Enlaces accesibilidad

China impulsa una reforma electoral en Hong Kong que abre la puerta a limitar el poder de la oposición

  • La nueva legislación podría reducir la influencia de los consejeros de distrito, cargo ocupado mayoritariamente por opositores

Por
 Protesta de activistas prodemocráticos en Hong Kong durante este jueves
Protesta de activistas prodemocráticos en Hong Kong durante este jueves REUTERS/Tyrone Siu

China estudiará una reforma de la legislación electoral de Hong Kong para reforzar su control sobre la ciudad semiautónoma durante la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), que comienza el próximo viernes. La reforma podría limitar la presencia de los candidatos de la oposición prodemocrática en los organismos públicos del territorio.

En una rueda de prensa celebrada en Pekín, el portavoz de la ANP, Zhang Yesui, ha confirmado que el Parlamento chino abordará lo que la televisión estatal CCTV denominó una "mejora del sistema electoral de la región administrativa especial de Hong Kong".

Expertos citados por la prensa estatal durante esta semana apuntaron que las reformas irían dirigidas a limitar la presencia de la oposición en los organismos públicos hongkoneses. Durante semanas, expertos pro-Pekín y Gobierno chino habían propuesto la idea de una reforma electoral para asegurar, según la fórmula repetida en bucle, que "los patriotas gobiernen Hong Kong".

Los consejeros de distrito, en el punto de mira

La reforma busca controlar especialmente a los consejeros de distrito, en gran medida miembros de la oposición después de que el Gobierno local perdiera el poder de estos cargos en las elecciones locales de 2019. Algunos expertos citados por el diario hongkonés South China Morning Post hablan de la eliminación de la cuota de estos consejero en el comité de selección del jefe del Ejecutivo, así como de una reforma de las circunscripciones electorales que favorecería al sector pro-Pekín. 

El anuncio de la reforma llega un año después de la aprobación de la polémica ley de seguridad nacional, rechazada por la oposición prodemocrática, ya que permite que Pekín incluya leyes nacionales para su cumplimiento en la ciudad semiautónoma, que cuenta con un sistema legal propio. Las penas por el incumplimiento de esta ley llegan hasta la cadena perpetua.

Noticias

anterior siguiente