y tienes envidia de Calcetines,

siempre tan tranquilo en su rueda, y una noche de tormenta

lo miras y dices: "Ojalá pudiera cambiarme por ti".

¿Y qué pasa? Os cambiáis las mentes.

Buah, chaval, no lo vi venir. Bueno, qué guionazo.

Es todo un reto.

Tendrías que poner la voz al hámster, actuar como un humano,

pero con el cerebro de un hámster.

Pues no te creas, conozco bastante gente así.

¿Y ese guión?

No es un guión, es una obra de teatro,

están ensayando en el teatrucho este.

Por cierto, cuando le he dicho que vivías aquí

se le ha puesto el símbolo del dólar en los ojos.

No te jode.

Pues la verdad que me están entrando ganas de hacer teatro.

Teatro. ¿Tú has visto alguna obra de teatro en tu vida?

Yo he visto mucho teatro. Yo soy muy fan

de toda la obra de Antonin Artaud y el teatro de la crueldad.

Antonin Artaud, ese nombre te lo acabas de inventar.

¿"Miamor perdido"?

No me gusta viajar. ¿Sabes la historia del Tan Mah...?

No. Del...

¿Sabes la historia del Taj...?

No, del Tal Mahal.

La gente cree que es muy romántico,

pero fue un regalo

del emperador Shah...

No... Shah...

Jahan... para su emperador,

no, para su esposa era el regalo, para su esposa favorita...

El palacio de Taj Mahal

fue un encargo del gran emperador Shah Jahan

para regalárselo a su esposa favorita.

No sabía que teníamos apuntador. La gente dice: "Qué romántico".

Pues no sé qué le ven de romántico, porque, si para hacer este palacio

tuvieron que matar a 20.000 esclavos y, además,

a los arquitectos les sacaron los ojos,

eso lo convierte en el "pagafantas" más cabrón de toda la historia.

¿Tú qué haces aquí? Sabes que soy un amante del teatro.

¿Tienes un minuto para hablar?

(GRITAN)

¿Se puede fumar aquí? No, Olivia no nos deja.

Haces una obra de teatro de nuestra historia

y no me cuentas nada.

Tú también hablas de nosotros en tus monólogos cómicos.

¿Pero por qué entrecomillas monólogos?

Me he equivocado, quería entrecomillar cómicos.

Esto es una puta mierda y una falacia.

(RÍE) ¿Que lo vas a romper?

No sabía que la obra estuviera basada en Mario.

Dani, es el destino, tiene que protagonizarla él.

Mario no interpretará ese papel.

Esta obra solo se hace si yo soy el protagonista.

¿Ahora también te crees actor? Es que soy actor profesional.

Eso significa que vivo de mi trabajo.

De la misma manera

podríamos pensar que tú eres una camarera profesional.

¿Eres el director? Sí.

¿A qué hora ensayamos mañana? Llegaré media hora antes.

¿A las 9:00? Llegaré media hora tarde.

Este tío no va a estar en mi obra y apaga el cigarro.

Es nuestra historia. ¿Y los diálogos?

Parecen trascritos.

Y a mí me deja como si fuese gilipollas.

Uh, ¿cómo lo habrá conseguido?

No entiendo a quién le puede interesar nuestra historia.

Bueno, tú también hablas de vuestra relación

en tus monólogos. No es lo mismo.

¿No? No.

¿Eres Mario Laguna? ¿Qué?

¿Nos podemos hacer una foto contigo?

-Claro que sí, Mario Laguna, un mítico.

-Es que es para joder a mi novio.

-¿Otra?

-Nos vamos a una fiesta, si os apetece venir.

Vale, lo que pasa es que mañana madrugamos.

Queríamos estar prontito en la cama.

Bueno, a ver, madrugar tampoco.

Que ni siquiera es actor. Él es actor profesional,

tú y yo somos camareros profesionales.

¿Queréis dejar de decir eso?

Si Mario hace la obra, podríamos estrenar aquí.

¿Aquí? (ASIENTE)

Mario, joder, despierta. ¿Qué pasa? ¿Quién es?

¿Te acuerdas de que ahora ibas a ser un actor serio?

Tu primer ensayo empezó hace media hora.

Dame cinco minutitos más.

(MENSAJE) "Dani, soy Mario.

Mañana lo mismo no voy a querer despertarme,

así que haz lo que sea necesario para despertarme."

Por el poder que me concedieron...

¡Cuidado! -¿Queréis callar?

-¡Así no, así no, Mario! Así no, así no.

¿Seguro que te encuentras bien, Mario?

Sí, sí, estoy genial, gracias.

Vale, empezamos, vamos a la página 15.

Primer día de ensayo y viene con resaca.

(Maullido)

La verdad es que me gustaba más el vestuario de la otra obra.

¿Podrías empezar a leer el texto, por favor?

(CARRASPEA)

Creo que he bebido demasiado.

(Maullido)

¿Has oído eso? Creo que es un gato.

(Maullido)

¡Gatito!

¿Quién es el cabronazo que te ha abandonado?

La verdad es que abandonar un animal jamás está justificado.

Mira que es feo el cabrón. Tienes que proyectar.

Te tiene que escuchar el público. Ernesto no te oye.

Pues que se venga más para acá.

Que se te tiene que escuchar en todo el teatro. ¡Proyecta!

Creo que abandonar un animal jamás está justificado.

Más alto.

Jamás está justificado abandonar un animal.

Eres una puñetera máquina de hacer "spoilers".

Me lo hiciste con la boda roja, con "Twin Peaks" y ahora el libro.

¿Te he estropeado "Hamlet"? Sí, yo no sabía que moría Ofelia.

Perdona, es el puto "Hamlet"

y después de 400 años ya no se considera "spoiler".

Deja de destriparme cosas. Lo haces adrede,

para dejarme en evidencia porque sabes que no lo he leído.

Pues esto es el principio. La Bella Durmiente se despierta,

la madre de Bambi muere y Romeo y Julieta también.

Ya, he visto la peli.

Esto nunca ha sucedido. Ya.

¿Cómo dices? ¿Quieres proyectar un poquito?

Olivia, no te lo vas a creer,

acabo de encontrar mi peli favorita de la infancia.

Aquí pone "Mundial de natación del 86",

pero lo que hay es

"Ensalada de pepino, el colegio mayor femenino".

Tienes que proyectar la voz.

Perdona, Mario, tenemos que escucharlo todos.

La voz tiene que salir del estómago.

Es que no es tan fácil.

Tú imagínate que te surge en el estómago

y que te sale por la cara.

Ensalada de pepino en el colegio mayor femenino.

Así, muy bien, fenomenal. Así sí.

-¿Qué papel voy a hacer yo?

Venga, vamos con la famosa escena del gato pastillero.

Es que Miamor tenía que tomarse una pastilla para el riñón.

Venga, Miamor. (HABLA EN VALENCIANO)

Sí, el gato drogadito de la Ruta del Bakalao.

Va, Miamor. (HABLA EN VALENCIANO)

Va.

A ver, Oli, tranquila.

Vamos a pensar cuál es la única manera

de que un valenciano se tome una pastilla.

¿Escuchando a Chimo Bayo?

(Música de Chimo Bayo)

(MAÚLLA)

Uh.

¡Toma!

La primera es gratis.

(Música de Chimo Bayo)

Vais muy a tope vosotros dos, ¿eh? Esto está extrañamente bien.

Vamos a otra cosa. Joder con Stanislavski.

Si tú te relajas, el público se relaja.

Oli, tenemos que hablar. Bueno, yo me voy.

Yo también quería contarte algo.

Eh, a ver cómo te lo cuento.

Cuando te dije que Miamor había muerto,

ese día yo fui a tu casa

porque te tenía que contar una cosa,

pero apareció Matt en pelotas y... Llevaba pantalones.

En mi cabeza se quedó como que estaba en pelotas.

Voy a casarme con Matt. ¿No jodas? ¿Con el Perito Moreno?

Haré como que no he escuchado ese comentario.

Vamos a repetir el examen de inmigración.

¿Y no me lo ibas a contar? Como la otra vez.

Porque querías que no te lo contara.

¿Te acuerdas? Vale, ok.

¿Tú querías decirme algo?

No, no, nada, en absoluto.

Vale.

¿Te apetece? -Uy, hoy complicadísimo.

-¿Pero ni una cañita rápida? -Tengo un lío que ni te imaginas.

Otro día, ¿vale? -Bueno, venga.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Adiós. Adiós.

¿Tienes algo que hacer esta tarde?

No, ¿por qué?

Porque hay algunas escenas que las tengo más flojitas

por si me ayudas a ensayar.

Además, en casa tengo montón de whisky.

Yo creo que eso

te ayudará a profundizar en el personaje de Olivia.

Bueno. ¿Por qué no? ¿Por qué no?

Qué mono. ¿Cómo se llama? Calcetines.

¿Calcetines?

Sí, es que le gustan mucho los calcetines,

se los come a pares.

Oye, lo tuyo con Olivia es superraro.

¿Por qué? Ella decidió casarse con Matt y yo le deseo lo mejor.

Llevamos media botella y aún no hemos empezado.

Pues pregúntame.

Abre el libreto por donde quieras, me lo sé entero.

Vale.

(CARRASPEA)

(LEE) "Olivia se ríe, mira a Mario y se besan."

¿Pero lo has abierto así por casualidad o...?

Casi seguro que sí.

Eh... ¿Olivia? Me llamo Eva.

¿O todavía estamos ensayando?

¿Cuándo tuvo su pareja la última menstruación?

¿Cómo?

Perdón, perdón, esta no es para usted.

¿Tiene tatuajes su prometida?

Sí, tiene uno muy sexi en la cadera.

Es sexi porque está en el culo. Es Karl Marx dentro de un corazón.

A mí me da mucho miedo.

(RONRONEA)

Calcetines no para de mirarme el culo.

Ah, vale, es que echa de menos a Karl Marx.

¿A quién? Déjalo.

(HABLA EN VALENCIANO)

¿Le hablas en catalán?

No, es valenciano. Ah, vale.

Este examen esa para determinar

si se trata de un matrimonio de conveniencia o no.

No debería tomárselo a broma.

¿Y qué matrimonio no es por conveniencia?

Si te casas por papeles, es por conveniencia y es ilegal,

pero si te casas porque tiene una polla como un camión,

¿no es por conveniencia?

Señorita, lo único que queremos saber

es si está usted enamorada o no.

¿Se da cuenta de lo presuntuoso que suena eso?

¿No es motivo suficiente para enamorarse de alguien

comprender que esa persona te necesita?

La verdad, no lo sé.

¿O enamorarte de alguien simplemente porque te hace reír?

¿O equivocarte y elegir como compañero de vida

a un imbécil?

¿No es ese nuestro más íntimo derecho?

Pues claro que es nuestro derecho. Pues claro que sí.

Tengo que llamar a Victoria, estoy enamorado de ella.

Llama a Victoria. Es mi hermana.

Guau. Adoptada, ¿eh?

El amor es libre. El amor es libre. Perdone, ¿eh?

Vicky, te quiero, Victoria.

No, no, no. Estoy mejor que nunca.

Ahora pienso con claridad.

(MAÚLLA)

¿Tú también la echas de menos?

Te prometo que pronto volverás a verla.

Solo tengo que encontrar

el momento de decirle que no estás caput.

Seguro que lo entiende.

(MAÚLLA) Ya, tienes razón.

Me va a matar, pero mañana mismo se lo digo.

¿Vale?

Eva. ¿Eh?

Voy a ir tirando para el teatro. No hace falta que tú vayas ya,

porque no quiero que Olivia se entere.

Ni Olivia ni nadie.

Yo creo que no hay necesidad de que nadie se entere,

aparte de que está feo.

Hazme una señal si tienes resaca.

Vale.

Mira, te he traído una aspirina. Te la tomas y ya está.

Cuando salgas, coge la puerta, tiras, hace "clac"

y te despreocupas, ¿vale?

Toma la aspirina.

(Maullidos)

Mierda.

Calcetines.

Calcetines.

Quieto, mi amor.

Eso es, así, muy bien. Buen chico, buen chico.

Ven aquí.

¿Así que tú eres Miamor?

(MAÚLLA) Amigo.

Buenas. ¿Empezamos ya el ensayo?

Eh... No creo porque Eva no ha llegado.

Me parece a mí que se va a retrasar.

¿Y eso? Pues no lo sé.

¿Y qué hacemos hablando de Eva? Qué tontería.

Oli,

yo te quería comentar algo. Son varias cosas y no es fácil.

Mario...

Por favor, deja que te diga lo primero.

Lo primero es que necesito que abras la mente.

Y lo segundo, que me escuches con calma.

Es sobre nosotros y sobre el... ¿Eh?

¿Eh? ¿Sabes qué pasa? ¿Lo hablamos luego? ¿Te parece?

Yo quería decirte

que siento mucho haber puesto las cosas tan difíciles,

pero creo que es porque yo también siento...

Claro que sí, sí, sí.

Te entiendo, es muy interesante lo que dices,

pero me tengo que ir, porque tengo movidas muy tochas.

Lo entiendes, ¿no? Sí.

Vale, genial. Luego hablamos.

Sí, claro.

Eva, dime que no has venido al teatro con un gato.

Se escapó y la puerta es de "clac". (MAÚLLA)

¿Y ahora qué coño hacemos? El gato es de Olivia, ¿verdad?

Es de los dos.

Da igual, tengo demasiada resaca como para escuchar

los gritos de Olivia cuando se entere de todo esto.

Me largo.

Hala, buena suerte.

(Maullidos)

Estate tranquilo.

Quieto, quieto.

(MAÚLLA)

Ernesto, como anoche tuve movida, hoy no estoy muy fino.

¿Por qué no suspendemos el ensayo?

Id a tomaros una cervecita, yo cierro el teatro.

Si son las 10:00.

Bueno, las 10:00 son las nuevas 12:00.

Deja de decir tonterías. Probemos ese saco de boxeo.

Ernesto, ¿por qué no dejamos el ensayo para mañana?

De eso nada. Página 45.

Va.

Venga, va.

Espera, espera.

¿Te acuerdas?

¿Cómo no me voy a acordar? Lo dejamos, ¿no?

¿En serio?

# Lo primero que aprendí

# fue a barrer, a planchar, # a lavar y a coser,

# pero viéndote estas cosas... #

Páralo, ¿eh? Sí.

Eso no vale. Sí vale.

No. Ahora lo paras tú.

Venga.

Oh.

(RÍEN)

Y a ti, para gustarte tanto el drama,

no se te da mal la comedia.

Ah, que estáis improvisando. Vale.

Yo me voy a fumar un cigarro. Os dejo ahí tranquilos.

Lo siento, Olivia. Siento que haya pasado todo esto.

Ojalá todo fuera como antes. Hay algo que te quiero decir.

Yo también lo siento.

Tampoco sé muy bien por qué rompimos.

Rompimos por el miedo a romper. Vaya puta mierda de razón.

(MAÚLLA)

Uy, ¿pero y ese gato?

Por un momento he pensado que era...

Es superparecido. Bonito, eres igual que Miamor.

Es que había una cosita que quería explicarte antes,

pero... ¿El qué?

Que Miamor muerto, muerto no estaba.

Me lo inventé un poco. ¿Es Miamor? Miamor.

(MAÚLLA) Miamor, eres tú.

Hola, hola.

(MAÚLLA)

Eres un monstruo.

Olivia, es una buena noticia.

Hasta hace un rato pensabas que el gato estaba muerto.

¡Asesino! Asesino, pero de mentirijilla.

La he cagado, la he cagado.

Esparcimos sus cenizas llenas de tus colillas.

Es una alegría, que el gato está vivo.

No quiero volver a verte.

(MAÚLLA)

(Ladridos)

(RESOPLA)

Tiene un coma de caballo. Con el golpe que le has dado.

¿Cómo se llama? Miamor.

El gato se llama Miamor. Ah, bonito nombre.

Solo responde si lo llamas Miamor,

pero oficialmente se llama De Schrödinger.

Sí, por lo del gato de Schrödinger. Sí, sí.

Bueno, tengo que deciros

que hay un 50 % de posibilidades de que no despierte.

(RÍE)

Como el gato de Schrödinger.

Si hay alguna novedad con Miamor te avisaré.

Si hay alguna novedad, me enteraré, porque también es mi gato.

No, no es tu gato. Es mi gato.

Mañana lo hablamos en el ensayo.

¡Ni se te ocurra aparecer por el teatro! ¡Estás fuera!

Eso supongo que tendrá que decidirlo el productor,

que, casualmente, soy yo. ¿De verdad quieres esto?

¿Quieres empezar una guerra? La guerra ya ha empezado.

No quiero verte en el teatro.

Entonces será mejor que ni te acerques por allí.

Bueno, ahora tenemos una sorpresa, un cómico que la está petando.

Hoy me ha dicho que trae una nueva forma de hacer comedia.

Agarraos.

El gran...

Mario Laguna. ¡Un aplauso, por favor!

¿Alguna vez os ha pasado que habéis entrado

en esa dinámica extraña

en que intentáis hacerle la vida imposible

a la persona que más quieres?

Y ella trata por todos los medios de hacerte daño

y tú también a ella, pero quieres que pare,

pero lo único que consigues es que todo empeore.

A mí me ha pasado.

No sé en qué momento hemos llegado a este grado de locura,

pero el otro día me quedé dormido un minuto.

Os juro que fue un minuto.

¿Qué hacéis aquí? Os están buscando para el ensayo.

Ya termino. ¿Ya terminas de qué?

(RONCA)

Joder, que se va a despertar.

(NIEGA) Le he puesto tres ansiolíticos en la cerveza.

¿Tú sabes lo que cuesta quitar la henna?

(ASIENTE)

(Risas)

Pienso con mi polla.

No os podéis hacer una idea

de lo complicado que es borrar un tatuaje de henna.

Me he frotado tanto la frente que me duele mucho la frente.

No es que yo... haya sido un santo.

Vamos a ir a la escena del primer beso

a ver si funciona lo de la puerta falsa.

A eso me refería con lo de que Olivia siempre está enfadada.

¿Qué pasa?

(RÍE)

¿Qué pasa?

(Risas)

Y después lo típico, pica-pica en la ropa interior,

sal en vez de azúcar en el café.

Todavía eso tenía cierta gracia.

Esto se os está yendo de las manos. Que no, Dani, no te preocupes.

Son bromas inocentes. Échame una fotillo.

No te has leído ni un guión.

No, es que ahora estoy más centrado en el teatro,

me parece una forma de expresión artística

mucho más elevada.

¿Qué coño haces?

Hazme una foto del ojete, pero la más asquerosa que puedas.

Mira a ver si tengo perfil malo. Mario, por dios.

Olivia siempre se quejaba de que le pedía fotos picantonas

y yo a ella no le enviaba ninguna.

Micromachismo por mi parte.

¿Sí? Mira a ver

porque hay zonas oscuras muy difíciles de iluminar.

(RÍEN)

(LLORANDO) "Yo lo que quiero es pedirle disculpas

y que todo esto acabe,

pero también quiero que ella se disculpe."

(LLORANDO) "A mí también me ha pasado."

(SUSURRA) "¿La puedes pasar para que le llegue a Mario?"

Estoy inventando un género nuevo: el "stand-up drama".

Toma, Mario.

Gracias.

El "stand-up drama" consiste en ponerse aquí de pie

a decir cosas que no tienen ni puta gracia.

Yo creo que lo estoy clavando.

Hostia.

(Barullo)

Ah, hostia, esto es tabasco. Ha sido ella.

¡Ha sido ella! ¿Dónde estás, maldita?

No me esperaba tanta gente. -Es que Mario es muy famoso.

-Es el mejor yerno que hemos tenido.

-El cartel es raro.

-Mario no la tendrá como un cacahuete, ¿no?

-Espero que no, es tan mono.

(Cristales)

¡Yo no tengo la polla como un cacahuete!

Es tan gracioso. -Es un amor.

-Chicos, el teatro se va a llenar. Gracias a mí.

Quedan diez minutos para el estreno.

Quiero que aparquéis vuestras diferencias.

Yo no tengo ningún problema en aparcar nada

siempre que ella me pida perdón.

(RÍE) ¿Que te pida yo perdón a ti, matagatos?

Esto ha ido demasiado lejos.

No quiero ver cómo os matáis encima del escenario.

Adiós, chicos, mucha suerte.

Mucha suerte no, que esto es un teatro.

Se dice: "Mucha mierda, pártete una pierna".

Gua, que alguien ha buscado "teatro" en la Wikipedia.

Sí, alguien ha buscado en la Wikipedia tu nombre.

¿Sabes qué ponía? Nada. ¿Sabes por qué? Porque no estás.

Yo sí.

Chicos, quiero un gesto de cordialidad ahora mismo.

Ya.

(RESOPLA)

Mucha mierda, Mario. Pártete una pierna, Olivia.

La verdad es que siempre has tenido mucha fuerza en las manos

para ser una chica.

Micromachista. Macrogilipollas.

Por cierto, como se te ha borrado lo de las cejas,

te he hecho un regalito.

Unas cejotas, para que las estrenes esta noche.

Muchas gracias.

Como tú sigues teniendo restos de polla en la frente,

te he traído una cosita.

Mucha mierda, Mario.

Literalmente.

Hija de una puta hiena.

Hazte así.

(Murmullos)

Ya, ya, que ya empieza. -Qué bien.

(Música de piano)

Era un miércoles a las 5:00 y yo estaba borracha como una rata.

¿No lleva las cejas muy grandes?

Eso es un micromachismo.

A lo mejor es que se ha cansado

de que el heteropatriarcado le obligue a depilarse las cejas.

-Claro.

# Malagueña... #

¡Ah! (PÚBLICO) Oh.

Bestia. Pártete una pierna, literalmente.

¿Tú crees que se habrán hecho daño? -No, eso es pura coreografía.

¿Estás bien?

¿Quieres que vayamos a cenar un día de estos?

¿Cómo? Si acabásemos siendo novios,

tendríamos una historia cojonuda sobre cómo nos conocimos.

Un "Notting Hill" a lo bestia.

(Aplausos)

Ah.

En mi pueblo jugábamos a algo parecido, se llamaba beber.

(Risas)

Tú primero. No seas machista, tú primero.

Vale.