Enlaces accesibilidad

El Ejército de Etiopía mata a 42 supuestos responsables de la masacre étnica de Metekel

  • La respuesta militar se produce 24 horas después del ataque armado en Benishangul-Gumuz que dejó más de 100 fallecidos
  • El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, denunció en Twitter "el trato inhumano que recibe nuestro pueblo"

Por
 El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, en una sesión de preguntas y respuestas en el parlamento.
Etiopía ha respondido a la masacre de Metekel abatiendo a 42 supuestos responsables. EFE/EPA/STR

Tras la masacre ocurrida el pasado miércoles en la zona de Metekel, región de Benishangul-Gumuz, en la que fueron asesinadas más de 100 personas, el Ejército de Etiopía solo ha tardado 24 horas en responder, matando a 42 supuestos responsables del ataque armado.

Las tropas federales han incautado varias armas de fuego, arcos y flechas, que podrían haber sido utilizadas durante el ataque perpetrado la madrugada del miércoles, el cual iba dirigido supuestamente contra miembros de la etnia amhara.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, que había visitado la región un día antes de la masacre, la calificó vía Twitter como una "tragedia". "Me entristece profundamente el trato inhumano que recibe nuestro pueblo", denuncia Abiy, quien además cree que "nuestros esfuerzos por resolver de diversas formas este problema no han dado los resultados deseados".

Desde que llegó al poder en 2018, Abiy, de 44 años y de la etnia oromo, ha impulsado importantes reformas en Etiopía, segundo país más poblado de África, como la amnistía a miles de presos políticos, la legalización de partidos opositores y el compromiso de celebrar elecciones.

Pero el mandatario ha encajado críticas por no solucionar algunos problemas de raíz, como las tensiones étnicas que han ocasionado olas de violencia y han hecho de Etiopía uno de los países con más desplazados del mundo.

El pasado 4 de noviembre, el primer ministro etíope inició una confrontación armada con la región norteña separatista de Tigray, donde según la ONU podrían haberse cometido crímenes de guerra tras la masacre de al menos 600 civiles el 9 de noviembre.

Las fuerzas de defensa no estaban presentes

Con relación a la masacre del miércoles, la Comisión Etíope de Derechos Humanos subraya que "la Policía y las fuerzas de defensa asignadas a la protección de esa área no estaban presentes durante el ataque".

"No está claro para la Comisión por qué todo el personal de seguridad recibió instrucciones para retirarse de la zona en nombre de la protección de la seguridad de las autoridades visitantes", ha indicado el comunicado, que ha añadido que en la zona conviven comunidades de las etnias amhara, shinasha y orono, entre otras.

Sobre estos problemas de seguridad en Benishangul-Gumuz, la Agencia Estatal de Noticias de Etiopía informa que cinco funcionarios han sido detenidos, incluido un ministro de Estado del gobierno federal.

Tensiones étnicas

Las disputas por la tierra y los recursos en esta región se han incrementado en los últimos tiempos, dando lugar a espirales de violencia entre diferentes grupos étnicos.

El pasado 1 de noviembre, al menos 54 personas murieron en un ataque que las autoridades atribuyeron al grupo armado Ejército de Liberación Oromo (OLA, en sus siglas en inglés), según Amnistía Internacional (AI). El ataque ocurrió en la zona de Wollega, en la región de Oromía, hogar del mayor grupo étnico del país, los oromos.

La Comisión Etíope de Derechos Humanos indicó entonces que los atacantes arremetieron contra residentes de la etnia amhara.

Noticias

anterior siguiente