Enlaces accesibilidad
GEN Z TOPICS

Soy un "boomer" y esto es lo que no debes hacer cuando tengas mi edad

GEN PLAYZ  

  • El ilustrador Juanjo Sáez afirma que después de los 30 es mejor dejar de ser canallita y vestir como un señor
  • ¿Vamos a seguir haciendo de tapón a los jóvenes suplantando su lugar natural?

Por
Soy un "boomer" y esto es lo que no debes hacer cuando tengas mi edad.
Soy un "boomer" y esto es lo que no debes hacer cuando tengas mi edad. The Simpsons

Tengo ya 49 años, soy eso a lo que llaman "boomer", pertenezco a la generación más numerosa y resulta obvio que el primer mundo es cada vez más viejo. Viejo en cuanto a la edad de sus ciudadanos, aunque también está viejo y oxidado a nivel cultural, social, político y en todos sus aspectos, pero en esta ocasión me refiero exclusivamente a la edad de su gente. Pues, como decía, los "boomers" somos cada vez más viejos. Y, ¿cómo intentamos solucionar el hecho incuestionable del envejecimiento de la sociedad? Pues haciendo que la juventud se alargue cada vez más. Y que señores de casi cincuenta, como es mi caso, hagamos ver que somos jóvenes. Todo empezó con aquello de "los 30 son los nuevos 20", luego, "los 40 son los nuevos 30" pero es que "los 50 son los nuevos 40" ya no tiene sentido alguno, no significa nada: eres mayor, asúmelo de una santa vez.

Podemos aceptar que los 30 son los nuevos 20, "pero que 'los 50 son los nuevos 40' ya no tiene sentido alguno"

Incluso la publicidad nos bombardea con este mensaje absurdo. Nos cuela a personajes con las sienes plateadas haciendo ver que son jóvenes, con sudaderas, quejándose a sus padres y demás tramas propias de una sitcom de adolescentes. ¿No va siendo hora de quitarse esos ropajes absurdos y asearse un poco? Vestir americana, recortarse los pelos de las cejas y orejas y asumir la responsabilidad. ¿Vamos a continuar aceptando que sean los de sesenta y setenta años quienes mandan?¿Vamos a seguir haciendo de tapón a los jóvenes suplantando su lugar natural?

No recomendado para menores de 16 años ¿Somos cada vez más infantiles?
Transcripción completa

Si estás viendo este vídeo abrazado a tus peluches

rodeado de figuritas de animación y neones,

y tu cuarto se parece más a una tienda de cómics

que a una habitación, pero no eres un niño, este programa es para ti.

Se comenta que la sociedad occidental

es cada vez más infantil,

pero no solo por coleccionar muñecos,

sino por su mentalidad, y aquello que, popularmente,

se conoce como el Síndrome de Peter Pan.

¿Es esto una realidad? Y si lo es, ¿qué tiene de malo?

¿Por qué señores de más de 30 años se han quedado en los 15?

¿Quiénes son los referentes de la juventud hoy en día

y qué valores transmiten? Dentro, "Genplayz".

(Sintonía "Genplayz")

Buenas tardes.

Aquí estoy con mi queridísimo Darío Eme Hache.

Un niño encerrado en un cuerpo de adulto o al revés, no sé.

A mitad.

¿A mitad? ¿Como yo?

Yo me he puesto la dualidad de la madurez y el infantilismo.

¿Y cuál es...? ¡Infanticidio iba a decir!

¡Qué horror!

No va de eso el programa de hoy. No, no, no.

¿Cuál dirías que es la parte madura y cuál dirías que es...?

La parte madura yo creo que la recta, ¿no?

Bueno, esta alegoría que estamos haciendo.

La otra está recta también. No, pero la otra está como más...

a otras conexiones, a otros axiomas neuronales.

Ah. Bueno, tú, vamos a ver.

¿Te consideras una persona madura, adulta,

o tienes ahí sesgos de cosas infantiles?

Yo creo que en un 78 %, sí.

Adulto. Ajá.

¿Por? Por el pago trimestral,

porque hay una vida que depende de mí...

Bueno, eso tiene más sentido que lo del pago trimestral

que siempre pones a la Play Station por encima de tu hija,

el trimestral por encima de tu hija...

Esto es especial. Hombre.

Darío, eso a lo mejor también habla de tu madurez

y, bueno, pues de eso vamos a hablar precisamente,

de la infantilización social

Sí, Darío, hemos preparado un vídeo de la infantilización social.

(HACIENDO BURLA) Infantilización social.

Desde los "youtubers"

a los "otakus"

"Otaku". -"Otaku".

pasando por los "gamers". -¡Mi sueño!

La cultura y el ocio nunca antes había estirado tanto la juventud.

Tengo 30 años y llevo haciendo "cosplay" desde 2015.

"Haciendo que sea frecuente ver a hombres y mujeres

de más de 30 años con una estética y, sobre todo, una actitud

propia de una adolescente".

Como podéis ver, me encantan las figuritas.

Tengo casi 30 años y sigo comprándome juguetes.

Las nuevas generaciones miran a sus referentes como ejemplos a seguir.

Pero parece que la brecha que antes permitía diferenciar

a un adolescente de un adulto se ha vuelto cada vez más fina.

¡Mi maldita "skin" de Fortnite!

¿Vivimos en una sociedad cada vez más infantil?.

Esta figura es la polla porque es como que le está haciendo ahí...

¿Qué tienes, siete años?

¿Es un avance social haber renunciado

a las imposiciones estéticas

y de comportamiento de la vida adulta?

¿O por el contrario es el síntoma de una sociedad

que vive en la fantasía permanente del Síndrome de Peter Pan?

¡La vida del "youtuber"! ¡No suelto las figuritas de mierda!

¡Guau! Y porque se han dejado el TikTok de Almeida bailando

con Pablo Motos... Ya.

Lástima. Lástima. Bueno, vamos allá, Darío.

Vamos allá porque tenemos a nuestra maravillosa Valeria Díaz.

Ella es Fakebuddy en TikTok.

¿Cómo te sientes rodeada de todas estas personas mayores?

Me siento muy bien. ¿Como en misa?

Me siento joven. Soy joven. Vosotros no.

¡Eh, eh, eh! No, bueno, eso es lo raro.

Es que pasan cosas.

Bruno Pol es el Kapo.

El Rapo, que me gusta mucho decirlo.

Kapo 013. Cada día ponen una cosa aquí.

Presentador, juez de la FMS...

y sobre todo comunicador de nuestros corazones.

Oh, qué bonito. Es bonito, ¿no?

Sí, sí, es bonito. Cada día es una cosa más bonita

"Comunicador de nuestros corazones"

igual me lo puedo poner en Linkedln.

Mira a ver si te lo validan. Bueno, Linkedln es el nuevo Tinder.

Depende de para qué lo quieras usar.

Habrá que actualizarlo. ¡Entonces!

Ahí tenemos a Alba Vidal.

Ella es Koala Rabioso.

Alba, ¿cómo hace un koala rabioso, tía?

¿Cómo? ¿Cómo hace un koala rabioso?

¿Cómo hace de qué?

¿Cómo sería un koala rabioso?

Claro, claro, a ver, yo soy un koala, pero...

cuando no estoy muy manso, pues...

Estoy dos punto rabioso. Artista visual multidisciplinar.

Muchas gracias, Alba, por estar esta tarde aquí con nosotros.

Y a mí con vosotros.

Y también en el Zoom tenemos a Rubén Díaz García.

Él es profesor de Sociología.

Departamento de Sociología Aplicada de la Complu.

Rubén, luces pensador, que ya lo hemos dicho,

eso también luce a despacho de la Complu.

(Risas)

Mucho. Correcto.

Es verde taburete que han ido reciclando...

en las paredes... Sí, da un poco de grima.

Teníamos una porra de quién tenías detrás a tu izquierda.

Yo digo que es Nietzsche.

Yo digo que es... No, Nietzsche no es.

Bukowski. Yo digo que es Nick Offerman.

¿Butragueño? No sé...

(Risas)

¿Quién es, Rubén? Dinos.

Hablaremos de él. Max Weber se llama.

Es un sociólogo alemán. Ah.

Era mi segunda opción.

Tío, todos los alemanes lucen igual.

(RÍEN)

Y muy mayor. Muy mayor.

Muy mayor, sí.

Rubén, muchas gracias por estar esta tarde aquí con nosotros.

Bueno, y nuestra amada Ana Iris Simón.

Periodista, guionista, escritora,

y también autora de "Feria". Muchas gracias.

¿Cómo estás? Encantada.

Esto se ha hecho por ti casi, eh.

Eres la semilla del mal. La culpable.

La culpable, no, bueno, precisamente, yo...

quiero empezar hablando contigo de...

si crees que somos en parte nosotros responsables de...

infantilizar a la población.

Nosotros como "Genplayz" aquí sentados alrededor de esta mesa.

Espero que no, aunque también un poco.

Yo creo que... Yo hablaba de los "youtubers",

y ha salido en el vídeo antes, la cuestión de los "youtubers".

Ellos no son los culpables de infantilizar a la población.

Creo que vivimos en una sociedad cada vez más infantilizada

y es, en parte, por las cuestiones materiales.

Tenemos en España un 40 % de paro,

los jóvenes tienen que invertir, si quieren vivir solos,

más del 90 % de su sueldo, y nos emancipamos de media a los 29.

Hay una serie de condicionamientos materiales

que nos impiden ser adultos.

Y, por otro lado, también está la manera de encarar

esas cuestiones materiales, yo hablo de abrazar nuestra jaula

y decorarla con luces led y con Funko Pop,

y abrazar, y decir: "Ya que nos ha tocado esto,

vamos a vivir en un permanente estado de gracia y de hedonismo,

en lugar de tratar de combatirlo.

¿Y qué es para ti ser un adulto?

Uf. Esa palabra.

Adulto me suena muy lejos.

A pesar de que yo técnicamente sería un adulto

porque tengo más de 18 años, tengo 20, pero...

un adulto para mí es tema de los impuestos, el sueldo,

es hacer la compra....

Es una vida un poco más, entre comillas, aburrida.

Más aburrida, eh. Más aburrida.

Para mí un adulto es alguien aburrido.

Alguien que no hace cosas, no se divierte.

Un aburrido. Trabaja... Ojo.

¡Darío, te ha descrito!

Te acaba de describir. Sí, sí.

No te rías tú tanto, que te queda poco, eh.

Que te queda poca felicidad con 20 añitos.

Kapo, ¿somos una sociedad cada vez más infantil?

Yo creo que... A mí lo que me chocó un poco tanto del artículo,

porque estoy muy de acuerdo en el punto de que, evidentemente,

cuesta mucho más, ya no te digo ser adulto,

pero ser independiente y construir tu propia realidad

desde tus posibilidades cada vez está más limitado.

Y en eso estoy totalmente de acuerdo.

Pero creo... ¿Con qué no estabas de acuerdo?

En esa asociación de algo que simplemente es...

un producto del capitalismo, como es el "merchandising"

y el goce del mismo,

que sí que es verdad es una cosa del capitalismo como tal,

pero asociarlo a la infantilización,

y confundir también idiotización de la sociedad, que eso es una cosa,

con infantilización.

Para mí no tiene por qué tener una connotación negativa

el término infante o infantil en cierta manera.

Alba, que te quedas... Habías levantado la mano.

Estoy de acuerdo con Kapo.

De hecho, el artículo no iba de eso, no iba de lo que ha dicho Ana Iris,

sino que era un argumento ad hóminem de manual,

desde mi punto de vista,

donde ya sabemos que al personalidad y las circunstancias de una persona

no tienen nada que ver con un argumento que se defiende.

El argumento que se defendía era puramente estético

y se relacionaba la estética con la sabiduría,

lo cual es totalmente absurdo.

Creo que señalar y culpar a personas que no te gustan por su estética

o su forma de hablar incluso,

y decir que son los culpables de problemas sociales futuros,

es muy paternalista, absurdo, y es así.

Es tremendamente infantil, ¿no? Ana Iris, por alusiones.

Yo en ningún caso quise decir que eran los culpables.

Y es más, si leíste el último párrafo

de lo que hablaba era de que el problema

no es que nadie quiera lucir una gorra Trucker en el año 2021,

la democracia nos permite libertades,

entre ellas la de hacer el ridículo. Eso era lo que yo venía a decir.

(TODOS RÍEN) -¡Ahí está el punto!

¡Ana Iris, ahí está el punto!

Era un artículo en el que yo utilizaba la hipérbole...

Que simplemente no te gustan cómo visten.

Era un artículo escrito con sorna en el que yo elevaba a la hipérbole,

identificaba una serie de valores,

si leíste el último párrafo, lo leerías,

en el que decía: "El problema no es las gorras Trucker

ni las lucecitas, ni nada,

el problema son los valores que subyacen".

Todos estaremos de acuerdo:

¿Las tribus urbanas propia de qué edad son?

De la adolescencia cuando uno está construyendo su yo,

cuando uno es más narcisista y se quiere identificar con un grupo...

Es innegable que una determinada estética...

Nadie ha dicho que un infante sea malo, al contrario,

de lo que hablamos es de que el alargamiento hasta el infinito

de esa juventud dice algo, y no son solos "youtubers",

es también Isabel Preysler recauchutándose la cara

o Kiko Matamoros con menos suerte.

Es todo parte de lo mismo, de una sociedad que le rinde culto

a la juventud... -En ese punto estoy muy de acuerdo,

pero eso no es lo que decía el artículo.

Yo creo que desde el antifascismo y el sentido común

tenemos que defender los derechos de todas y de todos.

Esa es la diferencia. Yo voy a defender mi libertad

de decorar mi casa o de ir vestida como quiera,

pero también defenderé la tuya a que opines que no te gusta.

Sin embargo, ojo, también voy a denunciar

que relacionar la estética con la sabiduría es absurdo.

En ningún he relacionado eso. Rubén.

Rubén, sí. Vamos a salir un poco del mundo artículo.

Por volver al concepto en sí, ¿qué es ser adulto?

¿Qué significa ser adulto?

Estamos mezclando las terminología o el proceso de infantilización,

que habría que definir a qué nos referimos con él,

en algunas cuestiones tratar a los ciudadanos o ciudadanas

como si fueran niños, niñas, que no tienen voluntad,

también por su culpa o porque hay instituciones políticas

o económicas que les conviene, no vamos entrar en eso,

pero eso sería una cuestión.

Otra cuestión es que es un proceso relativamente...

también novedoso,

pero que tiene ya medio siglo o más de medio siglo,

es la cuestión que tiene que ver

con la idea de ampliar o expandir

el sentimiento de sentirse joven.

Tenemos en el concepto de juventud un...

una parte que sería la biológica, que es la edad,

podemos decir hasta los 25, hasta los 29, hasta los 30 años,

pero luego hay un componente simbólico que es sentirse joven.

Sentirse joven, ¿no?

Es ahí donde entra un poco el debate de...

si la gente está de alguna forma, o estamos alargando

esa parte simbólica de sentirnos aún jóvenes o no,

y eso está muy relacionado con las dinámicas del mercado:

con la búsqueda del hedonismo, de la felicidad,

que es el propio mercado el que te provee.

Ahí el tema de las cuestiones materiales,

que introducía Ana Iris, me parece muy relevante,

pero hay que tener en cuenta también que mucha gente

con sus necesidades materiales cubiertas,

puede desarrollar procesos

de intentar alargar su parte juvenil simbólica, ¿no?

Para muestra un botón.

Yo quería preguntarte a ti, Valeria.

¿En qué crees, en qué notas esos efectos de la infantilización?

Yo sí que con todo este tema es como que entiendo que la gente

no quiera ser adulta. ¿Quién quiere ser adulto?

Nadie. Todo el mundo quiere ser joven,

y lo vamos a intentar alargar lo máximo posible.

A mí tampoco me parece mal.

¿Y qué es ser infantil?

Depende. El tema de los Funkos, que lo hemos hablado antes.

Los Funkos sí que se asocian con gente joven.

Los niños que les gusta un superhéroe y se lo compran.

pero no entiendo por qué un adulto no lo puede hacer.

No me termina de cuadrar. -Pero un adulto lo puede hacer.

Lo sintomático es que, supongo que Rubén sabrá mejor explicárnoslo,

es que la estética siempre representa unos valores.

Lo mencionaba en este artículo,

Stefan Zweig, en "Memorias de un joven europeo",

hablaba de que los jóvenes se adultizaban para ganar valor

porque era una sociedad que se regía en torno a unos valores adultos.

La cuestión de que nos queramos infantilizar, y yo misma,

yo ponía un ejemplo relacionado conmigo.

¿Por qué yo no quiero abandonar la tribu urbana

a la que pertenecí con 18 años? Pues porque me da valor.

Los valores que hay socialmente ahora son infantiles.

No hay ningún problema en que nos compremos Funkos,

pero sí que hay que ser conscientes de que detrás hay una conmovisión

y no estamos libres y emancipados de un sistema económico y social

en el que nos enmarcamos.

¿Pero qué diferencia hay entre comprarte Funk Pop,

llevar una camiseta del grupo de música que te gusta

o llevar la camiseta del Betis, si eres del Betis?

Ninguna. ninguna, pero detrás... -Antes lo hablábamos.

O un señor que colecciona monedas o maquetas de aviones o de trenes.

Hay un ejemplo: Luis Alberto, de Cuenca.

Es filólogo y es un poeta español,

igual que Vetusta que Max Weber, que lo tiene ahí Rubén,

y él es coleccionista de tebeos y de cómics.

El problema es cuando una sociedad entera

gira en torno a eso,

y también que los rituales de paso se han diluido totalmente.

Como decía Rubén también, son utilizados por el establishment

para mantenerlos en la minoría de edad.

¿Qué significaba antes ser adulto? Pasar a la mesa de los mayores,

comer con los padres,

ser un miembro de pleno hecho y derecho en la sociedad.

El problema es que nosotros no lo podemos ser

y estéticamente casi que no queremos,

que abrazamos este modelo desde un punto de vista estético...

Yo creo que se está deconstruyendo la idea de lo que es ser adulto.

Está deconstruida total con un 40 % de paro

y no pudiendo emanciparte...

Pero no te hablo a nivel tangible laboral por ejemplo,

sino te hablo de a un nivel más macro,

de que realmente hay más libertades y menos cánones

a seguir todo el rato establecidos. -Hay otros cánones,

pero son los mismos cánones.

No podemos pensar que sobre nuestras cabezas...

Pero son más amplios los cánones, que ir el domingo a misa

y llegar a casa después de trabajar

y que tu esposa tenga la comida hecha...

Claro, pero el canon ahora es ser eternamente joven.

Un segundito. Alba, yo quería preguntarte

si crees que todo esto es necesariamente negativo

o estamos rompiendo con los valores de las generaciones anteriores.

No, mi abuela tenía las estanterías llenas de muñecas de porcelana

y yo ahora tengo Funkos. ¿Qué diferencia hay?

Siguiendo un poquito con el argumento del Kapo,

yo no veo... tanta diferencia entre tener un póster de Marvel

y mi abuela tenía uno de Jesucristo.

(RÍEN)

Cada uno... Cada uno adora a su Dios.

Cada uno con sus cosas, claro. Tú puedes ser fan de lo que quieras.

No creo que la edad tenga nada que ver con ser fan de cosas

y coleccionar "merchandising".

Rubén, quería preguntarte,

¿cómo es que se habla de esta idea de infantilización

y a la vez vivimos en una sociedad

puramente "adultocéntrica" por así decir?

¿Cómo se compagina que en el día a día

parece que estamos viendo lo que estamos hablando,

pero que a la vez la sociedad pertenece a los adultos?

El ser niño es un paso que tienes que cumplir,

que tienes que fichar, hasta que cumples 18 años.

Sí, eso es superinteresante.

Al fin y al cabo también, por ejemplo, este tipo de...

de programas que estáis realizando dan cuenta también de...

conflictos generacionales.

No únicamente conflictos generacionales

en tanto en cuanto hay una serie de grupos sociales

de nuevas generaciones que quieren alcanzar determinados estatus

o determinado prestigio, determinado reconocimiento,

por parte de los adultos que quieren también...

acceso a oportunidades de vida materiales

y que también quieren, de alguna forma,

entrar a gestionar los asuntos públicos,

es decir, poder, presencia política.

Y este programa o este tipo de programas

o fenómenos como los "youtubers" o este tipo de dinámicas

dan cuenta también de un conflicto generacional a...

en el campo cultural o simbólico, ¿no?

Y ahí entra esa dinámica en un mundo adulto,

una discurso de adultos

y un discurso de nuevas generaciones,

de nuevos grupos sociales pujantes.

Pero hay que tener en cuenta también que...

cuando decíamos, bueno, qué es ser joven o qué es ser infantil,

o qué es... claro, es el mismo proceso

que está ocurriendo con los roles de género:

qué es ser hombre, qué es ser mujer.

Pero eso no solo ocurre con cuestiones

que tienen que ver con el género o la edad,

sino es: ¿cuál es tu rol como ciudadano o ciudadana?

¿El político, el ciudadano,

es el político del partido político formal

tal y como entendíamos en el siglo XIX, siglo XX,

o hay otra forma de ejercer la ciudadanía?

A lo que voy es que hay muchos roles,

los roles es una transformación de las instituciones sociales,

de normas sociales, de sistemas sociales,

que están en la actualidad abiertos a una continua redefinición

y resignificación y muy abiertos a conflictos,

además en el ámbito de la cotidianidad.

Por eso surgen tantos debates, tanto dimes, diretes,

que si yo Funkos, que si yo Marvel, que si yo...

John Wick.

"Song Ball" iba a decir. Hablando de "Songs".

Bueno, pues vamos a ver a nuestra Señora de las Moscas.

Samantha Hudson.

Hola. Buena tardes, noches, días o, en general,

cualquier momento en el que estéis visionando estas imágenes.

Soy Samantha Hudson, una reputadísima investigadora

científica... -A mí la ciencia me encanta.

...y divulgadora de fama internacional

que disfruta en sus ratos libres esforzándose en encontrar respuestas

a las grandes incógnitas de nuestro siglo.

Así pues, el otro día lancé en mi Instagram,

una pregunta con la esperanza de que vosotras, mi querido público,

pudierais arrojar un poco de luz sobre mi bruma.

¿Creéis que existe en la sociedad una tendencia a la infantilización?

¿Pensáis que los videojuegos, los torneos de "gamers"

y los coleccionistas de Funko Pop son la evidencia

de que en las próximas generaciones cada vez son menos maduras?

Muchas de vosotras os habéis posicionado a favor de esta idea

condenando el afán por coleccionar muñequitos cabezones

y despreciando no solo los gorros Kawaii,

sino también a los maricones que se proclaman adictos a Disney.

# Ya comprenderé cuando madure... #

Por otro lado, tenemos un gran número de fervientes seguidoras

que os habéis posicionado en contra del término infantilizar

y que habéis puesto sobre la mesa que todos estos hábitos

en realidad son el reflejo de una generación o una sociedad

que ya no se ve en la obligación de casarse a los 24

y dedicar toda su vida a un miserable y precario trabajo.

Y luego está la última, el equilibrio.

La virtud y la opinión con la que, personalmente,

yo más me identifico, que esta que dice que existen dos tendencias

paralelas y colindantes.

Una que, por un lado, obliga o presiona

a los infantes a sexualizarse y a madurar cuanto antes,

imagino que para servirle de algo

a este sistema capitalista en el que vivimos;

y la segunda, que conduce a todos estos adultos

a consumir un contenido que, a priori, es infantil,

imagino, en busca de esa nostalgia,

de esa infancia arrebatada por una sociedad

que lo que quiere es que seas productiva y generes capital.

Como yo disfruto cagándome en todo, meándome por las paredes,

y llevándole la contraria a todo el mundo,

quiero poner en duda todos estos términos y convenciones

que la sociedad nos presenta como naturales y orgánicos.

Sigo sin entender muy bien los conceptos de infantil y maduro.

¿Qué entendemos por infantil?

¿Salir de fiesta, pasárselo bien,

grabar un TikTok bailando "Jerusalema" con tus amigas,

coleccionar muñecas?

Y por el contrario, ¿qué es ser maduro?

¿Formar una familia, tener un trabajo estable,

si es que eso existe? No le encuentro el sentido

a estas terminologías, y creo que tal vez estemos

mitificando demasiado la madurez

y estigmatizando demasiado la infancia.

Puede que tal vez solo seamos niños jugando a ser adultos, ¿no?

Esta frase no es mía. También me la habéis dicho vosotras.

Un besazo muy grande. Que Dios os bendiga.

Pues muchas gracias.

Tú estabas asintiendo, Kapo.

Yo quería decir que Ferreras es verdad que es un aburrido.

Si lo hiciese con TikTok todo...

A lo mejor "Al rojo vivo" haría... Ganaría, ¿no?

A ti la información que te la pongan en baile.

Sí. Si no, no la entiendes.

Igual que a ti, Valeria, ¿a que sí? Claramente.

Es que si no, cómo lo vamos a pillar.

Hombre, no. Hombre, no.

Infantilización social. ¿Qué está pasando?

¿Creéis que hay un infantilización social,

precisamente, un poco como lo que decía Samantha,

porque aquí si no aparece la palabra capitalismo

en algún momento ya sabéis que esto no es "Genplayz",

cambiad de canal,

hay una infantilización social, como ella decía,

en relación al capitalismo, a que todo se nos vea abocado

a una madurez imperante de encontrar trabajo

y de forjar una vida? Sí.

Sí, pero es que yo al final sobre todo estoy muy de acuerdo

en la última parte. El equilibrio.

Sí. En que al final... nosotros hacemos lo que podemos...

para disfrutar con la realidad que os impacta desde fuera.

Y, evidentemente, lo que nosotros asociamos al placer,

a la felicidad y demás...

sí que está reconducido por el capitalismo.

Entonces, claro que hay una infantilización social,

pero también hay una prisa por...

Y ella lo decía, ¿no?

Esa estigmatización de la infantilidad

y la idolatración de la madurez,

como si necesariamente una cosa fuera solo positiva

y la otra solo negativa, y yo creo que para nada es así.

Yo creo que cada cosa tiene su parte buena y su parte mala.

El exceso de responsabilidades, el asumirla, el enfrentar...

Ese maravilloso cajón de mierda que abres que se llama ansiedad

y que en el momento en que llega a tu vida

ya no se va nunca, eso tampoco es...

¿Tú crees que no se va? Ay, Dios mío.

Esperemos que sí. Pero eso tampoco se celebra tanto.

Es algo que va con la madurez

porque realmente ya estás solo,

bueno, asumes que tienes que afrontar solo

tu independencia, tu vida y...

y luego, bueno, en tu caso, Darío, el de tu hija,

que ya es como "one level more". Tienes que estar vivo, sí.

Iba Rubén. Había pedido la palabra Rubén.

Dime, que te tenemos en pantalla, Rubén.

Simplemente por destacar

que si hay algo que describe

a una... a alguien que está en su infancia,

una personita que está en su infancia,

es que es alguien dependiente.

Ya, ya. -¿Queréis ser personas dependientes?

Sí. Totalmente.

¿A nivel político?

Sí. -No.

¿Queréis ser dependientes de las decisiones de otros,

de las decisiones de grandes corporaciones?

¿Queréis ser dependientes de los discursos

de otras personas infantiles o jóvenes o adultas?

¿No queréis tener vuestro propio criterio?

Todas las personas con pelo largo me plantean las mismas cosas.

Yo no sé qué está pasando.

(Risas)

Koala.

¿Qué querías decir?

Estoy de acuerdo con Kapo y con Samantha Hudson.

El vídeo me ha encantado.

Creo que es eso, ¿no? Un poquito la dualidad.

Qué connotaciones le damos a cada palabra.

Si le damos las connotaciones ingenuidad,

dependiente, como ha dicho Rubén,

o inmadurez o cosas así, que son connotaciones negativas,

nos estamos dejando toda la parte de...

La infantilización también puede ser la creatividad,

la curiosidad, la superación.

Todo eso nos lo cargamos de repente.

Exacto. Comer chocolate con chorizo.

Picasso cuando pintó el Guernica no era precisamente un niño.

Creo que asociamos falsamente muchos valores a la infancia.

Samantha ha dicho algo muy interesante,

y es otro fenómeno que corre a la par

que la infantilización de los adultos

es adultización de los niños. Guau. Total.

Cuando un muro cae, no cae solo de un lado, cae de los dos.

Y la mayor prueba de esta sociedad que rinde culto

a una etapa muy concreta que es la juvenil, es esta,

es que también en paralelo corre el proceso

de adultización de los niños. No hablamos ya ni de infantes.

No producen, no consumen ciertos tipos de ocio,

y va un poco asociado a lo que dice Rubén.

Podemos pensar que estamos emancipados,

que nada tiene connotaciones

y que estamos resignificando el mundo, pero es mentira.

Nos parece muy fácil ver arquetipos en épocas pasadas.

¿Por qué la señora victoriana estaba oprimida

y llevaba esta falda? Porque había este sistema impuesto.

Pero en nosotros mismos nos es muy complicado

ver las imposiciones que tenemos a través del sistema.

Esta es una de ellas. Se da en los niños y es terrible.

Y genera procesos como el de la sexualización.

Valeria, tú que estabas diciendo:

"Yo no quiero ser adulta, porque tal, porque cual".

¿Por qué no quieres ser adulta? "Porque tal, porque cual".

Porque tal, porque cual...

Pues, a ver, con lo que ha dicho Rubén de:

¿Queréis ser...? Dependientes.

...dependientes? ¡Tronco, yo qué sé!

Quiero decir: ¡Yo qué sé!

¡No tengo absolutamente ni idea!

¡Dejadme ser joven todo el tiempo que pueda!

Yo no quiero madurar aún.

Técnicamente tendría que empezar a hacerlo

porque es lo que la sociedad dice:

"Cuando tengas los 18, si estás en Bachillerato,

prepárate para Selectividad, tienes que sacarte una carrera,

tienes que trabajar, tienes que mantenerte, tienes que vivir".

No, no, no. Hay que calmarse. Vamos a calmarnos.

Pero lo de vivir, sí, lo de vivir está guay.

Vivir quién no. -Si hay que hacerlo...

Lo de vivir mola, pero yo creo que lo que estás diciendo

es el tema de la juventud,

que el tema de la juventud es hasta, bueno,

según una cadena de televisión hasta los 55 años,

que es el momento en el que te ponen un bastón...

Y una parche. Y un parche.

Te conviertes en corsario...

¿Pero qué es lo que...?

Ve a ejemplos de qué es lo que te echa para atrás.

A mí el ser adulto me da mucho miedo.

A ver, ¿en qué? Me da pavor.

Me da pavor. Cuéntamelo. Yo también tengo.

Me da miedo porque... con muchas responsabilidades,

son muchas cosas,

yo creo que hasta se te quita un poco la felicidad.

Yo asimilo la felicidad un poco con nos saber de cosas.

Si yo no sé qué son los impuestos, qué cosas tengo que pagar,

qué cosas, no, yo soy feliz,

pero llega un momento en el que tienes que madurar.

Llega un momento en el que entras en la cárcel.

Como no pagues los impuestos, tienes un problema.

Por lo que sea.

Y encima durarás bien. Sí, sí.

Me da muchísimo miedo el darme cuenta de las responsabilidades,

el tener una familia, el tener que trabajar,

tener que mantenerme, a lo mejor mantener a mi familia,

y no quiero.

No quiero. Definitivamente no quiero. Gracias.

Esto se relaciona con lo que decía Rubén.

¿Quieres ser dependiente? Esa renuncia a la responsabilidad

también implica dependencia de otro ente mayor,

que, en este caso, será la familia o el Estado o quien sea

Yo voy a vivir de mis padres hasta que pueda vivir de mis hijos.

¿Pero se es independiente siendo adulto?

Chicos, tenéis que ser... Tenéis que ser independientes

porque si no, podemos caer en una dictadura nos está diciendo Rubén.

Rubén, ¿te has recogido el pelo por algún motivo?

Te estás poniendo caliente. -Efectivamente.

(NO SE LE ENTIENDE)

Hostia, no me digas eso, por favor. Qué horror.

Luzco Villarejo. Escucha.

Eh... No.

Esto, evidentemente, a lo mejor lo cortan.

Ana Iris, yo...

(TODOS RÍEN)

Por conservar el empleo.

Ana Iris, yo quería preguntarte:

¿Para ti qué es ser adulta?

Porque estás siendo como la representación de esa parte

que está quedando como... casposa un poco,

pero reivindica no el adulterio, sino la adultez.

El papel y el rol del adulto.

Ser adulto significa ser un miembro de pleno derecho en una sociedad.

En mi familia somos 18 primos... Pensaba que iba decir 18 hermanos.

¡No! Iba a decir: "¡Ah! Vale".

Ahora cuadra, ¿no? Somos 18 primos. Cuando uno...

se convierte en adulto se le pasa a la grandería,

lo que se llama la mesa de los adultos.

Eso es en sociedad convertirse en adulto.

Asumir las responsabilidad y da miedo. Obviamente da miedo.

Cualquier responsabilidad da miedo.

Da miedo querer, comprometerse con cualquier cosa.

Y ser un miembro de hecho y de derecho en una sociedad.

Eso es a lo que renunciamos cuando renunciamos a ser adultos

o cuando hablamos de que no queremos crecer.

¿Pero no se puede ser joven y adulto a la vez?

¿Es incompatible? Es totalmente compatible.

Yo, por ejemplo, me independicé a los 17 años,

seguí estudiando, estudié en Barcelona, Madrid,

ahora estoy en Bilbao, tengo una empresa,

hemos duplicado la cantidad de gente que tenemos contratada ese año,

y eso puede parecer horrible, en plan, qué adulto es,

pero a la vez sigo manteniendo totalmente...

esta parte infantil, por qué no.

Tengo leds y tengo Funkos, y no es incompatible.

¿Cómo va a ser incompatible? Te había entendido leche.

Leche y Funkos como concepto. En plan los dos mundos.

Estoy haciendo todo el rato alusión al artículo de Ana Iris,

que es muy interesante, y que la gente quizá se lea antes

de ver este programa.

Gracias por esa mirada a cámara.

Leéroslo. (TODOS RÍEN)

Kapo, ¿tú crees que esto es un fenómeno nuevo

o ya en la generación de tus padres, por ejemplo,

había algo disruptivo que eludiese la vida adulta?

Seguramente nace en parte en la generación

de nuestros padres yo creo, ¿no? De la Transición.

Claro. Pero no... Es que yo reitero que para mí...

el conflicto no es tanto en ser adulto.

El conflicto es con los estereotipos

que estaban asociados en ese momento a la adultez.

Para mí ese es el miedo real.

Esa rigidez.

Ese... ese como rendir culto a la Institución,

a lo que rige el poder, a lo que rige la Iglesia,

eso es lo que realmente en ese momento

era como ser una persona de bien.

el típico tú eres "un hombre de bien", "una mujer de bien".

"un español de bien".

Estos términos y todo lo que llevaban asociados

a la adultez, el domingo de misa,

el club de las señoronas

mientras los maridos fuman puros y comentan la jugada...

Es que es todas estas mierdas, porque son mierdas,

lo siento mucho, pero a mí me parece horrible este tipo de estereotipo,

pues se buscaba romperlo y, evidentemente,

la cultura pop o, bueno, muchas otras culturas,

pero la pop fue un ejemplo de España...

"Olé, olé": "No controles". -Si, sí.

Evidentemente, fue lo que lo caló en esa época

y esa gente, a día de hoy, seguramente mi padre y mi madre

han ido a muchísimos festivales de música

que mis abuelos en el momento en que entraba acurrar a la fábrica

ya era impensable que se fueran jamás a un festival de música

que no fuera de sentado y con un señor tocando el acordeón.

¿Me explico? Entonces, bueno, yo creo...

(RUBÉN) Gracias al capitalismo.

Rubén, escúchame una cosa, te quería preguntar, precisamente,

¿a dónde va todo esto?

Está claro que la dos tendencias

pueden convivir.

Una cosa es que conviva una parte adulta con una parte infantil,

pero querer mantenerse joven o determinados valores asociados

a la juventud, asumiendo tus responsabilidades

y tu independencia y tu autonomía y tus relaciones con los demás,

a mí me parece perfectamente compatible,

y lo ha dicho Alba y Koala también.

Son cosas que están bien, pero no tiene...

La parte más dependiente o menos autónoma

no tiene por qué anular las responsabilidades

y la parte adulta, ¿no?

A mí este tipo de cuestiones me preocupa a nivel, pues eso de...

de consumo e incluyo el consumo político.

Si... nos dejamos llevar por mensajes muy simplistas,

que no asumen las complejidades de lo que implica organizar

socialmente...

el mundo y la vida cotidiana con sus instituciones políticas,

sus instituciones económicas, conflictos políticos y culturales,

si nos desvinculamos un poco de todo eso,

pueden llegar los encantadores de serpientes

y como pasamos olímpicamente de...

de que no queremos asumir nuestras responsabilidades,

pues nos podemos encontrar en un serio problema.

Problemas de desastres medioambientales, ecológicos,

primáticos o a nivel político.

Ese es el riesgo de una ultrainfantilización social

llevada a los extremos.

Pero yo creo que la gente se va socializando perfectamente,

va asumiendo sus responsabilidades y sus roles adultos

que pueden convivir muy gratamente y de forma muy divertida

con sentirse bien, a gusto y feliz.

Ana Iris, ¿qué querías decir?

Que todo el rato se está debatiendo...

Mascando el mismo...

Se está debatiendo la relación entre consumo de ocio

más que de cultura relacionado con los Funkos los videojuegos,

y se está tratando de desligar todo el rato de la madurez

y puede ser así, pero lo que genera,

y por eso mencionaba a los "youtubers",

que leed mi artículo, dadme "like" y subscribiros,

aprovecho para decirlo, (TODOS RÍEN)

....estamos generando un tipo de persona narcisista

que basa su yo en tener y en consumir.

En "yo soy fan de Harry Potter". El individualismo.

No soy lo que soy sin algo que está en el afuera,

y que casualmente siempre tiene que ver con el mercado.

Ahí también hablaba en ese sentido, en alargar hasta el infinito,

las tribus urbanas y que hace mucho que dejaron de ser subculturas

para convertirse en productos de consumo como otro más.

Entonces, yo creo que esto lo que fomenta también

y no hemos hablado en ningún momento en la mesa de eso,

y en ese sentido veo yo que van linkados o que corren en paralelo,

en ese yo basado en el acumular.

Edurne con su pared que hemos visto antes de atrás de Funkos.

"Yo soy coleccionista, yo soy fan de Harry Potter...".

Sí, que no eres tú como identidad propia.

Exacto. Que no eres sin un consumo. Te tienes que valer de...

Oye, pues muy interesante esto que has dicho.

¿Tú qué quieres decir? ¿Pero no es un poco así con todo?

No entiendo, Kapo. Entiendo el punto,

pero a la vez a mí me parece...

que todos somos un constructo de otras cosas todo el rato.

Una ensalada. No somos como...

Yo no soy nada por mí mismo en ningún momento.

Siempre el uno al otro,

¿pero no se puede ser peatón del GTA?

¿Tiene que ser uno coleccionista de Funkos, fan de Harry Potter?

Parece que para estar validado socialmente...

Que tiene que estar linkado a un producto...

Sí, vale, okey, okey. Ahora sí lo pillo.

Bueno, nos tenemos que despedir de nuestros "zoomeros".

Koala, ha sido un gusto tenerte aquí.

Bueno, dinos alguna reflexión final. No te vayas así.

Primero, que me ha hecho mucha ilusión.

Muchísimas gracias por invitarme. A nosotros también.

Y que, pues eso, yo creo que el ser independiente,

no está reñido con ser infantil o tener partes, ¿no?

Características infantiles como la creatividad,

la curiosidad, la superación...

El ansia de sabiduría, de hecho, para mí es un rasgo infantil.

Todo lo contrario a lo que se podía deducir dela artículo de Ana Iris.

Por lo tanto, yo creo que esa dualidad y ese equilibrio

del que hablaba Samantha

son la clave en una sociedad del bienestar,

y quería hacer una ultima reflexión

y es que la pregunta que hemos hecho al principio del todo del bloque,

que era: ¿Tardamos más en madurar o entrar en la edad adulta?

Y digo yo: "¿No era ese el objetivo?".

A mi abuelo le mandaron con ocho años a trabajar

con unos señores, ¿no?

Entonces, la libertad que hemos ganado ahora

para que la gente pequeña pueda ser gente pequeña,

creo que también es un logro.

No se nos tiene que ir de las manos, como ha dicho Rubén,

obviamente, pero creo que en el equilibrio siempre está la clave.

Sí, pero ahora nos encontramos con una incapacidad de la gente

de 30 años para emanciparse.

No es lo que yo he vivido en primera persona.

Bueno, ya, pero tenemos un 40 % de paro y jóvenes de media,

tú no eres el caso, no es el caso que yo he vivido.

Y, sin duda, tenemos que luchar contra ello,

pero, no sé, meternos con la estética de los demás,

no creo que sea la solución.

Creo que lo que se ponga El Rubius en la pared del cuarto

no va tan estrechamente vinculado.

Es totalmente irrelevante, y creo que hace menos que más.

Koala, a lo mejor nos quedamos con un mensaje mucho más positivo

y es que el futuro es negro e incierto.

Lo que vamos diciendo. (KAPO) Ten miedo.

Ten miedo. Que no madure, dice.

Rubén.

Bueno, danos una despedida.

Muchísimas gracias por haberte prestado otro ratito más

a esta jauría que tenemos aquí montada llamada "Genplayz". Lol.

(VALERIA RÍE) Lol. -Nada, un gusto.

En el fondo los adultos, bueno, yo ya tengo 43 palos

y en realidad lo que tengo es muchísima envidia.

También hay un poco de eso.

Díselo.

Lo reconozco. Ojalá pudiera ser eternamente joven,

pero bueno, la vida es complicada y es dura,

y cuando te vas enfrentando a las cosas, te vas dando cuenta.

Hay muy buenos ejemplos de mucha gente joven

superindependientes, supermadura,

y en muchas veces ocasiones eso suele suceder

en las situaciones complicadas familiares.

Es un mundo complejo.

Bueno, Rubén, si te sirve de consuelo,

nunca te hubiese echado esa edad.

Que lo sepas. Me voy a cortar el pelo.

¡No no, no, no, Rubén! Tienes un rollo bueno con el moño.

¡Alísatelo! ¡Alísatelo!

(TODOS RÍEN)

Bueno, chicos, muchísimas gracias, Koala, Rubén,

por haber estado esta tarde aquí con nosotros

y vamos a ver qué nos cuenta Grey Trash.

Ay...

Hace risa el montaje. Lo ha hecho bien, lo ha hecho bien.

Pero me da mucha pena ese señor. El original es triste.

Sí, es muy triste. Dos puntos triste.

¿Pero y si era "youtuber"? ¿Pero y si eres "youtuber"?

Eso es lo que cuenta Grey Trash.

¿Y si estaba haciéndose un "challenge"?

Bueno, vamos a hablar... Ah, Valeria, perdón, Valeria.

Has dicho una cosa cuando estábamos ahí en el corte,

y es que la Generación Z estéis así, en esta situación.

Estamos así. Somos así. En esta gravedad...

(CANTURREA) Es culpa de que vuestros padres

os han hecho el "ñuñuñu". Claro.

Mi teoría es que nuestros padres a lo mejor la infancia

que han tenido ha sido no dura, pero sí un poco más complicada,

y lo que quieren es sobreprotegernos.

Yo estoy sobreprotegida, y lo sé,

y no quiero salir de mi burbuja de sobreprotección.

Yo estoy fantástica. ¿En plan control o en plan qué?

No control: te pasa cualquier cosa, yo te ayudo;

necesitas algo, yo te lo doy.

Tampoco nos dejan vivir en ese sentido mucho.

Yo sé que si tengo un problema, llamo a mi padre y me lo soluciona.

Pero es algo muy personal.

Igual que tú dices que te dicen "nuñuñu",

hay padres que hacen "ñuñuñu" a un paquete de Camel y chao.

No, pero en general... Así en esas.

En general, yo creo que es eso,

que los padres nos están sobreprotegiendo un poco.

Habrá casos y casos por supuestísimo que sí.

Pero en general, yo creo que nos sobreprotegen un poquito.

Vamos a presentar ya a nuestra juventud El Pavo,

que tenemos incorporada en el Zoom.

Marina Fornés es estudiante de Trabajo Social y Educación Social.

¡Vaya profesión en la que te quieres meter!

Sí. Muy bonita, pero un poco complicada, pero muy bonita.

Bueno. Y Luis Guía, que no es Luis, sino León Picarón.

Buenas. ¿Qué tal? Un placer estar aquí.

"Lion Triki", ¿cómo estás? Oye, qué bien, ¿no? Qué set.

Bien, bien. Muy bien aquí.

Como veis, tengo montado mi rinconcito de...

de mis cosas, entre mezcla lo que me gusta,

lo que hago en YouTube y tal, y ahí estamos.

Estaba intentando identificar según me hablabas.

Hay unos calcetines ahí... Uf, hay mucho, hay mucho.

Papá Noel ya pasó de fecha, pero ahí sigue.

Oye, quiero preguntarte, empiezo contigo, León.

¿Os parece que la sociedad es cada vez más infantil?

Sí, yo creo que sí.

Obviamente, yo lo que creo que pasa

es que con la introducción de las redes sociales,

en mi caso, YouTube,

encuentras un poco mucha más gente que concuerda con lo que te gusta;

encuentras gente de acuerdo contigo.

Yo, por ejemplo, uno de los grandes problemas que tuve

cuando tenía 13-14 años, me gustaba Pokémon y no estaba tan bien visto,

no estaba tan aceptado y no tenía a lo mejor,

como mucho un amigo con el que jugábamos a Pokémon a escondidas.

Y con el paso de las redes sociales, lo que pasa es que es muy fácil

encontrar gente con la que hablar de lo que te gusta hacer,

nuevos amigos, y eso un poco lo que nos da paso

abiertamente a decir: "Me gusta Pokémon, me gusta este anime,

me gusta este videojuego sin ningún tipo de problema".

Igual que a las generaciones anteriores les gustaba otras cosas,

pero igual no tenían esa facilidad para encontrar gente

con la que estuvieran de acuerdo por internet y las redes sociales.

Marina, esto que planteaba antes Valeria,

de que vuestros padres os han fomentado un poco

esa sobreprotección y por ello el perpetuar

la infantilización de la sociedad. ¿Tú estás de acuerdo con esto?

A ver, entiendo lo que quería decir Valeria

pero sí que me parece que es un poco generalizar,

porque, además, teniendo en cuenta

que esta sobreprotección se puede dar en el momento

en el que tu madre y tu padre o tus dos padres o tus dos madres,

la familia la que tú tengas,

pueden darte esa sobreprotección,

porque no podemos olvidarnos también

de todas las familias en riesgo de exclusión social,

que, probablemente, y tal y como está montado hoy en día el sistema,

que cada vez esa brecha aumenta cada vez más,

no han podido tampoco ni siquiera...

poder educar o poder pasar el tiempo necesario

con sus hijos o con sus hijas. Y precisamente...

Entonces... Sí, sí, perdón, perdón. Disculpa.

No, que te he interrumpido.

Eso, que al final, no creo que sea algo que se pueda extrapolar

a todas las situaciones.

Yo quiero decir una cosa sobre esto.

Sí que es verdad que yo he tenido suerte,

he podido tener unos padres que me han podido sobreproteger,

sí que es verdad que hay muchas familias que no pueden,

esto es verdad, estoy totalmente de acuerdo,

pero también a pesar de que hay familias que no pueden,

cada vez hay más cosas que hagan que sea más fácil

cuidar a tus hijos, es decir, por ejemplo:

Mia padre tiene unos amigos que tenían una manta

que te decía si tenía fiebre el bebé.

Ostras, tronco, ponle un algo ahí. Un termómetro, sí.

Un termómetro, ya está. Como que cada vez...

Darío... Darío... (KAPO) Ya ha abierto Amazon.

Ha apuntado en la lista... Yo lo hago a ojo.

Yo abro la puerta y digo... ¡Uf! También.

Respira. (TODOS RÍEN)

Cada vez hay más cosas para más cuidados,

las cámaras cada vez son mejores, tienen sensor de no sé qué...

Es como que cada vez dan más cosas

para que los padres puedan sobreproteger a los niños.

Sí, pero si los padres no tienen trabajo,

no hay manta mágica ni pollas en vinagre.

Si no hay dinero, no hay dinero.

Precisamente, le quería preguntar a Marina,

y enlazando un poco con lo que quiera responder:

Si la precariedad que sufrimos ahora como generación

no nos deja ser adultos.

Hombre, por supuesto, por supuesto.

Yo, mira, en base a lo que estabais comentando en el debate,

esta perpetuación de lo que es la juventud,

a mí me comienza a preocupar

en el momento que gira en torno a dos sesgos básicamente:

la idea de la productividad tal y como la entendemos hoy en día

muy vinculada con el capacitismo y con el hedonismo,

que, a medida vamos superando la juventud,

somos menos productivos y no pasa nada.

Al final, el problema es qué entiende la sociedad

por productividad.

Claro, nos estamos cada vez... como que menospreciamos

o no valoramos lo que es más viejo,

lo que es más mayor, lo que tiene más experiencia

por ese ritmo frenético de la sociedad en producir.

Eso por una parte, y luego el tema de la idea de la belleza,

de la cultura hedonista en la que vivimos

que al final es la piel flácida, sin arrugas, sin canas...

Todo esto es de un enfoque de género por supuesto.

Las mujeres en esto nos vemos completamente expuestas.

Al final hay toda una industria

que gira en torno de la industria de la cosmética,

del maquillaje, "anti-aging", cremas antiarrugas,

el maquillaje como algo imprescindible,

el tema de las operaciones...

Al final a mí lo que... lo que me da que pensar

es un poco la ausencia de pensamiento crítico

de nuestras generaciones,

porque al final nos refugiamos en el consumismo,

en los videojuegos, en las compras compulsivas,

en las redes sociales,

en todas aquellas cuestiones que nos permiten pensar o creer

que, durante esa franja de tiempo limitada,

somos realmente libres

y podemos escapar de esas obligaciones

y de esas responsabilidades,

cuando realmente estamos sometidos y estamos perpetuando cada vez más

un sistema que no nos permite entender

la importancia de lo que es.

No nos permite poner la importancia a las cosas

que deberían de tenerlas.

Entonces, también, en ese sentido,

siempre hablamos de la sociedad o del sistema como un ente,

y hay que recordar que la sociedad y el sistema somos nosotros

y que tenemos realmente la capacidad para cambiarlo.

Hay que poner el correo electrónico de esta persona

para que la empiecen a contratar ya.

Es lista, es lista. Ha estudiado.

León, ¿qué es para ti ser adulto?

Para mí va más por el tema de empezar a asumir responsabilidades,

empezar, yo, en mi caso, creo que lo noté más

en cuanto me independicé, cuando empecé a pagar las facturas,

el hacerme la compra, empezar a vivir un poco mi vida,

a saber cuándo comprar una cosa, cuándo no, no sé si me explico.

Ya empiezas a discernir mejor qué es lo que te viene mejor,

qué es es lo que es más capricho,

empiezas un poco a llevar toda esa vida,

todas esas responsabilidades y ese tipo de cosas.

Un ejemplo supertonto: Yo hace unos años me iba a hacer la compra

y te salía con 24 bolsas de patatas y ahora salgo con 24 zanahorias.

Claro, total, total.

Tú sí que abogas por una compatibilidad

de la vida adulta, por así decirlo,

de responsabilidades y el Minecraft.

Es lo que te digo, yo puedo tener todo esto lleno de...

Pero esto al fin y al cabo son mis gustos, es lo que me gusta

o lo que yo comparto con la gente, y no tiene que ver

con mi forma de pensar o con mis responsabilidades

y con que las lleves ni con que sea infantil o no.

Bueno, pues nos quedamos con eso, León.

Marina, muchísimas gracias por tremendos "speeches"

que os habéis marcado.

Y, bueno, pues nada, que tengáis... ¿Qué pasa, Marina?

Una cosa: sí que es verdad que en cuanto a mi generación,

lo que sí que me gustaría que se tuviera en cuenta,

es que también es muy complicado hacer frente a esa vida adulta

o a esa edad adulta cuando la edad emancipación como cuestión

es que socialmente o históricamente

han estado asociadas a esa edad adulta

que algunas pues... positivamente hemos superado,

pero sí que es verdad que, como ha comentado la compañera...

Ana Iris, sí,

que ha comentado el individuo que el 40 % no te permiten...

independizarte hasta los 30 años...

Yo no puedo emanciparme y realmente ser independiente,

¿cómo voy a hacer frente a a esas responsabilidades?

Total. Pues, hija mía, que te pongan un piso

y ya empezamos las responsabilidades desde...

Bueno, chicos, muchísimas gracias por haber estado esta tarde aquí.

Buenovamos a hacer ya un pequeño cierre de la mesa compuesta

con unas reflexiones.

A mí el piso no me lo han puesto evidentemente.

¿A ti no? No, cariño, yo he estado...

fregado váteres en el Kentucky de Gran Vía así con la fregona.

A mí me lo ha puesto "Genplayz". ¿A ti te lo ha puesto "Genplayz"?

Qué falsa.

Bueno, a este paso te lo van a poner a ti y a mí no, eso seguro.

Bueno, vamos con, insisto, las reflexiones finales.

Un poquito vuestras sensaciones. El mensaje que queráis lanzar.

Valeria. No maduréis.

(Risas)

No maduréis. No maduréis. Da miedo. No lo hagáis.

Es que me habéis metido un miedo... Si no quería madurar, ahora menos.

No, Valeria, eso te llega solo. Eso llega solo.

De repente un día ¡pimba! Eso dicen.

Como... No lo sé.

Ya, ya, ya.

Ya, yo también pienso lo mismo.

Aprovecha, aprovecha. Aprovecha. Aprovecha el momento.

Yo veía vídeos de gente haciendo cosas con plastilina

porque me relajaba... en plan de cortando plastilina...

Y el jabón que lo cortan. Claro. Y lo sigo viendo.

Y pago mis autónomos también. Eso es una desgracia. En fin.

Kapo. Yo diría que al final...

que ser adulto no es... necesariamente dejar de hacer

cosas que te gustan,

sino que es elegir tú qué cosas quieres hacer

y cómo quieres hacerlas.

Pero no por eso tienes que dejar de hacer cosas que te gustan.,

que te gustaban cuando no tenías tantas responsabilidades

ni sobre ti ni sobre otra gente si así lo decides.

Tía, hablas muy bien tú también. Aquí todo el mundo habla genial.

Hemos habado mucho de las imposiciones de antes de ayer,

de la misa del domingo,

de la familia que había que fundar con 20 años,

pero creo que nos damos cuenta poco de las imposiciones de hoy,

que tienen que ver casi siempre con el consumo,

y son imposiciones mucho menos identificables

porque no son imperativos, sino que están disfrazadas de libertades.

Yo creo que deberíamos, y lo ha dicho muy bien Marina,

está muy bien pensar en el capitalismo

como ente abstracto que está en el afuera

sin reflexionar sobre el lugar que ocupamos nosotros en él.

Creo que toda esta cuestión, lo que estaba por debajo,

y lo ha resumido estupendamente ella,

tiene que ver con eso, con reflexionar sobre el rol

que ocupamos nosotros con nuestros pequeño actos.

Pero tomar conciencia de ello de forma activa...

todo el rato,

significa que estás responsabilizándote al cien por cien

de todo lo que haces...

Es el pánico que dice ella a nivel mayúsculo.

Ni siquiera las cosas que te dejan desconectar

dentro del capitalismo, porque al final no vivimos en Cuba,

está bien hacerlas superresponsablemente que ya...

Sí, compro, pero... no soy capaz.

(RENDO) ¿Sabes? Pero hablas muy bien, Ana Iris.

Muchas gracias. Ojalá llegara a esos...

términos, esos estratos en mi córtex,

que, vamos, yo ni de coña, ¿sabes?

Dale, dale duro, compañero. Venga, vamos allá.

Considero yo que hacerse mayor

es una selva la que te lanzan, te dan un machete

y tienes que abrirte paso

a través de la maleza de la nostalgia

con el objetivo de hacerte cargo de tus responsabilidades.

Respecto a lo de la infantilización,

yo creo que es un poco contexto generacional.

Si tu infancia te la has pasado intentando tirar petardos a perros

y abrirle la cabeza con una piedra al Matías,

entiendo que eso se quede ahí,

porque de alargarlo al resto de tu vida adulta sería una psicopatía.

Pero si tu infancia la has vivido con "Dragon Ball",

con "Pokémon", con "Código Lyoko",

es volver a un sitio cómodo, es volver a un sitio agradable.

Por tanto, creo que funciona por ahí.

¿Sabéis qué es también hacerse mayor?

Dejar a los chavales que camelen. No deis por culo.

Ahí lo llevas.

Con estas alegorías de César Manrique

que se ha deleitado Darío en la tarde de hoy,

pues yo te anuncio el próximo programa:

Enfermedades de Transmisión Sexual.

Vigila dónde pones la cuca, dónde pones la cococha,

dónde pones la ñocla.

"Póntelo, pónselo".

Esto sí que ha quedado de los 90.

Bueno, es que soy de los 90, qué le voy a hacer.

Bueno, qué más te digo, que nos pongas un TikTok,

que nos pongas... Un tuit.

Tuits, TikTok, Instagram... Síguenos.

Esto para nosotros es importante.

Acepta el evento que hay este finde del Tuenti.

Exacto. Confirma asistencia. Confirma el Zoom, que también...

Acepta la solicitud. Acepta la solicitud del "Genplayz".

Solicitud de amistad a tu corazón.

¿Y cuál es nuestro correo electrónico?

"genplayz@rtve.es". No, esto es serio.

Ahí si nos quieres poner algo, si quieres participar,

no se lo pongas en Instagram a Darío porque no lee los mensajes.

Es cierto. Es cierto. Y os queremos.

Y paz. Y respeto.

Es una cosa que me gusta mucho promulgar en los programas.

Mira. Venga. Ahí se va la vida adulta.

Y aquí la joven también, eh. Hoy estoy fatal.

¿Somos cada vez más infantiles?

"Los festivales de música eran un catálogo de cartones y pelo de ratón. Los jóvenes ya ni van, entre el panorama viejuno y la pasta que cuestan"

Ahora, con toda la movida de la pandemia, parece que ya no recordamos lo que eran los festivales de música, pero era un catálogo de cartones y pelo de ratón. Los jóvenes ya ni van, entre el panorama viejuno y la pasta que cuestan. Los conciertos y la mayoría de eventos sociales a los que asistimos ya no son para jóvenes porque vamos nosotros, los casi cincuentones. Por no hablar de los grupos que tocan, músicos que en el mejor de los casos también rondan los cincuenta, por mucho que se añada siempre para disimular a alguna pseudo diva del pop, cantante de trap, o similar y dar así la pequeña dosis que todo cuarentón necesita para engañarse a sí mismo, aunque en realidad no le guste un pijo.

Es lo nunca visto, grupos como Phoenix o The Strokes, representativos del hedonismo juvenil, permanecen ahí agarrados al cartel de muchos festivales. Estirando ese chicle, ahora que son adultos, lo que parecen son señores que han dormido mal, que están en algún tipo de terapia, deprimidos, o que tienen dolores de espalda que no les dejan vivir. Directamente proyectan un aspecto de cansados de la vida, porque pasados los treinta es imposible parecer otra cosa cuando llevas el pelo grasiento y look de descuidada dejadez. A partir de esa edad es obligado afeitarse y peinarse, si es posible, llevar la camisa por dentro. Mejor que se vea que tienes barriga que lucir una especie de carpa de circo para disimularla. Ir de joven cuando no lo eres te convierte directamente en un náufrago.

En el podio de este fenómeno se encuentra el género del rock canallita, ancianos que no se han enterado de nada, tipos que idolatran a los Rolling Stones y han acabado tan desubicados en este mundo de la eterna juventud. En los casos más extremos son taurinos, terraplanistas o invocadores de la libertad ultraliberal, cada vez más solos viendo la realidad a través de una gafas de sol machistas que llevan incluso en interior y les permiten llamar a las chicas princesas. Tipos que abusaron realmente de todo porque antes, hace milenios, eso era ser joven, pero que ahora parecen espantapájaros con cierta retirada a un extra de una película de piratas. Lamentable, y todo por intentar detener el reloj que suena en las tripas del cocodrilo que se comió la mano del capitán Garfio. Nadie está orgulloso de cumplir años, todo está montado para que no le veas absolutamente nada positivo, pero estos directamente están enajenados, viven en un delirio, están mal. Yo, al menos, los veo muy mal.

Tipos que abusaron realmente de todo porque antes, hace milenios, eso era ser joven, pero que ahora parecen espantapájaros con cierta retirada a un extra de una película de piratas

También existe el fenómeno curioso de los cuarentones que deciden ser padres y tratan a sus hijos como si fueran sus compañeros de piso. Juegan a la Play, los viernes cenan pizza y comparten música. Eso, que yo sepa, no es ser padre. Siempre he pensado que ser padre era algo mucho más complicado y por eso no he tenido hijos, pero esto ya os lo cuento otro día. Hoy os cuento que el verano pasado expulsé mi primera piedra del riñón, señal inequívoca del paso del tiempo. Tan imposible me parecía esa señal de vejez que acudí al psiquiatra pensando que era psicosomático. ¿Se puede ser mas idiota? ¡Soy mayor! A mi edad pasan estas cosas. Me quedo dormido en el sofá, ya no duermo igual por las noches, voy al fisioterapeuta y al balneario. Uso zapatos y me duelen los pies como si hubiera caminado sobre canicas. Por las tardes noto que refresca. Mi vello corporal crece más allá de sus limites habituales, la degeneración genética es evidente y, lo mejor de todo, he descubierto las virtudes del ácido hialurónico.

Asumámoslo, hay una edad en la que ya no puedes ir hecho un estropajo, mal vestido y con cara de eterno cansado. Si las ojeras se instalan en ti y tu piel es una cartulina color salmón mojada los jóvenes se dan cuenta, por mucho que te acerques a ellos haciendo como que eres uno más y comentándoles que te flipa C. Tangana o La Zowi. No seamos ridículos, no cuela, apartémonos a un lado y hagamos de lo que somos, mayores, viejos, los futuros yayos. Hablemos del pasado y demos esperanza a las nuevas generaciones, en lugar de mostrar decrepitud y decepción por no haber logrado el imposible. Asumamos la responsabilidad, demos ejemplo. Si seguimos así acabaremos diciendo que el "skate es el nuevo "bastón" y la hostia va a ser muy grande. Algunos ya se la han pegado, preguntadle si no a Calamaro.

*****

Juanjo Sáez es un historietista e ilustrador reconocido, entre otros, por el libro ‘Viviendo del cuento’ que destripa el moderneo barcelonés, sus viñetas en medios como Rockdelux o la serie de animación ‘Arroz Pasado’ con la que ganó un premio Ondas. Acaba de publicar Para los míos.

PLAYZ

anterior siguiente