Enlaces accesibilidad

Elecciones EE.UU. | Análisis

Biden y Harris, la fórmula demócrata para recuperar al electorado afroamericano, latino y femenino

  • La elección de la senadora como candidata a vicepresidenta demócrata movilizará al electorado perdido con Clinton
  • A menos de tres meses para las elecciones, las mujeres siguen abriéndose paso en la política estadounidense

Por
Biden y Harris, un frente común contra Trump

Cuando Joe Biden prometió en marzo que escogería a una mujer como candidata a vicepresidenta de Estados Unidos, el demócrata buscaba una alianza que representara a toda la sociedad estadounidense, con una fórmula similar a la que llevó a ser el número dos de Barack Obama. Cinco meses después, ha optado por Kamala Harris, alguien que asegura estará "preparada desde el minuto uno" para ejercer el cargo en caso de llegar a la Casa Blanca en noviembre.

Poco más de una semana antes de ser proclamado oficialmente el rival electoral de Donald Trump, Biden ya ha hecho historia con la elección de la senadora por California, la primera mujer negra y con ascendencia asiática propuesta para el segundo cargo más poderoso del mundo. Un nombramiento que, según los expertos consultados por RTVE.es, animará y movilizará sin duda a votantes demócratas que desconfiaron de Hillary Clinton en 2016, especialmente mujeres, negros y latinos.

A falta de las convenciones políticas de los próximos días, la maquinaria electoral ya se ha puesto oficialmente en marcha. En las últimas semanas, Biden ha logrado darle la vuelta a los sondeos, aupado por las críticas a la gestión de la Administración Trump de la pandemia del coronavirus, que deja ya más de cinco millones de casos en Estados Unidos y supera las 165.000 muertes. Sin embargo, los demócratas son conscientes del largo recorrido para desbancar al mandatario republicano, que ya ha iniciado su particular ofensiva contra Harris, algo que "suele hacer cuando una mujer se enfrenta a él", según la profesora de la American University, Jane Hall. 

Una nominación histórica 

Con un país cada vez más movilizado contra el racismo tras los asesinatos de George Floyd o Breonna Taylor, la elección de Harris abre la puerta a recuperar parte de un electorado perdido desde la era de Barack Obama. "Con ella, envía el mensaje de que no es impulsivo, a diferencia del actual presidente", subraya el director del Centro de Estudios Presidenciales de la American University, David Barker.

Biden demuestra que no es impulsivo, a diferencia de Trump

Biden anunció a su compañera de ticket con retraso, pero sin filtraciones, lo que según el experto demuestra la seriedad de su equipo, esto es, una imagen presidenciable. En los últimos días, varias mujeres coparon la lista de posibles candidatas, como la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, la exasesora de Seguridad Nacional de Obama, Susan Rice, o Stacey Abrams.

En cambio, hay quien cree la designación de Harris obedece al electoralismo: "La presión ha ido creciendo en los últimos meses. Biden se ha visto obligado a tener en cuenta el asunto racial, porque, de no ser por este contexto, quizá no hubiera tomado esta decisión", apunta a RTVE.es la profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Carleton, Melissa Haussman.

En busca del voto afroamericano perdido con Clinton

Según los últimos sondeos, Biden necesita persuadir al votante afroamericano en estados bisagra como Florida, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania. Kamala Harris resulta fundamental en este puzle: ella misma protestó frente a la Casa Blanca tras la muerte de George Floyd y ha defendido en varias ocasiones la importancia de la diversidad. Pero su pasado como fiscal general de California siembra dudas entre movimientos como Black Lives Matter, y hay quien la acusa de "poli" por su poca dureza a la hora de combatir la violencia policial durante su tiempo como fiscal general del estado, en el que también fueron encarceladas afroamericanos por crímenes que hoy en día ya no son condenables.

Harris puede incluso ayudar con los votantes que optaron por Trump en 2016, pero que buscan una opción más moderada

David Barker analizó con jóvenes negros sus preferencias electorales y averiguó que Harris no es su primera opción. Sin embargo, el profesor cree que la nominación de una mujer afroamericana "ayuda a enterrar ciertas acusaciones racistas contra Biden". Es más, aunque muchos hubieran preferido a Stacey Abrams, el dúo pretende convencer a las mujeres demócratas desmovilizadas en 2016 y a los votantes negros, "un sector al que no se le presta atención desde Barack Obama", según subraya la profesora Haussman. "Puede incluso ayudar con esos votantes que quizá optaron por Trump en 2016, pero que ahora buscan una opción más moderada", señala a este medio la directora del Center for American Women in Politcs, Jean Sinzdak.

Las otras dos claves residen en el apoyo de la comunidad latina y el voto femenino. Según la profesora Haussman, Harris atraerá a la mujer de los suburbios, "un electorado recuperado por los demócratas con Nancy Pelosi en 2018". Consciente, Trump no pierde el tiempo: "Las amas de casa me votarán porque quieren seguridad", afirmaba este martes en Twitter.

Y es que, según un sondeo de YouGov publicado horas antes del anuncio de Biden, el 51 % de los demócratas registrados para votar creen que Harris impulsará la candidatura de Biden, frente al 12 % que considera que será dañina. 

¿Está preparada la sociedad para una vicepresidenta?

El fracaso de Hillary Clinton en 2016 ha impulsado el movimiento feminista contra Trump en los últimos cuatro años, con mujeres que claman contra el abuso sexual, la violencia y el racismo. Sin embargo, el país todavía no ha escogido a un alto cargo femenino. De hecho, solo dos mujeres habían sido propuestas como vicepresidentas hasta ahora: la demócrata Geraldine Ferraro en 1984 y la republicana Sarah Palin en 2008. 

La paridad en la política estadounidense es todavía una tarea pendiente, aunque el CAWP celebra que se haya superado el récord de candidatas a la Cámara de Representantes y al Senado de 2018, con 261 mujeres proclamadas, frente a las 234 que concurrieron en las elecciones de mitad de mandato entonces. "Nos dirigimos a la paridad. Parece que el ritmo se está acelerando, pero todavía queda mucho. El hecho de que seis mujeres muy diversas aspiraran a la candidatura demócrata fue histórico", indica Jean Sinzdak.

Pero un país en el que las mujeres apenas componen la cuarta parte del Congreso puede no estar preparado para la primera mujer vicepresidenta. "No hay paridad en la política. Hay gente muy conservadora y la retórica está más enfocada al centro y a la derecha. No creo que la sociedad esté preparada para una vicepresidenta", opina Melissa Haussman. Sinzdak, en cambio, se muestra más optimista: "Está más preparado que nunca. El reconocimiento a las mujeres y a las personas de color tenía que haber pasado hace tiempo".

Una campaña para "recuperar el alma de Estados Unidos"

Biden y Harris han celebrado este miércoles su primer acto conjunto desde el nombramiento en Delaware. A pesar de que los demócratas han optado por cancelar actos multitudinarios por la COVID-19, la ocasión lo merecía: juntos han presentado su plan para "recuperar el alma de Estados Unidos" y han responsabilizado a Trump de la peor crisis sanitaria en un siglo.

Durante el acto, Harris ha señalado que el EE.UU. está "clamando liderazgo", por lo que se ha dicho lista para "empezar a trabajar". Además, sostiene que el país se enfrenta a una crisis económica y moral sin precedentes y que "como todo lo que ha heredado Trump en su vida, lo va a dejar todo por los suelos".

Biden confía en que su elección le beneficie: "En todo el país, niñas, especialmente de color y negras, que muchas veces son ignoradas y minusvaloradas; hoy, quizá, se vean por primera vez de una nueva manera: saben que tienen lo necesario para ser presidentas y vicepresidentas", ha señalado.

Noticias

anterior siguiente