Enlaces accesibilidad

La pandemia evidencia la desprotección laboral de las empleadas del hogar: despedidas sin derecho a paro

 Entrevista   Las mañanas de RNE  

  • El sindicato SINTRAHOCU denuncia que es el único sector que no tiene derecho al subsidio por desempleo
  • 20.000 trabajadoras han perdido su empleo con la pandemia, aunque la cifra puede ser superior debido a que muchas no se encuentran en la Seguridad Social

Por
Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - La realidad del sector de las empleadas del hogar tras la pandemia: sin protección ante los despidos

Esta pandemia ha golpeado especialmente los sectores más vulnerables. Es el caso de las empleadas del hogar, para las que la crisis sanitaria ha evidenciado su falta de protección laboral. Los cierres perimetrales y restricciones han hecho peligrar sus puestos de trabajo y otras, se han quedado en la calle sin ninguna protección ni garantía.

Unas 20.000 trabajadoras han perdido su empleo de febrero a septiembre, aunque la cifra puede ser superior debido a que muchas de ellas trabajan sin contrato y por tanto, sin estar dadas de alta en la Seguridad Social.

El Gobierno aprobó en los primeros meses de pandemia, un subsidio extraordinario de desempleo para este colectivo. El sindicato de Trabajadoras del Hogar y Cuidados (SINTRAHOCU) denuncia que este ampara a partir del 14 de marzo, con la entrada en vigor del estado de alarma, y que de las 53.000 empleadas que la solicitaron, ni siquiera la mitad la ha recibido todavía. Lo señala una de sus promotoras, Graciela Gallego Cardona, en Las Mañanas de RNE, que hace hincapié en que la situación es aún más precaria cuando las trabajadoras despedidas no se encuentran dentro de la Seguridad Social, ya que no pueden solicitar esta ayuda.

Las internas: sin ayudas y, en muchos casos, sin vivienda

Según las estadísticas, de 180.000 a 200.000 empleadas trabajan sin contrato. Muchas de ellas son internas en viviendas, a cargo del cuidado de personas mayores. Tras su despido o por el fallecimiento de la persona a su cuidado, algunas se quedaron en la calle.

"Conozco casos de compañeras que se fueron a las salas de espera de un hospital. Allí pasan el tiempo resguardadas y de vez en cuando se ofrecen para trabajar", dice Gallego Cardona.

Uno de esos casos lo ha contado María. Era interna en una casa pero se quedó sin empleo en agosto, después de que la despidieran durante una baja al haberse contagiado por COVID-19. Ella está pagando alquiler de una casa en la que vive con su hijo, pero no recibe ninguna ayuda: "Estoy afrontando los gastos como puedo y buscando trabajo".

El sindicato critica la dejación del Gobierno con este colectivo, que se encuentra en situación crítica. Señala Gallego Cardona que las trabajadoras del hogar ayudan a la conciliación laboral ejerciendo las labores de cuidados de personas dependientes, niños o mayores y que, a pesar de que la pandemia ha dejado en evidencia que estos son imprescindibles, pero ellas no lo son, por lo que se sienten abandonadas.

Sin derecho a paro tras el despido

Este colectivo es el único que no tiene derecho a prestación por desempleo y no cotizan por el valor real. Aunque el Gobierno ha anunciado esta semana que está trabajando en una prestación estructural para estas trabajadoras, desde el sindicato exigen que se implante este subsidio antes del año que viene. Esta prestación lleva estudiándose 9 años, critica Gallego Cardona, desde el Real Decreto 1620/2011 donde se incluían mejoras para este colectivo.

"Se necesita cuanto antes porque si lo hubiéramos tenido antes, muchas compañeras no estarían en la situación en la que están", sentencia. Sin inspección de trabajo, dice además, favorece la "picaresca" a la hora de contratar a estas trabajadoras.

Noticias

anterior siguiente
-->