Enlaces accesibilidad
Israel

Una coalición de ocho partidos nombra a Bennett primer ministro de Israel y desaloja a Netanyahu tras 12 años

  • El líder del partido ultranacionalista Yamina logra los apoyos en el Parlamento por un estrecho margen
  • Netanyahu advierte que hará lo posible por "derrocar" a un Gobierno que califica de "débil" y "peligroso"

Por
Naftali Bennett releva a Netanyahu tras 12 años en el poder

El líder del partido ultranacionalista Yamina, Neftali Bennett, ha sido proclamado este domingo nuevo primer ministro de Israel tras una votación en el Parlamento que ha terminado con doce años consecutivos de Benjamín Netanyahu en el poder.

El nuevo 'Gobierno del cambio', que agrupa a ocho partidos de casi todo el espectro político, ha sido ratificado en una votación de confianza que ha logrado una estrecha mayoría: 60 votos a favor, 59 en contra y una abstención.

"Determino que la Knéset (Parlamento) ha expresado su confianza" en el nuevo Gobierno, ha informado ante la cámara tras la votación el nuevo presidente del Parlamento, Mickey Levy, elegido minutos antes, un cambio que la prensa israelí se apresuró a calificar como "histórico" y una "nueva era".

De este modo, el Ejecutivo estará liderado los dos primeros años por Bennett y los dos siguientes por el centrista Yair Lapid, acabando así con más de dos años de bloqueo político en Israel.

El nuevo primer ministro, la figura ubicada más a la derecha del nuevo gobierno, tiene solo seis de los 120 diputados de la Cámara -un séptimo se desmarcó al negarse a formar gobierno con partidos de la izquierda y el islamista Raam-, aunque su apoyo ha sido crucial para desbancar a Netanyahu. Yair Lapid ocupará ahora el cargo de ministro de Exteriores hasta que en 2023 releve a Bennett.

Ambiente de tensión y crispación

En su intervención en la apertura de la sesión, en medio de un ambiente de fuerte tensión y crispación, Nefatli Bennett ha hecho un llamamiento a la reconciliación nacional, mientras parlamentarios del Likud de Netanyahu, de partidos ultraortodoxos y del Partido Sionista Religioso le increpaban e insultaban, obligando a interrumpir su discurso en más de una ocasión.

"Es el momento de pasar el liderazgo de la nación y el Estado a la próxima generación", ha afirmado Bennett, al tiempo que ha agradecido a Netanyahu sus doce años en ese puesto al servicio de Israel a pesar de las discrepancias entre ellos.

Por su parte, Benjamin Netanyahu ha asegurado estará en la oposición "con la cabeza en alto" pero que buscará la manera de "derrocar" a este "peligroso Gobierno".

El líder del Likud ha reclamado en su intervención los logros de sus últimos años y ha recordado que su partido obtuvo un millón de votos en los comicios de marzo para crear un Ejecutivo de derechas. Por ello, considera que Bennett no tiene legitimidad para el cargo en una coalición que califica de "débil" ante enemigos como Irán.

El nuevo Ejecutivo, que tendrá 28 ministerios, se va a centrar principalmente en asuntos domésticos, económicos y sociales y pretende dejar a un lado otras polémicas como el conflicto contra los palestinos.

Neftali Benet, nuevo primer ministro de Israel

Bennett: militar en la reserva y multimillonario

Neftalí Bennett, nacido en Haifa en 1972 en una familia judía emigrada de EE.UU., es un religioso de línea moderada, militar en la reserva y exempresario multimillonario de perfil ideológico más derechista que Netanyahu. De hecho, fue socio cercano del primer ministro saliente, ocupando carteras como Defensa o Educación en Ejecutivos anteriores y formando parte de muchas de las coaliciones que le mantuvieron en el poder en el período 2013-2020.

Su carrera militar comenzó en 1990 como soldado en el servicio militar obligatorio, pero ascendió hasta comandante en la unidad de élite Sayeret Matkal, una de las fuerzas de combate más prestigiosas del país, la unidad de élite.

A los 26 años fundó una empresa emergente de alta tecnología dedicada al antifraude, Cyota, con la que se hizo millonario al venderla en 2005 por 145 millones de dólares (unos 109 millones de euros). Un año después volvió al Ejército para participar en la Segunda Guerra del Líbano y entró en política como miembro del Likud de Netanyahu, de quien fue asesor durante año y medio, pero la enemistad entre ambos terminó por cortar sus lazos.

Con su imagen pulcra y un inglés impecable que lo proyectó también internacionalmente, Bennett defendió las viejas ideas de la derecha más extrema, como el rotundo rechazo a la creación de un Estado palestino, la expansión de colonias o la anexión de dos tercios de Cisjordania ocupada, un proyecto que el mismo Netanyahu quiso poner en marcha el año pasado pero que quedó aparcado.

Sin embargo, el ultranacionalista -que a diferencia de otros líderes políticos israelíes no vive en un asentamiento, sino en Raanana, una localidad acaudalada cerca de Tel Aviv- deberá moderar sus posturas para encabezar un Gobierno heterogéneo que acabe con la "división prolongada" en Israel.

Noticias

anterior siguiente