Enlaces accesibilidad

ICONOS DE NUESTRO TIEMPO

Billie Eilish: "Casi me mato a mí misma por culpa de Twitter hace un par de años, lo digo totalmente en serio"

  • De estar al borde del suicidio a ser una estrella mundial: así es Billie Eilish
  • La cantante siempre ha admitido que la toxicidad de las redes sociales le afecta bastante
  • Más iconos de nuestro tiempo en Playztrends

Por
Billie Eilish en los Billboard Music Awards Richard Shotwell | GTRES

Billie Eilish es todo un icono juvenil mundial. Tan solo tiene 18 años, y el año pasado vendió más discos que ningún otro músico en Estados Unidos, llegó a seis mil millones de reproducciones en Spotify y este mismo 2020 se ha convertido en la artista más joven en ganar los cuatro Grammys más importantes a la vez. La revista GQ entrevista a la cantante para descubrir qué signfica ser todo un genio de la música con tan corta edad.

Billie Eilish ya componía sus propias canciones con tan solo 11 años, y en 2016 publica "Ocean Eyes" en Soundcloud, tema que se convirtió en un fenómeno viral con más de dos millones de reproducciones en Spotify en su primer año. Después, dos años más tarde llega su álbum debut When We All Fall Asleep, Where Do We Go?, junto a su hermano mayor y principal colaborador creativo, Finneas O'Connell, quien es su aliado número 1.

Y en tan solo 4 años, Billie se convierte en toda una estrella mundial e icono pop y en la ganadora de cinco premios Grammy: Mejor Artista Revelación; Álbum del año y Mejor Álbum de Pop Vocal con We All Fall Asleep, Where Do We Go?Canción del Año y Mejor Grabación del Año con "Bad Guy". 

Billie admite que le daba vergüenza subir al escenario a recoger los premios. "Estoy orgullosa de mí misma a veces. En realidad, ayer recibí una llamada que me recordó que tenía que hacer exactamente eso. Alicia Keys (que fue maestra de ceremonias en el Staples Center esa noche) me llamó y me dijo: 'Solo quiero decirte que no te avergüences de ser brillante. Yo lo estaba y por eso te digo: disfrútalo'. Lo cual fue precioso. Así que fui a casa de mi hermano y lo celebramos tranquilamente".

FIVE ARE YOU KIDDING

Una publicación compartida de  BILLIE EILISH (@billieeilish) el 

La toxicidad de las redes sociales en la vida de Billie Eilish

Billie Eilish siempre ha admitido que las redes sociales han impactado en su vida a unos niveles muy altos. La ansiedad y la depresión son dos factores contra los que Billie Eilish ha estado luchando desde su adolescencia, incluso confesó que, cuando tenía 16 años, estuvo a punto de ir a terapia por su obsesión por Justin Bieber

Las redes sociales e Internet tienen un papel muy importante en la vida de los adolescentes, ya que están expuestos a graves problemas como el ciberacoso. Billie confiesa que la constante exposición a la opinión pública y la exigencia de las redes sociales la envolvió en una angustia que estuvo a punto de costarle la vida. "Casi me mato a mí misma por culpa de Twitter hace un par de años, lo digo completamente en serio", confiesa la artista.

Según GQ, Billie Eilish comenzó a sufrir depresión con 13 años y experimentó un intento de suicidio. Todo empezó cuando, al apuntarse a clases de baile, sufrió una grave lesión en los ligamentos y tuvo que dejar el baile para siempre: "Nunca más volví a bailar de manera competitiva", afirma Billie. Así, lo que había empezado a ser un lugar para canalizar sus emociones, desapareció por completo. 

Fue algo duro en su vida, o, como lo describe su madre, algo "gordo". Hoy, sin embargo, tras su vasto éxito mundial, sin mencionar la libertad de perseguir un sueño, Billie ha aprendido a ver el lado positivo de este bache particular en el camino: "Oye, tal vez si no me hubiera lesionado, no habría hecho tanta música", asegura la cantante.

Al borde del suicidio

Pero el peor momento para ella llega en 2018, cuando estuvo a punto de suicidarse en una habitación de hotel en Berlín en febrero de 2018 a causa del odio que estaba recibiendo en las redes sociales. La exposición mediática constante casi le cuesta la vida, pues son millones de personas alrededor de todo el mundo las que escuchan su música y se permiten comentar libremente, sin ningún tipo de filtro, sus opiniones más sinceras y debastadoras sobre ella. Y eso a Billie siempre le ha afectado mucho. Además, asegura que le cuesta desconectar por completo de las redes sociales.

"Incluso si trato de evitarlo, lo cual hago ahora, termino viéndolo, porque los fans que en realidad me están defendiendo, vuelven a publicar y responden a las críticas originales en su feed. No puedo ganar. Intenté desactivar los comentarios en Instagram, pero, ya sabes, me siento igual de mal haciendo eso; no puedo cerrarme por completo. Instagram pone comentarios de los que sigues, mis amigos, en la parte superior de la publicación, pero si voy a un comentario demasiado lejos, todo mi mundo se destruye. Me esfuerzo tanto por no leer el odio...", confiesa Billie Eilish. 

Y la cantante habla del momento exacto de su decisión en aquel hotel de Berlín de 2018 cuando estaba casi segura de quitarse la vida: "Estaba pensando en la forma en que iba a morir". Entonces, su madre y su hermano, que iban a ir a comprar, notaron en Billie el malestar y antes de irse escribieron a su director de gira, Brian, para no dejarla sola, quien le hizo reír y la acompañó en ese momento. Entonces Billie cambió su pensamiento, aunque asegura que "esa semana fue verdaderamente muy mala". 

Hoy en día, la relación de Billie Eilish con las redes sociales es diferente. "Mira, soy un ciberanzuelo en estos momentos. Cualquier cosa con mi nombre o cualquier cosa que diga o haga puede y será utilizada en mi contra, lo sé. No veo los stories de la gente, dejé Twitter hace un par de años, miro el meme del momento y me siento mal por no publicar más, ya que los fans lo quieren, pero no tengo nada que publicar", dice. "Cuando llegas a cierto nivel de fama o notoriedad, no importa lo que digas o hagas, has alcanzado cierto nivel de conocimiento. Y serás superodiada. Y superamada", concluye Billie. 

PLAYZ

anterior siguiente