Enlaces accesibilidad
Educación

Las universidades estrenan medio centenar de carreras el próximo curso centradas en la tecnología y la innovación

  • La oferta académica se amplía en al menos 54 titulaciones: 35 grados y 19 dobles grados
  • Conoce las notas de corte de las carreras universitarias en España en el buscador de RTVE.es

Por
Varios alumnos dan el último repaso a sus apuntes antes de afrontar los exámenes de EBAU en el Campus de la Merced de la Universidad de Murcia este martes. Murcia es la primera de toda España en hacer la prueba.
Tras la EBAU, los estudiantes pueden solicitar acceso a varias carreras y elegirán entre las ya existentes o títulos de nueva implantación. EFE/Marcial Guillén

Cuando el curso actual agota sus últimas jornadas, las universidades españolas empiezan ya a definir cómo será su oferta educativa para el próximo curso. Entre esas novedades, 21 centros públicos de toda España estrenarán al menos 54 titulaciones nuevas, la mayoría vinculadas a la ingeniería, la industria, la construcción y la tecnología.

Aunque los estudios combinados y los dobles grados han ganado peso en los últimos años, y su abanico es cada vez más amplio, esta modalidad educativa solo representa el 36 % de las nuevas titulaciones que se implantarán en las universidades públicas en el curso 2021/2022.

El curso 2021/2022 tendrá nuevas carreras en 15 provincias

Madrid y Barcelona son las dos provincias con más opciones universitarias de España y también, las que ofertan más titulaciones nuevas el próximo curso. La primera añade una docena de títulos nuevos; la mayoría en la Universidad de Alcalá, pero también en la Politécnica, en la Autónoma, en la Complutense y en la Universidad Carlos III.

En cuanto a las 18 titulaciones nuevas que comenzarán a impartirse este año en Barcelona, una decena se suman a la oferta de la Universidad Politécnica de Catalunya, aunque hay nuevos grados en la Universidad de Barcelona, en la Pompeu Fabra, en la Autónoma o, incluso, en la delegación que la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Lleida tiene en Manresa.

Por debajo de estas cifras, la Universitat Politècnica de València (UPV) suma un nuevo grado en Ingeniería Física y otro en Diseño arquitectónico de interiores, y dos dobles títulos: Ingeniería Civil y Matemáticas e Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación y Matemáticas. Asimismo, se oferta la posibilidad de cursar de manera conjunta Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural y Ciencia y Tecnología de los Alimentos, dos carreras que ya existían por separado en cursos anteriores.

"La tendencia de la sociedad no es a construir más cosas, sino a rehabilitar los espacios ya existentes y darles un segundo uso", explica el profesor catedrático y vicerrector de Internacionalización y Comunicaciones de la UPV, José Montserrat, para encontrar la justificación de la implantación del grado en Diseño arquitectónico de interiores.

En cuanto a la Ingeniería Física, Montserrat asegura que se trata de responder a "una necesidad real" de unir ambas disciplinas "en una carrera profesional muy demandada que tiene que ver con la innovación en el sector de las comunicaciones".

Por otra parte, los dobles grados pretenden cubrir una necesidad formativa dual. "Utilizar sinergias de grados ya existentes para crear un perfil mucho más especializado y multidisciplinar es muy cómodo para una universidad con recursos limitados", añade el profesor.

Tecnología, ciencia e innovación, principales apuestas

La ciencia y la tecnología son dos de los pilares que han impulsado las nuevas titulaciones este año, con un 48 % de ellas vinculadas a los ámbitos de la ingeniería, la industria y la construcción y un 15 % a las ciencias y la informática.

Destaca la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), que ha incorporado dos nuevos grados: uno en Inteligencia Artificial, impulsado por la estrategia Catalonia.IA de la Generalitat, y otro en Ingeniería de recursos minerales y su reciclaje. Además, este centro intensifica su apuesta por la Bioteconología, al incluirla en seis de las ocho nuevas dobles titulaciones que estrenará en septiembre.

A partir del próximo curso, el grado en Biotecnología que se imparte en la Escuela de Ingeniería de Barcelona Este (EEBE) se podrá cursar en combinación con los grados en Ciencia e Ingeniería de Datos, Matemáticas, Ingeniería de Electrónica de Telecomunicación, Ingeniería Física, Ingeniería Informática, e Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación.

Para implantar los estudios de Inteligencia Artificial, la UPC ha logrado alinear la demanda social y del mercado laboral con el interés de las instituciones y la disponibilidad de recursos de la universidad. "Hemos conseguido la implicación del Gobierno catalán con un presupuesto muy finalista para este grado", explica el decano de la facultad de Informática de Barcelona, Josep Fernández Ruzafa.

"Desde hace 15 años impartimos un máster de este ámbito en colaboración con otras universidades; ahora, el grado intenta llegar a un público diferente", añade el jefe de estudios de esta nueva titulación, Ramon Sangüesa. Su objetivo es ofrecer una formación técnica más intensa.

Por último, esta universidad también complementa los estudios de Ingeniería Química, al combinarlos con Ingeniería de la Energía y con Ingeniería Electrónica Industrial y Automática.

ADE y finanzas monopolizan las novedades en Ciencias Sociales

En cuanto a los estudios considerados "de letras", las Artes y las Humanidades incorporan más nuevos títulos que las Ciencias Sociales y el Derecho. Los primeros son un 17 % de los estudios nuevos para el próximo curso, frente al 15 % que representan los segundos.

Carreras como Bellas Artes, Diseño, Geografía e Historia o la exclusiva oferta de Ciencias de las Religiones, que el próximo curso solo se impartirá en la Universidad Complutense de Madrid, son algunas de las titulaciones más destacadas en la rama humanística. Mientras, la Administración y Dirección de Empresas y las Finanzas monopolizan las novedades en el campo del estudio social.

Gran parte de estos títulos integran la nueva oferta de la Universidad de Alcalá (UAH), pero realmente no son nuevas implantaciones. "Son grados que ya teníamos, pero que han sido ‘verificados’", explica a DatosRTVE la directora de Organización Docente de este centro, Lourdes Jiménez.

"El objetivo de las verificaciones siempre es mejorar el grado para que sea más atractivo para los estudiantes y para su futuro laboral, y el alumno de nuevo ingreso no tendrá ningún problema porque empezará ya con el nuevo plan", aclara Jiménez, que detalla que el proceso surge a raíz de las evaluaciones periódicas de calidad que hacen desde la universidad y desde la Fundación para el Conocimiento madri+d cada dos o tres años.

La coincidencia este curso de la renovación de varias carreras de la rama Economía y Finanzas, añade la representante de la universidad, se produce porque todos esos títulos se implantaron hace años al mismo tiempo, de modo que sus evaluaciones se hacen a la vez.

¿Cómo se fragua un nuevo grado?

La implantación de una nueva titulación es un proceso complejo, que lleva tiempo y en el que hay varios actores implicados. "Una nueva titulación pasa por muchos filtros", explica a DatosRTVE Lourdes Jiménez. La directora de Organización Docente de la Universidad de Alcalá (UAH) recuerda que el trabajo interno de la universidad para el nuevo grado en Física e Instrumentación Espacial empezó en el 2019 y se extendió a lo largo de un año antes de iniciar su verificación. "Lo teníamos que haber implantado en el curso 2020/2021, pero no lo hicimos por la incertidumbre de pandemia", afirma.

Las nuevas carreras surgen desde el profesorado, los departamentos, los decanatos o desde la dirección de las escuelas y se canalizan a través de una propuesta formal al Vicerrectorado de Estrategia, explica la responsable de la UAH.

"Las universidades tenemos la potestad de proponer títulos, pero debemos acreditar su necesidad, que hay una demanda social y del mercado laboral, que tenemos recursos y capacidad para hacerlo y que contamos con una propuesta educativa coherente", resume el decano de la facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Catalunya, Josep Fernández Ruzafa.

Una vez que el vicerrectorado aprueba la propuesta, esta se estudia dentro del equipo rectoral y se traslada a los Vicerrectorados de Calidad y de Estudios. Posteriormente, se lleva a distintas comisiones formadas por los representantes de la comunidad universitaria y, si los informes son favorables, llega a aprobación del Consejo de Gobierno.

Pero el proceso no termina aquí, cuando la universidad ha decidido implantar el nuevo título, entra en juego la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), responsable de analizar la memoria de verificación del título en colaboración con la agencia autonómica competente en la misma materia.

En el caso de los dobles grados, la verificación no es necesaria porque los estudios vienen de grados que ya se están impartiendo. "A veces se considera que es bueno [crear una doble titulación] porque los estudiantes salen con otro perfil que puede ser interesante para la empresa", explica Jiménez.

Noticias

anterior siguiente