Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

La isla de Annobón está ubicada en el golfo de Guinea. Es un territorio ecuatoguineano que, sin embargo, busca su independencia harto de los excesos de la dictadura de Teodoro Obiang. Orlando Cartagena es uno de los principales responsables políticos de la isla y voz visible de la oposición al régimen.

Hans Joachim Lohre, Hajo, trabajó como misionero en Mali durante casi treinta años. En noviembre de 2022 fue secuestrado en la capital Bamako por un grupo filial de Al Qaeda. Sus captores lo liberaron un año después. En ese tiempo vivió en tres lugares diferentes al norte del país y tuvo la oportunidad de hablar con jóvenes que se habían radicalizado. En este reportaje cuenta su experiencia y cómo ha empeorado la situación de los cristianos en Mali.

En Kenia, las protestas que comenzaron hace un mes han dejado al menos 50 muertos a manos de la Policía. Este martes, las fuerzas del orden han cargado contra los manifestantes con pelotas de goma y botes de humo.

El detonante de estas manifestaciones fue una subida de impuestos anunciada por el Gobierno. Aunque ese proyecto de ley fue retirado, ahora miles de jóvenes kenianos piden el cese de William Ruto que preside el país desde 2022. Kenia es un país bastante estable pero fuertemente endeudado con el FMI.

Nos fijamos en cómo está quedando el escenario energético del Sahel y de otras zonas de África de la mano de Jesús García Luengos, investigador del Grupo de Estudios Africanos, confundador del Centro de Investigación sobre Seguridad y Gobernanza Transnacional (ReSeT) y especialista en cuestiones energéticas en el continente africano.

A sus 80 años, el padre Juan González Núñez dice que la tierra de los gumuz es el lugar donde mejor encaja. Es una compleja región del oeste de Etiopía, próxima a la frontera con Sudán y habitada por uno de los pueblos más pobres y marginados del Cuerno de África. Aprovechando una fugaz visita a su Galicia natal, repasamos sus últimas cinco décadas de compromiso vital, espiritual e intelectual con esta nación a la que ha dedicado libros que hoy son referencia básica: 'Etiopía, entre la historia y la leyenda', 'Adís Abeba, guía histórica de la capital de Etiopía', 'Al norte del Nilo Azul' o 'Pequeñas exploraciones entre los gumuz' (todos publicados en la editorial Mundo Negro). Aunque las circunstancias le han obligado a asumir el cargo de administrador apostólico de la diócesis de Hawassa –es decir, de obispo provisional–, el deseo de este misionero comboniano es regresar con las pequeñas comunidades a las que ha venido sirviendo desde Gublak y Guelguel Beles. Con la ayuda de otro misionero con el que comparte destino, su buen amigo Ramón Navarro, y del cineasta y antiguo residente en Etiopía Gonzalo Guajardo, autor de un documental sobre el padre Juan, completamos este retrato. En nuestro camino reparamos en momentos cruciales como la Revolución Etíope, de la que se cumplen 50 años y que desembocó en el derrocamiento del emperador Haile Selassie. Después de largos períodos de inestabilidad y guerras, la mayor preocupación del presente son las tensiones étnicas y la violencia desatada entre los pueblos oromo, amara y tigray. Con todo, Etiopía sigue siendo un destino de sumo interés para los viajeros, como constata el director del departamento de África de la agencia Tarannà, Xavier Gil, que nos ayuda a identificar los principales focos de interés. También reparamos en la importancia del café, que allí tiene su origen, en conversación con Mateo Martínez, gran conocedor del producto y gerente de la empresa Xorxios, dedicada a su importación.

El perfil del menor que llega a España es el de un chico adolescente de entre 12 y 17 años. Estos menores llegan desde países como Senegal, Mali, Gambia o Marruecos, seguidos por Guinea y Mauritania. Al ser menores, están bajo el amparo de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y también del interés superior del menor que consagra la Legislación española. En 14 horas de RNE hablamos de Mali, un país que tiene recomendaciones específicas por parte de Naciones Unidas que facilitan el acceso al estatus de refugiado. "Con una edad promedio de 16 años, la población de Mali es una de las más jóvenes del mundo y el país es uno de los más difíciles para los menores", informa Valle Alonso, compañera del área de Internacional de RNE. La pobreza extrema, la desnutrición, el matrimonio infantil y la violencia de género son "el sello que caracteriza la vida de esos niños y niñas", además del impacto del cambio climático.

El trayecto desde Mali hasta Canarias compite en peligrosidad con otras rutas por África Central. "Es un camino plagado de riesgos", cuenta Fran Sevilla, compañero del área de Internacional de RNE. A riesgos como las condiciones extremas en la ruta, la falta de alimentos y agua, los asaltos o chantajes, se le suma el hecho de que "son menores de edad, es decir, todavía más vulnerables que los adultos y con medos recursos", señala Fran Sevilla.  

Informan Valle Alonso y Fran Sevilla

La polémica política del día es la propuesta del PP para que la Armada impida con sus barcos que las pateras salgan de los países de origen. Una idea que siempre ha defendido Vox y que ha recibido las críticas del resto de partidos. La ministra de Defensa dice que no conocen la Constitución. 

En realidad, las fuerzas de seguridad españolas hace tiempo que trabajan en los países de salida mediante patrullas mixtas, tanto en tierra como en el mar. En Mauritania, por ejemplo, hay medio centenar de guardias civiles.

La cooperación bilateral ya evita, según Interior, el 40% de las salidas. Es parte de la política integrada de fronteras de Europa, trabajar en origen y en terceros países, con miles de millones de euros de presupuesto. Codo a codo con los guardacostas locales rescatan migrantes. Además, el derecho internacional obliga a auxiliar a una embarcación a la deriva, también al ejército.

¿Qué pasa con las deportaciones a Ruanda? El Parlamento británico aprobó en abril la conocida como ley Ruanda, una norma que aspira a enviar al país africano a los migrantes que han llegado a Reino Unido en situación irregular y que solicitan asilo. En este nuevo capítulo de Esto merece una explicación nos preguntamos por las implicaciones que podría tener esta norma para los migrantes y, también, si Ruanda es un país seguro, como afirma el gobierno de Rishi Sunak. Ahmad, un refugiado afgano en Reino Unido, y Emmanuel, un ruandés que lleva fuera de su país 30 años, nos cuentan su visión de la situación actual.

En este podcast han colaborado Ana González, abogada del despacho Wilsons Solicitors en Londres, Guillaume Bontoux, corresponsal de RNE en Londres, y Rosa Moro, miembro de la organización civil Umoya.

Un trabajo de Marta Plazuelo, alumna del Máster de Reporterismo Internacional de la Universidad de Alcalá de Henares, con montaje de Juan Luis Martín. Laura Madrid y Marta Vicedo han supervisado la elaboración completa de este pódcast.

Hoy, 24 de junio, se cumplen dos años del salto a la valla de Melilla, que se saldó con al menos 37 fallecidos. El episodio "más mortífero que se ha registrado hasta la fecha en una frontera terrestre en la Unión Europea", según José Bautista, director de investigaciones periodísticas de porCausa. José Bautista teme que esto se vuelva a repetir porque, hasta el momento, ni España ni Marruecos han asumido responsabilidades "ni políticas ni judiciales". "Los ingredientes que dieron lugar a aquella masacre están encima de la mesa y esto podría volver a pasar", señala.

Una investigación independiente vincula a España y Marruecos con la tragedia, pero la Fiscalía española no ha encontrado indicios de delito en el comportamiento de los agentes españoles. Respecto a esta investigación, José Bautista cree que sí es necesaria porque aquel día se cometieron "muchos errores". Además, el director de investigaciones periodísticas de porCausa indica que lo que intentó Marruecos ese 24 de junio fue hacer una "demostración de fuerza para hacer valer su rol de guardián fronterizo” y que esto no debería ser "tolerable en un Estado de derecho donde se supone que rige la ley".

Por otro lado, también alerta del camino que está tomando la alianza de Marruecos con la Unión Europea y España: "Va por el sentido de reprimir flujo migratorio a cambio de dinero".

La guerra entre el Ejército y los paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido en Sudán ha obligado ya a abandonar sus casas a más de 10 millones de personas, en lo que es seguramente una de las peores crisis humanitarias del mundo a día de hoy. Hablamos con Pablo Fernández, de ACNUR España.

El pasado mes de mayo la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea, la EUTM, se marchaba de Mali y con ella el último vestigio de presencia occidental en el Sahel. En diciembre ya habían abandonado el país la MINUSMA, una misión multinacional de la ONU, y las tropas francesas. Y este mes de abril Estados Unidos Unidos anunciaba la retirada de sus soldados de Níger a petición de la junta militar. El hueco que dejan Europa y Estados Unidos está siendo ocupado por Rusia, China y Turquía, aliados de las juntas militares que gobiernan en Mali, Níger y Burkina Faso.

Los Al-Khaloot son desplazados en su propia casa, convertida en ruinas por los bombardeos israelíes en Gaza. Como ellos, 1,7 millones de palestinos de Gaza son desplazados internos, refugiados en su propio país. Así están 70 millones de personas en todo el mundo. Otros 50 millones de desplazados han cruzado la frontera, como parte de los 14 millones de sirios huidos de la guerra. En Sudán, son cerca de once millones. También el cambio climático fuerza el desplazamiento masivo, otra fuente de conflicto.

Foto: REUTERS/Abed Khaled

El puerto mauritano de Nouadibou se ha convertido en el punto de salida hacia Europa para miles de migrantes provenientes de países del Sahel. Esta ciudad es solo un lugar de paso para los denominados clandestinos, que pagan más de dos mil euros a las mafias por la travesía en cayuco hasta Canarias. La mayoría proceden de Sierra Leona, Senegal, Guinea y Mali, quienes comentan que, en ocasiones, no consiguen dinero ni para poder beber agua. 

Antes de embarcarse en dirección a España, los jóvenes que llegan a Mauritania desde otros países africanos se encuentran en una situación compleja en la que deben buscar refugio y maneras de ganar dinero mientras gastan lo que les queda para sobrevivir. Salen de Gambia, Mali, Senegal y otros lugares con la esperanza de montarse en los cayucos que los llevarán a las islas Canarias, donde podrán solicitar asilo. Muchos trabajan en las ciudades mauritanas para costearse el viaje, otros sufren de hambre y sed mientras esperan a que se organice un viaje por el que ya pagaron, pero también se encuentran los que fueron devueltos desde España y han decidido no intentar volver.