Enlaces accesibilidad

Somos Cine

Películas gratis y online: el mejor cine español

Por
Somos Cine - Barcelona, noche de verano

Los días se hacen más largos y parece que el reloj no avanza. Seguimos buscando vías de escape y entretenimiento en la desescalada del confinamiento por COVID-19 y la entrada al verano. El cine, nuestro cine, es una buena opción porque nos abre la puerta a otros mundos y a otras historias. En esta lista están algunas de las películas españolas más interesantes. Incluidas cintas que presentaron candidaturas a los Goya, que recibieron notificaciones y que ganaron el deseado cabezón. Una selección con géneros para toda la familia y para todos los gustos. ¡Déjate envolver por la magia del cine! 

Barcelona, noche de verano

Seis historias de amor y una única ciudad. El cometa Rose va a pasar. Unos pedirán un deseo pero otros esperarán el fin del mundo anunciado por los Incas. Mientras tanto, una cena de amigos, un reencuentro inesperado, una fiesta de disfraces y una reunión familiar. En el fondo, todo por amor.

Para todos los públicos Somos Cine - Barcelona, noche de verano - Ver ahora
Transcripción completa

(Música suave de piano)

(OFF) "Hace millones de años que el ser humano es humano".

"Los mayas ya decían

que una piedra gigante se acercaría a la Tierra".

"El fin del mundo, el apocalipsis...".

"Los sacerdotes anunciaban

el trágico desenlace de la existencia,

que todo llegaría a su fin,

y que el agua

sería el único elemento que nos protegería".

Ey, Albert. ¿Qué tal?

¿Qué te ha pasado?

¿Quién va...?

Vale.

Escucha, escucha. Bien todos, ¿no?

Judit también viene.

Vale.

Muy bien. Venga, hasta ahora.

"Siglos más tarde

un joven astrónomo descubrió que efectivamente

aquella piedra existía y que pasaría muy cerca nuestro".

"Pero nada más, solo era un cometa".

"La bautizó Cometa Rose".

"Rose era el nombre de la chica de la que estaba enamorado,

pero estaba casada con un amigo suyo".

"Nunca se atrevió a decirle nada".

(Continúa la música)

"Es curioso como al fin y al cabo algo tan lejano como un cometa

acaba unido con algo tan cercano como el amor".

"Sentimos amor, nos movemos, lloramos por amor".

"Podríamos decir que la mayoría de cosas que hacemos

están relacionadas con el amor".

"¿No estaremos obsesionados?".

Ahora vamos a hacer prácticas.

Plou poq.

Plou poq.

Procalpoca plou.

Procalpoca plou.

Prou prou. Prou prou.

Todo junto.

Plou poq procalpoca plou.

Plou poq. Prou prou.

¡Venga! Plou poq.

Ploca ploca plou.

¿Qué hablas? ¿Checo? Muy bien. Muy bien.

"No será el fin del mundo,

pero el Cometa Rose pasará por encima nuestro

justo al empezar el día".

"Y aquí en Barcelona seremos muchos los que esperaremos despiertos

para verlo cruzar el cielo".

Uy, perdón.

¿Roser?

Albert.

¿Cómo está? -¿Qué tal?

Bien.

Se me desabrocha.

¿Te vas de vacaciones?

Me voy a vivir a Nueva York.

Me han dado una beca.

Ricart, Albert.

Albert, Ricart.

Encantado. -Encantado.

Soy su novio. -Él es abogado.

Bueno, acaba de acabar la carrera y...

es DJ. -Bah, lo intento.

Bueno, escucha, me voy.

Que vaya muy bien.

Encantado. -Encantado.

Y perdona por... -No pasa nada, no pasa nada.

Venga.

Hasta luego. -Adiós.

¡Para allá, para la banda! ¡Así, así, así!

¡Marca!

-¡Venga, Cardi! ¡Chuta, chuta!

-¡Corre, corre, chuta!

-¡Vamos, vamos!

¡Va!

¡Joder, quítasela!

-¡Venga, arriba!

¡Gol!

¡Buena, buena! ¡Venga!

Mira este césped.

Este gran estadio te ha visto crecer como jugador.

Y ahora lo dejarás atrás para siempre.

¿Y si no?

¿Y si me quedo qué? -¿Te has vuelto loco o qué?

A ver quién querría quedarse en esta mierda de césped.

Las gradas son de plástico.

Y nunca viene nadie a vernos.

Pues me lo estoy pensando. -¿Qué te tienes que pensar?

¿Y qué hago con Arquitectura? ¿La tiro por la borda?

Qué más da. -Hombre...

Después de tantísimo esfuerzo...

Creo que tengo futuro además.

Podríamos perder al nuevo Gaudí? -¿Gaudí?

Al nuevo Gaudí.

Llevas un año y te han quedado cuatro.

Einstein suspendía matemáticas y mira cómo acabó.

¿Einstein? -Einstein.

¿De qué coño estás hablando?

No es tan fácil, Marc.

A ver, Jordi. Jordi.

Te ha fichado el Barça. Dime qué es lo que te falla.

¿Y si la cago? ¿Y si no lo hago bien?

No, no, no, no.

Lo vas a hacer de puta madre, yo lo sé.

No sé. -Eh.

(Risas)

¿A ti quién te quiere, coño?

Anda, tira pallá, maricón.

¿Qué pasa?

No lo sé.

¡Lo que pasa es que te ha fichao el Barça!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

Acuérdate de nosotros, ¿eh, cabrón? -Hombre, tú dirás.

(Música dramática)

(Aplausos)

¡Ey! -Hostia.

¿Qué haces aquí? -Que esta noche voy al Apolo.

Que Ricart pincha.

Y había pensado que igual podía venir.

Ya, ya. No, es que tengo que coger el bus para el aeropuerto.

¿A qué hora lo coges?

Mañana por la mañana, pero... -Pues ya está.

No puedo. -Perfecto.

No, había pensado visitar a unos colegas

que dan una fiesta y no... no... -Ricart es muy majo.

En serio, te caerá superbién.

Me hace ilusión.

Venga, un rato.

Solo un rato.

Mamá, te tengo que dejar, que estamos acabando la mudanza.

Sí, un besito. Mua.

Eres muy empalagoso con tu madre, ¿eh?

¿Qué haces con la tele?

Esto no tira, tío.

Adri, te he dicho mil veces que le des con más gracia.

Mano abierta.

Y ¡pum! Ya está.

Vale, vale, vale.

Ahora sí que la has jodío.

Ahora compras una por listo, claro.

Si esta es mía, tío.

Por eso digo, tú te ocupas de las teles, ¿no?

Yo qué sé, si quieres la compramos a medias, ¿no?

Guillem.

Hermanastro.

Quiero acabar esto. ¿Qué?

La hermana de Sara da una fiesta.

¿Y cómo lo sabes? Facebook.

Es de disfraces, ¿no?

Eso dice el evento.

¿Irás?

Sara estará allí.

No.

Guillem, tienes posibilidades con esa chica.

No es verdad.

Además, nunca me ha dicho nada.

¿Nada de nada? ¿O nada del tema "uy, cómo te quiero"?

Nada del tema. Claro, no es una guarra.

Por las pintas que tiene, yo diría que lo será,

pero todavía no.

Y para darse el primer beso, ¿qué quieres que te diga?

El primero es difícil.

¿Y tú cómo lo sabes?

Con esta actitud llegarás virgen a los 19.

No iré.

No me han invitado.

Es la fiesta de su hermana.

Nadie te invitará.

Hostia, qué casa que tienes, Joan, cabrón.

Huele un poco a cerrado eso sí.

Gracias. Encima que os invito.

¿Qué? ¿Preparados para ver el cometa?

Y tanto.

¿En serio quedasteis para verlo hace 6 años?

¡Ja! Díselo tú que no se lo cree. -No.

¿Cómo fue?

Vimos un artículo que hablaba del cometa

y decidimos que quedábamos... Íbamos borrachos, ¿no?

29 de julio de 2013.

Casa de Joan.

Ese fue un gran acto de fe. ¿Por qué?

Joan todavía vive con su abuela.

Anda...

Al final aquí estamos, ¿eh? -Sí.

¿Quién nos lo iba a decir?

Agua. ¿Dónde está el agua? -En la cocina.

Sobre el mármol. -En la cocina, ya.

Escucha, somos seis al final. -No.

No, no, nosotros cinco en principio.

¿No venía...? -Judit.

Me ha enviado un mensaje que no contásemos con ella.

Se nos ha escaqueado. -Ya.

Pues vaya.

Oye, ¿y sabes si... cerca de casa de tu hermana hay una farmacia...?

Sí, alguna va a haber.

Pero vamos, que si quieres ibuprofeno o algo

yo la llamo y se lo pido.

No, es que quería comprar una movida.

¿Una movida?

¿De qué? Vamos a ver...

No es que tampoco... tampoco quiero que te rayes, pero...

(CARRASPEA)

Bueno, que he tenido un retraso... Hostia, Laura.

¿De cuánto?

Pues como un mes...

y medio o dos meses, o así.

¿Y así...? ¿Dos?

Eso no es un retraso, Laura. Ya sabes que soy superinsegura.

Ya me conoces. Que esto no...

El caso es que me gustaría...

comprar una prueba para...

Si no voy a estar en Barcelona rayada...

Es lo típico que te lo haces,

te sale que no y te baja la regla,

porque son todo paranoias. ¿Te sale que no?

Claro que te sale que no. Si no...

Es la pescadilla que se muerde la cola.

Como te rayas no te baja y como no te baja...

Yo qué sé.

Me lo hago y ya está.

Vale.

Bueno... Ah...

Aparcamos el coche ahí cerca de la casa de mi hermana...

buscamos farmacia, compramos el bicho este

y ya. ¿Predictor?

El Predictor y ya.

Gracias.

A res. Molt, molt gracias.

Molte gracias.

No.

¿Qué pasa, guapos? Oriol, te he dicho mil veces

que no quiero bolleras y menos del Barça.

Oriol, dile al idiota de tu amigo que yo con idiotas charnegos

no quiero nada que ver.

Mallorquina, ¿qué pasa?

¿Te apetece algo? ¿Un Nestea? Sí, vale.

Venga.

¿Y qué?

¿Cómo os va la convivencia? ¿Eh, parejita?

Bien.

¿No me digas que no han comenzado las primeras disputas?

¿Y por qué tendría que salir?

Porque todos son superamigos hasta que comparten piso.

Ah, no, eso las mujeres que sois puro veneno.

Perdón, repite eso.

Que las mujeres vais de superamigas por delante

y por la espalda puñalote que te crió.

Vamos, para eso van al lavabo juntas,

para que no la critique cuando no está.

¿Cómo puedes admitir que me diga eso?

Bueno... Bueno, ¿qué?

Que los tíos somos distintos con esto de la amistad.

Bueno, bueno, me gustará veros de aquí a unos meses.

¿Ah? Bueno, ¿vamos o qué?

Recordad que tenemos que buscar a mi amiga de Erasmus.

Una cosa. ¿Tu amiga es cómo tú? ¿Es de las tuyas?

¿Como yo?

O sea, que si es bollo.

¿Perdón? Coño, Anna, bollo.

Comefelpudos, tijeritas, camionera, desviada, cachapera.

Pata, bucha, macha, marimacha, torti,

pechito con pechito...

¿Que quieres más? Te tocaré el trombón

o le gusta más la armónica.

Si le gusta más la carne o el pescao, como a ti, reina.

# Tota la ciutat

# sembla haver mudat la pell.

# El nom dels carrers

# fan que em senti un estranger.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# el món se'ns fon.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Només tu i jo...

# Sense guió... #

(Griterío)

Mireia, nadie va disfrazado.

Lo estoy viendo. No hay problema.

Voy disfrazado de esqueleto.

Tranqui, a las tías les molan los tíos así.

Diferentes, con carácter.

¿Te piensas que soy gilipollas?

Estoy haciendo el ridículo, vámonos.

Ha sido un giro que no esperaba, pero lo peor es irnos.

Irnos será la mejor idea esta noche.

Irnos reafirmará lo que realmente eres, un cobarde.

Ten cojones y deja que el amor te ahostie.

¿Qué? Val.

Tira, Jack Eskeleton. -Guillem.

¿Qué tal?

Ah, Sa...

Sara.

Perdona.

Me encanta el disfraz.

Gracias. Pero...

Nadie...

Ya, era una propuesta mía, pero a mi hermana no le moló.

Ya sabes, su fiesta y que todo perfecto.

Pero está bien que haya algún valiente.

Gracias. ¡Sara!

Mi hermana no quiere disfraces y me llama.

Ahora vengo.

Vale.

Little Baby tiene más pechos de lo que pensaba.

Y un buen culo. Mireia...

Va, el primer paso ha estado bien, ha habido...

¿Qué? Ya sabes, contacto visual.

Te miraba directamente a los ojos. ¿Dónde quieres que me mire?

Segundo paso el alcohol. Prepara un cubata y para ella otro.

No, es demasiado... Es un ron-cola.

Coges el ron, hielas el vaso y le echas cola.

No sabes la cantidad de gente que se enamora con alcohol.

Que no, que no. Que no se lo diré a tu madre.

Va. Están fuera las bebidas.

(Música animada)

Mi hermana me pregunta por qué vas disfrazado de esqueleto.

¿Y qué le has dicho?

Porque sí.

¿Qué tal este vodka?

Es ginebra.

No hace falta que bebas nada si no quieres, ¿eh?

Puedes ponerte una Fanta.

¿Sabes lo de los incas?

¿Lo del deseo? Es un cometa.

No se le puede pedir deseos.

No es una estrella fugaz.

Es una estrella fugaz, pero gigante.

Y concede deseos gigantes, ¿no?

Exacto. Chorradas.

¿Sabes lo de los incas o no?

Predijeron el paso del cometa y... el fin del mundo.

Decían que el agua

sería el único elemento que nos protegería.

¿De qué nos protegerá el agua? De las cosas malas.

No sé...

A mí me gusta más la teoría de estrella fugaz gigante.

Es una teoría para idiotas.

¿Has... has visto a... a mi hermanastra?

No.

Pues...

la... la iré a buscar. Vale.

(SUSPIRA)

Cariño. Carles.

A ver...

Que no, Laura,

noventa y cuatro por ciento de fiabilidad.

Es pro. Parece una eco con la pantallita.

¿Has venido a comprar un Iphone? No.

Mira este, noventa y nueve por ciento. ¿Qué?

No.

Ay, no sé.

A ver... No, Laura, no.

Digital, no.

Digital, digital es bien. No es bien.

La electrónica a veces falla. Va a fallar la electrónica.

Mira este, analógico de toda la vida.

Las dos líneas. Noventa y nueve por ciento de fiabilidad.

Uso fácil y claro. Predictor.

Cuando compras un bicho de estos ¿compras un...?

Predictor. Pues ya está.

Avanzado además. Seguro que nos da el resultado antes.

Te gusta este.

A ver, bonitos, bonitos no son. Da igual. Trae.

Hola. -Hola, buenas.

Muy bien. El mejor, sin duda.

El mejor.

¿Qué te debo?

¿Y qué? ¿Lo llevas todo?

¿El pasaporte, la cartera...? -Ahora te sorprenderé. Ya verás.

Ya nos conocemos tú y yo.

¿Qué te parece?

Vaya jeto.

Señor Albert Ramón.

¿Qué pasa? No todos tenemos la suerte de llamarnos

como el cometa más bello y maravilloso

que pasará sobre el cielo de Barcelona.

¿Eh, Cometa Rose?

¿Te llaman mucho así o qué? -Todo el rato.

Tengo la cabeza como un bombo con las coñitas.

¿Y vais a verlo?

Sí. -Qué va.

Sí. Sí, sí.

La verdad que preferiría que se llamase Llurafina

o Montserrat.

Monserrat...

Heladería Monserrat.

¿Te acuerdas? -Joder, que me acuerdo.

Abierta hasta las mil ofreciendo mil y un sabores.

Es una heladería que está por aquí, por el centro,

y abre las 24 horas del día.

Los mejores helados del mundo. -Exagera un poco. Ya sabes como es.

Para mí donde haya un buen Calipo.

Igual. Y barato, tú.

¿Qué? Voy al baño y vamos.

Escucha, qué fuerte, ¿no?

Esto de que te dediques a la abogacía

y a la música al mismo tiempo.

¿Tú y Roser hace cuánto que os conocéis?

No sé, la conozco desde hace mucho tiempo.

Ahora hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

¿De la escuela? ¿De dónde? ¿Del instituto?

Del instituto. -Del instituto, sí. Gracias.

Tú eres Albert.

No eres un Alberto... No, eres el Albert.

¿Cómo?

Perdón, no, no, no... -No acabo de...

Te imaginaba diferente, tío. No sé, es que...

Te imaginaba más alto.

Pues soy yo.

-No, no, no, no. Está bien, está bien.

Todo bien.

¿Y así qué, Joan, alguna mujer en tu vida?

Hostia, como sea tan alta como la última

igual está debajo de la mesa.

¡Hostia, Marta!

Perdona, ¿eh?

Pero bueno, que no has contestao a la pregunta.

¿Alguna chica en tu vida?

Pues la verdad es que últimamente no estoy muy por el tema.

A ver, Joan, ¿no estás por el tema o el tema no está por ti?

Hostia, está fuerte con el chaval.

(Timbre)

Va, ya voy yo. -¿Vas tú?

La policía.

Tranquilos, llevo el DNI.

Esta ha sido buena.

Voy, voy.

Cojo la gamba y voy para allá.

¡Judit! -Hola.

Qué guapa, niña.

Pensaba que no venías. -Al final me animé.

¿Habéis cenado? -Hay gambas, gambas.

Judit, guapa. -Hola.

Qué ilusión. -¿Cómo está?

Bien. ¿Y tú?

¡Hola!

¿Qué tal?

¿Qué tal?

Judit, te presento a Anna.

Sí, tiene 19 años, pero lo superamos antes de que llegaras.

No he dicho nada, ¿eh? -Hola.

Encantada.

Venga... Ya voy.

Hola. ¿Qué tal? -¿Qué tal?

Qué guapa estás. Gracias.

¿Y tú, esa barba?

Culpa suya, que le gusta...

Estás muy guapo.

¿Qué? ¿Cómo ha ido el viaje? ¿Bien? -Bueno, un poco largo.

Durillo, sí. Claro, con el coche y todo.

¿El cunyat y el peque dónde están?

El peque de colonias.

Se marchó ayer.

Estoy de un tonto... ¿Y el cunyat?

Arriba, en la azotea.

¿Queréis subir ya? ¿Vamos? -Sí. Bueno, trajimos un postre.

Gracias. Qué mona.

Y yo quería ir al baño...

Vale. Ya la acompaño yo.

Está aquí.

De acuerdo.

Yo voy subiendo, ¿vale?

Coge las llaves, por favor. -Vale.

Venga, hasta ahora. Va.

Va, fica...

¿Cómo que va ficatel? Ah, ¿no se tiene que meter?

Hostia, Carles, ¿en serio? No sé, yo qué sé.

Anda, toma. Una miqueta. ¿Uh?

Importante, leo aquí.

La línea de control siempre debe aparecer.

Si no hay línea de control

el test no ha funcionado adecuadamente

y el test no es válido.

Dacord.

A los 30 minutos de haber realizado el test

puede aparecer una línea muy pálida en la ventana de resultado.

Esta línea rosa púrpura pálido

no indica un resultado positivo.

¿Vale? ¿Me entens o no?

Te oigo, te oigo...

No es según tus descubrimientos, ¿eh?

¡Ay!

¿Y qué?

¿Qué pone ahí?

Máximo cinco minutos.

Mira qué leo aquí.

Predictor detecta HCG en su orina

con un noventa y nuevepor ciento de precisión

a partir del primer día de la falta de la menstruación.

¿Qué me quieres decir con eso?

Bueno, pues que igual no hacía falta esperar tanto, Laura.

¿Estabas esperando? Yo no estaba esperando.

No. Que si te hubieras enterao que no te veía la regla,

pues ya sabes, antes de dos meses...

¿Hace falta que recuerde que desinstalaste de mi móvil

mi calendario para instalar el Angles in the Space?

Ya, pero lo hablamos mil veces.

Cuando tienes el juego instalado puedes moverlo a la tarjeta SD,

y entonces...

Eras una bestia tántrica que no necesitaba condones, ¿no?

Bueno...

Sea como sea,

dijimos que si pasaba cualquier cosa como pareja

asumíamos las consecuencias.

Como pareja es bien.

¿Y?

Acabo de ver a un tío que me ha recordado un montón a...

a la exnovia esta que tuviste... ¿Cuál?

La Chewbacca aquella.

¿Laura? -Ah, la Lara.

Esa. Sí, hombre...

No, si era supersimpática.

No va a ser simpática, si donde hay pelo hay alegría.

How are you?

Yes. Near the fountain.

¡Katie! ¡Here!

How are you?

Ey, tíos, os presento a Katherine, mi amiga de Erasmus.

How are you?

Hi.

Nice to meet you.

Claro que sí, muy nice, hostias.

Unwellcome. -Thank. Thank.

¿Anem?

Sí, vamos.

(Música animada)

¡Para ti, Katherine!

# Haces muy mal en elevar mi tensión.

# En aplastar mi ambición.

# Tú sigue así y ya verás.

# Dónde está nuestro error sin solución.

# ¿Fuiste tú el culpable o lo fui yo?

# Ni tú ni nadie, nadie puede cambiarme. #

¿Qué dice ahora? -Que van tajas, como siempre.

Putos guiris, les gusta una copa... -Katherine.

¿Qué?

Hazme un parte, no me entero. -No puedo hacer de traductor

que me cortas el rollo.

¡Sing! ¡Sing!

Creo que le voy a entrar. -¿Qué?

Que le voy a entrar.

¿Cómo? Si no sabes ni hablar con ella.

¿Desde cuándo me ha hecho falta?

¿Te acuerdas de la rusa? -Sí.

¿Tengo cara de hablar ruso? -No.

Ni puta idea, pero ¿cayó? -Cayó, cayó.

Hay clase.

Pues no, me la estoy trabajando yo.

Por eso te digo, Oriol, no quiero malos rollos.

Cuando voy, voy a tiro hecho. -¿Por qué tú?

Me vendría bien por olvidar a Marta.

Llevas tres meses en mi casa y te he visto con seis diferentes.

Qué feo que me digas eso.

Tengo una espinita clavada que no me deja.

A mí me mola, de verdad, joder.

¿Cómo te va a gustar si la acabas de conocer?

Hace seis meses que no follo.

Y está muy bien que hayas tomado esa decisión, te honra.

Qué más te da un mes arriba que un mes abajo.

Serás cabrón. Venga va, hombre. -No me jodas.

Qué pavo...

Va, tío, ¿qué estamos haciendo?

¿Nos vamos a pelear por una tía en serio?

Mira, ¿sabes una cosa?

Éntrale tú que yo paso. -No, no, no, ninguno de los dos.

Que las tías vienen y van y los colegas son para toda la vida.

Para toda la vida. -Ninguno de los dos.

Ninguno de los dos.

No le entra ni Cristo. -Ni Cristo.

Tampoco está tan buena.

-No está, no está tan buena.

¡Bravo, Anna!

Básicamente lo que dice este documento es que se quedan

con el cincuenta por ciento de los derechos de imagen.

¿Cómo lo ves?

No sé.

Que ni de coña, se pueden ir a tomar por culo.

¿De verdad que no queréis nada? -No, merci.

No, merci.

Les diremos que no lo aceptas.

Que por menos del noventa por ciento no firmarás nada.

No sé, Marc, ¿tú... tú qué piensas?

Yo confío en ti.

¿Yo?

Yo creo que debes aceptar. Es un contrato de puta madre.

Es mucho más dinero del que habías soñado y...

Bueno, no entiendo, pero no creo

que sean tan importantes los derechos de imagen.

Bueno, pues sí, sí, acepto.

De acuerdo. De acuerdo.

Pues ya está hecho.

Con ese rollete que os traéis entre vosotros,

¿qué pensáis hacer?

¿Qué rollete?

Seguramente los jugadores de vuestro equipo de mierda

son ciegos y no se dan cuenta,

pero yo sé ver cuando tengo una pareja gay delante.

Y también sé ver un problema cuando se presenta.

Nosotros no somos gais. -No, no, no, no, no.

Si el Barça se da cuenta,

ya te puedes olvidar de los contratos,

de los derechos de imagen y de hostias.

Porque romperán este acuerdo más rápido

que yo en acabarme este postre.

¿Me dices que el Barça no aceptará a un jugador en pleno 2013

por... por... por ser gay?

A mí me parece muy bien que pienses

que ahora todo el mundo es superenrollado,

superprogre, liberal...

Pero tengo una noticia para ti, te equivocas.

Tienen un patrocinador de Oriente Medio.

A mí me da igual donde metes la polla

cuando se acaba el entrenamiento,

pero allí ellos te lapidan si no te follas a una tía.

Yo estoy flipando.

Me dan ganas de levantarme y pirarme.

Pues lárgate. -Arthur...

No, Jordi. El himno dice: "Tant se val d’on venim".

Eso sí, mientras no seas maricón.

Solo os estoy pidiendo que seáis discretos.

¿Entendido?

¿Entendido?

Muy bien.

Cuando acabéis subiréis un rato a la fiesta, ¿no?

Que te vean. Siempre irá bien para las negociaciones.

Sí, ahora... ahora subimos.

Venga, hasta ahora.

Y... tú también puedes venir, tío.

Visca el Barça.

Ya pago yo.

Ya pago yo... Me cago en la puta.

Bonito, ¿eh?

Parece un poco Mordor con el ojo ahí...

¿Mordor? Que es Gaudí.

¿Cómo estás?

Normal. ¿Normal?

Bueno, normal bien.

(SUSPIRA)

Oye, no nos vamos a quedar mucho rato aquí, ¿no?

No, un ratito y ya está. Vale.

Venga, va, chicos, ya lo tenemos todo a punto.

Vamos.

Qué bonita, ¿eh? -Sí, sí.

¿A que sí? Siéntate por aquí.

Y tú aquí, delante mío. Sí.

No le digas al papa que comemos palomitas en el cine.

¿Pero que habéis rodao una peli o qué?

(RÍE)

¿Preparados? Sí, sí.

Mira, ahí una cabra, ¿ves?

Algún día tendremos un accidente, ¿eh?

Joer, que solo miro un momento, Berta.

Y... eso de viajar con niños, ¿qué tal?

Bien... A ver, tiene momentos y momentos.

Tienes que estar muy pendiente porque cuando se cansan, se cansan.

Pero, es muy bonito, ¿a que sí? -Sí.

Esta nos la hizo un chino.

Que foto más bonita. Sois guapísimos.

¿Sí?

No te preocupes, tengo más.

¿Quién quiere café? -Yo.

Está bueno esto, ¿eh? -¿Lo ves, Albert?

A Anna le gusta. -Sí, no, no.

Sigo pensando que comprar un pastel de cumpleaños

cuando no es cumpleaños, es raro.

Celebremos un cumpleaños y te quedas más tranquilo.

¿Quién es el último que cumplió? Tú, Joan.

¿No es el 22 de junio? -Las velas.

Tío...

Id en silencio, tíos.

Oye, y el cometa este ¿a qué hora pasa?

De 6 a 7. ¿Qué quieres decir?

¿No hay hora concreta?

No, de las 6 a las 7.

No, siempre hay una hora concreta a la que pasa.

A las 6:37.

¿Y por qué te enfadas? No me he enfadado.

Lo he dicho normal. -Un poco sí.

¡No! -Las velas del homenajeado.

Venga, va, un discursito. -Qué va.

Que no, que no doy un discurso. Ojete meneado,

di unas palabras, va. ¡Va!

Unas palabras, a ver...

Vale.

Estoy muy contento...

por esta fiesta sorpresa que me habéis preparado

que no me esperaba, y me encanta este pastel.

Sí...

No, ahora en serio.

Eh...

Os echo en falta y...

nos vemos demasiado poco.

Es verdad. -Venga, va, sopla.

¡Bravo!

¡Hostia!

Ahora que es cava...

(Timbre)

Uy, ¿habéis preparado una sorpresa?

Sí, ahora vienen las mujeres.

Ey, Joan. ¿Qué tal, Joan? ¿Bien?

¿Todo bien? ¿Sí, sí?

¿Qué haces tú aquí? ¿No estabas en Alicante?

He vuelto antes de lo previsto. -¿Has cenado?

Sí. -¿Sí?

Hola. -Hola.

¿Qué tal? -Muy bien.

(Música suave de piano)

You like poco, ¿eh?

¡Ay, que te doy!

Cómo te pillo a ti.

¿Qué?

Habéis decidido que se la ligue Adrián, ¿no?

¿Qué te crees, que nos pasamos las tías como cromos?

Hemos decidido que para nadie.

Que... que... que... que ni Cristo.

Eso te lo ha dicho Adrián, ¿no?

Sí, ¿por qué?

Haz el favor de mirarlo.

Your hair is...

Is blonde?

Te ha dejado fuera de juego.

Qué clase.

Well. Katherine. Katherine. "Dont you do you".

Hi. -Échame una mano, que no hay manera.

Pregúntale qué tipo de música le gusta o algo.

Sí, claro.

Electrónica, ¿no?

No, no, electronic fatal.

Le gusta rollo romántico. Rollo Adele.

Adele.

# That I fire... I trouble in my heart...

# The see... the ticket are de door. #

¿No? ¿Esta no?

No, no.

Eh...

Pregúntale qué otras cosas le gustan, para que se integre.

Tiene una acento muy cerrado, ¿no? -Supercerrao.

No es fácil.

Le gusta el submarinismo, el buceo.

You and me one day...

¿Together es juntos?

Enever.

Go to he beach and the sun...

Enever.

Sí. Yeah.

Do you really? -Total sirius.

You and me, total sirius.

Okey, thanks.

Esa es la mañana del tercer día.

Nos levantamos y vimos

que nuestros víveres habían sido ultrajados.

Sospechamos que había sido algún tipo de roedor o mapache.

Faltaban dos Huesitos.

Hostia puta.

Perdonad, pero me voy a cagar.

Josep, por favor. -¿No estamos en familia.

¿Y qué? ¿Veréis el cometa más tarde?

Ah... No crec.

Es que a mí no me interesa. No le interesa a él.

Ya está.

Un momento, ¿eh? Sí, sí, tranqui, tranqui.

Me quería morir... Que venimos de viaje...

Es normal, no se enfadarán... Lo que tú quieras.

Hace tiempo que no los veo

y te pido que nos quedemos un ratito nada más.

¿Un ratito? Llevo 18 ratitos ya.

¿Era broma esto?

A mí no me hace gracia.

Yo no tengo paciencia. ¿Es eso?

Ahora no tengo paciencia.

Coño... Yo lo quiero mucho...

Es un cabroncete pero lo quiero mucho.

¿Qué hace eso ahí? No sé,

lo tiré en la papelera del baño. ¿En la papelera?

¿Eres gilipollas? ¿Con papel encima?

Si salimos cagando leches, qué voy a poner encima.

Te digo que no sé de dónde sale. -¿Por eso vas tanto al baño?

Coño...

No, no, no, no. Es mío.

Vamos.

Bueno, nuestro, en realidad.

¿Y?

Pues ha salido que sí.

Ay, hermanito, qué ilusión.

¡Felicidades! -Gracias.

Gracias. Perdona, ¿eh?

No, tranquila.

¡Felicidades!

¿Y cómo ha sido? O sea, ¿lo habíais hablado?

Bueno, es una cosa que ya habíamos hablado, ¿no?

Que tarde o temprano...

Sí...

Sí, que... que... esto llega, ¿no?

Sí.

Bueno, en realidad nos ha pillado un poquito por sorpresa, pero...

(Música suave de guitarra)

Ah. ¿Y entonces lo tendréis o...?

Sí.

Sí, claro. Claro.

Claro. ¡Ay!

Claro que lo tendremos.

¡Ay, Josep, que seremos tíos!

No os preocupéis, ¿eh?

Tenemos muchas cosas que si queréis os las pasamos.

Claro. Mira qué bien.

Sí, baja conmigo y te doy cosas.

¿Sí? -¡Ay!

Ay, dame, dame eso.

Pues nada, empiezo en diez minutos, así que...

nos vemos fuera. -Vale.

Que vaya bien.

Merci.

Tú, te quiero ver bailar. -Vale.

(Música tecno)

Esto de ti sí que no me lo esperaba, ¿eh, Adrián?

¿El qué?

Que dejarías que Oriol te robara a una tía.

Que no, que no, que hemos decidido que ninguno le va a entrar.

Ya, que ni Cristo.

Pero Oriol... como un idiota.

¿Qué dices, Anna, que no te entiendo?

Que te está traduciendo mal.

Antes le ha dicho

que te la querías follar y que te parecía una tía fácil.

Anna. ¿Qué?

Dime que no es broma de las tuyas, de bollera resentida, ¿eh?

Te lo juro que no.

Joder, lo he visto y me ha sabido mal,

porque no eres ningún idiota y no deberías ser tratado como tal.

¿No? Hijo puta.

Ese se va cagar.

Creo que voy taja.

Si ni te lo has tragao.

Estaba asqueroso.

Guillem, tienes que espabilar,

si no nunca llegarás al vínculo.

¿Al vínculo? Sí, el vínculo.

Una conversación que lleve a otra,

que desemboque en otra hasta que ¡pum!, eso.

Va, dale caña.

¡Sara!

¿Qué haces?

¿Nos presentas?

Sara, ella es Mireia, mi hermanastra.

Hola, ¿qué tal? Y, Mireia, ella es Sara.

Muy guay la fiesta, ¿eh?

Gracias, es de mi hermana. -Ya.

Escucha, ¿eres tú la que dice que hoy es el fin del mundo?

Sí.

Nosotros preferimos la teoría clásica, la del deseo.

Ya sabes, mejor que la de los azteca.

Incas.

¿Qué? -Que eran los incas no los aztecas.

Bueno, incas, aztecas...

Tanta pirámide que ya no...

Pero igualmente, pedirás un deseo, ¿no?

Es que yo no creo en esas cosas.

Pero sí en los incas y en el fin del mundo.

Tiene cojones la cosa.

Si tuvieras que pedir un deseo, solo por esta noche...

¿Cuál sería?

No lo sé.

¿Y tú?

Yo tampoco creo en esas cosas.

Pero si creyeses...

El vínculo. El vínculo. Vínculo.

Pero si creyeses, ¿cuál sería?

Pues, bueno...

A mí... a mí me gustaría poderme...

Yo pediría poderme chupar el codo.

No, no, es que no se puede.

Tu hermana va muy guay, ¿eh?

Parece la de la peli esta... ¿Cómo se llama.

Sí. "Pulp Fiction".

A ella le gusta mucho, sí.

(SILBA BSO "PULP FICTION") (TARAREA BSO "PULP FICTION")

Eso.

Anda, hazme el nudo de la corbata, Marc.

El nudo de la corbata...

Ya podrías saber hacerlo.

En la boda de tu hermana ya te enseñé.

Lo pasamos bien, ¿eh?

Ese día fue muy guay, tío. Es verdad.

Lo que no entiendo muy bien es por qué tenemos que ir a la fiesta.

Pensaba que íbamos a ir juntos a ver el cometa.

¿A qué hora pasaba el cometa? ¿No era a las 7 o así?

La fiesta ya habrá acabado, ¿no?

No lo tengo yo tan claro.

Si lo dices por el cometa, no te preocupes que a las 7

estaremos en los bunkers viendo el cometa, tío. Tranquilo.

Bien. Bien.

Bueno...

Ven aquí.

Mirándolo por el lado bueno, ¿sabes qué?

¿Qué?

Que así de traje... que...

estás muy bueno.

¿Qué haces, gordo?

No sé, si nos tenemos que esconder un tiempo,

tampoco pasa nada, ¿no?

No me puedo creer que vayas a hacer caso al gilipollas este.

No sé, tío...

Creo que le tienes que mandar a tomar por culo, joder.

Tú eres tonto o qué, tío.

Me acaban de ofrecer el contrato millonario de mi vida

para jugar en el equipo de mis sueños,

¿y los mando a tomar por culo? -Sí.

¿Cómo pues sí? -Sí.

Si fuiste el primero que dijiste que cogiera el fichaje.

Ahora te digo que lo rechaces.

Que lo rechace ahora. -Sí.

A lo mejor la...

A lo mejor la arquitectura es una opción más viable.

Sí, claro que sí.

A lo mejor pierden al nuevo Gaudí. -Sí. Sí, sí, seguro.

Y no me hagas escoger entre el Barça y tú

que puede ser que pierdas.

¿Y si te hago elegir?

¡Ay!

Nos vemos arriba.

(Música animada)

# Bite your lip and keep it bottled up inside.

# 'Cause when you open your mouth.

# I find it hard to tell the Jekyll from the Hyde. #

Voy al baño.

¡No!

# I could try, if you wanted me to.

# Try to think like you.

# Like you do. #

Tampoco es para tanto con la guiri, ¿eh?

Tías guapas con esa cara y ese culo hay a patadas.

¿Vamos a hacer un cubata o qué?

No, todavía me queda.

¡Yo sí que me apunto!

Hi.

¡Madre mía...!

A ver cómo te digo yo esto.

Eh...

One I say...

Eh...

Adrián. -Adrian.

Eso, Adrián.

(Continúa la música)

¿Y qué? ¿Cómo estás?

Normal. ¿Normal?

No, normal de bien.

Ser padre es una experiencia maravillosa.

Duermes poco.

Y las caquitas...

El biberón cada tres horas.

¿Conoces "Dora, la exploradora"? No.

¿"Thomas el tren"? No, hoy no...

¿Doraemon? Este sí.

¿Pokémon? También, un poco.

Pocoyó. No.

Pocoyó.

Poco tú, mucho ellas.

Mira, toca aquí.

Sí.

Sí.

Un chichó de una pistola de balines.

Le das la vida y enseguida te la quieren quitar.

Papa, papa, papa, ¡pum!

Pocoyó.

Pocoyó, pero es bonito, ¿no?

Sí, sí, mucho, mucho, mucho.

Vamos que doy el cochecito del niño. ¡Vale una pasta!

A ver...

Estas tan bonitas nos la regaló la mama.

Mi madre para estas cosas es la leche.

De verdad no hacía falta, ¿eh? -No.

Si nosotros no la vamos a usar. Es una tontería.

Gracias. Os habéis pasao.

El Pocoyó. Ah, el Pocoyó.

Bueno, felicidades por el montaje, Josep.

Estaba muy bien. Gracias.

Te lo envío. Ah, vale, vale. Vale.

Oye, ¿qué haréis al final? ¿Barcelona? ¿Madrid?

Bueno, ya nos diréis.

Vale.

Adeu. -Adeu.

Es caro todo esto, ¿eh?

Joder, con los catalans.

Caro esto, caro lo otro.

¿Te ayudo? No.

Laura, que no tira.

¿Cómo que no tira?

Pues que no tira, que no arranca.

¿Qué hacemos? ¿Llamamos?

¿A la grúa ahora?

Pues no, porque va tardar mil años.

¿Pues? Vamos al hotel.

Espera, espera, espera. Lo metemos dentro, ¿no?

Joder, Laura. Joder, Laura, ¿qué?

Busca la palanquita... Es facilísimo. Vas a ver.

Ya está. Está bien.

Animal.

Vamos al hotel, va.

(Música animada)

Tú no te preocupes por nada.

Si empieza el rumor,

te liamos con una cantante famosa.

La Hana Montana.

O alguna de estas.

Mira, mira, Marc.

Un momento, ahora vengo.

¿Qué pasa, Marc?

¿Qué haces, tío?

Al final has subido. Mira que eres tozudo, tronco.

Sí.

¿Qué vas, muy borracho?

No. -¿No?

Hombre.

Gracies.

No. No lo suficiente.

De momento, Jordi.

Ya se le pasará. No te preocupes.

Está resentido.

Ya verás como de aquí a un par de meses

te suplicará que vuelvas y tú le enviarás a la mierda.

Va, ven, que te presentaré a Sancho.

Perdona.

Oye, muy bien el grupo, ¿eh?

Probando...

(Pitido)

Bona nit.

Menuda fiesta que nos estamos montando aquí en la piscina.

Todo pijos.

Se nota que aquí no hay crisis.

Bueno, os preguntaréis quién coño soy

y qué coño hago aquí.

Venía a hablaros del nuevo fichaje del Barça, Jordi Mestres,

que es un chaval...

Afició... Afició...

Bueno, aquí está Jordi.

Me ha dicho que no dijera nada

porque se puede meter en algún problema,

pero le he dicho: "¿Qué es lo más importante en la vida?".

"Lo más importante en la vida es decir la verdad".

¿Qué coño dices, tío?

Lo que deberías hace tú, decir la verdad,

y dejar de ser un hipócrita.

Jordi, ¿quieres hacerlo tú? Todavía estás a tiempo.

(Pitido)

(Acorde de guitarra)

Bueno... -¿Qué coño haces? Por favor, joder.

Jordi... Discreción, cariño.

Bueno, lo que quería decir es que Jordi, el nuevo fichaje...

(Pitido)

(Acorde de guitarra)

(Música dramática)

¿Dónde era? -Por aquí.

Tú confía en mí.

Oye, ¿y... y cómo estás?

(Música animada de guitarra)

¿Derecha o izquierda? -Izquierda.

Sí. -¿Aquí?

Princesa, 22.

No, no era aquí.

Yo diría que sí, ¿eh?

Pues ahora han puesto un puto paki.

Albert,

digámosle adiós a la heladería Monserrat.

Dónde estás, vieja amiga, dónde.

¿Y ahora qué, Rose?

Debe estar en el cielo de las heladerías.

¿No querías un helado? Va.

Cómo se ha quedado Josep

cuando se pensaba que tendría al crío.

Solo lo comentaba.

Carles, ¿quieres hablar o no?

(Risas)

Qué, ahora sí, ¿no? ¿El qué?

Le has visto la gracia a ser padre. ¡Va!

A lo mejor a alguna la podrías meter en el cochecito con el chupete.

Solo era una broma, mujer.

Humor del bueno.

Oye, si algo hago bien, dímelo, por favor.

¿Te vas a hacer la víctima ahora? No, pero...

Lo que me faltaba.

Ahora es mi culpa. Esta movida es mi culpa.

No te pongas así. Laura, no te pongas así.

¿Tú estás bien?

Pues no. ¿Por?

Llevas toda la noche diciendo tonterías,

diciendo gilipolleces

y no te das cuenta que necesito hablar con un adulto.

Coño.

Laura. Laura.

Solo digo que creo que...

que es una cosa que deberíamos haber hablao un poquito más.

(Música dramática de piano)

Espérate.

Laura, espérate.

Laura, joder, espérate un segundo. ¡Laura!

(Continúa la música)

(Truenos)

Adiós a la fiesta de modernos.

Ni cometa ni nada veremos.

Guillem, ¿qué ha pasado antes?

Lo tenías todo. La has hecho reír.

Da igual, Mireia.

No, no es igual.

Dime. Pues que me he rajado.

He visto el tema tan cerca que me he rajado.

Eso está bien. ¿Qué ha pasado?

Me he imaginado que le daba un morreo y...

y lo hacía fatal.

Guillem, por favor...

Ten, apunta.

Primero acercas los labios, poco a poco, con los ojos cerrados.

Después le coges la mano y con la otra la cintura.

Nada de culo. Apunta que los tíos os motiváis deprisa.

Culo no.

Entonces os tocáis los labios sutilmente.

Un pico, después otro.

Después os juntáis más.

Si no te ha hecho una cobra, que no creo,

metes la lengua.

Apunta, la lengua no es el objetivo, nunca jamás.

Debes gozar el proceso. ¿Sí?

Gozar.

El primero es el más difícil, ya se sabe.

(Risas)

¿Qué hacéis aquí?

Estamos esperando a que pare de llover para irnos.

No estoy para hacer de canguro yo.

¿Y Sara?

¡Sara!

¡Estoy arriba, ahora bajo!

Ahora baja y os piráis.

¡Adeu!

¿Ves? Uno que ha pillao.

¿Y ahora qué? Jugaremos a un juego.

Una palabra.

Una bola gigante.

La Tierra. El espacio.

La Luna.

El tiempo pasa... La Luna contra la Tierra.

Meteoritos.

¿Cohetes?

Caminar a cámara lenta.

¡"Armagedón"! -¡Sí, correcto!

¡Va!

Esta la tienes que hacer fuera.

Va, vamos.

¿Tú?

Yo me quedo, que llueve.

Si tienes que adivinar la película.

¿Y tú?

Yo no.

Pues yo tampoco.

¿Quieres salir fuera y dejar que el amor te ahostie?

¿Venís o qué?

¡Tira!

Cuatro palabras.

(TARAREA)

(TARAREA)

(TARAREA)

¿La sabes?

(TARAREA BSO "CANTANDO BAJO LA LLUVIA")

(Música suave de guitarra)

¿La sabes?

"Cantando bajo la lluvia".

¿Ves como era fácil?

(Música animada)

Va.

Mierda.

Joan, ¿tienes un trapo?

Ten.

¿Qué?

Es que he tirado tres vasos.

Me gustaría que nos viéramos un poco más.

A mí también.

Pero, desde que te fuiste a Sant Cugat con Toni...

Chicos, va, ¿qué hacéis?

Jugamos al "yo nunca, nunca". -¿Nos tenemos que poner a jugar?

"¿Ahora vamos a jugar?". -Yo no hablo así.

Sí. -No.

Que sí. -No.

Va, no te enfades. -No me enfado.

Va, ten, lleva limón.

Y tira.

Hola.

¿Los helados?

¿Ice cream?

¿Tienes de esos que tienen bola?

Creo que tendríamos que comprar algo.

Barato, que soy muy catalán. -Lo más barato.

Bocaditos. -Chocolate.

Uno con cincuenta. -Dos euros.

¿Vais mucho a las librerías a meteros mano?

¿Perdona?

¿Que si vais mucho? Príncipe, un euro.

Pues, bastante.

Melocotón en almíbar.

Noventa céntimos.

Kinstens, cero noventa y nueve.

¿Qué es kinstens?

No sé.

Albert, Albert, lo tengo.

Ey, yo también, tomate Solís.

Cero sesenta.

Helado, diez céntimos.

Invita el varón.

Hostia, la cartera.

(Truenos)

¡Mierda!

Se corre muy rápido. -Roser, por favor.

He visto que te interesa mi vida sexual con Ricart.

¡Me importa una mierda!

¿Llevabas mucha pasta? -Era el pasaporte.

(Truenos)

(Risas)

¡A mí no me hace ni puta gracia!

¿Sabes qué quiere decir esto?

Que estamos bajo la lluvia y nos estamos mojando.

El día de la matrícula es el jueves.

¡Hostia puta, que no llego!

¡La puta mierda!

(Truenos)

Eres una cabrona.

No soy yo quien se va dejando la cartera por ahí.

Eso no es verdad.

Dámela.

Toma.

¡Va!

(Música suave de guitarra)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Dime.

Vale.

Pues espéranos fuera.

Es Ricart.

¿Vamos?

(Truenos)

(Continúa la música)

Hola.

¿Por qué no empiezas, Joan, que es tu aniversario?

Sabéis jugar, ¿no?

Sí, más o menos.

Vale, hay que beber si sí lo habéis hecho.

Vale, o sea que si no lo he hecho no bebo.

Exacte. -Venga.

Eh... Yo nunca, nunca...

he entrado en la sala de profesores para robar un examen.

Hostia...

Yo nunca tuve que ver con eso, ¿eh?

No te lo creas. Él lo organizó todo

y nos dejó el trabajo sucio a nosotros.

Así que bebe, cabrón.

Y él suspendió.

Qué injusto.

Vale, yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca he roto nada de casa expresamente.

¿Uh?

Cabrón.

Lo sabía.

La figurita que me regaló mi madre.

No la figura, unas putas figuras de unos perros medio retrasaos

que están en la entrada.

Te hice un favor.

Eh... Me toca, ¿no?

Yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca he deseado

darle un beso a...

Judit.

Ah.

Las cosas como son.

¡No! Tía, lo tienes que aprovechar.

Sí, pero bebe tú, capullo.

Venga, va.

Qué éxito.

(D. BSO "Barcelona Noche de Verano")

¡Pastel!

¿Qué pasa?

Me toca a mí. Me toca a mí.

Yo... Yo... nunca, nunca...

Venga, Héctor.

Tranquilo.

Yo nunca, nunca he deseado...

¿Qué?

...que Judit...

dejara a su marido.

Encima rima.

Sí que rima, sí.

Héctor...

(Música suave de piano)

Ey, Toni.

¿Queréis pastel?

Me toca. Me toca.

Yo nunca, nunca...

he metido la mano en el culo de una vaca.

Ey, ¿qué hacemos? ¿Nos vamos?

¿Sí, ya?

Es que estoy reventado ya.

Me sabe mal, por un día que vengo.

Venga, quédate un rato.

Vale.

Tenía ganas de estar contigo.

Bueno, mañana, ¿no?

Vale.

Chicos, yo me voy, estoy reventado.

Si te queda medio cubata ahí. -Alguien se lo acabará.

Venga, cuídate. -Venga.

No has dicho "nunca, nunca". -Te lo envío por whatsapp.

Adeu.

(Truenos)

Me has dejao tirao.

Ahora ya sabes lo que se siente.

Laura, ya, basta, de verdad,

vamos a tener el niño.

¿Esto que me estás diciendo lo has pensao,

o lo dices porque estoy cabreada?

Porque vamos, a mí no me parece razón para tener un hijo.

Joder, ya no sé lo que quieres lo que te diga.

No quiero que me digas nada, Carles.

Joder, yo lo único que necesito saber es

si esta relación va a alguna parte o estamos haciendo el imbécil.

Espera, espera.

¿Qué insinúas? ¿No te das cuenta?

No sabemos dónde vivir.

No tienes trabajo en Madrid, yo no tengo en Barcelona.

Joder, que no tenemos 15 años.

Lo que no quiero es perder el tiempo. Te lo digo ya.

¿Te da la sensación que conmigo pierdes el tiempo?

No me entiendes.

Igual lo que te conviene es estar sola, no me jodas.

A lo mejor me conviene estar sola.

(Música dramática)

Eh.

¿Entras o qué? Sí.

Y vomitó, vomitó dentro del...

Estábamos en... En Mallorca era.

En Mallorca en fin de curso.

Y apareció el segurata.

Y se las piró corriendo.

Estaba sobado.

Yo me acuerdo porque me lo hacéis recordar, pero...

¡Te quiero mucho!

Yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca he pensado que sería más feliz a tu lado.

(Música romántica)

Cojo un poco, ¿vale?

(Truenos)

Hostia...

(Llanto de bebé)

La niña. ¿Vas tú?

Sí, ya voy yo.

¿Tú me quieres a mí?

Yo me voy a mear.

Venga, me toca.

Yo creo que me iré. -¿Ya?

¿Ya te vas? -Sí.

Toni no se encuentra bien y prefiero ir a casa.

¿Y el cometa...? -Ya me contaréis qué tal.

Adiós, guapa.

Escucha, coge un taxi, ¿eh?

Sí, no sufras.

Bueno, Judit, encantada. -Igualmente.

Buenas noches, guapa. -Buenas noches. Buenos días, casi.

Adiós.

Eres un gilipollas, tío.

¿Qué quieres que haga?

No sé, lo que tú quieras hacer.

(D. BSO "Barcelona Noche de Verano")

(Truenos)

Te lo juro...

desde el escenario se oía que petaba.

Me hace mucha gracia porque tú sabes...

(Continúa la música)

¡Eh!

¿Mami? No te he despertado, ¿no?

Ah, como pensaba que ibais a ver lo del cometa.

Sí, yo estoy esperando también para verlo.

No, no, no, no me pasa nada. Estoy cansada del viaje y eso.

(Continúa la música)

¡Taxi!

(Continúa la música)

¿Vamos?

(Puerta)

(Puerta)

Hola.

Hola.

Mira... ¿Qué?

Di, di. Di, di.

Pues que lo siento, Laura.

Que me he portao como un gilipollas y que...

que ya sé que no te he escuchao,

ni he estao por ti durante todo el día,

ni he visto el Predictor,

ni lo de mi hermana, ni lo del carrito y...

Y que quiero que sepas que me da igual que sea aquí

o allí o donde sea, pero yo quiero estar contigo.

Tú...

Tú no quieres estar sola, ¿no?

No.

¿Seguro?

Lo digo básicamente porque te traigo una sorpresa

y si no es que no sirve para nada.

Cierra los ojos.

Ciérralos.

Vale.

Ojos cerrados.

Ya los puedes abrir.

¡Tachán!

Pero ¿qué...?

¿Qué es esto?

Bueno, el carrito, el carrito.

Han sobrao algunas piezas que no sé dónde van,

pero aquí está. No está tan mal, ¿no?

Ven aquí.

Solo quiero que sepas que...

¿Qué?

Pues que si algún día atropella a nuestro hijo

voy a estar supercerca para pegar todos los trozos.

Ostras, tío, pero es lo más macu que me has dicho nunca, ¿eh?

Implica a una criatura muriendo en un accidente de tráfico.

No deberías tener el listón demasiado alto, ¿no?

(Música romántica)

¿Ves eso, tío?

Pues no.

La verdad es que voy un poco ciego como para...

Habíamos quedado aquí en los cubos, ¿no?

¡Ay!

(Móvil "música tecno")

¿Qué pasa? ¿Quién es?

Eh, no, nada.

Un momento, ¿eh?

Eh...

Hello.

Eh...

In the beach.

Yeah...

We beach.

Eh...

Right towers.

Okey? Bye. Bye.

¿Quién era, Katherine?

Sí. Sí, sí.

Creo que vienen, pero... no lo tengo muy claro.

Sabes que yo el inglés no... No lo domino.

¿Le has dao tu teléfono?

Sí, antes.

Tío, pensaba que habíamos hecho un pacto, siempre igual.

Siempre igual, ¿el qué?

No se puede confiar en ti para nada. -¿Ah, sí?

¿Y tú qué, señor traductor?

No sé de qué me hablas. -Ahora no sé de qué me hablas.

Va, corta el rollo.

Le traducías lo que te daba la gana para dejarme mal.

Si llego a saber que era tan importante para ti,

te hubiera dejado que te la ligaras.

Traicionar a un amigo no, no se hace.

¿Me la habrías dejado? ¿No tengo posibilidad contra ti?

No insinúo nada, afirmo. Ey, tíos.

¿Se puede saber qué pasa?

Que este tío es un traidor, imbécil y sobrao.

Si soy sobrao es porque puedo, no como otros.

Nada, que me tiene envidia. -¿Perdona?

Me tienes que pedir que no me ligue a las tías para tener posibilidad.

Me tienes envidia.

No lo puedes soportar. Te corroe, te consume.

¿Envidia de qué?

Me he follao a más en el último mes que tú en tu vida. De eso.

Acéptalo de una vez,

Marta te dejó, ¿vale? Te dejó.

Calla que te pego un guantazo que te giro la cara.

Te dejó por alguien que al menos fue capaz de acabar la ESO.

Oriol, por favor. Lo que te pasa, ¿eh?

Es que si Marta te dejó es porque eres tonto.

Tienes a las que quieres una noche.

Al día siguiente se van corriendo cuando ven que el guaperas

es más tonto que un zapato.

¡Pero qué haces!

¿Eres idiota o qué pasa?

¡Basta, basta, basta, basta, por favor!

Basta, por favor. Me sabe mal. Ha sido todo culpa mía

Lo siento, de verdad.

¡Katherine es meva al-lota!

¿Qué al-lota? ¿Qué dices, mallorquina, que no te entiendo?

(Música animada de guitarra)

Que es mi novia.

Pensaba que habíais dicho antes que... que...

Ya sé lo que os he dicho, pero ha sido un juego y...

Se me ha ido de las manos claramente,

un poco.

Pero Katherine, tú y yo never.

Joder, antes nos has comentado que...

Vale, tío, la he liado.

Pero bueno, que aquí lo verdaderamente importante

es que vosotros arregléis lo vuestro.

Y después... nos llamáis. No, no, no.

Desayunamos juntos o lo que sea.

¿Dónde vas? ¿Dónde vas?

Nos llamamos, ¿eh?

¿Qué... qué... qué...?

Al-lota...

Hija de puta... -Joder, ya ves, tío.

(Música suave de guitarra)

Bueno...

Te espero ahí, ¿vale? -Vale.

Ahora voy.

Si estuviese frío ya sería la hostia.

Bueno...

Me voy.

Llevas diciendo lo mismo toda la noche.

Ahora va en serio.

Va.

Piensa en mí de vez en cuando.

Tú también.

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

Hola.

Hola.

¿A qué hora pasaba el cometa ese?

A las 7 o así.

Las 7 es buena hora, ¿no?

Bueno, una mica tard.

Pensaba que... que no ibas a venir.

Pues aquí estoy.

Quería pedirte disculpas por todo lo que ha pasado.

¿No piensas decir nada?

Bueno, no que creo que...

No creo que tenga yo toda la culpa, ¿no?

Bueno, a ver, he sido un poquito gilipollas.

¿Un poquito?

Bueno, un poquito bastante. -Un poquito bastante, ya.

Bastante mucho.

Mucho, mucho. Bastante, mucho.

Tampoco te castigues.

Sabes que nunca me han sentado bien los gintónics.

De hecho, mira en fiesta de la Bego

me sacaron del Apolo por escupir al DJ.

Porque te pusiste histérico porque no pinchaban la de...

Womanizer. -Womanizer.

Es que es un temazo.

Un temazo y tú una maricona hortera, tío.

No sé por qué, tío...

me pensaba que iba a estar toda la vida contigo.

Venga, no flipes, si te saco siete años y...

y de aquí a diez me habrías dejado por cualquiera de dieciocho.

Solo prométeme una cosa, ¿vale?

Prométeme que te vigilarás del manager que tienes porque...

Hostia, pensaba que era una alucinación mía.

Qué va, qué va, si se le nota a la legua, y además...

seguro que es de las malas.

Ancho de espalda, estrecho de culo...

maricón... seguro. -Seguro.

Esto es una mierda, tío.

Ya lo sé.

No, de verdad, esto es una puta mierda.

Marc, yo esto no es lo que quiero, tío.

Ni yo.

A la puta mierda, ¿vale?

Si tengo que esconderme...

No, te digo que a tomar por culo. -No, escúchame.

Está pensado, nos vamos a las afueras,

compramos una casa con una finca gigante, con verjas...

(Música suave de piano)

Si me cogen que sea por lo bueno que soy, con todas las consecuencia.

Yo paso de esconderme, tío.

Estoy hasta la polla.

(Continúa la música)

(Risas)

(Música animada)

(OFF) "Definitivamente el cometa y el amor están muy cerca".

"El cometa pasa y todos miramos arriba".

"Y pronto se irá, se alejará de la Tierra,

y tendrán que pasar muchas noches de verano

antes que nuestra órbita vuelva a coincidir".

"Creo que no es el cometa lo que ha hecho especial esta noche,

es lo que has vivido mientras lo esperabas".

(D. BSO "Barcelona Noche de Verano")

"Quizá los incas se referían a esto cuando se referían al final".

"El desenlace llega cuando el cometa pasa,

cuando ha cruzado el cielo,

dejas de mirar arriba

y compruebas quién tienes al lado".

(Continúa la música)

"Sea como sea, el amor seguirá dándonos de hostias,

ahora, y siempre".

(Joan Dausá "Jo Mai Mai")

Queda con la guiri, ¿eh?

¿Era polaca la chavala o...?

No sé, pero tenía un inglés un poco raro, ¿no?

Yo creo que se hacía la sueca un poco.

Ahora con la mallorquina se va a casa y...

Ahora qué, ¿no?

Ya fuera de todo, molaría verlo también, ¿no?

# Em dóna el cava i el poso en fred.

# I arriben l'Hèctor i la Clara

# porten la nena dormida en el cotxet.

# I obro la porta a la Judit

# "Avui véns sola...". #

Yo no sé por qué el mundo del fútbol tiene problemas con nosotros.

Si está lleno de gais. -Claro que sí.

Sí, sí. Esos abrazos tan cariñosos. antes de salir al campo.

Y el míster cuando salimos... todo son palmaditas en el culo.

Se sobrepasó, ¿eh? -¿Qué dices?

Sí, más de una vez.

Y las clases estas típicas de... "mira cómo la chupa, tal".

¡Pásala, chupón, chupón!

Yo de pequeño era chupón.

Y lo sigues siendo.

Hijo puta.

# I l'Hèctor diu:

# "Jo mai mai he desitjat fer un petó a la Judit".

# I afegeix: "Jo mai mai he desitjat

# que deixés el seu marit".

# Tothom em mira i ningú beu...

# I aquell dard emmetzinat se m'ha clavat al cor.

# I ho reconec, i faig un glop.

# I veig que tots riuen de cop,

# però la Judit aixeca el got,

# em mira i diu:

# "Jo mai mai no he pensat

# que seria més feliç al teu costat".

# "Jo mai mai no he pensat

# que seria més feliç al teu costat".

# I jo em congelo i ella beu. #

(Dausá "Quan tothom dorm")

# Tota la ciutat.

# sembla haver mudat la pell.

# El nom dels carrers

# fan que em senti un estranger.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# el món se'ns fon.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Un altre cop...

# Un altre cop.

# Només tu i jo...

# Trobo el meu portal,

# però algú n'ha canviat el pany.

# Hi ha un llum encès,

# que s'apaga quan el veig.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# el món se'ns fon.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Un altre cop...

# Un altre cop.

# Només tu i jo...

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Un altre cop...

# Només tu i jo...

# Sense guió... #

Somos Cine - Barcelona, noche de verano - Ver ahora

Barcelona, noche de invierno 

Barcelona, durante la mágica Noche de Reyes, divertidos y conmovedores personajes viven historias de amor románticas, alocadas y en ocasiones, agridulces. El Rey Melchor parece haber perdido la cabeza cuando en medio de la Cabalgata de Reyes, salta de su carroza para perseguir a una chica.

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - Barcelona, noche de invierno - Ver ahora
Transcripción completa

(Música animada de guitarra)

(OFF) "En el 2013 dirigí una película,

'Barcelona, noche de verano',

nominada a tres Gaudís, entre ellos mejor película".

"Fue un año de alegrías".

"Algunos dijeron que el éxito se me subía a la cabeza".

"Soy Dani de la Orden, director de 'Barcelona, noche de verano'".

"Definirse en una palabra sería difícil".

"Guapo, genio, leyenda viva".

"Si tuviera que elegir una, sería humilde, sin duda".

-"Perdone, le pedí el nombre para ponerlo en el vaso".

-"Y la fama, tarde o temprano, pasa factura".

-"Dani, tenemos que hablar".

"Te lo digo porque te quiero, Dani,

creo que esto del mundo del cine te está cambiando".

"Ya no eres la persona de la que me enamoré".

-"No es que me esté cambiando, yo cambio el mundo del cine, nena".

-"Mira, lo siento, Dani, ya no te quiero".

-"Cuando te deja una chica se lleva con dignidad,

con la cabeza alta".

(LLORANDO) "¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¡Pero si tengo un Gaudí!".

"En esa época recibí mucha ayuda de mi amigo Bernat".

"Ahora pasarás

por las cuatro clásicas fases de la ruptura".

-"Ni hablar" -Exacto, la primera es la negación.

"Primera fase, la negación de la pérdida".

"Sé que te precipitaste. Dijiste cosas que no pensabas".

"Sé que quieres volver y si me lo pides de buenas maneras

podría darte una segunda oportunidad".

-"Dani, no pienso volver contigo, ya estoy saliendo con otra persona".

"Lo siento".

-"No, no, si yo tampoco quiero volver".

"Era broma, era broma. Era broma".

"Era broma".

"Lo que necesitaba antes de la segunda fase

era animarme viendo alguna comedia, alguna cosa entretenida".

-"¿Qué película? -'Los Puentes de Madison'".

"Solo tenía una cosa clara,

y es que sin ella nunca conseguiría ser feliz".

"Me siento tan identificado".

"Y después vino la segunda fase, la desesperación".

"¡Sal ya! ¡Dime quién es ese tío con el que vas!".

"¡Él nunca te va a querer como yo!".

-"¡Tu ex no vive aquí, vive en la calle de al lado!".

"¡Es la tercera vez que te equivocas!".

-"Mierda, todas las calles del Eixample son iguales".

-"¿Para qué película?".

"Ah... 'Lo que queda del día'".

"Decidí que prefería la soledad y la tristeza,

antes que vivir queriendo a alguien que no fuera ella".

"Es como si alguien hubiera hecho una peli de mi vida".

"Después vino la tercera fase, la falsa recuperación".

"Una de las etapas más difíciles, en la que crees haberlo superado,

pero vuelves a caer en el pozo".

"¿Sabéis quién soy? El director de 'Barcelona, noche de verano'".

"¿Estáis solteras? -¿De qué peli?".

"¿'Barcelona con Mecano'? No la he visto".

"Si fuera 'Ocho apellidos vascos'".

-"Qué mono es Dani Rovira. ¿Lo conoces?".

(Gong)

"Gracias a Dios después llegó la aceptación".

"En esa fase decidí estar preparado para salir del pozo

haciendo lo que más me gustaba, cine".

"Decidí volver al cine, pero esta vez no a llorar,

sino en busca de inspiración, de las musas".

-"¿Para qué peli? -'Terminator'".

"¿'Terminator'? No sabía

que te gustaban esas pelis tan violentas".

-"Lo que no pensé es que la musa no la encontraría en la pantalla,

sino en la taquilla".

"Quería decir 'Pretty woman', como tú".

"¿Te gustan las comedias románticas? A mí me encantan".

-"En ese momento lo tuve claro".

"Me reuní con los guionistas

y escribimos la segunda parte de 'Noche de verano',

'Barcelona, noche de invierno'".

"Una vez escrita me reuní con el equipo decidido a rodar".

"Esta vez rodaje de calidad".

-"¿Cobrando de verdad

o con bocadillos como la última vez?".

-"¿No os gustan los bocadillos? Son de lomo queso".

"Finalmente la conseguimos rodar".

"Hice lo que siempre había querido hacer".

-"¿Una entrada para qué peli?".

"Barcelona, noche de invierno".

"Y ponme dos entradas. Una para mí y otra para... ti".

-"¿Sí?".

"Que quiere cortar conmigo".

"Que todas me dejan".

"No sé lo que hago mal. ¿Qué hago mal?".

"Qué emocionante es".

"Me ha encantado la película, Dani".

"¿Ah, sí? ¿Pues sabes qué? Yo soy el director".

-"¿De verdad? Tienes que tener

el número de Miki Esparbé, ¿verdad?".

"Estoy tan enamorada de él. Es tan guapo...".

(Gong)

"Quizá esta vez no me llevé a la chica,

pero las cosas no salen como uno quiere".

"Eso sí, mi madre dice que la peli quedó muy bien".

-"Es muy buena, ¿eh?".

-"Y espero que disfrutéis tanto

como nosotros hemos disfrutado haciéndola".

-"¡Venid y disfrutadla!".

# Juren que sempre... #

(CHISTA)

(Música suave de guitarra)

Si esperas una historia de estas de película de amor,

de película romántica,

te advierto que te llevarás una decepción.

-Eso ya lo veremos. ¿Y después qué?

Bueno, pues que... tuve una cita.

¿Una cita? Una cita, pero una cita, cita.

Con sus mensajitos de "yo mañana no puedo, pues yo pasado tampoco".

"Pues entonces yo tendré que mirar a ver...".

En fin, dejándole claro desde el principio

que yo no soy un tío precisamente facilón".

Muy bien, muy bien. ¿Qué tal fue? Fue... que no fue.

Pero no fue culpa mía, yo lo tenía todo controlado.

Primero la llevé al cine, a cenar, la acompañé al portal.

Y luego, bueno, subimos a su casa. Ah...

Y allí un poco de todo. ¿Todo?

Es que me pides que te cuente unas cosas, Antonia, que...

Y estuvimos saliendo unos días, unas semanas...

Y ahí no sé qué me pasó que...

se me quitaron las ganas de saber para dónde iba el asunto.

Yo qué sé. Aquí estamos. Siempre es igual.

Sí, siempre igual.

Yo qué sé, el amor supongo que no es para mí.

Te digo una cosa, Antonia,

es posible que el amor no exista.

(OFF) "Es un engaño de la naturaleza. Sí, sí".

"Para que nos juntemos,

tengamos hijos para que la especie sobreviva".

Sensitive activo... básico. Básico, como siempre, Carles.

Como tú.

Carles ¿cómo va a pesar la niña de 11 a 16 kilos?

El otro día la cogí de la cuna...

Anda que no. No la coges mucho, parece ser.

¿Que no...? Cuando la cojo en casa la subo así...

Se me pone brazo.

Serotonina, feniletilamina, dopamina, feromonas...

Elementos químicos que conforman un plan de la naturaleza.

Alfeñique.

Tío, esto no es un insulto.

Si ni es una palabra. Claro que lo es.

¿Qué es un alfeñique?

Tú eres un alfeñique.

Alfeñique tu puta madre.

¿Ves como existe? Incluso tú la utilizas.

Esto es para gente joven que cree en eso.

No digas esas cosas, Miguel. Es la verdad.

Y la tía se viene y me dice que...

que quiere cortar conmigo.

"Si es que siempre me pasa lo mismo".

Que todas me dejan.

Que no sé lo que hago mal. ¿Qué hago mal?

La verdad es que no... No sé.

Pura química, Antonia. Pura química.

Ay, Miguel, Miguel.

No lo digo solo yo, hay un montón de autores que he leído

que dicen esto. ¿Quieres que te apunte

a una página web de esas que yo utilizo?

Por favor, Antonia...

¿Llegas y no me saludas? -Pero si acabo de entrar.

Dame un beso. -Claro que sí.

Vale ya que me llenas de babas.

Estás más guapo desde que estás soltero.

Ay, Miguel, ¿qué vamos a hacer contigo?

Yo qué sé, Antonia.

A mí ya se me ha pasado el...

Oye, ¿verdad que puedes arreglártelas tú solo ya?

Sí. Muchas gracias.

Que vaya bien la cabalgata. Gracias, Antoñita.

(Música dramática)

Tiene que ser hoy.

¿Hoy el qué?

Ah, no, no, ya lo hemos hablado.

Oye, Julia... -Hoy es el día.

¿Por qué tiene que ser hoy? Hoy no me encuentro muy bien.

¿No podría ser mañana? ¿U otro año?

Total ¿para qué?

Porque no puede ser. -Claro que puede ser.

Ha sido así toda la vida. -Pues dejará de serlo.

La rebelión a los 20,

no a los 80, Carme.

Todo irá bien.

(Música suave de guitarra)

-A la salita, por favor. -De acuerdo.

Ey, Julia.

Sí, sí, se fue. Se fue sin mirar atrás.

No había visto a nadie correr tanto en mi vida.

¿A quién se lo cuenta ahora? -Yo qué sé.

Tú sí que me entiendes, Sara. Eres una chica increíble.

Eres atenta, comprensiva, bonita.

Disculpe, mire, tengo que colgar que tengo trabajo en recepción.

Bueno, basta.

Escuchadme los dos. -¿Qué llevas ahí, tío?

Típico de Cataluña, lo compré en Las Rambles.

Lo raro es no llevarlo.

No se lo vi a nadie. -Lo llevan.

¿Me dejas hablar? Gracias.

Tengo flyers para esta noche. Lo tengo todo preparado.

Toma.

Guárdate esto. Que no te pille los mossos que te hostian rápido.

Es marihuana. Claro. ¿Qué parte no entendéis?

Que no salgo. Ceno en el hotel y después veo una peli.

¿Peli? Peli mola también.

Una guapa, no cualquier mierda.

Una comedia romántica para todos.

"Love actually", por ejemplo.

Esa es de puta madre.

Y luego velas.

Velas necesitaremos también para la bañera en pelotas

y nos comamos todos la polla.

Me prometisteis que saldríamos.

Hoy no cenamos.

Tío, mañana sale el avión a primera hora.

Estamos en Barcelona,

capital mundial del libertinaje sexual.

¿Aquí sabéis que es de mala educación

si le pedís follar a una tía que te diga que no?

Después de lo que me pasó no estoy para fiestas.

Y dale.

Me has hinchao los cojones.

Te lo digo clarito. -Curro.

¿Sabes por qué te ha dejado Bárbara y todas con las que has estado?

Tranquilo. -Estoy tranquilo. Se lo diré bien.

Porque eres un puto coñazo. -Claro que sí, con suavidad.

Parece tonto. A la mínima se enamora.

Empiezas a agobiarlas y se asustan. No es verdad.

¿Cuánto estuviste con Bárbara antes de salir?

Dos días. ¿Con Ana, la anterior?

El mismo día empezamos a salir.

Y Sara, la de recepción, ¿qué? Una chica simpatiquísima.

Parece que le pedirás matrimonio en la primera cita.

Eso solo pasó una vez.

¿No puedo liarme con una tía y enamorarme de ella?

Necesitas encontrar el punto intermedio.

Para eso tienes que haber vivido en los extremos del amor.

El del pringao que se enamora el primer día

y quiere casarse y el follador.

Que te la follas una noche y paćasa.

Yo te voy a enseñar a ser ese follador.

Lo primero es que te vienes esta noche y haces lo que te diga.

No me apetece salir de fiesta, yo qué sé.

¿Y qué te apetece, Óscar?

¿Seguir amargándote en camas de hotel?

No. Claro que no. Vamos a salir.

Le vamos a dar a las catalanas lo suyo.

Vale.

Vale no, más alto. Vale.

¿Vale qué?

Que me voy a liar con una tía.

¿Y qué más?

Me voy a ligar a una tía, me la follo y ya.

Claro que sí, a follar.

¿Quién es mi tigre?

Hasta luego.

Eh, ¿dónde vas, Casanova? ¿Ya no te quedas?

Tequila y juegos de mesa, ¿eh? Tentador, pero tengo una cita.

Venga, qué traviesillo, ¿eh?

Hala, que viva el amor, ¿eh? Hala...

Es maricón y no lo sabe.

¿Qué has pedido para cenar? Unas veggies paprikas.

¿No jodas? ¿Otra vez del vegetariano?

¿Qué? ¿No te gusta? ¿A ti desde cuándo?

Voy yo. Hijo de puta, ya sé lo que te pasa.

¿Qué repartidora te mola? ¿La rubia o la morena?

Si la morena tiene casi 60 años.

Bueno, olla vieja hace buen caldo.

Bueno, llevo un mes trabajándomela, no me lo jodas.

Eh, eh, eh.

También me la he trabajado.

Cada vez que paso delante

me la quedo mirando rollo: "¿Sí o no?".

"¿Sí o no?". Vaya gilipollez.

Llevo un mes pidiendo comida en el restaurante.

Llamo dos días sí, uno no. Un día no, dos sí.

Luego uno no, uno sí, y tres no.

Y vuelvo a empezar para no llamar cada día...

Vale, vale, vale.

Si significa tanto para ti te la dejo.

¿Cómo que me la dejas?

¿Insinúas que si quisieras no tendría posibilidades?

Se me dan bien las tías y a ti se te da bien...

las palabras, ¿eh?

Para mí el scrabble y para ti las tías.

Mira, que te jodan.

Adelante, guapa.

Vaya, qué piso más chulo, ¿no? -Sí, ¿eh?

Si llamas tanto al final pensaré que llamas porque quieres verme.

Sí, claro, chicas a domicilio.

Estaría bien que existieran.

Sí, existen, se llaman prostitutas.

Ten, Álvaro, que aproveche. Hasta la próxima.

Ángel. -Ángel. Ángel.

Hasta la próxima.

Yo a ti te conozco, ¿no? Vosotros sois...

Compañeros. -¿Sois compañeros?

Cada uno en su habitación. No te líes. Nada de...

Compañeros de piso. Ah, no, no...

Separaditos y tal. -Ah, claro, muy bien.

Encantada. Soy Adrián.

Ah, Silvia.

Pues nada...

Gracias por la comida. -Ah, claro.

¡Ay!

Pues muy bien, nada... Una cosa, eh...

¿Haces algo esta noche?

No... Dentro de un par de horas termino el reparto

y después ya nada.

Ah, bueno, ¿si te apetece tomar aquí algo con nosotros?

Ah, sí, sí, ¿por qué no?

Sí, claro, cuando acabe puedo venir a tomar una copa.

Perfecto.

Aquí estaremos. Pues, muy bien, que aproveche.

Hala, adiós. -Hasta luego.

Adiós. Adiós.

Pasa.

¿Ves ese montón de papeles de ahí?

Son currículums.

"Estoy deseando esforzarme mucho para aprender el oficio...".

Bla, bla, bla... ¿Qué te parece?

¿Será buen fotógrafo? -No sé.

Creo que será una mierda de fotógrafo.

Como todos los jóvenes que no habéis revelado un carrete.

Pero parece que por lo menos intentará hacer bien su trabajo.

¿Has visto lo que me enviaste la semana pasada?

Te pedí fotos de un tipo saliendo de un hospital y mira.

Aquí está de espaldas.

Esto artístico pero no lo entiendo.

Aquí la cara tapada por una cinta. Por el amor de Dios, Anna.

Es que con este tipo de reportajes no me acabo de sentir cómoda.

En esta agencia hacemos de todo.

Si para ti hacer prensa rosa no es suficiente,

quizá sea que no vales para este trabajo.

A mí a tu edad no me importaba ensuciarme las manos.

Tienes que hacer lo que sea, lo necesario, lo que haga falta.

Pero no esta mierda, por favor.

En blanco y negro... ¡Mierda!

¡Remierda!

Si no se ve una mierda.

Te prometo que la próxima vez... -Ya veremos si hay próxima vez.

De momento tienes que salir ahora.

Uno de tus compañeros dice que está enfermo

y tienes que cubrir la cabalgata.

Niños sonrientes, espíritu de Navidad.

Gente cogiendo caramelos... -Sí, jefe.

No la vuelvas a cagar, Anna.

Venga.

(Llanto de bebé)

(Llanto)

Mira qué tiene el papa. Mira.

Ya está.

"Lamentablemente debemos informarle

que no podemos contratarla en este momento".

Operación completada. Stop.

"Listos para salir".

Venga.

¿Qué? ¿Vamos?

¿A Madrid? No, a la cabalgada, digo.

¿A la cabalgata ahora? (ASIENTE)

Bueno, es muy justo, Carles.

Luego tendríamos que pasar antes de irnos.

La niña es pequeña. No se enterará de nada.

Si solo es un momento.

De verdad, me parece un jaleo.

Vamos a hacer una cosa, a votar.

La niña lo está pidiendo.

Yo. Te lo está pidiendo a gritos.

Pues nada, todos a la cabalgata.

¿Lo tienes todo listo? Sí, sí.

¿A que sí?

Te estabas dejando el abrigo. Lo iba a coger ahora, sí.

Los guantes, el gorrito...

Iba ahora. Si... claro.

El otro chupete. Se lo iba a poner.

Dalsy. Hostia el Dalsy. Sí.

Toallitas, pañales... Oye, Laura,

para venir con este rollo te puedes quedar en casa.

Que no, que no, vamos. Está bien.

Parece que no quieras que salga solo con la niña.

No quiero discutir, Laura, de verdad.

Al final pensaré que solo decides tú las cosas aquí.

¿Sabes lo que pasa? Si no tomo las decisiones no las toma nadie.

Ah. ¿Cómo se lleva eso de mandar tú

y a la vez ser la única puteada? No se entiende.

No sé si te das cuenta. No he dicho de mandar.

Estoy hablando de responsabilidad. Muy bien.

Tampoco quiero discutir.

Si la cosa fuera mandar y se hiciera lo que me conviene

ya me dirá qué hago viviendo en Barcelona lejos de mi familia

habiendo dejado mi trabajo...

Oye, yo también hago esfuerzos, hoy voy a Madrid...

Ah.

No... No te... No.

Anda, ven. Está bien. Está bien conmigo.

Sí, lo sé. Vamos.

Hala, vamos, chiquitita.

Vamos, chiquitita.

Oye, Laura, lo de Barcelona lo hablamos

y decidimos juntos que era la mejor opción.

¿Al final quién ha pringao? Hemos pringao los dos.

Por eso somos pareja.

¿O no pago el alquiler y no pasa nada?

Muy generoso tú, ¿eh?

Te encargas de recordármelo por si se olvida.

No, no, no...

Te pido que me apoyes un poquito más.

Ahora no te apoyo. No te apoyo, vamos.

Dos semanas estuvo la niña mala y no tuve un minuto de descanso.

Igual podrías pedir ayuda.

¿Yo te tengo que pedir ayuda a ti? No. No, no, no...

Vale, vale, vale. Es igual.

¿Cómo se llama su pediatra?

¿A qué estamos jugando ahora?

Pues... ¿Lo ves o no lo ves?

No me viene ahora. ¿Qué importancia tiene eso? No tiene.

Ya.

Laura...

Para la hora que es vamos tirando para el AVE.

Ah, muy bien.

¿Y por "vamos"? ¿A quién te refieres exactamente?

Si te apetece te vienes y si no, te quedas.

Fantástico, vamos. Sí que tomas decisiones, sí.

Me dejas una libertad...

Oye, Laura... ¡Laura!

¿Qué?

Ay, mira, Carles, haz lo que te dé la gana, ¿eh?

No te equivoques, ¿eh?

No soy el que hace lo que le da la puta gana.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Doctor González.

Doctor González.

(Música clásica)

(Megafonía)

"¡El rey Melchor!".

¡Hola, niños!

¡Andrea!

¡Andrea!

¡Andrea!

(Silencio)

(Música dramática)

¡Quieto!

(Grito)

¡Andrea!

Perdón. Perdón. Perdón.

¡Andrea!

¡Mamá!

¡Perdón!

¡Perdón!

Perdón.

¡Una foto! Así, muy bien, sonreíd.

Mira.

Cuélgalo en el facebook. -Ey, ey, ey, ey, ¿qué pasa?

El Rey Mago saltó de la carroza. -¿Qué?

(Timbre)

(Ladridos)

¿Jaume Armengol Fons?

Soy yo.

Tengo que hablar con usted.

Pase.

¿Qué?

¿Ha venido aquí a pasearse?

No. Perdón.

Busco información sobre una persona que conoció hace más de 50 años.

Una chica que se llamaba Cécile.

¿Cécile?

¿Cécile?

¿Cécile está...?

(Música suave de piano)

He venido porque usted tiene una hija.

Yo no tengo ninguna hija.

Esta es su hija.

Hasta hace tres meses nosotros tampoco sabíamos

que usted era su padre.

¿Es mi hija?

Buenas noches.

Majestad.

¿Le apetece tomar algo?

Tenemos churros con o sin chocolate.

Rellenos de crema, caramelo, nata.

Tenemos porras.

Tenemos... Una de churros normales, por favor.

Un clásico entre los clásicos.

Ha hecho una gran elección.

Aquí tiene, majestad.

Gracias.

¡Hostia! Disculpe.

¿Las fotos? No las tengo, pero le juro que no volverá a pasar.

La próxima vez... "¡Adiós!".

¿Hola?

No, no, no, no.

¿Hola?

Hola.

Yo soy Ana, ¿y tú? No tengo ganas de hablar.

Es que yo trabajo para una agencia

y creo que me van a echar por tu culpa.

Bueno, por tu culpa no,

pero el caso es que estaba en la cabalgata

y no pude captar tu proeza.

Había unos mellizos muy guapos

y pensaba que tenía que hacer fotos...

¿Jerséis iguales?

¿Como con arbolitos navideños? Sí, sí, esos.

¿Me enseñas la foto? Ah, sí, sí.

De hecho, quería pedirte si te parece bien

si podía hacerte una foto... Cállate un poco, por favor.

Es que es esta. Mírala.

¿Ves la mujer que tiene una bolsa en la mano?

Ajá. ¿Te suena? ¿La has visto?

No, había mucha gente allí y yo... ¿Y la bolsa de qué es?

Perdona. La mujer que aparece con una bolsa en la mano.

Sí. ¿Esa bolsa no te suena?

¿De qué es? De una cadena de hoteles.

Mi suegra vive al lado.

¿Cómo se llama? Mercè. Bueno, Mercedes.

Cuando me casé no sabía que la llamaban Mercedes.

Mercè, Mercè, Mercè... Tu suegra no, los hoteles.

Ah... Silken.

Gracias. Gracias.

Espera.

Majestad.

Me ha robado. El de la barba. Me ha robado la cartera.

Cago en la mar.

No tengo un duro.

Ah... Yo te puedo ayudar.

No tengo pasta,

pero tengo un camello que te llevará donde quieras.

¿Qué dices tú ahora de camello?

¡Tará!

Pero quiero algo a cambio.

Hoy todos los fotógrafos

tendrán una foto tuya

saltando de la carroza, y yo no.

Por eso necesito que tú también me ayudes a mí.

¿Qué quieres?

Quiero que me cuentes qué estás haciendo

y acompañarte para unas fotos para un reportaje.

De acuerdo. Eh...

Busco una mujer que hace 20 años que no veo.

La vi desde la carroza, salté... Espera.

Corrí entre el público... Espera.

No... ¿20 años?

20 años, sí.

¿Después de tanto tiempo...? No voy a entrar en ese tema.

Vámonos.

Espera, tienes que llevar la barba puesta.

Para las fotos.

También es parte del trato.

Vamos.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Hola. -Hola. ¡Claudia!

¡Oh!

¡Ay!

¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas?

Mírame, gorda.

Ay. -A punto de explotar.

Laurita, mi vida.

Uy, mira qué grande está.

¿Y a Carles qué le ha pasado?

-Nada, una gastroenteritis de estas...

Hija. -Papá.

Ay, cariño... -¿Qué tal?

Ay... Ay...

"Tengo problemas con la bebida".

¿Cómo le pones esta camiseta a la niña?

Ay, Dios.

"Ya hemos llegao".

¿Y? "Ya hemos llegao".

Punto.

¡Allá, papá!

Hostia.

En su corazón encontrará el camino correcto.

Gracias. Gracias, ¿eh?

Gracias.

¿Qué?

Berta...

Sí, hola.

Me gustaría reservar una plaza en el AVE Barcelona Madrid.

A nombre de Carles.

Mire, ¿sabe qué?

Póngame dos.

Sí, a nombre de Josep.

Con pe, con pe.

Sí, pe, pe, de Puigcerdá.

(Música animada de guitarra)

He fundido el 3-G, pero te bajé todas las aplicaciones para ligar.

Adopta a un tío, Happen, Badoo,

Meetec, Tinder, Wanted,

Poof, Lovoo, Grupifive, Grindr y Siri.

Grindr es de gais.

¿Y tú cómo lo sabes? -Lo sé y punto. Quiero ayudar.

¿Lo hemos traído por descuento?

Solo quiere ayudar. Que se calle la puta boca.

Toma. Lo importante es encontrar a la chica adecuada.

Vamos a hacer ronda de reconocimiento.

Quédate, vigila que no me echen burundanga.

Es muy importante que sea guapa.

Pero no demasiado guapa.

Una mala elección te puede joder toda la noche.

Vale.

(Música animada)

¿Qué tal esa? Esa está muy bien.

Muy bien. Muy guapa de cara, buenas tetas.

Está sola en un bar...

Triste, acaba de llorar. La acaban de dejar.

No, no, eso no está bien.

No puedo dejarte que vayas. Ya.

Está mal aprovecharse. Que voy a ir yo.

No me jodas, me mira a mí.

Óscar, espero que me perdones. ¿Y si voy primero qué pasa?

¿Cómo vas a ir con los pantalones así

que parece que te acabas de mear? ¿Qué les pasa a mis pantalones?

¡Hijo de la gran... puta!

Mamón.

Eres un pringao.

¿Qué?

Que eres un pringao.

Y tu amigo un cabrón.

Se ha quedado contigo. Me he dado cuenta. Gracias.

Uh, no te preocupes, porque creo que no llegará a buen puerto.

Vale, creo que ahora me siento mejor.

Me alegro. Muchísimas gracias.

No nos hemos presentado, ¿verdad? Yo soy Óscar.

¡No! No ¿qué?

No, no, no, no.

¿Ahora intentas ligar conmigo? No.

Que no, que no.

Perdona. Perdona, lo siento.

Espera. Nadie ha dicho que no me gusta que lo hagas.

¿Y estás sola? Buen intento.

Con una amiga. Está en el baño.

Querréis hablar de vuestras cosas...

Eso pensaba yo también.

No se calla ni un momento.

Yo, yo, yo, yo y yo.

Que si diseño mi propia ropa, que soy mi propia jefa...

Que si soy emprendedora. Cállate ya, joder.

Eh, pues...

Pues por qué no la dejas aquí ¿y... te vienes conmigo?

¿Qué? Sí.

¿Estás loco? ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

¿Que sea tan o más pesado que ella? No.

Eso no va a pasar.

Y yo te invito a una cerveza, nos vamos por Barcelona,

me enseñas la ciudad y ya está. Yo me voy mañana.

Va.

Vale.

¿Sí? Sí.

¿Seguro? Que sí.

Joder, ¿ya? Que sí.

Oye, ¿no serás un psicópata, no?

Si lo soy será una historia que contar a tus hijos.

Corre. Vale.

Estoy flipando.

¿Ya? Joder con las catalanas, vaya guarras.

No me la robes, por favor. Tranquilo. Pero no la cagues.

No te enamores, Óscar. No la cagues.

¿Y cómo hago para no cagarla?

Hay tres normas básicas como buen follador.

La primera, nada de dormir juntos.

Ni caricias ni mariconadas.

Te la follas y pa casa.

Para un follador hay pre y durante.

Nada de post. No hay pros, perfecto.

Post, céntrate.

Segunda, nada de comer juntos.

Si te entra hambre te pillas un kebab.

Te lo comes solo, como los machos. Los machos comen Kebab.

Comen solos. No te enteras.

Tercera, y más importante, nada de contacto con sus amigos.

Ni amigos, ni compañeros de piso, ni familiares.

Cuanto menos te echen de menos, mejor. No me falles, follador.

¿Qué? ¿Crees que se la follará o qué?

¿A una catalana? Ni de coña.

Vale, vale, pero ¿le pilló haciendo qué?

Ah, bueno, a muchos les pillan sus padres haciendo...

No pasa nada. Con todo el mondongo ahí.

A mí mi madre me pilló una vez también.

-¿Tocándote? -No, qué va, con dos tíos.

¿Con dos tíos? Sí.

¿A la vez? -Sí, ¿qué pasa?

Ah, no, nada, nada, nada.

Nada, nada... Un trío. ¿No habéis hecho un trío?

Ah...

No, yo no.

Yo sí.

¿Y lo haríais?

¿Ahora? -No, tío, ahora no.

Eres un flipao... -Sí, venga, ahora...

Se lo cree todo. Cómo es.

Pero es guay, mola.

Te falta menta, ¿no?

Sí, sí te falta.

Acompáñame un momento a por menta.

Vale, sí. Ven.

¿El lavabo? -Allí detrás.

¿Te has fijao en lo que acaba de pasar?

Joder, sí.

¿Crees que lo dice en serio?

No lo sé...

Probablemente no, ¿no?

Vale, vale, ya decía yo.

¿Tú crees que sí? Yo creo que sí.

Pero no estoy seguro.

Porque en el caso hipotético de que ella quisiera, ¿tú?

No, claro que no.

¿Qué pasa? Pensaba que esto era una fiesta de tres, ¿no?

Ya vamos. Ya vamos.

Es como la lotería sin comprar número.

Que no quiero y punto.

Yo no soy el tipo de persona que hace orgías.

¿Pero qué orgía ni qué niño muerto?

¿Sabes lo que significaría convertirme en uno que hace tríos?

Tendría que cambiar personalidad, ir al gimnasio,

hacerme tatus, ir a "Mujeres, hombres y viceversa".

Que no quiero ser ese tío.

No estoy preparado, lo siento.

Tú estás como una cabra, ¿eh?

Además no tengo muy claro que ella quiera.

Esta tía es como una montaña rusa. Parece que sube, que sube,

y antes de llegar arriba ya vuelve a bajar.

Me aturde. No sé de qué hablas.

¿No te has dado cuenta? No.

Mira, ya verás.

Ey. -Ey.

¿Está rico el mojito? -Está buenísimo, me encanta.

Además, el mojito me recuerda

a la primera vez que tomé de campamentos...

Era de noche, había un lago

y fui a bañarme yo sola con todos los monitores, ¿vale?

Todo tíos.

Empezamos a tomar mojitos sin parar, a bañarnos.

A jugar a ahogarnos...

Empezaron a arrancarme la parte superior del biquini

y me quedé ahí sin nada bañándome en pelotas.

Y al final... -¿Qué?

Nos quedamos todos dormidos.

¿Y no pasó nada más?

No. ¿Por? No, por nada.

¡Ay!

¿Puedo ducharme?

¿No te importa? -No, ve, ve.

Es que llevo todo el día para arriba y para abajo

y tengo la manía que hago tufo.

¿Sí?

Y después una vez limpia, ¿hacemos el trío?

Madre mía, no me puedo creer que vayamos a decir que no a esto.

Vamos. ¿De verdad?

Si tantas ganas tienes, vamos. Vamos.

(Música suave de guitarra)

¿Te sirvo más vino? -Sí, ponme un poco.

-¿Está bueno? -Sí, lo ha traído Enric.

Sí, es un charelo de garnacha blanca. Está bien.

¿Cómo se llama? -Hábitat.

Ya basta.

¿Cuándo llegará papá? -Llamó y dice que viene.

Mamá, ¿qué tal el tobillo? -Mejor. Mucho mejor, sí.

¿Qué tal, Enric?

Bien. -No estás bien, ¿eh?

Estás más gordo. -No, no estoy más gordo.

Está como siempre.

No parece que rompiera con Rosa, parece que se la tragó.

Manel, no estoy más gordo. Estoy un poco hinchado. Ya está.

Bueno, hinchado de gordo.

¿Qué sabemos de Rosa?

Montse se la encontró por la calle.

Dice que estaba guapísima. Se ha hecho no sé qué en el pelo.

Y que está más joven que...

Mamá, mira qué me hace. -Nena.

¿Quieres que los Reyes te traigan carbón o qué?

Deja respirar a tu hermana.

Clara, ¿qué pediste a los Reyes? -Una bici.

No, has pedido unos patines. -No, una bici.

¿Qué dices de una bici?

Están pasadas de moda. No sabes ir en bici.

Una bici, pero con ruedecitas.

Barcelona no está preparada para ir en bici.

No hay suficiente carril bici, te la roban.

Los conductores no están habituados y te aplastarán el cerebrito.

Manel...

Eres tú quien ha pedido los patines.

Yo una PlayStation.

¿Qué me estáis contando?

En la carta no pone nada

ni de bici, ni de PlayStation, ni de nada.

Ey, ey, Manel...

Que esta no es la auténtica.

Que hago una fotocopia, para mí, para que yo sepa qué traen los...

Mira, los patines Pinky Doggie y la casita de muñecas Planet.

Esta carta no es. La envió mamá.

Montse, no te imaginas el curro que ha tenido el Rey

para encontrar la casita Pinky Ponke

y los patines de los Doggies.

Manel, los Reyes son mágicos y seguro que lo solucionan.

-Claro que sí, seguro.

-Manel, lo tienes bastante jodido esto.

Quisiera decir unas palabras.

Espero que pidas unos patines. -Manel...

Hace tiempo que quería hablar con vosotros, meses.

Quisiera deciros que os quiero mucho

y que sois lo más importante de mi vida.

Por eso, Julia y yo

tenemos la necesidad de deciros que...

El rey Melchor se ha dado a la fuga.

Aún estamos a tiempo de pedir casita y patines.

Manel, no seas pesado. -Julia y yo...

queremos deciros la verdad. -Mamá.

¿Qué estás diciendo?

¿Qué es Julia? -Julia, la tita.

En realidad no es la tía ni la hermana de nadie.

Si dejáis de llamarla tita será más fácil.

Mamá, ¿quieres que llamemos Julia a la tita?

No le vamos a cambiar el nombre ahora.

Es imposible.

Pasar a llamarla Julia a la tita... -Un momento.

Di, yaya, va.

Julia y yo...

tenemos una relación sentimental.

Guau.

Niñas, iros a jugar un ratito, anda.

(Timbre)

¿Abro yo? -Sí.

Voy.

-Niño, ¿cómo estás?

Campeón. -¿Cómo estás?

Muy bien, muy bien, muy bien. -¿Sí?

Buenas noches, familia. Ya estoy aquí.

Hola. -Cuñado, ¿cómo estás?

Chaval. -Hola.

Carme. Julia.

Hola, cariño. ¿Qué tal?

Perdonad, el retraso, pero no llegaba un palé.

Ya os imagináis. El berenjenal de siempre, lo típico.

Ya está, ya está, ya pasó todo.

¿Y qué? ¿Qué tal?

(Música suave de guitarra)

¿Pasa algo? -No.

Tenemos un rey que se ha escapado de la carroza,

no sabemos quién ha pedido los patines y la casita y...

mamá, que se ha hecho lesbiana. -¿Eh?

(Música animada)

Buenas noches. Buenas noches.

Creo que tengo una amiga alojada aquí. Se llama Andrea.

Si puede, por favor, ponerme en contacto.

Pero vaya jeta.

¿Sabe el disgusto que le ha dado a mi hijo?

Por favor...

Pues no, no hay nadie registrado con ese nombre.

(Continúa la música animada)

No... ¿Seguro? ¿Seguro?

¿Le puedo hacer una fotografía?

Vamos.

¿Qué haces? Esta exclusiva es mía. -¿Qué haces?

(Continúa la música)

No, lo siento.

Visca el Barça.

(Continúa la música)

No, lo siento.

No, lo siento.

No, lo siento.

Pues sí, tenemos una Andrea.

Eh...

Perdón.

¿Puede llamarla por teléfono y pasármelo después?

Lo lamento, pero a estas horas no nos está permitido.

Vamos a ver.

Si lo desea puede dejarle una nota y mañana se la entregamos.

Sí. No. O sea, déjeme que le explique.

Llevo 20 años buscando a esta mujer.

La he encontrado... Que no.

Que no puede ser. A mí qué me cuenta.

Qué pasa con la gente que todos me dan la lata, por Dios.

Oye, ¿qué es eso?

(Teléfono)

¿Qué?

Perdona, ya volveremos mañana. Buenas noches.

He visto la habitación.

Trescientos trece.

Corre.

Corre.

(Continúa la música)

No puedo llamar así. Ah, sí, dame.

¡La peluca!

Espera.

Bien. ¿Qué le vas a decir?

No lo sé.

¿Sí?

Eh... Perdone, ¿usted se llama Andrea?

Sí, soy yo misma.

¿Pasa algo?

Nada. Perdón, me he equivocado.

Buenas noches. Buenas noches.

Buenas noches.

(Música dramática de guitarra)

Va.

Jo...

Mi madre ya está mayor y la verdad es que...

no quiere saber nada de todo esto.

No puso muy buena cara cuando le dije

que iba a intentar encontrar a mi abuelo.

Después del funeral de mi abuela,

vaciando su habitación, encontramos una carta,

que hacía referencia a usted.

Y empecé a investigar.

No sabía su segundo apellido.

Así que...

Antes de venir aquí ya casi me había dado por vencida.

Habla muy bien castellano.

Decía que era el suvenir que había traído para nosotras.

Su abuela y yo fuimos pareja durante un año y medio.

Ella me enseñó a conducir.

En aquella época vivía en un pueblo pequeño.

Y ella alta, francesa...

Se había ido unas semanas a Francia.

Y yo solo esperaba los días esperando su vuelta.

Entonces en una carta me confesaba la verdad.

Estaba prometida con otro hombre.

No hubiese imaginado nunca...

que cuando se marchó estuviera...

Mi madre no entiende por qué Cécile mintió todo aquel tiempo.

El mundo no era como el de ahora.

No podías dejarlo todo por alguien tan fácilmente.

Continuamos escribiéndonos

y ella cada vez tenía más decidido dejarlo todo por mí.

Pero un día las cartas ya no llegaron.

A veces tengo la sensación que...

desde que Cécile desapareció,

no sé, he vivido como...

como suspendido en el tiempo.

Me alegro

que ella tuviera fuerzas

para seguir adelante con su nueva vida.

Quizá yo hubiera debido tener más.

¿Podría darme una foto de usted?

Se la cambio por las suyas.

Es un cambio justo.

Bueno...

# I el sol se'n va a un racó.

# I és fa de nit a l'escenari.

# Dos actors sota un balcó.

# Tothom a lloc...

# I que plogui amb tanta força.

# ...avall la història.

# Que ressoni aquella nota.

# No pareu,

# fins que s'ofeguin els records. #

¿Y de verdad, hija, le sigues dando de mamar?

Sí, papá, sí.

¿Qué necesidad tienes, hija?

Hablando de mamar a edades que no tocan.

No sé de qué hablas. -No, ni yo.

¿Qué te digo siempre? -A papá ni caso.

¿Y al niño qué le vas a decir, que su padre ha muerto?

No, pero a lo mejor le explico cómo maté a su abuelo.

Pero hija sin un hombre a tu lado que...

No te preocupes por eso, contigo tenemos de sobra.

(Timbre)

No, hija, quieta, tú no te levantes.

Anda, ve tú, Mari. -No te fastidia.

Voy yo.

¡Ah!

¡Carles! Hola.

¿Qué tal estás? ¿Qué tal?

Qué sorpresa.

Qué guapa estás y qué enorme.

¿Esto qué es? ¿Has visto?

No te esperábamos. Ya.

¿Estás bien? Sí. Sí, bien, bien.

Dadme los abrigos y ya... ya los dejo.

Vale. Te ayudo.

Sí, muy bien.

¿Carles? Hola, Laura.

Veo que al final te has... Sí, al final...

O sea, Josep... O sea, yo...

Que, bueno, aquí estoy.

Mira, Laura, que me sabe muy mal todo esto, que...

lo siento, y...

y ya está.

¿Ya está?

Qué guapa estás.

Carles. ¿Qué tal?

Tú sí que eres guapo. ¿Y tu tripita? Eh...

Mamá, no te acerques mucho no te vaya a contagiar.

Anda, ven conmigo.

Oye, ¿qué tal la niña? Dormida, bien.

¿Qué tal el viaje? ¿Bien? Bien, bien. ¿Tú?

Bien, la tripita mucho mejor.

Sí, sí. Ah.

Jefe, ¿qué tal? ¿Qué tal la gastroenteritis?

Bien, mejor.

# I si et despertes

# i és de nit... #

Te voy a hacer una pregunta importante.

A ver.

Me entiendes cuando hablo catalán. Te entiendo perfectamente.

¿Y eso? Yo tuve una novia catalana.

¿Qué es esto? Es la iglesia de Sant Felip Neri.

La plaza tiene el mismo nombre.

¿Por qué está así? Está hecha un Cristo.

No, son los restos del bombardeo aéreo

que sufrió Barcelona en el 1938.

Se ha querido conservar así como...

testimonio de las 42 personas que murieron aquel día.

Te lo sabes de puta madre. Sí.

(Música suave de guitarra)

Yepa...

Óscar, lo siento.

Es... Es que...

Prefiero que no pase nada entre nosotros esta noche.

No pasa nada.

No me gusta enrollarme la primera noche, ¿sabes?

Y menos si el tío se va al día siguiente.

Que no pasa nada, que yo tampoco quiero nada.

Me ibas a besar. No.

Venga, tío, me ibas a besar. Que no, que no, que no.

Quiero ver Barcelona y ya está.

Y que nos vamos por ahí...

Ahí va.

¿Dónde está tu hotel? Poble Nou.

¿Está lejos de aquí o qué? En el quinto coño.

Pero no te preocupes, vamos a mi casa.

Vale.

Espera, espera.

¿Dónde está el baño? Allí.

Vamos.

Puedes hacerlo. Como los perros en el parque.

Te la follas y luego sigues como si nada.

Y ya está.

Hola.

Hola.

Perdón.

(Música animada de guitarra)

Ey, ¿tenéis zumo de naranja natural?

Sí. Ahora te preparo uno. -Eh, campeón.

Me voy a la ducha.

Ahora en serio. Es una broma vuestra, ¿no?

No. No es broma, no. -Venga. ¿Quién quiere café?

¿Es broma o no? -No.

Como presidenta

de la Asociación de Deportistas de Élite Homosexuales,

os felicito.

Fina, que no estamos en el Palau de la Generalitat, cariño.

Pero ¿qué significa exactamente relación sentimental?

Una relación perfectamente normalizada.

Una relación que la sociedad asume como perfectamente normal.

Ya, pero...

¿Os tocáis? -Joder, Manel.

A ver, sesenta años de amistad

ya son una relación sentimental de por sí, ¿no?

Se quieren y ya está. -La yaya no intenta decir eso.

Habéis tenido que vivir con eso en silencio,

ahora ya está, se acabó.

Estoy superorgulloso de ti.

Os grabaremos en vídeo, el que hacemos para la asociación.

¿Lo tendremos en vídeo? Para verlo cuando lo necesitemos.

No lo veo muy claro yo.

¿Qué no ves claro? ¿Qué no ves claro?

¿Que haya 76 países donde la homosexualidad es ilegal?

¿O que el 62 por ciento de los homosexuales en Europa

todavía vivan dentro del armario?

¿Qué no ves claro? -¿Los he metido yo?

Te aporto datos para que veas de qué estamos hablando.

Tienes un hijo gay, para ti es más fácil de asumir.

No hay que asumir nada. -Ya lo sabías, ¿no?

Con el radar que tenéis para detectaros entre vosotros.

Como encendamos el radar de la tontería pasas el límite ya.

Lo han hecho público y está muy bien.

Venga, Fina, no animes a mamá.

¿Qué quieres que te diga? Se me hace raro que mi madre...

Asúmelo, Manel. Asúmelo.

¿Podemos dejar el tema aquí?

Amo a Julia.

Sí, ya, como amabas a Greta

y nunca decías que tenías

una relación sentimental con la gata. ¿A que no?

Eso es. -Por favor, hagamos un brindis.

Por favor, levántate. -Es que...

Hagamos un brindis, por favor.

Hagamos un brindis por el amor en la tercera edad.

Ya vale. ¿Quién quiere café?

Os haremos miembros de honor... -No son deportistas de élite.

Que son dos yayas.

Mamá nos está diciendo que es lesbiana, ¿os parece normal?

Me parece que hay un homófobo en la sala, señoras y señores.

Que no, Fina, que no soy homófobo.

Fui el primero en felicitar a tu hijo.

Bueno, ya está, ya hemos cubierto el cupo de gais en la familia.

Sí, el cupo de chorradas parece

que no están cubiertas en la familia.

Mamá nos dice que es bollera, ¿te da igual?

¿Te suena el concepto papá?

Quizá mamá quiere a la tita Julia ahora.

¿De qué lado estás? -No es un partido de fútbol.

Lo que digo es que de papá casi ni me acuerdo.

En cambio tita Julia lleva toda la vida.

Muy bien, 20 años bastan para olvidarse de papá.

No es eso. -Va, hombre. Va, hombre. Va.

Por favor, es un insulto a su memoria.

Perdona, pero papá era... un imbécil.

¿Qué has dicho?

He dicho que era un imbécil. ¿Quieres que lo diga más claro?

Papá era un imbécil.

Retira eso ahora mismo. -Mamá, no...

Quise mucho a vuestro padre. No era muy afable,

pero ni mucho menos era un imbécil, ¿entendido?

Sí, sí, lo querías mucho.

No tienes derecho a opinar.

Era mi padre. -Y mi marido.

No me encuentro muy bien.

Me voy.

Espera, Julia, que te acompaño. Espera un momento.

¿Ah, sí, se ha fugado un rey?

¿No tenéis ojos en la cara?

¿Tú te has visto, mamá?

¿Sabes cuántos años tienes? -Olvídalo, Enric. Déjalo ya...

Deja el vino también.

Brindemos. Así disimularás las no sé cuántas copas

que te has tomado. -Eh, eh, eh. No pienso tolerar...

Calla, calla, por favor.

Hago lo que me da la gana, homófobo de mierda.

¡Ese es tu problema! -¡Parad ya, joder!

¡Déjame! -Cálmate, Enric.

Solo decimos que mamá hace cunnilingus.

También se los hago a Montse y no pasa nada.

No razona, Manel. No razona y ya está.

Están engañando a mamá.

Le venden mierdas de amor a los 80 años, ¿entendéis?

Que Rosa te haya abandonado

no significa que los demás no podamos amar y ser amados.

¿Lo entiendes eso?

No os pido que aprobéis lo que hay entre Julia y yo.

Solo quería compartirlo con mi familia, mi familia.

No con la presidenta de ninguna asociación,

ni con el estudiante graciosillo,

ni con el hombre de hielo.

¿Lo entendéis?

Mamá, perdona.

(Ruido)

Julia. ¡Julia!

Avisad a una ambulancia.

# Si me'n vaig abans

# que ho facis tu, no feu gaire dol.

# I prepareu-vos un sopar espectacular,

# com si fos Cap d'Any.

# I que soni aquella cançó

# que ens feia sentir, malgrat tot. #

Ha sido todo una estupidez.

Deberías ver la parte positiva.

Al menos lo has intentado.

Ella tiene uno igual.

Ella me compró uno a mí y yo le compré uno a ella.

¿Cómo os conocisteis?

Durante un verano,

en el pueblo de mi madre.

Yo iba todos los veranos allí.

Y pasaba los días con los mismos amigos

haciendo las mismas cosas.

Y aquel verano...

la vi.

Y pasé el resto del día

averiguando quién era,

de dónde había salido, dónde vivía.

Y todavía no sé cómo reuní el valor

para ir a su apartamento, llamar a la puerta,

y presentarme.

Si me hubieras conocido en esa época

sabrías que fue todo un logro para mí.

Y... ya no nos separamos el resto del verano.

Mis amigos del pueblo se reían. Decían que me había poseído.

Envidia.

Fueron solo tres semanas, pero...

maravillosas.

Supongo que te parece ridículo.

Pero después de ella nunca...

he sentido...

Nunca he vuelto a sentir...

Nunca.

¿Pero no os disteis el teléfono o algo?

Bueno, en esa época no había teléfonos móviles.

Nos dimos las direcciones.

Y estuvimos escribiéndonos durante meses unas cartas...

Yo quise ir a verla, pero mis padres me...

Yo qué sé, me acobardé, no fui.

¿Y qué pasó?

Nos mudamos mi familia y yo. Yo le escribí...

una carta diciéndole mi nueva dirección,

pero no sé si se mudó también. El caso es que nunca más...

Y tampoco en ese momento me animé a ir a buscarla.

Luego traté de olvidarla, pero...

Como dice un autor que yo he leído,

tratar de olvidar a alguien es recordarlo para siempre.

Por eso cuando la he visto esta noche desde la carroza...

Yo qué sé, no han salido las cosas bien.

El amor no existe.

Ni los Reyes Magos.

Ostras, qué casualidad, hoy he visto uno igual.

¿Perdón? El amuleto.

Justamente hoy he visto una clienta que llevaba el mismo.

¿El mismo? ¿Seguro?

Sí, juraría que sí. Una clienta del hotel.

Me dijo que cogía un avión a primera hora de la mañana.

Creo que pasaba la noche en el aeropuerto.

Vamos. Sí.

Muchas gracias.

¡Gracias!

Por fin se durmió. -Bueno, hija, Laura,

descansa un poquito ya.

¿Ya tenéis su primer regalo? -Sí, un body, un peluche.

Anda que le hará ilusión con esa edad.

Ya nos hará ilusión a los demás.

Al mío le pienso hacer un montón de regalos.

El mejor regalo para un niño, hija, es despertarse el Día de Reyes

con una mamá y un papá.

Ay, por favor...

¿Por qué no te callas ya?

¿Qué pasa? ¿No puedo decir lo que quiera en mi casa?

Tú te volcabas muchísimo con nosotras dos.

¿Verdad, mamá? Él se volcaba muchísimo.

Hija, no creo que seas capaz.

Capaz o no es lo que hay, porque es lo que yo quiero.

Esperaba otra cosa de ti. -Yo esperaba exactamente esto,

que te comportaras como un imbécil. -Alba...

Que a papá ni caso.

Hija, cuidado. -No, no, bien. Estoy bien.

Voy... voy al baño.

¿Y qué tal, hija, esa búsqueda de trabajo por Barcelona?

Bueno, estamos en ello.

Te digo esto porque ahora que tienes tiempo

por qué no aprovechas y... -Papá, por favor.

Me paso el día cuidando a la niña que es muy pequeña

y necesita mucha atención.

Igual, Laura, si me la dejaras cuidar un poquito a mí.

¿Quieres sacar la cabalgata?

Usted perdone, ya me callo.

No se te puede decir nada. ¿Te lo hace en casa?

Cada dos por tres. Deberías ver.

¿Qué?

Mira, Carles, vamos a dejarnos de gilipolleces.

Nena, habla bien.

Joder.

Perdonad, familia, nos vamos a ir porque es que hoy no...

Gracias por todo, de verdad.

Muy bueno el turrón.

Feliz Día de Reyes.

¿Estás bien? -Sí, no es nada.

"¿Qué pasa?".

-"Pues que no estoy bien".

"Me han vuelto a mandar otra carta de rechazo".

"Es que me siento inútil".

"No puedo estar 24 horas en casa. Yo necesito trabajar".

Yo estoy todo el día en casa, con la niña...

Y siento que tengo que hacerlo yo todo.

Que si no lo hago yo no lo hace nadie.

Y es que no doy abasto.

Y él, él está en su ciudad con su familia, con sus amigos...

Que muy bien, que me gustan, pero es que me siento sola.

"Y lo peor es que hay algo que entre nosotros no funciona".

Discutimos todo el rato, no llegamos a ningún acuerdo y...

"No me fío de dejarlo solo con la niña".

"Y hay algo entre nosotros que no...".

"No sé, estoy empezando a pensar que...".

A lo mejor me he equivocado.

(Cristales)

(Llanto de mujer)

(Música suave de piano)

¿Qué ha pasao?

No, no, no, él no es. Es Salva.

Joder, Josep.

Vale. Ah... Una ambulancia.

Alba, ven aquí.

(HABLA CATALÁN)

(HABLA CATALÁN)

(HABLA CATALÁN)

No. ¿No?

Es que no te entiendo.

Claro, claro. Joder...

Alba, que te vamos a llevar a la cama ahora

y la ambulancia llegará en nada.

Otra cosita. Dime.

Me estás haciendo mucho daño. Perdona.

No pasa nada. Vamos. Va, va, va.

Agárrate aquí. -Tengo mucho calor.

Eso, ventilamos aquí, va.

Una ambulancia para parto.

No, no soy el padre, soy...

el marido de la hermana del marido de la hermana.

Estoy sola.

No. -No va a tener padre.

Josep. Con "p" de Puigcerdá.

O de Pamplona, sí.

Vas a tener un nieto que no te lo mereces. Calla.

Para parto y desmayo.

Venga. Cojines aquí.

Todo va ir bien, cariño.

(GRITA) ¿Qué pasa?

Contracción.

Hasta ahora no me habían dado.

Alba, por lo que sé las contracciones pueden ser leves

y piensas que no son de parto, pero si ha pasado un minuto

es que la cosa es inminente.

Lo leí en "El milagro de la vida".

"Mi primer embarazo", "Comer, amar, mamar".

¿Cómo sabes todo esto? Los leí todos, Laura.

Por favor... Laura, te pones detrás suyo,

te vamos a girar un poquito. Venga.

Y ahora respira, ¿eh?

¿Dónde estás? -Contigo aquí, mi amor.

Está aquí.

Buenas noches. Buscamos a Julia Guerrero.

La acaban de traer. -Eh... Sí. ¿Son familiares?

No. -Sí.

Bueno, no está claro aún. -Claro que somos familia.

Esperen allí, por favor.

Enseguida os llamarán.

(Música suave de piano)

Duc...

Tranquila, cariño, que todo va a ir bien. Vas a ver.

Voy a morir. Lo que vas a hacer es parir.

Lo vas a hacer muy bien. Me pongo abajo.

No te vayas. No me voy.

Me pongo aquí. Girémosla un poquito.

Muy bien. Poquito a poquito.

Muy bien. Si lo estás haciendo bien.

¿Qué dice este del dallonse?

La cabeza que ya sale de lo tuyo.

¿Que la cabeza ya...? ¡Josep, por favor!

Escúchame, Alba. Escúchame.

Si va rápido, mejor.

Ya verás, no te das ni cuenta, y habrás parido.

Cuando lo cuentes en la guardería serás la envidia.

Venga, va.

¡Está ahí! ¡Ahí está!

¿Dónde está la ambulancia?

Estamos contigo, linda. Si sale, sale.

Eso que avanzas.

¿Verdad, Laura? Sí.

Va, va, va, va.

Vas muy bien. Enrique, ¿verdad?

Venga, va, Enrique, que soy tu tío.

Tú y yo vamos a ser muy colegas, ¿eh?

Alba, déjalo salir solo que ya tiene una edad.

Vale.

Va, va, va, va.

Vas perfecto. Vas perfecto, mi vida.

Vas a poner esto aquí. Lo haces muy bien.

Ay, ay, ay.

Ay, ay, ay, ay, ay.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Vale.

Ahora vamos... Vamos a empujar juntos en cada contracción.

Vale, tú le empujas la espalda, ¿sí?

Venga.

Joder. ¿Está ahí?

Vale, vale, vale.

Eso es, eso es, eso...

Va, va, va, va.

La cabeza, la cabeza...

La cabeza.

Ya sale.

Una más, una más, una más.

(Llanto de bebé)

Está aquí.

(Llanto)

(Música suave de piano)

No, no, no, no, no.

Mierda.

(Música dramática de piano)

¿Qué haces?

Nada.

¿Ibas a irte sin decir nada? No, no, no. No. Eh...

No serás tan hijo de puta, ¿no? Joder, que...

que iba a comprar. ¿Algo de comer?

Sí. No, no, no, no hace falta.

Tengo la nevera llena. Haberlo dicho antes.

¿Qué quieres? Eh...

No era para mí, era para ti.

Oh, qué mono.

Pues... me preparas

unos huevos fritos con una tostada untada con tomate y bacon

cortadito así pequeñito.

Perfecto.

Gracias.

Joder.

Qué rico.

No me puedo creer que no hubiéramos cenado aún.

¿Seguro que no quieres? No.

No, no, gracias.

No tengo hambre. Vale.

Uh...

¿Trabajas a las 7 o qué?

Ayudo a mi tía a vender roscón de reyes.

Un coñazo.

A ver si acabo la carrera y encuentro algo de lo mío.

¿Qué estudias? Psicología.

Pero tranquilo, no estoy psicoanalizándote.

Todos lo preguntan.

Sí que puedo leer la mente.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

¿Te pongo a prueba? Cuando quieras.

Bah, ¿eh qué estoy pensando?

¿Tú? Yo.

Tú...

Tú estás pensando que soy la chica más guapa

que has visto en tu vida.

Y que esto debe ser...

lo que llaman amor a primera vista.

Te estoy tomando el pelo, hombre. Es broma.

Voy al baño, ahora vengo.

Joder.

# Love is in the air...

(Tarareo)

# Love is in the air... # (CHISTA)

(Tarareo)

¡Olga! ¿Eh?

Creo que han venido dos compañeros de piso.

No vivo con mis compañeros de piso. Yo vivo con mi...

No.

¿Puedes sola, mama?

Sí, puedo, sí. Ya ves, qué remedio.

Uy, hola. -Oh, sorpresa.

¿Qué... qué... qué hacéis aquí?

¿No pasabais unos días fuera? -Tu tío se ha roto una pierna.

Se ha metido una hostia... -Por todos lados.

Todos para casa, ya ves. Yo soy Óscar.

Pero ya me iba, ¿no?

Hombre, ¿cómo te vas a ir?

Si acabamos de llegar. Ven, ven.

Por favor...

Por nosotros no sufras, de verdad.

Todo un disgusto, nena. Se empeñó que quería la litera

y se ha metido una hostia, pero de la parte de abajo, ¿eh?

¿Un trío? ¿Con la repartidora?

¿Y cómo ha ido?

Normal. No ha pasado nada raro.

Venga, ¿no puedes ni mirarme a la cara?

No.

Pero, tío...

Ángel, júrame que nunca volveremos a hablar de eso

que ha pasado ahí dentro.

Te lo juro. Bien.

Creo que me voy a dormir.

Eh, eh, eh, me lo explicáis, ¿eh?

Adrián, pero si yo ni siquiera quería.

Me lo acabas de jurar.

Me parece muy fuerte que ahora te enfades por algo idea tuya.

No quiero... Así está bien.

Así está de puta madre.

Tío, yo necesito explicarlo.

Me está consumiendo por dentro.

Siéntate, Oriol.

Mira, el tema, ¿vale?, es que no lo quería hacer.

Pero Adrián me ha suplicado para que dijera que sí

porque decía que era una oportunidad entre mil

y que si decíamos que no nos arrepentiríamos toda la vida.

Bueno, la tía la verdad es que iba...

Ya, ya, ya está.

Si hay que contarlo prefiero hacerlo yo.

Todo iba bien, muy bien.

Esta chica era una máquina en la cama y...

está claro que no era la primera vez.

No, está claro que no. Lo sabía hacer todo.

Por arriba, por abajo. Una pierna por aquí, por allá.

No le hacía ascos a nada.

Un puto sueño hecho realidad.

Pero solo nos pidió una cosa a cambio.

Que nada de... encima suya.

Comprensible.

No, muy comprensible.

Todo se aceleró y en el último momento...

Bueno, yo ya iba, Oriol, y me he puesto nervioso

y tenía pocos segundos para reaccionar

y lo único claro es que a ella no la podía tocar.

Bueno...

Lo que se llama un fuego amigo.

Ah, ¿fuego amigo?

Pero en la cara, tío.

¡Ah!

Tío, perdóname, ha sido sin querer.

Todo ha ido tan rápido que...

Ahora ya es tarde. Tío, pero si no hay para tanto, ¿no?

Tampoco es tan malo.

Si... si dicen que es hidratante.

Hijo de puta. Que os den por culo a los dos.

Adrián...

Oriol, es que...

Pero... pum y pam...

¿Sus pa...?

Solo tú puedes conocer a los suegros en la primera cita.

Te has superao. Ayúdame.

¿Cómo salgo de aquí?

¿Recuerdas la tercera norma? "Sí".

Eh... Caerle mal a sus amigos.

"A los amigos y a los familiares".

Tienes que caerles como el culo.

No te vayas tú, que te echen ellos.

Perfecto.

Hasta luego. "¡Espera, espera, espera!".

¿Qué somos? "Machos".

¿Y qué comen los machos? Kebab.

Pues eso, tráeme un kebab cuando vengas.

Joder.

Va, pasa.

Siéntate aquí con nosotros.

Contra más seremos, más reiremos.

¿Tienes hambre?

¿Te apetece algo? No, gracias.

¿No?

Eres guapo, ¿eh, tío? Gracias.

El amor llega cuando menos te lo esperas.

No la dejes escapar que es un sol.

Como su madre. -Papá, papá...

Guapo. Guapo. -Y tiene estudios, ¿eh?

Estudios e intuición

que es lo útil para la supervivencia.

Va, mamá. Va, ya.

Eso de guapo lo ha dicho porque va quemada, ¿verdad, señora?

Hostia, pues mira, antes lo hablábamos, ¿sí, papa?

No es que vaya quemada. ¿Sabes qué me pasa?

Yo desde los 40 estoy viviendo como una plenitud sexual.

Tendrías que haberla visto antes en la cena.

No seas burro, va.

Nos hemos jugado si se ligaba o no al camarero.

Y mira tú, el teléfono.

Perfecto.

¿Qué es eso? Esto es mi hierba.

La llevo siempre encima.

Me gusta fumarme unos cuantos para pillarme un buen globo.

¿Hierba? -¿Qué coño dices, tío?

¿Puedo fumarme un petardo aquí mismo?

¿Hierba? Sí.

¿Hierba?

En mi casa no se fuma hierba...

a no ser que sea con una buena pipa como esta.

Sí, bravo. Sibarita. Sibarita, papi.

¿Me podrías pasar un poco?

Hace que no pillo, el que me la pasa está de viaje

y ahora encontrar un camello que sea fiable y a buen precio...

Yo ya no fumo, me he retirado porque me bajaba mucho la tensión.

¿Sí o no, papa? Cada amarillo... -Blanca.

Pero fatal, ¿eh?

Le he cogido miedo. No la quiero ni ver.

Bueno, se acabó la tontería. ¿Cuánto hace que os conocéis?

Mucho. No, mucho no.

Mucho no. Eh...

Hace dos horas.

Y en 20 minutos me la cepillé en el cuarto.

Hombre, ole, ole, ole. -Campeón.

Ole, ole, como en los sesenta.

No, mujer, que se va a pensar que somos de esa época.

¿Qué coño haces, tío?

Tampoco te pongas así. No te ponga así

que hay que hablar de estas cosas. Claro, claro.

Hemos hecho de todo. ¿Qué hemos hecho?

Hemos hecho el perrito. Ah.

Mi prefe, me lo pido. -Guau, guau, guau...

Me lo pido. -Guau.

También hemos hecho el 69. Esa hace tiempo que no la hacemos.

Esa me encanta a mí.

Sí que hace tiempo, sí.

Pues su hija es una experta. ¿Ah, sí?

Mi hija es una experta porque lo lleva en el ADN.

Debe ser el tuyo,

porque cuando me agarra me descoordino.

No es verdad, papa, no es verdad. -No digas que no, es así.

El 69 lo haces bien, papa.

Es que me jode que sea tan inseguro.

Esto viene de familia. Viene de familia.

Usted es tan cerda como ella, ¿no?

Vaya par de guarras.

Porque su hija se ha puesto aquí y...

Vamos, que me ha dejado el sable impecable.

Se nota que le gusta más una polla...

Ya. Me he pasado aquí. Aquí me he pasado, ¿verdad?

Óscar, ven conmigo ahora mismo.

Lo siento muchísimo.

Va. Yo no soy así.

¿Cómo hemos llegado tan lejos?

Vete de mi casa inmediatamente.

Nunca había pasado tanta vergüenzas. Eres un gilipollas.

Por favor. ¡Que te vayas, ya!

(Música suave de guitarra)

(Truenos)

Mierda. Mierda. Mierda. Mierda.

Me cago en la puta y la madre que la parió.

La puta grúa me va a dejar seca.

Voy a llamar.

¿Qué hace aquí mi cartera? ¿Qué?

Ah, sí.

Te la has dejado antes en la churrería.

Me la has robado tú. No.

Robado no, en todo caso tomado prestada.

Lo siento.

Es que yo te necesitaba y no me hacías ni caso,

¿qué querías que hiciera?

Te he llevado donde has querido más rápido que un taxi.

Cago en la mar serena.

O sea que además te tengo que dar las gracias.

Me has robao y me has dejao tirao en la autopista.

Por tu culpa estoy aquí.

¡Tengo que llegar al aeropuerto! ¿No te das cuenta?

Ahora yo me interpuesto en tu noble cruzada amorosa, ¿no?

Me has hecho ir con la barba como un mono de feria.

Te lo voy a decir bien clarito para que no te quepa duda.

Estás haciendo el ridículo.

¿Sabes lo que te digo yo?

No me extraña que te vayan a echar del trabajo.

Ahí te quedas.

Que te aprovechen las fotos.

¡Eso, vete!

¡A ver qué haces tú solo!

(Música suave de guitarra)

Saldrá de esta.

Ya verás.

Olga, ¿qué edad tiene este nene?

Veinticinco. -Ya está.

¿Qué? -Cada siete años un cambio.

A ver, no coincide, no coincide, tiene que coincidir.

¿Siete por tres? -Veintiuno.

Siete por cuatro, veintiocho.

Réstale tres.

Está en época de cambios.

Comprobadísimo. -Te digo una cosa.

(Continúa la música)

El billete. Eh... No tengo.

Bueno, pues tendrá que sacarlo, como todo el mundo.

Perdón, necesito pasar.

Es un segundo. Necesito hablar con una persona dentro.

Hablo, salgo. Es un segundo. Sin billete no pasa.

No tengo dinero para un billete. ¡Digo que no!

He dicho que no. Es entrar...

¡Que no! Y despeje la zona.

(Continúa la música)

Bien.

Ahora, lo que está es colgadísimo, ¿eh?

Cuidado no confundamos.

Como un polluelo. -Está colgadísimo por ti, hostia.

(Continúa la música)

Eh.

Gracias. De nada.

Carles. ¿Sí?

No, que lo has hecho muy bien.

Todavía no sé ni cómo, pero...

Gracias.

Bé.

Josep.

Antes te he oído hablando con tu hermana.

Mira, Carles, yo no... Espera, espera. Espera.

Sé que estamos pasando por un momento muy delicao.

Lo sé porque lo veo, Laura, porque no soy tonto.

Veo que no te he sabido escuchar, no te he sabido decir las cosas.

Por eso no quiero pedirte disculpas por enésima vez.

Siempre es el mismo cuento. Lo sé.

Lo que quiero es explicarme. ¿Puedo?

Claro.

Me da la sensación,

Laura, que en esta relación hay unos roles muy marcados.

Por un lado estás tú que...

que eres la responsable,

la que se ocupa de las cosas serias.

Y sé que en gran parte es mi culpa.

Pero es que luego estoy yo, Laura,

que llevo el cartel de irresponsable

aquí colgado todo el día y...

me jode, Laura.

Me jode porque tengo 32 palos,

porque tenemos una niña preciosa...

Y me da la sensación pues que...

no me dejas.

Y sé, Laura, sé...

que has hecho muchísimo.

No quiero que pienses que no lo valoro.

Porque no es así, te lo juro.

De nada.

Yo también lo siento, Carles.

(Llanto de bebé)

Ven aquí. Ven aquí. ¿Está bien?

Sí, sí, sí, sí.

Hala, ven con papá.

Que la cojas.

No pongas esa cara, por favor.

Nada mal la Noche de Reyes, ¿eh?

Esto es mejor que una cabalgata.

Un parto. No olvidemos es un parto. Cuidado, ¿eh?

Oye, he parido.

¿Qué?

¿Cómo te quedas?

Yo ahí con tu hermana.

He visto un poquito... Merezco el premio.

(RÍE)

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Ya está, ¿no?

¿Qué? -El azúcar ya se habrá disuelto.

¿Qué tal está? -Bien.

¿Recuerdas la tobillera de la yaya?

De cuando se rompió el tobillo en la bañera,

¿sabes? -Sí.

Pues se ve que un día tú tenías trabajo no sé dónde

y pediste a la yaya y a Julia que llevaran comida a Duc.

Total que las dos van a tu casa y al entrar no está ahí.

Y van a casa de Rosa y la encuentran allí.

¿Rosa?

Tu exmujer había aprovechado que no estabas en casa,

y ella lo sabía, para coger el perro y robártelo.

Qué cojones.

Y la yaya empieza a decirle

que lo devuelva, que lo devuelva.

Y Rosa que no, no lo quería devolver.

Total, que a Julia se le hinchan los ovarios,

coge a Duc...

Imagínate, coge al perro,

y se van las dos calle abajo...

Imagínatelas con casi 90 años las dos.

Total, que al final lo dejan en tu casa sin que te enteres.

Y llegas por la noche, Duc te saluda como siempre,

y no te sientes solo.

Ya, pero la abuela...

La abuela mi divorcio nunca...

No, no, no, no, no, la yaya no ha entendido nunca tu divorcio,

pero no por ello ha dejado de estar ahí, nunca.

Yo creo que el amor consiste bastante en eso, ¿eh?

En estar siempre.

En estar ahí dentro y no aquí fuera.

En torcerse el tobillo por su hijo y el perro.

Y además, que tú las quieres.

Las quieres a las dos por muy lesbianas que sean.

Así que espabila.

(Llaman a la puerta)

(Puerta)

He ido a... a pasear a Duc.

Perdonad el retraso.

Todo irá bien.

Cuenta con nosotros para lo que necesites, mamá.

Claro que sí.

(Música dramática)

¿Qué tal? Ey, tío.

¿Dónde está Curro?

Desde ayer que no lo veo. Vete a saber dónde está este hombre.

¿Qué te pasa?

Me pasa que soy gilipollas.

Eso me pasa.

¿Tú de dónde sales? -Chicos,

me he enamorado.

¿Pero de dónde sales? -Conocí a la mujer de mis sueños.

Lo supe cuando la vi. Amor a primera vista.

¿No decías que no existía?

Hablas del Curro del pasado. Era antes.

El amor cuando te llega, te llega. Lo notas.

Hay una magia, una conexión.

Se llama Lola. Es fantástica.

El primer bar que estuvimos, ¿te acuerdas?

Allí la conocí.

Se ve que su amiga la dejó plantada.

Para. ¿Me lo estás diciendo en serio?

En serio. Es diseñadora, se hace su propia ropa.

Es emprendedora.

Claro, Lola. ¿Y dónde está?

En el baño, emprendiendo un tordo.

¿Cómo es posible...? Los botecitos estos que es gel y champú.

¿Te lo das a la vez? -Será por el cuello cabelludo.

Madre mía. Perdón que os interrumpa.

Soy Óscar. Hola.

Lola, emprendedora. Hola.

Diseña su ropa, te lo dije.

Tienes que ayudarme. Sí.

Tu amiga Olga, la que te dejó tirada ayer.

Me debe 2,95 de la cerveza que no pagó ayer, ¿te acuerdas?

2,95, con lo que está el paro. Vale.

¿Sabés dónde está la panadería donde trabaja?

No te recomiendo ir. Las napolitanas están malísimas.

Me da igual. ¿Me puedes dar la dirección?

¿Cómo puede estar mala una napolitana?

La dirección exacta.

Donde la farmacia, esa que nunca abre, famosa.

La dirección exacta, por favor. Trafalgar, 43.

Trafalgar, 43.

Ya está.

(Música animada de guitarra)

El avión sale en una hora, ¿no? -Hostia.

(MEGAFONÍA) "Rogamos tengan sus pertenencias

controladas en todo momento".

¿Otra vez?

Por favor, déjame...

Vete ya. No vengo a hacerte fotos.

¿Qué haces aquí?

Pues mira, que yo también he decidido saltar de la carroza.

¡Venga, va! ¿No tenías que buscar a no sé quién?

No me dejan pasar.

¿Y ya está? ¿Eso es todo?

Tengo una idea.

Tenga. Muchas gracias.

Gracias. Adiós.

-Hola, buenos días. -Buenos días.

Creo que me llevaré uno de trufa, por favor.

¿Qué coño haces aquí?

Oye, guapo...

Es que quiero hablar contigo. Estoy trabajando.

¿No lo ves o qué?

Ponte en la cola y te esperas a que te toque.

No. Vamos.

Dígame.

Bien, uno de trufa. -Sí.

El... el de trufa, muy bien. -El de trufa.

Ahora mismo se lo sirvo.

Mierda.

Olga. ¿Qué quieres?

Hablar contigo que pierdo mi vuelo. Me la suda.

Eres un imbécil.

¿El roscón con fruta confitada? Sí.

No soy un imbécil, el imbécil es mi amigo Curro.

¿De qué coño hablas?

Pues que esta noche intentaba demostrarme a mí mismo

que era capaz de follarme a una tía, dejarla tirada y...

y no enamorarme de ella.

Ah, muy bien.

Qué romántico. ¡Toma!

Perdone, ¿qué quería? -Ese.

Espere un momento, señora. Espere un momento.

Que no lo entiendes, que no he sido capaz.

¿Qué me dices? ¿Que te has enamorado?

¿Estás loco o qué?

No, yo no estoy loco, yo soy así y ya está.

Y me da igual.

Y no voy a dejar que nadie me cambie.

Y es mejor equivocarse cien veces que dejar de ser uno mismo

y quizá dejar pasar la buena.

Y sé que no nos conocemos de nada, pero esta noche ha sido... guau.

¡Guau!

Y yo quiero darle una oportunidad a ese guau.

¿Qué... qué quieres de mí?

Yo lo quiero es volverte a ver, y ya está.

Y contesta rápido porque si no cojo el próximo bus al aeropuerto

estoy jodido. Joder.

Sin presión, ¿no?

Decídete, guapa,

que no tenemos todo el día. Claro.

Estás como una puta cabra.

Sí.

Pero vale. ¿Vale qué?

Me parece bien que nos veamos.

¿Sí? Sí.

¿Seguro? Que sí, pesao.

¿Qué haces? ¿Qué haces?

¿Qué haces?

Romper la segunda norma,

desayunar contigo.

Vas a perder el avión.

Mi avión ha salido hace más de media hora.

Te lo pago.

Gracias.

Guapa.

Feliz Navidad.

(Música animada de guitarra)

Señorita, la cámara. -¡Mira el pajarito!

No se puede hacer fotos aquí en el aeropuerto.

¡No se puede hacer fotos! ¡Deme la cámara!

¡Selfie! Para la universidad.

No puedo... ¡Ay!

¡Por favor! -¡Un momento, un momento!

Qué modales.

"Atención, hay un hombre en camisón en las cintas".

Quédate con ella.

Venga, conmigo. Vamos.

Hola. ¿Qué tal?

(Continúa la música animada)

Perdón, perdón, perdón.

¡Eh!

Señora, tenemos que cerrar el embarque.

(Música suave de piano)

Señora.

Hola. Buenos días.

Ah.

Eh...

Hola. Buenos días.

Eh...

Al fin te encuentro.

(Música suave de piano)

¿Dónde está? -¡Ahí, ahí!

Vete, anda.

Vete.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

¡Viva el amor!

Cécile.

Lo siento muchísimo.

La verdad es que...

vaya noche.

(OFF) "Querido Jaume:

Todavía me encuentro en Francia,

aún sin fecha de regreso a Cataluña".

"Hace días que ardo en deseos

de explicarte una cosa que me asusta,

a la vez que me emociona".

"Estoy esperando un hijo, Jaume, un hijo tuyo".

Está llorando porque el papa se merece un regalito.

¿Has visto?

(OFF) "Todo ha ido muy rápido y todavía no lo sabe nadie".

"Hace tiempo que pienso en dejar la vida que tengo en Francia".

"Hacía mucho que no era feliz".

"Y tú me has dado en pocos días lo poco que necesitaba".

"Solo se trata de tener valor para empezar una nueva vida,

de perseguir aquello que uno desea, de no dejarlo escapar".

"Espero ser capaz de echar la carta en el buzón".

"Si eso es así, significa que ya estaré un poco más cerca".

"¿Quién me iba a decir que me enamoraría de ti?".

"¿Quién me iba a decir que tan joven

sabría con quién quiero compartir mi vida?".

"¿Quién me iba a decir que amar tendría un precio tan alto?".

"Pero tienes que dejar que el amor te cambie la vida".

"Porque al fin y al cabo,

¿para qué hacemos las cosas si no es por amor?".

"Espero volver a verte. Te quiere cada día más, Cécile".

(Continúa la música)

(Música suave de piano)

¿Me pasas la leche?

Oye, estaba pensando ahora y se me ocurre que...

vaya nochecita, ¿no?

Fue brutal. No sé cómo Oriol se lo perdió. Vaya pringao.

Además, lo tenía todo preparado la tía. Viene aquí y...

¿Sí o no?

La verdad es que sí que fue la polla.

Porque vaya loba, ¿eh?

Madre mía, con el biturbo ahí...

Es que vaya máquina, tío.

Qué momentazo.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Somos Cine - Barcelona, noche de invierno - Ver ahora

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas 

Verónica Echegui, Álex García, Alba Galocha y David Verdaguer protagonizan esta historia romántica perfecta para pasar una buena noche con palomitas en casa. Sara es una joven a la que le gusta planificar y que todo salga perfecto. Cansada de su vida, decide convertirse en plumista. Pero su vida se vuelve un caos cuando llegan para quedarse en su piso su padre deprimido, su novio al que hace un año que no ve, y su hermana con su excéntrico prometido.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas - ver ahora
Transcripción completa

(Campanilla)

Qué bonito. ¿Qué es?

Es un broche.

Precioso, pero busco algo para mi marido.

Ah, pues mire, tengo pajaritas.

Sí, las hago yo todas. ¿Pajaritas?

Esta, por ejemplo, es preciosa.

¿De plumas?

Sí. Todo lo que hago está hecho con plumas.

Plumas... Ajá.

Muy original.

Mire, esta fajita también, para una noche de pasión con su marido,

O... o para sacar a su suegra de paseo.

O... Suerte.

(NARRA) "Se me acaba de escapar la mejor clienta de toda la semana".

"Mi abuela, que era una mujer visionaria me dijo:

'Sara, tú tranquila,

las plumas serán tendencia y tú encontrarás un hueco'".

"Oh, oh...".

"¿Un hueco?".

Facturitas, Sara.

"Un socavón".

¿Facturitas?

"Yo creía que esto iba a funcionar. Eran todo señales".

"¿Yo qué he hecho mal? No entiendo por qué todo me sale al revés".

"Algo horrible he tenido que hacer en otra vida

para que el karma me lo esté devolviendo así".

"Hombre, igual 'gilipollas' es un poco fuerte".

"Torpe, insensata...".

Bueno, no, gilipollas.

Ya está. Desde siempre. Desde...

Desde que se me ocurrió lo de las plumas.

"Fue en el instituto, en la obra de fin de curso,

me apunté a hacer la escenografía, que ya ves lo que me importa

el teatro o lo de ser artista".

"Pero no, lo hice por... por...".

"Pues por lo que se hacen las cosas a los 16 años".

# Que me tienes loco.

# Poco a poco. #

"Porque era tan guapo que dolía".

# Ay, ay, ay... #

"Maldito Aarón...".

# Que me como el coco

# poco a poco.

# Quiero volar

# y quiero bailar.

# Quiero reír

# y quiero soñar

# contigo.

# Vuela conmigo. #

"Sus letras eran... penosas".

# Ay, ay, que me tienes loco. #

(Aplausos y vítores)

"Pero esa sonrisa,

ese cuerpo...".

"Él era el centro de todas las miradas".

"Y yo era transparente, pero ese día,

gracias a las plumas...".

Cuéntame de dónde has sacado todas estas plumas.

Eh...

"Ni siquiera pude decirle que de la antigua tienda de mi abuela".

¿Matas pájaros para desplumarlos o qué?

¿Eh?

No, no. Con estresarlos un poco, ya...

ya vale.

Lo descubrieron los aztecas.

"Cuando necesitaban plumas, metían los niños

en las jaulas de pájaros para que los estresaran".

(Risas)

"Aquí fue. Esa fue la señal".

"En este momento, decidí cómo sería el resto de mi vida".

"Por supuesto, estudiaría Bellas Artes".

"Y le pediría a mi padre reabrir la tienda de mi abuela".

"Aarón seguiría con sus canciones y todas hablarían de mí, claro".

"Y lo interrumpiríamos todo cada hora, no, cada cinco minutos,

para mirarnos en esa sincronía de amor perfecta".

"Y de nuestra pasión nacerían nuestros dos hijos,

Guillermo y Henar".

"Así soy yo".

"Me gusta planificar".

(CHICA) ¡Aarón!

¿Por qué te has separado?

"Lo único malo de imaginar tantas cosas

es que, cuando al final no se cumplen,

duele".

"Duele mucho".

"Total, que Aarón no me besó".

"Y, de hecho, no volví a verlo".

"Desapareció del instituto y como en esa época

no había Facebook ni Twitter ni Instagram,

la gente podía desaparecer, sin más".

"Pero yo lo hice muy bien".

"No perdí tiempo. Debía olvidarme de él y me empleé a fondo".

"Juan".

"Adrián".

(Emiliana Torrini "Jungle drum")

"Un tío al que llamaban algo así como el Tropas, el Tacos...".

"No, el Potas".

"Jorge".

"Tomás. Nada, fuera, fuera".

"Jacobo".

"Mi amiga Inma, una vez que iba de eme".

"Y por fin, el definitivo".

"Roberto. Un sueño de chico".

"No le podía pedir nada mejor a la vida ni al karma".

Y con él sí que hice todo lo que había imaginado.

(Emiliana Torrini "Jungle drum")

¡Oh!

¡Ah!

¡Oh! ¡Uh! ¡Ay, ay!

¡Ah, ah!

¡Oh! Me voy.

¿Ya?

¡Oh! Vale.

Vale, espera.

Pero que me voy, que me voy.

No, que yo también. Espera, que viene, que viene.

No, no. Que me voy a París.

Ah... Ah.

¿Cómo que te vas a París?

Que no te vas a París, no.

No hay manera de encontrar trabajo de arquitecto.

A ver, Potato, tranquilo. Estamos hablando de nuestra vida.

Mi vida está aquí. Tu vida está aquí, conmigo, juntitos.

No puedes llegar de repente y cambiarlo todo sin consultar.

Nada de consultarlo.

Que si empiezas, me convences.

Y yo ya he tomado la decisión y lo mío me ha costado.

Si te convenzo es porque no lo tienes tan claro

Lo tengo clarísimo.

Lo que pasa es que tú argumentas mucho.

Y eres muy tajante y lo haces todo muy emotivo,

y me siento fatal, no sé lo que digo

y acabo haciendo lo contrario de lo que quería.

Digas lo que digas... No, perdona, digas lo que digas,

no voy a escucharte. ¡Escucha!

¿En serio te tapas los oídos?

¿Qué?

Hablamos de nuestro futuro. Es solo un tiempo.

Se nos pasará enseguida, ya verás.

¿Enseguida? Ajá.

"¿Enseguida?".

¡Ah, enseguida...!

Un año no pasa enseguida.

"Y menos, si ha sido un año de mierda".

"Sara, tu tienda está vacía,

tu vida estancada".

"Tu novio está a miles de kilómetros".

"No puedes ir a peor".

Me caso. ¿Qué?

¿Que te casas? Mira qué bien.

Arturo, pásame la carne.

Pero si tiene 19 años. Vale, gracias.

¿Cómo te vas a casar? Y tú me harás el vestido de novia.

¿Yo? Voy a ser la novia más guapa

y más sexi de todo el planeta Tierra.

Entrar y que todos los hombres tengan una erección de caballo.

¡Qué bonito!

Pero tú tranquila, mamá. Cuando lo conozcas te encantará.

Estamos muy tranquilos. ¿Verdad, Arturo, que estamos tranquilos?

Sí.

Sí.

Arturo...

¿Papá?

¿Has visto lo que has conseguido? ¿Yo?

Sí, tú. No es para tanto, ¿no, papá?

Dijimos que no íbamos a montar ninguna escenita.

Que me alegro mucho por ti, hija. -Claro.

Una boda siempre es motivo de alegría,

aunque luego te lleves más de una sorpresa.

Ay...

Pero, a ver, ¿nos vais a explicar qué está pasando?

Nada. Nada. No pasa nada, ¿verdad, Arturo? Cosas nuestras.

¿Nada? Que lleves dos años acostándote con otro

¿entra en la categoría de nada?

Dos...

¿Y le conocemos?

¡Lu! ¿Qué?

¿Ves lo que estás haciendo? Le robas el protagonismo a tu hija

el día que nos anuncia que se casa.

¿Quién se va a casar, tú, hija? No, yo no.

Yo.

¿Tú? Por encima de mi cadáver te vas a casar tú con 20 años.

Hace cinco minutos me dabas la enhorabuena,

decías que era motivo de alegría. ¿No ves que no sé lo que digo,

que estoy fuera de mí?

Claro, yo creo que no es el momento de hablar de una boda,

sino de centrarnos en lo que nos cuentan, que es muy fuerte.

No, tenemos que hablar de la boda, Arturo, de la boda.

Exacto. Yo me caso si me da la gana, y me la da.

Para algo soy mayor de edad. Pero vives en esta casa, cariño.

Y mientras vivas bajo este techo,

es como si tuvieras 17 años.

Pero ¿qué techo?

Si estamos todo el día en el jardín, que parecemos feriantes.

¿Por qué no queréis que me case?

¡Porque los matrimonios son una mierda! ¿O no lo ves?

¡Qué daño me ha hecho tu madre!

Papá, papá...

Papá... Papá, espera.

Mamá, que vuestro matrimonio sea una mierda

no significa que no pueda ser feliz con el hombre que amo.

Déjalo.

Eso, déjalo, cariño.

Y no me hagas repetir que mientras vivas...

Como me lo digas una vez más, te juro que hago las maletas.

Vete.

Vete a hacerlas.

Me voy.

Pues muy bien, ¿no?

La salsa está muy buena. ¿La has hecho con la Thermomix?

Me voy a tu casa.

No. Sí.

No, vete a casa de tu novio.

Mi novio se queda con unos amigos. No me voy a ir con la maleta.

Ya, pero no, no. Es que en mi casa vivo yo.

Y tengo que trabajar.

Sara, en realidad, es la casa de la abuela.

¿De verdad me vas a dejar en la calle?

¿Tú no tienes una amiga o alguien que te aguante?

Pero si sabes que al final me vas a decir que sí.

Ven, una foto para Instagram, que mamá lo sigue.

No, no. No avives el fuego. Ya.

Por favor, para. "'Sisters'. Independencia al fin".

Me voy con vosotras. ¿Qué?

¿Eh?

No me queda otra.

Pero papá, ¿adónde?

A tu casa. Vamos, a casa de la abuela.

A mi casa, que hace tres meses que no me pagas el alquiler.

No, no, no.

¡No, no, no!

Lo veo inviable, imposible, irrealizable.

Qué estropeado está todo, ¿eh, cariño?

Sí, papá, sí.

Hogar, dulce hogar.

A ver, papá.

Tú a la habitación del tío Norberto y tú a la de la tata.

¡Qué frío hace en esta casa! Qué mal todo...

¿Tomamos un tequila para calentar? Sí, cuatro.

No os molestéis en cerrar la puerta, ¿eh?

No pasa nada. Oye, Sara.

Sara, qué fuerte lo de mamá, ¿eh?

Que tiene coño y lo usa.

Lu...

¿Qué?

"Yo te llamaba porque... voy a Madrid".

¿Que vienes a Madrid?

"Sí".

Pero tengo la casa llena de gente. Está mi familia aquí.

"¿Qué pasa, no te hace ilusión?".

Me había imaginado que volverías, estaríamos solos,

haríamos guarrerías. Como hace un año que no...

...tal. "Ya".

"Pero yo no tengo la culpa

de que te entre la risa siempre que lo probamos por Skype".

Pues sí, porque no es lo mismo. No es lo mismo.

No me saques el tema.

Bueno, no pasa nada. Vente, ¿vale?

¿Que está mi familia? Que esté.

Ah, ¿sabes qué?

Podemos hacer planes tipo ir a restaurantes,

porque hay unos nuevos por la zona.

Hay una... "Un momento, un momento".

"Un momento, no te embales".

"Yo voy porque, sobre todo...,

tengo que contarte algo".

Algo...

¿Qué algo?

"Algo sobre mí, sobre ti".

Oh, Dios mío....

(PIENSA) "Se ha enamorado de una francesa de labios apiñonados

y se van los dos a la campiña francesa

a hacer hijos como conejos".

"Mira, es que prefiero contártelo cuando esté allí".

¿Pero es algo grave

o es algo bueno?

¿Cómo se llama? ¿A quién has conocido?

Dímelo. ¿Cómo tiene los labios?

¿Los tiene apiñonados? "No, no, no".

"No he conocido a nadie".

"No insistas. Yo con esto como tú con el sexo: o en persona o nada".

"Así que adiós". No, no me puedes dejar así.

"Te quiero. Da besos a todos". ¿Por qué letrita empieza?

"No digo nada. Adiós".

"¿Qué me viene a decir, si es algo que no es malo

y es una sorpresa?".

Me va a pedir casar.

Sara, qué bien que estás despierta.

Te tengo que contar una cosa.

Y tú tienes que conocer a mi prometido.

Suena bien y todo. Mi prometido...

Hola.

"Mi Aarón...".

¿Aarón?

¿Aarón?

"Dime que no".

¡Sara!

"Él no. ¿Que nada podía ir peor, Sara?".

"¿Dónde tengo la Biodramina?".

Lo siento por el vaso. ¿Era importante?

Amor, era de Nocilla.

¿Cómo va a ser importante?

Bueno, a lo mejor era un vaso lleno de recuerdos, ¿no?

"Sí, no se ha roto nada importante".

"Mi corazoncito hace 13 años, mi autoestima, mi seguridad...".

"Nada importante". Sara Escribano.

Sí.

Estás igual que siempre.

Ah, ¿sí? Sí.

Vaya, pues tú no.

Tú... Te ha salido bigote.

Normal, ¿no?

Sí. A mí también me ha salido.

O sea, yo me lo depilo, pero... Bueno, da igual.

Pero ¿os conocíais?

Sí. Del instituto.

¿En serio? Sí.

¿Y follasteis?

¿Estás enferma, Lu? Que si habéis follado.

¿Qué clase de pregunta es esa? Pues no. Obviamente no.

Sara, ¿quién sabe? Estabais en el instituto,

eras más joven, igual eras menos rara...

Pero no puedes estar más lejos de lo que le gusta a mi Aarón.

Pues te vas a casar con él, que eres mi hermana

y quieras que no, un parecido tenemos, digo yo.

Vamos, que te querías ligar a mi novio.

Ah, ¿sí? ¿Querías?

No, si yo estaba con...

¿Con quién estabas?

Juan. ¿Qué Juan?

Juan. ¿Juan?

Gómez. ¿El bizco?

Sí. ¿Bizco?

Bueno, ¿qué pasa? A mí me ponía su mirada.

"Ménage à trois" de hermanas y novio.

Oye, ¿qué haces? ¿Cuánta gente ve esto?

¿En serio? Bueno, mira...

Sara...

Que sepas que se te ven los pezones.

(RÍE) ¡Venga, Sara! (RÍE)

(Risas)

(Muelles de colchón)

Dime que no es verdad. No puede ser verdad.

Oh...

(Jadeos)

Pero por favor...

¿Esto qué es?

(Muelles de colchón)

¿En serio?

(Jadeos)

Roberto.

"Sara, ¿qué pasa?".

Pues que estoy

cochinota.

"Pero si hemos hablado antes y no tenías nada de ganas".

Ya, pero ahora sí. Las ganas van y vienen.

Y ahora están.

Están... Mira cómo están.

"Guau... Espera".

"Espera, muévete".

"Es que estás a contraluz". Ah, vale, muy bien.

Bueno, pues... ¿Me ves ahora? "Muévete y te voy diciendo".

"Un poco más. Aquí. Perfecto". Aquí.

"Aquí, sí". Muy bien.

(Llamada de Skype)

Inma, no, por favor.

"Oye, ¿no...?". Sí.

"¿No te vas a quitar el camisón?".

Quieres que me quite el camisón, ¿eh?

"Sí, el camisón". Golosón...

Oh, sí.

Siento el...

Dios mío...

Ahí está... ¡Ay!

Estoy. "¿Estás bien?".

Sí, sí. Perfectamente.

"Guau...". Ya estoy, lista.

Muéstrame...

(Llamada de Skype)

Potato. "¿Qué?".

Muéstrame tu...

Toda tu... tu plenitud.

"¿Que te enseñe el rabo?".

Sí, vale, eso.

"Vale, vale. Sí".

"Dime cosas, dime cosas marranas". Enséñamelo.

Sí, mira, mira. ¡Oh!

Me encanta tu cogollo.

"Ay, sí, dime cosas así".

Sí. "Como con verduras".

¿Cómo? "Con verduras, mi amor".

Vale.

Me encanta que me des con tu cogollo fresco.

"¡Oh!".

"Amor, espera, espera". ¿Qué?

"Es que haces sombra. ¿Puedes mover la pierna?".

¡Cómo hablas, qué piquito de oro tienes!

"Así, así".

Y... "Oh, mi amor".

¿Y sabes qué? Quiero que hagas puré de zanahoria en mi culo.

"Sí, sí, sí. Sigue así". ¿Verdad?

Y quiero que me toques las...

"¡Las peras!". ¡Las peras limoneras!

¡Sí, échame tu jugo tropical! "Que me voy, mi amor".

"Que me voy, que me voy". ¡Polinízame!

¡Polinízame como una abeja salvaje!

¡Que me voy, dame tu miel!

"(JADEA)" ¿No tendrás una manta?

"(JADEA)"

"¿Arturo?".

¡Roberto! ¿Cómo no se te ocurre llamar?

¡Hay una cosa que es la educación!

No lo he visto... Sí lo he visto.

"Sara, dime que ese no era tu padre".

Sí.

"Joder...".

(María Rodés "You are mine")

No me lo esperaba.

Se te queda una cara de bobo, pero para siempre ya...

Papá.

Buenas, Sara. ¿Qué... qué estás contando?

Lo de tu madre, cariño.

Si iba a hacer esto que me lo hubiera hecho cuando tenía pelo.

¿Ahora voy a salir al mercado? ¡Me van a tirar piedras, coño!

(LLORA)

Papá, va. Venga, Arturo...

Joer, eres un tío que se te ve con estilo.

Se te ve sensible.

Lo tienes todo. Qué va, no se me ve...

¡Ven aquí, hombre!

No me abraces mucho que lloro.

Veo que os habéis hecho amigos íntimos.

No lo conozco tan íntimamente como a mi otro yerno, pero mejor.

Anoche... Lu, ¿qué tal?

Tenía fotos esta mañana.

Ya sabes, la vida de la modelo. Ajá.

Y tú has decidido

quedarte un ratito aquí, con nosotros.

No, yo me marcho. No para de llamarme mi "repre",

porque tengo una entrevista.

Por cierto, Arturo, me vas a echar una mano.

Sí. A ver.

Dime una cosa.

¿Qué te parece?

Qué cuerpo tiene, qué suerte. ¿Cuál te gusta más? Mira.

(Móvil)

A ver...

(Móvil)

Esta es como más de sport, ¿no?

Esta es muy bonita. Inma, dime.

¿Skype? Ah, sí, estaba durmiendo.

¿Eh?

¡No, no!

¡Vale, pues voy para allá! Pero me lo tienes que contar.

La azul mejor, sí.

¿Quiénes sois? ¿Qué hacéis? Dejadlo ahí. Ya lo moverá él luego.

Pero ¿cómo has entrado, mamá?

Con las llaves de la abuela. Ya, pero...

Ponedlo por allí. ¿Esto qué es?

Las cosas de tu padre. Se queda aquí, ¿no?

Pues digo yo que necesitará sus libros, su ropa, todo.

Pero ¿no os vais a arreglar?

Tú no quieres tenerlo por aquí. Y no te culpo, cariño.

Pero es lo que hay.

¿Cómo no...? Me marcho, Sara.

¿Y tú quién eres? Nadie, nadie.

Es un amigo del colegio.

¿Sabes qué te digo, cariño? Que me parece perfecto.

No, no. Sara, tranquila, que lo entiendo.

Si yo he hecho lo mismo.

¿Sigues con ese señor?

No es un señor. ¿Qué? ¿Estás con una mujer?

Mira, perdona. ¿Cómo se llamaba? Aarón.

¿Tú crees que tengo aspecto de lesbiana yo?

Yo diría que tiro más a MILF, ¿no? ¿Eh?

El... Hombre, veo de dónde ha sacado su hija la belleza.

¡Ha conocido a tu hermana!

Sí, hombre, la conozco. Nos vamos, por favor.

Por favor... Me encanta tu sentido del humor.

Estoy por Malasaña. ¡Ay!

Perdona. Nada, nada.

-Mira el pollo rosa qué bonito. -¿Qué tal?

¿Es este? Que papá está arriba.

Vamos a hacer las presentaciones formalmente.

Ella es Sara. Ismael. -Ah, tú eres Sara.

Encantado. ¿Qué tal, Israel?

Ismael. Ismael, muy bien.

Muy bonita la tienda, ¿eh? Ah, bien.

Adiós. Hasta luego.

Ciérrame la tienda. Sí, sí.

Pero vete rápido. ¡Que sí, Sara, que sí!

Ya sabes que a mí estos circos no me gustan.

Bueno, gracias.

Vaya tela, ¿no? Ajá...

¿Para dónde vas tú?

Pues yo para arriba. Pues yo para acá.

Adiós.

Hasta luego.

(María Rodés "You are mine")

Gracias, simpática. ¡Amigui!

¿Cómo, qué pasa? Cuéntamelo todo.

¿Qué? ¿Qué pasa?

Siéntate, que te va a dar algo. ¿Ah, sí?

Sí. Vale.

Fashion Week.

¡Ah!

Se ha caído un diseñador

y me dan el hueco a mí.

Es nuestra oportunidad, Sara.

Es lo que llevamos soñando media vida.

Yo diseño. Sí.

Tú haces las plumas y tu hermana desfila.

¿Yo las plumas? ¿En serio, mis plumas?

Mira, dime que me puedes hacer algo fabuloso en dos semanas.

Vale, sí. Sí, sí. O sea, no.

No, no, no.

En dos semanas...

A ver, viene Roberto, necesito... Y yo necesito...

No me va a dar tiempo.

Inma, no... ...unas alas majestuosas de Icario.

¿De qué?

El pesado ese que vuela hasta el sol y se quema.

Ah, de Ícaro. ¿Ves como te necesito?

Vale. Lo tengo clarísimo, de verdad.

Las dos juntas podemos. Las dos...

¡Tengo que salir de esta mierda de "coworking"!

Te lo cuento en otra parte. No, tengo que pensar.

Antes de que estos parásitos nos roben las ideas.

Vente. No les insultes, Inma.

¡Que no tienen cristal, que te estoy viendo!

Yo con la Fashion Week y tú sin contarme nada.

Esto que me dices es muy fuerte.

Sí. Bueno, tampoco tanto, ¿no?

¡Que te tiraste a un bizco!

Que no me tiré a un bizco. Bueno, solo le di un beso.

Pero ¿en serio te has quedado solo con eso?

Te estoy diciendo que mi amor platónico,

el que tocaba en el grupo de Los Humildes, se casa con Lu.

A ver, a ver, a ver...

¿Me estás diciendo que durante todos estos años

me has hablado de Aarón

y que es Aarón Humilde?

Pues no sé, sí.

¿Se llama así ahora o qué?

¿Es este?

Sí. ¿Qué pasa?

Tú no te das cuenta. ¿De qué?

Lo está petando.

¿Qué está petando?

Que es famoso.

Está sonando muchísimo ahora. ¿Sí?

Es que no veo la tele.

Lo necesitamos para el desfile.

No, no. Sí.

Tiene que tocar. No.

Y tú se lo pedirás por lo que tuvisteis.

Que no tuvimos nada, Inma.

¡Huy!

Que esto aún tú no lo has superado...

No lo veo para el desfile.

Que no. ¿Se lo vas a pedir?

No.

¡No sigas!

(Aarón Humilde "Con una mirada")

# Siéntelo,

# que somos lo mismo.

# Dímelo,

# con una mirada.

# Siéntelo,

# que somos lo mismo.

# Dímelo,

# con una mirada. #

¡Ah! ¡Por favor!

Sara, perdona.

Ven aquí. Ven aquí.

A mitad del desfile se van moviendo las plumas,

porque hay unos ventiladores.

No lo veo lo de los ventiladores. ¿Cómo que no lo ves?

Que tengáis buen día. ¡Espera!

Estábamos hablando de ti.

Porque me decía Sara... ¿Cómo?

¿Qué decías?

Sara no decía nada. Sí, decía que...

Jo, si pudieras tocar en el desfile, ¿verdad?

Sería... Díselo.

¡Por favor! Díselo, díselo.

¡Por favor!

Por supuesto.

"Inma, por Dios, dime algo".

"¿Qué pasa, tía?". "Tengo la casa llena de rockeros".

"¿Cómo lo hago?". "Lo sabes, ¿para qué me invocas?".

"Voy a por ellos, se enteran", "Pues cuelga".

"No estamos hablando por teléfono".

A mi abuela se la respeta.

¡Hala, a poneros los sujetadores y hacer "topless" a la playa!

¿Qué pasa, Sarita?

No, ¿qué pasa con vosotras? ¿Qué hacéis?

¿No sabes que mañana madrugo para recoger a Roberto?

¿Y montas este pollo?

Estamos celebrando que nos casamos.

¿Así, ahora?

¿Cómo me voy a casar así y ahora? ¿Tú estás loca?

¡Uh!

¡Pero Sara!

Qué bien que estés aquí. Hola.

Mira, ven, que te presento a mi banda.

Ella es Sara, mi cuñada. Hola, Sara.

Un chupito. No, no.

Toma. En estos momentos no...

¡Por nosotros, "salute "!

Hombre, no, por los novios.

¡Por los novios! -¡Por los novios!

¡Por los novios!

Por los novios. "Salute".

(Bigott "Female eunuque")

Trae un poco de hielo.

Oye, llevas mi pajarita puesta.

Claro. Es que me gusta, es muy bonita.

Sí, claro, como tus letras, preciosas.

No, tu pajarita es más bonita.

Mira, ven, que te presento.

Ella es Mer, la novia de Dani.

Reme, Puri, Sara...

y tu padre. (RÍE)

¿Papá?

Estamos enamoradas de su piercing.

¡Oh! ¿Un piercing?

¿A tu edad?

Harrison Ford se hizo uno a los 60.

Ya, papá, pero tú no eres Harrison Ford.

No. Tu padre mola mucho más que Harrison Ford.

¿A que sí?

¿Porros?

Porro, en singular. Pero habrá más.

Tienes la tensión por los suelos.

Esto te va a matar. Déjale.

Sí, pobrecito, con lo que le ha hecho su mujer.

Pero ¿le has contado a toda esta gente lo de mamá?

O tienes un Ferrari o tienes que dar pena.

¿A que te doy pena?

¡Temazo! ¡Temazo!

(Música electrónica)

¿Qué?

¡No tiene gracia!

Estáis prostituyendo a mi padre.

(Música electrónica)

¿Por qué no hace fiestas en otras casas,

se hace amigo de otros padres

y se hace novio de otras hermanas, eh?

¡Menudo cretino!

¿Quién te crees que eres?

Pues hala,

porque yo voy a ser muy muy feliz.

Pero que muy feliz

# Siéntete libre.

# Vuela, vuela, vuela.

# Mueve, mueve, mueve.

# Déjate llevar.

# Bebemos colores,

# sentidos en modo adicción.

# Con ganas de encontrarte

# y amanecer con un rayo de sol.

# Vuela, vuela, vuela.

# Vuela, vuela... #

(Campanadas)

(Campanada)

Mierda...

¿Qué hora es?

¡Oh, me he dormido! ¡Me he dormido!

Gafas...

Me voy.

Roberto, Roberto...

El baño...

¡Hola, hola!

¡Necesito pasar al baño!

Dios mío, no puedo más, no puedo más, no aguan...

Lucía Escribano, sé que estás ahí.

Como vuelva a casa y no esté ordenada como una patena

me hago un bolso con tu cabeza.

Muy mono, pero te quedas sin...

(Claxon)

¡Oh, Dios mío!

Me acabo de hacer pis.

¡Corre!

¿Dónde está...?

¡Potato!

¡Oh, cariño!

¡Estás aquí! Sí.

Huy, perdón. Qué bien que ya estás cerquita.

Y estamos así juntos, sin ordenadores, a solas.

Bueno, a solas, a solas... Ya.

Ya lo sé. Está mi familia en casa, lo sé, pero no pasa nada.

Porque no vamos a salir de la habitación.

No, no, si no es eso.

¿Y estas maletas?

¡Oh, te vas a quedar!

¡Para siempre! No, no.

Son de Eric.

Te hablé de él, tenía una entrevista de trabajo.

Le pregunté: "Pero ¿dónde vas?".

¿A Madrid, en serio? "¿Eric?".

"¿Se ha traído a un amigote a nuestra semana romántica?".

"¿En serio?".

"A ver, Sara, tranquila". A lo mejor, si te parece...

"Seguro que le dejamos de camino en un hotel y ya está".

¿Se puede quedar con nosotros en tu casa?

¿Qué?

"Hey, I'm Eric".

"You must be Sara". Sí. "It's her".

¿Qué es, escocés? ¿Solo habla inglés?

No, también habla noruego y francés.

Y "una poquita" de español.

Aeropuerto, mucha calor.

Mi gusto. Me gusta.

"Thanks".

No, que se dice "me gusta". Ah, me gusta, me gusta.

Por favor, si es muy buena gente.

Si es muy mono, si es como...

como un peluche.

Por favor. Me gusta.

El coche está por allí.

Vamos.

"Yes! You are in".

"Ah, cool".

Es que Eric es un crack.

Tienes que contarle sobre las casas hechas con excrementos.

Casas de mierda. Exacto.

"¿Por qué no para de vendérmelo? Que cómo canta, cómo diseña,

lo bueno que es con las manos".

"Espero que hable de su maña con las maquetas

y que lo que me viene a decir no sea...".

"No, Sara, Sara, ya estás entrando en barrena".

"¡Ah! ¡No!".

"Pero no puede ser. París no le ha podido cambiar tanto".

¿No? ¿Qué?

Nada.

Bienvenidos. Por fin. "Welcome home, Eric".

¡Ah, fiesta!

"Yeah, yeah, hard party".

Sí, mucha "party", mucha.

¡Siervos de la fiesta! ¡Lu!

¡Ah!

¡Roberto!

¡Oh! Joder.

¿En serio? Está inundado.

¡Ah! ¿De dónde viene?

¡El baño, el baño!

¡Hola!

¡Como te hayas muerto ahí dentro me voy a cabrear mucho!

Cariño, ¿pero qué haces?

Déjame a mí.

¡No!

¡Ay! ¡Lu!

¡Lu! ¡Lu, te odio!

¡Te dije que recogieras! ¡Se ha inundado todo!

¿Sara?

¡Vamos, levantaos! ¡Huy!

¡Despierta! Hola, buenos días.

La puerta no se abre. Hay que llamar a los bomberos.

Hola, Roberto. Hola, buenos días.

¡Fuera! Te pareces al tío ese que canta.

Ah, ¿le conoces?

¿Cómo? No, ¿tú eres Aarón?

Ah, me encantan tus letras, tío.

¿Eh? Anda, como a Sara.

(Golpes)

¡El vikingo! ¿Quién es el vikingo, Sara?

Uno que lo hace todo muy bien.

(ERIC) ¡Kiai!

¡Oh, papá! ¿Papá?

Ay, está muerto...

(RONCA) No, hombre, no.

Pero si está roncando, mi amor.

Fan total de tu padre, ¿eh?

¿Papá?

¡Papá!

Hija, qué frío hace siempre en tu casa.

No, es que te has quedado aquí dormido toda la noche.

Hombre, Roberto, te has vestido. Sí.

Sí, vamos a sacarle. Se ha inundado la casa.

Seguro que se ha filtrado al piso de abajo.

El taller, el taller, el taller...

¡El taller! ¿Sara?

No puede ser.

No puede ser verdad.

Esto no está pasando.

¡No, no, no, no, no!

¡No!

¡No! Ostras.

Tú, sí, tú.

Tú tienes la culpa de todo. Tú has traído Ibiza a mi casa.

¿Vuela, vuela, vuela?

¿Por qué no vuelas y te cambias de planeta?

¡Y tú, que le has apoyado!

Te pedí que me ayudaras.

"You help him and I need you help me".

"Y tú, papá". "And you, dad".

¿Qué pasa, que te vistes tan raro? "What's happen? Your clothes...".

¡Tú! Deja de traducir al vikingo y hazme caso.

¡Llevo un año aquí y no me has tocado ni con un palo!

Perdona. "Sorry".

Sara, tranquila, que seguro que lo podemos solucionar.

Secamos las plumas y... Se lo decís vosotros a Inma.

Porque yo no puedo.

No puedo...

Tú...

¡Como cuelgues eso en Instagram, te arranco la cabeza!

¿Por qué no os la lleváis arriba y que se tome una tila?

No sé, un algo y recomponemos.

¿Hay estufas por aquí, Arturo? No, estufas aquí no.

Secador, cariño, secador. ¡No se puede hacer nada!

¡Nada!

(Música de guitarra)

Se acabó, Roberto. Que no...

Que sí, voy a cerrar la tienda.

¿Ves? Es que esto tampoco tenía que ser así.

Yo no lo había planeado así.

Tú ibas a venir e íbamos a estar solos.

Íbamos a hacer el amor.

Entonces, tú te ibas a dar cuenta de que no puedes vivir sin mí.

Y después me ibas a ver triunfar en el desfile

e ibas a decidir que te vuelves de París.

Ya, sí que lo tenías todo planeado, sí.

Pero mira, soy una fracasada.

Que no. He fracasado.

Que no, mi amor. ¡Que sí!

Quizá un poco fracasada sí eres, pero no eres paralítica. Ayúdame.

¿Tú dices bien?

Sara, no te preocupes, seguro que alguna recuperamos.

¿De dónde las sacas?

Pues de distribuidores en China y en India.

Pero tardan por lo menos una semana.

Y el desfile es en tres días. ¿Y aquí no venden?

No. ¿Y si buscamos calidad?

Buscamos plumas de papagayos y de guacamayos, de flamencos.

Sí, ¿y de dónde vamos a sacar plumas de flamenco?

¿Del zoo? Claro, en el zoo.

Claro.

Pero, hombre, eso es... Exacto.

No vamos a ir. No podemos asaltar una propiedad privada y robar.

No hablo de robar, sino de entrar

y coger las plumas que vayan a tirar a la basura.

"Bueno, igual no es tan mala idea, sí".

"No, no, claro que no. Es una locura".

"Roberto tiene razón".

"Roberto sabe, claro".

La libertad de uno termina...

"¿Quién es mi novio? ¿Quién es? Roberto".

"¿Y quién está a mi lado y toma las mejores decisiones? Roberto".

Pues sí. Que es ilegal.

Vamos al zoo. "Yes!".

"Zoologic!". ¿Pero de verdad vas a ir?

"Come on".

Y ahora me vas a convencer, como siempre, para ir contigo.

No. ¡Ah!

Pues entonces, no voy.

Vamos. Venga, los que vamos, vamos.

Y los que no, pues no. ¿Tienes alcohol?

Claro, claro. Ahora cojo. Ginebra o whisky.

Vigila, que he fregado. Vale.

A ver, comprobemos.

Valeriana... Pero ¿quién ha metido todo esto?

Bocadillo de jamón. Sí.

Vosotros entráis, os escondéis

y cuando cierren las puertas, yo os tiro la mochila. Tradúcele.

(Emiliana Torrini "Jungle drum")

Guacamayo.

¡Guacamayo!

¿Eh, cómo?

¿Tú crees que es el momento? Sara, disfruta del zoo.

Este pollo me ha empujado.

Nos han visto, vamos. Lo saben.

Vamos, nos han visto.

¿Quién, Sara, quién? Nos han pillado.

¡Deja de reírte!

(MEGAFONÍA) "Atención, por favor, el zoo cerrará en diez minutos".

"Ten minutes". "Ten minutes".

"Yes, ten minutes".

"Follow the sandwich".

¿Sándwich? Vamos. ¡No, no, no!

Venga, Sara. Que está prohibido.

Venga, Sara. Pero...

15, 16, 17, 18, 19, 20.

Creo que ya estamos aquí.

Aarón. Chist, calla, calla.

Vale.

No, no, no. Ahí, ahí.

¿Qué?

¡Oh!

¿Qué tal, eh?

¿Qué?

¿Quién entra?

Nadie. ¿Estamos locos?

Las herramientas hay que cogerlas. Eh... No.

Además, no creo que nos hagan nada, habrán cenado ya.

(GRUÑEN)

Ah, no, no han cenado, no. No.

¿Sara? ¿Qué?

Vámonos. Sí.

Las jaulas de los pájaros estarán abiertas.

Y el suelo lleno de plumas, exacto.

O abortamos el plan. ¿Qué es la vida sin riesgo?

Nada, hay que entrar, ¿no? Sí.

Hay que entrar. Sí.

¿Sí?, venga, vamos. "Yeah".

Jamón.

¡Jamón!

Abortemos, ¿vale?

Chicos, abortamos. Jamón, jamón...

¿Adónde vas? ¿Qué haces?

Aarón, Aarón...

Aarón... Pero, ¿adónde vas?

¡Bájate, no!

¿Queréis jamón?

¡Ahí está!

Se ha quedado paralítico. No.

Sal de ahí. Es que está la bolsa.

Estoy bien. No, no, no.

¡No!

No. Mira, no puedo ver esto. No quiero ver esto.

Me avisáis cuando se lo estén comiendo, ¿vale?

(Bigott "Female eunuque")

Ay, ay, ay. Sara.

"Fucking hero".

Como me quede sin marido por tu culpa, te arranco la cabeza.

Yo no quiero más plumas. No las quiero ya.

Me dan igual. No queremos plumas.

¡Huye!

¿Qué haces? No sé silbar, no sé silbar.

(GRITA)

"Aarón, come on!".

¡Pero sube! Sube, sube.

¡Sube!

¡Aarón! Lobito, déjame.

Ay, ay.

Ayúdame. ¡Ah!

Está todo, ¿no? Parad, por favor, ¿eh?

Mira, las plumas, mirad. Que me muero, parad.

Vale. No.

¿Qué? No, basta.

No permitiré que nadie se ponga en peligro por mi culpa.

Si alguien tiene que hacer algo, esa soy yo.

(ERIC HABLA EN INGLÉS) Yo también quiero hacer algo.

¡Voy a por plumas guacamayo! ¡No nos dividamos!

El guacamayo, nos vemos fuera. ¡Lu, no nos dividamos!

¡Vamos a liberar al guacamayo!

Muy bien, pues se han ido, se han llevado la cizalla.

Ya no podemos hacer nada.

Las cigüeñas.

¿Qué? No, no, no. Voy yo, voy yo.

Joder...

Están ahí arriba.

Bien.

Bien. ¿Has visto?

Sí.

Sara. ¿Qué?

Acuérdate. ¿Qué?

Que solo hay que estresarlos.

¿Eh?

Como los aztecas.

¡Son tuyas!

¡Uh! ¡No, no, no!

Cuidado. ¿Qué?

(Balido)

(GRITA)

¿Te duele?

¡Alto! ¿Quién anda ahí?

Toma. ¿Y Lu y Eric?

Pues espero que estén fuera esperando con el coche, si no...

Pero no, tienen que venir a buscarnos, ¿no?

Tendrán que pagar la fianza.

Sara, ¿no crees que te lo tomas todo muy a la tremenda?

¿Yo? Ajá.

¿Y tú no crees que te lo tomas todo a chirigota?

¿A chirigota? Sí.

Perdona si me importan un poco las cosas y las personas.

Pues no, yo solo te digo que relativices,

que en la vida hay cosas mucho peores, te lo aseguro.

Sí, es lo que tiene el dolor, te lleva al infierno

y vuelve lo demás algodón. ¡Toma ya!

Toma ya...

Bueno, no, es que Lu la tararea y se me ha pegado.

Pues mira, yo creo que es una de mis letras personales.

Es muy bonita. Habla de mis padres.

Le diagnosticaron un cáncer a mi padre

y mi madre se empeñó en buscar terapias alternativas.

Estuvimos dos años viajando por Europa.

¿Por esto desapareciste?

Ajá.

Y, al final, mi padre se murió

y a mi madre se le fueron las ganas de luchar por todo

y se murió, también.

¿En serio? Ajá.

Sí. No, no, pero... Lo siento.

Pero de lo que habla la canción justamente es de esto,

de que si hay algo por lo que merece la pena luchar

es por vivir estos momentos.

Sara, esto...

El colarse en un zoológico, el...

que te inunden la casa.

(Puerta abriéndose)

Podéis pasar.

Hola. Buenas.

¿Sara?

¿Ismael?

¿Qué haces aquí? No, qué haces tú aquí.

¿Os conocéis?

No, o sea, sí. Él es el amigo de mi madre.

Pues podríamos haberle pedido las plumas directamente.

No sabía que trabajaba en el zoo.

¿De qué plumas habláis?

Pues, mire, es una larga historia. Sí, pero, para resumir,

necesito plumas para una colección de moda.

Ella es diseñadora. Sí.

Sí, claro.

Y vais y os coláis en el zoo a por plumas.

Sí, fue idea mía.

En vez de desplumar un edredón nórdico.

No, son de mala calidad. No se me ocurrió.

¿No te sirven? Son malísimas.

¡Chicos!

Si queréis, se lo contáis a la policía.

No, no, no, no.

¿Para qué llamar a la Policía? ¿A la Policía?

A estas horas de la noche...

Ay, no. Ay, mi madre.

Ay, mi madre... ¿Qué tiene que ver tu madre?

Pues...

Todo.

Todo. ¿Todo?

Porque no le hará ninguna gracia.

Tampoco tiene por qué enterarse, ¿no?

(Gritos de júbilo)

Es majísimo el novio de mamá, entonces, ¿no?

Majísimo. Me pareció un cualquiera.

¡Epa!

¡Qué fuerte!

Nada ha salido como yo pensaba.

Pero ha salido bien, Sara.

Sí. Tienes tus plumas.

Sí, sí.

Gracias.

Una de plumas marchando. Toma.

El abrigo. Me voy a trabajar.

Sara. ¿Qué?, sí.

Sí. Toma.

¡Adiós!

¡Buenas noches!

(PIENSA) "¡Qué mágico! Casi le devoran por mí".

"Bueno, por mí... por mis plumas, claro".

"Y todo lo que le ha pasado en la vida, pobrecillo".

"Bueno, Sara, ponte a trabajar, venga".

"Oye, ¿y Roberto? Ya le vale".

"Qué fuerte que no haya venido".

"Hasta el vikingo ha hecho más que él".

"Se va a enterar".

Roberto, ¿dónde estabas? Te he llamado antes.

En Segovia, con unos cazadores amigos de mis padres.

Un marrón, pero, ya está.

¿Has hecho esto por mí?

Claro, porque sabía que eso del zoo no iba a salir.

Pero veo que sí salió.

Pues, perdona por no fiarme.

No, no, no.

Perdóname tú. No, perdóname tú.

Perdóname tú.

Te perdono.

Me tienes que perdonar porque yo pensé

que no serías capaz de hacer algo así nunca,

la verdad. Bueno...

Tampoco... No es nada, son cuatro patos y dos codornices.

Vamos a follar. Huy, no, ahora no.

Sí. Es que huelo a pájaro muerto.

Bueno, pues te ducho.

¡Ay! Te ducho.

¿Me duchas? Sí, animal.

Vamos.

Desnúdate.

Quítatelo todo. Sí.

¡Uh!

Te he echado más de menos...

Al agua, patos.

Las gafas.

Ay, hazme tuya. Espera, espera. ¡Ay!

¡Oh! ¿Qué?

¿Te has depilado el culo?

Sí. ¿Te gusta?

Sí, no sé, bueno...

Es raro, ¿no?, que no me lo hayas consultado.

Oye, antes de seguir, tengo que...

decirte una cosa.

Es Eric.

¿Verdad? ¿Eric?

Es que era rarísimo que lo trajeras así.

¿Qué dices?

Que te has liado con Eric, dilo.

¿Que me he liado con Eric? Sí.

¿Por qué dices eso?

Pues no sé,

porque como querías decirme algo, no encontrabas el momento,

nunca follamos y te depilas el culo, pues...

Sara, el culo me lo depilé porque en el gimnasio lo llevan todos así

y estaba harto de que me llamasen kiwi.

¿Te llaman kiwi?

Sí.

Todos los días, en la ducha.

¿Qué? ¡Qué tonta!

Dime lo que me tenías que decir, venga.

Vale.

¿Te lo digo?

Sí. ¿Sí?

Sí.

Me voy a China cinco años.

¿Cinco años?

¡Cinco años! Sí, cinco años, sí.

Pero, ¿tú no has pensado, igual,

que necesitábamos decidirlo entre los dos?

Ya, pero es que es un paso muy importante, mi vida.

Mi empresa construirá media ciudad a las afueras de Hong Kong.

¿Tú sabes qué significa?

¡No, no lo sé! ¿Qué significa?

Pues es como si a ti te ofrecieran un trabajo en...

no sé, en... en Londres.

Un trabajo en Londres con Alexander McQueen.

Alexander McQueen está muerto.

No sé, yo no tengo la culpa que el trabajo esté tan mal.

Mira, ni se te ocurra echarle a la crisis la culpa de tu decisión,

porque ni tú puedes ser tan cobarde.

Oye, lo que intento decirte

es que no puedo condicionar mi carrera por...

Por mí, ¿no? Por nosotros.

Venga, dilo.

Dilo, atrévete a decirlo, venga.

¿Qué pasa?

Ah, mira qué bien.

Buenos días.

Pues nada, que...

Que se va cinco años a China.

Qué bien, qué buena noticia. Guay.

Gracias.

No, no, no. No, para mí no.

Explícame cómo vamos a llevar una relación a distancia

si tú estás en China y yo estoy en Madrid.

¿Y qué hago?

¿Cómo que qué haces, qué hago yo?

¿Qué hago yo, Roberto?

¿Te espero cinco años y me quedo embarazada por Skype?

Pues, mira, si te vas, rompe conmigo.

Ahora mismo.

Sí, sí, delante de ellos, venga.

Vas a romper conmigo, venga.

Rompe, rompe conmigo.

Yo...

A ellos.

Ah...

Yo...

no quiero romper con ella.

Ella tiene nombre.

Yo no quiero romper con Sara,

pero tampoco quiero elegir entre...

China y nuestra relación.

Pero si ya has decidido.

Bueno, pues... Ah, no, vale, bueno.

¿Quieres que vaya a China contigo? No, perdona...

Creo que es lo que haces. No.

Pretendes que deje mi tienda, mi trabajo,

mis amigos, a mi familia... No te pido eso.

...y me vaya contigo a China. No te lo estoy pidiendo.

Sí que me lo estás pidiendo. ¡Que no te lo estoy pidiendo!

Vete de mi casa.

¿Qué estáis desayunando?

Un poco de fruta.

¿Qué tal?

Pues...

No lo sé, no lo sé, la verdad.

No sé qué ha pasado, no sé si me ha dejado él o le he dejado yo.

Lo que sí es verdad es que se va a China, eso seguro.

¿Sabes?

¿Y tú qué quieres?

Pues...

estar con Roberto.

Aquí, en Madrid, no en China, claro.

Y hacer todo lo que habíamos planificado:

familia, trabajo, casa...

O sea, que tú le quieres.

Yo, sí, mucho, mucho, muchísimo.

Claro, si no, no me dolería tanto, ¿no?

¿Y no crees que lo que te duele es más...

el orgullo que otra cosa?

¿Cómo?

Tú eres gilipollas.

(Mensaje de móvil)

¿Cómo que si lo tengo todo ya? Si voy fatal.

(Puerta abriéndose)

Sara, no me digas que obligaste a mi novio

a matar a esos pajarracos para hacer...

¿Esto?

Los flamencos ya estaban muertos. Ya, pero el numerazo del zoo....

¿Úrsula?

Úrsula, cariño, ¿qué haces aquí?

¿Qué es eso?

La inundación.

Has venido a pedirme perdón.

Mira, me voy a marchar, no sea que tu padre se ponga en evidencia.

Te perdono yo, alguien debe dar el primer paso. Me tapo y bajo.

¡Úrsula! -¡Uh!

Úrsula...

Ya se ha marchado.

(María Rodés "You are mine")

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta)

(INMA) ¿Sara?

Sara...

¿Por qué no están las plumas en el coche?

Oye, que llegamos tardísimo, ya deberíamos estar ahí.

¿Me quieres matar el día más importante de nuestra vida?

Sí. Sí, ¿qué?

No, no. No, ¿qué?

Diles que lo carguen todo en el coche,

que yo voy a echar una cabezadita mientras, ¿vale?

Ah, vale,

que te estás riendo de Inma.

¡Ay, qué graciosa!

Bueno, muy bien.

Estupendo.

¡Espabila!

(María Rodés "You are mine")

Es que, fíjate, estoy viendo que esto me gusta...

Así, un poco...

pavo real.

Mira, aquí. Oh, me encanta.

¿Sí? ¡Ay, me encanta!

Estas plumas aguamarinas están a la altura de Gautier.

Esto es como arte elevado a la enésima potencia.

¡Eres una genia, Sara! ¡Ay, qué genia!

Pues tendrás que ver... ¿Qué? ¡No, no, no!

Pero ¿esto qué es? Esto es una mierda.

No, no. Si parece el culo de una paloma.

Yo te quiero igual, pero quítaselo.

¡Fuera, fuera! Vale, vale.

Maravilloso. ¿Eh?

Tú y yo somos la simbiosis perfecta.

¿Qué he hecho bien para que el karma nos haya juntado?

¿Sí?

Estoy llorando. Mira.

¿En serio? Qué va, no me sale. Me encantaría.

¿Te puedes ir? Esto es privado. Sara.

Hola. ¿Qué tal, Aarón?

Hola, Inma. ¿Qué tal, Inma? Bien, ¿y tú?

¿Qué, no hay nada para mí?

Las alas. No, no...

¡Sí, las alas, que se ponga las alas!

¿Dónde está? Ven. No.

Quítate la camiseta. Ven.

Vamos a probar. Están diseñadas para...

Están diseñadas para mujer. Por favor, confía en mí.

Va a quedar fenomenal.

Va a ser como una especie de dios.

¿Se las colocas? Gracias. Sí.

¡Oye, lagartas, dejadle tranquilo! Eres una artista, ¿eh?

Sí.

Te voy a arreglar.

(CARRASPEA)

¡Ah!

¿Te estás vengando por lo del otro día?

Un poco sí.

Hombre, en realidad, creo que tenías razón.

No. Tienes razón tú, que nadie me manda opinar.

(PIENSA) "Si es que, encima, es maduro".

"Y sensible".

"Con estas espaldas, que parecen África".

Lu. Huy, qué buena. Dame un poquito.

Mira cómo tengo la calentura. Terrible.

Sara, se me ve mucho, ¿verdad?

No. Sí, sí. La verdad es que sí.

"¡No, no, no! ¡Basta, Sara, para!".

"Vamos a ver. Lo que a ti te pasa es que estás obsesionada

porque en el instituto no te dio un beso, y ya está".

"No te pasa nada más".

(SUSPIRA)

¡Ya, Aarón, venga! Sí.

¡Arrancamos! No...

¡Todo el mundo a su sitio, por favor!

¡Lu, venga, vamos!

¡Vamos! ¡Joder!

No estoy preparada. Sí estás preparada.

No estamos. Necesito... Sí estamos, confía.

¡No! ¡Confía, confía, suéltalo!

Suéltalo. ¡Ah! ¡Ah!

(Gritos)

# "Get fly". #

(Aarón "My bird of paradise")

(CANTA EN INGLÉS)

Estupendo. Vale. Actitud.

Qué bonita está. Vale.

(CANTA EN INGLÉS)

Saca pecho. Vuela. Vuela, vuela.

# Vuela. #

Alta, alta. Créetelo.

# Vuela, vuela. #

¡Bravo, muy bien! ¡Sí, señor, muy bien!

Siéntate de una vez, que te pones en evidencia.

¿Yo me estoy poniendo en evidencia? -Sí.

No me he traído a mi amante para restregármelo.

Porque no tienes.

¡Ventiladores!

¡Ventiladores!

(Música)

(ERIC) Aquí hay uno bueno.

"Plumas con nulo talento".

No, no. Talento, bueno, ¿no?

No, no, no. No, no, no.

Este no se entera de nada. Hay que cortarle el pelo.

¿No bueno? No pasa nada. Nulo.

"Nulo talento". Tú lo has dicho.

Da igual que te equivoques. A ver, hija...

A ver, es verdad que el desfile

ha sido... Una mierda, papá. Una mierda.

Pues sí. Ha sido una mierda. Sí.

Y que el gilipollas del novio de tu madre estuviera detrás,

pues otra mierda. Otra mierda.

Va, vámonos.

¿Tú no has visto cómo está? Lo que imaginé yo...

Las "celebrities" pegándose por mis vestidos.

"Me va a hacer dos vestidos Sara Escribano".

"¿Qué dices? Si yo tengo exclusividad con ella".

Y Roberto me iba...

Yo también he hecho el ridículo y no estoy aquí quejándome.

Y ya no se va a casar, porque me ha dejado.

¿En serio eres tan egoísta?

¿Tú crees? Sí.

Eric, vámonos de fiesta.

¿Eh? Que nos vamos de fiesta.

Te voy a enseñar el Madrid de verdad y no este muermo.

"Let's go dance some flamenco".

"Dancing flamenco!". (RÍE)

(Puerta cerrándose)

Uh...

¿Problemas en el paraíso?

No. Bueno...

Sí. Si se pone así por esto, imagínate cuando tengamos

un problema de verdad. Pues sí.

No, no. Acostúmbrate. Lu es así.

¿Así siempre?

Bueno, yo no te voy a hablar mal de mi hermana.

Ya.

Familia.

Mira qué he encontrado.

(RÍE) ¡Ahí va!

Mira... No te digo yo que no.

No te digo yo que tampoco. Toma, que yo no sé.

Vamos a brindar. Brindis.

Brindo por las artistas con talento, como tú.

Por ti. Este brindis es por ti,

porque tú eres mágico. No, Sara. Este brindis es por ti.

Así que brindo por ti, Sara.

Bueno.

Mira. Mi peor crítica. Aquí la tengo.

¿La llevas en la cartera? Siempre.

A ver...

Aquí. Déjame ver. Ahí.

"Las letras son de un pueril...".

Hola. Soy pueril. ¡Pueril!

"...que recuerdan a aquellas del peor pop

de los 80". Esto. ¿Y qué?

¿Y qué más da esto?

¿Qué más da lo que digan en Twitter, lo que diga la gente?

Da igual, Sara.

Lo importante es lo que te sale a ti aquí.

De aquí dentro. En serio.

Si tú estás tranquila, que es lo que cuenta, ya está.

Pues sí.

Claro.

¿Quieres unas copas o qué?

Unas copas. Eso.

¿Sí o no? Sí.

Venga.

Venga, a ver. Huy, huy, huy...

Hielo, hielo, hielo.

(AMBOS) # Hielos, hielos, hielos.

# Vete, eso, vete a por hielos. #

Que aquí se está derritiendo hasta...

este cuerpo serrano.

¡Ay! ¡Ostras!

Pero ¿qué estás haciendo?

Que me he hecho un lío, papá.

Qué bien me lo estoy pasando.

Es que es un tío muy majo.

Sí, es verdad. Majísimo.

Pero, oye, tú sabes que es tu cuñado, ¿no, cariño?

Sí. Que se va a casar con Lu y eso.

Por eso está aquí.

Tú lo sabías, ¿no?

Claro. Vale.

# Copas, copas, copas.

# Copas, copas, copas. #

(RÍE) Bueno, chicos...

Bueno, yo me voy...

a dormir, que es que...

Huy. No, no, no. Espérate, Sara.

Sí, sí. Nos tomamos la última.

Me da igual. Os dejo.

La novia de Dani. ¿Sí?

Joder, pues...

Esta cuando bebe... Está espléndida.

...no hay quien la aguante.

Te perdono.

Tu hermana.

Pídemelo.

Yo me voy mañana.

Y tú tienes que pedir el visado, cerrar la tienda y...

Te vas mañana. Yo cierro la tienda.

Arreglo los papeles, voy para allá, tú me esperas ahí.

Pero yo voy a estar trabajando de sol y sol.

Y tú vas a estar casi todo el día sola.

Yo no te puedo pedir que cambies tu vida por mí.

Pídemelo. Por favor, pídemelo.

Estás loca.

¿Quieres venirte conmigo a China?

¡Sí, quiero!

Perdón, perdón. Perdón, perdón. ¡Quiero!

Familia,

Roberto me ha pedido que me vaya a vivir con él a China, cinco años.

Muy bien. Te metes dos semanas en su casa y la niña emigra a China.

Y eso que no has estado 30 años aguantándole como yo.

Se toma un martini y está diciendo chorradas.

Por favor, me habíais prometido que no ibais a pelear.

Ya no bebo. Hola. Centraos en mí, que me voy.

Solo toma Vichy. El cuidamonas le ha prohibido que beba.

A mí nadie me prohíbe nada, corazón.

Y menos, el que me idolatra, que besa el suelo por donde piso.

Le gusta todo de mí, hasta mi flujo vaginal.

¿Acaba de decir lo que creo que acaba de decir?

¿Qué necesidad? Acabas de amargarme la fritanga esta.

Pues no las comas. Y si tú te vas a China,

¿quién hará mi vestido de novia? Es verdad.

Gracias por vuestro interés. Yo también os quiero.

La croqueta congelada la inventó mamá.

Pues nada, me voy.

Ya sabes lo que tienes que hacer. Coge el mandil y ponte a cocinar.

Hablando de mandriles. ¿No viene?

Nada, no os preocupéis. Yo me voy.

Me voy a China.

Me voy. Ya veréis, me voy. Ten cuidado, que está encharcado.

¿Cerveza? Gracias.

"Ni hao", amigo. ¿Quieres cerveza?

No, no. "Xièxiè". Mire, una pregunta.

¿"Wan shang hao" es "buenos días"? ¿No quiere?

¿Me puede ayudar con esto? Cerveza.

Yo lo que quiero es que diga si "wan shang hao"...

No lo entiendo. Porque mi pronunciación... A ver.

¡Yo soy japonés!

(Música de Simon Smith)

"Sorry, sorry".

"Sorry". ¡Sara!

¡Sara!

¡Ay!

Perdona el retraso.

Esto es horrible de tráfico. Es que me duele, lo único es

que me duele algo. ¿Te duele?

No te preocupes. Llegamos en un momentito.

¿Cogemos un taxi? No, no, no.

¡Ay!

Mira, mira, mira. ¿Eh?

Qué contraste, ¿eh?

Sí, alucinante.

Pregúntale cuándo llegamos. Que no.

Pregúntale cuánto queda. No.

Que sí, Roberto. Pregúntaselo, por favor, que estoy mal.

Venga. Hazle un gesto.

Dile algo, que tú sabes chino.

¿Cómo se llama la parada a la que vamos?

Vamos cerquita del Mongkok.

"Please! Mongkok, how long?".

¿Qué haces?

¡Preguntar, Roberto, preguntar!

No quieres hablar chino y me haces hablar mi inglés, que es malísimo.

No quieres. ¿Qué te cuesta? Que no, Sara.

Ya estoy harto. Siempre me agobias hasta que hago lo que tú quieres

sin importar lo que yo piense.

Te he traído a China. Ya está.

Ya está.

Pero si me pediste que viniera contigo.

Más bien me obligaste a pedírtelo.

Sara, llevo un año en París.

Y ahora, me voy a quedar cinco años en China.

¿No ves que te estoy dejando atrás?

(Claxon)

"Sorry, sorry, sorry. Sorry".

Sara. Sara, ¿qué...?

Sara.

Oye. ¿Estás bien?

¿Por qué no me lo has dicho antes?

Que lo he dejado todo por ti, que me he venido a China.

No lo sé. No me salió.

Ah, no te salió. Muy bien, vale.

Pues si es por eso, perfecto.

Genial.

Es que no lo pones fácil, ¿eh?

No es nada fácil dejarte.

¡Que no me sigas! ¿Qué haces?

¡Déjame en paz! No, Sara. Oye...

Espérate. Espera, espera. Sara. ¡Que no me...!

Déjame sola. Déjame sola.

Si hemos roto, hemos ro...

(Sirena de ambulancia)

¿Sara?

"Help!".

(HABLA EN CHINO)

¿Qué dices?

¿Cortar?

¿Dónde está Roberto? ¡Me niego, me niego!

Perdón. ¡Ay, Roberto!

Menos mal que estás aquí.

Ese hombre me quiere extirpar algo, pero no le dejes.

Tienes que llamar a la embajada.

¡Pero tienes que pararlo! Tranquila.

He hablado con ellos. ¡Ay!

Y te tienen que operar.

No me quiero morir en China. No.

Tienes una obstrucción intestinal. ¡Ay!

Pero ahora todo irá bien. (HABLAN EN CHINO)

Hay que hacerlo ya.

¡Roberto!

¡Es que no me gusta hacer caca fuera de casa!

No sale y se acumula.

¡Roberto, no me dejes sola, por Dios!

¿Sigo viva? Sí.

¿Llevas aquí todo el rato?

Claro.

Y no te preocupes, que la operación ha ido muy bien.

Va a ser verdad que siempre me las apaño

para que te quedes conmigo un ratito más, ¿eh?

Yo...

siento mucho que todo haya salido así.

Tendría que haber hecho las cosas de otra manera. Yo no quería...

Bueno, yo tampoco te lo he puesto fácil.

La vida es rara.

Sí.

Y nosotros, ni te cuento.

"Cómo se preocupa por mí. Es tan bueno".

"Igual debería luchar por él".

"No, no, Sara, para".

"Para. Que has estado al borde de la muerte".

"Haz de una vez lo que quieres".

"Roberto es tu amigo".

"Entonces, ¿yo qué quiero?".

"Yo quiero estar con...".

Aarón. ¿Qué?

Nada. Duerme, duérmete.

"Esto es una revelación".

Es mi revelación china.

¿Por qué no me lo has dicho antes? ¡Sara, Sara!

¡Sara!

¿Mamá? ¡Papá!

Pero ¿qué hacéis aquí? Se te ve el culo, cielo.

¡Ay, mi cielo! Ay, he estado muy mal.

Pensaba que no llegabais. ¿Tú sabías que venían?

Él agilizó todo en la embajada.

Este hombre vale su peso en oro. No lo pierdas nunca, ¿eh?

Me vuelvo a España. Lo hemos dejado.

Pues te arreglas con él. Mamá...

Te arreglas con él, no encontrarás otro igual.

¡Mamá! Que me ha dejado él.

¿Que tú, mierda seca, has dejado a mi hija?

La buena noticia es que hoy le dan el alta.

¿Qué? Sí.

No, cariño, hoy no, ¿eh? Que son 12 horas volando.

A ver si se te abren los puntos con la presión.

Vamos, por favor. Yo no me meto en otro avión ahora.

¡Te voy a dar yo!

Hablamos luego.

¿Por qué, cariño?

"Ni hao, mèimei".

"Pues nada, Aarón,

que dice que o me relajo o me manda a la mierda".

Porque estás muy atacada con la boda.

Y tú, cuando te pones, puedes ser muy insoportable.

"¿Yo?". Sí.

Pero si es él, que está de un melancólico inaguantable.

Mira, escucha su última canción.

Es una maqueta.

# Y tú que estás tan lejos de mí

# sé que sientes lo que empiezo a sentir.

# Si un amor, igual que vino, se va

# camino sin esperanza... # "Si el amor igual que vino se va".

# ...hacia la verdad. #

Bueno, es una canción, Lu.

Es...

# Camino sin esperanza. #

(VOZ BAJA) Sara, está en la letra, alto y claro.

Ya no me quiere.

A ver, pónmela otra vez.

# Si un amor igual que vino se va. #

"Que no se casan, madre mía. Madre mía, madre mía...".

"Eran todo señales. Me lo está diciendo con las canciones".

"Claro, no me lo puede decir de otra manera,

pero me lo está diciendo. ¡Me lo está diciendo!".

# Camino sin esperanza.

# Camino sin esperanza. #

¡Papá!

¡Papá!

¿Qué pasa, hija?

¡Nos vamos a Madrid!

Venga, coge tus cosas. Espera.

Cambiamos los billetes en el aeropuerto.

¿Qué haces desnudo? ¡Ay!

¿Turismo sexual? Que no, espera.

¿No te bastaba con el piercing?

(ÚRSULA) ¡Ay, a mí me pone loca el piercing!

Y me voy a hacer un tatu, con un tigre.

¿Mamá?

Pero ¿esto qué es?

¿Entonces volvéis a estar juntos?

No. -Sí. ¿No?

Bueno, ya está bien.

Estoy recuperada, nos vamos a Madrid.

No te confundas. -Un poco me confundo.

(María Rodés "Busy busy")

(Gritos de chicas)

Perdón. Ay, perdón.

Perdón.

Perdón.

¡Aarón, Aarón!

¡Oye, guapa, a la cola!

¡Que llevamos aquí una hora!

¡Hey!

No quiero que me firme nada. Yo le conozco.

Soy su cuñada. Y yo su tía la del pueblo.

¡Venga, a la cola! ¿Sara?

¿Aarón?

¿Por qué ella sí y yo no? ¿Habéis visto?

Un momento. Hola.

Sara, hola.

¡Cuánto tiempo! ¿Cómo estás? Sí.

Pues, bueno, casi me muero en China, supongo que lo sabes.

Dijo Lu que era una obstrucción intestinal.

(Gritos)

Eres el mejor del mundo.

Te sigo desde el primer single. ¿Ah, sí? A ver...

Ahí tienes. Hasta luego. ¡Gracias!

Encantado, ¿eh? ¡Gracias!

Bueno, entonces me decías que... Que lo he visto.

¿Que lo has visto? ¿El qué? Claro, es que...

¿Cómo no lo había visto antes?

Todo, lo que ha pasado,

de las señales que me has enviado.

Del zoo, de lo que ha pasado en el desfile,

de lo que me contaste de ti. ¿Qué señales?

De tus canciones, que hablan de mí...

¡Perdona, bonita, sus canciones hablan de mí!

¡Y de mí! -¡Y de mí!

¡Te quiero!

-¡Te quiero!

No sé qué pasa, van 36 ya que me dicen que me quieren.

Pues ahora somos 37.

Que es así, que te quiero.

Que no tenemos por qué seguir ocultándolo.

Porque igual te mueres o... ¿Te vas a morir?

¡Oye, bueno, ya está bien!

Yo lo que quiero es que me firme.

Y yo lo que quiero es que deje a mi hermana y se case conmigo.

¿Qué le parece más importante? ¡Oh!

¡Qué fuerte, tía!

Nos queremos, es así.

No lo ocultes.

Yo entiendo que te cueste, porque a mí me ha costado mucho, pero...

Pero que no me puedes decir esto así ahora, Sara.

Pero ¿por qué no? ¿Porque no está planeado?

Pero, no sé, atrévete,

haz lo que me dices.

Dime lo que sientes.

Es que no puedes venir aquí y romperlo todo.

¿Sabes? Que esto no va a funcionar,

con Lu ni contigo ni conmigo.

Pero...

para una vez que me...

atrevo y me lanzo,

como tú...

¿Como yo?

Sí.

(Gritos)

¿Lu?

(Risas)

Sara. Hola.

¿Qué tal ha ido? Pues... bien.

A ver, es que no pensaba que fueras a estar aquí.

Yo tampoco, pensé que aún tardarías.

Bueno, pues ya que nos vemos, te voy a contar una cosa.

Yo también, yo también.

Desde que os fuisteis a Hong Kong han pasado muchas cosas, Sara.

Sí. Me estoy planteando mi vida y...

Bueno, siéntate.

No, siéntate tú, que lo mío es más...

No, mejor siéntate tú. Sara.

"Hi!". "Hi!".

"Hi!".

Pero ¿esto qué es?

Pues ya ves...

¿Cómo? En Madrid.

Pero...

Pero ¿qué te pasa?

¿Por qué le estás haciendo esto a Aarón ahora?

Pues no lo sé, Sara. En realidad, no sé cómo estamos.

No sé si aún me quiere, si aún le quiero...

Yo creo que eres imbécil.

¡Porque lo tienes todo!

No te entiendo, tienes a un tío fantástico que te va detrás

y te escribe canciones y lo da todo por ti. ¿Y tú haces esto?

Pero ¿qué te pasa?

¿Qué te pasa a ti? Parece que es a ti a la que le pongo los cuernos.

¿Por qué te afecta tanto?

¿Cómo?

¿Sara?

Bueno, da igual, porque te vas a enterar por Instagram o YouTube,

porque lo han grabado miles de móviles.

¿El qué? Me gusta.

O sea, no, no me gusta.

Me he enamorado de él.

¿De Aarón, mi Aarón?

Aarón.

Sí.

Eso no es lo peor, es que... Te lo has tirado.

No, no, no, no, no es tan grave.

O sea, bueno, sí, igual sí es tan grave.

Vengo de...

de declararme.

¿A Aarón?

A Aarón.

¡Que sí, sí! Claro, he ido y se lo he dicho cara a cara,

como en las películas. Ajá.

(RÍE) ¿Qué pasa, te hace gracia?

¿Te hace gracia lo que te estoy diciendo?

Pobre Sara.

No, coge y escúpeme, por favor,

que me voy a sentir mucho mejor si me escupes.

Por favor.

No te voy a escupir, Sara, pero menudo papelón.

Yo follándome a Eric y tú declarándote a mi novio.

¿Y él qué te ha dicho?

Que no. ¿Qué me va a decir?

Que se va a casar contigo, claro.

¿Y ahora qué?

Podríamos montar un drama, pero no creo que sea necesario, ¿no?

(María Rodés "Desorden")

# Vuelvo a pasar por el camino acostumbrado

# sin acordarme de si es el equivocado.

# Y, aunque parezca que lo tengo controlado,

# algo me dice que otra vez se me ha escapado.

# Probablemente sea un ciclo inacabado

# de desaciertos o de amor desesperado.

# Parece ser que el inconsciente nunca aprende.

# Algo me dice que esto me pasará siempre. #

(ARTURO) ¡Qué pena me da!

Jo, papá. Sara, esto es una monada.

¿Lo vas a tirar?

Sí, los tiro o los regalo.

Me lo quedo yo.

Bueno, chicos, no pasa nada.

Yo estoy bien. Los cambios son buenos.

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Hola. Perdona.

¿Es aquí donde vendéis cosas de plumas?

Sí. Bueno, vendíamos. No, vendemos, vendemos.

Es que quería una pajarita para mi novio.

¿No te queda nada? -Sí, sí, sí, mira, mira.

Ahí, sí.

Aquí tenemos esta, por ejemplo,

que es así, muy discreta.

Pero, espera, a mí a mí la que más me gusta

es esta, mira qué verde más verde. Mira, fíjate.

Pero, papá, ¿qué dices?

Si tú nunca has usado nada mío.

Son todas preciosas.

Mira, yo creo que esta le va a volver loco.

¿Cuánto es? Te la regalo.

Lu, dale una caja. ¿En serio?

Menuda manera de hacer negocio. Normal que cierres la tienda.

Chica, para una que viene...

Esta es muy bonita.

(Campanilla)

¿Vendéis pajaritas de plumas?

¿Pajaritas? -¿Esto es Ave del Paraíso?

Sí. Quería una pajarita de plumas.

Pero, a ver, no entiendo.

¿Qué os ha dado a todos con mis pajaritas?

Porque Aarón dijo en su último concierto

que lo único que salvaría en un incendio es...

esta pajarita. -Ha dejado la discográfica.

Ahora va por libre, con un rollo más personal.

Sara, esto es una señal. Será una señal para ti,

que estás siempre en las redes. Además, está enamorado de ti.

Cariño, es una señal clarísima.

¿Una señal?

Si me quisiera, no me compraría con pajaritas.

Vendría y me lo diría.

# Ay, ay, ay.

# Que me tienes loco, poco a poco.

# Cada vez, cada vez. # Pero ¿qué pasa?

¿A ver? -Es por ahí.

Vamos... Ya cierro yo.

Que tengo que hacer la mudanza.

Tengo que hacer las cajas. Luego lo hacemos.

Venga, vamos. ¿En serio?

# Me haces despertar.

# Cada vez, cada vez, ¡Venga!

# te quiero más.

# Cierro los ojos, allí estás.

# Solo sé, solo sé

# que quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Ay, ay, ay.

# Que me tienes loco,

# poco a poco.

# Ay, ay, ay.

# Que me como el coco,

# poco a poco.

# Ay, ay, ay.

# Que me sabe a poco

# cuando te toco.

# No puedo negar lo que siento por ti.

# En todas mis letras yo te veo ahí.

# Quiero el beso que nunca te di.

# Calientas mi mundo y nunca lo vi.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás. #

¿Cómo han montado este concierto?

Bueno, ¿tú no lees los twitters?

No... ¿Vosotros sabíais esto?

No. ¿Nosotros qué íbamos a saber?

Bueno, no sé si este es el mejor lugar,

pero todo esto es para una persona maravillosa.

Esta persona se fue un tiempo

y ahí fui consciente

de lo que me estaba pasando.

Hace 14 años empezamos algo en el instituto

y hoy estoy deseando continuarlo.

(Gritos de chicas)

Sara Escribano,

las gafas más bonitas de Malasaña.

¡Venga! ¡Venga!

No puedes montarme este show festivo-romántico.

No, no, no.

No, porque no, no sabes... No me conoces bien.

No sabes que yo soy hipocondríaca,

tengo una raja de aquí a aquí

y me huelen los sobacos cuando me pongo nerviosa.

Como, por ejemplo, ahora. Ya.

Yo estoy muy nervioso también.

Porque me gustas mucho.

Sí, Sara.

Oye, yo ya no me quiero casar, ¿eh?

Yo no me quiero casar.

Yo tampoco.

"Pues sí, he sido gilipollas por haber culpado al karma".

"Pero no estaba equivocada, las señales existen

y esta estaba clarísima".

# Calientas mi mundo y nunca lo vi.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Cierro los ojos

# y ahí estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más.

# Te echo de menos cuando no estás.

# Cada vez, cada vez,

# te quiero más. #

Somos cine - No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas - ver ahora

Cerca de tu casa

Silvia Pérez Cruz se llevó el Goya a la mejor canción original y una nominación a Mejor actriz revelación por su trabajo en este musical, sobre la cruda realidad de los desahucios. La cantante interpreta a Sonia, una joven de treinta años que, tras perder su trabajo, no puede hacer frente al pago de la hipoteca, por lo que es desahuciada. Sin techo y con una hija de diez años, se ve obligada a regresar a casa de sus padres.

Para todos los públicos Somos Cine - Cerca de tu casa - Ver ahora
Transcripción completa

Duérmete.

Duérmete.

Duérmete.

Eh.

Duérmete.

Si no duermes, no podrás saber...

que hay dos soles...

y un mundo al revés.

Que las piedras esconden sus pies...

y que te quiero...

hasta la luna.

Sin volver.

Duérmete.

Duérmete.

Oh, oh, oh, oh.

Y verás.

Ah, ah, ah, ah.

Que los peces hablan en francés.

Y que te quiero...

hasta la luna.

Luna.

-Venimos a ejecutar una orden judicial.

Vamos a proceder al derribo de la puerta.

(Música dramática)

Andrea.

¿Estás bien?

-Duérmete.

(RÍEN)

(Llaman a la puerta)

(MUJER HABLA EN ALEMÁN)

-¿Sí?

No, que me voy.

Ah, vale. Adiós.

Perdón.

Sí, ¿qué? ¿Qué? Es que me tenían que pagar el mes.

(HABLAN EN ALEMÁN)

-Sí, sí, un momento.

Lo siento. No.

No te preocupes.

¿Cuánto te debemos?

Trescientos cuarenta y cuatro euros.

Okey. Un momento. Vale.

Mira.

Son trescientos cincuenta. ¿Te va bien así?

Sí. Un momento, te...

No te preocupes, ya me los darás. ¿Vale?

(MUJER HABLA EN ALEMÁN)

-Ah. Si puedes bajar la basura cuando te vayas.

¿Sí? Claro.

(Timbre)

Ya era hora.

Qué monas. -Espera.

(TODAS RÍEN)

A Laurita le van a encantar. -Estas cosas a ella, ya sabes...

-Está en la edad. -Ya.

¿Dónde las has comprado? En los chinos de la esquina.

Estaban de oferta: doce eurillos.

-Tú deja de echarte colonia, que luego en el coche...

-Bueno, ¿os venís? -Sí.

-¿Vais a Torre Blanca? -Sí, pero nos vamos ya.

-Sí. -Mañana hemos quedado, acuérdate.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Hasta luego.

-¿Otra vez la última?

¿Esperas a alguien?

A ti desde luego que no.

En los vestuarios no se puede fumar.

Ni entrar sin permiso.

Ya te lo he dicho otras veces.

Yo a ti también.

Un día, vamos a tener que hablar tú y yo.

Mira cómo tiemblo.

"Dile al de los aceites que te reenvíe las facturas".

Ya me las ha mandado, ya te las he dado.

Les falta el NIF, papá.

Pídeselas ya, que hay que presentar la declaración.

Ah, que no está el NIF.

Bueno, bueno.

Pero oye, no te vayas así, déjame que te prepare un café.

Que no, papá, que tengo prisa.

Ya.

¡Martín!

Hazle los cristales. No, papá, que tengo prisa.

Venga, venga.

Yo tengo un cliente.

Cuídate mucho.

Martín.

No hace falta. -Es un momento, hombre.

Que no, que ya está. Ya está.

Toma. No, Pablo.

Tenga, coja. Venga, deja eso, hombre.

¿Cómo está Sonia?

Bien, bien.

Dígale que se acerque por la oficina.

Es que la llamo y no...

Va.

Yo se lo digo, no te preocupes. Vale.

¿Pasa algo? No, no, no, pero que se pase.

Mañana, por favor. Vale.

Adiós. Adiós.

Va.

(SOPLA)

(Pitidos)

¿Qué? ?Eh?

Pero si aquí no se puede fumar. Da igual.

¿Cómo va a ser igual? Es solo para la demostración.

Además, de aquí humo puede salir de cualquier sitio.

Puede haber un cortocircuito.

O el aparato este. ¿Eh?

-Hola, buenas tardes. Hola, ¿qué tal?

Esto va con electricidad, ¿no? -Claro.

Pues eso. Se han dado casos de aparatos como este chamuscados.

¿A que sí, señora? ¿Dónde?

Buah, en muchos sitios. Muchos sitios.

Les digo una cosa: la Comisión Europea

se va a poner muy dura con esto del humo.

De momento, no eso obligatorio, pero en dos o tres años...

Y entonces, otro precio.

Estas cosas, cuando se hacen oficiales,

se disparan que no veas.

Venga, va. Si se me queda dos, le hago precio de amigo.

¿O no lo ves? Señora, ¿qué le pongo?

Hala, hasta luego.

¿Qué?

¿Te aprietan?

No. Espera.

Están bien. Venga, quítatelas.

¿Puedo llevarlas mañana al cole?

Son para tu cumple.

Es de aquí a tres días.

Cuatro. El día de mi cumple no se cuenta.

Venga, quítatelas.

¿Tendré una fiesta?

Pues te las quito yo.

Les he dicho a Fátima y a Laura que podrían venir.

¿Les has dicho que vives aquí? ¿En qué hemos quedado?

Pero no les he dicho que nos echaron de casa.

¿Y qué les has dicho?

Que nos la están arreglando, lo que me dijiste.

¿Qué haces ahí?

¿No tienes frío?

No.

¿Y tu madre?

Se está duchando. Venga.

¿Hay algo para cenar?

¿Has traído algo?

(Silbidos)

Déjala, si ya sabes cómo es. "Ya sabes cómo es" no.

No.

Y mira cómo mima a la niña, joder.

¿Por qué no...

nos buscamos un piso o algo?

Por aquí cerca.

¿Con qué dinero? Tú limpias la casa de los alemanes.

Sí, dos días.

Y la mitad se la doy a mi madre.

Pero encontrarás más casas.

Y yo tengo las alarmas. Sí.

¿Qué?

Que antes de pensar en un piso, tendríamos que pagar al banco.

Que le den por culo al banco. Aquí con tus padres no puedo más.

Pues te aguantas. Me aguanto no, no puedo más.

Joder.

¿Cuánto hace que no echamos un polvo?

Dani... ¿Eh?

¿Con Andrea durmiendo al lado?

No solo se puede follar en la cama. Ay, Dani, va.

¿Cuánto hace?

¿Eh?

Qué pesado.

Pesado no.

¿Cuánto hace?

¿Has fumado? Uno rapidito, va.

Vamos.

Dani...

(Llaman a la puerta)

¿Salís o qué? ¿Lo ves?

No, lo ves tú, lo ves tú. ¡Chist!

Voy, voy. Coge eso.

¡Venga!

Todo tuyo.

Ya era hora.

El único sitio donde se podía estar tranquilo, y ni eso.

El baño no es para vosotros solos.

¿Me has oído? Sí, mamá.

Siempre metiéndose en todo, ¿eh, Mercedes?

Pues si no te gusta, ya sabes.

¿Ya sé qué?

Dónde está la puerta.

¿Tú no querías ir al baño? No quiero zánganos en mi casa.

¿Cómo dices?

Que eres un zángano y un pringao, y estoy harta.

¿Tú no la oyes o qué? Sí, sí.

¡Eh! Va, Dani, va.

Puta bruja. Cálmate un poco, por favor.

No, venga.

Nos vamos. Relájate un poco.

Vamos, vístete.

No. Andrea, coge tus cosas. Nos vamos.

No. He dicho que cojas tus cosas.

A la niña... Que no quiero.

la dejas en paz.

Ya está bien de tanta tontería y tanta mierda.

Vamos, vamos.

No. Andrea, vamos.

Tú quédate tranquila aquí, ¿vale?

¿Sí? Sí.

Dani. Venga, mujer, no digas que no.

Si piensas como ella. Que no.

Que sí, mujer, que soy un mierda. Ya está.

A mí también me trata así. Por eso, coge a la niña y nos vamos.

¿Adónde? Adonde sea, algo encontraremos.

Cuando lo encuentres, nos vamos los tres.

Ahora hablo con mamá... No. Que estoy hasta la polla ya.

Me tiro todo el día buscándome la vida

y cuando llego a casa, bueno, aquí,

la cabrona de tu madre no hace más que meter.

Yo también me paso todo el día buscándome la vida.

Pues por eso. ¿Por eso qué?

Cuando encuentre algo, os venís. ¿Qué vas a encontrar?

Lo que sea. Lo que sea no.

Hasta la polla ya.

Lo que sea no, Dani. Lo que sea, lo que sea.

Lo que sea no.

¿Eh? Lo que sea no.

Tú haz lo que quieras, pero Andrea y yo no nos vamos.

¿Cómo? Ya me has oído.

Eh, Sonia.

Sonia.

¡Sonia!

Vamos. ¡Mierda!

Estás pensando que tal vez ya no exista

la manera de sobrevivir tranquila.

Que tal vez ya no exista.

Que tal vez ya no exista la manera...

(Silbidos)

Que tal vez ya no exista.

Que tal vez...

Que tal vez...

Que tal vez ya no exista...

la manera...

de sobrevivir tranquila.

Ya por no saber dónde dormir,

sino por cómo descansar...

la frente,

de frente.

Y una cosa encima de la otra,

que reposa justo donde hay una hermosa

que me guardo para respirar,

porque alguien quiere ahogar

la poca dignidad que me queda.

Y una cosa encima de la otra,

que reposa justo, justo donde hay una hermosa

que me guardo para respirar,

porque alguien quiere ahogar

la poca dignidad que me queda.

Que me queda.

Vete de aquí.

Piensa por y para, por y para ti.

Vete de aquí.

Quiero dormir

y soñar que vuelo lejos,

muy muy lejos de aquí.

Y soñar que vuelo lejos,

muy lejos de ti.

Y soñar que vuelo lejos,

muy lejos...

de mí.

De mí.

De mí.

Hoy...,

hoy...,

hoy, estoy soñando...

que tal vez exista...

la manera...

de sobrevivir tranquila.

No por ya saber dónde dormir,

sino por aprender

a aguantar...

y aguantarme.

"Si es muy sencillo".

"Lo que tenéis que hacer es pagar la cuota de este mes

no más tarde del día 3, que es este viernes".

"Y así, de momento, paráis el golpe".

No. Y así, de momento, paráis el golpe.

Y cuando puedas, ingresáis las otras cuotas que...

Cuando te vaya bien,

ingresáis las otras cuotas que lleváis de retraso.

Yo soy el primero al que le sabe mal, Sonia.

Pero es que el piso ha perdido valor.

Sí, ya. Pero ¿cuánto os debemos todavía?

Diecisiete mil quinientos veintitrés euros.

Es que... no puedo.

Y si no pagas, este viernes pasa la deuda a los servicios jurídicos

y entonces ya...

Yo os lo he parado otras veces.

Pero esta vez, ya no.

Si son solo cuatrocientos veintisiete euros.

¿Solo?

Vamos a ver, ¿no hay alguien que os pueda hacer un adelanto?

No.

¿Tus padres no te pueden hacer un ingreso?

Si no pagas tú, tendrán que pagar ellos.

¿Cómo van a pagar?

Tu padre os avaló.

Si, bueno, pero... Si no pagas tú, deberá responder él.

Es que no tiene nada.

El piso.

¿Cómo les vais a quitar el piso, Pablo?

A mis padres los conoces desde que eras un niño.

Te pasabas el día en casa. Sonia.

Los bancos no son casas de caridad.

Dejamos dinero porque de eso vivimos.

¿Y cuando lo del cáncer de tu madre?

Te quedabas a dormir.

De eso vivimos, y tenemos que cobrar.

No puedes hacernos eso.

Pablo.

Pablo, tú no.

Sonia, tengo gente esperando.

Recuerda,

el viernes.

Por favor.

(Música lenta)

(Alboroto)

"Que no les van a quitar el piso, mujer".

Si no pagamos, sí nos van a echar. Que Pablo se espere unos días.

Que no puede. ¿Y por qué no?

Porque en el banco no le dejan. Tú siempre defendiéndole.

No le defiendo. No, los cojones.

Lo que le pasa es que no soporta que estemos juntos tú y yo.

Se va a enterar este cabrón.

Ni se te ocurra.

¿Me oyes? Sí.

Vale.

¿Tú tienes algo? ¿Algo de qué?

¿De mala leche? La que quieras.

De dinero, imbécil.

¿De dinero? Sí, mira.

Dinero.

Esto.

¿Y de qué como?

Estoy durmiendo en la furgoneta.

Y en reserva la tengo.

Hay que pagar la cuota este viernes. Sí, claro.

Dani, yo me tengo que ir ya.

Me han llamado de la prueba y llego tarde.

Pídeles un anticipo a esta gente. Sí, dos.

Antes del viernes. Sí.

"¿Diga?". Industria.

Control de seguridad. "¿Qué seguridad?".

Doblamos los laterales, metemos la parte superior por las hendiduras,

ajustamos las pestañas, cerramos la tapa

y ponemos las etiquetas.

Venga, os toca a vosotros.

(Móvil)

(Móvil)

Perdón.

(Móvil)

Coge, coge.

Pablo, no puedo hablar ahora.

¿Y qué hace ahí?

No, no.

Que no, que no sabía nada.

Mira, dame... dame veinte minutos.

Sí, sí, ahora voy. Hasta ahora.

Lo siento.

Pero es que me llaman de...

Vete, vete.

¿Puedes esperarte ahí fuera como todo el mundo?

Espero aquí, ¿eh?

Que te quede claro.

Hasta que no venga la hija de puta esta,

no me muevo de aquí.

La directora no va a poder ayudaros, ya lo verás.

Por favor, tío. Por favor.

¿Qué favor me has hecho tú?

Imbécil.

Pasa. Está aquí.

Así no vas a conseguir nada.

¿Qué haces tú aquí? ¿Y tú?

¿La has llamado tú?

Eh, mamón, ¿la has llamado tú? ¡Dani!

¿Qué? Que te vayas.

Como no te la pudiste follar entonces...

¡Dani! ¡Dani, vete!

¡Como toquéis a mi familia, os vais a enterar!

¡Os vais a enterar!

Por favor, vete. No te reviento porque está ella.

¡Ya os habéis quedado el piso, coño! ¿Qué más queréis?

¿Qué más queréis?

¡Hostia! ¿Matarnos?

¡Puta mierda ya, hostia!

Dani. ¿Qué? ¿Qué?

A ver. ¿No es tu amigo?

Pues habla con tu amiguito. Ya está, no pasa nada.

No pasa nada. Es Asun.

Para ti. ¿Para mí?

No tiene nada que ver. ¿Hola?

Sí.

No, Daniel Torres, que... Ya está. Pues bueno, bien.

Lo arreglas tú. Sí, lo arreglo yo, como siempre.

Ahora le digo que se espere. Muy bien. Perfecto.

Ajá. Sí.

Sonia, ¿puedes quedarte un momento?

Nada, son solo cinco minutos. ¿Por qué?

La directora quiere hablar contigo.

Vale.

Que no, que yo no lo sabía. Ya.

Pero lo supiera o no... Es que no me dijo nada.

Si ya no vive en casa.

Eso a nosotros nos da igual.

Lo que nos importa es que usted y el señor Daniel Torres

tienen una deuda con nosotros. Y la vamos a pagar.

Sonia, deja que termine, por favor. Y venir aquí

a montar un escándalo no es la manera.

Llego a estar yo y la Policía viene en dos minutos.

Y él estaría en el calabozo.

Ya.

Le ha cogido, y no piensa a veces. Sepa que, si no nos paga...,

nos veremos obligados a quedarnos con el piso de sus padres.

Es que voy a pagar.

Porque usted y su hija viven allí, ¿no?

¿No es así? Sí.

Pues si pierden el piso y se quedan en la calle,

como parece que va a ser,

y no pueden garantizar vivienda y alimentación para su hija,

Servicios Sociales tomaría cartas en el asunto.

Y podrían retirarle la custodia de su hija.

Pero ¿qué dice?

Se han dado otros casos.

Pero ¿cómo que podrían retirarme...?

Sonia. Pero ¿tú la has oído?

Pero ¿cómo podéis decir eso? Sonia, calma.

¡No, calma no!

Tranquilízate. Me van a quitar a Andrea.

Tranquilícese. Solo digo... Déjame. Que me dejes.

Tengo una deuda con ustedes y voy a pagarla, no sé cómo.

Pero no me amenace con quitarme a mi hija, ¿me oye?

Ni se le ocurra.

¡Sonia! ¡Sonia!

Sonia, Sonia, Sonia.

Sonia, Sonia. Déjame, por favor. Déjame.

¡Perdona!

Es que he visto lo que ha pasado en la oficina y...

y no tienen razón.

Ah, ¿no?

No, no. Te lo digo porque soy abogado.

Trabajo en un bufete, pero...

algunas tardes, con algunos compañeros,

por nuestra cuenta, asesoramos legalmente

a gente que está en la misma situación que tú.

Y conozco el tema.

Además, un desahucio se puede parar. Ah, ¿sí?

Hay que estudiar bien el caso, pero sí.

Claro que se puede.

Mira, esta tarde, me reúno con algunos afectados.

Y si quieres que nos lo miremos, pásate y lo hablamos.

¿De acuerdo? Sin ningún compromiso.

Mi móvil está en la tarjeta. Si quieres, me llamas.

Gracias.

De nada.

¿Quieres que te lleve la mochila?

Eh. ¡Eh!

Andrea. ¿Qué?

Espérame, ¿no?

¿Quieres merendar? No.

¿Un bocata? No.

Mirad, ya viene el pastel.

-¡Anda, mira!

(NIÑOS) ¡Bien!

-Ahora tienes que soplar.

-A la de tres.

-¡Una foto primero! -¡La foto, la foto!

-Yo no quiero ser pobre.

Coño, ni yo.

Y quiero que tengamos una casa.

Díselo a los bancos eso.

Dame.

¿Por qué a los bancos?

¿Quién crees que nos quitó el piso?

La abuela dice que fue porque no pagabais.

Eso dijo la abuela, ¿eh?

¿Y cómo íbamos a pagar sin trabajo?

Pues yo tampoco.

-¡Vamos a repartir los regalos! ¡Venga!

Pero ellos siguen pidiéndonos dinero, eso sí.

¿Por qué? Dame.

Porque son unos hijos de puta.

Y te lo quieren quitar todo.

¿Sí? Sí.

Primero, te quitan esto.

Luego, te quitan esto.

Y esto.

Y, al final, te dejan un trocito

como este...,

que también te quitan. Eh.

Y va el cabrón del banco ¿y sabes qué hace?

¿Qué?

Se lo come.

¡Papá! Eso es lo que hacen los bancos.

-"Ellos os dirán que no".

Pero hay que insistir, porque el banco o la caja, da igual,

está obligado a firmarlo. -A mi madre le han dicho que no.

-Eso lo dicen siempre. Vaya a la oficina con su hija, ¿vale?

Y les dices que habéis consultado con un abogado

y que tienen la obligación de firmarlo.

Y luego, si el banco no quiere negociar,

que normalmente no quieren,

está la reclamación judicial.

Tiene sus costes, lleva su tiempo, pero es el siguiente paso.

-Y luego está lo de Europa, ¿no?

Me han dicho que esto se puede llevar a Bruselas.

-Claro. Una cosa no quita la otra. Pero eso es mucho más lento.

Bueno, tengo los papeles de todos.

No. No, no. Ya, ya.

¿Los suyos también? -Sí, los puse aquí.

Creo que están todos. -De acuerdo.

¿Y sin pastel?

Pero ¿no es un cumpleaños?

Sí. Pues ¿cómo no va a haber pastel?

¿Y si solo están la niña, los padres...

y el pastel?

Es que la oferta es un paquete, por eso es una oferta.

Con su hamburguesa, sus patatas, el refresco que se puede repetir,

el pastel con las velas y la corona.

Y según el número de invitados, es un precio u otro; aquí lo pone.

Ya.

En otros sitios, lo he visto más barato.

Bueno, pues... -Pásame un trapo.

-¿Qué pasa? -Se les ha caído un vaso.

-Y además, les damos un obsequio.

Este mes, el organillo ese; otro, otra cosa.

Disculpe.

¿Qué desean tomar?

Se presenta una interlocutoria al juez para que pare el proceso,

así ganamos tiempo. ¿De acuerdo? Esto es lo primero.

Y después, se puede pedir la dación en pago,

demandar al banco por malas prácticas y mil cosas más.

Y si el banco presenta recurso, se puede hacer presión.

¿Qué presión? Llamar a la prensa,

presentarse delante de la agencia con carteles denunciando el caso.

No, yo no quiero. Qué vergüenza.

En el cole de la niña, no saben nada.

Yo creo que es a los bancos a quien debería darles vergüenza.

Sí, bueno, pero... ¿Y eso del juez?

¿La interlocutoria?

Sí.

¿Los papeles de la hipoteca los tienes?

Aquí no. No, ya, pero ¿los tienes?

¿Y el libro de familia? También.

Vamos a ver si para la semana que viene...

Tengo hasta el viernes solo.

¿Este viernes?

Tendríamos que presentarlo ya. Sí, pero ¿cuánto costaría?

Porque algo habrá que pagar, ¿no?

Vamos a ver.

Está el procurador, que tiene que abonarse ya,

la entrada a registro, el acta de sobreseimiento...

Setecientos doce euros.

Y aparte de esos setecientos, está su trabajo, las gestiones...

No, no, no.

Nosotros solo cobramos si ganamos: 300 euros.

Si no, no.

La cuestión es que lo otro, como es oficial,

si no se paga al momento... Ahora no llevo nada.

Tranquila. Eso, cuando se presente. No te preocupes.

Mi teléfono lo tienes. Sí.

Me llamas esta noche para confirmar que tienes los papeles.

Y quedamos mañana ante el juzgado, o pasado, para presentarlos.

¿De acuerdo? Y entonces traes el dinero.

¿Sí? Sí.

Perfecto. -¡Voy!

Es... nuestro piso. Sí, papá.

Todos nuestros ahorros están aquí. No nos van a quitar nada.

Si presentamos la denuncia esa al juzgado,

nos anulan la hipoteca y ya está. ¿Qué van a anular, Sonia?

Que sí. No van a anular nada.

Estos no anulan nada. No es el banco, es el juez.

Pero hay que presentarla ya.

Por eso necesitamos los setecientos euros.

Yo no tengo setecientos euros.

¿Seguro? ¿Seguro que no tienes nada?

Ven.

Entra. Siéntate.

Mira.

Aquí tenemos...

doscientos treinta y siete euros con cuarenta céntimos.

De las propinas.

Tu madre siempre soñó con ir a París,

y en un par de años o así, pensaba llevarla.

Ahora, lo importante es... que no nos saquen de aquí, Sonia.

Sí, papá.

Pero con esto no nos llega.

¿Por qué no bajas un momento

y sacas de vuestra cuenta lo que falta, y ya está?

Es que yo solo tengo ciento veinte euros.

De la cuenta no podemos sacar, es el dinero para los recibos.

Yo os lo devuelvo pronto. Que no, que no.

De ahí no se saca. Olvídalo.

Además, tu madre se enteraría. Bueno, pues hablo yo con ella.

Tu madre no sabe que te avalé, Sonia.

¿Cómo que no lo sabe?

Papá.

¿Tú no me dijiste que hablaste con ella?

¿Cómo puede ser que no sepa que nos avaló?

Porque el piso está a mi nombre.

Entonces, mamá no sabe nada. No.

Y si se entera, la matas.

¿Cómo que si se entera? Mamá se va a enterar, queramos o no.

No, no, no. "No, no, no" no. Que sí, papá.

Es que si no pagamos, os van a echar del piso.

Como nos echaron a nosotros. ¿Cómo no se va a enterar?

De aquí no nos echa nadie.

Si no presentamos la denuncia, sí.

Ya encontraré yo lo que falta.

¿Cómo?

-¡Mamá!

Un momento. ¿De dónde lo vas a sacar?

De donde sea, Sonia. De donde sea.

Mañana lo necesito sin falta.

Si el viernes no lo tenemos, nos echan.

Que sí. -¡Mamá, ven!

¡Voy, voy!

Seguro, ¿eh? Que sí. Ve, vamos.

¿Y dónde está mamá?

Con las amigas.

¿Vendrá a cenar?

No lo sé. Bueno.

Sí, pero el pelo así para arriba. Y me quemo la oreja.

Pero ese pelo ya te lo he visto.

-Para la boda. ¿Para la de mi sobrina?

Ah, claro, es verdad.

-La que estaba embarazada. Esa misma.

-¿Y cómo le fue al final? Pues muy bien.

Nada que ver con mi hija, con ese Dani que tengo atravesado.

-Es que ese chico no... Pues claro.

Tienes una hija para darle todo lo que la vida te ha negado,

y ni trabajo y casada con ese inútil.

Hasta clases de piano le pagué.

Fíjate. Si no fuera por mi nieta...

-¿Y le gustaron las deportivas?

Anda, que cuando yo era joven... ¡Me cago en la mar!

Anda que no he ligado. Pues sí.

Así. Así.

Así los tenía. Así, así, así, así.

¿Quién me mandaría a mí casarme con ese mondongo?

(RÍE) Mondongo.

Pero relájate, está muy tensa.

-Que se te suben las tetas.

Es verdad, espérate.

¿Qué pasa? -Uy.

Todo mirando. ¡Pero bueno!

-No paran de mirar; les gustas.

Vamos. -Venga, sí.

-Venga, va. -No tengo nada.

Dos gin-tonic y...

Perdón. Tres gin-tonic y un vodka limón.

-Hola. -Hola.

-Los pagamos nosotros. -Uh.

Venga.

-Gracias.

A mí me gusta el de las gafas. Ese me gusta a mí.

-Sí. Gracias.

(Murmullos)

Oh.

Sí, sí, sí.

-Raquel, Raquelita.

-Esos van de caza. -Ya te digo.

Yo, si no tuviera a mi Paco...

¿Qué tu Paco? ¡Deja a Paco en paz, hombre!

Ay, el Paco. Mira. ¡Venga!

Por Paco. Por Paco.

-Por Paco.

(Caja de música)

Guapa, ¿me haces un hueco?

A ver, ¿cómo suena?

(Caja de música)

Reina de la morería,

no estés triste como el tigre.

Pon sonrisa de planeta,

que serán tus mañanitas.

Guapa, princesa y coqueta,

corona de margaritas.

Verde, verde esperanza,

el trigo verde, verde bonanza.

(AMBAS) Verde el cocodrilo,

el monte verde, ciudad esmeralda.

Verde, que te quiero verde.

"Verde desesperanza,

verde rebelde, verde añoranza".

"Verde, el chile verde,

verde que duele, verde que pierde".

Verde, que te quise verde.

-"Verde, que te quise verde".

Verde como la tortuga y tus ojos.

"Verde como la serpiente y el musgo".

Como un cucurucho de menta

y palmera de un oso perezoso.

Guapa tiene que ser... la que de verde,

(AMBAS) verde, verde...

se puede poner.

"Guapa tuvo que ser

la que de verde, verde, verde

se pudo poner".

Guapa tuvo que ser

la que de verde, verde, verde

se pudo poner.

Tanta culpa que no es mía;

tú la tuya y yo la mía.

Cambio gusto, rumbo y rima.

Mi mamá ya no me mima.

Cambio cromo, culpa y pena...

sin pecado concebida.

Reina de la...

morería.

Reina de la morería.

Reina de la morería.

"Reina de la morería".

(AMIGAS RÍEN)

Ven aquí.

Déjame.

¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa, hombre?

¡Que me dejes, hostia!

¿Qué te pasa?

Ven aquí.

¿Adónde vas?

No, no, me ha ido normal, bien.

-Pero ¿se lo has contado o no? -Bueno, no exactamente.

-Jaime. -Que no era para hablar de eso.

Era un control, ya está. -¿Y qué?

Eres un profesional; para eso están.

-Se lo cuento, ¿y qué? Me mandan a Tráfico.

-Quizá estarías más tranquilo.

-Además, yo no me hice policía para poner multas, joder.

-Para hacer desahucios tampoco.

Mira cómo te pusiste en el de la niña.

-Eso fue un día. -No era la primera vez.

-Bueno, ya, pero, joder, cada vez que pienso adónde irán...

¿A ti no te pasa?

-Seguro que encuentran algo.

Que nadie se queda en la calle, joder.

Cumplimos con lo que manda el juez. -Sí.

-Y si no pueden pagar la hipoteca, no haberla pedido.

¿No pagas tú la tuya?

-Mi ex. -Bueno, es lo mismo.

¿Para qué quieren los bancos esa mierda de pisos?

-Haz tu trabajo y no te comas el coco.

Jaime, lo que tienes que hacer es salir, divertirte.

-Sí.

-Si quieres, salimos a tomar algo esta noche.

Si te apetece. -No, si tengo a mi hijo.

-Vaya.

-Sí.

(Música dramática)

Abandonen la vivienda, por favor.

(Continúa la música)

Vale. Esta.

Va, va.

(Pitidos)

¿Lo veis? Vale.

¿Cuál es la idea?

La idea es vender seguridad, porque eso le interesa a la gente.

Sobre todo, a las familias, y más si tienen críos.

Por eso les hacemos la demostración, para que la vean en acción.

Yo no fumo. -Yo tampoco.

Da igual, sin tragárselo.

El tema es que cuando el cliente ve cómo suena,

le colocas un par, o más. ¿Por qué? Porque lo ve.

Porque lo entiende. Y luego está el precio.

En las tiendas, está sobre... ¿Sobre cuánto diríais que está?

Ni idea, ¿no?

Esto está sobre los veintitrés o veinticuatro euros.

Por eso nosotros las vamos a vender a veinte euros.

Y yo os dejo cada una a diez euros.

Es decir, que por vuestra cara bonita,

ya os estáis llevando la mitad del beneficio.

Y por cada diez que os quedéis...,

os doy una de regalo.

-¿Y cuántas se venden más o menos al día?

Un día bueno, llego a vender...

así sin agobios, fácil,

unas treinta.

Y parándome a tomar mi cafelito.

Pero si las queréis..., me las tenéis que pagar ahora.

Que no es que no me fíe, pero...

¿Vale?

Venga. Quédate esta.

Además, nos vamos ahora mismo.

¿Y cuándo vuelven?

No sé, pero la madre de Berta se ha puesto mala

y nos vamos para allá.

Ya te llamaremos.

¿Me podrían adelantar lo del mes?

¿Qué mes?

Este.

Ya te pagamos. Ya, pero...

(HABLA EN ALEMÁN)

Sonia, adiós.

Adiós. Que vengas una vez por semana solo.

¿De acuerdo? De acuerdo.

(HABLAN EN ALEMÁN)

Lo siento.

Si ves que se está a punto de echar a perder algo,

como fruta, yogures y tal,

o lo tiras o te lo llevas, como quieras.

¿Vale? Gracias. Hasta luego. Vale.

Adiós. Adiós.

(Música lenta)

(APAGA LA MÚSICA)

¿Aquí también? Sí.

Muy bien. Y ahora tú, Sebastián, aquí.

Eso es.

Un momento.

Hola, papá.

Ve y cuéntale todo.

Todo.

Dicen que hay...

una manera mejor

de contar esta historia.

Hay que brindar.

Tener piedad...

con honradez

no es tan fácil.

No lo es.

Todo hombre que pega a otro hombre

es un hijo que pega a otro hijo.

Todo hombre que roba a otro hombre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y lloraba y flotaba.

(TARAREA)

Se despistó...,

perdió el orgullo, las llaves...

y el nombre de hombre normal.

Hay que dormir.

Todo pobre que pide a otro hombre

es un hijo que pide a otro hijo.

Todo rico que es un pobre hombre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y pedía y dormía.

(Tarareos)

Mal pescador...

el que no sabe de vientos,

ni nombra a los peces, ni quiere mojarse en el mar,

ni cortarse la boca con sol y sal,

cambiar o remar.

Ir a misa o repicar.

Todo hombre que echa a otro hombre

es un hijo que echa a otro hijo.

Todo padre que echa a otro padre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y nacía y moría.

Conquistador...,

provocador...,

vendes humo...

al mejor postor.

La dignidad...

pierde valor...

por tres duros

y un bofetón.

Levantemos la copa y sol

del poeta que atiende el dolor.

Que se inspira y espira perdón.

Que se esconde a llorar a un rincón.

Que declina con alma y pudor.

En voz baja y desde lejos.

Él resiste y persiste.

Y confía en su don.

(Tarareos)

(Tarareos)

(Timbre)

Sonia.

¿Estás solo?

Sí.

¿Puedo pasar?

Sí, sí, claro.

Solo una semana. Lo paras una semana y ya está.

Es un proceso regulado.

Sonia, automático.

Entra directamente a los servicios jurídicos,

sin que yo pueda hacer nada. Te lo he dicho mil veces.

Ya. ¿Y tres o cuatro días?

Que no.

Venga, siéntate.

Hasta el lunes y ya está.

¿Y qué cambiará de aquí al lunes?

Me lo van a solucionar.

¿Quién te lo va a solucionar? Es igual quién.

Yo no le puedo hacer eso a mis padres.

Sonia, a ver.

Necesitas que alguien te ayude. Tú nos dijiste que nos avalaran.

Que no pasaba nada.

Que era una formalidad.

Y ahora, les sacaréis de casa y será como si les echara yo.

Pablo, hasta el lunes.

No puedo.

Si quieres, sí que puedes. Que no puedo, no puedo.

Sonia, ¿qué haces?

Sonia... Solo hasta el lunes.

Hasta el lunes y ya está. Sonia, para.

Por favor.

Para. Hasta el lunes.

Vete.

Vete.

¿No me has oído? Vete.

(Música lenta)

¿Qué haces aquí?

¿Tú no querías unos eurillos?

¿Y de dónde los has sacado?

"Pip, pip".

Eh.

¿Quieres que lo celebremos?

¿Sí? Sí.

Ven.

Aquí, ¿eh? Aquí.

(RÍE)

¿Qué?

Mira.

Ay.

(Música portuguesa)

¿Vienes? Sí.

(RÍEN)

(Continúa la música)

Bueno.

(Continúa la música)

¡Vamos! ¡Venga!

(Continúa la música)

¿Y el libro de familia?

Aquí. Vale. ¿Has traído las copias?

Sí, están aquí. Pues toma, que con esto ya hago.

Pues nada, creo que ya lo tengo todo.

Bueno, el dinero. Ah, sí.

Vale.

Bueno, pues nada, voy a ver si pillo al procurador ahora.

¿Me espero? No, mejor que no.

Porque llevo otros casos, y estaré un par de horitas dentro.

Pásate por el bufete esta tarde.

¿A qué hora? A la que quieras.

¿Mi tarjeta la tienes?

Sí.

Aquí. Pues mira, aquí está la dirección.

Si estoy reunido, pregunta por Lourdes,

ella está al corriente de todo. ¿Vale?

Irá bien, ¿no?

Que sí.

Claro que sí, que esto está ganado.

Y después, ya verás, iremos a por el banco.

(Música lenta)

¿Vamos?

Joder, tío. -Eh, tú.

-¿Qué?

-¿Un uno contra uno, a diez canastas? -¿Ahora?

-¿No te atreves?

-Uno a cero.

-¿De dónde son? -¿Quién?

-Los que jugaban contigo.

-Colegas.

-¿Del instituto o...? -Colegas.

-Nunca me cuentas nada de tus amigos, ni de tu vida.

-¿Para qué te lo voy a contar? -Hombre...

-Tú tampoco me cuentas nada de la tuya.

-No me preguntas. -¿Para qué te iba a preguntar?

-¿No te interesa lo que hago?

¿Te raya que sea policía? -Joder, tío, qué manía.

-Eh, yo estoy muy orgulloso de mi trabajo.

-Joder, tío, que no estás en el trabajo.

-Va. -Que no, tío.

-No hemos terminado.

-Yo sí. La bola.

Ya sé que te sorprenderá, Asun, pero lo tengo decidido.

Dejo el banco.

Sí. Sí, sí. No, no, no. Es una decisión firme.

No quiero seguir trabajando aquí. No quiero seguir...

(SUSPIRA)

No quiero seguir trabajando aquí,

echando a gente de su casa y dejando a familias en la calle.

A Sonia no la echamos nosotros, se echó ella.

Firmó un contrato. La gente no se lee los contratos.

Se fía de nosotros, y... Nosotros no la hemos engañado.

No, pero... ¿Ha pagado o no?

Sí, hoy.

Una transferencia de su madre. ¿Lo ves?

Ya, pero... el mes que viene y el otro

y el otro... Tu coche, ¿lo has pagado?

Me acogí a un plan de financiación.

Y tienes una hipoteca. Sí.

Y pediste un préstamo para arreglarte el piso.

¿O no? Sí.

¿Dónde fuiste de vacaciones?

A Costa Rica.

¿Y todo esto quieres perder?

Si dejas el banco...

No, ya, pero, Asun...

¿Crees que me gusta echar a familias de su casa?

Me duele tanto como a ti.

Pero fuera, el mundo es muy duro.

No hay planes de pensiones, ni mutuas médicas.

Ni incentivos por hipotecas contratadas.

Y para seguir teniendo todo eso,

hay que olvidarse de los sentimientos

que no pagan las facturas.

Y hay que ser fuerte.

Porque esto cada día va a ser peor.

Los impagados del último mes.

Y cuando los enviemos al juzgado, también vendrán a llorarnos,

y a amenazarnos.

Y todos tienen sus razones.

Mujeres embarazadas, niños, familiares con Alzheimer.

Lo de tu amiga Sonia...

es solo el principio.

¿Has terminado los informes?

No, pero...

Pues los quiero mañana,

a primera hora.

Esta tarde me quedo aquí y lo acabo, seguro.

Mañana lo verás todo mejor, ya verás.

Me voy.

Dile a Delfi que repase los lavabos. Vale.

Salgo por detrás.

(Timbre)

¿Sí? ¿Julio Carrión?

Ya estamos. Aquí no hay ningún Carrión.

¿Y Lourdes? ¿Qué Lourdes?

Eh... ¿Aquí no es Carrión y Soler Abogados?

Que no. Esto es un domicilio particular.

Perdón. ¿Y sabe en qué piso es?

En la escalera, no hay ningún abogado.

(Llanto)

(LLORA)

Mi alma ya no está...

en sus oraciones.

Pero seguirá...

y aguantará el muro

de mis lamentaciones.

(SUSURRA)

Mi alma ya no está...

en tus azucenas.

Pero seguirá...

en mis fotografías.

(CANTA EN INGLÉS)

(Tarareos)

(CANTA EN INGLÉS)

(Tarareos)

(CANTA EN INGLÉS)

Mi alma seguirá...

el rastro de estas vías.

Vías.

Vías.

Vías

Vías.

Ay, ay, ay, ay.

¡Ay! ¡Ay!

Ay, ay.

Ay.

¡Ay!

¡Ay!

¡Ay, ay!

(TARAREA)

¡Mamá!

Hola.

Guapa.

Mamá.

Espera, espera un momento.

¿Has merendado? No.

¿Por qué no se lo has dicho a la abuela?

Sí que se lo he pedido.

Hola, mamá.

Hola, papá. -Hola.

¿Qué quieres comer?

¿No tenías que pasar por el súper?

El dinero es para pagar el piso.

Si sobra algo, ya iré a la compra.

-¿Este también nos lo van a quitar?

-No te preocupes.

¿Y qué vamos a comer?

Hay pan.

Está duro.

La niña tiene que comer.

Cállate, por favor.

Andrea, va, nos vamos.

-¿Adónde? A cenar y a celebrar tu cumple.

Es mañana. Es igual. Ponte el abrigo.

Mamá.

Yo no sé si os van a quitar el piso.

Pero tú sola has perdido a papá,

estás a punto de perderme a mí.

Y si me pierdes a mí, también vas a perder a Andrea.

O sea, que tú verás.

Mamá.

Mamá, va.

¡Anda!

¿Te gusta?

Mucho.

Pues ven, ya verás.

¡Guau!

¡Anda!

Hala.

Mira.

Guau.

¿Cenamos aquí?

Y llamamos a papá.

Y hacemos mi fiesta. Vale.

Y se compran el piso y el coche

y la pantalla de plasma y la PlayStation.

Y luego, si no pueden pagar, culpa del banco.

Así cualquiera.

Y luego están esos sudamericanos

y esos rumanos, que vienen aquí y se piensan que...

Pues no, aquí las cosas se pagan.

Que yo tengo que fregar muchos suelos para poder pagar mi hipoteca.

Le he dejado los lavabos perfectos.

Que luego no...

Se ha vuelto a colar ese pobre en el cajero.

Ya. No, si cada noche...

¿Cerrará usted, o quiere que cierre yo?

Sí, cierre usted, Delfi.

Yo saldré por atrás. Vale.

Hasta mañana. Hasta mañana, Delfi.

Eh. Venga, fuera.

Fuera. Vamos, fuera.

¡Rápido! Venga, vamos.

-No puede dormir uno en ninguna parte.

(Alarma)

(TARAREA)

(TARAREA)

(Timbre)

Corre, corre. Corre.

¡Ja! ¡Ay!

¡Papá, es chulísimo!

Es grande. Gracias.

Hola.

Venga, a jugar.

Le llamaré Ricky.

Joder.

No está mal, ¿no?

No toques nada, ¿eh? Que no.

Gracias.

¿Puedo sentarme?

Tu hija no tiene la culpa.

Ya, claro.

Ni su chico.

Ni Martín.

Ni tu hijo.

Tu hijo tampoco.

Deberías buscarte una mujer.

Llevas demasiado tiempo solo y no te está sentando nada bien.

José.

Te pago.

Pablo tampoco tiene la culpa.

Ni el primo de José, que lleva año y medio en el paro.

Y también les van a echar del piso.

O la hija del que me sirve la bollería...,

que se va a quedar en la calle con tres hijos.

¿Cómo van a tener ellos la culpa?

¿Y quién tiene la culpa?

¿Yo?

Yo no sé quién tiene la culpa, ni me importa.

Yo me ocupo de lo mío.

Ocúpate tú de lo tuyo.

No quiero que nadie sepa que igual nos echan del piso.

¿Y qué que lo sepan?

Son vecinos.

¿Cómo que "y qué que lo sepan"?

Mercedes.

¿Qué quieres?

¿Qué quieres, Mercedes?

¿Que nos quiten el trabajo, el piso,

la dignidad, la familia, todo?

¿Sin decir nada?

¿Sin que nadie lo sepa?

¿Es eso lo que quieres?

¿Y a ti qué te importa lo que yo quiero?

¿A quién le importa lo que yo quiero?

Quizá a más de los que crees.

(Música lenta)

"¡Déjenme pasar!".

"¡Esta es mi casa!".

-"¿Qué está pasando, agente?".

"¡Mamá!". "¡Andrea!".

"¡Hijo de puta!".

"¡Andrea! ¡Dejadla!".

-Papá.

(Música animada)

(Caja de música)

Te necesito.

Solo...

resulta muy difícil.

No vas a estar solo.

Llama a tu hija.

¿Y Andrea qué? ¿Qué Andrea?

Mamá.

La abuela.

Bueno...

Ven aquí.

¿Qué quieres?

No.

Sí.

Claro que sí.

No, no pasa nada, mamá.

Que sí.

Estamos celebrando el cumple.

En casa de los alemanes. No, no, no están.

¿Dani?

Dani sí.

Claro que no. Venid.

Que traiga los regalos. Ya la has oído, ¿no?

No, no, hay de todo.

La calle... Atención, ¿eh?

Es Sor Eulalia de Anzuza.

De Anzuza.

Treinta y siete.

Primero A.

(RÍE)

Y yo a ti, mamá.

Y yo a ti.

Te quiero.

Hay que poner dos platos más.

Venga.

Espera, rubia.

¿Rubia?

Sí. Ven aquí.

Guapa.

Hay un gallo que llora y que grita:

"Despierta, despierta,

despierta, despierta", prudente.

Que esto duele, te arrasa, te mata y te irrita.

Qué suerte la tuya, tan cruda y maldita.

Reza de día, de noche y no almuerza.

Se cree mala madre y también mala hija.

¿Dónde está la suerte?

La mía, poquita.

Alguien se lo da y después, se lo quita.

-No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

Unos son grandes y otros valientes,

unos traicionan y otros son fuertes.

Despierta, Mercedes. Ay, mi Patricia.

Tomás, Martín, Juan...,

Lola, Pablo y Cristina.

Que esta gran culpa

no es tuya ni mía.

"Mentiras, sonrisas y amapolas,

discursos, periódicos, banqueros y trileros".

"Canciones, manos y pistolas,

bolsos, confeti, cruceros y puteros".

(TODOS) Te roban y te gritan.

Te roban y te gritan.

Te roban y te gritan.

Y lo que no tienes también te lo quitan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan. -También te lo quitan.

-No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

Y es indecente, y es indecente,

gente sin casa, casas sin gente.

-No hay tanto pan. -Es indecente.

No hay tanto pan. -No hay tanto pan.

-No hay tanto pan.

No.

No hay tanto pan. Es indecente.

Convierten el pueblo en barco, la mierda en oro.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No.

No hay...

hay tanto...

pan.

Ay, ay, ay, ay, ay.

Ay, ay.

Ay. Ay.

Ay, ay, ay.

Ay. No.

No.

No.

No.

No.

Ay, ay, ay, ay.

Ay.

No.

No.

No.

(MANIFESTANTES) ¡No es una crisis, es una estafa!

¡No es una crisis, es una estafa!

Somos Cine - Cerca de tu casa - Ver ahora

El olivo

Anna del Castillo se llevó el Goya a Actriz Revelación y Javier Gutiérrez una nonimación por sus interpretaciones. Alma tiene 20 años y sobrevive trabajando en una granja de pollos en Canet, un pequeño pueblo en la provincia de Castellón. Su abuelo, que dejó para extraña sorpresa de todos de hablar hace años, es la persona que más le importa en este mundo. Ahora que el hombre ha decidido dejar de comer también, Alma se obsesiona con la idea de que lo único que puede hacer volver a su abuelo a su estado natural, vivaz y tierno, es recuperar el olivo milenario que la familia vendió contra su voluntad hace 12 años.

No recomendado para menores de 7 años Cine en TVE - El olivo - ver ahora
Transcripción completa

(Música suspense)

(Pájaros)

(Música)

Buenas.

Buenos días.

(Pájaros)

(Música)

¿Qué pasa? Voy.

(Música)

(Teléfono)

Sí.

Hola, buenos días, me llamo Marta y soy supervisora en su banco.

Sí, dígame.

Ha fallado usted en los últimos seis pagos

y tiene un saldo pendiente superior a 120 mil euros.

Según la penalización acordada en la cláusula 26 del contrato...

Espere, espere, señorita. ¿De qué contrato me está hablando?

Del contrato que usted firmó, señor.

Ya les he dicho miles de veces que yo no tengo dinero,

no tengo ahorros, no tengo nada. Es que no tengo nada.

Ya, verá, señor, pero estamos cansados

de oír siempre las mismas excusas.

Verá, nos hemos visto obligados

a meterle en una lista internacional negra, la lista, de defraudadores.

¿Qué? Que no soy la mafia.

Yo solo soy un conductor de camión, peor que eso, soy un esclavo.

Que he perdido mis camiones gracias a vosotros, sinvergüenzas.

He perdido a mi mujer, mi casa, mis hijos, lo he perdido todo.

¿Así que sabe una cosa? Que se puede meter la deuda por el culo.

(RÍEN)

¿Me ha oído?

Señor, nos preocupa la salud mental de nuestros clientes.

¿Cómo?

Le informo de que podemos ofrecerle servicio psicológico

un 30 % de descuento.

¿Qué cojones está diciendo de una ayuda psicológica?

¿Qué está diciendo de una ayuda psicológica?

Le noto tenso, señor, ¿me equivoco? ¿Se le está hinchando la vena?

¿Qué está diciendo usted? ¿Se está poniendo un poco nervioso?

¿Oye voces extrañas en su cabeza? ¿Como la de su sobrina, Alcachofa?

¿Qué pasa, cariño? ¡Hija de puta!

Alma, Alma, eres una hija de puta, que me lo había colado.

Baila.

(RÍE)

Me la ha colado, me la ha colado.

Alma.

No lo encontramos por ninguna parte.

Hemos llamado a todo el mundo, buscado en todas partes

y nadie lo ha visto.

(Música)

(Moto)

(Pájaros)

¿Lo oyes?

Yayo.

Yayo, escucha.

¿Ese que canta es un ruiseñor? No, no es un ruiseñor, es un verdún.

Esto a lo mejor lo plantaron, dicen, los romanos.

A lo mejor, yo no lo sé,

porque este árbol tiene al menos 2000 años.

¿Sabes lo que son 2000 años?

Yo no, pues, yo sé que son muchos años.

Toda la vida aquí con él y siempre viste igual.

Eso es por donde tiene que brotar el olivo.

Yo te lo enseñaré, luego lo harás tú.

(Música)

Cuerda.

¿Y quién diseñó?

Aprieta, aprieta.

Mi abuelo enseñó a mi padre, mi padre a mí y yo a ti.

Y así es la vida, unos a otros.

Espera.

Un árbol nuevo. Esperaremos a que llegue como este.

(Música)

Hala, yayo, un monstruo. ¿Hay un monstruo? ¿Dónde?

Este es un ojo, este es el otro ojo, la nariz

y está la boca superabierta.

Pero no tiene dientes.

Vendremos de vez en cuando a visitarlo, al monstruo.

Y le traeremos cosicas para que coma.

(Música)

No está aquí, yayo.

No está aquí. Venga, vámonos.

Vámonos.

Nos tiene exactamente donde nos quiere tener, detrás de él.

Donde nos ha tenido siempre, a su disposición.

Preocupados, persiguiéndole por ahí, no me jodas.

Lo único que quiere es llamar la atención.

Como tú con esos pelos, igual.

Luis. Deja a la chica.

Aquí todos con el corazón en un puño, hostia,

parece que quiere hacernos sufrir.

¿Qué? ¿No estás de acuerdo? ¿Tienes algo que decir?

Ya.

Silencio.

Ese castigo ya me lo conozco yo.

(Música reguetón)

Rafa. No la mires.

(Música reguetón)

¿A dónde vas?

(Pájaros)

¡Ah!

¡Imbécil, te he llamado seis veces!

Lo siento, no tengo batería, Nelson, lo siento.

Hay cambio de planes, tienes que llevar los pollos a Valencia.

¡Qué gilipollas! Hacerme venir para decírtelo.

No, perdona, perdóname.

¡Coño! Alma.

¡Déjale en paz, gilipollas! Loca de mierda, ¿qué haces?

¡Coño! ¡Te voy a partir la cara, gilipollas!

¡No tienes cojones! ¡Ven aquí, ven aquí!

Ni de coña, Rafa. Métete en el coche, joder.

¿Qué haces? ¡Hijo de puta!

¡Te vas a cagar, loca de mierda!

¿A dónde vas si estoy aquí, a dónde vas?

¡Puta enferma!

Cuando tú quieras, cuando tú quieras, campeón.

(Motor)

¡¿Pero tú estás loca?! Te podría hacer mucho daño.

Es que me importa una mierda.

Rafa.

¿No me vas a pedir que salga contigo esta noche?

¿Pero a ti qué coño te pasa? Pídemelo.

Pídemelo, Rafa.

(Motor)

¿Sabes lo que me dijo la enfermera, yayo?

Que lo último que se olvidan son las canciones.

¿Lo intentamos? ¿Probamos una canción?

(CANTA EN CATALÁN)

¿Cómo se ponen los labios? ¿Así? Así.

Hace cosquillas, ¿verdad?

Te tengo más miedo que a mí el disfraz.

(Pájaros)

¿Qué hacéis aquí? Fuera de mi tierra.

-Solo hemos venido a...

-¡Tú te callas! Ya sé a qué habéis venido.

¡Fuera de mi tierra y no vuelva por aquí,

no vuelva porque le meto dos tiros! ¡Fuera, fuera!

¡Tú también! ¡Fuera, fuera!

-30 000 euros, papá, cinco millones de pesetas.

Llevas toda la vida trabajando como un esclavo.

¿Qué tienes? Hay aceite adulterado tirado de precio por todos lados.

A nadie, a nadie le importa una mierda tu preciado aceite.

Tranquilo, Luis.

Es verdad, joder, a nadie le importa lo nuestro, hostia.

Algunos de tus amigos han vendido los árboles más viejos

y los han vendido como leña.

Desde que tenemos dientes, nos hemos dejado la piel en esos campos

y nunca nos has pagado un céntimo.

Nos lo debes.

¿Qué piensas?

Pienso en que no pienso venderlo.

Porque ese árbol no es nuestro.

Se ha heredado de mis abuelos, los abuelos,

los abuelos a los padres, los padres a los hijos y así.

Si yo vendo ese olivo y os doy el dinero a vosotros,

a la semana no tendréis ni olivo, ni dinero ni restaurante.

-Te suda los cojones. -Un momento.

Ese árbol no tiene precio, ese olivo es sagrado.

Y ese árbol es mi vida y vosotros queréis quitarme mi vida.

-Es solo un árbol, se ha acabado, y nosotros somos tus hijos.

-Será vuestro, no me lo llevaré.

-Te has quedado estancado en el pasado

y nos estás hundiendo a todos.

-Pero si ese árbol tampoco es nuestro,

es de la vida, es de la historia.

-No me hables de la historia de los cojones.

Tenemos familia y tenemos que sacarla adelante, papá.

(Sierra)

¡Yayo!

¡Yayo!

¡Yayo!

¡Yayo! ¡Yayo!

¡Para! ¡Para!

¡Baja de ahí! ¡Para la máquina, para!

¡Baja, Alma!

-¡Niña, bájate! Alma, baja de ahí.

(LLORA)

Venga, vamos, bájate.

(LLORA)

No llores, cariño, no llores.

(LLORA)

(Música)

(Pájaros)

Su pérdida de peso y su deterioro son muy preocupantes.

Si pudiéramos ingresarlo unos días en el hospital,

podríamos hacerle algunas pruebas, estimular su apetito

y quizás empezar a pensar en una residencia con atención continuada.

Si es lo mejor...

Yo intento pasar el máximo de tiempo aquí, pero...

Ya no es suficiente y para Luis es demasiado hacerlo todo él solo

y estar con papá.

Vamos a estar todos más tranquilos.

¡Lo vais a matar!

Si no come, se va a morir, tu abuelo ya no es tu abuelo.

El abuelo se ha ido, Alma.

¡No le pasa nada, nada!

¿Le vas a decir a un médico cómo tiene que hacer su trabajo?

¿Qué quieres decir, cariño?

Que está de duelo y ya está.

Hace mucho tiempo que murió la abuela.

¡El puto árbol! ¿Qué quieres? ¿Joder a esta familia o qué quieres?

Es que es como un hijo perdido, ¿a que sí?

Lo peor es que no sabes.

Pero, Yayo, ¿y si estuviera en un sitio bonito?

¿Eh?

Con agua, con gente que le cuida, pues sería un monstruo contento.

Si tú supieras que eso existe, ¿estarías más tranquilo?

Yayo, ¿te quieres morir?

¿Es eso? ¿Te quieres morir?

(Ruido)

Yayo.

Yayo, te he oído, te he escuchado, yayo.

¿Has cantado? Yayo, escucha.

(CANTA EN CATALÁN)

¿Lo has escuchado?

Creo que solo ha respirado hondo, cariño.

Que no, que te he escuchado.

Por favor, cántala, canta conmigo.

(CANTA EN CATALÁN)

Yayo, por favor, por favor.

Yayo.

Yo sé que estás ahí. Lo sé.

(Moto)

Un día entero nos llevó colocarlos a tu padre y a mí.

Dios.

¿Pero cómo tragamos tanta mierda?

Total, ¿para qué?

Yo perdí a Estrella. Él dejó a mamá.

No. No, las cosas no fueron así, Alma.

No, se largó ella, pero porque él no la cuidó en la vida.

No me extraña nada que se viniera abajo y se marchara.

Trabajábamos como burros. Todos hicimos cosas mal.

Y la cuidó, claro que la cuidó, pero a su manera.

Sí, ¿y al abuelo? ¿Cómo trató al abuelo?

¿Alguna vez te has preguntado cómo le trató el abuelo a él?

No, ¿te lo has preguntado? Pues era un viejo muy duro.

Siempre decíamos que le importaban más sus árboles que nosotros.

Contigo sería un abuelo maravilloso, Alma, pero con nosotros se equivocó.

Vale, que sí, que ya está.

¿Tú sabes lo humillante que tiene que ser para tu padre

volver a la casa familiar?

¿Al cuarto de cuando era niño?

Ponte en su lugar.

Hay que joderse, tú no te rindes nunca, ¿eh?

Una cosa que yo nunca he entendido, Alca.

En esa época, los bancos daban créditos a todo Dios, ¿no?

Eso dicen, que cualquiera podía tener un crédito.

Vale. Entonces, ¿vosotros por qué necesitabais 30 000 del árbol?

Bueno, fue lo que pidió el alcalde para...

Para construir tan cerca de la playa.

¡Qué asco! Sois todos iguales, ¡qué puto asco!

No, no, Alma, no somos todos iguales.

Lo hicimos por ti y por tus primos,

para poder tener un negocio familiar.

Nosotros no elegimos untar al alcalde, cojones,

las cosas se hacían así.

Siento mucho que no seamos todos unos putos santos.

A ver qué haces tú por tus hijos. Vale.

Emilio.

Qué será de él.

Todavía me acuerdo de sus chupitos.

¿Sabes de qué me acuerdo yo?

De sus dedos gordos con las uñas comidas.

De eso.

Me los metía por las bragas cuando trabajaba aquí de camarera.

Estuve todo el verano intentando contárselo a papá, todo el verano,

es que me daba tanta vergüenza que no...

Y una noche se lo conté, en la cocina.

¿Sabes qué me dijo tu hermano?

Nada, no me dijo nada.

Y se largó.

No sé, se quedaría...

Se quedaría petrificado el hombre y no sabría qué hacer.

Mira, vete a la mierda.

¡Vete a la puta mierda! ¡Tú y tu hermano!

¿Que no sabría qué hacer? ¿Que no sabría qué hacer?

Pues es que es muy fácil, proteges a tu hija, gilipollas.

(Moto)

Yo qué sé.

Algunos se fueron hasta China, Oriente Medio,

por toda Europa, hasta el Vaticano.

Miles de ellos.

Más de 100 fueron a parar a un banco en Madrid.

Ya, pero la ficha del contrato está aquí.

Si lo único que quiero saber es dónde está,

quién lo compró, se podría mirar en los registros.

¿Pero tú quién te crees que soy? ¿La Interpol?

Venga, lárgate, no te jode. Hoy no atendemos a Greenpeace.

¿Tú te acuerdas de mí?

Yo estaba en el árbol subida cuando lo arrancabais. ¿Te acuerdas?

Que me gritabas y solo tenía 8 años.

Venga, lárgate, ¡a la puta calle!

Tu familia se llevó 30 000 euros,

deberían darse con un canto en los dientes.

¿Sabes qué te digo?

Que empieces a buscar tu olivo por China. Lárgate.

Pues yo me acuerdo de todo y, sobre todo, de tu cara de cerdo.

Venga, lárgate.

-Te llamas Alma, ¿verdad?

Sí.

Yo estaba allí ese día, estaba en el coche.

Estaba con mi hermano. Sí, es mi hermano.

No se me olvida.

El olivo de tu abuelo era muy especial,

pero muchos mueren en los primeros 15 años

después de haber sido trasplantados, así que...

Puede que nunca lo encuentres. Pero quizás esto te ayude.

Es ese, ¿verdad?

Sí.

Gracias.

(Música)

Dusseldorf, Alemania.

Joder, es una compañía enorme.

Hala, míralo.

-Hostia, está en medio del lobby, en el sitio de honor.

Tía, es una estrella. ¿Y qué fecha tiene?

La página está actualizada, así que todavía tiene que estar allí.

Joder, que lo están utilizando como logo de la compañía.

-Tu abuelo va a estar superorgulloso, de verdad.

Le va a matar.

Joder, si está encerrado, ni siquiera le da el aire.

Hija, que no es un tigre y no tiene que salir a pasear.

Tía, es que está chulísimo y, encima,

en uno de los países más importantes del mundo.

Le va a partir el corazón.

(Timbre)

Ya está aquí Adri, me voy, ¿vale?

Bueno, luego nos vemos, chicas.

-Mira, con un poco de photoshop lo puedo poner donde quiera.

¿Qué tal? A ver. ¿En un jardín al aire libre?

Una pequeña mentirijilla para que no sufra

y él nunca lo sabrá.

Es que ese es el problema, que sí que lo sabe.

Pero, Alma, ¿cómo lo va a saber? Si tu abuelo ni siquiera habla.

Wiki, él lo sabe y yo no le voy a mentir.

Vale, muy bien. Entonces, ¿qué hacemos?

(Pájaros)

(Música suspense)

(SUSURRA) Yayo.

Ya sé dónde está.

No sé cómo, pero lo voy a traer.

Lo voy a traer de vuelta.

Te lo prometo.

Aguanta, Yayo.

Aguanta, por favor, que yo te lo traigo.

El señor Gorblcht era un señor alemán, jubilado, muy rico

que se fue a vivir a Valencia.

Y era muy creyente.

Y como el olivo en la Biblia es un árbol sagrado,

él tenía la ilusión de poder donar a su iglesia un árbol milenario.

De la época de Jesucristo. ¿Y qué olivo donó?

El de mi abuelo.

Entonces, el señor Gorblcht murió hace cuatro años,

y esto me lo manda el pastor de su parroquia,

que es la parroquia de San Lucas que está en Düsseldorf, Alemania.

Y me dice lo siguiente:

Silencio, que va a hablar de lo de Ramón.

"Me he reunido con los ancianos de mi iglesia.

Cuando aceptamos la donación del olivo del señor Gorblcht

lo hicimos con la mejor de nuestras intenciones,

pero ahora vemos que fue un error.

Muchos de los miembros jóvenes de nuestra comunidad

son conscientes de lo sagrada que es la naturaleza

y el medio ambiente, así que, tras muchos rezos,

hemos tomado una decisión:

estaremos encantados de que este árbol sagrado pueda traer paz

y armonía a su familia, y en especial

a un hombre mayor que se ha pasado la vida cuidando de él.

No hay lugar a dudas que debería retornar al lugar exacto

donde estaba plantado y creció..."

Que nos lo devuelven.

(Barullo)

Habla muy bien español, ¿no?

Ya... porque estuvo en las misiones de Guatemala 25 años.

¿Hablaste con él? Sí...

Y, ¿dónde dices que está el árbol?

El árbol está en Dusseldorf.

Está en los jardines de la iglesia, junto al río Rin.

No sé, ¿cómo... cómo lo has encontrado?

Me lo dijeron los del vivero.

Hay que joderse, y yo que creía que los alemanes

eran una pandilla de cabrones avariciosos que venían aquí

ya de viejos a curarse sus almorranas

en nuestra Seguridad Social. ¿Eh?

Bueno, pues nada, pido disculpas.

Así que, ahora ya lo único que necesitamos es un camión con grúa

y dos conductores voluntarios.

¿A Dusseldorf?

Pero eso es muy caro.

Está muy arriba, Alma. Debe haber un porrón de países por medio.

Hay 1659 kilómetros, tampoco es tanto.

Y dentro de nada hay un finde largo que podemos aprovechar.

¿Cómo que podemos?

Es que, si pudieras cogerle prestado el camión a tu jefe...

¿Pero qué dices?

Podemos ir y volver antes de que se entere, conducís a turnos

y no paramos. Coger un camión prestado

de un cuarto de millón de euros al psicópata que bombardeaste

a huevazos el otro día...

A ti Nelson te va a cortar los huevos.

Pues sí... Joder.

No.

Y, además, es el fin de semana del aniversario de mi boda. No.

Si estás divorciado.

Bueno, pero nos queremos, Conchita.

Si Estrella se entera de que me he ido a Dusseldorf

detrás de un árbol...

Alma que no, que no.

El diesel, el seguro, los peajes... Es muchísimo dinero.

Acabo de vender mi moto por 1000 euros.

Ya...

¿Qué has hecho? Pero si no es suficiente. ¿Y los permisos?

¿Qué permisos, Rafa?, que son fronteras abiertas,

no hace falta.

¡El abuelo se está muriendo!

Pero si no se acuerda ni de sus hijos,

¿cómo se va a acordar de un árbol? No me jodas, Alma.

Alca, el árbol, coño, el árbol.

Alma estás muy nerviosa, no seas tan pasional. Vamos a pensarlo,

que no es fácil. Estamos hablando de una carga especial

de más de 14 toneladas, coño.

Escúchame, si me tengo que ir a Dusseldorf andando

y arrastrar el olivo de vuelta lo haré.

iros a tomar por culo, gilipollas, que sois unos gilipollas.

¡Eh, eh, eh, Alma!

¡Qué no me toques! ¡Coño!

Vamos a hablarlo, Alma.

Está como una puta cabra.

Yo también vendí un olivo. No sé por qué tanto lío.

-Si la pruebas se te abrirá la gana.

Va, papá...

-¡Tío, si es que no paran de comer!

Es que tienen que crecer en 40 días.

Voy a potar.

Yo soy vegetariana, Alma...

Ya, pero te estoy pidiendo que les des de comer, no que te las comas.

Es que es muy fácil, Adeile:

los cuatro botones que te he dicho, y ya está.

mira, te lo he apuntado todo por si acaso, toma. Guárdalo.

¿Y si explotan?

Casi nunca pasa. Este está muerto.

Tira, tira para allá, no te me lo acerques.

Hay que sacarlo.

Qué asco. ¡Ah! ¡Ah! ¡Que me ha atacado!

¡Qué asco!

-Alma, he contactado con una página de españoles en el extranjero

y me ha contestado Sole,

es una española que vive en Dusseldorf.

Te va a llamar por Skype esta tarde, ¿vale?

Es que eres un genio, Wiki. Gracias. ¿Y la compañía energética?

Pues, he mandado un montón de emails al director general

y a cada jefe de departamento. Pero nada.

-Y yo he llamado 40 veces, pero se descojonan y cuelgan.

-Yo creo que no vas a poder ni acercarte al árbol.

Bueno...

Alma, ¿pero por qué no te quedas unos días más

y pensamos un poco más las cosas?

No puedo porque no puedo esperar... Mi abuelo no está bien.

Pero escúchame, ir sin un plan es idiota.

Vale, tía, pues, sigue pensando.

Wiki, tú tienes el cerebro y yo tengo el morro.

Y tú los pollos.

Que estás loca, y eres un peligro...

-Y deberían encerrarte.

Ya está, lo sé. Si para el no hay un millón de razones, si lo sé,

lo veo.

Pero tías es que, a veces te tienes que lanzar... de cabeza.

Y empiezas el viaje,

y la gente te ayuda por el camino.

¿Y por qué te van a ayudar?

Toma. No, no. No lo voy a coger.

Sí, sí, lo quieres.

-Es de parte de las dos, por si acaso.

No me va a pasar nada. Ya.

¿Vale? Nada.

(Claxon)

La madre que los parió.

Pero mírales, inocentes como corderitos

y ni idea de la trola que les has metido.

-Madre mía, es que se lo tienes que contar,

es que se van a rebotar un montón. No, no. No digáis nada.

Si se lo digo ahora se dan media vuelta y se largan.

Escucha, tú piensa algo y luego me llamas por Skype. No digáis nada.

Y ahora qué, ¿eh?

¿Ahora qué? Ya estabais tardando, "ahora qué"...

(RÍE) Hay que joderse...

(Música)

Ricardo, por favor, escúchame, se ha ido de puente a Madrid con su novia.

Este tío no vuelve seguro en tres días.

"Me he equivocado, Rafa, quiero que devuelvas el camión".

¿Pero qué dices? Pero si ya vamos de camino, tío. Oye, tranquilízate,

te estaré informando, te lo juro.

¿A Granada, dijiste?

A Granada... Pero si no va a pasar nada.

Mira, tengo un mal presentimiento con todo esto.

Ya verás, que tú tranquilo, fíate, de verdad. Fíate.

Venga, hasta luego, chao.

Es el chico de seguridad del garaje. Se ha acojonado.

Pero es un buen tipo, me quería echar un cable.

Oye, y el cura alemán este, ¿dónde vive? ¿Tienes su dirección?

¿Alguna pregunta tonta más?

No me jodas, Alma, que esto está muy lejos. ¿Eh?

A ver si luego se va a echar atrás.

¿Cómo se va a echar para atrás? Si es alemán, es cura, es protestante,

¿se te ocurre alguien más serio?

Bueno, bueno...

(CANTURREA) "¡Granada, tierra soñada por mí!".

(RÍE)

(RÍE) Granada, dice el gilipollas. Hay que joderse.

Hola, soy Sole. Esta es Katherine, que estudia derecho.

Esta es Marie... Hola.

Y esta es Sophie, que es community manager, y le gusta meterse en líos.

Bueno, ¿te han contestado algo los de la compañía energética?

No, mis amigas han estado llamando, pero no les han hecho ni caso.

Yo le escribí al director de la compañía y le ofrecí devolverle

todo el dinero del árbol, como si fuera un préstamo,

con intereses incluso, pero es que no me contestó.

¿Qué dice? Que estoy loca, ¿no?

Es que es un poquito excesivo, Alma...

¿De verdad piensas que podéis venir y llevaros el árbol así? ¿Sin más?

Pues, ese es el problema, que los que vienen conmigo sí lo creen.

¿Cómo que sí lo creen?

Que les he mentido, y les he dicho que el árbol está en una iglesia

y que nos lo van a devolver. No me jodas.

Mira, ya sé que es una locura, pero no podía sentarme

a ver cómo mi abuelo se muere de pena, ¿entiendes?

Es que no podía...

Wiki nos ha mandado fotos.

Siento mucho lo de tu abuelo.

Me podéis ayudar, ¿por favor?

(CORTA LA LLAMADA)

Yo no lo sabía, yo es que no la vi venir.

Yo tenía seis pedazo de camiones como este por valor de dos millones.

Me debían una fortuna. Un día era alguien y al día siguiente nadie.

Todo desapareció así, sin señal de aviso.

Tuviste que darte cuenta, Alca.

No... no, cariño, no.

Me mintieron.

¿Eh? Me mintieron...

Yo me mentí a mí mismo, le mentí a Estrella.

Las mentiras eran cada vez más grandes,

y cada vez había más y más mentiras.

Es que no podía parar de mentir. No podía.

Y un día, Estrella puso la cocina patas arriba.

"El país entero se está engañando a sí mismo".

(SUSPIRA) Eso fue lo que dijo,

y me dejó.

Así que decidí cambiar mi vida.

Se lo prometí.

Le juré por el crío que nunca más iba a volver a mentirle,

que siempre le diría la verdad.

Y ayer me presenté en su casa y le dije:

"mira, Estrella, me voy a perder nuestro aniversario

porque me subo a Dusseldorf".

Pues, muy bien hecho, Alca.

Pues sí, porque le dijiste la verdad.

Se echó a llorar.

Se pensó que me iban a pagar.

¿Se lo explicaste?

Se me quedaron pegados los labios, Rafa. Pegados.

Tú eres idiota, tío, si se va a enterar en dos días cuando vuelvas.

Si es que soy gilipollas.

Me doy asco a mí mismo.

Podía habérselo dicho. Podía haberle dicho:

"mira, Estrella, nada, que me subo ahí a por el árbol a Dusseldorf,

que vuelvo en dos días".

Me habría llamado imbécil, pero por lo menos lo habría entendido.

Pero justo en el momento volví a soltarle una mentira.

¡Una puta mentira!

¿Pero por qué no confiamos los unos en los otros, coño?

¿Eh? ¿Por qué no nos miramos a los ojos,

y ponemos las cartas sobre la mesa? ¿Por qué no somos honestos?

¿Por qué no resolvemos los problemas juntos? ¿Eh?

¿Tengo o no tengo razón, cari?

Alca...

(SUSURRA) Su puta madre...

¿Pero qué coño haces, tío?

Que allí vive un cabrón que me debe 90 000.

Contesta, cabrón... Contesta.

Contesta que sé que estás ahí.

¡Eh!

¡Eh! ¡Sal cabronazo, sal! ¡Sal, que sé que estás ahí dentro!

¡Pedazo de cerdo, sal! ¡Da la cara!

Alca, esto es una pérdida de tiempo.

No, no, no, seguro que el muy cabrón está...

está espiándonos con un telescopio desde un búnker, el hijo puta.

Joé, pues tiene un cochazo.

Dice que es de su cuñado, ¡ja! ¡Y la casa de su suegra!

¡Mentiroso, ladrón! ¡Sinvergüenza!

Y esto, ¿qué me decís de esto?

Se lo compró a la imbécil de su novia.

Porque le encantaba ir de compras a Nueva York.

Así es como se hacían antes las cosas. ¿Eh?

De puente, ¡a Nueva York!

Alcachofa, tío, venga tranquilízate. Vámonos.

Mi sudor, mi sudor durante 18 horas trabajando al día,

fue lo que pagó este... este mamotreto.

A mí todavía me debe 90 000. ¡90 000!

Se va a enterar el hijo de puta. Se va a enterar...

¿Dónde vas?

(Música)

Que digo, tontolava,

que a los alemanes lo que les encanta es todo lo yanqui.

¿Tú entiendes al idiota de tu tío?

Que vamos a vender esa estatua por muchísima pasta.

¿Pero qué dices?

¿No os habéis fijado en la de gnomos

que compran por aquí para los jardines?

Así que, tú y la Wiki que encuentre algún alemán rico,

que vamos a venderlo por internet, ¿me oyes?

Venga.

¿Y si nos desviamos a Disneyland París y pillamos un Mickey Mouse?

(Música)

(Música)

(Claxon)

(Móvil)

Cógelo, a ver quién es.

Tu hermano.

(SUSPIRA) Tu padre. Y siempre lo será, Alma.

Al principio cuando se lo conté no se lo podía creer.

¿Sabes qué me dijo?

Que eras muy valiente.

Mira, más de lo que puedo decir yo de él.

Solo intenta ayudar, Alma.

Es su manera de pedirte perdón,

tampoco creo que sea tan terrible eso, ¿no?

¿Eh?

Alma,

tranquila.

(Móvil)

No abres la boca, ¿eh?

Me gusta mucho eso.

Que no hagas preguntas todo el rato.

Es bonito ir en silencio.

Tú tampoco escuchas mucho.

Yo ya no me lo tomo a mal.

Tienes mucho jaleo ahí dentro.

Para, para, para, para.

Joder, Rafa, lo siento, es que no puedo.

Pero con desconocidos sí que puedes.

"Alma, esto está siendo una locura, hay uno del periódico local

que ha visto el Facebook de las alemanas, quiere hablar contigo.

¿Le puedo dar tu número? Y tu padre me está volviendo loca.

Ha venido a hablar conmigo...".

¿Qué voy a hacer, Wiki?

No lo sé. Es que es lo mismo que te dije yo justo antes de que te fueras.

¿Qué te han dicho los chicos?

Alma...

¡Joder! ¿No se lo has dicho?

¡Que Rafa se está jugando su trabajo! ¿Me oyes?

Trátales con un poquito de respeto y cuéntaselo ya, ¡coño!

Rafa está hablando con su jefe,

se ha peleado con la novia y está de vuelta.

Dice que quiere su camión.

Venga vamos, hay que tomar decisiones, Alma.

(MÓVIL) "Te voy a arrancar la cabeza, ¿me oyes?

¿Pero tú te das cuenta de lo que me has hecho?

Que me vas a buscar la ruina, chaval.

¡Pero contéstame, puto imbécil!".

Un insulto más, Nelson, y te cuelgo el teléfono.

"A ver, ¿dónde coño estás?".

¡Cállate! Y sé un poco más educado. Voy a Dusseldorf.

"¿Cómo has dicho? ¿Dusseldorf? O sea, ¿Dusseldorf en Alemania?

¡Me cago en todo!".

Todo esto es culpa mía, ¿vale? No de Ricardo. Le mentí.

Si le despides, no vuelves a ver tu camión, lo vendo a la mafia rusa.

No, no, Rafa, Rafa... "¿Será posible?

Mira, chaval, ¡cuando te pille te voy a cortar las pelotas!".

Te voy a decir una cosa, Nelson... No, no, Rafa...

Eres un matón, un gilipollas, y te puedes ir a tomar por el culo.

Joder, Rafa, que acabas de perder tu curro.

Me da igual.

Algo haré. A lo mejor me quedo en Dusseldorf. Yo que sé.

No, quiero que os volváis. Los dos, déjame hablar con él.

Le voy a decir que todo esto es una cagada, que ha sido culpa mía,

que os he mentido. Joder, y ya está. Déjame hablar con él,

es que no puedo más, si le pido perdón y le devuelves el camión

te perdonará, no puedo más. Déjame el teléfono, Rafa.

¡Dame el teléfono! No.

¡Que me des el puto teléfono! ¡Me cago en la puta!

¡Rafa, dame el puto teléfono! ¡Vale ya, joder!

Eh, eh...

Como siempre, te olvidas de un detalle.

Esto ya no sólo es cosa tuya, ¿sabes?

Nosotros también tenemos algo que decir en todo esto.

No seas gilipollas y dame el teléfono.

Que no, Alma.

Os espero en el camión.

Yo no pienso volver sin el árbol, Alma.

Es que no lo entendéis, pero esto es un desastre.

No después de todo esto.

Por favor, por favor. Alca, que no lo entiendes.

Venga, vámonos de aquí.

(HABLA EN FRANCÉS)

No, no, estamos bien.

¿Alguna vez has pensado que podrías petar...

y venirte abajo del todo?

Me pasó una vez,

a los 18,

cuando estaba entrenando con el Valencia.

Pensaba que iba a llegar lejos,

pero me hicieron una entrada sucia y a la mierda mi carrera.

Quería reventar la cabeza de ese tío. Quería machacarlo.

Me pasé dos años de mi vida, amargado.

Un día estaba con mi fisio, Agustín,

sabía decirme lo que me estaba pasando con solo tocarme.

Y un día, después de una sesión, me rompí.

Me puse a llorar como un niño pequeño.

Y él se me quedó mirando y me dijo:

"¿Tú quieres ponerte bien?

Pues, no colabores con tu propia desgracia".

Y de repente, lo entendí.

Mira, Alma,

puedes pasarte toda la vida metiendo el dedo en la vieja herida,

alimentar el dolor y no dejar que se cure,

pero hay veces que es mejor dejar las cosas ir.

Seguir adelante.

Alimentar lo que tienes, y no lo que ya no está.

¿Tú crees que yo colaboro con mi propia desgracia?

Todos lo hacemos. Unos más, otros menos.

(Música)

¿No has dormido nada?

(Continúa la música)

Alemania.

Si solo el nombre me hace sentir más bajito de lo que soy.

Ya sé que no soy muy listo,

pero es que aquí me siento el doble de tonto.

Lo altos que son.

Y cómo hablan inglés, ¿eh?

Debe ser algo que le ponen a las salchichas.

¿Tienes la dirección de la iglesia?

(Música)

¿Creéis que nos la pueden robar?

Que no...

Pues escucha, podría tener mucho éxito aquí en mitad del Rin.

Con los barcos pasando al lado, como en Nueva York.

Que sí, hombre, que sí. Pues, claro que sí.

¿Pero no íbamos a una iglesia?

Quiere que firmemos unos papeles primero en una oficina.

(Música)

Hostia...

Pero este es nuestro árbol...

¿Qué cojones hace aquí?

(HABLA EN ALEMÁN)

(Música emotiva)

(Continúa la música)

No...

¿Dónde está el cura? ¿No habíamos quedado aquí con él?

No.

¿Qué?

O sea...

O sea que no hay cura.

No hay cura, no hay iglesia, ni tipo santurrón que la palmó en Valencia,

ni los alemanes nos van a devolver el árbol.

¿Es eso?

¿Es eso?

A veces se te quedan pegados los labios.

Eso dijiste tú.

Pero en casa, coño. Se te quedan pegados los labios en casa, Rafa,

¡no en el puto Dusseldorf!

Pero por dios santo, ¿qué hacemos aquí?

¿Eh, Alma?

¿Qué hacemos aquí?

¿Qué hacemos?

¿Qué hacemos aquí?

¿Me queréis explicar qué hacemos aquí?

Vámonos, joder.

¿Pero no ves que está en shock, joder?

¡Yo sí que estoy en shock!

¿Que qué hacemos? Que nos vamos ya...

¡Yo hablo a hostias!

Sin tocar, por favor, sin tocar.

Tenemos, o no tenemos permiso para llevarnos el árbol, dímelo.

Alma, ¿me estás diciendo que hemos venido hasta aquí,

a más de 1500 kilómetros, con un camión de 40 toneladas

a por este monstruo de árbol sin permiso?

¡Oiga! ¡Eh!

¡Vale, vale!

¡Que ese árbol es de mi familia! ¡Este árbol es nuestro!

¡Eh! ¡Que me suelten, hostia!

Bueno, que ya voy yo solo... que ya voy yo solo.

Que me dejen, que ya está... pero ese árbol es nuestro.

¡Alma!

Alma, solo dime qué coño estamos haciendo aquí.

¡Déjala en paz!

¿Pero se puede saber qué cojones está pasando aquí, eh? Vamos a ver.

Porque tú no lo sabías, ¿no?

Tenía un presentimiento.

¿Un presentimiento, Rafa? No me jodas.

¿Qué pasa? Joder. Lo imaginé, pero no estaba seguro.

¿Desde cuándo?

Desde el principio.

O sea, que otra vez soy yo el único pringado, ¿no?

Conduciendo hasta aquí como un burro feliz,

mientras que vosotros dos os descojonabais del pobre imbécil.

¿Por qué no dijiste nada? ¿Por qué no dijiste nada tú?

¿Y por qué no me mandaste a la mierda?

¿Por qué no me mandaste a la mierda? Si yo me iba a venir a dedo, Rafa.

¿Por qué? ¡Joder!

¿Cómo eres tan tonto, tío? ¿Cómo eres tan tonto?

Que has perdido tu curro. y ¿para qué? Dime, ¿para qué?

¿Por qué? ¡Que me mires joder! ¿Por qué?

Escúchame, te odio, te odio, y a ti también.

¡Iros a tomar por culo! ¡Y volveros a casa ya con vuestro puto camión!

Pero ¿no visteis que intenté contároslo? ¿No lo visteis?

¡Joder, que yo lo intenté! Lo intenté en la cafetería.

Vaya par de gilipollas. ¡Gilipollas!

A ver si lo he entendido bien...

¿la culpa es nuestra?

Eso parece.

Te debe gustar mucho, ¿no?

Eso parece.

Me siento tan...

engañado, Alma, tan traicionado.

Estoy hasta los huevos de que el mundo entero

me trate como a un gilipollas.

Pero es que es lo que soy, un gilipollas.

Por confiar en ti.

Te he querido siempre con locura desde que eras así,

¿y tú no podías confiar en mí?

Mírame.

¡En mí!

¿Cuál era el plan?

Nunca en mi vida me he sentido tan...

tan insignificante.

Nunca.

Me vuelvo al camión.

Luego me voy a casa con o sin vosotros.

(Golpes de fondo)

Gilipollas que soy...

Qué gilipollez de estatua.

¡Gilipollez de vida!

¡Gilipollas!

¡Gilipollas!

¿Dónde está?

Dice que no se mueve hasta que no hable con el dueño del árbol.

¿Pero quién cojones se cree que es? ¿Mahatma Gandhi?

¿Lo dices en serio?

Pero qué familia esta... ¡Qué familia esta!

Bueno ya está, yo me voy. Se acabó.

Me voy a subir al camión, voy a poner el motor en marcha

y me voy a casa con o sin vosotros. ¿Entendido?

Justo lo que ha dicho, que tú y yo deberíamos irnos ahora para casa.

Pues ya está. Nos vamos.

Vamos.

La madre que la parió.

Vamos.

¡La madre que la parió!

(Música suave)

Lo siento.

Lo siento mucho.

(Música)

(Continúa la música)

Alma...

Papá.

Gracias por decírmelo.

Papá, ¿cómo está el abuelo?

No, no dejes de hablarle, papá, por favor, tú no dejes de hablarle.

Vale.

(Música)

(Griterío de fondo)

(CANTURREAN LEMAS EN ALEMÁN)

(COMIENZAN A TOCAR BATUCADA)

¡Alma!

¡Luis!

Luis, ¿me oyes?

¿Qué?

Vale.

(Griterío y batucada de fondo)

(Música emotiva)

(Grifo de fondo)

Pues menos mal que hemos traído el camión...

(Música)

(LLORA) Lo siento, yayo.

Lo siento.

He hecho todo lo que he podido, de verdad.

Mira, es de nuestro árbol, lo he encontrado.

Y lo vamos a replantar,

y esta vez sí que lo vamos a cuidar bien, te lo prometo.

Te quiero tanto, yayo.

Te voy a querer para siempre.

Vamos al olivar, papá.

Me siento muy avergonzado.

(AFECTADO) No tengo derecho... no tengo derecho...

(SUSPIRA)

¿Os imagináis cómo será la vida dentro de 2000 años?

A ver si esta vez lo hacemos un poquito mejor.

(Música)

(Música créditos)

Cine en TVE - El olivo - ver ahora

Campeones

Una lección de vida dirigida por Javier Fesser ganadora de tres Premios Goya y seleccionada para representar a España en la 91ª edición de los Óscars. Marcos es un entrenador de baloncesto que es condenado a entrenar a un grupo de chicos discapacitados intelectuales. Lo que comienza siendo un trabajo forzado, acaba ayudándole a salir de su crisis existencial.

Para todos los públicos La película de la semana - Campeones - ver ahora
Transcripción completa

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¡Eh!

¡Eh!

¿Qué pasa?

¡Que ya voy! ¿Qué pasa?

Es que estaba sin ticket, por eso le he puesto la sanción.

Hombre, no me joda, han sido cinco minutos.

No, han sido 42 y el máximo son 10, por eso le he puesto la sanción.

¿Le pagan para joder a los demás?

No, por controlar el aparcamiento.

Estaba usted sin ticket.

42 minutos.

Que sí, que sí, que ya me lo ha dicho.

Lo decía porque me parecía

que se había quedado usted con alguna duda.

¿Con alguna duda?

Ya veo que contratan a los más espabilaos

para este trabajo, ¿eh?

Yo me voy al mío, que llego muy tarde.

(MEGAFONÍA) "¡Triple!".

"Oh, là, là, Edwin Jackson!".

"Yes!".

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Palmas)

(PÚBLICO) ¡Oh!

-¡El rebote! -¡Oh!

-¡Pasa, pasa!

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Cánticos)

(Palmas)

(Pitido)

(Aplausos)

¡Ruido!

# "Happy birthday to you". #

"¡Marcó triple!".

¿Tampoco ha venido hoy? No ha venido, no.

¿No estará enferma?

Me importa tres cojones. Eh... Quita.

"Yes!".

¡Jordi!

¡Pita, coño!

(Silbato)

Te estás equivocando.

¡Buscamos el "extra pass"!

(PÚBLICO) ¡Uh!

Así no vamos a ganar.

-¡Vamos, largo!

(Pitido)

(ACENTO ARGENTINO) Jugamos una posición larga

y finalizamos en un dos por dos con bloqueo directo para Jackson.

Si está haciendo una mierda de partido.

Posesión larga

y si no anotamos, defendemos.

Toma.

Primero, este ataque.

Agotamos posesión.

Jugamos largo...

y finalizamos en "pick and roll" para Jackson.

¿Está claro?

Bien, si no anotamos, defendemos.

Y cambiamos en cada bloqueo.

A ver, Fernández.

¿Cómo vamos a defender? Tendremos que hacer falta.

¿O ahora vamos a ser los únicos gilipollas

que defendamos esta situación?

Sabané, Wilson y Grimau,

para Jackson.

Está claro, ¿no?

Defendemos.

(Pitido)

¡Defendemos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

-¡Un, dos, tres! (TODOS) ¡Estu!

No escucha.

No escucha, se cree Dios.

Nos vamos a cubrir de mierda, ya verás.

Vete al vestuario ¿Cómo?

Que te vayas al vestuario.

¿Qué eres, el árbitro tú ahora o qué?

No, soy el primer entrenador y tú, mi segundo,

así que te guste o no, soy el que manda en este equipo.

Este equipo te importa una mierda. Sal de la cancha.

No tienes ni puta idea. ¡Que salgas!

¿Qué haces, coño? -¡Marco!

(TODOS) ¡Eh!

(Crescendo musical)

Ya está, ya está.

(Gritos y silbidos)

(Continúa música)

(Abucheos)

(PÚBLICO) ¡Fuera, fuera, fuera!

¡Fuera, fuera!

(Continúa música)

(Decrescendo musical)

"El baloncesto profesional nos ha dejado una imagen lamentable".

"En el encuentro de la Liga Endesa que el Movistar Estudiantes

y Tenerife Iberostar han disputado esta tarde,

el emblemático entrenador del equipo madrileño,

Francisco Carrascosa,

ha sido violentamente empujado por Marco Monte...,

Montes. ...el segundo entrenador".

Me llamo Marco Montes, cojones.

"Y esta es la sala Apolo de Barcelona,

que esta noche está ha sido testigo de un único concierto de Mermelada,

la mítica banda de "rhythm-and-blues" de los 80,

ha reunido a sus integrantes". Otro.

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren de las 3:10.

# ¡Contaminación!

# Esto es un follón.

# Coge las maletas. #

¡Coño!

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. #

¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

(Sirena)

# ¡Sopla! #

¡Mierda!

(Para la música)

Pero bueno...

¡Ahí va, ahí va, ahí va!

Pero ¿cómo os paráis ahí?

¿No habíais visto que venía?

¡Oh!

Marco Montes.

(Puerta)

Fuera.

Ya era hora, llego tarde al trabajo.

Ya lo creo que va a llegar tarde, tiene el juicio ahora.

¿No se pone los zapatos?

No... ¿Qué juicio?

¿De qué juicio me habla? Vamos a tener un juicio rápido.

Si no lo estropea más, puede que tengamos suerte.

Yo me pondría la corbata. ¿Que tengamos suerte?

¿Usted quién es? Su abogado,

también estoy encantado de conocerle.

¿No entra? No.

No, no, yo prefiero subir caminando si no le importa.

Eh... ¡Señor Monte!

-Conducir con una tasa de alcohol que triplica lo permitido,

daños a un vehículo policial,

lesiones pendientes de determinar,

resistencia a la autoridad... No, no, no.

Yo no me resistí a nadie.

Le pedí a un agente su número de placa, nada más.

Cállese, por favor. Estoy diciendo la verdad.

¿Quiere que añada desacato a la lista?

Yo la veo ya cargadita. -No, nada que añadir.

Perdone, abogado, me está preguntando a mí.

Más repetidos insultos a los dos agentes referidos.

Aparte de pagar los daños

y de la retirada del permiso de conducir dos años...

¿Cómo, cómo, cómo?

-Está muy bien, podría ser más. Pero ¿cómo que más de dos años?

¿Cómo que más de dos años? Vamos a ver,

a mí me parece un poquito desmesurada la condena

por conducir con dos copitas.

La condena viene ahora, señor Monte.

Montes. Montes.

Se enfrenta a una pena de prisión no inferior a los 18 meses.

Pena que podrá ser conmutada por la realización de trabajos

en beneficio de la comunidad en un destino

y por un periodo que le serán comunicados

en los próximos días en este tribunal.

Se levanta la sesión.

Le dije que íbamos a tener suerte. Pero ¿cómo que suerte?

¿Cuándo voy a hacer ese trabajo si ya tengo el mío?

Lo siento mucho, no me dejas otra opción.

A ver, presidente.

Eh... Lo que pasó el otro día

no fue para sentirse orgulloso, pero...

todo lo hago por el bien del equipo.

¿Lanzaste al primer entrenador al banquillo por el equipo?

No lo lancé, fue él quien perdió el equilibrio.

Díselo, Paco.

Paco, por favor, díselo.

Llevo tiempo avisándote. ¿De qué?

Eres el mejor segundo que he tenido. ¿Entonces qué cojones hacemos?

No sé cuáles son tus problemas,

pero no le convienes al equipo.

Paco, no me jodas.

No, eso ya lo estás haciendo tú solito.

Me voy abajo.

-La decisión está tomada.

Ya no perteneces a este club.

Asociación Los Amigos.

Va a trabajar usted con personas con discapacidad intelectual.

¿Qué coño es eso? Cuide su lenguaje, señor Montes.

Bueno, perdone, señora jueza, pero...

Su señoría.

Perdone usted, su señoría, es que no entiendo a qué se refiere.

¿Está hablando usted de... subnormales?

-Le ha pedido que cuide su lenguaje. Ahora no he dicho "coño".

No, lo que ha dicho es peor.

Es ofensivo. ¿Lo de subnormal?

Pero si hace años existía lo del día del subnormal.

Que salían los mongólicos a la calle a pedir dinero con una hucha.

He dado dinero a los mongólicos, a los subnormales.

Así pues, deberá ponerse a disposición de dicha asociación

durante los próximos 90 días. ¿90 días?

Pero eso son 3 meses.

Enhorabuena, señor Montes. ¿Enhorabuena por qué?

Porque veo que sabe dividir.

¿Discapacitados intelectuales?

¿Y eso qué son, escritores en silla de ruedas?

No, mamá.

A ver, eso serían intelectuales discapacitados,

yo voy a trabajar con discapacitados intelectuales.

Ahora te vas a juntar con subnormales.

Walter, una copa de vino por favor. -Sí, señora Amparo.

Se les llama discapacitados intelectuales

porque lo de subnormal es ofensivo.

Toda la vida se ha celebrado el día del subnormal

y nunca ha pasado nada.

Como el día del cáncer o del sida. Sí.

Pues ahora no se puede decir eso.

No, no, no, Walter, al niño no le pongas.

¿Y eso por qué?

No sé, es como lo de los gais. ¿Y qué pasa con los gais?

Pues que ahora se les llama gais. ¿Y cómo se les llamaba antes?

¿Antes? Maricones.

Hala.

Pero ¿a ti quién te ha enseñado a hablar así en esta casa, eh?

Porque yo desde luego no.

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

¿Por qué no lo coges? Si es Sonia.

Porque no, mamá.

Pues déjame que lo coja yo.

A lo mejor es de la tienda y es urgente.

Mamá, ¿qué va a ser de la tienda? No quiero hablar con ella y ya está.

(Móvil vibrando)

Marquito, mira que le fastidias la vida a todo el mundo.

¿Que fastidio a todo el mundo?

No sabes lo mal que lo estoy pasando.

Lo que yo daría por que se arreglara lo vuestro.

Mamá...,

no te preocupes por mí. No, si es por mí,

para que te marches a tu casa, que aquí invades mi espacio.

Tanta prisa con este pedido y luego no pasan a recogerlo.

Luego dicen que la Policía acude cuando les llamas,

pues aquí llevan los uniformes 15 días.

Con las prisas no se va a ningún lado, hombre.

Se me pone el cuerpo a mí "rehiloso" de tanta prisa que le meten a uno,

hay que estar calmado.

Vamos a ver, ¿dónde lo pongo yo esto ahora?

Esto lo coloco aquí, pero ya le digo que...

-Alfonso. -...no me van a coger igual.

Que no, que no.

No y es que no.

-Nos está esperando papá.

¡Vamos, hijo!

¡Venga, vamos!

(Música suave)

¡Bueno, bueno, bueno, bueno!

Qué honor que un profesional como tú esté interesado

en trabajar con un equipo como el nuestro.

Interesado no sería la palabra.

Ni equipo tampoco.

Tenemos la sección de fútbol sala con la que hemos jugado campeonatos.

Ya veo. Impresionante.

Y nos gustaría aprovechar que vas a estar con nosotros

para que seas entrenador.

Ya, verá...

Es que no tengo ni idea de fútbol sala, sé de baloncesto.

Es que es eso lo que necesitamos, un entrenador de baloncesto.

¿Tienen sección de baloncesto? Sí, sí.

Pero nos hemos quedado sin entrenador.

¿Y cuántos días tengo que entrenar a la semana?

Bueno, eso depende de ti.

Ah, perfecto.

Pues con... un día está bien.

¿Un día solo? Un día es perfecto, sí.

Una horita, para no sobrecargarlos demasiado.

Bueno, lo que pasa es que estar aquí beneficia a los chicos, ¿sabes?

Para ellos, el deporte... es secundario.

Una manera de normalizar la situación.

Y cuanto más tiempo están aquí entrenando, más socializan,

más felices son.

Bueno, usted no se preocupe

que en esa horita van a socializar a tope.

¿Y todos estos trofeos son de fútbol sala?

No, no, son de ping-pong. Ah.

Y también alguno de bailes de salón.

El sobrino de Vicky ha ganado varios.

Vicky. Vicky.

Victoria, tu amiga.

¿Mi amiga Victoria?

Bueno, bueno, ya nos dijo que cuando te enteraste

de que necesitábamos un entrenador de baloncesto,

te ofreciste a ayudarnos.

¿Vicky, Victoria? No caigo.

Sí, hombre, Victoria.

La jueza.

Ah. Ah, sí, claro, Victoria.

Su sobrino lleva más de 10 años con nosotros.

Ah, que su sobrino está aquí. Sí, sí.

¿Y qué le pasa? Paquito tiene síndrome de Down.

¡No!

Tiene dificultad para expresarse, pero lo entiende todo.

Qué máquina.

Está emocionado con lo del nuevo entrenador.

Como todos.

¿Y este es el pabellón?

No es nuestro, es del Ayuntamiento.

Qué lujazo.

Además de cedernos el local, nos da 1000 euros.

Hemos tenido mucha suerte.

Ya te digo, 1000 euros al mes. ¿Qué al mes? ¡Al año!

¿Cuándo les digo a los chicos que empezamos?

El lunes.

El lunes estaría bien, así tienen tiempo durante la semana para...

¿Para?

¿Eh? ¿Para qué?

Bueno, para sus cosas.

(Móvil, tono de pasodoble)

Es Victoria.

Sí, Vicky.

¿Qué tal?

Sí, sí, está aquí conmigo.

Muy majo, muy majo el chico, sí.

Empiezan a entrenar el lunes.

Sí, solo el lunes.

Sí, y una hora, una hora solo.

Dice que es mejor.

Sí, espera que ahora mismo te paso. No, no.

Un momentito que no sé qué me hace con las manos.

Es Victoria.

Gracias.

Eh... ¿Sí, dígame?

¡Señoría!

Una broma que tenemos.

Sí, dígame, perdón.

No, se lo estaba diciendo aquí precisamente...

Claro, claro, claro, no, si es muy poco.

Muy poco, es...

Es poquísimo.

Sí, pero es que...

Eh... Ya, ya, ya, ya.

Bueno, pues...

Claro, sin problema, ¿eh?

Venga.

Adiós.

Sí, se lo paso.

¿Sí, Vicky?

¿Sí?

¡Ah!

¡Qué bien!

¡Qué bien, qué bien, qué bien! ¡Qué bien!

Bueno, un beso, Vicky.

Hasta pronto, guapísima.

Adiós, adiós.

Qué bueno, ¿no? Sí, sí.

Al final van a ser martes y jueves y dos horas cada día, sí, sí.

Qué bien. Qué contentos se van a poner.

No sabes la alegría que les vas a dar.

Es mejor así.

Claro, y luego, los sábados partido para que no te aburras.

También, también, también. Me ha comentado Vicky, muy bien.

Marco.

Estate tranquilo, nadie sabrá que estás aquí por una condena.

Bueno, y los chicos... te van a encantar.

Bueno, eh...

Mi nombre es Marco Montes.

y voy a ser vuestro entrenador durante los próximos tres meses.

Vamos a comenzar por algo muy sencillo.

Os colocáis en parejas, hacemos dos calles,

comenzamos con un trenzado de pases, fintas y tiros al aro.

Luego cambiamos de posición.

¿Lo habéis entendido?

Fantástico. Bueno, a ver cómo os movéis.

¡Perdón!

Bueno, elegid cada uno una pareja.

Yo tengo novia.

Es mentira, no tiene. -Sí tengo novia, tengo dos.

-No tienes dos, es la misma que se cambia el pelo.

Que no, que son dos. -No, que es la misma.

Bueno, que cada uno elija una pareja y ya está.

Es que yo tengo novia. -Si es puta.

¡Eh, eh! ¡Eh!

Es puta. -Bueno, es puta, pero es mi novia.

¿O las putas no pueden tener novio?

-Sí pueden, pero si la pago yo, es mi novia.

Bueno, pues págaselo.

Sí, hombre, voy a darle dinero a tu novia.

Yo juego de alero.

-Yo de...

(TARTAMUDEA) Yo de... Yo de pívot porque me aclaro más.

Bueno, muy bien.

Eh... Vamos a ir por partes, ¿vale?

Vosotros, los de las novias, venid aquí.

Coged una pelota.

No, solo una.

Madre mía.

El de rojo, coge una pelota.

¡Voy! ¡No, no! Tú no.

Estoy hablando con ellos, vosotros esperad ahí.

Coge una pelota.

¿Qué pasa? Que le ha dado una ausencia.

Se ha quedado ausente.

¿Cómo que ausente? Se ha quedado empanado.

Hay que esperar.

¿Hay que esperar a qué? A que vuelva.

¿De dónde? Del "empanamiento".

Mira, ya está.

Bueno, eh...

A ver, coged una pelota.

Avanzáis hacia canasta, pasándoos...

¿Adónde vas?

¿Adónde vas? ¿No has dicho que coja la pelota?

No, se lo he dicho...

(PITA)

¿Cómo te llamas? Jesús Lago Solís.

Muy bien.

Pero todos mis amigos me llaman Jesús, que es más corto.

Vale, Jesús, vas a... Jesús Lago Solís.

Que sí, ya lo he entendido, Jesús. ¿Tú cómo te llamas?

Yo me llamo Marco, Jesús.

Ah, como yo. Jesús.

No, Marco a secas.

Yo en realidad me llamo Jesús Lago Solís.

Vale, muy bien, pues yo me llamo Marco.

¿No has dicho que te llamabas Jesús?

No, te lo he dicho a ti. Te he llamado Jesús.

Si yo me llamo Jesús Lago Solís. Pues yo me llamo Marco, ¿vale?

Lo que vamos a hacer... Yo me llamo Sergio.

Vale, pues muy bien. Jesús y Sergio.

Vais a formar una pareja... Yo ya tengo.

Ya sé que tienes novia,

pero olvídate de ella un ratito. ¿Cómo me voy a olvidar?

Eso no está bien.

Ya jugarás luego con ella.

Yo con ella no juego, nosotros follamos.

¿Qué te dije? ¿Es puta o no es puta?

-Vamos a su casa, nos tomamos unos cubatas y hacemos de todo.

Vale.

Muy bien, eh...

Pues Jesús y Sergio. Costa, Costa. Sergio Costa.

Un poco fresca sí es. Di la verdad.

Jesús y Sergio Costa. Es Zorrilla.

Oye, olvídate de tu novia ya. Que no, que es mi apellido.

Sergio Costa Zorrilla.

Bueno, pues perdona. Perdóname.

Eh...

Jesús y... -Jesús Lago Solís.

Jesús Lago Solís y Sergio Costa Zorrilla,

vais a formar una pareja... Mira este.

¿Y esos zapatos?

-Van a juego con el protector.

Pues el próximo día traes zapatillas

y el protector tampoco te hace falta para entrenar.

Bueno, a ver...

¡Estoy emocionado, entrenador!

¡Dame un abrazo! ¡Ah!

Usted es una buena persona y lo estás haciendo muy bien.

Sí, pero yo le veo muy bajito para el baloncesto.

Es bajito.

No es bajito, lo que pasa es que aún no ha dado...

el estirón.

O sea, enano.

Lo veo imposible.

Antes de que te des cuenta, habrás rellenado todos.

No, si digo convertir a esta gente en un equipo.

Eso no es imposible. Es difícil, pero no imposible.

Pero si no saben ni pasarse la pelota.

Eres el entrenador, que aprendan. Ese es tu trabajo.

No, mi trabajo es entrenar a jugadores normales.

Estos ni son jugadores ni son normales.

¿Y quién es normal, Marco?

¿Tú y yo somos normales?

No sé...

Tampoco es necesario que los conviertas en los Lakers.

Ni siquiera que jueguen bien.

Solo que ellos se consideren un equipo.

Los entrenadores siempre estáis de paso,

pero para ellos, esto es su vida. Tampoco será para tanto.

El último nos dejó el mes pasado.

Justo cuando nos habíamos inscrito en la liga.

Vaya, a lo mejor la teníais ganada. O no.

Pero ellos estaban muy ilusionados.

¿Te imaginas cómo se quedaron cuando les dije

que no podíamos competir porque no teníamos entrenador?

Eh... No te prometo nada.

No te pido ninguna garantía.

Solo que no tires la toalla.

Ellos no la van a tirar.

Pero ¿cómo voy a enseñarles a encestar una canasta

si no saben ni correr?

Bueno, pues empieza por ahí.

Oye, ¿qué te iba a decir yo? Con tu mujer entonces, ¿qué pasa?

Hace días que no hablamos. (ASIENTE)

Mejor, no quiero que sepa lo que ha pasado.

Pero ¿os habéis separado o qué?

Eh...

Joder, qué pena, con lo buena que está.

¿Qué te ha puesto? Los cuernos, claro.

¿Qué coño dices tú de cuernos?

¿Se los has puesto tú entonces? Joder, ya te...

Que no, que no, no va de eso.

¿Entonces qué problema tenéis?

Que ella quiere unas cosas, yo quiero otras...

A lo mejor se merece un hombre mejor que yo.

Ya, es que está muy, pero que muy buena.

Oye, eh...

Perdóname, pero estás hablando de mi mujer.

Que lo digo para animarte, Montes, y te digo más, aprovecha.

¿Que aproveche qué? A desmadrarte.

Si mi cuñado también tuvo un juicio rápido

y lo mandaron al barco de Greenpeace con unas voluntarias noruegas

que te enseña las fotos y no te lo crees.

"Me seguís a mí".

En línea recta y sin desviaros.

¿De acuerdo?

Vamos a comenzar despacio y luego iremos apretando.

¿Apretando el qué?

Pues que luego iremos más deprisa. Ahora, siguiendo la línea.

¿Derechos?

Mejor yo...

(ININTELIGIBLE)

(ININTELIGIBLE)

¿Perdón?

(TARTAMUDEA) Lo que Paquito se refiere es...

que si seguimos en línea recta

o cambiamos de sentido.

(TARTAMUDEA) Me refiero al sentido de la izquierda que...

Que sí, que ya está. Venga, vamos.

(PITA)

Cogemos aire por la nariz, profundo, llegando a los pulmones...

y echamos ese aire despacito por la boca.

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¿Y tus compañeros? Se están duchando.

Ayer vieron cómo me duchaba

y ahora ellos...

(ININTELIGIBLE)

Un poquito...

y así. Voy para allá.

(ININTELIGIBLE)

¿Sabe?

Tú eres el sobrino de la jueza, ¿verdad?

Sobrino, sí.

Señora jueza, ¿podemos hablar...? No tengo tiempo, señor Montes.

Yo no puedo seguir entrenando a esas personas.

¿Prefiere la cárcel? No, no, no.

Lo pongo en marcha. No, claro que no.

¿No podría pagar una multa? Lo que quiera.

Ya le puse una cantidad, 90 días.

¡Señoría!

Señoría, perdone, ¿y no hay otra cosa que yo pueda hacer?

Claro que hay otras, pero esta es la que debe hacer.

Si me permite, tengo mucho trabajo.

Vaya casualidad que me haya destinado usted

a la asociación donde está su sobrino, ¿no?

Que digo yo que será una coincidencia

y no estará usted intentando aprovecharse de esta situación.

¿No?

Pues sí, es una coincidencia

porque yo no soy quien elige los destinos.

Ya.

Le habría enviado al hospital de tetrapléjicos.

Hay mucha gente en silla de ruedas

por culpa de personas que cogen el coche con dos copitas.

(CARRASPEA)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí, hola?

"¡Marco!".

¿Qué pasa?

"Marco, no sabes qué alegría. ¡Que nos han cogido!".

¿De qué hablas, Julio? "En el Campeonato Nacional

y como tenemos entrenador

y encima siendo tú,

pues que nos han dejado inscribirnos".

"¡Que nos hemos inscrito!".

Julio, son las... 6:30 de la mañana.

¿Tú crees que son horas de dar esta noticia?

"Perdóname que no te haya llamado antes,

pero es que pensaba que estabas durmiendo".

"¡El Campeonato Nacional, Marco!".

"¡El nacional! Qué alegría, ¿no?".

Una alegría tremenda, Julio.

Tremenda.

"¿Marco?".

Y una cosa le voy a decir, yo el puente me lo pienso coger.

Se ponga como se ponga quien se ponga

y si luego yo, con el puente, que son mis días libres,

me quiero ir al pueblo, pues me voy al pueblo.

Si me quiero quedar, pues me quedo

porque a lo mejor se me antoja quedarme,

pues ya veré yo lo que hago con esos días.

-Huy, perdón.

¡Sonia!

¡Qué sorpresa! ¿Cómo estás?

Bien. ¡Joder!

Cuando Marco me ha contado lo vuestro,

me he quedado de piedra.

Es que no caigo en quién eres.

Iván.

Iván Bajero. ¡Ah!

Compañero de Marco, nos hemos visto mil veces.

¡Del Estu! ¡Ah! ¿Qué tal?

Bien, muy bien.

Claro, es que así, sin chándal, no te reconocía.

Bueno, no pasa nada. Aunque bueno, ya excompañeros, como vosotros.

¿Ya no estás en el club?

Sí, el que ya no está es Marco.

¿No te lo había dicho?

Pues ya hace unos cuantos días.

Claro, si ya me había dicho que no os estabais viendo.

No te ha dicho tampoco lo de los subnormales.

¿Cómo?

Sí, la condena que le metieron por conducir...

¡Joder! Y que le quitaron también el carné.

Eso sí te lo habrá dicho, ¿no? Siento el disgusto,

pero él está bien, ¿eh?

Si yo te puedo ayudar en algo...

¡Eh! ¿Quieres que quedemos tú y yo un día a tomar una copa

y así te desahogas?

¿Tú sabes dónde está Marco ahora? Ni idea.

Pero ¿tú le ves, Julián?

Iván. ¡Ay!

Iván. Mira, te dejo mi tarjeta.

Habíamos quedado el sábado que viene.

¿Dónde? En el Kiss.

Vale, pues no le digas que voy a ir. No, no.

(Mensaje de móvil)

(Música melancólica)

¡Ah!

Bueno, pues al parecer, vais a competir en un campeonato

y competir significa ganar

y a mí me gusta ganar, me gusta ganar siempre,

así que para ganar os voy a exigir que me lo deis todo en la cancha.

Yo mi Play no te puedo dar, porque no he terminado el FIFA.

¿Qué Play? La PlayStation.

La PlayStation te la puedes quedar. Vale.

El resto, ¿lo ha entendido? A medias.

Suficiente.

¡Vamos a lo táctico!

Empezaremos por donde lo dejamos el otro día.

En parejas, dos calles y tiros al aro.

Chicos, venga, en parejas.

A ver, eh... Juanma y..., y Benito, ¿no?

¿Y nosotros qué?

Primero vamos a ver lo que hacen Juanma y Benito

y luego lo hacemos todos.

¿Qué hacéis? Estiramientos.

Yo estoy calentando.

¿Hacemos lo mismo que ellos?

No, no, esperad.

Ya hemos calentado, primero vamos a hacer lo que hicimos el otro día.

¡Juanma!

Ven aquí.

No, pero coge la pelota, hombre.

La botas dos veces avanzando hacia canasta, se la pasas a Benito,

él hace lo mismo... ¡Entrenador!

No, no me abraces, nos abrazamos luego.

Ponte a jugar. Vale.

¡Huy!

¿Era eso?

La idea no era esa, pero está bien. Joder.

Que cada uno coja una pelota y vaya practicando.

Tú conmigo, Manuel.

(PITA)

¿Tú qué haces?

Tirar a canasta.

¿Cómo vas a meterla desde ahí? ¿Que no?

¡Ay!

-¡Joe, qué puntería, macho!

Mira, Román...,

aquí el único que parece saber jugar un poquito a esto eres tú

y se nota que eres el más listo con diferencia.

Aunque eso tampoco es tan difícil.

Lo que está claro es

que con este equipo, no vamos a ganar un puto partido

así que a mí al menos me gustaría no hacer el ridículo,

por eso necesito que juegues con nosotros.

Entrenador, tengo un problema.

Bienvenido a mi mundo, Marín.

Ah, muchas gracias.

¿Qué te pasa, a ti?

¿A mí?

Ah, que tengo una discapacidad del 39 % por problemas en el parto.

¿Y?

¿No puedes jugar? Sí, sí que puedo.

¿Entonces?

Ah, es que como me ha preguntado que qué me pasa...

No, no, no. Tú me has dicho que te pasaba algo

y entonces sí, te he preguntado.

Sí, es que ayer fui al médico de la espalda

y me dijo que tengo una pequeña desviación de la columna.

¿Y no vas a poder jugar? Sí, sí que puedo.

Es muy poco.

De hecho, el médico me recomendó que jugara.

¿Entonces?

Es que tendré que ir al fisio, me harán masajes y es unos días.

Y te coincide con los entrenamientos.

No, es por las mañanas.

Entonces, ¿cuál es el problema?

¿Entonces qué?

¿Que cuál es el problema, Marín, cuál es el problema?

Es que estas zapatillas son nuevas

y me duelen mucho los pies.

Prueba a cambiarlas.

Es que no tengo el ticket.

No, no, que te las cambies de pie.

Es que de pie no puedo.

Siéntate. Hazlo sentado, haz el favor.

Vale. (SUSPIRA)

¡Anda, coño!

Mucho mejor.

¿Ves?

¡Muchísimo mejor!

Si es que soy un poco disléxico.

Lo digo para que usted no crea que soy tonto.

No, yo no he dicho eso.

Ya sé que usted me dijo que era listo

cuando le puse la multa,

pero es que algunos me llaman tonto y eso es porque no me conocen.

-Marquito.

(OLFATEA)

¿Qué haces? ¿Qué haces? Ver si has estado bebiendo.

Mamá, demasiados problemas tengo para que vengas...

¿Has ganado ya algún partido? Todavía no hemos jugado ninguno.

Pues ya ganaréis.

¿Tú crees que me importa algo? Pues debería, es tu equipo.

¿Te acuerdas de aquel entrenador que decía

que no podías ser jugador profesional porque no dabas la estatura?

No tenía ni idea.

Pues sí, sí tenía idea. Tenía toda la idea.

¡Ni idea, tenía! ¡Ni idea! Me acuerdo perfectamente de él.

Fui a verle y le di un bofetón.

¿Que tú hiciste qué?

Con razón me echaron del equipo. Que no, que no, que no fue por eso.

Fue por lo otro, porque eras bajito

y porque no supo ver todas tus virtudes.

¿Cómo lo sabes si nunca viniste a verme?

Nunca fuiste a un partido. El mundo está lleno de gente bajita

que consigue grandes metas sin que su madre vaya a verles.

Ah, ¿sí? ¿Como quién? Julio César por ejemplo.

¿Julio César era bajito?

No lo sabemos.

¿Y de los que sabemos?

Mira, Marco, duerme la mona

y no me vomites en las sábanas, quité la funda de cuando te meabas.

Mamá, si sigues animándome así, me voy a ir a dormir a un hotel.

Hijo, no me digas esas cosas...

que sabes que me ilusiono.

(Puerta cerrándose)

Esas piernas flexionadas, el culo hacia fuera.

Muy bien, Fabián, perfecto.

Marín, he dicho con la derecha.

Es que tengo una tendinitis.

Vale, pues tú con la izquierda.

Por eso lo digo.

Avanzad. Muy bien, Benito, muy bien.

Cambiándola de mano a medida que avanzamos

para luego ir practicando con los pases, ¿de acuerdo?

¿Y... y eso cómo es?

Bueno, pues tú me la tiras a mí y yo te la tiro a ti.

Fácil, ¿no? ¡Eh!

¡Oh!

¿Por qué me tiras la pelota?

¡Entrenador!

Ya, ya. Para tu sitio, venga.

Quizás le ha roto la nariz. No creo, Marín, que me la haya roto.

Yo me la he roto tres veces y tengo sinusitis.

Vaya por Dios.

Y asma.

¿Hay algo que no tengas?

Fibromialgia no me han detectado,

pero a veces me duele la cabeza y veo luces.

-Es que es un hipocondriaco.

-Eso me lo han recetado también. Hipocondriaco.

¿Alguien ha visto a Román?

No.

Ha dejado el equipo.

¿Que ha dejado el equipo? ¡Si es el único que sabe jugar!

Bueno, jugar jugar, juegan todos.

Hale, hasta el jueves.

Pero ¿qué van a saber jugar todos?

Si no saben botar la pelota sin hacer pasos, dobles

o cosas que te aseguro que son ilegales.

Ese chico, por ejemplo, tiene una falta de coordinación absoluta.

No es capaz de avanzar cuatro pasos seguidos con la pelota controlada.

¡Coño!

Pero ¿qué hace ese descerebrado?

Es que se puede matar o puede matar a alguien.

Benito nunca ha tenido un accidente. ¿Y tú?

¿Yo?

Bueno ya, pero es que este señor, Julio...

Este señor ahí donde le ves

(Despertador)

"se organiza la vida él solo".

"No tiene familia".

"Se levanta todos los días a las 4:00 de la mañana

para ir a trabajar a la cocina de un restaurante".

"Fabián no es tan independiente".

"Vive en una casa tutelada con otros tres compañeros".

"Por las mañanas va a un taller de jardinería

donde le ha dado por hablarle a las plantas,

pero no creas que les dice cosas cariñosas, no, no, las regaña".

A ver si estamos calladitas, que al final la tenemos

y tú cállate, que eres la peor.

¡Mira cómo la echo!

Tú lo sabes, ¿no?

Jesús trabaja en un centro ocupacional

"donde desarma motores

y los vuelve a armar una y otra vez".

"Es tan buen mecánico, que tiene aprendices

que van al centro solo para verle trabajar".

"Él les llama sus 'followers'".

También le gusta mucho la música.

Tiene un grupo con el que ensaya todos los domingos.

# ¡Hay que esperar! ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar! #

"Cada uno tiene su historia".

"Alguno se quedó anclado en la infancia".

"Alguno maduró mal en el vientre de su madre".

"Alguno sufrió al nacer".

Perdone. -¿Sí?

Que este tinte se sale.

-Mira, Sergio, como no te puedo pagar las horas extras,

quédatelo... y has salido ganando, hijo.

Ah, vale.

Por eso se pinta el pelo de colores.

Hasta luego. ¡Ey! ¿Qué tal?

¡Eh! ¡Bonito!

¡Bonito! Es una perra.

¡Ah! ¡Bonita!

Juanma trabaja en un centro

"de acogida de animales, le encantan".

"A cambio puede vivir allí".

Por eso huele como huele. No, no.

Es que de pequeño estuvo a punto de ahogarse

y le ha cogido tanto miedo al agua que ni se lava.

Yo le cogía y le metía en la ducha directamente, porque anda que...

No, eso no funciona así.

Tiene que meterse él solito.

Su problema es el miedo, no el olor.

Buenas tardes, Julio. Buenas tardes.

Buenas tardes, entrenador,

y muchísimas gracias por todo.

A ti, a ti, Marín, siempre.

Pero ¡bueno!

Esto es muy preocupante.

El Vueling de las 19:45 Madrid-Roma va con retraso.

Yo ya no sé. Esto es un caos aéreo.

Esto a ti también te parece normal. Bueno, hay quien se tira

días y días detrás de un matorral observando pájaros

y en vez de locos, les llaman ornitólogos.

Todo es muy relativo.

Oye, Julio, ¿y Román?

Román... Lo de Román es otra cosa.

Pídeme lo que quieras, pero la caravana no te la dejo.

No te pienso dejar la caravana.

Se ha molestado, pero es que está impoluta,

es que duerme en garaje.

Le echo yo gasolina 98, que es un poquinino más cara,

pero le viene muy bien al motor.

No, no le dejo yo la caravana a nadie.

¿Por qué no se la dejas a tu hermana?

Pero ¿cómo le voy a dejar la caravana?

Me rasca las marchas, me changa el motor...

La caravana la tengo como de colección.

Si es un trozo de hierro con cuatro ruedas.

Eso es como si le digo a usted que es un trozo de carne con patas.

Aun siendo verdad, seguro que le molestaría.

¿Y a mí me la dejarías, Antonio?

Se la dejaría porque sé que no me la va a pedir.

"A ver, chicos".

Escuchadme un segundo.

El sábado jugamos nuestro primer partido oficial

y lo hacemos en casa.

¿En casa de quién? -En la mía no, que no cabemos.

Es muy pequeña.

No hombre, no, lo hacemos aquí, en nuestro pabellón.

Así que el sábado antes del partido, diré el equipo titular,

pero vais a jugar todos.

Pero solo pueden jugar cinco, entrenador.

Ya lo sé, iremos cambiando durante el partido.

Saldrá uno que esté jugando por otro que no.

¿Y los otros?

¿Cómo que los otros?

Si sale uno y entra otro, solo jugarán seis.

No, eh... Jugaréis todos.

-Pero ¡si solo pueden jugar cinco!

¡Ay! Bueno, el sábado lo veremos, ¿vale?

Yo no sé si podré jugar de todas maneras, entrenador.

¿Por qué no?

Por un dolor repentino en el cuello. Creo que tengo contracciones.

Tranquilo que de aquí al sábado no las tendrás.

Ya, pero ¿y si las tengo?

Pues si las tienes, ya lo solucionaremos, Marín.

Si lo sé, pero el no saberlo me da ansiedad.

Ansiedad.

¿Eh? (SUSURRA) Ansiedad.

Además, Román ya no está. No me lo recuerdes.

Ah, perdón, perdón, perdón. Perdón.

A ver, Julio me ha dicho que os dieron dos equipaciones.

Una azul y otra roja.

Pues el sábado tenéis que venir con la azul.

La roja mola mucho más que la azul. Ya, pero el otro equipo va de rojo

y nuestra primera equipación es la azul

así que el sábado, todos de azul. ¿Y si viene mi novia a verme?

Si es puta, ¿qué más le da? -Pero le gusta el rojo.

Si viene tu novia a verte, dirá:

"Pero qué guapo está de azul".

Esas cursiladas no las piensa mi novia.

Ella es más de hacer guarrerías.

-Mejor todos iguales, ¿no?

Porque la...

Porque la roja mola más.

¿Qué pasa, también viene tu novia a verte?

No, viene mi madre, pero si me pongo la azul, no me va a reconocer.

Pues si viene tu madre, también te reconocerá de azul.

¿Van a venir tus padres?

Eso, diles a tus padres que vengan.

Eh...

De azul.

El sábado todos de azul.

(RESOPLA)

¡Hombre! ¿Qué tal? Encantado.

¿Yo no dije que teníamos que venir todos de azul?

Azul. -Dijiste de rojo.

¡No! No, dijo el azul.

¿Entonces por qué vienes de rojo?

Porque me queda mejor y tú lo sabes. Te he leído el pensamiento.

Yo, como soy daltónico, no sé cómo voy.

Además, camiseta azul es de maricones.

Lo del entrenador no es camiseta, es polo.

-Peor me lo pones. El polito es de maricones, maricones.

Bueno, eh...

Vamos a ver. Primero van a salir Manuel..,

Fabián, Paquito... ¡Bien!

¡Yo, yo, yo, yo! ¡Yo, yo, yo!

¿Dónde está Benito?

No ha podido venir, ha tenido que ir a trabajar.

Azul.

Si había pedido permiso al jefe.

El jefe es un capullo y se ríe de él. A mí me lo ha dicho.

Bueno, a ver, eh...

Vamos a centrarnos. Manuel, eh...

Sí. Fabián...

Estoy leyendo un libro.

Ah, ¿y qué tal?

Bien, pero me gustó más la película.

Muy bien.

Eh...

Y... Juanma..., ¡Bien!

...dale tu camiseta a Sergio. Yo no me pongo su camiseta ni loco.

Si no te la pones, no juegas, tú verás.

Azul.

Y... y Jesús.

¡Toma! Yo de rojo, para que me reconozca mi madre.

(Pitido)

¡Jesús!

¿Quién te ha puesto ese niqui? ¡Vas haciendo el ridículo!

¡No, que soy yo, mamá!

(PITA)

(Vítores)

(Aplausos)

¡Tiramos la pelota! Eso es. Muy bien. Jugamos con pases.

Pasamos y nos movemos.

(Pitido)

Bien, Paula.

Chicos, "timing" en el corte y en el bloqueo

y, Paquito, no forzamos el tiro. ¡Buscamos el "extra-pass"!

¡Venga, vamos!

¿Qué dice? No sé, serán cosas de baloncesto.

A ver, chicos, mantenemos la presión siempre en el jugador del balón.

No quiero que piense.

Jugamos en "pick and roll" para Sergio.

¿Rocanrol de qué? ¡En "pick and roll"!

(Música rock)

No es tan difícil.

El próximo día, quien no traiga la equipación correcta no juega.

¿Entendido? Completamente.

Si es que cuando usted habla claro, se le pilla todo.

Y tú prepárate, ahora te voy a sacar.

¿A mí? Ah, bueno, pues muchísimas gracias.

A ver, Nicky Lauda, ¿te vas a pasar toda la mañana con esa cacerola?

Que no hay que sacarle brillo, que hay que quitarle la mierda.

No te enteras de nada.

Luego sacas la basura y friegas el suelo

y no pongas esa cara.

Me dijo que podía ir al partido.

No me toques más los huevos con el baloncesto de los cojones.

Encima que te tengo aquí, solo piensas en escaquearte.

¡Venga, a currar todo el mundo! Y el que tenga alguna queja,

a la calle, que tengo cola para trabajar aquí.

(Canción "Stumblin' In")

¿Y tú?

¿Qué haces aquí?

No, eso tendría que preguntarlo yo. ¿No decías que no podías venir?

Pues sí, al final he podido.

No, ya veo que has podido, ya, ya.

¿Y tú por qué has venido?

Coño, yo he venido a tomarme una copa.

¿O es que no puedo salir solo? Puedes, puedes.

¿Y dónde vas tan emperifollado?

No me jodas, no me jodas. No...

Puta casualidad. Mira que no habrá bares.

Oye, yo os dejo que habléis de vuestras cosillas.

Hola, Marco.

Hola, Sonia, ¿qué haces aquí?

He venido a verte.

¿Y cómo sabías dónde estaba?

Porque me lo ha dicho tu amigo, el que se acaba de ir.

¿Iván?

¿Por qué no contestas mis llamadas?

Eh... ¿Qué llamadas? No he visto ninguna llamada.

Estaba preocupada.

Pensé que habías tenido un accidente.

Nada, no fue nada. ¿Cómo que nada?

Si me ha contado Iván lo de que te han echado del club

y que te han condenado a entrenar a unos discapacitados.

¿Qué os pongo?

Eh... A mí, un gin-tonic.

¿Por qué te escondes, Marco?

Yo no me escondo.

No me apetecía hablar antes ni tampoco ahora.

¿Y cómo quieres solucionar los problemas?

¿Problemas? ¿Qué problemas? No lo sé.

Dímelo tú que eres el que te has ido de casa.

He preferido irme antes de que me echases.

¿Qué?

Que he preferido irme antes de que me echases tú.

Ya está.

Pero ¿por qué dices eso?

Si a mí me encantas.

Cómo me gustaría tener un hijo con tus ojos.

Has venido a eso, ¿no, Sonia? A sacar el tema.

Oye, ¿me pones un gin-tonic?

Siempre huyes, tío.

Huyes de todo.

¿Qué? Como un niño.

Que eres un Peter Pan.

¿Eres psicóloga ahora o qué?

No hace falta serlo para ver

que así no vas a lograr nada en la vida.

Habló Penélope Cruz, la actriz que se iba a comer el mundo

y ha terminado de dependienta en la tienda de su suegra.

No ha sido buena idea venir a verte. Pues no, no ha sido una buena idea.

(Música triste)

(Móvil vibrando)

A ver, chicos, vamos a formar un círculo a mi alrededor.

Cuando yo diga un nombre, el que tenga la pelota,

se la pasará a quien yo haya dicho.

Y cuando yo diga "canasta",

el que tenga la pelota en ese momento,

lanzará a canasta. ¿Entendido?

¡Sí! -Sí.

¿Entendido? -Sí.

Muy bien.

Hay que esperar, ¿no?

No. Es que estaba mirando, que se ha colado un pájaro.

A mí me encantan los pájaros. -Y a mí. Yo como mucho pollo.

Eh... Fabián, venga.

Vamos, Jesús.

Sergio. Marín.

Manuel.

Fabián.

Muy bien.

Benito.

Paquito, Paquito.

Jesús.

¡Cuidado, hombre!

Venga, Sergio.

Oye, cuidado, un poco más de cuidado.

Marín.

Juanma.

¡Eso es!

¡Canasta!

Muy bien.

Un abrazo, entrenador. No, no, no, no.

Primero nos duchamos y luego nos abrazamos.

Venga, a la ducha, vamos.

(Trinos)

¿Le has dicho que el sábado teníamos partido en Cuenca?

Sí, claro. ¿Y qué te ha dicho?

Que..., que... Pues que no le toquen los cojones.

Ah, muy bien.

¡Juanma!

¿Sí?

A la ducha.

Yo no creo en las duchas.

¿Cómo que no crees? No cree.

(TARTAMUDEA) Yo creo que sí me deja

porque me apetece mucho,

pero tengo una duda. ¿Qué duda?

Esa.

Tranquilo, que todo va a salir bien.

Si tienes más dudas, me las preguntas.

-¡Oye, oye, oye!

Una rata.

Bueno, es un ratoncito.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

¡Sálvale!

Juanma, a ver.

¿Dónde está? A lo mejor se ha ido por el desagüe.

Si está ahí, se ahoga seguro. -Sí, porque es estrecho y no cabe.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

(Música épica)

Juanma, ¿y si le salvas tú, que tú entiendes de animales?

Eres quien mejor va a hacerlo, Juanma.

El ratón te necesita, que se va a ahogar.

¡Juanma, el ratón necesita a alguien como tú, Juanma!

Alguien que acuda a su llamada de auxilio,

el ratón está gritando tu nombre.

¡Juanma, Juanma, Juanma!

¡Solo tú puedes hacerlo, Juanma!

¡Venga, vamos, que se nos ahoga, vamos!

¡Eso es, chicos, eso es!

¡Trabajo en equipo, coordinación de la jugada!

Ayudándonos unos a otros.

¡Sacando a Juanma de la zona!

¡Vamos, venga, vamos, vamos!

¿Dónde está?

Hay que encontrarlo, Juanma, venga.

¿Dónde está, Juanma? ¡No lo encuentro!

¡Búscalo! ¡Búscalo, Juanma!

¡Vamos, loco, va!

(GRITA)

¡Vamos! ¡Entrenador!

¡Arriba, Juanma, arriba, arriba!

(GRITA)

¡No!

El ratón se ha escondido

porque quiere que todos estemos limpios.

¡Ah! ¡Ah! ¡Quiere que todos estemos limpios!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! A ver si va a coger hongos.

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

¡Ah! ¡Vamos, Juanma!

¡Ah! ¡Enjabónate!

Eso es.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

(GIME)

¡Uh!

¡Ah!

¡Ay!

¡Uf!

¡Ah!

¡Ah!

¡Oh!

¡Ay!

¿Lo veis, chicos?

Así se curan los miedos, de golpe.

¡Ah! ¡Ah!

¿A que ahora ya crees en las duchas? ¿Me das un abrazo, entrenador?

Tengo una duda.

¿Qué duda? ¿Cómo nos vamos a ir hasta Cuenca?

Vais a Méndez Álvaro, cogéis el autobús hasta Cuenca,

que os deja a 300 metros del polideportivo.

¿Vamos a ir en transporte público?

No, si te parece, vais en helicóptero.

No sé, hombre. ¿Y quién viene conmigo?

Los jugadores. Tú y los jugadores, ¿quién quieres que vaya?

¿Y quién va a cuidarlos?

No, los chicos se cuidan solos.

Lo único que puede pasar es que al sacarles de su ambiente,

se comporte alguno raro. ¿Que alguno se comporte raro?

Todos se comportan raro ya sin ir a ningún sitio.

En su ambiente no se comportan raro.

Mira, ahí está tu parada. Hale.

Hasta luego.

(Claxon)

Ya sabía yo que tenía que darte una buenísima noticia. Collantes.

¿Cómo que Collantes? Collantes, el nuevo fichaje.

Muy grande, para sustituir a Román.

Collantes.

(Sirena)

Estás hecho un pimpollo, ¿eh?

(TARTAMUDEA) Me he echado polvos de talco

en las dos axilas y en los pies.

¿Y el equipo? No llevarás todo el equipo en esa bolsa...

No, lo tengo aquí.

Juanma, ¿no he dicho la equipación roja?

¿No lo he dicho mil veces? La tengo aquí.

(TARTAMUDEA) Las dos por si acaso.

Vale, muy bien, perfecto.

¿Y qué llevas en la bolsa entonces? Polvos de talco, por si sudo más.

¿Y la muda para cuando te duches después del partido?

La tengo aquí. Anda, tápate, tápate.

(RÍE) Tápate.

Bueno, pues ya solo falta Collantes.

Espero que Julio le haya explicado bien cómo llegar.

El año pasado entrenó con nosotros.

Le llamamos mosca cojonera.

Ya me dijo Julio que era muy grande.

¿Grande? Si es muy pequeñaja. ¿Cómo que pequeñaja?

¡Collantes!

(Música electrónica)

(TODOS) ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

Manda huevos de quedar aquí, que vivo a tomar por saco.

Buenos días, Collantes.

¿Tú quién coño eres?

Bueno, yo soy Marco, tu entrenador, bienvenida al equipo.

A mí no me tutees. A mí me dices usted o señorita.

Ah, bueno, pues perdone usted.

¿Y esto qué es? Es mi tabla, ¿qué pasa?

Pues pasa que vamos a jugar al baloncesto, no a surfear.

Ya, pero me gusta llevarla

por si hay piscina con olas en el hotel.

-Yo traigo bolsas para el vómito,

que a veces me mareo en los autobuses.

-¡Ah!

¿Qué hotel? Si nos vamos a Cuenca y volvemos en el mismo día.

Joder, qué tío más negativo. ¿De dónde lo habéis sacado?

Ha venido él. -Eh, el autobús.

Una cosa, una cosa. ¿Qué día es hoy?

# Hoy es sábado.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# ¡Vivan los sábados! #

(Pitido)

Vamos, atacamos, Pedro.

¡Tira, Pedro!

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Cuidado con ese hombre!

¡Defensa en ayudas!

(Vítores)

¡Eso es, Pedro, arriba! ¡Muy bien, muy bien, Pedro!

Muy bien, eso es. ¡Muy bien, Pedro!

Pedro, Pedro...

-¡Bien! -¡Venga, vamos!

(Pitido)

(Aplausos)

¿Dónde está Collantes? No está.

No está.

-¡Con Pedro!

-¡Falta, falta!

¡Oye, marcaje individual!

¡Defensa en ayudas, chicos!

(Vítores)

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

-¡Vamos!

(Pitido)

Eh...

Vamos a ver, ¿qué pasa con el 7 de ellos?

¿Qué pasa con ese chico?

Ese chico no tiene nada, no tiene nada.

Las está metiendo todas.

Ese chico no...

(Aplausos)

-¡Sí, señor! -¡Otra! ¡Otra!

-¡Sí, señor! -¡Bien!

¡Por favor!

Collantes, ¿tú dónde coño te habías metido?

Fumando un pitillo.

Es que aquí dentro no..., no se puede.

No dejan.

¡Pasad el balón, chicos!

¡Marcadme a ese tío, por favor!

(Aplausos)

Yo lo puedo anular.

Pues sal y anúlalo.

¿Del todo o un poquito? Del todo.

Vuelvo enseguida.

(Música electrónica)

Pasadle a Pedro, chicos.

¡Fabián!

Ya sé por qué la llamáis la mosca.

¡Ah! ¡No, no!

Cojonera. La mosca cojonera.

¡Anulado!

# Hemos ganado.

# Qué bonito es ganar.

# Nos gustan los sábados.

# Hemos ganado. ¡Me gustan los sábados! #

(VOMITA)

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar! #

Collantes.

Yo ya tengo novio, te lo digo para que no te emociones.

Ah, qué suerte.

¿Y tú tienes novia o qué? No, yo no tengo.

Es normal.

¿Tan feo soy? Pues, hombre, Bertín Osborne no eres.

Ya, pues mira, no tengo novia porque estoy casado

y con una chica muy guapa, Sonia. Ah, ¿sí?

¿Y por qué no ha venido al partido? Qué casualidad, ¿no?

-Es que han regañado.

Hombre, Manuel, bienvenido al debate.

Muchas gracias.

-¿Y por qué habéis regañado?

Es que no hemos regañado, es que estamos...

-Peleados.

Estarán peleados.

A esta gente les pasa mucho.

Otro que se suma a la reunión. ¿Y tú qué sabes?

Lo sé porque si no, estarías contento de que hayamos ganado.

Es porque no han venido sus padres.

Adiós, Sergio. Hasta luego.

-No es porque no hayan querido, es porque estarán muertos.

No, no están muertos. -¿Y tu mujer por qué pasa de ti?

Es que no pasa de mí ni yo paso de ella.

¿Entonces? ¿Entonces qué?

Entonces, no es tan fácil.

Pues haz algo. Llévale unas galletas.

¿Cómo que unas galletas?

No vas a llevarle flores como si fueras un "pringao".

Además que las flores, ojo,

ojito con las flores, que las carga el diablo.

# Hemos ganado. Qué bonito es ganar.

# Hemos ganado. #

Déjale. -La madre que le parió.

¿Quieres?

-Ni le contestes. Vámonos de aquí, por favor.

# Me gustan los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son