Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Universidades y voluntarios diseñan respiradores a contrarreloj con dos premisas: que sean baratos y fáciles de replicar. Y es que con la crisis del coronavirus, se ha multiplicado la necesidad de ellos. Sin embargo, alertan los expertos, ni todos son ventiladores invasivos, ni todos son aptos para la seguridad del paciente.

Así lo ha decidido el Ministerio de Universidades de Manuel Castells tras una reunión con las comunidades autónomas: cada universidad decidirá si volver o no y cómo evaluar a sus alumnos; algunas autonomías ya han decidido que no volverá a haber clases presenciales, como Andalucía Navarra, mientras que Euskadi opina lo contrario. El ministro Castells reconoce que se trabaja en un modelo de evaluación virtual y los rectores, que optan por una evaluación continua, ven difícil la vuelta a la "docencia presencial" como reconoce el presidente de la CRUE José Carlos Gómez. Por su parte, los alumnos siguen con muchas dudas tanto por la falta de materiales informáticos como por la incertidumbre que suscita su futura evaluación. Con todo, hay decisión sobre las prácticas formativas: vía libre para hacerlas durante el verano o el próximo curso.

El confinamiento derivado del estado de alarma ha supuesto un reto para muchos sectores y el académico es uno de ellos. Profesores y alumnos de universidades y centros de Formación Profesional en los que las clases se impartían de manera presencial han tenido que adaptarse de manera muy rápida a la situación para paliar los efectos negativos que el aislamiento tendrá en el seguimiento del curso escolar.

RTVE.es se ha colado en una clase impartida a través de videoconferencia y ha conversado con varios docentes y alumnos para conocer cómo están viviendo el cambio.

La Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU), conocida antes como Selectividad, se mantiene este curso a pesar del parón de las clases presenciales en todos los centros por el coronavirus, pero se aplazan las fechas de su convocatoria. Es la decisión a la que han llegado los ministerios de Educación y Universidades junto con los responsables educativos de las comunidades autónomas y los rectores universitarios.

El cierre de colegios y universidades por el coronavirus ha provocado que algunos centros no paren su actividad y recurran a las clases online a través de plataformas. Esto permite a los estudiantes a no perder clase y a continuar con el aprendizaje como si estuviesen en las aulas. Algo parecido ha ocurrido con los colegios, que han visto sus aulas vaciadas y los pequeños han llenado los parques. Un medida que estará vigente al menos durante 15 días y de los que, al menos de momento, no pretenden recuperar ampliando el curso escolar. 

Gabino EstebanFulgencio Honorio y Rodrigo Alonso Pinzón son tres profesores de la Escuela de Ingenierías Agrarias de la Universidad de Extremadura. Acaban de volver del Líbano y tienen previsto regresar en septiembre. Es la cuarta vez que visitan el país. ¿El objetivo? Mejorar la producción de los olivares en la frontera entre Líbano e Israel a través del Proyecto Almazara. Un proyecto que se crea en 2018 con el fin de incrementar la producción y mejorar la calidad del aceite de oliva. Lo desarrolla la Brigada Multinacional en el Líbano bajo mandato de la ONU. En total han conseguido formar a unos 500 alumnos a quienes les enseñan, entre otras cosas, técnicas de protección de cultivos.

En este programa hay varias partes implicadas. Por un lado, los profesores y la comunidad universitaria. Por otra, la formación en el Líbano y en un tercer lugar, la que permite que este proyecto funcione de manera cívico-militar: el Ejército español, que se encuentra en la base Miguel de Cervantes y que acompaña en cada salida estos profesores. En Por tres razones hablamos también con José Francisco López, Comandante Jefe de la Sección G9 del estado mayor de la Brigada.

La Comunidad de Madrid cerrará todos los centros educativos, desde infantil hasta universidades, a partir de este miércoles y durante 15 días, para frenar la expansión del coronavirus, que ya ha dejado 17 muertes en la región y 578 contagios. La decisión se une a la del Gobierno vasco, que ha decretado el cierre de toda la comunidad educativa en Vitoria durante 14 días.

En la evolución de la educación superior están interviniendo muchos factores, desde lo que marca la Agenda 2030 a lo que proponen las estrategias de RSC, que también se han incorporado a la estrategia del ámbito educativo. Y, por supuesto, la preocupación por el medio ambiente y el cambio climático, lo que hizo que ESIC participara en la COP25 con una intervención titulada “Cambio climático y sostenibilidad en la universidad”. Queremos conocer esa implicación de la universidad en la lucha contra el cambio climático pero también cómo desde las universidades y escuelas de negocio se están incorporando los pilares de la RSC o los ODS de Naciones Unidas. De todo ello charlamos con Eduardo Gómez, Director General de ESIC

Este 8 de marzo estrenamos la colaboración mensual con el proyecto "Mujer y memoria: Madres e hijas de la Transición Española" de Aranzazu Borrachero, profesora de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. "Mujer y Memoria" es un espacio digital creado para albergar proyectos que recuperen y difundan la memoria histórica de las mujeres españolas del siglo XX.
El primero de estos proyectos, Madres e Hijas de la Transición Española, es un archivo audiovisual que recoge, preserva y presenta de forma interactiva relatos de vida de mujeres españolas que se hicieron adultas y madres durante el franquismo. Sus hijas, cuyas vidas han transcurrido, en su mayor parte, durante la Transición y la democracia, las entrevistan.
Nuestro programa formará parte de la investigación de Elvira Giménez, doctoranda del Instituto de Estudios Feministas de la Universidad Complutense de Madrid. Su idea es demostrar el valor de la comunicación para rescatar la memoria de las mujeres que vivieron la dictadura franquista y la transición española.
A lo largo de los capítulos de "Mujer y memoria" escucharemos a hijas entrevistar a sus madres sobre temas como educación, sexualidad o trabajo, ofreciendo así otra perspectiva de la historia, la de las mujeres.

Pablo Iglesias ha vuelto hoy a casa: a la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, el lugar en el que se licenció y donde después ejerció como profesor. En esos pasillos es donde Iglesias se formó como activista y donde germinó Podemos, sin embargo su vuelta no ha sido como el vicepresidente segundo hubiese deseado.

Un grupo de jóvenes pertenecientes al colectivo Frente Obrero ha interrumpido este miércoles un acto universitario en la Facultad de Ciencias Políticas en el que intervenía Pablo Iglesias, secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, para increparle y abuchearle: "¡Fuera 'vendeobreros' de la Universidad!" o "¡Que viva la lucha de la clase obrera!" han sido algunos de los gritos que han proferido unos jóvenes que han interrumpido la intervención de Iglesias en un debate sobre "Reaccionarismo y fascismo en el siglo XXI", en el que participaba junto al exvicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera.

Dos de los asistentes han acusado al líder de Podemos de haber provocado el auge del fascismo por haber desatendido a la clase obrera. Sus gritos, que han llegado poco después de que Iglesias tomara la palabra, han provocado los abucheos y silbidos por parte del resto de público, que ha respondido con el lema "¡Fuera fascistas de la Universidad"!, iniciándose así un intercambio de gritos entre estudiantes.

Iglesias ha tratado de hablar con los jóvenes que le increpaban, e incluso pidió un micrófono para que se les pudiera oír. "Sin ningún paternalismo, si me permites un consejo, la radicalidad que tiene uno no está en lo que dice, sino en lo que consigue", y pedía también que le dejaran hablar, ante las interrupciones y los abucheos.

"Acepto que nos llames traidores, vendidos al capitalismo, 'vendeobreros'... pero a lo mejor no te viene mal escuchar lo que un modesto reformista está diciendo", dijo el líder de Podemos. Finalmente y tras unos momentos de tensión, los jóvenes acabaron marchándose del salón de actos.

Isabel de la Cruz y Joan García Perales, miembros de la Plataforma Estatal de Profesores Asociados, han asegurado en el programa 24 horas de RNE que los profesores asociados son "una manera de tener mano de obra barata". Han argumentado que, con su contrato, los profesores universitarios asociados cobran "menos de cinco euros la hora" y cubren las necesidades de falta de personal en las universidades. "Es un profesorado sin derechos laborales ni sociales y con condiciones precarias", han indicado. ¿Por qué lo permiten las universdades?, se han preguntado de la Cruz y García, "por una razón económica" han respondido.

La figura del profesor asociado, surgida para que profesionales reputados dieran clases puntuales en la universidad, se ha convertido en un vehículo para la contratación precaria. En la actualidad, una cuarta parte del profesorado universitario es asociado, aunque en algunos centros suponen la mitad de la plantilla. Estos profesores, que tienen un salario de cinco euros por hora y no cobran por la preparación de las clases, reivindican igualdad tanto en sueldos como en capacidad investigadora, y no descartan movilizaciones para conseguirlo. 

El Proyecto Genoma Humano fue un ambicioso programa de investigación científica internacional para cartografiar el "mapa del ADN". Se puso en marcha en 1990 y en 2003 se presentó el genoma, aunque no fue hasta tiempo después cuando se completó toda la secuencia. Trabajaron en esta investigación universidades de Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y España. Recordamos este hito de la ciencia y cómo lo contó la radio en esta sección de Ana Roldán.