Enlaces accesibilidad
GEN Z TOPICS

El derecho a desconectar: ¿Sirve de algo borrarse Instagram durante dos semanas?

  • ¿Tiene sentido desinstalar una app durante unos días?
  • "Una desaparición momentánea solo podría ayudar a mejorar emociones superficiales"
  • ¿Cómo podemos superar el temido 'FOMO'?

Por
Adicción a las redes
PLAYZ

Es innegable que las redes sociales han cambiado nuestras vidas. Para bien o para mal, pero las han cambiado. ¿Cómo ligaríamos los 'zetas' sin ellas? ¿Cómo nos vamos a ir de viaje a Ibiza sin publicar ningún story? ¿Cómo nos enteraríamos qué ha sido de aquel compañero de clase que se cambió de colegio en sexto de primaria? Es difícil imaginarlo, aunque suene irónico. 

Cada vez es más habitual que las influencers abandonen, momentáneamente, sus cuentas por temas de salud mental. Y si no que se lo digan a Dulceida o Laura Escanes, unas de las últimas en hacer público que necesitan pasar un tiempo lejos de las pantallas para volver a retomar las riendas de su vida.

Y no solo influencerstodos conocemos a un amigo que ha decidido borrarse su cuenta —o borrarse la app si son menos atrevidos— con la intención de mejorar su autoestima y perder menos tiempo consumiendo contenido que realmente no les interesa. Pero ¿hasta qué punto sirve eliminarte de tus redes sociales por unos días? ¿Tiene sentido regresar después? 

Todos soñamos con pasar un período determinado de tiempo lejos de nuestros móviles, pero no es tan fácil como parece. El FOMO (fear of mising out, el miedo a perderse algo) es uno de los principales factores que impiden que pasemos por completo del teléfono. ¿Cómo estará el perro de nuestra vecina? ¿Qué habrá comido hoy Kim Kardashian? ¿Será Ibai trending topic en Twitter? Miles de preguntas nos invaden y la respuesta se encuentra solamente en un lugar. Ya sabéis cuál es.

Como no podía ser de otra forma, pedimos opinión a tres psicólogos: Aurora López, conocida en redes como @mas_vida_psicologos; Buenaventura del Charco (@ventura.psicologo) y Eirene García (@psico_eire). ¿Creen ellos que sirve de algo borrarse Instagram unos días? ¡Lo descubrimos!

Aurora López: “A veces lo que realmente necesitamos es ir a terapia”

Para Aurora, las figuras públicas tienen la capacidad de influir en muy poco tiempo en una cantidad muy importante de personas, y eso se traduce en que “normalizan” y quitan estigma a problemáticas psicológicas. Por tanto, es positivo que nos cuenten también lo que todos solemos esconder.

La psicóloga considera que una desaparición momentánea podría ayudar a mejorar algunas emociones superficiales. Sin embargo, si el malestar que se tiene respecto a las redes está cronificado o ha causado algún problema psicológico, no cree que esa sea la solución.

Además, opina que muchas veces apartarse de las redes se usa como una “falsa forma” de solucionar problemas. “Todos hemos escuchado a gente decir que les hace falta desconectar, pero lo realmente que les hace falta es tener un tratamiento psicológico que les ayude a superar el malestar”, continúa.

Ventura: “La pandemia ha servido como excusa para reconocer que vas al psicólogo”

Por otro lado, Ventura insiste en que las redes sociales nos venden aceptación, atractivo, seguridad, carisma. Son un escaparate donde mostramos nuestros pensamientos más ocurrentes, nuestros mejores outfits y lo geniales que son nuestros planes en cada story. De hecho, según el psicólogo, estamos dispuestos a todo por intentar gustar más y así garantizar que los demás nos acepten.

Nos da miedo no ser amados, no ser suficientes, por eso nos escondemos detrás del postureo, para que otros nos quieran”, afirma Ventura. Tanto es así, que él cree que por conseguirlo, renunciamos hasta a nuestro propio criterio.

Bien es cierto que desde la llegada del internet, ha cambiado muchas cosas. “Lo que antes era exclusivo de los famosos, ese vender la vida propia y salir estupendísimos en fotos calculadas al detalle, se ha convertido en algo accesible para todo el mundo”, cuenta Ventura.

Con respecto a si cada vez está más normalizado acudir a terapia, Ventura lo tiene claro: “La pandemia ha servido como excusa para que la gente reconozca que va al psicólogo, aunque no sea por la pandemia”.

Eirene: “Hay que tener claro para qué está la red”

Eirene remarca ya no solo a Dulceida o a Laura Escanes, también lo que ha hecho Simone Biles. Gracias a ellas, la salud mental se empieza a tener más cuenta porque “siempre se han tenido muchos prejuicios”.

La psicóloga hace hincapié en que ir a terapia no es nada malo: "Parece que si dices que vas al psicólogo es porque estás loco, pero la salud mental es un aspecto más de nuestra vida".

"El confinamiento ha tenido efectos adversos en nuestra salud mental por todo lo que hemos sufrido”, nos cuenta. Según la experiencia de Eirene, sí ha habido aumento de la demanda de estos servicios. Además, ya no es algo que se esconda tanto: "Antes no querías que se enterasen tus padres y ahora, poco a poco, se va normalizando".

Para entender cómo internet juega con nuestro cerebro, nos recomienda que veamos "El dilema de las redes", de Netflix, que trata sobre cómo funcionan las redes y cómo nos controlan. "Nos activan el sistema dopaminérgico de recompensa que hace que nos enganchemos a ellas”, añade.

Como conclusión, Eirene nos recomienda una metáfora que a más de uno le vendrá bien leer: “Lo primero que hay que tener claro es para qué está la red. Siempre uso mucho en terapia la metáfora del jardín, cada uno tenemos el nuestro propio con nuestras plantitas: familia, trabajo, tú mismo, la espiritualidad, formación... Es fundamental que cuidemos de todas nuestras plantas”.

¿Cómo superar el ‘FOMO’?

A muchos de nosotros nos da cosa dejar nuestras redes desatendidas. El ‘FOMO’ se apodera de nosotros, cuando, realmente, lo único que nos estamos perdiendo es nuestra propia vida. Por eso, le preguntamos a estos tres psicólogos qué podemos hacer para evitar esa sensación tan desagradable.

“Ese miedo a perderse algo tiene detrás cierta dosis de miedo al rechazo, a no ‘producir’ para los demás y, en definitiva, una necesidad de aprobación. Es un síndrome más complejo de lo que parece, pero, sin duda, entrenarnos en desaparecer de las redes ya es un primer paso para exponernos a este miedo”, cree Aurora.

Para Ventura, lo más sencillo para superar el ‘FOMO’ es darnos cuenta de que no es una obligación estar siempre conectado: “Simplemente, no es un ‘tengo que’ sino un ‘yo elijo’”.

Por último, a Eirene le parece que “las redes están bien para enterarse de lo que pasa en el mundo, pero llega un punto en que esta necesidad se puede convertir en ‘FOMO’”. Sin embargo, la psicóloga cree que este miedo va mucho más allá: “Muchas veces las redes son como una especie de evasión de nuestra propia vida, nos enganchamos para no ver nuestros propios problemas. Es más fácil estar viendo la vida de los demás que afrontar lo que nos pasa”.