Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Los enfermos de fibrosis quística reclaman ser vacunados contra el COVID-19 de manera urgente

Por
Los enfermos de fibrosis quística de Andalucía, fuera de la vacunación prioritaria por alto riesgo o por edad

Dentro de las enfermedades raras, la fibrosis quística es la más frecuente en nuestro entorno. Es hereditaria y afecta a varios órganos, pero principalmente a los pulmones. Actualmente la padecen unos 600 andaluces que reclaman ser vacunados contra el COVID-19 de manera urgente.

En ellos, la COVID-19 puede complicarse con otras afecciones crónicas que padecen, por eso la Asociación Andaluza de Fibrosis Quística pide a la Junta de Andalucía que incluya a estos pacientes en los grupos prioritarios y comience a vacunarles como sí hace ya Cataluña.

María Auxiliadora Domínguez, su presidenta, pide que lo hagan además de manera homogénea. “En la misma Andalucía vemos una provincia como es Málaga que ha iniciado la vacunación a nuestro colectivo y no entendemos que no se haga en toda la comunidad si, realmente, estamos hablando de la misma patología”, asegura.

Una de las pacientes andaluzas que sí ha logrado recibir la vacuna ha sido Tatiana pero sólo porque espera desde hace tres años un trasplante bipulmonar. “Como me encuentro en lista de espera de transplante por eso me han vacunado, no por la enfermedad. La verdad es que siento una tranquilidad enorme porque, aunque las medidas se estén relajando, nosotros seguimos prácticamente confinados”, nos relata.

Es la misma enfermedad con la que convive Miriam desde que tenía 3 meses. Ahora, con 19 años, estudia magisterio on line. La pandemia no ha cambiado sus cuidados, pero sí tiene más miedo. Sale a la calle, pero sólo por recomendación médica.

Si un resfriado le provoca muchas complicaciones, padecer la COVID-19 sería terrible para ella. “La fibrosis quística es una enfermedad crónica y hereditaria que te afecta gravemente a los pulmones. En mi día a día, dedico tres horas a la gimnasia respiratoria y al ejercicio físico, además de la medicación y todas las revisiones hospitalarias. Si el virus es algo que ataca, principalmente a los pulmones es incoherente que se nos haya excluido del proceso de vacunación”, nos cuenta Miriam.

Ni por alto riesgo están considerados en Andalucía para vacunarse contra la COVID-19, ni por edad. Son jóvenes, su esperanza de vida ronda los 50 años. Además de la vacunación otra de las reivindicaciones del colectivo es un mejor acceso a nuevos fármacos.

Noticias

anterior siguiente