Enlaces accesibilidad
Masterchef: la pareja de la octava edición

Alberto y Luna: el beso que todos estábamos esperando

  • Aunque ninguno de los dos llegó al combate final, sí que hubo beso
  • Ana ganó la final de Masterchef
  • Alberto confiesa que es un proyecto ambicioso
  • “Nos queremos mucho”, cuenta Luna a todos sus compañeros

Por
El esperado beso de amor de Luna y Alberto

Alberto y Luna no han ganado MasterChef, pero sí han ganado en experiencia, aprendizaje y se llevan mucho más que un premio: el amor entre ambos. Desde el primer día que Luna mostró su interés por el concursante, hasta la confirmación de la pareja, los seguidores han esperado el gran momento: el beso de Lunerto. Ya nos habían anunciado que en la final pasarían cosas ¡y vaya si pasaron!

Un beso tierno y esperado en la final

La prueba de exteriores empezaba con toda una declaración de intenciones de Luna: “Oye Alberto, uno de los dos tiene que llegar a la final porque tiene que haber beso”. Pero ninguno de los dos consiguió hacerse con la tercera chaquetilla.

En cambio, ¡sí que hubo beso! Alberto y Luna regresaron a las cocinas de MasterChef junto al resto de los ex concursantes para ser testigos de cómo Ana se hacía con el triunfo. Todos cuentan cómo les ha cambiado la vida su paso por el concurso, hasta que llegó la pregunta de Samanta: “Luna, Alberto ¿cómo estáis? ¿queréis dar alguna noticia? Ya sabes que es mi tema favorito” (el de ella y el de todos los que desde el primer programa están enamorados de esta relación).

“La cosa va, avanza”, dice Alberto más tímido, pero Luna se tira a la piscina: “Que nos queremos mucho”. Como era de esperar, compañeros y jurado celebran el amor de la pareja al son de “Que se besen”, y para deleite de todos... ¡ahí tenemos el beso que hemos estado esperando durante trece semanas”

“Es un proyecto ambicioso”

Pero antes, al final de la segunda prueba ya habíamos tenido un piquito, y es que, en el desarrollo del cocinado, Alberto le contó todo a Jordi sin que el juez tuviera que preguntarle. “Tiene una relación a medias”, le cuenta el jurado a Esther, pero cuidado, Alberto se defiende para sorpresa de Jordi: “A medias a medias tampoco. Un poquito más que a medias. A estas alturas ya sí”.

Si en Canarias nos habían quedado dudas, Illescas ha sido la verdadera confirmación. “Yo quería tirar del hilo, pero veo que el hilo viene solo”, dice un anonadado Jordi Cruz. Finalmente, Alberto confiesa decir que la relación es “un proyecto ambicioso, siempre ambicioso”.

Esther y Lu entran en cocinas para hablar de Lunerto

Lo cierto es que en las últimas semanas se han podido ver varios gestos de cariño entre los dos en el programa. También en esta final, como el abrazo que Alberto le da a Luna cuando la canaria se emociona al terminar de cocinar. Ella siempre ha tenido claro que le gustaba el aspirante y deja a cámara una de las declaraciones más bonitas del concurso: “Lo más bonito que he conocido yo en MasterChef es Alberto. En mi vida tiene un hueco enorme”.

Pero que estaban juntos nosotros ya lo sabíamos. La pareja no pudo aguantarse más y confirmaron su relación en redes sociales antes que en el programa. En los últimos días los hemos podido ver disfrutando de Barcelona y de un precioso reencuentro en la ciudad condal.