Enlaces accesibilidad
Premios Princesa de Asturias 2021

Gloria Steinem: "No existen los inmigrantes, todos somos pasajeros en esta nave espacial terrestre"

Por
Discurso de Gloria Steinem, Princesa de Asturias de Comunicación

Gloria SteinemPremio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2021, es de las que ve el vaso medio lleno. Que la pandemia nos ha revelado la importancia de cuestiones importantes no lo duda nadie, pero ¿hemos aprendido? De esa esperanza ha tratado su discurso en el Teatro Campoamor de Oviedo. “Este último año nos ha enseñado mucho, y espero que pensemos en cómo valorar las lecciones aprendidas”.

La leyenda del feminismo ha comenzado a enumerar. “Las fronteras nacionales comenzaron a parecer mucho más artificiales, y la posibilidad de quedarse en casa también llegó a parecer mucho más valiosa y salvadora que la posibilidad de viajar”. Más: “Valoramos como nunca antes a los trabajadores sanitarios y hospitalarios, e incluso algunas cárceles fueron vaciadas, sin el aumento de delincuencia anunciado”.

¿Educación y roles de género? Otra oportunidad que aprovechar: “En mi país, más hombres confinados en su casa empezaron a conocer a sus propios hijos –lo cual fue algo bueno– y a descubrir lo que implicaba el cuidado de los niños a tiempo completo- Asimismo pudieron comprobar lo cotidiano y orgánico que es el proceso educativo”.

"Los roles de género son bastante nuevos en la historia"

De hecho, fundamenta en esto último las razones de su esperanza: ninguna situación cultural es eterna, aunque durante una sola vida se olvide con facilidad. “Los roles de género son bastante nuevos en la historia de la humanidad. En nuestros orígenes como especie migratoria, todos tenían que ocuparse y cuidar de los niños. El patriarcado creció cuando nos volvimos sedentarios”.

No todo ofrece una tendencia positiva: La violencia doméstica contra las mujeres a veces aumentó durante este año de confinamiento, y esta fue una trágica lección. Y cambiaron tanto las definiciones nacionales como las populares sobre quiénes eran trabajadores esenciales y quiénes no. El personal de primera línea y los empleados de las tiendas de comestibles tendían a vencer a los banqueros y a los capitanes de la industria, ¡es algo asombroso!”.

Ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2021

anterior siguiente
17 Fotos 1 / 17 ver a toda pantalla
  • Ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2021.

    Ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2021.

    El rey Felipe VI (3-i), la reina Letizia (3-d), la princesa Leonor (2-i), la infanta Sofía (2-d), el presidente del Principado, Adrián Barbón (i), y el presidente de la Fundación Princesa de Asturias, Luis Fernández-Vega (i), escuchan el himno nacional antes de la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, celebrada este viernes en el Teatro Campoamor de Oviedo. 

    EFE
  • Ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2021

    Ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2021

    El rey Felipe VI (d) y la princesa Leonor (i) durante la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, celebrada este viernes en el Teatro Campoamor de Oviedo. 

    EFE

La escritora se ha mostrado honrada “y asombrada” de compartir un galardón que han recibido “desde Susan Sontag hasta Nelson Mandela, desde Margaret Atwood hasta Doris Lessing. Todos escritores y revolucionarios”.

No solo el virus, sino la ecología en general, es una buena razón para replantearse el planeta. “No existen los inmigrantes, todos somos pasajeros en esta nave espacial terrestre, con la esperanza de salvar nuestros futuros y nuestros bosques, que son nuestro futuro”.

“El racismo en EE.UU. ha alcanzado un punto de inflexión”

Steinem considera que, en la pandemia, “el racismo que ha estado presente en América del Norte desde que los invasores europeos se impusieron a las poblaciones indígenas” ha alcanzado un punto de inflexión “tanto en lo positivo como en lo negativo”. Contraponiendo el “movimiento mayoritario y pacífico” Black Lives Matter con el asalto al Capitolio de los seguidores de Donald Trump, “quizás el presidente menos cualificado y que más ha dividido el país en la historia”, la escritora espera que el pueblo “aprenda qué es lo que valoramos y queremos conservar y qué deseamos cambiar".

Por último, ha recordado la profecía de los indígenas de la nación cheroqui: “La tierra, que es un ser vivo, sentirá que sus bosques productores de oxígeno están siendo destruidos, sus océanos y su atmósfera se están volviendo demasiado cálidos y privados de oxígeno por la quema de combustibles fósiles, y sus gentes también están divididas por el accidente que supone nacer con más o menos melanina en su piel. Y así, esta tierra viva, tal como es dentro del espacio, simplemente nos desechará… y empezará de nuevo”.

Violencia machista: la otra pandemia en el mundo

“La risa es una prueba de libertad”

Y ha incidido en la risa como palanca de fuerza. “Observo que hay más risas, y la risa es la única emoción libre, la única que no se puede imponer. No se puede obligar a alguien a reír, a reír de verdad y con sinceridad. Por eso la risa es una prueba de libertad. En mi país, los indígenas americanos consagraron esto hecho al crear un dios de la risa, ni hombre ni mujer, a veces retratado como un coyote, a veces como el dios de la espontaneidad, pero siempre impredecible. La risa es una prueba de libertad”.

Steinem, de 87 años, ha señalado que se piensa dos veces acudir a las reuniones religiosas, o cualquier otra reunión en la que no se permite reír. “He aprendido a hacer lo mismo respecto a figuras autoritarias, como Hitler y Stalin, que parecían temer mucho que se riesen de ellos y castigaban a quienes lo hicieran. Y, dicho sea de paso, Donald Trump también. Al dar valor a libertades como la risa espontánea, preservamos la libertad para siempre”.

Noticias

anterior siguiente