Enlaces accesibilidad
Premios Quirino

'Bestia', el corto sobre las torturas de Pinochet que ha ganado los premios Quirino

  • Hablamos con su director, Hugo Covarrubias, que también fue nominado al Oscar con este cortometraje
  • Bestia también ha conseguido el Premio Quirino a mejor desarrollo visual

Por
Fotograma de 'Bestia'

Bestia, de Hugo Covarrubias, ha ganado los galardones a mejor cortometraje y mejor desarrollo visual en los Premios Quirino celebrados en Tenerife. Distinciones que se suman a la nominación al Oscar, al premio Annie al mejor cortometraje o al Premio Festivals Conenxion de Annecy, entre otra veintena de galardones internacionales.

Un emocionante e inquietante cortometraje que narra la historia real de Íngrid Olderöck, una trabajadora de la DINA (policía política de la dictadura) que entrenaba a perros y a mujeres para torturar a los presos políticos. Por eso se la conocía como “la mujer de los perros”.

Preguntamos a Hugo por qué quiso hacer una historia sobre este personaje tan controvertido: “Todo comenzó con la idea de hacer una serie que hablara de algunos personajes oscuros de la historia política de Chile. Y esta señora nos parecía un personaje muy oscuro, muy enigmático... y que, aunque no fuera una pieza fundamental de la dictadura, si era una pieza destacada dentro de esa maquinaria horrenda que fue la dictadura militar en Chile”.

“Para documentarme leí muchas entrevistas que le habían hecho -continúa-, en las que dejaba entrever muchas capas de lectura y algunas desviaciones psicológicas que tenía y que eran producto de haber pertenecido a estos grupos siniestros que se encargaban de las torturas. Aparte, ella era hija de alemanes y tenía una educación muy nazi. Por lo que usaba métodos de tortura del nazismo. Y nos dimos cuenta de que a través de esta mujer podíamos hablar de la maldad, de esa maldad que reinó en Chile durante la dictadura militar”.

¿Era una mujer o un monstruo?

Preguntamos a Hugo si cree que Íngrid era un monstruo. “Ella entrenaba a perros y a mujeres para que torturasen a los presos -asegura-. Eran técnicas del nazismo en tiempos del Holocausto que fueron adoptadas por Chile y otras dictaduras latinoamericanas. Personajes como Íngrid también existieron en otros muchos países, pero no son tan conocidos. Porque siempre se habla de las altas esferas, de Mengele… pero este personaje nos sirve para hablar de otras capas muy interesantes”.

“Por ejemplo -añade-, del hecho de que fuera una mujer trabajando para un sistema totalmente patriarcal. Y donde ella ejerció funciones normalmente reservadas a los hombres. Eso nos daba un punto de vista muy novedoso para acercarnos a las dictaduras”.

“Además -añade-, en las entrevistas que concedió ella se consideraba una víctima, como si hubiera sido un muñeco del régimen de Pinochet. Por eso nos parecía también interesante convertirla en una muñeca con cara de porcelana y totalmente inexpresiva, como dicen que era la auténtica Ingrid en su vida cotidiana. A través de esta historia hemos querido generar sensaciones en el espectador y demostrar que esa maldad existe. Existe hasta nuestros días”.

Una de las cosas más inquietantes del corto es que se centra en la vida diaria de Íngrid y en la relación con sus perros, y cuando va a torturar a los presos nunca la acompañamos. “No quisimos mostrar esas torturas sino enfocar la película como si fuera un thriller psicológico, como si fuese el día a día de una asesina en serie. Y es que quizá toda la dictadura fue como una película de terror”

“Por eso -continúa Hugo-, mostramos su día a día, y esa soledad que la rondaba, por pertenecer a esa macabra organización que terminó convirtiendo a una mujer en una bestia. Y condenándola a una vida deplorable, únicamente acompañada del mismo perro que usaba para las torturas. Hemos querido desnudar esa maldad y mostrarla en su expresión más macabra”.

Fotograma de 'Bestia'

Los años más oscuros de Chile

Gracias a su guion, su fotografía y su iluminación el corto también es una metáfora de la oscuridad de esos años en Chile. “Lo reflejamos no solo a través de esa iluminación sino también con los materiales con los que hemos trabajado -asegura Hugo-. Decidimos usar un material precario como el cartón, para que contrastase con los brillos de la cara de porcelana de Íngrid. Además, todos los exteriores son muy grises, al igual que lo fueron esos años donde había mucha pobreza. En Chile seguimos diciendo que en todos esos años no existían los colores, que todo era gris.. Además, mientras la gente pasaba hambre, se ocultó mucha comida. En general había mucha pobreza, pero también mucha maldad. Incluso esa carestía se remonta al régimen de Allende, porque sus opositores poderosos lo boicotearon”.

“Creo -continúa-, que la dictadura termino por sepultar muchas almas y quitando el color a cualquier persona. Y nosotros intentamos reproducir eso con los materiales que usamos. Y también con esa iluminación”

“En el corto hay mucha simbología -añade-. Hemos investigado mucho y hemos metido muchísimos detalles en cada plano. Por eso creo que es un corto que hay que ver varias veces. Porque toda la utilería de esa casa de Ingrid, desde el cuchillo al tocadiscos, la estantería o sus condecoraciones, que también están muy vinculadas al nazismo… todos esos detalles nos sirven para construir el mundo de Íngrid y dar más potencia a la narración”.

Fotograma de 'Bestia'

Íngrid sobrevivió a un disparo en la cabeza

El 15 de julio de 1981 Íngrid fue víctima de un atentado; recibió un disparo en la cabeza a manos de un comando de izquierdas. Pero milagrosamente sobrevivió y se acogió a un retiro de Carabineros.

“Que sobreviviese nos pareció tan increíble que quisimos representarlo en el corto como esa impunidad que tienen algunos de esos siniestros personajes -asegura Hugo-. Y encima, eso le sirvió para hacerse la víctima. Por eso reflejamos ese balazo como una grieta que se queda en la cerámica con la que hemos reproducido su rostro. Una grieta que también representa esa fractura en un país dividido”.

“Además -añade-, el que sobreviviera quizá evidencia que esa maldad siempre va a existir en la humanidad y que lo único que podemos hacer es aprender a convivir con ella, porque nunca dejará de existir. En el corto tratamos de transformar cada acontecimiento real en una metáfora para tratar de entender la maldad y esos lugares oscuros, en un intento de pasar página… pero al final somos conscientes de que tendremos que convivir con la maldad mientras vivamos

“Por eso -continúa-, es tan importante aprender a reconocer esa maldad y que no nos pasen gato por liebre, porque hay muchos personajes macabros caminando en nuestra sociedad. Y por eso queríamos mostrar a Ingrid yendo al trabajo en autobús como si fuera una persona normal que incluso pueda darnos ternura, ya que desconocemos de lo que es capaz. Hay que desenmascarar la maldad oculta y dejarla en evidencia”.

“También por eso -añade-, quisimos mostrarla como una persona común y corriente, con sus frustraciones, sus miedos, su soledad, sus fragilidades… Porque la actuación también es fundamental en la animación. Y eso fue muy duro, porque en un momento tenías que establecer un proceso simbiótico con ese personaje y mezclar sus frustraciones con las tuyas propias. Y eso supuso mucho desgaste. Fue como correr una maratón y acabar con el cuerpo dolorido. Pero ese desgastarse mereció la pena para lograr nuestro objetivo de poder hacer llegar nuestro mensaje a todo el mundo a través de la animación. Creo que hemos conseguido algo muy importante con este corto”.

Fotograma de 'Bestia'

“Estados Unidos apoyó la dictadura de Pinochet”

El corto también denuncia el papel de Estados Unidos al apoyar la dictadura de Pinochet. “Todos tenemos clarísimo que EE. UU. Apoyó la dictadura -confiesa Hugo-. Por eso para nosotros fue un logro estar nominados al Oscar y poder dejar allí esa semillita y decirles: “no olviden que ustedes apoyaron y financiaron la dictadura chilena y muchas otras en Latinoamérica”.

“Nosotros nunca pensamos en poder estar nominados al Oscar -añade-. Y obviamente es un reconocimiento a nuestro trabajo. Pero, como digo, lo más importante para nosotros tenía que ver con ese acto político de dejar en evidencia a un país que se reflejan en su cine como héroes y que quizá estén detrás de mucha de esa maldad que nos rodea hasta el día de hoy. Creo que esa es la semilla que queríamos dejar plantada allí”.

Finalmente el Oscar a mejor cortometraje fue para el hispano-norteamericano El Limpiaparabrisas, de Alberto Mielgo. “Había otros cortometrajes que me parecían mucho más interesantes, como Boxballet, de Anton Dyakov, y Affairs of the Art, de Joanna Quinn y Les MillsRobin Robin, de Dan Ojari y Mikey Please, era un corto más de industria; y con el corto de Alberto encuentro su mirada demasiado superficial, creo que la humanidad se merece un análisis más profundo que resumirlo todo acerca de lo que es el amor”.

Yo siempre pensé que Bestia no iba a ganar porque aborda un tema muy complejo y que deja en evidencia muchas cosas; también de Estados Unidos. Y, obviamente, el corto ruso era muy difícil que ganara. En el fondo me parece muy lógico que haya ganado Alberto porque su cortometraje responde a los requerimientos de una industria que busca evadir ciertos temas importantes que nos aquejan como sociedad. Y que parece que a la industria norteamericana le gusta seguir invisibilizando. Pienso que el corto de Alberto cumplía con ese objetivo de hablar de temas menos controvertidos”.

Fotograma de 'Bestia'

Hugo participa también en ‘Zander’, nominada a mejor serie

Además de Bestia, Hugo Covarrubias participaba también en Zander, una serie coproducida por Chile y Colombia y dirigida por Enrique Ortega (aunque el Quirino ha sido para la Mexicana Sustos ocultos de Frankelda). “En Zander soy director de arte -nos comenta-. Y he podido trabajar con grandes profesionales con los que he colaborado anteriormente en otros proyectos como Puerto Papel, que consiguió el premio a mejor diseño de animación en los Quirino hace unos años. Creo que lo más importante es que estamos consiguiendo crear una escuela de animación en Chile muy potente. Quique, el director de Zander, fue alumno mío en la Universidad Católica. Y creo que Zander y Puerto papel son series casi hermanadas porque muchas personas han colaborado en ambos proyectos formando una familia chiquitita de animadores en Chile. Eso hace que en cualquier proyecto animado seguramente colabores con amigos”

En cuanto a sus proyectos, Hugo Covarrubias nos comenta que: “Ahora estoy ayudando a Constanza Wette, que es la directora artística de Bestia, en la preproducción de un cortometraje que va a dirigir y que se llama La crecida. Habla un poco del poder de la naturaleza, en estos tiempos en los que hay mucho activismo, y es un proyecto muy interesante”.

“También -concluye-, tengo ganas de hacer un largometraje un poco más autobiográfico, hablando de las cosas que vi en mi niñez y adolescencia. Cosas que pasaron en mi familia, que fueron muy importantes en términos sociopolíticos. Es un retrato familiar pero también de una sociedad que pasó de la dictadura a la democracia; y cómo esas contradicciones van configurando a las personas. También hablará sobre como a veces nos disfrazamos de ciertos arquetipos para poder funcionar como sociedad”.

Fotograma de la serie 'Zander'

Noticias

anterior siguiente