Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El mundo supera el millón de muertes con coronavirus

Por
Una mujer observa un mural en homenaje a los sanitarios fallecidos por COVID-19 en San Petesburgo
Una mujer observa un mural en homenaje a los sanitarios fallecidos por COVID-19 en San Petesburgo. EFE / ANATOLY MALTSEV

La COVID-19 ha provocado ya más de un millón de muertes confirmadas en todo el mundo seis meses después de que la Organización Mundial de la Salud declarase la pandemia tras el brote surgido en China a finales de 2019.

Fuera del país asiático, las defunciones por la enfermedad respiratoria empezaron a aumentar en marzo, cuando el virus inició su imparable expansión por el resto del planeta. El 16 de abril, el mundo alcanzaba la cifra más alta de muertes diarias: 10.461, pero la mortalidad de la enfermedad sigue sin remitir a día de hoy: el 14 de agosto se llegaron a notificar 9.908 muertes, según los datos del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Y es que, nueves meses después de las primeras muertes notificadas en China, el SARS-CoV-2 no da signos de remisión, por lo menos a corto plazo. El director de Emergencias de la OMS, Mike Ryan, lamentaba el viernes la simbólica cifra: "Un millón es una cifra terrible, tenemos que reflexionar antes de pensar en dos millones de muertes", una barrera que la organización estima posible si no se aceleran las medidas de prevención.

[Reportaje especial: ¿Qué es un millón de muertos?]

América y Europa, los continentes más afectados

Según el último balance semanal de la Organización Mundial de la Salud del 20 de septiembre, los decesos confirmados por la COVID-19 habían descendido un 10 % en todo el mundo, aunque la situación varía entre continentes. América es la región que más muertes acumula, más de 550.000, seguida de Europa, con más de 228.000 decesos y Asia, que ha notificado 180.000. 

La segunda oleada observada en las últimas semanas en Europa ha traído consigo el mayor incremento de muertes semanales en todo el mundo: 4.072 personas fallecieron entre el 14 y el 20 de septiembre, un 27 % más que en la semana previa. 

En cambio, América registró entonces el descenso más acuciado desde el inicio de la pandemia. En un continente que contabiliza el 55 % de las defunciones a nivel mundial, el número de muertes cayó un 22 %, especialmente en Colombia, México, Ecuador y Bolivia. Sin embargo, Estados Unidos y Brasil siguen registrando en torno a mil defunciones al día.

En Asia, los contagios y las muertes no dan tregua desde marzo: India ya ha perdido a más de 94.000 personas e Irán, a más de 25.000.

Pero la letalidad está siendo inferior en África y, especialmente, en Oceanía. El continente africano ha registrado poco más de 35.000 defunciones hasta la fecha, mientras que Oceanía no alcanza el millar. 

¿Cuál es la letalidad y cuántas muertes hay realmente?

Cuando el coronavirus SARS-CoV-2 inició su incesante propagación, el grado de mortalidad era una de las mayores incógnitas para los científicos, que todavía hoy siguen sin conocer muchos detalles del virus. 

El rápido incremento de muertes notificadas entre marzo y mayo llegó a situar el índice de letalidad por encima del 12 % en países como España o Italia, una tasa que ha ido descendiendo conforme se aumentaba la capacidad diagnóstica.

Con todo, la cifra real de muertes vinculadas a la pandemia sigue siendo un misterio todavía por resolver: en España, según el exceso de mortalidad observado, se superarían las 50.000 muertes frente a las 31.000 oficiales; en el Reino Unido, el Ministerio de Sanidad apunta a 9.000 muertes más de las casi 42.000 confirmadas.

Actualmente, el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades la sitúa en una media de 6,4 muertes por millón de habitantes en los países europeos y avisa: el índice está aumentando en España, Bulgaria, Croacia y Rumanía.

La OMS advierte: hay que redoblar la prevención

A falta de una vacuna, el distanciamiento social, las mascarillas y el lavado de manos siguen siendo las únicas armas para combatir una enfermedad que, según la OMS, podría provocar más de dos millones de decesos.

"Es una cifra inimaginable, pero no imposible, si tenemos en cuenta que un millón de personas han muerto en nueve meses y si observamos la probabilidad de lograr una vacuna en los próximos nueve meses", advertía el viernes la organización.

¿Estamos dispuestos a actuar para controlar al virus en vez de que el virus contorle nuestros destinos?

Sus dirigentes sigue insistiendo en que el virus no ha cambiado y por ello, el refuerzo de las medidas de prevención resulta vital para evitar que la tragedia sea de mayor magnitud.

"¿Estamos preparados para hacer lo que hay que hacer de forma colectiva para evitar dos millones de muertos? ¿Estamos dispuestos a actuar para controlar al virus en vez de que el virus contorle nuestros destinos? Si no lo logramos, tristemente, llegaremos a ver un [número de muertes] mucho más alto", señaló el viernes Mike Ryan.

Noticias

anterior siguiente