Enlaces accesibilidad
EE.UU.

Los republicanos bloquean la gran reforma electoral de Biden

  • La ley que ha fracasado buscaba establecer las mismas reglas para todos los estados
  • El proyecto no ha superado la barrera de 60 apoyos que necesitaba

Por
El líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, hablando con la prensa en el Capitolio
El líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer (C), hablando con la prensa en el Capitolio EPA / MICHAEL REYNOLDS

Los senadores del Partido Republicano han realizado este martes un bloqueo unánime a la gran reforma electoral impulsada por el partido del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. El marcador ha quedado en empate con 50 demócratas a favor y 50 republicanos en contra, quienes ni siquiera accedieron a debatir la iniciativa durante la votación.

El proyecto no ha superado la barrera de 60 apoyos que necesitaba para que fuera considerado en el hemiciclo de la Cámara Alta. La legislación, bautizada For the People Act -La ley para el pueblo-, aspiraba a ser la mayor reforma electoral desde la Ley de Derecho al Voto de 1965, que prohibió las prácticas discriminatorias contra los afroamericanos y que se considera un hito del movimiento por los derechos civiles.

Después de la votación, visiblemente frustrado, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, ha acusado a los republicanos de haber convertido la supresión al voto en parte de su identidad política y ha prometido que seguirá luchando para proteger ese derecho. "Quiero ser muy claro en una cosa: la lucha para proteger el derecho al voto no ha terminado. ¡De ninguna manera!", clamó.

Las restricciones al voto de los republicanos

La reforma electoral buscaba contrarrestar las restricciones al voto que han impuesto recientemente los republicanos a nivel estatal, con la aprobación de 14 leyes que limitan el sufragio de las minorías hispana y afroamericana, menos inclinadas a acudir a las urnas.

Los conservadores aseguran que su objetivo es frenar irregularidades, pero los demócratas creen que su verdadera meta es acabar con los controles que impidieron al expresidente Donald Trump revocar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que ganó Biden.

"¿Vamos a dejar que el expresidente más deshonesto de nuestra historia siga envenenando nuestra democracia desde dentro?", preguntó Schumer en referencia a Trump.

El líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, ha defendido que la legislación suponía una intromisión del Gobierno federal en los asuntos de los estados y, sin aportar ninguna prueba, ha acusado a los demócratas de estar manipulando las reglas electorales a su favor. "Estamos ante un plan claramente partidista para inclinar cada elección en Estados Unidos permanentemente a favor de los demócratas", arremetió McConnell.

"Continuaremos la lucha para fortalecer el derecho al voto"

La votación ha dejado un sabor amargo entre los demócratas. Por un lado, después de semanas de tensiones internas, consiguieron unir filas y convencer al senador más conservador de su partido, Joe Manchin, de que votara a favor de la propuesta, algo que finalmente ha hecho.

Pero, por otro lado, el bloqueo republicano supone el fracaso de una de las prioridades de Biden y de la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, quien formalmente también ejerce de presidenta del Senado y que este martes ha presidido la votación y el debate previo.

Especiales informativos RNE - ¿Qué hay que hacer para votar? - Escuchar ahora

Harris no hizo ningún comentario sobre la derrota en el hemiciclo, pero posteriormente en un comunicado ha prometido que ella y Biden seguirán luchando para proteger el derecho al voto.

"El presidente y yo no nos dejamos intimidar, y sé que el pueblo estadounidense tampoco se deja. Como las generaciones anteriores, no nos rendiremos, no nos rendiremos y continuaremos la lucha para fortalecer el derecho al voto", afirmó Harris.

Intercambio de golpes entre los Estados

La batalla sobre el derecho al voto se produce porque en EE.UU. cada estado fija sus propias reglas. Durante la pandemia, muchos territorios han flexibilizado los requisitos para votar por correo o por adelantado, lo que provocó un récord de participación y alimentó teorías de conspiración entre Trump y sus seguidores sobre un supuesto fraude masivo en las urnas.

Desde entonces, 14 estados han aprobado leyes que restringen el derecho al voto, según la organización no partidista States United Democracy Center. La ley que ha fracasado este martes buscaba establecer las mismas reglas para todos los estados, además de limitar la influencia del dinero en la política y la manipulación de los distritos electorales.

Noticias

anterior siguiente